Soul Eater C1

Modo nocturno

Capítulo 1: Ceremonia de Prueba

*clang*, *clang*, *clang*, los sonidos resonaban mientras una espada de madera rodaba por el suelo.

Miré fijamente mis propias manos que han sido vaciadas en un estado de aturdimiento.

En ese momento, la voz del árbitro se sintió extrañamente lejana.

Era un enfrentamiento que tenía que ganar.

Pero había perdido completamente. La espada de madera se me cayó de la mano en un solo ataque.

Trece años de edad — fue la ceremonia de prueba de la mayoría de edad para los pupilos/aprendices de la espada fantasma.

Mi oponente era un guerrero con dientes de dragón, un esquelético espadachín creado a partir de magia.

No era débil. Por el contrario, incluso un soldado regular del imperio o un solo aventurero tendrían dificultades para luchar uno a uno. Se puede decir que no era un oponente destinado a los niños y niñas.

Sin embargo, no había nadie en este lugar que tuviera dudas al enfrentarse a un rival así.

Para los alumnos de la espada fantasma, un oponente de este nivel debería ser una victoria segura para ellos. De hecho, las otras siete personas que tomaron la prueba antes que yo habían ganado.

Sólo hubo una persona que perdió.

Todo el trabajo duro que había acumulado para hoy. Todos mis esfuerzos que había puesto durante los últimos muchos, muchos años, en este momento se habían desmoronado.

Cuando bajé la cabeza sin que una sola palabra saliera de mi boca, la voz de mi padre vino de lo alto.

Era una voz profunda, fría y seca.

[—Sora.]

[S-Sí, padre!]

[La casa Mitsurugi es una casa de antiguos guerreros, fundada por el santo de la espada que selló al dios demonio hace trescientos años. El estilo de la espada fantasma es algo en que nuestros antepasados arriesgaron sus vidas para crear. Es la espada que protege a la humanidad de criaturas legendarias como dragones, gigantes y dioses demonio que eran tan peligrosos como los desastres naturales. Y así, nuestra familia tenía la importante tarea de ser los protectores que protegen al imperio del portal demoniaco. ¿Estabas al tanto de esto?]

[S-Soy consciente!]

[Las personas nacidas en la casa Mitsurugi tienen la obligación de heredar la espada del fundador. Y luego, tienen la responsabilidad de pasar la espada a la siguiente generación. Aquellos que no pueden cumplir con estos dos deberes no tienen lugar en esta casa.]

[P-Padre…]

[La gente que no puede pasar esta ceremonia de prueba no califica para seguir aprendiendo el estilo de la espada fantasma. Y aquellos que no se entrenan en la espada fantasma no están calificados para llevar el nombre Mitsurugi. A partir de hoy, te repudio. Ya no se te permite usar el nombre Mitsurugi más allá de este punto. Termina de empacar tus cosas hoy y te irás de esta isla mañana. Los débiles son innecesarios en este lugar.]

Desterró a su propio hijo biológico sin pensarlo dos veces en un tono indiferente.

No había ni una sola señal de estar preocupado en la cara de mi padre, el santo de la espada de la decimoséptima generación de la escuela guerrera Mitsurugi. Me miró de la misma manera que mira una roca en el suelo.

Para un padre que ha dedicado su vida a la espada, un hombre que no fuera espadachín sería igual al polvo para él, aunque fuera su hijo.

… Lo sé.

Desde que tengo memoria, siempre me ha mirado de esa manera. No importa cuán denso sea un niño, al final lo entenderá.

He estado haciendo todo lo posible para que un padre así me reconozca.

Sin embargo, al final no funcionó.

No importa lo que diga aquí, la mente de mi padre no cambiará. No tenía sentido llorar, arrastrarse o pedir misericordia.

No fue sólo mi padre quien se sintió así. Los numerosos alumnos y ancianos que estaban alineados a su izquierda y derecha también me miraban con ojos fríos.

Desdén, desprecio, lástima, indiferencia…

Fue justo como mi padre dijo hace un momento. La maldición de ese dios demonio continuó invadiendo este mundo a través del portal demoníaco aún hoy.

Apariciones y bestias demoníacas a un nivel incomparable al del continente principal estaban vagando libremente en esta isla, todo debido al portal demoníaco también.

La gente llamaba a esta isla: ‘La isla demoníaca’.

Para aquellos que vivían en un lugar así, la debilidad misma es un pecado.

Los débiles que retrasarían a los demás tendrían que abandonar la isla inmediatamente, ese es el consenso de los que viven aquí.

