Uchimusume V6 C3

Modo nocturno

Precuela: El Gurú de cabello platino y la Oráculo de cabello purpura

Fue un día como cualquier otro. Sabiendo lo preciosos que eran, Latina estaba ahora disfrutando de sus días llenos de aún más felicidad que antes. Dale sintió lo mismo cuando la miró en su cuarto del ático en el ocelote soltándose el cabello ahora que todo el trabajo del día había terminado y peinándose mientras usaba su pomada favorita. Miro fugazmente sus cuernos rotos que normalmente estaban ocultos, mientras ella los movía. El cabello de Latina reflejaba la pálida luz que iluminaba la habitación, dando un brillo platino increíblemente suave.

Dale entonces recordó a alguien cuyo cabello desprendía un brillo del mismo color.

[Hey, Latina.]

[¿Qué pasa?]

[Tú y Chrysos son definitivamente gemelas, ¿Verdad?]

[Así es. ¿Por qué me lo preguntas tan repentinamente?]

Chrysos y Latina se parecían tanto que sería imposible para cualquiera que las viera dudar de su parentesco por sangre. Cuando Latina se quedaba en Vassilios, lo mismo ocurría con los subordinados de Chrysos, su chambelán y los demonios, que no necesitaban ser presentados para inferir quién era ella.

[Quiero decir, tu color de ojos es diferente y todo… así que me estaba molestando.]

Normalmente, los gemelos idénticos no nacerían con colores de ojos diferentes. Sin embargo, se parecían demasiado para ser gemelas fraternas.

[Es porque sólo Chrysos nació con un rasgo de maná… mis ojos grises son diferentes a los de nuestros padres, pero me dijeron que probablemente provenían del lado de la familia de Mov.]

[Ya veo…]

Habiendo conocido a la madre de Latina, Mov, en persona, Dale estaba satisfecho con esa respuesta, pero Latina no se dio cuenta. Después de un momento de trepidación, ese hecho dejó a Dale un poco aliviado. Le había dicho a la hermana de Latina, Chrysos, que había estado presente en la muerte de su madre, pero que aún no se lo había contado directamente a Latina. Habían decidido no ocultar nada el uno del otro, pero el asunto de la muerte de Mov aún pesaba mucho en el corazón de Dale.

Sé que debería decírselo adecuadamente, pero…

No fue tarea fácil decirle a la chica que amaba que era él quien mato a su madre.

La madre de Latina, Mov, tenía rasgos de maná, colores brillantes que no aparecían naturalmente en una raza que se mostraba en aquellos con maná fuerte. Su largo cabello púrpura era lo suficientemente brillante como para apartar la mirada, pero el color de sus ojos también eran un rasgo de maná. Al igual que Chrysos, eran de un hermoso dorado.

[Dijiste que tu color de cabello era el mismo que el de tu padre, ¿Verdad, Latina?]

[Sí, Rag lo tenía del mismo color. Los cuernos de Rag también… también eran muy negros. La forma de los míos son los mismos que los de Mov. Los demonios heredan las formas y colores de los cuernos de sus padres por separado.]

[Ya veo.]

Latina tocó suavemente el lugar donde estaba su perdido cuerno y estalló en una suave sonrisa.

[Rompí algo que había heredado de mis padres… así que me arrepiento un poco. Pero sólo puedo darme el lujo de tener tales pensamientos porque ahora soy muy feliz.]

[Latina…]

[También entristeció mucho a Chrysos… teníamos un par de cuernos iguales, pero perdí los míos…]

[Si hubiera prestado un poco más de atención en ese entonces, las cosas habrían sido diferentes…]

[No es tu culpa, Dale!]

Latina se apresuró a espetar. Dale acarició suavemente el lugar donde estaría su cuerno, como si fuera a consolar a una niña, pero, aun así, Latina cerró los ojos contenta.

[No hay nada que hacer ahora, así que… no tiene sentido decir si sólo esto o aquello en este momento, ¿Verdad?]

[Sí.]

[Latina.]

Latina ladeó la cabeza, confundida, ante el llamado de su nombre, sólo para que Dale lanzara una pregunta que había estado queriendo hacer durante bastante tiempo.

[Tus padres… ¿Qué clase de personas eran?]

[… Oímos antes que las madres demonio son las que crían a sus hijos, pero Chrysos y yo fuimos criadas por Rag… Mov siempre estaba ocupada, después de todo.]

Poseía una protección divina extraordinariamente poderosa otorgada por Banafsaj, lo que le valió el título de ‘Dama Oráculo’.

[Creo que Rag era un maestro. No debería haber recibido ninguna protección divina de Asfar, pero puedo decir con sólo mirar que había mucha gente que lo respetaba…]

Precisamente porque carecía de un poder especial, fue capaz de enseñar y amonestar a un gran número de personas, otorgándole el título honorífico de ‘Gurú’.

[El estilo de vida que conocí en Vassilios era increíblemente restrictivo. Sólo se me permitía permanecer en las profundidades del templo, pasando tiempo con mis padres y Chrysos, después de todo…]

Aquellos días los pasaron escondidas en lo profundo de ese templo, como si estuvieran viviendo en un jardín en miniatura, pero seguramente hubo momentos felices entre ellas.

Esta era una historia que ocurría antes de nuestra historia.

▼▼▼▼

Los demonios no tenían apellidos como los humanos. No tenían una costumbre de casarse para empezar, y su sociedad tenía una base matriarcal, así que sus estructuras familiares diferían completamente de las de las otras razas. En vez de eso, usaron el nombre de su madre y se les llamó ‘hijo de fulano’.

Incluso cuando compartían una madre, era raro que los hermanos también compartieran un padre, y no era lo suficientemente raro que la diferencia de edades entre ellos fuera más parecida a lo que uno esperaría entre un padre y un hijo cuando se trataba de seres humanos.

El hecho de que su tiempo como niños y ancianos fuera el mismo que el de los humanos, su tiempo como adultos era muchas veces mayor, seguramente tuvo un efecto en eso. Como siempre fue el caso de las razas longevas, sus tasas de natalidad eran bajas, pero a cambio tenían mucho tiempo para reproducirse. De hecho, ese tiempo fue tan largo que tendían a poner un énfasis muy diferente en la diferencia de edad que en otras razas.

Además, el Primer Señor Demonio y sus seguidores, o sea, el templo de Banafsaj, habían mantenido la estructura del gobierno sin ningún cambio durante más de cien años, haciendo que la sociedad fuera bastante estática para la gente que vivía allí.

Ese era el tipo de país que era Vassilios.

Vassilios tenía un pueblo del mismo nombre en su centro, con pueblos de pequeña escala y similares esparcidos por todas partes. Existía en un ambiente duro, una tierra donde ciertamente no era fácil vivir. Pero los demonios eran una raza resistente, y no necesitaban mucha comida para sobrevivir, así que pudieron vivir incluso en un lugar así. También ayudó bastante que todos sus ciudadanos pudieran usar magia, por lo que la magia de agua no era rara en absoluto. Aunque no lloviera, no tenían que preocuparse por la sed.

El gran templo de la única ciudad de la nación, donde yacía el trono del rey, era el más grande incluso entre los templos de Banafsaj desde los que se gobernaba Vassilios.

La luz del sol que se reflejaba en el sendero empedrado le daba un tono blanco. Fue creado originalmente para evitar que el viento árido levantara polvo, pero también sirvió para reforzar la sensación de pureza que tenía la ciudad. No había ni un solo punto de suciedad en el camino porque se lavaba periódicamente con magia de agua. Como servicio público, se lanzó magia para bajar la temperatura de todo el pueblo al mediodía, cuando el clima estaba más caliente.

Aun así, había pocos que caminaban por la ciudad a esa hora.

[Gurú.]

Un joven entre los transeúntes se detuvo y se giró para mirar hacia la fuente de esa voz. Su poco común cabello platino se balanceaba. Sus negros cuernos estaban en el lado pequeño para un hombre, sin una pizca de hombría o ferocidad en ellos. Era como si su gentil personalidad se reflejara en su apariencia.

[Ah, Aspida. Ha pasado un tiempo, ¿Cierto?]

[Por supuesto que sí.]

El dueño de la voz, el joven llamado Aspida, estaba vestido con un traje de alta calidad de sacerdote, lo que significaba que servía como uno de los oficiales que gobernaban la ciudad. Sin embargo, inclinó respetuosamente la cabeza ante el otro hombre, que llevaba la ropa de un plebeyo muy corriente.

No se observó ninguna diferencia de edad entre los dos hombres, en términos de apariencia. Sin embargo, era imposible saber la diferencia de edad entre los demonios, cuyas cabezas estaban coronadas con cuernos, con sólo mirar.

[Realmente han pasado años. Han pasado… 20 años ya, desde que eras mi estudiante?]

[Sí. Me alegra ver que te va bien, Gurú.]

[Hay cosas que yo no llamaría buenas, como siempre.]

No había ni una pizca de arrogancia en el hombre que se llamaba ‘Gurú’, con su sonrisa tranquila y sus ojos verdes y suaves, y los delgados contornos de su cuerpo. Sin embargo, el hombre llamado Aspida nunca perdió el respeto hacia él.

[¿Tu trabajo en el templo va bien?]

[Sobre eso… hay algo que quiero discutir contigo, Gurú.]

El Gurú Smaragdi, que frunció el ceño ante la cara de su alumno, sintió que ésta no era la clase de conversación que se debía tener en una esquina de la calle.

[Entonces, ¿Discutimos esto en mi casa? Parecía que te dirigías hacia allí antes, ¿Verdad?]

[¿Está bien?]

[No estoy lo suficientemente ocupado para que algo así sea un problema.]

Dijo Smaragdi riendo, y luego empezó a caminar, guiando a Aspida.

A medida que se alejaban del principal punto de referencia de la ciudad, el gran templo de Banafsaj, sus alrededores adquirían un aspecto mucho más áspero. Las modestas casas construidas con ladrillos secados al sol habían estado expuestas a tal luz solar que se habían convertido en una sombra blanca que parecía como si hubieran sido blanqueadas. Una de estas viviendas pertenecía a Smaragdi.

El interior había sido amueblado sólo hasta el mínimo grado necesario, haciéndolo parecer casi deprimente. Sin embargo, esa era una manera increíblemente ordinaria de vivir para los hombres de este país.

En el clima reseco de esta tierra, el hecho de salir del sol y entrar en un lugar por donde pasaba el viento era suficiente efectivo para reducir significativamente la temperatura. Después de sentarse en la silla que le ofrecieron, Aspida sintió que una fresca brisa pasaba por su interior y respiró aliviado. Smaragdi entonces colocó una taza frente a él y la llenó con agua de una jarra. Todavía estaba fría, así que Aspida dedujo que no había sido extraída de una de las estaciones de agua de la ciudad.

[Así que… ¿De qué querías hablar?]

[¿Sabes que ahora hay una sacerdotisa en el santuario que se llama la ‘Dama Oráculo’?]

Smaragdi inclinó un poco la cabeza en respuesta a la pregunta de Aspida.

[Se supone que todavía es muy joven, ¿No? He oído rumores en la ciudad de que tiene un nivel excepcionalmente raro de protección divina, pero… ¿Le pasa algo?]

[Para ser honesto, Gurú, me preguntaba si estarías dispuesto a actuar como su maestro…]

Smaragdi sólo parecía más desconcertado con esas palabras. Además de ser lugares de religión, los templos de Banafsaj en Vassilios también servían como un cuerpo administrativo. Los sacerdotes que servían en el más importante de ellos, el gran templo, servían como altos funcionarios del gobierno, por lo que debería haber un sinnúmero de personas que fueran excepcionalmente capaces. Smaragdi no veía la necesidad de llamar a alguien como él que vivía en la ciudad.

[Lo sé, no me sorprende que te parezca extraño.]

Dijo Aspida, que al parecer esperaba la confusión de Smaragdi. Continuó explicando:

[La encargada de enseñar magia a las jóvenes sacerdotisas en el templo es la Sra. Gnósi, pero… actualmente, la Dama Oráculo está aterrorizada de los miembros del mismo sexo.]

Smaragdi levantó un poco la ceja. Sería aceptable si fuera hacia miembros del sexo opuesto, pero debe haber alguna razón detrás de un repentino temor de que se desarrolle al mismo sexo. Sin embargo, no se le ocurrió ninguna razón de inmediato.

[Sin embargo, los instructores masculinos, todos se ven un poco… ásperos. No podíamos confiarles a la ahora aterradora Dama Oráculo.]

[¿No pudiste manejarla?]

Aspida tenía un aspecto masculino, pero no parecía especialmente intimidante. Pero en respuesta a la pregunta de Smaragdi, sacudió silenciosamente la cabeza hacia adelante y hacia atrás.

[Desde que la Dama Oráculo empezó a rechazar a la Sra. Gnósi, a los que estudiamos magia se nos ha encomendado la tarea de enseñarle, pero para ser honesto, es demasiado para nosotros.]

Fue sólo un poco, pero al escuchar la respuesta, Smaragdi se llevó una sorpresa muy seria. Conocía bien las capacidades de su alumno, y había pensado que Aspida debería haber sido más que suficiente para servir como profesor.

Los estudios de magia funcionaban un poco diferente a otros campos de aprendizaje.

Incluso en Vassilios, la mayoría de los maestros eran sacerdotes de Asfar, al igual que en otros países. No porque fuera imposible hacer el trabajo sin serlo, sino porque los que tenían la protección divina de Asfar se dedicaban a sus estudios y, a su vez, tenían una fuerte tendencia a idolatrar el camino de la enseñanza a los demás.

Smaragdi no tenía protección divina de Asfar. Los ‘estudios sobre la magia’ que realizó en sus clases de subsistencia no sólo incluían la base para usar magia, sino también las técnicas para manipular el maná y las formas de aumentar la precisión y el control. En cierto modo, su profesión podría llamarse ‘entrenador profesional’ de magia.

En la sociedad demoníaca, la magia estaba estrechamente ligada a la vida cotidiana. Los nacidos con maná fuerte necesitaban la técnica para controlarla, mientras que los que sólo tenían maná débil buscaban métodos finos y delicados para aumentar su eficiencia. Y así, deseaban aprender las técnicas de alto nivel relacionadas.

[Y así… pensé que su personalidad y sus habilidades serían más que suficientes, y una persona amable como usted no asustaría a la Dama Oráculo… y por eso quiero recomendarte a mis superiores, para su aprobación. ¿No lo considerarás?]

[… ¿Qué pasó, Aspida?]

Preguntó Smaragdi en un tono lo suficientemente enérgico como para hacer que Aspida se sentara recto. Si no fuera más que un instructor suave y demasiado amable, nunca se habría ganado el respeto suficiente para ser llamado ‘Gurú’. No importa cuán gentil haya sido por naturaleza, Smaragdi también poseía un núcleo firme e inquebrantable. Aspida también era muy consciente de ello.

[Si la Dama Oráculo, que ha estado escondida en las profundidades del templo, estuviera tratando de mantener su distancia de los miembros del sexo opuesto, eso sería una cosa. Pero es claramente algo extraño, que ella sólo trate con hombres, y que los que la rodean lo reconozcan.]

Con la reorientación de Smaragdi, Aspida ya no trató de ocultar la verdad más de lo necesario. Para que su solicitud sea aceptada, necesita informar sobre el asunto.

Mostró un poco de vacilación al hacerlo, pero en voz baja, Aspida dijo la razón.

[La Dama Oráculo… el otro día, fue atacada por la Segunda Señor Demonio.]

Smaragdi trago saliva levemente. Conocía bien la historia de aquella alegre asesina que mató al Primer Señor Demonio que había gobernado previamente la nación.

[La Dama Oráculo salió ilesa, pero… un niño de la misma edad fue asesinado delante de sus ojos…]

[Eso es…]

Alguien que ella conocía había sido asesinado justo enfrente de ella. Eso solo sería más que suficiente para asustarla. Ni siquiera tuvo que pensar en la carga que había supuesto para ella que esa joven se enfrentara a ese ser, que era como el terror encarnado.

