Maou Gakuin C29

Modo nocturno

Capítulo 29: Rey Demonio

[Ven, Venuzdonoa.]

En respuesta a mi llamado, innumerables partículas negras comienzan a elevarse desde mis pies.

Una sombra en forma de espada comienza a emerger. No hay ningún objeto allí, sólo existe una sombra.

Mientras levanto la mano, la sombra espada empieza a flotar lentamente.

Cuando agarré el mango, la sombra dio marcha atrás y en su lugar había una espada larga y oscura.

[Dijiste que era el destino, Aivis.]

Yo bajo la espada mientras hablo

[Tu cuerpo que alberga el poder de Eugo Ra Raviaz es atemporal, permanente, inmutable e inmortal.]

Aivis vierte todo su poder en el mundo blanco y plateado.

En el espacio donde todo se detiene, doy un paso adelante.

[Obtuve el poder de un dios… Soy un dios…]

Debido a que Aivis ha usado demasiado de su poder mágico, la conciencia de Eugo Ra Raviaz ha salido a la superficie.

[Soy la providencia del mundo. Soy un inmortal con el poder de la providencia y la invulnerabilidad.]

No, ¿Se han fusionado?

¿Es este el resultado de fusionarse con la Guadaña del Dios del Tiempo <Tokigami>?

La conciencia de Aivis y Eugo Ra Raviaz está empezando a fusionarse.

[Alterar el flujo del tiempo es el territorio absoluto de los dioses.]

[No puedes simplemente revocar el destino.]

El brazo derecho de Aivis se convierte en una enorme hoz y una gran cantidad de poder mágico fluye de él.

[Crear milagros es obra de los dioses.]

[Dos mazoku atrofiados con sólo 15 años de vida no darán ningún beneficio.]

Aivis y Eugo Ra Raviaz han empezado a hablar juntos.

[¿Destino? ¿Providencia? ¿Milagros? Kukuku hahahaha.]

La risa viene de lo profundo de mi estómago.

[¿Con quién crees que estás hablando? Conoce a tu lugar, sirviente.]

Doy otro paso adelante.

[Sasha dijo que destruiría tal destino.]

Otro paso adelante.

[Un milagro ocurrió dos veces, eso dijo Misha.]

Otro paso adelante.

[El alma y palabras de mis subordinadas son valientes y admirables. No me quedaré de brazos cruzados mientras se burlan y ridiculizan a ellas.]

Aivis prepara su guadaña mientras camino hacia él de una gran manera.

[Tonto.]

[¿Sigues pensando en ti mismo como el rey demonio? Estúpido fundador! Nadie cree en ti! Solamente deberías morir en la oscuridad!]

La guadaña me golpeó.

Un solo golpe y el tiempo-espacio se rompe, pero yo la atrapo con mi propia mano.

[¿Qué es un rey demonio? ¿Es poder? ¿Un título? ¿Autoridad? ¿Un puesto?]

[Todo.]

[No es nada de eso. Yo soy simplemente yo. Aniquilar completamente a los subordinados que se levantan y se rebelan contra este yo sin importar cuál sea su destino o providencia. Eso es lo que es un rey demonio.]

Levanto mi espada y hablo con mis dos subordinadas cuyo tiempo se ha detenido.

[Si no pueden creer en mí eso está bien, sin embargo, romperé su destino si lo desean Sasha. Misha. Si dices que ha ocurrido un milagro, yo lo haré.]

Crean en mí o no. No me importan esas cosas.

[No ores y no desees. Simplemente camina a mis espaldas. Me pararé ante ustedes y bloquearé toda irracionalidad. Lo aniquilaré todo de ahora en adelante!]

Mientras declaro esto en voz alta, suena una voz.

[… Arnos…]

La boca de Sasha se movió un poco en este mundo donde el tiempo se había detenido.

Sus <Ojos Demoniacos de la Ruina> fueron activados.

Ella había derramado toda su magia en ellos y se resistía desesperadamente a su tiempo detenido.

El poder también se había extendido a Misha.

[… Arnos…]

No hay más palabras, pero los pensamientos de 2 personas estaban fluyendo a través del Dominio del Pensamiento <Liknos>.

(Quería cambiar el destino.)

La firme voluntad de Sasha y su gentil corazón flotan en mi mente.

Innumerables pensamientos fluyen en mi mente.

(Quería salvar a mi hermana menor.)

(Estaba convencida de que había vivido lo suficiente, pero si decía que no me arrepentía estaría mintiendo.)

(Todavía no conocía el amor. No pensé que moriría sin tener un beso, pero ello no podía evitarse. Se me acababa el tiempo.)

(Entonces te conocí. Una persona que podía mirarme a los ojos sin usar anti-magia y tenía los mismos ojos.)

