Isecafe V1 Prologo

Modo nocturno

Prologo

La serenidad es necesaria para la vida. La serenidad es simplemente un tiempo de satisfacción. De no tener que abstenerse de nadie y sin nadie en el camino. Tomándome como ejemplo. Lustrar un vaso como este fue serenidad.

El recién lavado vaso aun tenia gotas de agua, lo levanté con un paño limpio y limpié el agua, poniendo particular atención en el borde donde los labios de un cliente tocarían. Una vez que todo estuvo pulido, se convirtió en una obra de arte, sin una sola mancha o huella digital.

Levantarlo a contraluz y mirarlo fue encantador. Esto realmente era serenidad.

Varios vasos ya habían sido terminados y estaban alineados en el aparador detrás de mí. Cada uno de ellos perfectamente colocados en línea. Una vez el ultimo vaso estuvo en su lugar, mi mente ya había pasado a la siguiente tarea.

Tomé un delantal negro doblado del mostrador y enrollé las cintas alrededor de mi cintura antes de atarlas con fuerza. Mis preparativos estaban completos y estaba listo para abrir.

El edificio era originalmente un bar, así que el área en si era bastante grande, había 10 asientos a lo largo del mostrador, cuatro mesas para cuatro y tres mesas para dos. Aun así, todavía había espacio de sobra. Era el único trabajador, y si me preguntaras si podría manejar este lugar a pesar de eso, diría que, de hecho, si puedo. ¿Por qué? Eso seria porque no hay clientes.

Hecha mi inspección, salí.

El cielo estaba asquerosamente              claro, con algunas nubes flotando caprichosamente a través de su extensión azul. Mi local estaba alejado de la vía principal por una sola calle a poco de un callejón. A pesar de eso, todavía había una buena cantidad de trafico peatonal y el clamor de la vía principal me alcanzaba.

Un hombre con cara de oso que vestía una armadura plateada sin brillo pasó, una mujer sorprendentemente hermosa con largas orejas siguiéndolo detrás. Incluso había enanos caminando con túnicas negras que se arrastraban por el suelo mientras lo hacían. La calle estaba llena de todas estas personas, demasiadas para contarlas.

Aunque ya estaba familiarizado con esto, aun no estaba seguro de que esto no fuera un sueño. Era pura fantasía.

Explicarlo diciendo que este era otro mundo era simple, pero en realidad aceptar eso era otro asunto. Quería preguntar dónde estaba, quería gritar por un camino a casa. Sin embargo, por supuesto nadie me tomaría en serio. Esto podría parecer una fantasía para mí, pero esto era una realidad para las personas que viven en este mundo, e incluso con la base de esta realidad, alguien que dice: ‘Soy de otro mundo’, se vería como anormal.

Puse mis manos en mi cintura y dejé escapar un largo suspiro.

El clima de hoy era agradable, pero precisamente por eso, mi guardia bajó.

[Hahh.]

[Hahh.]

‘Hahh?’ Pensé, inclinando mi cabeza.

Ciertamente había suspirado, pero había escuchado otro suspiro al mismo tiempo, un suspiro de otra persona. Mirando a mi alrededor, pronto me encontré con la fuente de una mirada, una chica sentada en un banco a un lado de la calle.

Se veía alrededor de la misma edad que yo y vestía un uniforme con una base negra. Una capa característica sobre sus hombros con una cresta en ella. Lo conocía como el uniforme de la academia en el centro de la ciudad, la Academia de Magia Aureola.

Los ojos mirándome eran de un azul vivido, como el cielo, y su cabello, recogido detrás de su cabeza, era de un carmesí como el sol poniente.

Los dos, completos extraños, suspiramos al mismo tiempo y luego nos miramos el uno al otro; esta era una situación con la que no estaba completamente seguro de cómo lidiar. Por ahora, pongo una sonrisa, el orgulloso producto de mi trabajo en servicio al cliente, en mi cara. Sonreír.

Sus cejas se alzaron sorprendidas y ella le devolvió el saludo con una inclinación de cabeza. Estaba seguro de que ella pensaba que yo era alguien digno de sospecha.

Alcé la mirada al cielo con resignación de que así era como mi día estaba empezando.

