Riaru 63

Modo nocturno

Capítulo 63: No es suficiente velocidad

Después de que la oscuridad descendió sobre la escuela secundaria Oriyakata. (NT: Su escuela se llamaba anteriormente Orikan, pero creo que me equivoqué, y debería ser Oriyakata, aquí está el Kanji para cualquiera que esté interesado 織館学園)

Incluso todos los miembros del club de béisbol que se quedaron en la escuela para practicar hasta el atardecer ya se habían ido a casa, y los terrenos de la escuela estaban muy tranquilos.

Dentro de tal escuela, Taiyou permaneció en el aula a la que solía ir. La luz del aula ni siquiera estaba encendida, y todo lo que él hacía era bajar su silla y levantar su silla al escritorio.

Se sentó en la parte trasera, que parecía muy barata, dio vuelta el asiento, lo colocó encima de la mesa y luego llevó el escritorio a un lado de la pared.

Después de dejar el escritorio al lado de la pared, lo llevaba de vuelta a su lugar anterior y luego bajaba la silla.

Colocar la silla en la parte superior; llevar el escritorio.

Regresar el escritorio; dejar la silla en el suelo.

Él continuaba realizando estas acciones.

Dentro de esta aula oscura, había dos figuras mirándolo fijamente. Kazane estaba sentada un poco más lejos de donde estaba, y Hera estaba sentada sobre el hombro de Kazane como una figurita.

Las dos chicas estaban mirando a Taiyou.

[¿Hay… un significado para hacer esto?]

Kazane le preguntó a Hera.

[No, no hay desuyo~ Los puntos de experiencia de Taiyou-chan no aumentarán a menos que haga cosas sin sentido como esta desuyo~. Pero, parece que Taiyou-chan pudo haber nacido en el período de tiempo equivocado~]

[¿Qué quieres decir?]

[Hace un tiempo, este tipo de cosas eran muy populares porque en el pasado tenían sentido.]

[Ah, siento que estoy viendo algún tipo de drama histórico. En el pasado, todo mundo movían los escritorios y luego limpiaban el aula, ¿No es así?]

[Sí~! Kazane-chan, ¿Alguna vez has necesitado limpiar los terrenos de la escuela?]

[No.]

Kazane responde inmediatamente. Desde que nació, todas las escuelas a las que asistió nunca tuvieron una política de limpieza y nunca tuvo que limpiar los terrenos de la escuela.

[Por eso. Junto con los cambios en los tiempos, muchas cosas cambian también desuyo~]

[¿Es así cómo es?]

Kazane asintió comprendiéndolo.

Estaba descansando la barbilla colocando sus dos manos en la parte superior del escritorio y usándola como un aparato ortopédico (apoyo) mientras observaba atentamente a Taiyou.

Estaba mirando a Taiyou con una mirada enajenada, casi como si estuviera mirando la figura de su ídolo o algo así.

Era un poco diferente a la mirada que uno le daría a la persona que amaba.

Ese día, Taiyou le dijo que se quedaría con Hera para aumentar su nivel, y ella se ofreció voluntariamente para quedarse con él. Aunque él le dijo que ‘no había nada interesante que ver’, ella insistió en venir, y como no era realmente preocupante que ella lo observara, junto con el hecho de que a él no le importaba su compañía, él le permitió quedarse con él.

[Taiyou-chan, se ha vuelto muy genial, ¿Verdad~?]

[Sí, es muy genial… desde ayer.]

[Sí, desu~. En el pasado era muy callado cada vez que salía a subir de nivel, pero ahora puedo sentir que está muy lleno de energía desu~ su cara de lado parece realmente decidida y parece que su sudor está brillando.]

[Hera, ¿Te gusta Taiyou-san?]

[Por supuesto desuyo~]

Hera respondió como si dijera: ‘¿Por qué preguntarías tal cosa?’

[Pertenezco sólo a Taiyou-chan nanodesu~]

[Supongo que eso es cierto… Pero me pregunto qué sentirá Taiyou por ti.]