Como instructor, Smaragdi había estado en contacto con un gran número de niños hasta ahora, por lo que el sólo hecho de pensar en ella hizo que le doliera el corazón.

[Aparentemente, la Segunda Señor Demonio parece una chica joven.]

[Entonces…]

[Tengo que imaginar que ella recuerda instintivamente a la Segunda Señor Demonio. La Dama Oráculo no dirá nada por sí misma, pero… eso la hace aún más lamentable.]

Las palabras de Aspida causaron un sentimiento de simpatía por esa chica que ni siquiera había conocido Smaragdi. Quería fervientemente hacer algo por el bien de esa niña.

[Eso es… realmente desgarrador, ¿No?]

[¿Lo pensarás?]

[Aun así, no importa cuánto me recomiendes, ¿No será difícil para un forastero como yo entrar en las profundidades del templo?]

Tomando las palabras de Smaragdi como aceptación, una mirada de alivio cruzó el rostro de Aspida.

[No tienes que preocuparte por eso. Vendré a buscarte de nuevo en el futuro, así que contaré contigo cuando llegue ese momento.]

Dijo Aspida y luego se despidió. Después de despedirlo, Smaragdi cogió la taza y se bebió el agua que ya se había calentado. Puede que Aspida haya hablado a la ligera, pero Smaragdi aún pensaba que sería difícil de llevar a cabo. Aun así, no pudo evitar sentir curiosidad por saber cuánto talento debe poseer esa chica a la que llamaban ‘Dama Oráculo’, a la que trataban con tanto respeto.

Y así, cuando Aspida realmente visitó en una fecha posterior y pasaron juntos a las profundidades del gran templo, Smaragdi se sorprendió genuinamente. Había sido invitado a entrar en una parte del templo que difería claramente de las partes que la gente del pueblo podía visitar. El templo fue construido con varias estructuras en su interior y se dividió en varias secciones en capas. A medida que avanzaban en el interior, la seguridad se hacía más estricta, y el templo comenzó a desarrollar una sensación de desapego del mundo transitorio en general.

Eventualmente, Smaragdi perdió la cuenta incluso del número de esquinas que había doblado y del número de habitaciones por las que había pasado. Alrededor de ese punto, llegaron a una habitación que de alguna manera exudaba una sensación de vacío, a pesar de la escasez de mobiliario común en Vassilios.

En esa habitación monocromáticamente blanca, un solo fragmento de color contrastaba con lo que la rodeaba. Era una mujer joven, aún en edad de llamarse sólo una niña. Tenía una mirada inocente e infantil, pero sus ojos dorados tenían una clara mirada de resignación hacia ellos, como si hubieran visto toda la desesperación y la desesperanza del mundo. De alguna manera se las arregló para dominar su apariencia juvenil.

Su largo cabello era de un púrpura brillante, sin rastro de suciedad o mancha.

No había necesidad de explicarlo. Sólo por ver ese hermoso púrpura, el color de Banafsaj, era obvio, incluso de un vistazo, que se trataba de la Dama Oráculo, tan profundamente amada por ese dios.

Miró a Smaragdi, su expresión no cambiaba en lo más mínimo. Su fría y brillante mirada dorada penetró a través de Smaragdi, sin mostrar ningún signo de ser sacudida por este visitante desconocido o incluso especulando sobre su identidad.

[Vete de este lugar.]

Las palabras de la Dama Oráculo significaban que ella lo había rechazado. Ese tono frío y plano, que nadie esperaría de su apariencia exterior juvenil, reverberaba silenciosamente por todo el espacio vacío y silencioso.

[Involucrarte conmigo significará tu muerte. Vete de este lugar.]

A pesar de ello, o quizás precisamente por eso mismo, Smaragdi tenía la sensación de que no debía abandonar a esta chica. Sintió que ese tono plano y sin emoción era en realidad el resultado de que ella luchara desesperadamente contra sus sentimientos.

[… La muerte viene por todos nosotros eventualmente. Creo que hasta que llegue ese momento, tenemos que tratar de dejar algo de valor atrás.]

Con una mirada amable en sus ojos verdes y una sonrisa en su rostro, Smaragdi aceptó incluso esta profecía de su propia muerte. Viendo eso, la expresión estoica de la Dama Oráculo se vio sacudida por la sorpresa, dejando pasar un poco de la infantilidad de su edad.

Este fue el primer encuentro entre Smaragdi y la niña desesperada por su capacidad de ver los innumerables futuros que podrían ocurrir.

Tan pronto como la vio, Smaragdi supo por qué su alumno había estado buscando tanto a un instructor de magia. Para empezar, era excepcionalmente raro que los rasgos de maná, colores que normalmente no posee una raza, se manifestaran en múltiples lugares. No todas las personas con altos niveles de maná poseían un rasgo de maná, pero todos los que tenían un rasgo de maná nacieron con una gran cantidad de maná.

Era difícil manejar un gran poder. Pero si uno no era capaz de contenerlo, entonces estaría a merced de su propio poder.

Su poder era tan grande que había sido necesario someterla a un entrenamiento desde que era muy joven. Aprender a manipular el maná y a hacer magia era un asunto que no podía ser evitado por los demonios, ya que estaba ligado a su vida cotidiana.

[Encantado de conocerte.]

La expresión de la Dama Oráculo cambió a una de desconcierto en respuesta a las palabras de Smaragdi. Ella no podía entender cómo podía seguir ofreciéndole una sonrisa tan amable, incluso después de haber sido rechazado y haberle dicho que estaba destinado a morir.

Viendo a la Dama Oráculo de esa manera, Smaragdi se preocupó, y su sonrisa se convirtió en un ceño fruncido.

[Aunque… No puedo imaginar que dejen que un forastero como yo sirva a la Dama Oráculo tan fácilmente…]

Smaragdi murmuró con un suspiro. Esas palabras fluyeron tan suavemente que Smaragdi se dio cuenta de que ya estaba completamente decidido a involucrarse con esta joven y diminuta ‘Dama Oráculo’. Decidió que no podía abandonar a una chica con esa mirada.

[No creo que tengas que preocuparte por eso, Gurú.]

Contestó el alumno de Smaragdi.

[Aspida.]

[Varios sacerdotes con protección divina de Banafsaj han reconocido que vendrás a servir a la Dama Oráculo.]

La frente de Smaragdi se arrugó ligeramente en respuesta a las palabras de Aspida. Mirando a la chica, Smaragdi vio que la Dama Oráculo no estaba cuestionando las palabras de Aspida.

Así que esta es la forma de pensar del templo, ¿No es así…? El templo ha seguido gobernando durante mucho tiempo desde el fallecimiento del rey anterior, pero pensar que las cosas se habían distorsionado tanto…

Smaragdi no tenía ninguna protección divina.

Vassilios estaba gobernado por el templo y el Señor Demonio seleccionado por los dioses, por lo que su pueblo poseía una fe más profunda que la de otras naciones. Pero precisamente porque vivía en el pueblo, cuestionó la idea de priorizar la voluntad de los dioses en todos los asuntos.

Y sobre todo, tenía dudas sobre la forma en que la gente del templo no cuestionaba nada mientras fuera la voluntad de los dioses.

Confiar todo a las profecías concedidas por el poder de los dioses… Normalmente, sería imposible tener una confianza absoluta en alguien que ni siquiera conoces… Ni siquiera tenían duda alguna al respecto…

La manera en que la protección divina de Banafsaj se manifestó fue el don de la profecía. Smaragdi era consciente de ello. Sin embargo, le seguía preocupando mucho que confiaran sólo en eso. Si podías declarar que algo era seguro porque había sido profetizado, entonces existía el peligro de que alguien pudiera ser condenado por un crimen a partir de una sola predicción, aunque no hubiera hecho nada.

Como sacerdotisa con una protección divina de alto rango, la muchacha que le precedía llegaría más tarde a desempeñar un gran papel en el templo. En ese caso, como maestro, pudo haber sido capaz de imbuir en ella un sentido de valores diferente al del templo.

Detrás de su amable sonrisa, Smaragdi estaba pensando en lo que podría lograr si se involucraba con esta chica.

▼▼▼▼

El nombre de la Dama Oráculo era Mov, una palabra que significaba ‘púrpura’.

Cuando Smaragdi se enteró de su edad, se sorprendió un poco. Por su apariencia externa, Mov parecía un poco más joven, pero por otro lado, su expresión parecía terriblemente madura, lo que la hacía parecer mayor a su edad real.

Los demonios eran una raza de larga vida, y pasaron un tiempo relativamente largo como adultos. Como alguien que aún tenía tiempo antes de llegar a la vejez, pero que ya vivía desde hacía bastante tiempo, encontró encantadores a los que aún eran jóvenes.

Con la magia, uno primero designa un elemento, luego hace una declaración bajo su nombre para ejercer control, luego, después de vocalizar el efecto a ocurrir, uno declara la palabra clave en la forma de su nombre de hechizo. Sin ese proceso, el hechizo no se activará. Además, también se deseaban técnicas de control del maná.

Lo que Smaragdi le enseñó a Mov eran asuntos relacionados con los hechizos en los atributos sagrados y oscuros que podía usar, así como delicadas técnicas de control de maná.

[Eres bastante buena memorizando cosas, ¿Verdad, Mov?]

Dijo Smaragdi en un tono gentil, solo para que Mov bajara un poco la mirada. Ella echó un vistazo diciendo que lo rechazó cuando se conocieron por primera vez, así que Smaragdi no había pensado que le abriría su corazón fácilmente. Pero mirándola, parece que ella había reconocido sus habilidades como instructor.

En términos de talento puro, Mov está muy por encima de mí… sólo que tengo más conocimientos sobre el manejo de mi poder porque he vivido mucho más tiempo. Esos pensamientos eran sus verdaderos sentimientos, más que una mera auto-despreciación.

Carente de fuerza física y con niveles de maná por debajo de la media, distaba mucho de sobresalir como espécimen de la raza demoníaca. Así fue como se evaluó a sí mismo. Debido a que poseía la capacidad de hacer evaluaciones con calma, era capaz de captar con precisión la realidad de las cosas.

En lugar de dejar que eso lo humillara, centró su atención en aprender a emplear más eficazmente el poder que tenía, adquiriendo un conocimiento profundo del proceso, que era un ‘talento’ a su propia manera. Y porque conocía la frustración y la envidia hacia aquellos con habilidades naturales, eso lo hacía especialmente apto para enseñar a otros.

Mientras instruía a Mov, Smaragdi se enteró de los detalles de lo que le había ocurrido. Esa fue una prueba de que la brecha entre ellos se iba cerrando poco a poco, pero no podía simplemente alegrarse por ello. Después de todo, estaba ligado al aprendizaje de su desgarrador pasado.

Aunque Mov era una sacerdotisa con un alto nivel de protección divina, aparentemente se le había encomendado la tarea de servir al lado de cierto niño en las profundidades del templo. Parecería que la razón fue porque eran los más cercanos en edad, pero Smaragdi podría aventurarse a adivinar quién tendría que ser para tener a alguien tan respetada como la ‘Dama Oráculo’ sirviéndole. Y fue precisamente por su comprensión que entendió que no debía abordar el tema descuidadamente. Después de todo, ese niño se había convertido en una víctima de la Segunda Señor Demonio.

[No podía hacer nada… aunque me llaman la ‘Dama Oráculo’… no fui incapaz de proteger a una sola persona…]

Mov murmuró con un suspiro. Smaragdi sintió a partir de esas palabras cuán profundamente eso la había marcado.

No sólo estaba atormentada por el terror del asesinato, sino también por sus sentimientos de impotencia con respecto a su propia capacidad.

Smaragdi sonrió gentilmente, escuchando todas sus quejas y refunfuños. El tiempo pasó lentamente y en silencio para los dos juntos aquí en esta habitación del templo, donde una fresca brisa soplaba.

[… ¿Has estado aquí en el templo toda tu vida, Mov?]

Viéndola asentir en respuesta a su pregunta, Smaragdi acarició el cabello de Mov.

[Ya veo… Realmente lo has dado todo, ¿Cierto?]

Dijo con voz amable, sólo para que Mov se agarrara bien a su manga. Este era un hábito que había estado repitiendo de vez en cuando últimamente.

[Es cierto que posees un poder mayor que el mío, Mov, e incluso puede que tengas la protección divina más fuerte de todos en el templo… pero sigues siendo sólo una niña, ¿Verdad?]

Su voz era muy gentil y amable. El color verde de sus ojos era como el de las hojas frescas, y tenían una calidez como la luz del sol primaveral.

[Los adultos somos felices cuando mimamos a los niños.]

Los demonios sólo permitían que aquellos que estaban muy cerca de ellos tocaran las áreas cercanas a sus cuernos. Pero en algún momento, aceptó a Smaragdi incluso tocando sus cuernos dorados.

La niña… es todavía muy joven, pero ha tenido la responsabilidad de una sacerdotisa madura sobre ella….

Smaragdi detuvo un suspiro que casi se le escapa sin siquiera pensarlo. Así no es cómo debería presentarse a la chica que lo precede ahora.

Para los demonios, unos pocos años no era mucho tiempo. Pero, aun así, era suficiente para que un niño creciera un poco.

Al ver a su excelente alumna, Mov se ganó una clara reacción de su profesor, Smaragdi. Las tareas que le dio no eran ciertamente tareas triviales, pero, aun así, las manejaba con una facilidad engañosa. Sin embargo, todo esto llevó a Smaragdi a una conclusión particular.

[Puede que no me quede mucho que enseñarte.]

Mov pareció sorprendida en respuesta a esas palabras, que se pronunciaron en un tono amable, pero que claramente declararon su separación. Era raro que ella dejara que sus emociones se mostraran claramente. Esa fue una prueba de cuánto había llegado a depender de Smaragdi en estos últimos años, y de cómo él tranquilizó su corazón.

Al ver a Mov tan dolorida, Smaragdi también estaba preocupado. Sentía que su determinación estaba a punto de vacilar, pero por otro lado, estaba empezando a preocuparse por la sensación de alivio al ver que Mov había empezado a atraerlo.

[Ya no le tienes tanto miedo a las mujeres como antes, ¿Verdad?]

[Pero…]

[Deberías estudiar con todo tipo de gente, no sólo conmigo.]

La expresión de Smaragdi se nubló al ver a Mov sujetarle la manga con tanta fuerza. En vez de tratar de quitársela de encima, puso suavemente su mano sobre la de ella.

[Vendrás a escuchar muchas voces y a conocer a mucha gente. Aunque sea en los estrechos confines de este santuario, por favor no limites más tu mundo tratando de involucrarte solo conmigo.]

Se esperaba que Mov llegara a depender de Smaragdi mientras se esforzaba por cuidarla y ayudar a curar las profundas heridas de su corazón.

No quería abandonarla. Sin embargo, esta niña llegaría a tener mucha autoridad en el templo. No le serviría de nada depender de alguien, confiar ciegamente en sus palabras.

Mov se acercaba al final de su infancia y se estaba convirtiendo en una mujer adulta. Teniendo también en cuenta este hecho, considera que ha llegado el momento de poner fin a la situación.

[Aunque con eso dicho, no es como si no tuviera nada más que enseñarte. No será por mucho tiempo como lo ha sido hasta ahora, pero aun así pasare por el templo de vez en cuando.]

[¿En serio…?]

[Definitivamente seguiré viniendo a verte, así que asegúrate de no esforzarte demasiado.]

Se había dado cuenta de que la voz de Mov temblaba. Aun así, Smaragdi se aseguró de sonreír, para que no fuera demasiado desgarrador. Fue un poco incómodo, pero Mov le devolvió la sonrisa.

