Tanaka Volumen 4 C2 — 1

Modo nocturno

Capítulo 2 — Parte 1: Territorio Pionero 2

▼Punto de Vista de Sophia-chan▼

Actualmente estoy en uno de los salones de la academia.

Los otros aquí son Fahren-sama, elfa-san, Lydia Nannuzzi-sama, y dragón-san. Fahren-sama sugirió tener una charla con elfa-san ayer y todo mundo parece estar aquí para ese propósito.

Estaba sentada en un sofá con dragón-san y elfa-san. Lydia Nannuzzi-sama y Fahren-sama estaban sentados en un sofá frente a nosotras.

Había una mesa entre nuestros dos sofás con té y dulces puestos sobre ella que una sirvienta había traído antes.

Los dulces eran principalmente para mantener a dragón-san de buen humor. Había una bandeja de caramelos exclusivos para dragón-san con caramelos tan altos como yo cuando estaba sentada… qué envidiable. Estoy babeando con sólo mirarlo.

[Fahren-sama, ¿Quiénes son estas personas…?]

[Cierto. Esta mujer es una excelente alquimista que estaba haciendo su propia investigación en un campo similar al tuyo.]

Fahren-sama hizo un gesto hacia elfa-san.

[Uku…]

Tan pronto como escucho eso, a Nannuzzi-sama le temblaron los hombros. Esta sirvienta tampoco echaba de menos que levantara las cejas. Es verdad. Esa voz de la sala de la academia le pertenecía a ella.

Nadie más parecía prestar mucha atención a su reacción. Soy la única que lo sabe.

[Tu presentación de ayer fue maravillosa.]

Elfa-san habló después de que Fahren-sama la presentase.

Era como si estuviera recitando un discurso que había preparado antes.

Honestamente, es terrible para socializar.

[Gracias por la invitación y la introducción Fahren-sama, y gracias también por su cumplido.]

Contestó Nannuzzi-sama tras recuperar la compostura.

[En realidad, ya he investigado sobre la eficacia de la hierba Pessari…]

Lo noté cuando llegó por primera vez, pero elfa-san vino aquí con un bolso bastante grande. Apenas ahora se lo estaba quitando del hombro y buscaba algo. El diseño se basaba más en la función que en la moda, pero había pequeñas decoraciones de cuero en forma de flores en la correa del hombro.

Ella dio la imagen de una joven que se dirigía a comprar comestibles en una tienda. Muy linda. Por alguna razón, quiero abrazarla desde atrás, aunque sea mucho mayor que yo. Las tribus de los elfos realmente están haciendo trampa.

[Sé que está en algún lugar aquí… Ah, aquí está.]

Elfa-san encontró lo que estaba buscando en su bolso y sonrió.

Sacó un libro grande.

Tenía unos tres centímetros de grosor y la cubierta parecía bastante vieja.

[La pobreza… y yo?]

[N-N-No leas el título!]

La cara de elfa-san se puso de color rojo brillante después de que Nannuzzi-sama señalara el título de su libro.

Debe basarse en su propia vida en la pobreza.

[Está en la página marcada con el marcador rojo.]

[Bien…]

Nannuzzi-sama abrió el libro en el marcador rojo como se le había ordenado.

Mientras sus ojos escaneaban la página, su cara se congeló.

[¿Qué te parece?]

[… Sí, su investigación ciertamente tiene similitudes con la mía.]

[¿Cierto!? Es como si nuestra investigación fuera la misma, pero tú la llevaste un paso más allá que yo. Convertir el líquido en polvo, aumentando su permeabilidad mediante su presurización y rehidratación. No puedo creer que nunca haya intentado eso. Eres una excelente alquimista!]

Al igual que Fahren-sama y su magia, elfa-san está obsesionada con la alquimia. Todavía sonaba un poco incómoda, pero era claramente una apasionada de su trabajo. Debe estar emocionada de haber encontrado a alguien interesado en la misma investigación que ella. Sus ojos brillan.

Si lo fuera, digamos, una receta de cocina, siento que incluso yo podría haber hablado con elfa-san. Debe ser agradable encontrar a alguien con el mismo interés.

[Hay una cosa que me gustaría corregir en su método que creo que te ayudará en el futuro.]

[…¿Qué cosa?]

[Dijiste que usabas una bola de fuego en la hierba pessari destilada, ¿Correcto?]

[S-Sí, así es.]

[¿Por qué exactamente haces eso?]

[Eso es um, bueno…]

Nannuzzi-sama tropezó con sus palabras.

Dudó un momento antes de continuar.

[El calor de la bola de fuego produce el efecto deseado en la hierba pessari.]

[Ah, con respecto a ese punto, estás equivocada.]

[¿Qu—!?]

La cara de Nannuzzi-sama se puso rígida cuando escuchó esto.

