Kono Yuusha V1 C1

Modo nocturno

Capítulo 1: Me niego

Cuando abro las puertas dobles con bisagras, me encuentro en una habitación completamente blanca hasta donde alcanza la vista. La Cámara de Invocaciones es lo que se podría llamar una dimensión de bolsillo y cuenta con un amplio radio de unos pocos kilómetros, a pesar de estar contenida dentro del santuario.

Doy unas cuantas docenas de pasos en la habitación, y luego me detengo brevemente para tomar un palo dorado de tiza del busto de mi vestido. Entonces, dibujo un círculo mágico en el suelo y empiezo a leer el nombre del héroe en voz alta. Viendo que esta es mi sexta vez, me estoy volviendo muy buena en esto sí lo digo yo misma. Al poco tiempo, el círculo mágico se ilumina, y un hombre es convocado desde el reino terrenal.

Oh… Oh no…! É-Él es…! Es muy encantador!

Mide más de 180 centímetros de alto y tiene mechones negros de aspecto juvenil que cuelgan sobre su rostro masculino. Lleva una camiseta y vaqueros, un atuendo común para una persona promedio en su mundo, pero no parece haber nada promedio en él. Incluso el aura que irradia de su cuerpo es tan impresionante como los dioses del mundo espiritual.

Cómo me gustaría enamorarme de un hombre así por una vez — Ack! ¿Qué pasa conmigo!? El amor entre diosas y humanos está prohibido!

Mueve la cabeza mentalmente. En cualquier caso, este humano es tan atractivo que casi pierdo el sentido de la disciplina como diosa.

Pero noto algo. El hombre me está mirando en silencio y es comprensible que así sea. Después de todo, ¿Quién no se sorprendería si de repente se le sacara de la vida que una vez conoció y se le convocara a una habitación completamente blanca? Hablo con el hombre con un aire de autoridad en mi voz.

[Es un placer conocerte por fin. Soy Ristarte, una diosa de este mundo espiritual unificado. Te he invocado a esta dimensión para una cierta misión. Seiya Ryuuguuin, te convertirás en el Héroe que salvara al mundo paralelo Gaeabrande de las garras malvadas del Señor Demonio.]

Me río con confianza.

Como era de esperar, Seiya sigue mirándome en silencio. Parece más encantado conmigo que sorprendido. Es comprensible, sin embargo. No quiero presumir, pero soy una diosa. Y para decirlo sin rodeos, soy muy atractiva: preciosa, cabello rubio brillante; un vestido blanco puro con amplios pechos, un poco de escote; y una cintura delgada acompañada de piernas delgadas. Mi belleza debe haberlo dejado sin palabras. Dudo que esta persona Seiya haya visto una mujer tan perfecta en su vida. Me río interiormente… hasta que Seiya finalmente habla en un tono más bajo.

[Pensar que le tirarías una bomba como está a un completo extraño… Eres rara, ¿Cierto?]

[¿Rara!? ¿Estás hablando de mí!?]

Uh-oh… La verdadera yo salió por un momento. Esto no es bueno! Dignidad! Debo mantener mi dignidad como diosa!

Después de aclararme la garganta, trato de hablarle con calma.

[No soy rara. Permíteme repetirlo. Soy una diosa, una diosa de los cielos que te invoco, Héroe.]

[Una diosa, ¿Huh? Si realmente eres una diosa, ¿Por qué no salvas tú misma ese mundo paralelo?]

[H-Hay reglas. Los dioses crearon innumerables mundos para florecer a manos de los humanos. Es por eso que sólo los humanos pueden salvar los mundos humanos.]

Seiya suspira profundamente.

[¿Tengo otra opción?]

[No.]

Al oír esto, Seiya me mira con asco.

[Me pides demasiado.]

El sentimiento que tenía antes se marchita constantemente con esa actitud descarada de él.