Tal como lo había prometido, incluso después de que decidiera distanciarse de ella, Smaragdi hizo visitas periódicas al templo. No era el tipo de tiempo íntimo que los dos habían compartido en el pasado, sino que ambas partes mantenían claramente la distancia adecuada para entretener a un visitante. Como la siguiente gran sacerdotisa, fue escoltada por un chambelán como si fuera algo natural, y no se acercó lo suficiente para algún contacto amistoso.

Aun así, Smaragdi pensó que eso era necesario.

A medida que Mov crecía, también lo hacía el número de personas que injustamente sospechaban que Smaragdi intentaba hacerse con el poder a través de ella. Sin embargo, esa no era su intención en absoluto. La actual distancia que había tomado, velando por ella mientras se convertía en una joven inteligente, se sentía apropiada para Smaragdi. Esa había sido sin duda la decisión lógica y sensata que había que tomar.

Era natural que fueran maestro y alumno, y esa era la relación que estaba tratando de mantener.

Esto se vio sacudido unos años más tarde, cuando Mov dejó de madurar y se convirtió en adulta, en un cierto día, a altas horas de la noche.

Sintiendo la presencia de alguien, Smaragdi levantó la mirada del libro que tenía en la mano. Ajustándose a los valores comunes de la raza demoníaca, su morada era casi enteramente un espacio vacío. Las únicas cosas que él consideraba valiosas eran los libros relacionados con su profesión que había reunido durante un largo período de tiempo. Sin embargo, casi todos ellos eran simples copias. Era muy improbable que un ladrón atacara intencionadamente la vivienda de este hombre en la parte más dura de la ciudad. Aun así, se apoderó del retorcido bastón que normalmente no usaba, solo para estar seguro. Un experto en control mágico como Smaragdi no necesitaba esa herramienta como soporte, pero era natural que quisiera tenerla a mano, por si acaso era necesario usarla como arma para derrotar a su oponente.

[Smaragdi…]

Sin embargo, la pequeña voz que escuchó desde fuera en ese momento realmente cogió desprevenido a Smaragdi. Había venido de un visitante que nunca había esperado. Incluso habiendo adivinado a la dueña de esa voz, no pudo sacudir completamente su incredulidad cuando abrió la puerta. E incluso cuando se confirmaron sus expectativas, no pudo borrar la mirada de asombro de su rostro.

Entre la oscuridad de la noche, su brillante cabello púrpura y la seda que vestía cubriendo su cabeza brillaban tenuemente en la pálida luz del interior de la habitación. Ese tocado de seda se usaba normalmente para protegerse de la fuerte luz del sol del mediodía, pero en vez de eso se usaba ese accesorio para esconder su llamativo y deslumbrante cabello largo, excepto por la parte que se podía ver a los lados de su cara.

Se suponía que debía estar escondida en las profundidades del templo, pero aquí estaba en la ciudad, sin ni siquiera una sola escolta, en medio de la noche. Y ella sabía dónde estaba su casa… Había innumerables preguntas que quería hacerle. Sin embargo, Smaragdi retuvo esas palabras.

Al igual que había hecho cuando ella era niña, con una sonrisa gentil y un tono amable, la llamó.

[¿Qué pasa, Mov?]

Sólo con esa pregunta, las lágrimas que ella contenía empezaron a fluir libremente mientras sollozaba. Con sus movimientos, la seda se le resbaló de la cabeza y cayó al suelo. La ornamentación de plata que colgaba de sus ahora expuestos cuernos dorados brillaba en la luz junto a sus desbordantes lágrimas.

Smaragdi no pudo evitar sentirse nervioso, viendo a Mov sollozar mientras sus hombros temblaban ligeramente. Si él iba a tratarla como a una mujer, entonces no estaría bien invitarla a su casa tan a la ligera. Sin embargo, no debería echar a una chica que no estaba familiarizada con el pueblo a altas horas de la noche.

Smaragdi abrió la puerta de su casa y decidió posponer la decisión sobre qué hacer hasta más tarde, concentrándose primero en detener su llanto.

[Algo pasó, ¿Verdad? Si sirve, ¿Te importaría discutirlo conmigo?]

Pareciendo una niña, asintió y entró por la puerta por la que la invitaban a pasar. Mientras se sentaba en la silla que le ofrecían, los colores brillantes que la rodeaban iluminaron instantáneamente la sala, que por lo demás era llana.

Ahora completamente visible a la luz de la habitación, las lágrimas de Mov se ralentizaron por el alivio de ver a Smaragdi, y fue como si toda la tensión se le drenara del cuerpo. Al darse cuenta de ello, Smaragdi también se sintió un poco aliviado.

[Oh, agua, por favor, concede mi deseo por mi nombre y muéstrate. <<Manifestación: Agua>>]

Smaragdi casteo ese hechizo con tanta suavidad que parecía estar cantando, llenando el interior de su jarra con agua llamada a través de magia. Luego tomó un puñado de hierbas secas de un recipiente en un estante y las arrojó adentro.

El agua que luego vertió en una taza desprendía un olor ligeramente dulce.

[Se dice que el aroma de esta flor es efectiva para ayudar a calmarnos. Adelante, bebe un poco.]

[Gracias.]

Smaragdi se sentó ante Mov y la observo mientras bebía el agua. Cuando vio que su expresión se había calmado un poco, preguntó en un tono intencionadamente relajado:

[Así que, ¿Qué pasó?]

[… Dama Epilogi, transmitió una profecía…]

[¿Dama Epilogi lo hizo?]

Smaragdi también estaba muy familiarizado con ese nombre.

Incluso desde que el rey anterior estaba vivo, el encargado de administrar el templo era una mujer con protección divina de alto rango de Banafsaj, que era llamada la gran sacerdotisa. El nombre de esa mujer era Epilogi.

El poder de aquellos con la protección divina de Banafsaj era el de la profecía, pero las cosas que un individuo podía adivinar variaban de persona a persona. Había quienes podían predecir el tiempo y los desastres naturales por adelantado, y quienes podían sentir el peligro de antemano. Su grado de precisión también variaba según la fuerza de su protección divina.

Esos diversos fenómenos tenían su propia complejidad, y entre ellos, la capacidad de leer el futuro de la gente en particular, sólo aparecía en sacerdotes y sacerdotisas con el más alto rango de protección divina. Eso también se manifestó de manera diferente de persona a persona.

Mov, que era llamada ‘Dama Oráculo Purpura’, era capaz de ver a través de innumerables posibilidades.

Inmediatamente después de haber sido expuesta al terror de la Segunda Señor Demonio, todas las posibilidades que ella podía ver con su poder fueron sobrescritas con la muerte. La muerte vino por igual para todos los seres vivos, así que la posibilidad de la muerte siguió a todos. No se podía evitar que Mov terminara con cicatrices tan profundas en su corazón, después de haber sido sacudida por su propia habilidad y haber estado rodeada de nada más que de un futuro sombrío y espantoso.

Epilogi también veía el futuro de la gente, pero su poder era expresar un futuro que estaba destinado a cumplirse, más una proclamación que una predicción. A veces eran sólo fragmentos, pero ese poder nunca se equivocó y guio a un gran número de personas y a la propia nación.

[¿Fue mala la predicción de Dama Epilogi?]

Smaragdi lo adivinó, su voz mantenía un tono amable. Mov miró hacia abajo como si le resultara difícil de decir, pero luego miró a la cara de Smaragdi y, en un tono ligeramente dulce que recordaba a su yo más joven, dijo:

[No fue nada malo. De hecho, para la nación, es un evento auspicioso.]

[No pertenezco al templo. Así que no necesitas darme su respuesta, y puedes decirme cómo te sientes realmente.]

La expresión de Mov se relajó un poco cuando escuchó esas palabras. La típica tensión en el aire que la rodeaba se redujo. Mov siempre tuvo que seguir esforzándose para actuar de una manera apropiada para una sacerdotisa de alto rango, así que como alguien que escuchaba sus propios pensamientos y sentimientos, Smaragdi era increíblemente valioso para ella.

Mov también sabía que ella había llegado a depender de ese amable hombre, y que como resultado se había distanciado.

Aun así, no fue capaz de reprimir lo que sentía.

Mucha gente la llamaba la Dama Oráculo que guiaría su futuro y escucharía sus palabras. Sin embargo, ni uno solo de ellos trató de escuchar sus palabras.

Ella lo entendió. Y en el pasado, ni siquiera lo había cuestionado. Pero a través del tiempo que pasó con Smaragdi, llegó a comprender lo solitario que era.

Siempre quiso que la mimaran, como a una niña normal. Sólo había una persona que haría eso por ella, que la consentiría y le diría que estaba bien llorar. Fue porque Smaragdi era ese tipo de persona que Mov había acudido a él.

Como alguien capaz de leer innumerables futuros, salir del santuario no era una tarea imposible para Mov.

[Voy a… dar a luz a un ‘rey’.]

Los ojos verdes de Smaragdi se abrieron de par en par con sorpresa en respuesta a las palabras de Mov.

[Mi hijo se convertirá en rey… esa fue la profecía de Dama Epilogi.]

En Vassilios, la palabra ‘rey’ se refería al gobernante de la nación, el Primer Señor Demonio. Desde que el anterior había sido asesinado por la Segunda Señor Demonio, ese trono había quedado vacío, y era obvio que mucha gente quería verlo ocupado.

De esa manera, fue ciertamente una profecía ‘auspiciosa’. De hecho, podría llamarse una promesa del nacimiento de un nuevo rey.

[Sin embargo…]

Mov volvió a mirar hacia abajo con una expresión de dolor en la cara, y se vio obligada a salir con una vocecita que era difícil de escuchar.

[Desde entonces, todos los días… hombres que decían ser candidatos al padre del rey han estado apareciendo ante mí.]

[Ya veo…]

Comprendiendo la situación actual, la expresión de Smaragdi también se oscureció.

Los demonios que vivían en Vassilios tenían una sociedad matriarcal, y los niños eran criados por sus madres. Sin embargo, no era como si los padres no tuvieran nada que ver con sus hijos. Los brazaletes que todos usaban eran dados por los padres a sus hijos. Eso ayudó a los niños a entender quién era su padre, y también actuó como una forma de identificación para los demonios. Los nombres del niño y del padre estaban grabados en el brazalete, y una promesa de que el padre protegería a su hijo durante toda su vida.

Y así, gracias a la profecía, comenzaron a aparecer hombres ambiciosos que decían ser dignos de ser el padre del rey venidero. Sacerdotes que deseaban ganar más autoridad en el templo, y aquellos que deseaban involucrarse en el gobierno y moldear el país de acuerdo a sus intereses, alegando que estaban actuando por el interés de su hijo… La forma de sus ambiciones puede haber variado, pero estaba claro que todos ellos eran hombres confiados en que podrían usar a este niño que se convertiría en rey para elevar su propia posición.

Sin embargo, eso le estaba poniendo una gran carga a Mov, dejándola casi aterrorizada.

[Si es mi destino acostarme con alguien y concebir un hijo… entonces hasta que acepte…]

[Mov, eso es…]

Ella había vivido tranquilamente en las profundidades del santuario, sólo interactuando con un número muy limitado de personas, sólo para estar ahora repentinamente expuesta a un gran número de hombres y a sus ambiciones desbordantes. No era de extrañar que la joven terminara aterrorizada. La expresión de Smaragdi se nubló más cuando pensó en ello.

[Pero, yo… aun así, yo…]

Mientras las lágrimas seguían fluyendo, Mov miró a Smaragdi con sus ojos dorados. Sobre su cabello purpura había gemas transparentes que se asemejaban mucho a sus lágrimas. Normalmente, las gemas usadas como adornos de cuernos por sacerdotes de alto rango eran de color púrpura, pero su cabello era de un color más hermoso que las piedras preciosas, así que no era necesario usar tales colores.

[Ni siquiera me llaman por mi nombre, así que… por qué… por qué debo dormir con ellos…?]

[Está bien, Mov. Es natural que te sientas así.]

Dijo esas amables palabras que ella había querido escuchar mientras acariciaba su cabello púrpura con la palma de su gentil mano.

De esa manera, Smaragdi escuchó su egoísmo, que normalmente no se permitiría sin negar nada de lo que dijo. Sintiéndose feliz y un poco culpable, Mov sollozó en voz alta, algo que ni siquiera había sido capaz de hacer cuando era niña.

[¿Puedo… quedarme aquí por hoy…?]

[… Supongo que no hay forma de evitarlo. Es una petición poco común de tu parte, después de todo.]

En lugar de forzarla a detenerse, él había afirmado que ella debía dejar salir sus emociones tanto como fuera necesario. Y cuando a ella se le escapó esa petición después, Smaragdi sonrió con una expresión tensa, pareciendo un poco perturbado, pero no negó su petición. Después de todo, él no sentía que podía obligarla a irse después de escuchar lo que le acababan de decir.

La dejó tener la cama y se sentó en una silla, luego se perdió en sus pensamientos.

Mov parecía haberse cansado de llorar y se durmió, aparentemente sin tener ningún problema para quedarse dormida frente a Smaragdi. De esa naturaleza desprotegida que no se ajustaba a su edad, volvió a ver el hecho de que ella era una niña protegida que creció conociendo sólo las profundidades del templo, ignorando el mundo exterior.

No es de extrañar que a Mov le apetezca huir… Mientras pensaba eso para sí mismo, le acarició la cabeza a esa chica, que se acostaba con una inocente mirada parecida a la de un niño en su cara. Quizás inconscientemente, una leve sonrisa apareció en su cara.

Sin embargo… esa es la manera natural de hacer las cosas allí…

Mientras suspiraba, alargó la mano y ajustó el nivel de luz. Odiaría que interrumpiera el sueño pacífico de Mov.

En el templo, nadie llama a Mov por su nombre. Eso puede ser natural… pero incluso para la gente que intenta cortejarla…

Como alguien respetado por su raro nivel de protección divina, Mov fue tratada únicamente como la ‘Dama Oráculo’ en ese lugar. Sin mala voluntad, y sin darse cuenta porque actuaban por respeto, trataban su personalidad como un individuo secundario.

Para ella, tener un hijo con alguien así…

Puede que digan que su papel es hacerlo… pero no hay forma de ayudarla a aceptarlo, no queriendo aceptar eso.

No era tan raro que un niño naciera de esa manera por necesidad política.

Aun así, Smaragdi quería conceder todas las pocas peticiones de esta chica, que había aguantado tanto por el bien de su deber desde que era una niña.

Es cierto que Mov es la ‘Dama Oráculo’ y la única que puede actuar como sucesora de la gran sacerdotisa. Pero, aun así, esa no es razón para que no pueda expresar sus propios deseos.

[Incluso tú… deberías ser capaz de desear tu propia felicidad.]

Susurró Smaragdi, con un claro cariño detrás de su voz. Sin embargo, eso no era ciertamente sentimientos románticos arraigados que ardieran con pasión. Pero, aun así, porque tenía ese pensamiento, a la mañana siguiente cuando Mov se despertó, le preguntó.

[Mov, ¿Estoy en lo cierto al pensar… que escapaste a mi casa porque… si es conmigo, no te importaría tener un hijo?]

Con esas palabras, las mejillas de Mov se enrojecieron y se veía feliz. Por lo general, Mov no mostraba mucha emoción, pero Smaragdi podía ver claramente sus sentimientos en su cara, iluminada por el sol de la mañana.

Sin embargo, Mov agarró fuertemente su manga y sacudió la cabeza de un lado a otro. Ella respondió negativamente, pareciendo como si se hubiera liberado de sus sentimientos, su expresión y sus acciones no coinciden en absoluto.

Mirando directamente a la niña, Smaragdi acarició suavemente su cabeza, que aún temblaba, mientras llevaba una sonrisa ligeramente tensa en su rostro.

[Eso es porque me llevará a un mal futuro, ¿Verdad?]