[Yo también me lo pregunto~]

Las dos chicas estaban mirando curiosamente a Taiyou, pero él estaba demasiado inmerso en su proceso de nivelación y estaba trabajando muy duro.

[Uf, ese fue un trabajo duro.]

Taiyou bajó la silla y dejó escapar un respiro, Kazane corrió hacia él con la toalla que había preparado de antemano.

Taiyou tomó la toalla y la usó para limpiarse el sudor de la frente.

[Taiyou-san, ¿Ya es hora de que volvamos a casa? Parece que Kotone y Suzune están un poco preocupadas por nosotros.]

Kazane sugirió que ambos regresaran mientras lo miraba con los ojos hacia arriba. (Mirada de cachorrito abandonado.)

Ella pudo sentir lo que las otras dos hermanas estaban sintiendo con la conexión telepática que compartían, y le contó sus sentimientos directamente a Taiyou.

Taiyou piensa un rato y le hace una pregunta a Hera.

[Hera, ¿Ni nivel no ha subido todavía?]

[Es sólo un poco más desu~]

[Lo siento, creo que tomará un poco más de tiempo, así que planeo seguir un poco más hasta que suba de nivel.]

[Entiendo. Parece que hoy estás realmente motivado, ¿No?]

[Sí, paso algo pequeño con mi estado.]

Taiyou responde de forma bastante ambigua. Kazane parecía que no entendía realmente lo que él acababa de decir, así que intentó explicarlo con un poco más de detalle.

[La primera vez que sentí lo asombrosa que puede ser la nivelación del cuerpo humano fue cuando… mi fuerza alcanzó un valor de 30. Mi nivel subiendo y mi fuerza alcanzando los 30… Cuando subí a la azotea y giré el pomo de la puerta, el pomo estaba completamente roto.]

[Oh sí, ahora que lo mencionas, fue reemplazado por uno nuevo. ¿Es eso lo que pasó? Así que Taiyou-san fue el que lo rompió…]

Kazane asiente al recordar el nuevo pomo.

Las tres chicas subieron a la azotea durante el almuerzo, así que ella lo vio.

[Por cierto, la vez que las ayudé por primera vez, ya era capaz de romper y partir un muro de hormigón por la mitad. Por lo tanto, pienso en la fuerza como una especie de frontera que he cruzado.]

[Sí…]

Las mejillas de Kazane se volvieron bermellón y sus ojos se llenaron de atención absorta. Parece que estaba recordando la vez que Taiyou la salvó y se emocionó un poco.

[Basándome en el número 30 como límite, ¿Puedes confirmar mi valor de velocidad?]

[Umm… Ah, es 29.]

Cuando Taiyou le preguntó, Kazane entró en pánico y rápidamente confirmó el valor de su velocidad.

[Así es, si lo aumento en un valor más, llegará a 30. Aunque es la mitad de mi fuerza, porque parece que 30 es una frontera para mí, empecé a preguntarme qué pasaría cuando excediera este valor…]

[Ya veo, entiendo.]

Kazane asintió.

Tan pronto como dijo esto, se levantó y comenzó a caminar de vuelta al asiento en el que estaba sentada hace unos momentos, para no interferir con la nivelación de Taiyou.

[Espera.]

De repente, Taiyou le agarró la mano.

[Hyaah! T-Taiyou-sa—]

[Silencio.]

Levantó su dedo índice y lo apretó contra sus pequeños labios. Mientras lo hacía, miró hacia la entrada de la puerta del aula.

Al instante siguiente, Taiyou notó algo y la empujó hacia el suelo. Además, Taiyou la inmovilizó con su cuerpo mientras la abrazaba.

[Taiyo—]

[Shhh.]

Ella estaba totalmente sorprendida, esta vez él usó la palma de su mano para cerrar su boca.

Aunque se resistió por un tiempo, considerando su diferencia física junto con la fuerza sobrehumana de Taiyou, en realidad no pudo hacer mucho.