Dejé el dojo como si estuviera huyendo, y luego junté mi equipaje mientras lloraba.

Entonces, a la mañana siguiente, salí de casa a la misma hora en que el sol salía del este. Estrictamente hablando, me echaron.

[Esta es mi habitación de ahora en adelante. Date prisa y sal de aquí. Oh, cierto. Seré el heredero de la casa Mitsurugi a partir de hoy, así que esta casa es mía ahora. Todo eso son órdenes de mi padre.]

El hombre que dijo eso con una leve sonrisa en la cara fue mi hermano menor, Raguna Mitsurugi.

Aunque era mi hermano menor, mi color de cabello es negro y el suyo es rubio. Como dice la diferencia en nuestra apariencia, somos hermanos con madres diferentes.

Tenía trece años, como yo. Incluso nuestros cumpleaños fueron el mismo día.

Sin duda era mejor que yo en la espada. Físico y cerebral también.

La madre de Raguna era hija de un gran noble, así que él estaba en la cima en cuanto a la línea de sangre. Pero como no era el hijo de la esposa legal, el puesto de heredero de la casa Mitsurugi fue para mí.

Sabía que Raguna no lo encontraba gracioso. Nunca trató de ocultar ese hecho.

Incluso en ese momento, me miró con sus ojos azules llenos de desprecio.

[Por fin saldré de esta mortificación de tener que llamar a tu incompetente trasero mi hermano mayor. Sora, eres un hijo de padre, pero aun así eres un novato cuando se trata de equipar el alma. Eres una vergüenza para la familia Mitsurugi. No vuelvas a mostrarme tu cara. No te preocupes, haré bien el trabajo del heredero. Tu prometida Ayaka también, la cuidaré muy bien.]

[Raguna, tú…!]

[Haha, parece que quieres golpearme ahora mismo. Bien, dame una paliza si puedes. Sin embargo, en una situación como ésta, yo también debería defenderme, ¿Verdad? Tú, que no podrías hacerle nada a un guerrero de dientes de dragón, ¿Crees que puedes derrotarme? — Ven aquí, equipo de alma!] (Esto último puede ir variando hasta que me encuentre a gusto en cómo traducirlo.)

En el momento en que gritó, una espada apareció en la mano de Raguna. Era una espléndida espada de color amarillo dorado brillante.

¿Cuántas veces he visto este brillo? Cada vez que la veía, me acordaba de la abrumadora diferencia en nuestras habilidades.

¿Por qué? Porque tener esa espada es más o menos lo mismo que tener que enfrentarse a dos Ragunas.

Dentro del corazón de un humano, hay otro yo interno en lo más profundo del alma. Ese ser del mismo origen se llama Anima.

El secreto del estilo de la espada fantasma era tomar conciencia de este Anima, controlarlo y materializarlo. Esto se llama ‘equipo de alma’, y Raguna, que tenía trece años, ya ha dominado ese arte.

No fue sólo él. Ayaka, con quien estaba comprometido, y mis otros cinco compañeros de clase también han aprendido a equipar el alma.

Fue un caso raro en la historia de la espada fantasma.

Los talentos atraen a más talentos, y al entrenarse unos con otros se pulen y crecen.

La generación dorada. Así es como la gente se refería a ellos.

Sólo había una persona que no dominaba el arte de equipar el alma.

[Hmm, tus piernas están temblando. ¿Todavía no has preparado tu espada? Haha, como sea. Más de esto sería intimidar a los débiles. La espada fantasma son espadas que aplastan el mal y protegen a la gente. Como heredero de la familia Mitsurugi, debo ser amable con los débiles. Hora*, te daré esto.] (Dice ‘Hora’ como termino Japones… algo así como ‘Mira’)

Con eso, Raguna tiró tres monedas de oro al suelo.

Es una gran cantidad de dinero que te permitiría vivir cómodamente durante tres meses.

[Quiero decirte que lo recojas, pero todavía tienes un poco de orgullo en ti, ¿Verdad? ¿O vas a actuar como un mendigo ante mí? No te preocupes, me iré en un segundo. Cuando me haya ido, por favor, recoge lentamente el oro, mi querido hermano. Hahahahahaha!]

Después de reírse un rato, Raguna se fue a pasos agigantados.

Cerré los puños mientras miraba su espalda, pero mi boca y mis pies no se movieron; fue como si estuvieran congelados.

Mientras tanto, la figura de Raguna desapareció más allá de la puerta.

Después de que no había nadie más alrededor, miré al suelo.

Las tres monedas que había tirado al suelo brillaban como si fueran a recibir la luz del sol de la mañana desde el este.