Con esas palabras, Mov levantó la vista, con expresión de asombro. Ella no lo había confirmado ni negado, pero mirar su cara ahora era más que suficiente para darle a Smaragdi su respuesta.

[Una vez me dijiste que si me involucraba contigo, significaba que moriría… Si tú y yo tenemos un hijo, ¿Eso me llevará más cerca de la muerte?]

Al igual que el día en que se encontraron por primera vez y ella predijo su muerte, la expresión de Smaragdi no mostraba desesperación ni desesperanza.

Y así, Mov decidió ser sincera con él, contándole la posibilidad que ella vio.

Si se quedaba callada, Smaragdi le concedía su deseo. Si ella no le informaba de este futuro, entonces eso aumentaría las probabilidades de que las cosas salieran como ella deseaba. Ella lo sabía. Pero no quería usar ese conocimiento para tratar de engañar a Smaragdi.

Esos sentimientos de Mov se mostraban en su temblorosa voz.

[Si tenemos un hijo juntos… entonces morirás por él. Sacrificarás tu propia vida para protegerlos… Pero si ese niño no nace… serás capaz de vivir una vida tranquila y plena…]

[¿Así que ese es el futuro que viste?]

Ese día, cuando se conocieron por primera vez, Mov no había sido capaz de ver con claridad los posibles futuros. Pero después de recibir esta declaración de Epilogi y de observar las posibilidades que estaban más allá de sus elecciones, finalmente entendió.

Fue su deseo el que llevó a Smaragdi hacia un futuro en el que moría… hacia una posibilidad en la que está amable persona se perdería.

Y así, entendiendo que tal acción significaba la posibilidad de que su deseo no fuera concedido, ella dejó que él decidiera.

[Está bien, Mov. Al menos para mí, esa no es una profecía desafortunada.]

Ella había apostado por esa posibilidad, en la que escucharía las palabras que quería acompañadas de su amable sonrisa.

[Podré tener un hijo, lo que no estaría garantizado por mucho que lo deseara de otra manera. Es una predicción feliz, diría yo.]

Al ver su deseo aceptado con esas amables palabras, se alegró muchísimo. Mientras lágrimas fluían libremente de los ojos de Mov, Smaragdi colocó suavemente sus brazos alrededor de ella.

Epilogi era bastante mayor, pero aún faltaban varios años para que la posición del más alto rango del templo pasara a Mov. Cuando llegó ese momento, Smaragdi comenzó a visitar abiertamente a Mov en su habitación en las profundidades del templo.

Los demonios no tenían la costumbre de casarse como los humanos, así que la norma era que un hombre visitara a una mujer con el único propósito de tener un hijo juntos. No era como si una mujer nunca fuera a visitar a un hombre, pero como sociedad matriarcal, era mucho más común que el hombre visitara a la mujer.

Durante el proceso, la percepción de Mov de Smaragdi fue revisada un poco. Normalmente, había guardias colocados a lo largo del pasillo entre la parte del templo en la que los visitantes podían entrar y el santuario interior. Sin embargo, a Smaragdi se le permitía pasar libremente sin necesidad de pedir permiso cada vez. Esa orden había venido de Mov, pero todavía había gente que no le tenía mucho cariño, así que conspiraron para acosarlo de varias maneras en el camino a su habitación.

Mov se enfureció cuando se enteró de eso. Se sentía culpable por haber hecho que Smaragdi se enfrentara a tal desagrado a causa de ella, y su orgullo había sido dañado por la forma en que se burlaban de sus palabras como gran sacerdotisa. Sin embargo, no necesitaba echar una mano a Smaragdi.

Ese día, el que se presentó ante Smaragdi era un hombre musculoso. Tanto él como los demás, vestidos de sacerdote que lo acompañaban, tenían elaborada orfebrería colgando de sus cuernos. Mirando el número de joyas de color púrpura que se usaban en ellas, parecía que era un sacerdote de alto rango.

La mirada de los ojos verdes de Smaragdi se volvió más fría cuando terminó de tomar medidas del hombre. Mov sólo conocía su mirada tan dulce y cálida como los brotes de primavera, así que seguramente se sorprendería al ver lo frío que era ahora.

[Este no es el tipo de lugar en el que alguien que ni siquiera es sacerdote debería ir y venir a su antojo.]

Dijo el hombre con una mueca de desprecio, tratando claramente de provocar a Smaragdi. Sus seguidores siguieron su ejemplo y también se rieron.

Con su fría mirada fija en ellos, Smaragdi le devolvió la sonrisa. Habiendo sentido su desdén detrás de eso, se podía sentir una ira similar a la sed de sangre que salía de los hombres que habían juzgado a Smaragdi como su inferior. Al verlos dejar que sus emociones se manifestaran tan claramente en sus rostros, la evaluación de Smaragdi de los hombres cayó otro nivel.

Hombres tan ingenuos nunca podrían ayudar a apoyar a Mov, que se enfrentaba a la gran responsabilidad de administrar el gobierno. Era presuntuoso para cualquiera de ellos incluso atreverse a ofrecer sus nombres como candidatos para convertirse en su pareja.

[Un hombre flaco como tú, con un maná tan patético, nunca sería capaz de engendrar un hijo digno de ser rey.]

Además de la cuestión de su inteligencia, también parecían carecer totalmente de carácter. Smaragdi terminó de calificarlos en su mente, y les dio una nota de fracaso.

Aunque se enfrentaba a rivales que lo superaban físicamente, Smaragdi no dio señales de tener miedo.

[Ah, me preguntaba quién era. Ya veo, es Zíleia, el hijo de Geranós, y Pséftis, el hijo de Nýchi. Y tú eres el hijo de Phérma, ¿Cierto? Tu madre debe estar retorciéndose en su tumba por haber criado a un bruto sin modales con músculos en lugar de carácter.]

Uno de los seguidores, Pséftis, se enfureció visiblemente después de escuchar esas palabras. Eso elevó un poco su calificación, pero ya era demasiado tarde, ya que había recibido su calificación de fracaso. Antes de que pudiera advertir lo inusual que era para alguien con quien deberían haberse reunido por primera vez el conocer no sólo sus nombres sino también su linaje, la ignorancia de Zíleia entró en escena.

[¿Te atreves a hablarme así sabiendo quién soy?]

[Oh, ya sé. Después de todo, tu profesor de magia era Faro y tu instructor de artes marciales era Sevasmós, ambos alumnos míos.]

Le informó Smaragdi sin dudarlo. Entendiendo el significado detrás de esas palabras, el color finalmente desapareció de la cara de Zíleia.

[Es cierto que mi cantidad de maná no es tan grande. Sin embargo, Sevasmós debería haberte enseñado que era peligroso burlarse de un oponente basándose en eso. Supongo que yo también tendré que reeducar a ese niño desde cero.]

Dijo Smaragdi con una sonrisa, pero sus ojos eran completamente serios.

El entrenamiento de los alumnos favoritos de Smaragdi, Pharos y Sevasmós, ciertamente no habría sido nada fácil. Quizás recordando eso, Zíleia se puso cada vez más pálido.

[Si mal no recuerdo, te jactaste de tener un nivel de maná que superaba con creces la media de un demonio. Y Sevasmós también reconoció que tu fuerza física está más allá de la del hombre común.]

Zíleia abrió la boca para abalanzarse sobre las palabras del hombre y decir cómo le mostraría esa superioridad de primera mano, pero no pudo hablar. Antes de que pudiera decir una palabra, Smaragdi continuó con voz fría.

[Pero al mismo tiempo, tu control del maná es menor que el de un niño, y tú eres un tonto que se jacta de su temerario coraje nacido de su fuerza. No tenía sentido que los dos enseñaran a seres tan tontos, diría yo. Y pensar que en lugar de dedicarte a tus estudios después de aprender con ellos, te has vuelto arrogante… Ellos realmente tienen mi simpatía, esos niños.]

La cara pálida de Zíleia estaba enrojecida. Se entregó a su ira y dejó de pensar. El puño que levantó fue un arma lo suficientemente poderosa como para romper fácilmente los huesos del esbelto cuerpo de Smaragdi, e incluso podría haberle quitado la vida al hombre. Aun así, Smaragdi mantuvo la compostura.

[<<Muro Mágico>>]

Sólo había usado el nombre, que no cumplía con la forma apropiada para un canto usado para hacer magia. Normalmente algo así ni siquiera se activaría, pero gracias a la técnica de control de alto nivel de Smaragdi, se manifestó durante un instante.

Fue sólo un simple instante. Pero ese fue tiempo más que suficiente para desviar el puño de su oponente. De esa manera, esquivó el golpe. Al mismo tiempo, recitó suavemente un canto apropiado.

[Oh luz, aparece ante mí y conviértete en mi escudo. <<Muro Mágico>>]

Era una simple composición de magia, creando lo que debería haber sido un improvisado muro de luz que se rompería ante una fuerza muy hercúlea. Sin embargo, detuvo el puño de Zíleia con un sonido apagado, sin siquiera sacudirse un poquito en el proceso.

Un sudor frío corrió por la espalda de Zíleia. No importa lo tonto que haya sido, al menos tenía suficientes células cerebrales para comprender lo que había sucedido.

El muro que Smaragdi había creado había sido suficiente para detener un solo puño. Había demostrado su habilidad para lograr el mayor efecto posible con la menor activación posible. Como una raza que estaba tan íntimamente familiarizada con la magia, cualquier demonio se daría cuenta de lo difícil que era esa tarea.

Y eso no fue todo. A pesar de ser el más pequeño de los escudos, había sellado sus movimientos. Eso significaba que había leído los movimientos de Zíleia por completo. Era algo que no podría llevarse a cabo sin un ojo agudo para la observación y una gran técnica de control.

[Parece que también has obtenido notas bajas en términos de habilidad en artes marciales. Un ataque tan simple no requería ninguna predicción para entenderlo.]

Smaragdi no tenía ninguna habilidad en las artes marciales. Al menos para un miembro de la raza demoníaca, era lo suficientemente débil como para decir que tenía una constitución delicada. Sin embargo, siempre fue consciente de su propia debilidad.

[Incluso si uno nace con gran poder, si no puede usarlo, entonces tiene aún menos significado que la fuerza de los nacidos que carecen de tales cosas.]

Criticó Smaragdi en un tono frío. Había decidido aplastar la confianza de este hombre que creía que ocupaba una posición de absoluta superioridad al mostrarle un poder abrumador. Seguramente, un truco tan inteligente no sería suficiente para tal propósito. La sonrisa de Smaragdi tenía un escalofrío que recordaba a un verdugo.

Fue entonces cuando los hombres se dieron cuenta por fin de que este hombre delgado que tenían ante ellos no era el débil que parecía ser a primera vista. Sin embargo, ya era demasiado tarde.

Smaragdi siempre fue gentil y amable frente a Mov, y eso era cierto por la forma en que actuaba frente a la mayoría de la gente también. Ciertamente era un hombre muy paciente y cariñoso. Eso también se podía ver en la forma en que no le molestaba enseñar a los niños, aceptando generosamente incluso los irrazonables estallidos de emoción que los caracterizaban.

Sin embargo, eso no era todo lo que había para él.

Como alguien que se ganaba la vida guiando a sus pupilos, nunca había dejado de afilar sus colmillos para proteger a sus alumnos. Y también era un hombre que creía que era el deber de alguien mayor proteger a los jóvenes, y estaba dispuesto a soportar todo lo que necesitara para hacerlo.

Mientras juzgaba a estos hombres como enemigos de sí mismo y de Mov, no dudó en lanzar un contraataque, sin siquiera una pizca de misericordia.

Cuando Mov se enteró de que, por haber elegido a Smaragdi, se enfrentaba a todo tipo de ataques, empezando por la calumnia y el acoso, por parte de los otros ‘candidatos’, todos ellos habían perdido su voluntad de luchar.

Aquellos que se equivocaron con el bajo nivel de maná con el que nació…

Aquellos que eran orgullosos por su linaje…

Aquellos que se jactaban de su robusto físico…

El arrogante engreimiento de esos hombres variaba en forma, pero Smaragdi no halagaba a ninguno de ellos ni mantenía la cabeza baja a su alrededor.

Como alguien que sabía que había nacido sin grandes dones, a través de un gran esfuerzo se había abierto camino hacia un lugar donde podía estar al lado de aquellos con talento, haciendo que Smaragdi no fuera un hombre ordinario.

Además, todos los alumnos que estudiaron con él alcanzaron un nivel bastante alto en sus estudios de magia. Sin embargo, eso no se limitaba a ese campo de estudios. No importa en qué posición se encuentren, cualquier demonio tendría la oportunidad de estudiar magia. Al incluir a sus compañeros instructores, sus conexiones dentro y fuera del templo le otorgaron una gran influencia.

Cuando Smaragdi se enfureció de verdad, se convirtió en un individuo bastante peligroso.

Algunos de esos autoproclamados ‘candidatos’ fueron arruinados socialmente, y algunos fueron forzados a regresar a sus hogares. Había incluso aquellos que estaban afligidos por el miedo a la gente, que ya no podían ni siquiera salir de sus habitaciones.

Con algunos ‘cuidados posteriores’, Smaragdi eliminó por completo la posibilidad de que otros dijeran cosas como ‘Un hombre tan débil se atreve a llamarse a sí mismo el padre de un rey…’ La personalidad de ese hombre metódico y serio se manifestaba en sus acciones.

Por cierto, los que se llaman a sí mismos ‘candidatos’, que en realidad eran lo suficientemente inteligentes como para leer con precisión la situación, sabían desde el principio que sería una tontería oponerse a Smaragdi. Antes de considerar algo como convertirse en padre de un rey, era absolutamente esencial para cualquiera que deseara servir en una posición de influencia en el templo, tener una relación amistosa con la Dama Oráculo, Mov. Como tal, actuar en contra de su amante, en quien ella confiaba tan profundamente solo serviría para actuar en contra de sus propios intereses.

Alrededor de esa época en que Smaragdi estaba siendo reconocido como tal presencia en el templo a pesar de no ser sacerdote, Mov quedó embarazada. A término, dio a luz a gemelas.

La profecía era que el hijo de Mov se convertiría en rey, y sólo había un trono abierto entre los Señores Demonio, pero nacieron dos hijas. Ese hecho conmovió mucho a la gente del templo.

Después de mucho pensar en el asunto, la simple conclusión a la que se llegó fue que una de estas dos niñas se convertiría en la gobernante de la nación.

Se decidió que las hijas de Mov, que se habían convertido en candidatas al trono, serían criadas en estricto secreto en las profundidades del templo. Basándose en los dolorosos recuerdos de la Segunda Señor Demonio una vez que mataba al ex candidato para ese puesto, era necesario ser aún más cauteloso, ocultando su propia existencia a medida que se iban criando. Eso se debía a que si eran descubiertas, era probable que se convirtieran en objetivos de la misma manera que el último rey.

Incluso el conocimiento del embarazo de Mov se mantenía en conocimiento mínimo de los que servían a su lado. Aunque fue un evento auspicioso para la nación, el hecho de que ella había dado a luz a niñas gemelas era un hecho conocido sólo por una parte de las élites del templo. Los que debaten la situación también carecen de información que les permita juzgar la situación. Como resultado, todo lo que podían hacer era esperar a que se presentara la información, lo que dificultaba que esos funcionarios de alto rango, con su forma cerrada de pensar, tomaran una decisión de inmediato.

Smaragdi, mientras tanto, estaba en una habitación separada y tranquila y estaba totalmente desligado de esa conmoción, aparentemente sin ningún interés en el pensamiento de aquellos que se preocupaban por sí mismos en una lucha de poder. Pero lo que mostraba en la superficie y lo que pensaba en su interior eran cosas diferentes, ya que había sentado las bases para hacer algo de inmediato si la decisión tomada por esos viejos alborotadores amenazaba con causar problemas a Mov y a sus hijas.

