Tou no Madoushi C2

Modo nocturno

Capítulo 2: El Laberinto de la Torre.

[Tengo que irme ahora.]

La chica de túnica blanca murmuró después de mirar la torre del reloj.

[Soy Atrea. ¿Y tú…?]

[…Lynn.]

[Lynn, ¿huh? Un placer. Espero que la próxima vez que nos veamos sea en la torre. Me marcharé entonces.]

Con esas palabras, Atrea desapareció entre la multitud.

Poco después de que Atrea se fuera, la persona que había traído a Lynn a esta ciudad vino a recogerlo, era un mago llamado Yuin.

[Lynn. Perdón por la espera. Me las arreglé para conseguir un carruaje. Lo usaremos para llegar a la torre.]

Cuando Lynn movió su mirada hacia la dirección a la que Yuin apuntaba, vio un carruaje tirado por caballos que se detuvo a un lado de la calle.

Después de mirarlo, Lynn recordó la primera vez que se encontró con Yuin.

En esa época también viajaba en un carruaje similar a éste.

Antes de llegar a Guingard, Lynn era un esclavo granjero que trabajaba en los campos de la región Milne, sin nada, ni siquiera su propia persona, que pudiera llamar suyo.

Un día, mientras regresaba, el mago Yuin lo encontró y descubrió que tenía talento. Luego sugirió que se inscribiera en la escuela de Guingard.

[Tienes talento para la magia.]

Eso es lo que Yuin le dijo a Lynn la primera vez que se conocieron.

[¿Por qué no vienes a Guingard conmigo? Podrás entrenar para ser mago en la escuela de la torre.]

Lynn no perdió un momento y aceptó la invitación inmediatamente.

No era como si odiara su vida, pero quería ir a otra parte.

Las conversaciones se desarrollaron sin contratiempos. El señor de Milne estaba feliz de poder deshacerse de una boca que alimentar. Y así, inmediatamente accedió a vender a Lynn. A Lynn no le molestaba el hecho de que nadie viniera a despedirse de él.

Junto con Yuin, Lynn cruzó montañas, viajó a través del océano, visitó numerosas ciudades y finalmente llegó a Guingard.

Se suponía que iba a ser un viaje peligroso, pero nunca se encontró con dificultad alguna en el camino.

Según Yuin, un mago puede viajar con seguridad a cualquier parte del mundo gracias a la protección de la magia.

Y ahora, Lynn estaba finalmente en Guingard.

Iba de camino a la torre en el carruaje oscilante.

El carruaje que transportaba a Lynn y Yuin procedía sin enfrentarse a los problemas que tenían otros carruajes, quedando atrapados en el tráfico.

Pensó que esto también tenía algo que ver con la magia.

Lynn recordó el momento en que Atrea entró en la concurrida calle, donde la gente caminaba tan cerca unos de otros que incluso se empujaban unos a otros, como si fuera sólo un viento de paso.

Todos los magos parecían ser capaces de moverse bien incluso en este terrible tráfico.

Observó la variedad de novedades en la calle principal.

Bienes que nunca antes había visto, tiendas desconocidas, criaturas raras… Y, sin embargo, cada vez que veía algo nuevo, no podía evitar pensar en Atrea, la chica que había conocido antes.

La breve conversación que tuvo con ella permaneció en su cabeza.

[Lynn. Deja de mirar a tu alrededor muy inquieto. Es antiestético.]

Yuin regañó a Lynn en un tono severo.

[Oh, lo siento. …Uhm, Maestro?]

[¿Qué pasa?]

Lynn había llamado al maestro Yuin.

Había varias maneras de entrar a la escuela de la torre, una de las cuales era inscribirse por recomendación de un mago de alto rango.

En el caso de la admisión por recomendación, el nominador y el solicitante fueron vistos en una relación ‘maestro-aprendiz’.

Por esa razón, a Lynn, que entraría por recomendación de Yuin, se le pidió que se refiriera a él como maestro.

[Voy a hacer el examen de ingreso ahora, ¿Verdad?]

[Sí, una recomendación por sí sola no es suficiente para entrar. Primero, tienes que probar que tienes las calificaciones en un examen.]

[Me pregunto si estaré bien. Siento que una prueba de magia será difícil…]

Lynn estaba inquieto.

Después de su charla con Atrea, se le hizo saber que carecía de un conocimiento común que era un don para todos en esta ciudad.

Como no había pasado un día desde su llegada a esta ciudad, se preguntó si podría aprobar el examen tal como estaba.

Yuin tampoco le había dicho nada al respecto.

Sobre la magia, sobre los exámenes, ni sobre la escuela misma.

Yuin solo había traído a Lynn a esta ciudad y le había pedido que lo llamase Maestro.

[Todo saldrá bien. Si tienes las calificaciones, deberías poder aprobar el examen.]

[¿Qué tipo de examen es?]

[Cuando lo tomes, lo entenderás.]

Yuin lo dijo con una sonrisa, señalando el final de esa conversación.

Siempre había sido así.

[Uhm, ¿Maestro ha estado en la cima de la torre?]

[¿La cima?]

[Sí. Estaba hablando con una chica con apariencia de mago cerca de la plaza. Ella dijo algo. que estaba apuntando a la cima de la torre.]

[Lynn. No vayas diciendo cosas descuidadas.]

Yuin vio con asombro.