(Sólo eso fue suficiente para hacerme reír. Pero está bien.)

(Destruyamos ese destino. Esas palabras que dijiste tan fácilmente…)

(A mí ese momento me dio coraje.)

(Te di mi primer y último beso. Eso debería haber aclarado mis remordimientos.)

(Pero… pero… si…)

(Si se hiciera realidad, querría ver la continuación de ese amor.)

Una voz silenciosa entra en mi mente.

(Quince años es mi vida.)

Su determinación y sus pequeños deseos se desbordaron cuando el corazón tranquilo y gentil de Misha tocó mi mente.

(No asusta porque nunca existí desde el principio, pero aun así quería hacer recuerdos.)

(Quería un amigo, pero nadie me hablaba. Nadie dijo mi nombre porque yo no existía, pero entonces Arnos dijo mi nombre.)

(Misha. Tú lo llamaste.)

(Cada vez que lo decías mi pecho se calentaba. Me hacía sentir como si estuviera viva.)

(Diversión y calidez. Casi olvido que no existo.)

(No tenía nada de lo que arrepentirme. Un milagro ocurrió en mi vida.)

(Sin embargo.)

(Si pudiera haber un milagro más.)

(Quiero un regalo de cumpleaños.)

[… Ayúdame…]

Misha dice.

La chica que debería estar preparándose para desaparecer habla claramente.

[Ayúdame Arnos. Estoy aquí.]

Lágrimas caen de los ojos de Sasha mientras la escucha y luego grita.

[… Nee. Por favor. Ayúdame, Arnos. El que solo una pueda vivir… no existe tal destino…!]

Agarro con fuerza mi espada mientras me empujan las voces que vienen de atrás.

[Tonta. Soy un ser inmortal e indestructible. Yo soy la providencia de este mundo.]

[Fumu. Entonces deberías intentar matarme.]

Rechazo la guadaña sin dificultad y me pongo delante de Aivis.

Magia negra azabache se eleva de mi espada dándole la impresión de que se ha convertido en una hoja enorme.

[Esta es Venuzdonoa.]

Las innumerables barreras anti-magia que Aivis había lanzado sobre sí mismo se rompieron cuando mi espada cortó a través de ellas y de él.

[… Inútil…]

[Este cuerpo controla el tiempo y la providencia misma… qué puedes hacer…]

El brazo derecho de Aivis cayó y dejo escapar una voz de asombro.

[… Qué… de…]

[… Cura… Cura… Cura… providencia… todo colapsa…]

[¿Qué pasa? ¿No eras una existencia inmortal? La providencia de este mundo es tan frágil.]

Muevo mi espada de nuevo y el brazo izquierdo de Aivis cae.

Se cortaba fácilmente y no importaba cuánto se rebobinaba, no volvía a aparecer.

[Imposible…! ¿Por qué? ¿Rebobinar el tiempo al ser cortado en tiempo detenido es inútil!?]

Me balanceo de nuevo y las dos piernas de Aivis están cortadas.

[… Imposible… Imposible…!! ¿Qué es esa espada? Nunca he oído que el fundador tenga una espada!]

[Naturalmente. Pocas veces tuve la oportunidad de balancear Venuzdonoa. Los que la vieron murieron sin siquiera dejar atrás su origen. Es difícil crear una leyenda cuando no hay nadie vivo para contarla.]

Apunto la espada a la garganta de Aivis.

[Te daré un recuerdo agradable para que lo lleves a la otra vida. Principio de destrucción de la espada Venuzdonoa. Puede destruir todas las cosas en la creación y es la espada del fundador. Ya sea el destino, la providencia o un milagro. Delante de mí, no pueden hacer otra cosa que arrastrarse y desaparecer.]

No importa cuán fuerte, eterna o infinita sea, Venuzdonoa los destruirá a todos.

Frente al principio de destrucción de esta espada, toda razón se vuelve ilógica.

[Yo…!]

Aivis intentó escapar con Volar <Fres> pero lo agarré por la cara.

[No lo olvidarás de nuevo. Te grabaré en el cráneo el miedo. Soy el rey demonio Arnos Voldigod.]

Sumerjo la espada Venuzdonoa con el principio de destrucción en la garganta de Aivis.

En ese momento su origen desaparece.

[Yo… Yo… Yo…!]

En sus últimos momentos, este tipo grita.

¿Es Aivis o Eugo Ra Raviaz?

[Yo… soy… providencia… inepta… persona…!]

Con ello desaparecen los dos orígenes de Aivis y Eugo Ra Raviaz.

Con un estruendo, la guadaña del dios del tiempo <Tokigami> cae al suelo.


Aquí pueden ver más claramente la espada de Arnos.