Sin embargo, no dejó que la Mov en recuperación lo notara en lo más mínimo. En su confinamiento posparto, Mov yacía apática sobre la cama, con un aspecto totalmente exhausto. Smaragdi sonrió suavemente, limpiándole el sudor de su frente.

[No me importa cuál de ellas se convierta en rey. Sólo quiero que crezcan sanas.]

Dijo con una voz amable que alivió a quien lo escuchaba, diciéndole a Mov sus verdaderos sentimientos. Al oír eso, Mov sonrió, y luego puso su mejilla contra la palma de la mano de Smaragdi, que acababa de terminar de limpiarle el sudor.

[Nunca había considerado… que habría dos de ellas…]

[Aunque te llamen la Oráculo que todo lo ve, aún hay cosas que no sabes… Lo hiciste bien.]

[Sí… Fue duro.]

[Gracias, Mov. Nunca imaginé que podría tener dos hijas adorables como éstas.]

Al escuchar estas francas palabras de agradecimiento, Mov sonrió.

Cuando había pensado en la tarea de criar a las niñas, a la que no estaba acostumbrada, ni siquiera se había imaginado que de repente lo haría por dos. Pero cuando vio a sus hijas durmiendo tranquilamente juntas, no sintió la necesidad de preocuparse por esas cosas.

[Su cabello es del mismo color que el mío, ¿No es así…? Y sus cuernos siguen siendo pequeños, pero tienen tu forma, Mov.]

[Había oído que los cuernos eran suaves justo después de nacer, pero… fue realmente sorprendente verlo de verdad.]

[Sí, es suficiente para que tengas miedo de tocarlos con demasiada firmeza… Parece que también heredaron el color de sus cuernos de mí… Es realmente una sensación extraña, mirarlas. Ahora sí que soy padre, ¿No es así…?]

Después de comprobar que todos los dedos pequeños de sus hijas tenían uñas pequeñas, sonrió amplia y tímidamente.

Los labios de una de las chicas empezó a moverse. Cuando la otro hizo lo mismo un momento después, Smaragdi no pudo evitar que una amplia sonrisa surgiera. No había sido capaz de decir que sintió una poderosa y profunda pasión por Mov cuando se conocieron por primera vez, pero ahora que ella le había dado estas dos hijas, él se sentía muy diferente. Sintió aún más afecto por las niñas de lo que esperaba antes de su nacimiento, y sus sentimientos hacia su madre, que había llevado a cabo con seguridad una tarea tan grande de traerlas a este mundo, no podían ser expresados como mera gratitud.

[Gracias, Mov.]

La nueva madre entrecerró los ojos alegremente mientras Smaragdi decía esas amables palabras y acariciaba amorosamente su cabeza, un derecho que por el momento era de ella y sólo suyo.

Como las gemelos acababan de nacer, se veían tan idénticas que no se podían distinguir, pero cuando pronto abrieron los ojos, sus padres aprendieron que sus ojos eran de colores diferentes.

[Ojos dorados… Entonces, ¿Debería considerar esto como el mismo tipo de rasgo de maná que tú tienes en lugar de la genética…?]

[Probablemente… Había oído que no era imposible que un padre y un hijo terminaran con el mismo rasgo de maná, pero aun así…]

[Esta chica tiene ojos grises. Hay muchos ojos verdes en mi familia… Tal vez sea el color natural de tu linaje.]

Hinco la linda y regordeta manita de su hija con la punta de su dedo, y ella la agarró. Al encontrarlo adorable, sonrió y siguió haciéndolo. Por alguna razón, al encontrarlo sin gracia, Mov se acercó y se sentó al lado de Smaragdi, aún acunando a su hija de ojos dorados en sus brazos.

[¿Cómo deberíamos llamarlas?]

[¿El templo no tendrá nada que decir al respecto?]

[No dejaré que nadie se queje de que su padre las nombre.]

[Te has vuelto mucho más fuerte de lo que solías ser, ¿Verdad, Mov?]

Dijo Smaragdi riendo, y luego miró a lo lejos mientras sentía la calidez de su hija.

[Chrysos y Asími… No, en lugar de Asími, Platina… ¿Tal vez?]

Smaragdi pronto murmuró, ofreciendo esas dos palabras.

[Chrysos y Platina… ¿Qué te parece?]

[Estoy bien con lo que decidas, Smaragdi.]

[Quería oír tu opinión, sin embargo…]

Smaragdi respondió con una sonrisa torpe a la afirmación de Mov, y luego se acercó a la chica que Mov estaba sosteniendo. Suavemente acarició ese cabello platino, que era del mismo color que el suyo pero mucho más suave.

[Chrysos.]

Luego señaló con la mirada a su otra hija, que seguía jugando con la punta de su dedo.

[Platina.]

Eran sus preciosas e irremplazables hijas.

[Puede que sea un padre poco confiable, pero… cuidémonos el uno al otro, ¿De acuerdo?]

Sonrió, preguntándose todo el tiempo si sería capaz de dejar algo para estas chicas antes de que llegara su prometido final. Pero más que eso, se dio cuenta de que no le había llevado mucho tiempo llegar a pensar que no le importaría arriesgar su vida si fuera por ellas.

Smaragdi vino a vivir con Mov y sus hijas juntos en las profundidades del gran templo. En la sociedad demoníaca, el papel de familia de la madre era criar a los hijos. Sin embargo, Mov había sido confiada al templo cuando era muy joven y estaba separada del mundo en general, por lo que no tenía una familia en la que confiar. Y ni Smaragdi ni Mov aprobaron la idea de confiar a un chambelán la crianza de sus hijas.

Sin embargo, al mismo tiempo, la crianza de las niñas resultó ser más complicada de lo esperado, lo que hizo que fuera demasiado para Mov solamente.

Mov tenía una figura esbelta por naturaleza, pero para cumplir con su deber de madre, se acrecentó. Por lo tanto, no había falta de leche cuando se amamantaba, pero aun así le tomaba el doble de tiempo porque tenía dos hijas en lugar de una sola. Día tras día, Mov se preocupaba de que la chuparan hasta dejarla seca.

Para mantenerla, Smaragdi terminó cambiando su lugar de residencia. Una gran razón fue porque decidió que si su tiempo era limitado, quería pasar al menos un poco más de tiempo con sus hijas. No se podía evitar que él terminara pensando de esa manera, sin embargo, ya que sus hijas eran demasiado lindas. Ya estaba caminando por el camino para convertirse en un idiota cariñoso.

La primera en aprender a mantener la cabeza bien erguida y a sentarse recta fue Chrysos. Platina también aprendió a hacerlo un poco más tarde, pero luego se cayó. Esa caída estaba bien amortiguada, así que no debería haber dolido, pero quizás por sorpresa, parpadeó con sus grandes ojos grises y luego empezó a llorar. Chrysos entonces se quedó atrapada en el flujo de las cosas y lloró también, sólo para perder el equilibrio y caerse, y luego voltearse sobre su espalda.

[Esa es una voz sana que llora. Ambos lo están haciendo bien, ¿No crees?]

Mientras miraba silenciosamente a una Mov en pánico cuando se enfrentaba a sus hijas que no paraban de llorar, Smaragdi levantó a Chrysos en sus brazos. En un movimiento acostumbrado le dio palmaditas en la espalda, y mientras los ojos de Chrysos permanecían llorosos, ella recuperó un poco de su compostura. Smaragdi la entregó a Mov, y luego cargo a Platina.

[¿Por qué eres capaz de hacer que dejen de llorar tan fácilmente, Smaragdi…?]

Dijo Mov frunciendo el ceño mientras pensaba en el asunto.

[¿Quién sabe?]

Smaragdi contestó, cambiando su mirada de Mov a Platina, que había dejado de llorar.

[Aguu.]

Parecía que el punto de interés de Platina al extender su pequeña mano y apretarla una y otra vez era el cuerno de Smaragdi. Miró alegremente a su hija. No importa cuánto las mirara, nunca se cansaba de hacerlo. Nunca hicieron exactamente la misma expresión, ni siquiera por un instante. Incluso en el instante de verlas parpadear, vio la maravilla de verlas crecer.

Smaragdi había vivido mucho tiempo, pero esta fue su primera experiencia criando a sus propias hijas. Como persona curiosa e inquisitiva por naturaleza, encontró esta vida con sus hijas, en la que todos y cada uno de los días rebosaba de nuevas experiencias, increíblemente satisfactorias.

[Aguu.]

[¿Ya te has calmado, Platina?]

[Aa, aa.]

[¿Quieres venir a mí también, Ryso?]

Chrysos estaba extendiendo la mano desde los brazos de Mov hacia Smaragdi. El ver eso lo hizo sonreír, y él también la cargo a ella. Ambos brazos estaban ocupados con una de sus hijas, pero eso no parecía preocuparle en absoluto.

Los demonios llamaban a los niños pequeños por apodos, y les pedían que hicieran lo mismo. Esta costumbre se originó por el hecho de que muchos nombres en el idioma terminaron siendo palabras bastante largas. Sus padres llamaban a Chrysos Ryso y Platina Latina, que encontraban adorables.

Las dos gemelas se miraron desde dentro de los brazos de Smaragdi y comenzaron a hacer sonidos agradables. Parecía que sus estados de ánimo se habían recuperado por completo.

Después de contemplar ese adorable espectáculo, miró a Mov, que tenía una mirada un poco aburrida en su cara.

[… Me encargaré de estas dos, por lo que puedes volver al trabajo, Mov.]

Viendo a Mov hacer una expresión ligeramente solitaria, Smaragdi no pudo evitar tener un poco de sentido de superioridad. Sabía muy bien que esta nueva madre se sentía sola ahora que sus hijas monopolizaban al hombre que normalmente la adoraba.

[Latina y Ryso te dicen que hagas lo mejor en el trabajo, Mov… Hey, también estaré aquí esperando a que termines tu trabajo.]

Era diferente de lo que sentía por sus hijas, pero también sentía un profundo afecto por Mov, a quien había observado desde que era niña. Mientras la miraba amorosamente, tomó las pequeñas manos de sus hijas en las suyas y les hizo despedirlas con la mano.

Esas dos chicas eran muy, muy queridas.

[¿Moh?]

[¿Oh? ¿Moh?]

[Mov, Latina y Ryso te llamaron por tu nombre, ¿Cierto? Hey, ¿Qué hay de mi nombre?]

[¿Gah?]

[¿Ga?]

[…]

Las dos gemelas recordaron primero el nombre de su madre, Mov, en lugar de Rag.

Esta fue la primera vez que Smaragdi había recibido tal conmoción en toda su vida.

▼▼▼▼

Incluso cuando eran bebés, no pudo evitar encontrarlas increíblemente adorables. Habían pasado la mayor parte del día durmiendo la siesta y no podían hablar, sino que expresaban sus emociones llorando. Sus estados de ánimo cambiaban libremente y se les oía llorar en cualquier momento.

No podía evitar apreciar días tan duros como ése.

Para Mov, que estaba totalmente agotada por criar a sus hijas por primera vez en su vida, la capacidad de adaptación de Smaragdi era totalmente incomprensible.

Sin embargo, ese fue sólo el comienzo de su labor.

[Rag.]

[Rag, shuentanosh una histoshia!] (Rag, cuéntanos una historia!)

[Una histoshia!]

La adorabilidad de sus hijas correteando y hablando con él de esa manera incómoda e infantil no era ninguna broma.

[Una historia, ¿Cierto?]

[Un histoshia!]

[Histoshia!]

Las chicas, Platina y Chrysos, de pie y hablando con él, siempre estaban de la mano. Con movimientos idénticos, miraron a su padre, Smaragdi.

Mientras pensaba que estas jóvenes podrían no haber entendido completamente que eran seres separados, Smaragdi entrecerró los ojos ante la adorabilidad de sus hijas.

Sólo una de ellos sería muy linda, pero había dos. Además, hicieron los mismos movimientos como si estuvieran perfectamente sincronizadas. Sería imposible no encontrarlo precioso.

El propio Smaragdi no tenía idea de que era un idiota tan cariñoso. Eso fue porque encontró que el hecho de que sus hijas fueran adorables era una verdad absoluta.

[Entonces, ¿Qué tal si por hoy vamos con la historia de un héroe de una tierra lejana?]

[Sí!]

[Rag, abrazo!]

Platina saltaba de arriba a abajo con ambas manos sobre las rodillas de su padre, que estaba sentado en una silla con una sonrisa en la cara. Parecería que ella quería sentarse sobre sus rodillas, pero no podía hacerlo ella misma. Aparentemente su hija de ojos grises exigiendo que la cargaran era una niña muy mimada, igual que su madre.

[Ryso también, Ryso también!]

La chica de ojos dorados gritó mientras golpeaba el respaldo de la silla en la que estaba sentado Smaragdi, después de ver lo que hacía su hermana.

[No te pongas nerviosa, Ryso. Tienes razón, sé que no sería justo cargar a Latina.]

Dijo Smaragdi con una risa tensa, luego cargo a las chicas y las sentó sobre sus rodillas, según sus peticiones.

[Cuando ustedes dos crezcan un poco, puede ser difícil cargarlas a las dos al mismo tiempo.]

[No!]

[Juntas!]

[Ya veo. Entonces supongo que tendré que esforzarme al máximo, ¿Huh?]

Smaragdi respondió a las protestas de sus hijas, asintiendo y con una mirada seria en la cara. Como si lo imitaran, emitieron un sonido de acuerdo y asintieron. Mientras frenaba el impulso de reírse, Smaragdi sacó a relucir la historia que pretendía contar de su memoria. Esa fábula que contó, que se simplificó para que fuera más fácil de entender para las niñas, era en realidad parte de la historia.

Sus hijas escucharon su historia con una amplia sonrisa en la cara, sin pensar demasiado en ello. Simplemente escuchar la suave voz de Smaragdi las hacía felices. Esa amable voz suya resonó por toda la lóbrega sala del templo, llenándola de una atmósfera cálida y pacífica. Tal vez en respuesta a ese agradable ambiente, las dos chicas se miraban de vez en cuando y compartían sonrisas idénticas y alegres.

[Gurú.]

Dijo la voz de un forastero, entrometiéndose en este espacio compartido por el padre y sus hijas. Aparentemente, el dueño de la voz, el alumno de Smaragdi, había estado observando y esperando un punto apropiado de la historia para interrumpirlos.

[Ah, ha pasado un tiempo, Aspida.]

Era uno de los pocos sacerdotes al servicio del templo que conocía la presencia de Smaragdi y de las gemelas. Aspida miró a su antiguo maestro y a las dos chicas que tenía en brazos.

[Parece que te has acostumbrado a criar niñas…]

Aspida dijo con una sonrisa tensa, aunque siempre había pensado en Smaragdi como alguien que podía manejar cualquier cosa sin problemas. Casi ningún demonio varón estuvo involucrado en la crianza de sus hijos.

[Nunca imaginé que mis propias hijas pudieran ser tan lindas, ¿Sabes?]

[¿Sabes?]

Dijo Chrysos, imitando el final de las palabras de su padre, haciendo que Platina mostrara una risa alegre. Viendo a sus dos hijas comportarse como un par de gatitos, Smaragdi se mostró increíblemente complacido, y colocó a las niñas en el suelo.

[¿Rag?]

[¿Huh?]

[Tengo que tener una conversación un poco difícil. Ustedes dos pueden ir a jugar un rato, ¿Entendido?]

Platina había ladeado la cabeza confundida, pero Chrysos tomó su mano y las dos se alejaron, y pronto se olvidaron del asunto.

Estaban siendo criadas en secreto en las profundidades del templo, pero no era como si estuvieran viviendo confinadas en una sola habitación. Este gran templo de Banafsaj era lo suficientemente grande como para dar la impresión de ser una pequeña ciudad. Sus diferentes secciones estaban segmentadas, y a medida que uno se acercaba al centro, la seguridad se hacía más estricta. Era un área profunda dentro de ese lugar donde vivían Smaragdi, Mov y las niñas.

