Maihime V2 Prologo

Modo nocturno

Prefacio

Una cierta Diosa desbordante de tristeza.

Un único y solitario pétalo baila en el aire.

Sumergiéndose suavemente en un lago sin límites, esparciendo ondas desesperadas de dolor en la nada.

El puro, honesto y fugaz pétalo de hielo ahuyenta a cualquiera que se atreva a tocarlo.

Y así, ella reza.

Para poder permanecer bajo la deslumbrante luz de la luna, desea un amor caótico, fiel y poderoso.

Ella reza por la luna, deseando fundirse en su brillo corrupto, depravado y contaminado.

Sin embargo, el cielo negro azabache y la brillante luna llena sobre el solitario y silencioso pétalo a la deriva están envueltos por gruesas nubes.

Extracto del registro de batalla ‘Battle Divas – Volumen Dos’.

Prologo

[¿Qué está pasando?]

El país estaba en llamas. Los cielos nublados reflejaban tenuemente la luz roja de las llamas que lo envolvían todo, desde el castillo en el que crecieron, a la pequeña ciudad castillo en la que se escabullían para jugar, hasta la maravillosa ciudad sentada debajo de su casa. Cada calle, rincón y grieta estaba arrojando espeso humo negro hacia los cielos.

En la cima de la colina que normalmente permitía una vista clara de la ciudad, los soldados que llevaban una armadura inusualmente llamativa observaban en silencio la destrucción total de sus hogares. Alguien en el centro del grupo de soldados, el único con armadura simple, dio tres pasos adelante.

[¿Por qué…? ¿Por qué hizo esto…?]

Su clara voz, junto con el tintineo de su armadura, resonó sobre la colina sin tener en cuenta el casco de acero que llevaban.

[Inquisidor Kanon.]

Un solo soldado se arrodilló tras el Inquisidor Kanon y les gritó suavemente.

[Salgo unos días y esto pasa… ¿Quién se atrevió a…?]

La patria de Kanon, Eshantel, era un país mucho más pequeño que sus vecinos, pero su poder militar rivalizaba con el del Imperio. Pero en pocos días, mientras estaban exterminando bandidos, el país cayó en una ruina indecible.

[Hehehe, qué feo, el inquisidor de Eshantel.]

El murmullo burlón y desgarrador vino de detrás de Kanon.

[¿Quién está ahí?]

[Para, Toshisaka!]

El soldado no hizo caso de las órdenes de Kanon y desenvainó su espada mientras se daba la vuelta. Poniendo toda su furia en su golpe, se dirigió hacia el objetivo, pero…

[Hehe, demasiado lento. Demasiado lento… y demasiado débil.]

La punta de la espada fue detenida por un solo dedo blanco como la nieve.

*Chasquido!*

Se partió por la mitad, aparentemente sin resistencia.

[¿Qu—!? Mi espada!]

Toshisaka se aseguró de que no mataría a su objetivo. Comprobó la posición del enemigo antes del ataque y planeó detener la espada antes de que pudiera causar una herida mortal. Pero eso no explicaba cómo una persona ordinaria podía detenerlo con sus propias manos. Sin mencionar su espada, que era una obra maestra expertamente hecha a mano. Ninguna persona normal debería haber sido capaz de partirla por la mitad con un solo toque. Estaba allí de pie, en total conmoción, cambiando su mirada entre su espada rota y la chica de piel pálida y cabello rubio que apareció de la nada.

[Oh, lo siento. No pensé que se rompería de verdad.]

La chica dejó caer casualmente la espada rota ante ella mientras agitaba la mano disculpándose.

[Hey, tú. ¿Eres una Diva?]

Contrastando el tono casual de Kanon, sus ojos color orquídea brillaban con tensión. Kanon apretó los dientes, dobló su cuerpo, y desenvainó su espada.

[Hehehe. Pues sí, lo soy. Soy la Diva del Imperio, Eleanor, y él es nuestro comandante en jefe, Gil.]

[¿Eh!? ¿Cuándo…?]

Las palabras se les escaparon de entre sus dientes apretados. Kanon debería haber estado en alerta máxima, pero de alguna manera, no vieron a la persona que estaba detrás de Eleanor.

Él mismo será un gran problema.

Pensó Kanon, lamiéndose los labios resecos. Se dieron cuenta de la oportunidad que se les había concedido y no tenían intención de dejarla escapar. El Imperio era su mayor enemigo, interfiriendo con los negocios de Eshantel en cada oportunidad que tenían. Ahora que el propio comandante había aparecido en el campo de batalla, no había duda de que estaban detrás de la destrucción que se había producido en su tierra.

[Entonces tomaré su cabeza y la montaré frente a las tumbas de mis camaradas caídos, Comandante!]

Y el responsable estaba justo delante de ellos.

[Allí!]

Superado por la rabia, el acorazado Kanon saltó hacia el enemigo con tal rapidez que ni siquiera Toshisaka, un veterano soldado, podía comprenderlo. La victoria de Eshantel fue asegurada con este ataque que desafía a la física. O eso pensaban, pero…

[Gahhhhh!]

Como si un meteoro hubiera golpeado la colina, la tierra tembló bajo sus pies. Gritos desesperados llenaron sus oídos y una gran cantidad de suciedad y arena nublaron su visión.

[Inquisidor!]

Ni siquiera el ejército de Eshantel, el más fuerte del continente, pudo hacer nada ante un ataque tan repentino y misterioso.