No, está bien, decidí, no había ninguna forma de evitarlo, y tendría que trabajar duro todo el día.

Después de un rápido reconocimiento del terreno frente a la entrada para asegurarme de que no había basura allí, tomé el cartel de madera del lado de la puerta. Estaba escrito en el idioma de este mundo, pero podía distinguir la diferencia entre las dos partes, una con ‘cerrado por el día’ y otra con ‘abierta para los negocios’.

Lo colgué de nuevo, con el lado ‘abierto’ orientado hacia delante.

[¿Es este un restaurante?]

Vino una voz de mi lado.

Era la chica que había estado sentada en el banco, había venido a pararse a mi lado en algún momento. Oculté mi sorpresa con una sonrisa y la miré.

[Por supuesto, pero no es un restaurante común.], le dije, sacando mi pecho.

[Es el único café del mundo.]

[¿Café?]

Preguntó ella.

Así es, este mundo no tenía el concepto de cafetería, por lo que mi cafetería era literalmente la única que existía.

[Es un restaurante que ofrece aperitivos y bebidas ligeras, el café es nuestra especialidad.]

[¿Café?]

Preguntó la chica, frunciendo el ceño, con una expresión que decía que nunca había escuchado el término.

[¿No conoces el café? Eso no puede ser, el café es muy popular hoy en día, necesitas escucharlo, por favor, ven y prueba un poco.]

[¿Es muy popular?]

[Por supuesto.], mentí.

[¿Sabe bien?]

[Es un sabor adulto.]

[¿Hmm?]

Dijo, desinteresadamente, mirando hacia mi restaurante y haciendo que su cabello carmesí se balanceara, mirando el interior desde las altas ventanas que daban a la calle.

[Este lugar tiene mesas, ¿Verdad?]

Preguntó ella, muy familiarmente.

[Las tiene.], asentí.

[¿Los asientos son confortables?]

[Por supuesto que lo son, fui bastante exigente con ellos.], respondí

Los asientos eran un factor importante para los cafés, tenía que ser suave y relajante, sin cojear o demasiado duro.

Mientras pensaba que la chica estaba preguntando algunas cosas bastante extrañas, su rostro se suavizó en una sonrisa, sus ojos azules brillaban a la luz del sol.

[¿Podría estudiar aquí?], Preguntó.

Solo asentí, sorprendido al ver ojos tan vívidos.

[Volveré entonces.], dijo ella antes de irse.

Distraídamente la vi irse.

Sentí como si me hubieran regalado una vista maravillosa esa mañana, y dejé escapar mi aliento, pero esta vez no suspire. Lo haría lo mejor que pueda hoy.

Puse mis manos en mis caderas y miré hacia el cielo.

Los hombres son criaturas simples, pensé seriamente, realmente somos débiles ante las chicas lindas.

Cuando estaba parado a un lado de la calle, casi me tropecé con alguien. El tráfico peatonal era cada vez mayor. Había una persona que llevaba una cesta llena de frutos rojos, parecidos a manzanas, alguien con la cabeza envuelta en un paño negro oscuro y una pequeña criatura parecida a un dragón encima de ella, y una niña con cuernos caminando de la mano con una persona con cara de caballo.

La frase ‘muchos y variados’ no hacía justicia a la vista. Había muchas razas diferentes viviendo en esta ciudad. Sin embargo, incluso si esto parecía ser un mundo de fantasía, incluso si la ciudad tenía un laberinto sin fondo, incluso si la magia y los demi-humanos eran comunes, incluso si las personas misteriosas e inefables pasaban por allí, había una cosa que no cambiaba.

Quienes no trabajan, no comen.

En otras palabras, necesitas trabajar para vivir. Por eso estaba dirigiendo este café. Mi familia lo había hecho desde la generación de mi abuelo, así que era la cosa con la que estaba más familiarizada y algo que al menos sabía cómo hacer.

Esto era todo lo que podía hacer, había muchas cosas por las que sentirse mal, pero también muchas cosas que eran sorprendentemente agradables.

Después de todo, acababa de hablar con una chica linda.

Había estado girando sin pensar el letrero en mi mano, así que lo colgué una vez más.

‘Abierto para los negocios’, decía.