No pudieron salir libremente, pero las jóvenes pudieron vivir felices y sanas sin sentirse completamente restringidas. Un lugar en el que les gustaba especialmente jugar era el jardín interior, donde podían pasar tiempo bajo la luz del sol. Las chicas caminaban en esa dirección, de la mano.

Al verlas, Aspida murmuró: ‘Realmente se parecen a la Dama Oráculo…’

Su madre, Mov, tenía un rostro bonito desde la infancia, pero después de madurar, había desarrollado un aura serena sobre ella que no hacía más que aumentar su belleza. El sentimiento sobrenatural hacia ella que la hacía sentir separada del mundo del templo no hacía sino reforzar la misteriosa impresión que daba.

Si le preguntaras a Smaragdi, te diría que es porque ella era una especie de cabeza hueca que no sabía nada del mundo exterior, pero no negaría que Mov era hermosa.

Las gemelas tenían rostros idénticos, y ambas heredaron la apariencia de su madre. Su padre, Smaragdi, tenía una cara bastante ordinaria. Pero aparentemente, las gemelas también habían heredado sus genes de la mejor manera posible. En comparación con la belleza de Mov, que dificultaba que otros se acercaran a ella, sus dos hijas eran muy tiernas y encantadoras.

Incluso sin la perspectiva de Smaragdi como un idiota cariñoso, realmente eran niñas adorables.

[No importa lo lindas que sean, nunca te perdonaré si te acuestas con ellas.]

[Todavía son demasiado jóvenes para decir esas cosas, no importa lo adorables que sean.]

La refutación de Aspida fue absolutamente la reacción correcta. Pero, aun así, después de responder, sintió un aire frío de intimidación escondido detrás de la sonrisa de Smaragdi. Tembló un poco cuando sintió un escalofrío correr por su columna vertebral. Como alguien que no tenía hijos, no podía entender la sed de sangre de este padre, como si dijera que no dejaría que nadie se llevara a sus hijas incluso después de haber crecido.

[¿Pasó algo?]

Smaragdi le preguntó con calma y normalidad.

[Bueno, la verdad es que…]

Aspida comenzó a calmarse e informó a Smaragdi sobre el último estado de cosas en el templo, que era el propósito de su visita.

Aunque Mov era la sacerdotisa de mayor rango, aún era joven. Como si la despreciaran por esa razón, aquellos ancianos problemáticos que se habían vuelto estrechos de mente en su vejez se ocuparon de ella asegurándose de que la carga de trabajo fuera pesada para Aspida y para los otros jóvenes sacerdotes que la asistían. Como alguien con los labios apretados que estaba lejos de ser un extraño para Mov, esos jóvenes habían llegado a pensar en Smaragdi como alguien en quien confiar.

Como aquella vez que se encargó de aquellos hombres que trataron de ponerle la mano encima a Mov, Smaragdi estaba ayudando constantemente a solidificar la posición de Mov. Cuando vio una sonrisa retorcida en la cara de Smaragdi mientras pensaba que esas molestias que no habían hecho nada más que vivir mucho tiempo no podían ser ‘eliminadas’ tan fácilmente, Aspida hizo todo lo posible para fingir que no veía nada.

La forma en que Smaragdi podía actuar de forma tan despiadada a pesar de haber acumulado años de experiencia le ganó aún más respeto por parte de sus alumnos.

[Rag!]

[¿Hmm? ¿Qué pasa?]

Preguntó Smaragdi, volviéndose a mirar a sus hijas y cortando la conversación con su alumno. Chrysos y Platina se le acercaron corriendo tomadas de la mano, cada una con una pequeña flor en la otra mano. Con una sonrisa de satisfacción, Platina le ofreció la suya a Smaragdi.

[Flores!]

[Pasha ti.] (Para ti.)

[¿Me la estás dando a mí? Gracias. Es hermosa.]

Al ver a Smaragdi arrodillarse y aceptarla, las gemelas se miraron y sonrieron.

[¿Qué hay de la flor de Chrysos?]

[Es Mov!]

[Pasha ella.] (Para ella)

[Ya veo. Estoy seguro de que eso también hará feliz a Mov. ¿Deberíamos ponerlas en agua para que no se sequen?]

[Sí.]

[Agua!]

Al ver que las gemelos parecían aún más felices con este elogio de su amado padre, la expresión de Smaragdi se volvió aún más dichosa.

[Oh agua, madre que nutre toda la vida…]

Las hijas de Smaragdi observaron atentamente cómo su padre cantaba suavemente el largo hechizo. Normalmente, a medida que un canto se hacía más largo, la magia resultante se hacía más poderosa. Además, también tendría un gran costo en términos de maná y se volvería más difícil de controlar.

El nivel de maná con el que nació Smaragdi no era tan bueno. No sería extraño que se quedara sin maná y se desmayara si lanzara magia poderosa. Sin embargo, fue capaz de llevarlo a cabo concentrando su maná en la punta del dedo y limitándolo a la menor área de efecto posible. Ese fue un ejercicio increíblemente difícil en el control mágico, pero él lo hizo parecer engañosamente simple.

[<<Agua Curativa>>]

El plato poco profundo se llenó de agua que provenía de esta magia. Smaragdi colocó suavemente la pequeña flor que había recibido de su hija dentro de ella. Esa flor, que había empezado a marchitarse después de haber sido agarrada con fuerza en su pequeña mano, recuperó su vitalidad. Chrysos entonces imitó a su padre y colocó la flor que ella también había estado sosteniendo en el agua, sólo para que Smaragdi acariciara su cabeza y le dijera que había hecho un buen trabajo.

Sólo Aspida suspiró al ver el uso de la magia de su maestro. Normalmente, después de que se manifestaba, el efecto curativo de la magia en el agua se desvanecía, pero él lo había mantenido sobrescribiendo parte del hechizo, algo que ningún usuario normal de magia podía manejar.

Sus pequeñas hijas observaban la magia que su padre realizaba con ojos brillantes y llenos de curiosidad, pero no parecían tener ni siquiera la menor idea de que la sociedad en general consideraría imposible tal acto. Y su madre, la Dama Oráculo, era una mujer talentosa que había nacido con una gran cantidad de maná y había recibido entrenamiento bajo la dirección de Smaragdi. Estaban completamente fuera de contacto con las normas del mundo.

Por cierto, la historia que su maestro había estado contando a sus hijas era una ‘fábula’ de un evento real que había ocurrido en el pasado. Aunque sonaba como el tipo de alegoría dirigida a los niños, cubría tanto la era de un rey sabio, como la era caótica de un gobernante de mente débil. En cuanto al contenido, no difiere mucho del tipo de temas que Aspida y los otros miembros del templo involucrados en el gobierno examinaban en los grupos de estudio.

Las hijas del Gurú y de la Dama Oráculo… ¿Qué tipo de educación tendrán antes de que una de ellas se convierta en rey…?

Viendo a las gemelas rogar a su padre que los cargara de nuevo, sólo para que su maestro les mostrara una amplia y descuidada sonrisa, Aspida dio otro suspiro.

▼▼▼▼

Cuando pensaron en cómo sus hijas tenían que vivir en un mundo tan confinado, Smaragdi y Mov se sintieron realmente bendecidos por qué hallan nacido como gemelas. Como no sabían nada del mundo exterior, ni Chrysos ni Platina entendieron que las circunstancias en las que crecían eran únicas. Tampoco parecían pensar en sí mismas como desafortunadas.

Lo que más alivió a sus padres fue que tenían a alguien con quien crecer y con quien compartir todo tipo de cosas y experiencias. En relación con otras razas, los demonios tenían muy pocos hijos. Y cuando se trataba de un niño criado en secreto en un espacio tan reducido, eso significaba que no había ninguna garantía de que hubiera otros niños con los que pudieran jugar.

La presencia de una y otra claramente tuvo una gran influencia positiva en estas chicas, que poseían una gran sensibilidad y eran muy expresivas.

Para empezar, los gemelos eran muy raros para los demonios. Vivirían mucho tiempo, y ni sus padres ni ellos mismos querían categorizarlos como la hermana ‘menor’ o ‘mayor’, basándose únicamente en quién nació un poquito antes.

Para ambas, pasaban más tiempo mirándose la una a la otra que mirándose en un espejo. Siempre había alguien que se veía idéntica a su lado. Las jóvenes incluso dieron la impresión de que ni siquiera se daban cuenta de que eran seres separados, y que su educación había hecho poco para negarles la noción.

Platina inclinaba la cabeza, y luego, un momento después, Chrysos, que estaba sentada frente a ella, hacía lo mismo. Entonces ocurriría al revés. Si Chrysos de repente rodara, Latina la imitaría. El juego del par de copiarse una a otra se encaminó hacia una especie de conclusión mientras se reían simultáneamente.

Era el tipo de obra en la que nadie más que ellas dos sabría lo que es tan divertido. Aun así, mirándolas, Smaragdi las encontró tan adorables que sólo subrayó el hecho de que eran las niñas de sus ojos.

[¿Rag?]

Mientras Smaragdi estaba ocupado sintiéndose cálido y confuso, las gemelos se acercaron a su lado y lo miraron, tomándose de las manos como siempre.

Tanto Chrysos como Platina eran bultos de curiosidad, por lo que era difícil saber quién habría podido caminar primero cuando llegara el momento. Sin embargo, Chrysos resultó ser un poco cautelosa, mientras que Latina había tenido miedo.

Cada vez que Smaragdi notaba una diferencia entre las gemelas que ellos mismas no conocían, su suave sonrisa se suavizaba aún más.

[¿Qué pasa?]

[¿Qué?]

[¿Quéé?]

Las dos hermanas inclinaban la cabeza y señalaban los documentos que Smaragdi había extendido para trabajar. La personalidad de Smaragdi podía verse a través de las metódicas letras que había allí.

[Puede que todavía sea un poco difícil para ustedes dos.]

Dijo Smaragdi con una risa incómoda.

[¿Hm?]

[¿Hmm?]

Las gemelas inclinaron la cabeza.

Las letras escritas en los documentos eran complejas en su forma, compuestas de todo tipo de símbolos diferentes.

Las letras demoníacas eran increíblemente difíciles de entender. Cada letra tenía su propio significado, y ese significado podía cambiar cuando se combinaba con otras. Cada letra no estaba basada en un sonido, y si no entendías el significado de cada una, entonces sería imposible de entender.

Las palabras del lenguaje demoníaco eran las mismas que las utilizadas en los cantos mágicos, y se decía que los caracteres eran una representación gráfica de las fluctuaciones del maná causadas por cada palabra.

[Te enseñaré cuando sean un poco más grandes, ¿Entendido?]

Hasta que uno no entendiera un cierto grado de palabras, no estaría listo para aprender las letras. Como tal, había una tendencia entre los demonios a aprenderlas cuando eran un poco mayores. Pero debido a su larga vida útil, no encontraron nada por lo que valiera la pena preocuparse.

Los niños de esta edad nunca aprendieron a leer. Sin embargo, Smaragdi sacó un papel en blanco y escribió dos ‘letras’ en ella. Esas dos letras incluían partes similares. Como esas dos adorables chicas que están frente a él ahora, eran letras muy similares que todavía eran diferentes.

[Esta es ‘Chrysos’, y esta es ‘Platina’… Ryso, Latina, así es como escriben sus nombres.]

Incluso para un país con abundantes recursos minerales como Vassilios, el oro y el platino eran considerados metales preciosos, y gracias a los colores asociados a ellos, también incluían el significado de ‘sol’ y ‘luna’ en sus caracteres.

[¿Ryso?]

[¿Latina?]

[Así es. Ellas indican sus nombres.]

[¿Y Mov?]

[¿Y Rag?]

Mientras miraban atentamente los caracteres (Letras), las niñas preguntaron sobre los diferentes nombres al mismo tiempo. Fue muy reconfortante y, al mismo tiempo, se sintió aliviado de que hubieran preguntado por su madre.

[Mi nombre… es así. Y este es el de Mov.

La pluma de Smaragdi se deslizó, escribiendo los caracteres de ‘Smaragdi’ y ‘Mov’. Al verlos, las dos gemelas mostraron una mirada de insatisfacción al mismo tiempo. Se sintió mal por las chicas, pero verlas hinchando un poco sus mejillas en sincronía era tan adorable que no pudo evitar sonreír.

[¿Qué pasa?]

[Diferente!]

[Nu gusta!]

[Ya veo. Así que no les gusta que nuestros nombres no sean similares, como los suyos, ¿Huh?]

Smaragdi mostró una sonrisa tensa, al darse cuenta inmediatamente de la naturaleza de la queja de sus hijas. Les acarició suavemente el cabello.

[Verán, ustedes dos comparten un vínculo especial que nadie más tiene… Se parecen, pero son dos personas diferentes. Y ambas son nuestras preciosas hijas.]

Las niñas todavía eran jóvenes y no parecían entender realmente lo que él decía. Pero al sentir el amor en la amable voz de su padre, ambas mostraron una risita feliz.

Su amado padre las abrazó con fuerza al mismo tiempo, pensando que no era el momento de trabajar. Sin embargo, en lugar de interponerse en su camino, simplemente se sentaron allí y se quedaron mirando mientras Smaragdi trabajaba intensamente, aparentemente disfrutando.

Aparentemente, incluso Smaragdi sólo escribiendo suavemente bastaba para llenarlas de curiosidad. Sus letras estaban alineadas de manera tan metódica que era como si fuera natural que estuvieran allí, era una visión tan misteriosa como mágica para ellas.

[Esh increíble.]

[Muy shonito.] (Muy Bonito)

Las dos chicas compartieron sus sentimientos e intercambiaron sonrisas.

Sintiendo la mirada de sus hijas sobre él, Smaragdi se sintió un poco más nervioso de lo habitual, y su pluma comenzó a moverse más rápido. Estaban muy interesadas en el asunto…

Todavía era demasiado pronto para enseñarles las letras, pero Smaragdi pensó que enseñarles a usar una pluma funcionaría, así que naturalmente terminó tratando de terminar su trabajo del día rápidamente.

Hizo que sus hijas se sentaran sobre sus rodillas y las hizo agarrar la pluma, sosteniendo sus manos con las suyas desde atrás. Después de hacerlo para cada una de ellas, se distanció un poco y las observo, sin dar una mano más de lo necesario. Platina fue la primera de las dos que logró sujetarla bien.

[Bien hecho, Latina.]

Platina parecía orgullosa, habiendo escuchado los elogios de su padre. A su lado, Chrysos hinchaba un poco las mejillas mientras volvía a ajustar el agarre de su pluma una y otra vez. Estas dos eran tan similares entre sí, pero una siempre aprendería naturalmente a hacer algo primero, inspirando a la otra a adquirir la habilidad también.

Con una expresión gentil en sus ojos, Smaragdi pensó que sería bueno que ese ligero deseo de no perder se convirtiera en uno de sus puntos fuertes.

[Sólo te falta un poco para lograrlo, Ryso. Ah, así de fácil… Sí, esa es la forma.]

[Lo hice!]

[Sí. Tú también hiciste un gran trabajo, Ryso.]

Había un aire algo serio en sus hijas mientras garabateaban libremente en el papel que tenían ante ellas con una expresión de logro en sus rostros. Aparentemente imitaban a su manera la apariencia de su padre trabajando.

Era una vista completamente adorable, así que incluso cuando voltearon la botella de tinta poco después y terminaron teñidas con su contenido negro-azul, no lo molestó mucho.

[Waaaaaaah!]

[Rag, Rag!]

Gritaron en pánico a su padre para que les ayudara, bajándose de su silla y corriendo hacia él. En el proceso, la botella de tinta fue derribada al piso, y el sonido resultante hizo que ambas saltaran.

La tinta de la botella se había esparcido en el suelo además del tablero de la mesa, y al pisarla las gemelas habían dejado huellas por todas partes.