[Hehe, ¿Esperabas que dejara vivo a alguien tan tonto como para intentar ponerle un dedo encima a mi querido hermano?]

Dijo Eleanor con una voz encantadora desde detrás de la cortina de polvo.

[Heh… Supongo que el nombre Demonio Rubio no es sólo para mostrar.]

Mientras la lluvia de guijarros y polvo se calmaba, las figuras de Eleanor y Gil aparecieron en medio del impacto.

Justo al lado de ellos estaba Kanon, deteniendo la lanza larga de Eleanor con su espada.

[Hehe, esto es un poco decepcionante. Esperaba más del Inquisidor que supuestamente puede igualar a las Divas. No sólo eso, sino que este poder es…]

[¿Qué quieres decir con eso?]

Kanon se mofó de la sonriente Diva mientras luchaba por mantener su lanza a raya. La espesa sed de sangre que rodeaba a los dos era prácticamente visible.

[Envaina tu arma, Eleanor. Inquisidor, ¿Puedo pedirle que haga lo mismo? Hemos venido a hablar.]

En medio de esa atmósfera tensa,

Gil se acercó casualmente a ellos, como si estuviera dando un paseo por la tarde.

[Tch!]

Una vez más, Kanon no se dio cuenta de su presencia.

[¿Quieres hablar después de causar estragos en mi país? Ni te molestes.]

Kanon se recoge y da un paso atrás, disparando su palpable sed de sangre a Gil, quien no se deja intimidar por ello.

[M-Mi querido hermano!]

[No te preocupes.]

Sostuvo a Eleanor con una mano y caminó hacia Kanon.

[Permítanme comenzar nuestra discusión con un simple hecho: Su país no fue destruido por nosotros.]

[…]

Gil comenzó su explicación a pesar de la actitud aparentemente inalterable de Kanon.

[Es cierto que nosotros, el Imperio, queremos este país. ¿Lo has entendido? El país!]

[¿Qué significa eso?]

Kanon dio un paso adelante sin ocultar su ira, pero Gil se detuvo justo delante de ellos y puso una expresión completamente seria.

[El país. Eso significa sus ciudadanos, su tierra, sus recursos, su cultura, sus edificios. Queremos todo. ¿Crees que nos molestaríamos con tu tierra en su estado actual, desprovista de vida y valor?]

Gil miró fijamente al Inquisidor.

[Una tierra devastada…]

Dijo dolorosamente Kanon.

[Vine a advertirte del Rey Demonio, pero parece que era demasiado tarde…]

Kanon finalmente vio el misterioso cristal en las manos de Gil,

que tenía una llama verde esmeralda ardiendo en su interior.

[¿El Rey Demonio? ¿Y qué demonios es ese cristal?]

¿Qué tonterías está diciendo?

Los ojos de Kanon se fijaron en el cristal.

[El nuevo gobernante de Althos es el Rey Demonio. O eso dicen los rumores…]

Por supuesto, esos rumores fueron difundidos por el propio Imperio, pero Gil continuó con la cara seria.

[Viendo lo que pasó aquí, supongo que ya no podemos llamarlo rumores.]

[¿Estás diciendo que el rey de Althos, que es de hecho el Rey Demonio, vino aquí y destruyó mi país? Suena como un cuento junto a la chimenea (Cuento de hadas).]

[Así como la existencia de Divas. Si los rumores son ciertos y Alnoa es el Rey Demonio, entonces es mi deber como residente de este continente reunir a las Divas y sellar el mal como fue profetizado.]

Kanon quería volver a burlarse de él, pero recordó algo.

[Espera, si Althos es…! Feena… ¿Qué pasó con la Diva de Subdera?]

Kanon accidentalmente dejó escapar su apodo. Gil se acercó al asombrado Inquisidor y le susurró la respuesta al oído.

[Quién sabe… Pero los rumores dicen que tanto la Diva de Freiya como la de Subdera fueron encarceladas o sometidas a control mental después de aceptar la propuesta de matrimonio de Alnoa.]

[No… Entonces Feena…]

Escuchando los posibles peligros en los que podía haber caído Feena, Kanon susurró distraídamente su nombre con los ojos fijos en el cristal.

[El renacimiento del Rey Demonio es un peligro para todos los seres vivos de este continente. Como tal, tengo una propuesta para ti: Dejemos a un lado nuestras pequeñas disputas por el momento y formemos una alianza para someter al Rey Demonio. Por supuesto, el Imperio está más que dispuesto a echar una mano.]

[Entiendo. Estoy de acuerdo.]

El casco de acero asintió de acuerdo con la mansa e inocente propuesta.

[Inquisidor Kanon! Estamos tratando con nuestro enemigo jurado, así que por favor ten más cuidado…]

[Toshisaka. No olvides que yo soy tu amo mientras el paradero de mi padre es desconocido! ¿Todavía tienes alguna objeción?]

Kanon le contestó en un tono tranquilo pero agudo.

[Inquisidor Kanon…]

Asintió, maldiciendo su propia insolencia. Ya era demasiado tarde. Mientras estaba allí en silencio, Kanon cayó en la trampa cuidadosamente tendida por el Imperio. Las palabras de Gil resonaban en el cristal, arrastrándose a los oídos del joven Inquisidor mientras lloraban la pérdida de su país y su fracaso hacia sus amigos. Como si el mismo diablo los hubiera seducido usando su mayor debilidad…