[Escucha aquí. En esa torre, magos de todo el mundo se reúnen para pulir y afinar sus habilidades. Mientras que a los expertos se les permite vivir en las capas superiores, a los considerados incompetentes se les obliga a vivir en los niveles inferiores. Sólo un puñado de ellos están bendecidos con talento, y se han desangrado hasta llegar a la cima. Esas existencias son la definición misma de los ‘elegidos’. Sólo un puñado de personas viven por encima de la capa 1000, más allá de las nubes, y se les llama los ‘habitantes del cielo’. Ya que literalmente viven en el mismo lugar que las nubes. Con tu talento, puede que no seas capaz de llegar ni siquiera al ‘Nido de Beringas’ en la capa 100.]

[¿Hasta qué piso llegó el maestro?]

Escuchando esa pregunta, Yuin frunció el ceño.

[…Eso no tiene nada que ver contigo.]

Contestó Yuin con una mirada desvergonzada en su cara.

[La chica con la que hablaste. Debe estar en una posición social privilegiada. Para que ella apunte a la cima de la torre… De todos modos, no deberías escuchar esas tonterías.]

La parte central fue murmurada, pero después de decirlo, Yuin se apartó de Lynn y se quedó en silencio.

Lynn estaba un poco enfadado con Yuin.

No podía pensar que Atrea fuera alguien que dijera tonterías.

También usaba ropa hermosa, mejor que la de Yuin, al menos.

La apariencia de Yuin era mejor, pero los zapatos que usaba estaban bastante gastados.

El carruaje se detuvo por orden de Yuin poco antes de la torre. Desde ese punto, las dos personas caminaron hacia la entrada de la torre.

Cuando llegaron a la torre, ya estaba anocheciendo.

Y una vez más, después de mirarlo de cerca, Lynn se sintió abrumado por el enorme tamaño de la torre.

Era una torre que debía tener forma cónica desde lejos, pero cuando uno se paraba cerca de ella, sus muros se mantenían erguidos.

No era posible ver la parte superior de la torre incluso después de doblar el cuello hasta el límite, y los lados derecho e izquierdo continuaron aparentemente hasta el horizonte.

A lo largo de su perímetro exterior se instalaron un sinfín de entradas en forma de arco.

El tamaño de esos arcos variaba, algunos eran más grandes que un carruaje, obviamente hechos para llevar el equipaje dentro, y otros eran lo suficientemente grandes para que una persona pudiera pasar.

La gente en cada entrada también variaba. Había entradas sin gente haciendo cola, y otras con una larga cola de gente.

Después de caminar un rato por el perímetro exterior de la torre, Yuin se detuvo frente a un arco sin gente haciendo cola.

[Entremos por aquí.]

Lynn forzó sus ojos para ver lo que había dentro de esa entrada.

Era un pasaje que se extendía hacia su interior, y estaba lo suficientemente oscuro como para que el interior no se pudiera ver correctamente.

En la parte superior del arco había una placa con algo escrito.

Pero, esos eran caracteres que Lynn no podía leer.

[Significa ‘Entrada para candidatos’.]

Yuin contestó antes de que Lynn pudiese pronunciar su pregunta.

[Muy bien, date prisa y entra.]

Yuin empujó su espalda y Lynn tímidamente entró en el oscuro interior.

Aunque el pasaje parecía bastante negro desde el exterior, no estaba oscuro al entrar en él. No era brillante ni oscuro, y estaba misteriosamente iluminado.

Y cuando el pasaje siguió recto, de repente llegó a un abrupto callejón sin salida.

En ese lugar, sólo había una especie de estructura en forma de jaula, rodeada por una valla metálica.

Mirando al confundido Lynn, Yuin abrió la puerta de la cerca de hierro y entró en la jaula.

Después de que Lynn también entró, Yuin cerró la puerta y cantó ‘Piso 99, la ubicación de la prueba’.

El suelo tembló, y entonces la jaula que llevaba a Lynn y Yuin empezó a elevarse en diagonal.

[¿Esta está cosa… flotando?]

[Se llama ascensor. Se movió gracias a la magia.]

Lynn levantó la voz con admiración.

El ascensor se fue a la izquierda, luego de repente a la derecha, bajó y luego subió. Lynn sintió que no tenía ni idea de lo alto que estaba, ni de en qué dirección estaba viajando.

[Casi como un laberinto.]

[Exactamente. Dentro de la torre, el camino del ascensor es como los vasos sanguíneos de un animal. El ascensor no se mueve a menos que lances el hechizo correcto. Y para ir más allá en la torre, se requiere una magia más avanzada. Por eso se dice que esta torre es inexpugnable. Si alguien que ni siquiera puede usar magia lo intenta, el ascensor no se moverá.]

Dijo Yuin, todo el tiempo exudando un aire de superioridad.

[¿Entiendes ahora, pequeño Lynn?]

Yuin extendió sus brazos como para mostrar la magnificencia de la torre.

[¿Todavía vas a mantener esa tontería de apuntar a la cima de la torre? ¿Tú que ni siquiera puedes usar magia!?]

Yuin menosprecio a Lynn, como si lo ridiculizara con una sonrisa.

Lynn no pudo decir nada a cambio y permaneció en silencio con una cara roja de vergüenza.

No debería haberle dicho eso.

Lynn recordó que no era más que un simple esclavo.

Incluso tratar de ser un mago parecía un sueño dentro de un sueño.

El sentimiento de euforia que sintió al visitar por primera vez la ciudad de los magos se estaba convirtiendo en un sentimiento amargo.

Lynn decidió entonces olvidar la conversación que había tenido con Atrea, tal como dijo Yuin.

La jaula que los llevaba seguía viajando por el oscuro y sinuoso camino.