[Ambas cálmense, está bien, así que…]

Las palabras de Smaragdi no llegaron a las dos niñas en estado de pánico. Dejaron huellas de manos en la ropa de su padre cuando fueron a abrazarlo, y cuando se agarraron por todas partes debido a lo nerviosas que estaban, el número de pequeños ‘sellos’ por todas partes no hizo más que crecer.

Era natural que las manos manchadas de tinta dejaran tinta. Pero aparentemente eso no era algo que las niñas habían podido ver venir. A medida que el número de huellas de manos seguía creciendo, Smaragdi pensó en cómo podría evitar que sus hijas lloraran.

[…Y así, estas son huellas de manos. Era demasiado adorable, así que pensé en dejarlas allí como recuerdo.]

Era un trabajo importante de Rag informar a Mov sobre cómo les iba a las niñas después de que terminara sus deberes oficiales del día.

Ya era de noche, y el sonido del par durmiendo encima de la cama sonó un poco desafinado. Pero, aun así, el momento en que respiraban durante el sueño y la forma en que se movían y giraban era el mismo, lo que nos recordaba aún más el hecho de que eran gemelas.

[Hmm… Normalmente debería ser yo quien las críe… pero te lo he dejado todo a ti, Smaragdi…]

[Me siento afortunado de que me dejaras este trabajo porque estabas muy ocupada.]

Mientras Mov acariciaba el cabello de Platina, la cara de la niña se transformó en una sonrisa feliz, a pesar de que seguía dormida. Como si ese sentimiento de felicidad se hubiera transmitido desde su otra mitad, Chrysos hizo la misma clase de sonrisa a su lado.

Mientras sonreía a sus hijas, Mov tocó suavemente las yemas de sus dedos manchados de azul.

[Aún queda un poco de colorante de tinta alrededor de las yemas de los dedos.]

[Llamé a una dama de compañía y traté de meterla en la bañera enseguida, pero parece que se manchó un poco.]

La hora del baño fue la única vez que Smaragdi confió sus hijas a otra persona. Sentía que como su padre, necesitaba establecer un límite allí. Precisamente porque eran niñas de papá, él sentía que era importante enseñarles la necesidad de mantener un cierto grado de distancia del sexo opuesto.

Smaragdi era infinitamente blando con sus hijas, pero era muy estricto en lo que respecta a la educación de las mismas.

[Es importante que esas dos se enfrenten a fracasos como este de vez en cuando.]

[Cierto…]

La mirada de Mov hacia sus hijas estaba llena del gran amor de una madre. Aunque el tiempo que podían pasar juntas era limitado, Smaragdi no dudaba de su profundo afecto por sus hijas.

Con una gentil sonrisa en la cara, Smaragdi hizo una seña a Mov para que se acercara.

Esa cara ligeramente sonrojada de Mov era desconocida para aquellos del templo que la veneraban como la Dama Oráculo, lo que era propio de una mujer joven como ella. Aunque ya habían tenido hijas, ella todavía tenía una inocente inexperiencia en sus acciones.

Mientras Smaragdi la abrazaba, Mov cerró los ojos con una expresión alegre en su rostro.

[Has estado trabajando mucho. Se eso, Mov.]

[Eres realmente hábil mimando a la gente, Smaragdi… Si estas chicas se vuelven mimadas, seguramente será tu culpa.]

[No habría nada malo en eso. Después de todo, estas chicas son muy trabajadoras, como tú. Y yo diría que tenemos que mimarlas.]

Mientras acariciaba suavemente sus cuernos para consolarla, como siempre hacía con sus hijas, Mov se perdió en esa sensación suavizando su expresión.

Mov fue arrastrada por esa gentil felicidad que trajo el tiempo que pasaron juntos, haciendo que se olvidara de todo lo que había sucedido hasta ahora mientras acercaba su mejilla al pecho de Smaragdi.

▼▼▼▼

Sus hijas continuaron creciendo rápidamente día a día.

Sus días nunca fueron los mismos, y nunca fueron aburridos. En un abrir y cerrar de ojos después de nacer hasta que pudieron caminar y hablar, pero ahora que habían pasado algunos años, claramente comenzaron a exhibir su propia voluntad por separado. Fue un cambio dramático que ocurrió en estos pocos años. Debido a la naturaleza de su trabajo, tenía un grado relativamente alto de interacción con los niños, pero ser capaz de observar su crecimiento todos los días de esta manera era una sensación especial para él.

No era como si no hubiera ningún incidente en absoluto. Había algunos pequeños en su día a día, y ocasionalmente algunos que no eran tanto como para que las hermanas siguieran creciendo.

[Mov, ¿Por qué eres tan pequeña?]

El incidente de ese día comenzó con un solo comentario de Platina que estaba desprovisto de malicia. Fue a su madre, Mov, a quien le hizo esa pregunta. Su hija no tenía mala voluntad detrás de esa declaración. Las gemelas eran muy curiosas, y muchas cosas les interesaban. Su padre tenía conocimiento de muchas cosas, y ellas habían aprendido que todas las cosas tenían una razón, así como la alegría juvenil de satisfacer su curiosidad personal.

Seguramente era algo por lo que alegrarse, pero aun así…

Smaragdi había enfatizado que ella nunca debería levantar la mano a un niño, así que no lo hizo. Sin embargo, era su deber como madre enseñar a su hija que había algunas cosas en este mundo que no debían ser dichas.

Decidida así, Mov se volvió hacia Platina, que la miraba con una mirada llena de pura e inocente curiosidad.

*Estirarrr*

Ella agarró las mejillas de su hija. Esas pequeñas mejillas eran más blandas de lo que había esperado, y se estiraban sin siquiera poner mucha fuerza.

[Platina.]

[Pwah!]

Al ser llamada por su nombre completo en lugar de por su apodo habitual, Platina saltó.

[En este mundo, hay algunas cosas que nunca se deben preguntar, algo que nunca se debe decir. Tiempos en los que el silencio es la elección correcta.]

[Gwah…]

Latina dejo escapar ese extraño sonido mientras miraba a su madre, lágrimas le brotaban de ambos ojos.

Sus mejillas se estiraron más, y su sollozo aumentó a su vez.

La pregunta de su hija probablemente se basaba en el hecho de que ella carecía de los dos montículos abundantes que poseían las damas de compañía, las otras mujeres con las que la niña estaba familiarizada. Esa fue la suposición de Mov.

Platina probablemente sólo tenía curiosidad, carecía de mala voluntad. Sin embargo, el asunto en cuestión también era complejo para Mov.

Mov buscó inspirar amor en Smaragdi. No era como si esos sentimientos le hubieran llevado a anhelarla. Simplemente no había sido capaz de dejarla de lado, porque era amable.

Mov se sintió profundamente obligada por ese hecho. Como Smaragdi era una persona que la trataba como a alguien precioso, se arrepintió de haberle llevado a su destrucción, y también carecía de confianza en sí misma como mujer.

Cuando se trataba de sus habilidades para gobernar, simplemente necesitaba estudiar con diligencia. Pero cuando se trataba de obtener una silueta femenina completa, no tenía ni idea de lo que debía hacer. Tenía una figura delgada desde que era una niña.

Quizás Smaragdi prefería una figura más femenina. Fue porque ella estaba tan enamorada de él que esas cosas preocuparon a Mov.

Cuando Platina quedó paralizada en el lugar, pasó mucho tiempo. Lo que finalmente cambió la situación fue la acción de su otra mitad.

[Rag, Rag! Apura, apura!]

[¿Por qué estás tan nerviosa, Ryso?]

Chrysos tiró desesperadamente de Rag con lágrimas en sus ojos.

Tan pronto como Mov comenzó su regañador ataque en las mejillas de Platina, Chrysos se puso en acción. En el pequeño mundo que ella conocía, el único capaz de detener a su madre era su padre. Con el fin de salvar a su otra mitad de ese aterrador asalto en sus mejillas, ella inmediatamente abandonó la escena para pedir ayuda.

Smaragdi no tenía ni idea de lo que estaba pasando. La Chrysos de ojos llorosos no le había explicado nada, sólo le había dicho que tenía que apurarse. Al no haber recibido ninguna información previa, lo que Smaragdi vio fue a Mov estirando las mejillas de su otra hija hacia un lado. Instintivamente, se sintió impresionado de que las mejillas de Platina pudieran estirarse tanto. Y lo que es más importante, sintió una presión abrumadora saliendo de Mov similar a la que sintió al tratar con esos zorros viejos y astutos en su cueva monstruosa en las profundidades del templo, lo que le provocó que estallara en un sudor frío.

Por ahora, todo lo que podía pensar era que no tenía ni idea de lo que estaba pasando.

Está llorando.

Esa no era forma de manejar una niña. No es de extrañar que sus hijas estén llorando. No era sólo Platina, que estaba recibiendo la ira de Mov de frente. Chrysos, que había acudido a él en busca de ayuda, también tenía lágrimas fluyendo de sus ojos.

[Mov, para ahí. Estás asustando a Ryso también, no sólo a Platina.]

Smaragdi la reprendió con voz ligeramente firme. Con eso, no fueron sólo sus hijas las que lloraron, sino que también Mov lloró.

No tenía ni idea de lo que estaba pasando.

Liberadas de las manos de Mov, las mejillas de Platina recuperaron su forma original. La niña puso sus manos sobre ellas y miró a Smaragdi con lágrimas saliendo de sus ojos.

[Rag, ¿Latina todavía tiene mejillas?]

[Está bien. No se le salieron.]

Aparentemente, la niña estaba tan aterrorizada que se preocupó de que le arrancaran las mejillas. La normalmente animada y alegre Platina se acercó a Smaragdi y luego se acercó a Chrysos, que se aferraba a su padre con ojos llorosos. Las dos se dieron la mano, y luego, como si compartieran el terror que habían experimentado, se abrazaron fuerte. Mientras Smaragdi se arrodillaba y abrazaba a las niñas, notó una mirada resentida que provenía de Mov.

Pronto lo entendió: Estaba enojada.

Mov no dejaba que sus sentimientos se manifestaran a menudo a través de sus expresiones. Sin embargo, Smaragdi se había vuelto bastante bueno para captarlos.

[…Mov.]

Smaragdi la llamo, pero se quedó callada y siguió haciendo pucheros. Todo lo que pudo hacer en respuesta fue mostrar una risa incómoda.

[… ¿Latina se burló de ti?]

Con esas palabras, la dureza se desvaneció en la mirada de Mov. Su hija se había metido con ella, pero Smaragdi sólo las adoraba, lo que hacía que Mov se sintiera más que un poco celosa.

Mientras Smaragdi pensaba que era inmadura, también sabía que Mov, que era mucho más joven que él, siempre se presionaba a sí misma más de lo necesario.

[Ven aquí.]

Le dio un golpe en la cabeza a cada una de sus hijas y luego se puso de pie y se dirigió hacia Mov con los brazos abiertos de par en par. Se dirigió hacia Smaragdi y luego se arrojó a su pecho, abrazándolo. No dijo ni una palabra. Aunque era una niña mimada, era mala dejando que otros la mimaran. Sabiendo eso, Smaragdi simplemente pasó la palma de su mano por su hermoso cabello purpura.

Antes de que se diera cuenta de ello, debido a la capacidad especial de las niñas para cambiar de tema con mucha facilidad, sus hijas volvieron a ser como antes y jugaban como si no hubiera pasado nada. Al ver esto, Smaragdi dio un suspiro de alivio y luego se volvió a mirar a Mov, le tomó la mano y la llevó a una silla, y luego la sentó sobre sus rodillas como si fuera natural hacerlo. Al parecer, ella había decidido dejar que él la mimara a fondo.

[¿Qué pasó exactamente? ¿Qué hizo Latina?]

[…Ella dijo que era pequeña.]

Mov contestó en con susurro tan silencioso que era casi inaudible.

[No creo que debas preocuparte por eso.]

[No es como si quisiera ser pequeña…]

Al aventurarse a adivinar lo que había ocurrido con las palabras que estaba usando, Smaragdi mostró una sonrisa tensa. Él no había pensado que ella estaba tan preocupada por su propio físico.

[Incluso esa linda forma en que te vuelves muy tímida es parte de lo que te hace ser quien eres, diría yo.]

Dijo Smaragdi sin dudar sin perder tiempo.

[… ¿No preferirías a alguien más femenina…?]

[Puede que tú hayas sido la que lo deseaba, pero yo soy el que decidió estar contigo, Mov.]

La Mov que se aferraba a él ahora y decía tales cosas con voz preocupada no era la ‘Oráculo que todo lo ve’. Al ver a través de ese hecho, Smaragdi sintió la necesidad de ser amable y mimarla también.

[No hubiera podido tener hijas tan adorables con nadie más que contigo, Mov.]

[Siento que te gustan más Latina y Ryso que yo…]

A Smaragdi le pareció absolutamente adorable la forma en que Mov dejó que él y sólo él la mimara, a pesar de ser aún más estricta con respecto a sus responsabilidades que cualquier otro.

Al final, pensó que realmente le gustaba mimarla así mientras abrazaba a la chica que era mucho más joven que él. Decidió que en lugar de sus hijas, se pasaría el día mimándola.

[Son los hijas que nacieron de nosotros, así que por supuesto que son preciosas para mí.]

Si él la odiaba, entonces aunque las hubiera querido, no hay manera de que se quedara con ella así incluso después de su nacimiento. No se sacrificaría por su deber o por un futuro invisible.

Ya habían pasado más que suficiente tiempo juntos para que él se enamorara de ella. Se había esforzado en expresar eso, dado que esta niña mimada carecía un poco de confianza en sí misma.

Las palabras susurradas por Smaragdi eran sólo para Mov, y sólo ella las escuchó. Como tal, Chrysos y Platina no sabían de qué hablaban sus padres. Aun así, al mirar a sus padres, las gemelas se sonrieron la una a la otra.

[Mov y Rag, ¿Se llevan bien?]

[Llevan bien!]

[Sí!]

Su madre pudo haber monopolizado el abrazo de su amado padre, pero se tenían la una a la otra, así que se agarraban de las manos con fuerza. Con un sentimiento de alegría en el corazón, Chrysos y Platina dieron un paseo por las profundidades del templo, que era todo su mundo. Desde que era joven se la llamaba la ‘Dama Oráculo’, y se la llamaba ‘Gran Sacerdotisa’ porque se había convertido en la máxima autoridad del templo, pero a pesar de esas altas expectativas, era más que capaz de cumplirlas.

La belleza siempre trajo consigo el poder.

Ella no sólo poseía rasgos hermosos, sino que también tenía colores que la gente normalmente no poseía. Como alguien cuyo cabello era una manifestación del color más precioso para aquellos que servían a Banafsaj, era una mujer apta para servir como símbolo del templo.

Una joven líder hermosa, capaz y enigmática. Esa era la opinión de ella externamente, siendo vista como una mujer talentosa.

Smaragdi tampoco negaría esa evaluación. Como su maestro, él sabía muy bien lo hábil que era ella como prodigio.

Pero también estaba muy familiarizado con el hecho de que no era todo lo que había en ella. Era una cabeza hueca natural que no sabía nada del mundo exterior. Sólo Smaragdi y sus hijas conocían sus acciones que se ajustaban a tal evaluación, una visión que ella sólo mostraba en su momento de mayor desprotección.

Dicho sin rodeos, Mov a menudo había causado tales incidentes con su estupidez.

Ese día, Platina y Chrysos escucharon una historia de su amado padre. Entre las historias que Smaragdi contaba a sus hijas, había bastantes epopeyas heroicas. Los ‘Héroes’ no nacieron en la raza demoníaca. Aun así, cuentos y leyendas sobre esas antítesis de los Señores Demonio también se contaban con frecuencia en Vassilios.

[¿Seres mágicos?]

[¿Bestias mágicas?]