[El cambio de color que se produjo en la hierba pessari no se debió al calor emitido por la bola de fuego, sino a la luz. Descubrí esto al experimentar con la hierba en un cuarto oscuro. Me gustaría que leyeras la página marcada con el marcador azul para saber más sobre esto.]

[… Bien, entiendo.]

La cara de Nannuzzi-sama se estaba poniendo gradualmente azul.

Oh, es del mismo color que el marcador.

Pero el entusiasmo de elfa-san es muy lindo.

¿Qué es lo que me molesta de su belleza como mujer?

[Estos resultados ciertamente sugieren…]

[Si no le importa recibir ayuda externa, me gustaría que usara mi libro para su futura investigación. Oh, ya le he prometido ese libro a alguien más, así que no puedes llevártelo, pero siéntete libre de pasar tanto tiempo como gustes leyéndolo mientras permanezca aquí.]

[….]

Las manos de Nannuzzi-sama temblaban mientras sostenía el libro.

Esta es sólo mi propia suposición, pero apuesto a que no sabe por qué Fahren-sama la llamó aquí y está empezando a asustarse de que sospechen. Si yo estuviera en su posición estaría llorando ahora mismo.

Realmente no entiendo de qué se trata la investigación de elfa-san, pero si todo en su libro es similar a la investigación de Nannuzzi-sama, no hay duda de que comenzará a sospechar que cada mención de la investigación es una acusación de su robo.

Me gusta saber su secreto. En primer lugar, una sirvienta es una criatura débil y lastimosa. Ella debe usar cada oportunidad que se le presente para tener éxito en la vida. Esto es aún más cierto cuando su oponente es un miembro de la nobleza. Debe estar preparada para dar un solo golpe mortal en cualquier momento para que no pueda haber contraataque.

[… ¿Qué pasa? Estás pálida.]

Fahren-sama estaba preocupado por Nannuzzi-sama.

[N-No, estoy bien…]

[¿En serio? Si tú lo dices.]

[….]

Se está poniendo más ansiosa. Como representante de los plebeyos, ¿Cómo puedo arruinar a esta mujer? ¿Confrontar directamente a Nannuzzi-sama? ¿O Fahren-sama sería la mejor opción?

….

Ahora que lo pienso, no estoy en esa buena posición. No tengo pruebas. ¿Mi estado como sirvienta arruinará esta oportunidad? Me olvidé de mí misma. ¿Qué haría Tanaka-san si estuviera en mi lugar?

[….]

Su cara apareció en mi mente con esa sonrisa inútil suya.

‘Sophia-san, me gustaría otra taza de té.’ Esos ojos oscuros.

[….]

Es cierto.

Esa era la única cosa que me gustaba de él. Sus ojos oscuros que siempre parecían tener una solución a cualquier problema que enfrentara.

No importa dónde esté, sigo siendo una simple sirvienta que es la hija del dueño de un restaurante. Si dijera algo, estaría arruinando mi propia vida. Si la acusara sin ninguna prueba, sólo llevaría a que me ejecutaran.

Sin mencionar que antes de ser ejecutada, me vería obligada a vivir días o incluso semanas de humillación y otros castigos que ni siquiera puedo describir con palabras. Cuando era más joven, había un hombre mayor en el vecindario que, borracho, se peleó con un noble. Su piel fue despellejada de su cuerpo mientras aún estaba vivo y se le clavó un clavo caliente. Lo dejaron así en la plaza del pueblo para que los transeúntes lo ridiculizaran.

Este hombre vivió así durante medio día. Sus gemidos y sus palabras rogando por la muerte aún están grabadas en mi mente.

[….]

Tengo que llevármelo a la tumba. No importa lo mucho que Nannuzzi-sama se beneficie de esto, no me concierne. Eso es correcto.

Esta es la decisión correcta. Incluso si hiciera todo lo posible para convencer a los presentes de que estoy diciendo la verdad, no ganaría nada. Aunque me creyeran, nadie se molestaría en proteger a una simple sirvienta. La única persona que podría salvarme ni siquiera está aquí.

[Si no está de acuerdo con alguna de mis investigaciones, estaré más que feliz de permitirle entrar en mi laboratorio. Creo que, si lo experimentaras con tus propias manos, serías capaz de entender mejor. También me gustaría ser testigo de tus habilidades con mis propios ojos.]

[No, no es que no esté de acuerdo con alguna de tus investigaciones…]

….

No, no, no puedo sentirlo venir!

No puedo mantener mi estúpida boca cerrada!

[…umm, F-Fahren-sama?]

[¿Qué pasa?]

De repente todo mundo me está mirando. Es como si me regañaran por interrumpir su charla sobre magia. O tal vez están realmente molestos porque interrumpí. Estaba poniendo una sonrisa brillante, pero sus miradas irritadas borraron esa sonrisa de mi cara.

[Bueno, u-umm…]

Incluso sin él aquí, puedo sentir la influencia de Tanaka-san en mí.

