Saikyou no Madoushi C3

Modo nocturno

Capítulo 3: Chica Elfa

Con la petición de quest completa, estaba saliendo de la capital.

También era para salir de allí antes de que el maestro del gremio y el ministro militar se dieran cuenta.

De repente, todos sabían quién era yo, así que me puse una capucha en la cabeza y me subí a un carruaje.

Fui de vagón en vagón, dos noches, tres días. Como el carruaje no llegó hasta el final, tuve que caminar el resto del camino hasta Mulg.

No era bueno para mi rodilla, pero si caminaba despacio, no sería tan malo.

En realidad, fue un gran día para caminar. El tiempo era excelente y la brisa vigorizante.

[Maldición, esto se siente genial!]

Sin pensarlo grité a todo pulmón.

Me tomé un descanso tras otro mientras caminaba y después de tres horas… oí una conmoción lejos del camino.

Estaba en lo profundo del bosque, lejos del sendero.

[¿Hm?]

Era un sonido al que estaba acostumbrado. El sonido de bestias mágicas y humanos luchando. Tampoco era algo pequeño.

Me envolví la rodilla con un paño y me apresuré.

[No puedes! Golpearme! Tan fácilmente!]

Corrí hacia la voz y vi a un lobo mágico y a una joven elfa enfrentándose.

La chica tenía un palo grande y amenazaba al lobo con él.

Aunque gritaba fuerte, temblaba de miedo. Me di cuenta por la forma en que sostenía el palo que no tenía entrenamiento militar.

Al acercarme, el lobo se volvió para atacarme.

Era un lobo escuálido. Tal vez estaba pensando que yo sería una mejor comida que la chica.

[¿Estás bien?]

Le grité a la chica.

Ni siquiera había razón para usar magia con una bestia como esta.

Me acerqué, me tiré, agarré su pata izquierda… debajo de su barbilla, la volteé y golpeé su cuerpo una vez contra el suelo.

[*Gemido*]

El lobo huyó rápidamente.

[Gracias, señor.]

La chica elfa me lo agradeció amablemente.

[Claro, no te preocupes. ¿Estás bien?]

[No me llames tú — me llamo Millet.]

Dijo la chica, quiero decir Millet, mientras la miraba.

Era una linda chica elfa de 14 a 15 años. Un poco pequeña de estatura, con orejas de elfo puntiagudas y bonitas.

[Sí, lo siento. Millet. Soy Alfred.]

Millet sonrió en respuesta a mi presentación.

[Señor Al, gracias.]

Dijo agradecida otra vez.

Como aventurero de mediana edad, me habían dado las gracias muchas veces. Pero ser agradecido una vez más es bueno.

[Me alegra ver que estás bien, Millet. Pero sabes que no deberías estar sola en un lugar como éste, ¿Verdad?]

La cara de Millet se volvió sombría de repente.

[Mi hermana tiene fiebre. Ya que no queda medicina en el pueblo, vine aquí a buscar los ingredientes para una cura.]

[Ya veo.]

[Todos en el pueblo me dijeron que no viniera aquí por los lobos. Pero, mi hermanita se veía tan enferma, y como tiene una enfermedad que puede ser fatal…]

Así que Millet era una hermana mayor que cuidaba a su hermanita.

Mientras escuchaba, me enteré de que Millet también era la boticaria del pueblo. Dos grandes trabajos para una chica elfa.

[Entonces, ¿Conseguiste los materiales?]

Millet agitó la cabeza.

Sus suaves orejas de elfo flaquearon un poco.

[Las hierbas medicinales son muy sabrosas para los animales y las bestias mágicas. Debería haber salido más temprano en la temporada a recogerlas, pero con los lobos fuera en esta época del año, nunca tuve la oportunidad de hacerlo.]

[¿Así que los animales se las comen y no queda nada?]

[Sí. Creo que aún queda un poco en la montaña.]

[¿Vas a subir a la montaña?]

[… Sí.]

Ver a Millet tan triste me hizo querer ayudarla.

Estaba a sólo una hora de la villa Mulg. Si vamos a recoger hierbas medicinales, no volveremos al atardecer.

Es normal que las aldeas cierren sus puertas al atardecer. Eso significaría que tendríamos que acampar.

Pero, no me necesitaban inmediatamente en Mulg. Y yo estaba acostumbrado a acampar.

Si yo dejara a Millet, ella seguiría buscando hierbas en la montaña, y probablemente terminaría como comida para un lobo.

Eso apestaría al despertar a la mañana siguiente, sabiendo que podría haberla ayudado a seguir con vida.

[Oh, bueno, supongo que te ayudaré a buscar las hierbas.]

[¿Qué?]

Millet me miró, confundida.

[No tengo ninguna prisa. Y si te dejo morir, va a apestar descubrirlo cuando me despierte por la mañana.]

[Ah… gracias…]

[Sólo muéstrame dónde crecen las hierbas.]

[Claro!]

Contestó felizmente Millet mientras sus orejas de elfo se levantaban.