Lo que despertó la curiosidad de las chicas fueron los monstruos que parecían haber sido derrotados en la epopeya.

[Los cuentos de los llamados héroes no sólo tratan de derrotar a los Señores Demonio de la Calamidad, sino también de eliminar a las bestias mágicas y a los seres mágicos que ponen en peligro a la gente.]

[¿Seres mágicos? ¿Bestias mágicas?]

[¿Son diferentes?]

[Ah, cierto… Nunca has visto alguno, así que es difícil de entender, huh?]

‘Bestias mágicas’ era una clasificación para todos los seres vivos que poseían maná. No sólo se limitaba a las bestias de la tierra, sino que también incluía a los pájaros, peces, insectos y a los seres humanoides fuera de las siete razas, los demi-humanos.

Por otro lado, estaban los llamados ‘Seres Mágicos’, que no eran animales. Seres inanimados como golems y gárgolas tenían maná morando en ellos, convirtiéndolos en seres mágicos. Eran como dispositivos mágicos, y podían ocurrir por diseño o por pura casualidad.

El tipo más común de seres mágicos, sin embargo, eran los cadáveres y los espíritus de los muertos que se formaban al ser expuestos al maná. En otras palabras, lo que comúnmente se conoce como monstruos no-muertos.

Sin embargo, para estas niñas que fueron criadas en secreto en las profundidades del templo, habiendo apenas visto bestias normales, era bastante difícil entender la diferencia.

[… Pensaré en cómo explicarlo correctamente. ¿Podrían esperar un poco más?]

[¿Hmm?]

[¿Hm?]

Viendo la expresión perturbada de Smaragdi, Chrysos y Platina inclinaron la cabeza. Hasta ahora, su padre sabía todo y siempre tenía una respuesta a todas sus preguntas.

Se preguntaron por qué no se los dijo. Cada una de ellas se dio cuenta de que su otra mitad sosteniendo su mano estaba reflexionando sobre la misma pregunta, así que asintieron la una a la otra.

Si nuestro padre tiene problemas, entonces debemos preguntarle a la otra persona con la que podemos contar, nuestra madre.

Habiendo llegado a la misma conclusión sin necesidad de intercambiar palabras, las gemelas miraron a su padre con una mirada refrescada en sus rostros.

Smaragdi tomó esas expresiones como si fueran razonables en respuesta a su petición, lo que lo hizo sentirse aliviado. No tenía ni idea de que habían decidido su próximo curso de acción sólo a través del contacto visual.

Si Chrysos o Platina hubieran dicho una sola palabra de lo que estaban planeando en presencia de su padre, el desastre que vendría seguramente habría sido evitado.

Ocasionalmente, Smaragdi abandonaba el templo y se dirigía a la ciudad para trabajar.

Cuando sus hijas solo eran bebés, Smaragdi estaba constantemente a su lado y no les quitaba los ojos de encima ni un momento, pero ahora que Chrysos y Platina se habían convertido en chicas tan buenas que no eran problemáticas en absoluto, podía confiar en que se comportaran y mantuvieran quietas hasta cierto punto. Y no fue como si los hubiera dejado completamente solas. Siempre había damas de compañía, y su madre, Mov, estaba con ellas a veces.

En ese momento estaban con esta última, así que Chrysos y Platina se fueron con su madre.

[Mov!]

[Mov, enseña a Ryso y a Latina!]

[Enseña a Ryso y a Latina!]

Mov se sorprendió un poco al escuchar eso de sus hijas. Casi siempre le preguntaban a su padre cuando tenían una duda, y Smaragdi siempre tenía el conocimiento suficiente para darles una respuesta. Por lo tanto, fue una sensación muy extraña para Mov que las gemelas le pidieran que les enseñara algo.

[¿Qué pasa?]

[Um, um…]

[Sobre las bestias mágicas y los seres mágicos…]

[¿Bestias mágicas y seres mágicos?]

Mov parecía confundida, así que sus hijas continuaron.

[Rag contó una historia.]

[Pero Ryso y Latina no entendieron.]

[¿En qué se diferencian las bestias mágicas de los seres mágicos?]

[Ryso y Latina no entienden.]

Después de escuchar su explicación alterna, Mov sintió que finalmente comprendía la situación.

[En otras palabras, quieren saber la diferencia entre las bestias mágicas y los seres mágicos.]

[Ryso y Latina saben de las bestias mágicas.]

[Son animales peligrosos, ¿Verdad?]

[También incluyen insectos y cosas así, pero eso es más o menos cierto.]

Debido a que Mov se crio en el templo y no sabía nada del mundo exterior, si Smaragdi estuviera en este lugar, querría interponer todo tipo de cosas en la conversación.

[Bueno, entonces, ¿Qué quieren saber?]

[¿Qué son los seres mágicos?]

[Ryso y Latina no entienden.]

[Hmm…]

Ella asintió con firmeza en respuesta a la pregunta de sus hijas, y luego continuó diciendo:

[Los seres mágicos no son seres vivos… La mayoría de ellos son los llamados no-muertos. Ocurren cuando los pensamientos residuales de los cadáveres o espíritus del difunto se manifiestan por maná, pero…]

Viendo a sus hijas inclinar sus cabecitas, Mov llegó a una conclusión demasiado precipitada y simple.

[Hmm… Sería mejor simplemente mostrarlo en vez de tratar de explicar.]

[¿Huh?]

[¿En serio?]

Los ojos dorados de Mov parecían estar mirando hacia algún lugar lejano en la distancia. Estaba mirando los futuros potenciales que sólo ella podía ver, algo de lo que ninguna persona común era capaz.

Pronto, Mov sonrió con satisfacción en respuesta a lo que había visto.

[Cuando algo que no conoces atrae tu interés, es justo que intentes aprender sobre ello. Por lo tanto, es bueno estudiarlo.]

[¿Hmm?]

[¿Hmm?]

Las gemelas inclinaron sus cabezas en tándem*, mientras que sólo Mov asintió satisfecha. (NT: Conjunto de dos elementos que se complementan.)

Una vez en el pasado, Mov había salido fácilmente del templo para ir a ver a Smaragdi. Era una cabeza hueca, pero también era extrañamente buena para actuar. Usando sus habilidades, pudo salir de las profundidades del templo cargando a sus hijas mientras tenía confianza en su seguridad. Sin embargo, Mov no las estaba sacando del templo esta vez.

[¿Mov?]

[¿Qué es este lugar?]

El edificio de piedra al que Mov había traído a sus hijas tenía un complejo relieve alrededor de su entrada, pero el interior era increíblemente llano y deprimente. El frío que se sentía en este lugar se debía a algo más que al aire que pasaba desde abajo.

Salir de su habitación cuando estaba anocheciendo era inusual para las gemelas. Sin embargo, seguían andando al lado de su madre, que sostenía una luz, para no quedarse atrás.

[Incluso muy pocas personas del templo visitan este lugar. Es un cementerio que ha sido usado por generaciones para los sacerdotes.]

[¿Cementerio?]

[Quizás debido al fuerte poder de esta tierra y de los enterrados aquí, este lugar es famoso por tener muchos fantasmas apareciendo.]

Mov caminó a un ritmo rápido, sin mostrar signos de tener miedo. Chrysos y Platina no entendían lo que estaba pasando en lo más mínimo. Tenían interés en estar en un lugar nuevo, pero no tenían ni la menor idea de para qué era.

[Mientras mantengan los amuletos con ustedes, no estarán en peligro.]

[¿Hmm?]

[¿Amuletos? ¿Esto?]

Inmediatamente antes de entrar en el edificio, Mov colgó un amuleto delicadamente hecho en sus cuellos con la intención de alejar el mal de cada una de sus hijas. En respuesta a Chrysos sosteniendo el suyo, Mov sonrió y asintió con la cabeza.

[Sí, eso. Asegúrate de no perderlo.]

Con eso, Mov se adelantó a sus hijas. El ángulo en el suelo resbaladizo se movió repentinamente causando que las gemelas se cayeran, y luego actuó como un tobogán, llevándolas hacia abajo.

[¿Gah!?]

[¿Qu—!?]

[Si sigues el camino llegarás hasta aquí, así que esfuércense y vuelvan a mí.]

Al menos, si Smaragdi estuviera allí, habría preguntado por qué en el mundo ella era tan imprudente como para enviar solas a sus hijas a ese lugar.

Mientras miraban a su madre que las despedía, Chrysos y Platina se deslizaron hacia las profundidades del cementerio, sin tener tiempo de comprender lo que había sucedido.

Las dos habían sido criadas con afecto bajo la vigilancia de un guardián absoluto en la forma de su padre, por lo que no tenían idea de que poseían la habilidad de sentir cosas tales como ‘mala voluntad’ y ‘malicia’. Era algo parecido al brote incipiente del poder del destino que las protegía, como aquellas destinadas a convertirse en Señores Demonio, pero nadie se daba cuenta de ello.

Habiendo sido arrojadas en medio de los pensamientos de aquellos fantasmas, cuya envidia y celos hacia todos los seres vivos se habían convertido en odio, Platina cayó en pánico.

[Gwaaaaaah!!]

Chrysos había agarrado fuertemente su amuleto como su madre les había instruido y estaba algo calmada, pero saltó cuando escuchó el grito de Platina ante la aparición del enjambre de fantasmas.

Eso resultó ser el detonante. Chrysos había estado conteniendo sus lágrimas hasta entonces, pero siguiendo el ejemplo de su hermana, la presa que contenía sus lágrimas se rompió en pedazos.

[Aaaaaah!!!]

Después de eso, las hermanas se tomaron de las manos y corrieron a toda velocidad, con lágrimas saliendo de sus ojos todo el tiempo.

Se podría decir que el coraje de estas hermanas había resistido, ya que sus piernas no se habían rendido por el miedo.

Mientras tanto, Mov escuchó sus pasos desde lejos y asintió satisfecha.

[Hmm…]

Los gritos de sus hijas resonaron por todo el estrecho cementerio, pero Mov llegó a una conclusión bastante positiva, al decidir que no había problema si tenían tanta energía.

Estaba preocupada por las chicas, a su manera. En el futuro de sus hijas les aguardaban muchas dificultades. Y cuando llegara ese momento, seguramente no estaría a su lado. Y así, necesitaban ser capaces de superar cualquier dificultad a través de su propio poder. Después de todo, la oscura sombra de la muerte siempre seguía dondequiera que pisaran los Señores Demonio de la Calamidad.

Sus hijas tendrían que oponer resistencia a los no-muertos para protegerse a sí mismas.

Mov se había encontrado con la Segunda Señor Demonio cuando era joven, sufriendo grandes heridas en su corazón en el proceso, pero había sido criada para ser extremadamente fuerte mentalmente. Su forma demasiado directa de pensar era que uno necesitaba enfrentar su trauma de frente y superarlo, como lo había hecho con la ayuda de la persona que amaba que era muy hábil en mimarla.

Estaba realmente aterrorizada.

[Oh luz del cielo, concede esta petición por mi nombre, y conviértete en guía para los que se pierden. <<Ghost purification>>]

El cabello púrpura de Mov se agitó suavemente mientras casteaba rápidamente su magia de purificación. Nació con una enorme cantidad de maná, así que incluso con la magia activada por ese único casteo, los fantasmas que se habían reunido a sus espaldas fueron fácilmente derribados.

Poco después, Chrysos y Platina regresaron con su madre y se aferraron a ella desesperadamente.

[Waaaaah!]

[Mov!]

Mientras acariciaba el cabello de sus sollozantes hijas para consolarlas, Mov declaró claramente con una sonrisa en su rostro:

[Lo que acaban de ver eran fantasmas. Carecen de un sentido de sí mismos como los de las siete razas, y no son especialmente peligrosos.]

Era cierto que para alguien como Mov, que podía lanzar una magia de purificación tan excepcional, ni siquiera un par de cientos de fantasmas serian algo que temer.

[Sin embargo, la clasificación de los no-muertos no sólo se refiere a los fantasmas.]

Las niñas habían heredado la cabeza hueca de su madre y su tendencia a hacer las cosas a su propio ritmo, pero aun así sentían un mal presentimiento por la sonrisa en la cara de Mov en este momento. Sin embargo, era un poco tarde.

[Por lo tanto, continúen sus estudios.]

Con un *bam*, Mov abrió una puerta detrás de ella. Esa puerta tenía un hechizo de sellado sobre ella para que no se pudiese abrir fácilmente, pero a ella no le importaba nada un asunto tan trivial.

Estaba conectada a una pequeña habitación de piedra.

Un sonido seco y poco natural surgió de la oscuridad. Mov iluminó el interior con su luz, y tanto Chrysos como Platina se congelaron en el acto.

Había incontables esqueletos empaquetados dentro de esa habitación.

[Cuando uno se convierte en zombie, no sólo se ve horrible, sino que también tiene un hedor terrible. Deberían acostumbraros a ello ahora.]

Como siempre, la sonrisa de Mov permaneció firme en su rostro.

Fue demasiado desde el principio no sólo para Platina, sino también para Chrysos.

A diferencia de los fantasmas, que carecían de formas físicas, los seres que resonaban y temblaban ante ellos ahora estaban claramente allí. El impacto en las chicas ni siquiera podía compararse. Todo lo que podían hacer era temblar y estremecerse.

Smaragdi llegó poco después.

Al regresar de la ciudad se dio cuenta de que Mov y las niñas no estaban en su habitación, pero no armó un escándalo por eso. No gritó en voz alta ni descuidadamente ante la ausencia de sus hijas, que estaban siendo criadas en secreto.

Lo primero que hizo fue buscar a las chicas por su cuenta. No sólo miraba los alrededores, sino que hacía uso de magia de la búsqueda en la que era hábil.

Sin embargo, encontró una dificultad diferente al llegar a la escena. Como Smaragdi no era sacerdote, se le prohibió entrar en el cementerio. Se dedicó a su trabajo como profesional, lo que hizo que esa restricción lo empujara mentalmente a sus límites, ya que entrar en ese lugar era algo que debía evitar. Habría repercusiones.

Pero, sobre todo, su papel como padre era primero.

Lo que encontró fue a sus amadas hijas acurrucadas en una masa temblorosa, sin poder hablar. Incluso después de verlo, seguían tan inundadas de terror que ni siquiera podían pararse.

[Mov!]

La voz reprensiva de Smaragdi resonó por todo el cementerio, con suficiente fuerza en ella que incluso los esqueletos flaquearon.

Incluso después de ser reprendida por Smaragdi, Mov hinchó tranquilamente su pecho con orgullo.

[Los fantasmas de bajo grado son de poca importancia. Y me aseguré de que tuvieran amuletos, así que esas cosas ni siquiera podían acercarse a ellas.]

En lugar de parecer abatida, tenía la expresión de un perro que pensaba: ‘Hice bien, así que alábame!’

[Además, las nuevas experiencias son de gran utilidad para su crecimiento, ¿No? Ahora deberían ser capaces de tratar con los no-muertos sin experimentar más miedo del que necesitan…]

[Estas chicas aún no estaban preparadas para enfrentar algo así!]

Sus hijas todavía eran niñas pequeñas, apenas capaces de cuidar de sus necesidades cotidianas por sí solas.

Era cierto que, para protegerse, necesitarían aprender a luchar y estar preparadas para enfrentarse a seres mágicos sin vacilar. Sin embargo, no importa cómo se piense en ello, ese no es el tipo de educación que se debe dar a niñas tan pequeñas. Sus amadas hijas en sus brazos temblaban con lágrimas saliendo de sus ojos.

[Hay un momento y orden para todas las cosas…]

El sermón de Smaragdi continuó por un tiempo después de eso.

Aunque él las había vigilado de esa manera, por un tiempo después, Chrysos y Platina no pudieron ir a lugares oscuros, y el mojar la cama que habían superado volviera a ocurrir.

El intento de amor firme de su madre no había dado en el blanco y no había dado el resultado deseado.

Eso era algo natural.