He visto tanto de su espíritu desenfadado de cerca que no puedo evitarlo si está empezando a influir en mis propias acciones.

[La presentación de ayer de N-Nannuzzi-sama… ¿Realmente crees que usó su propia investigación? Sólo creo que debería ser capaz de probar que es suya…]

[… ¿Qué?]

[Tch…]

Están mirando fijamente. Sus miradas duelen mucho.

Estoy muy asustada. Creo que se va a filtrar. (TN: Se va a orinar.)

Siento que mis piernas tiemblan más de lo normal.

[Todos saben que la hierba pessari es familiar para una plebeya como yo, pero ningún aristócrata elegiría ser asociado con una planta así.]

[¿Qué estás tratando de decir?]

[Es como el título del libro de e-elfa-san. La hierba pessari es utilizada por los más pobres entre los pobres. No podía imaginarme a un miembro de la nobleza trabajando voluntariamente con ella…]

[Los que carecen incluso de una educación básica deben permanecer en silencio. La hierba pessari se utiliza como reactivo común en nuestra escuela. Los miembros de la escuela ven la hierba como una herramienta de investigación, como cualquier otro ingrediente. Si te consideras un verdadero mago, incluso si eres un noble, no tendrías resistencia a usar todas y cada una de las herramientas disponibles.]

Ella declaró.

Yo no sabía eso. Mis padres también la cultivan en la esquina trasera de su jardín. Lo primero que hace mi padre siempre por la mañana es salir a buscar unas cuantas hojas de hierba. Dice que lo revitalizan e incluso he notado que la vida vuelve a sus ojos oscuros cuando se come la hierba.

Ahí están de nuevo. Esos ojos oscuros.

¿En qué estoy pensando? Sólo estoy confundida por el miedo.

[Eh, umm, eso es…]

Todo lo que consigo es hacer que la investigación de Nannuzzi-sama parezca legítima.

Ah, ¿Por qué soy tan tonta?

Tanaka-san habría podido hacer algo.

De eso no hay duda.

[¿Intentas decir que ha robado su trabajo?]

[….]

[Fahren-sama, ¿quién es exactamente esta sirvienta?]

Nannuzzi-sama pareció recuperar algo de su confianza ahora que estaba tratando con una plebeya.

Una amarga sonrisa flotaba en su cara.

[Ella es — cómo puedo describirla — la sirvienta de uno de mis conocidos.]

[Eso significa que es tan plebeya como parece.]

[… Así es.]

[Nunca soñé que llegaría un día en que una simple plebeya pusiera en duda mi investigación. Fahren-sama, como director de esta academia, me gustaría saber si permitirá que esta humillación continúe.]

[Sí, puedo entender lo que estás diciendo.]

[Si de verdad lo entiende, Fahren-sama, me daría el nombre de esta sirvienta. Puedo decir por su apariencia que trabaja en la academia. Como director, estoy segura de que sabe su nombre y puede concederme la capacidad de castigarla como crea conveniente.]

Fahren-sama estaba mirando de un lado a otro entre Nannuzzi-sama y yo. Preferiría estar volando por el aire en la espalda de dragón-san ahora mismo. Puedo sentir mucho sudor cubriendo mi cuerpo de pies a cabeza.

Adiós a este mundo.

Adiós a mi vida de plebeya.

[Aunque entiendo lo que dice, esta sirvienta es un caso especial. No puedo castigarla sin el consentimiento de mi conocido.]

[¿Cómo es posible? Fahren-sama es uno de los Grandes Condes después de todo…]

[No puedo decirte todos los detalles, pero mi posición como director o incluso como Gran Conde le importaría poco a ese hombre.]

[Si usted lo dice, Fahren-sama.]

[Lo siento.]

[Pero cualquier plebeyo que se atreviera a insultar nuestros esfuerzos de investigación en el pasado sería desfilado por las calles siendo azotado a medida que avanzaba. Por favor, ella merece sentir la misma humillación que me ha causado a mí.]

[Bueno…]

[¿Me protegería realmente Fahren-sama?]

Es cierto.

Sus comentarios anteriores se referían a Tanaka-san.

No importo, sólo importa lo que Tanaka-san piensa de él.

[….]

Esto es irritante.

Decidí hablar debido a la influencia de Tanaka-san, pero fracasé estrepitosamente. Al final, fue la influencia de Tanaka-san la que me salvó.

Sí, es muy molesto.

Muy molesto.

Tanaka-san es muy molesto.

[O-Oi, ¿Qué está pasando?]

Ahora que la tensión en la habitación aumentaba, elfa-san comenzó a entrar en pánico. Ella me miró, pero yo fingí no darme cuenta mientras miraba al espacio.

[No entiendo lo que está pasando, ahem, pero creo que debería irme a casa por hoy…]

¿Por qué se ve tan linda cuando está confundida?

Ni siquiera puedo evitar que me tiemblen las piernas.