Taiyou también bajó su postura hacia el suelo y miró fijamente a la entrada del aula. Poco después, se oyeron pasos. Al mismo tiempo, una linterna iluminó el aula.

Era el conserje haciendo sus rondas.

Taiyou contuvo la respiración hasta que los pasos del conserje se alejaron.

[Fuuh…]

Taiyou dejó escapar su aliento sintiéndose aliviado.

El maestro ya estaba enojado con él por haber faltado a la escuela, si también se enteraba que se quedaba en los terrenos de la escuela hasta esta hora tan tardía… Sin duda recibiría una charla y sermón aún más duro de su maestro.

Además, ha tenido una variedad de malas experiencias con el policía de barrio al hecho de que podía recordar la cara del policía, por lo que realmente quería evitar más problemas si era posible.

[Mi error… Está bien ahora…]

Taiyou se levantó diciendo eso. Finalmente se dio cuenta de algo.

Dentro de esta habitación oscura, en realidad empujó a una chica hacia el suelo y mantuvo su boca cerrada con la palma de su mano.

Incluso si quería inventar una excusa, era sin duda una escena que inducía a la comisión de un crimen, especialmente si era presenciada por otros.

Si el conserje lo descubría hace unos momentos, no iba a ser tan sencillo como recibir un sermón de su maestro, probablemente iba a ser una tarjeta roja (Expulsado) instantánea y la policía probablemente estaría involucrada.

[L-Lo siento.]

Taiyou se levantó rápidamente y se separó de Kazane.

Ella levantó su cuerpo muy lentamente, y fijó el dobladillo de su falda con una cara sonrojada.

Esa mirada en su cara era extremadamente sexy y para el Taiyou actual, era como veneno.

[Lo siento, hice algo realmente extraño.]

[No, está bien. Ah, parece que Koto-chan y Suzu-chan nos están animando ahora mismo.]

[No creo que necesiten animarnos!]

[Ahrere? Taiyou-chan, ¿No vas a hacerlo desuka~?]

[No voy a hacerlo afuera.]

[¿Afuera?]

[¿No es obvio? Si su figura desnuda fuera vista por otros, ¿Qué crees que pasaría?]

[Hmm, ¿Entonces silenciarías sus bocas o harías SATUGAI?] (NT: No tengo ni la más mínima idea de que signifique Satugai… no creo que se refiera a ‘Satsugai’ por lo que debe ser alguna especie de broma o algo por el estilo.)

[¿No es eso lo mismo!? O, mejor dicho, no quiero que llegue a esa etapa, así que por eso no lo estoy haciendo.]

[Ohh, ¿Es así como es desu~?]

[―!]

Cuando Taiyou estaba reprendiendo las palabras de Hera, Kazane de repente se cubrió la cara y salió corriendo del aula.

[¿Kazane?]

[Mira, como no se lo hiciste, se enfadó y se fue a casa desuyo~]

[No, esa lógica es definitivamente errónea!]

Cuando él la reprendió aún más, hubo una vibración en el área de su pecho. No fue el móvil que envió a reparar, sino el que Kohaku le prestó temporalmente.

Cuando lo sacó para asegurarse de quién llamaba, la pantalla mostraba que la persona llamaba desde el ‘Castillo Taiyou’.

Cuando respondió a la llamada, la voz de Kohaku pudo ser escuchada.

(Tú, ¿Qué pasó allí?)

[Eh, incluso si me preguntaras… No pasó mucho…]

Taiyou estaba muy sorprendido, pero decidió ocultar este hecho por ahora.

(¿Es así? Es sólo que Kotone y Suzune están sonriendo extrañamente.)

[¿Sonriendo?]

Taiyou inclina la cabeza ante las palabras de Kohaku, realmente no sabía por qué las dos chicas actuaban así.

Por una razón u otra, incluso Hera, que estaba a su lado, sonreía.