Qué hombre tan peculiar. La mayoría de la gente está extasiada cuando les digo que fueron elegidos para ser un héroe… O-oh, bueno. Probablemente esté confundido después de haber sido invocado tan repentinamente. Menos mal que tengo el remedio perfecto para situaciones como ésta! Me acercaré a Seiya así, y…

[Hey, Seiya! Quiero que grites ‘estado’, ¿De acuerdo?]

Heh-heh-heh! Esto! Esto es todo! Esto es perfecto! A los japoneses les encantan estas cosas!

[¿Por qué?]

[¿Huh? Espera. ¿No sabes? ¿No te gustaban los videojuegos? Ah, no importa. Cada vez que grites ‘estado’, podrás ver tus capacidades expresadas en forma numérica! De todos modos, dale una oportunidad! Ver es creer!]

Sin embargo, después de un breve momento de silencio…

[…Propiedades.]

[¿Propiedades?]

Estoy bastante segura de que le dije que dijera ‘estado’, así que, ¿Por qué dijo eso? ¿Qué se supone que significa eso!?

Seiya evalúa la información en la pantalla que aparece ante él y asiente con la cabeza.

[Ya veo. En realidad, aquí hay información que sólo yo sabría. Supongo que eso hace que tu historia de mierda sea un poco más creíble.]

… ¿No se da cuenta de lo irrespetuoso que es con una diosa!?

[D-De todos modos, olvídate de las propiedades. Sólo di ‘estado’, ¿De acuerdo? Vamos. ¿Por favor? Te lo ruego!]

Seiya murmura a regañadientes ‘estado’ en respuesta a mi sincero llamamiento. Entonces, aparece una pantalla tridimensional como antes. Miro por encima de su hombro para leer su estado con él.

[¿Y bien? ¿Qué opinas tú? No sé si lo sabes, pero tus estadísticas son increíbles. Son mucho más altos que los de un Héroe promedio! Escucha, tu talento es uno entre mil millones! Tú, Seiya Ryuuguuin, eres el único que puede derrotar al poderoso Señor Demonio de Gaeabrande!]

Digo todo lo que puedo para motivarlo, pero no parece muy feliz. De hecho, parece pensativo, como si su mente estuviera en otra parte.

[Por cierto, ¿Qué pasa si muero en ese mundo?]

[Bueno, esa es una forma pesimista de verlo… pero no hay por qué preocuparse! Simplemente volverás al mundo de donde viniste! Sin embargo, nunca podrás volver a este mundo después de eso…]

Seiya hace un gesto de desdén como si sugiriera que cualquier cosa que diga o haga no le concierne. Desde que empezamos a hablar, he tenido una sospecha sigilosa: es el tipo de persona que tiene que ver algo para creerlo. Eso es todo!

[Seiya! Te lo explicaré más tarde! Pero por ahora, vamos a Gaeabrande!]

Inmediatamente lancé un hechizo, abriendo una puerta a Gaeabrande ante nosotros. Con la puerta abierta, lo llamo.

[Seiya Ryuuguuin! Únete a mí! El destino de Gaeabrande está en tus manos!]

[Me niego.]

[Ahora bien, apuesto a que estás tan emocionado por ver qué clase de mundo es Gaeabrande, ¿Verdad? …Espera, ¿Huh? E-Espera! Espera, espera, espera! ¿Qué acabas de decir?]

[Dije que me niego. ¿En serio crees que iría a un mundo tan peligroso por capricho sin siquiera prepararme?]

[Pero tus estadísticas son considerablemente más altas que las de la mayoría de la gente. Además, tomaré la forma de un humano mientras esté en Gaeabrande, y siempre estaré contigo para ayudarte. Así que no te preocupes…]

[¿No dijiste que el mundo humano tenía que ser salvado por los humanos? Dudo que seas muy útil.]

[Qué grosero! Soy una diosa, sabes! No moriré, y puedo curarte con magia cuando te lastimes!]

[¿Ves? ¿Qué te dije? Tendrías un papel secundario, haciéndote esencialmente inútil cuando se trata de salvar el mundo.]

Ugh! C-Cómo se atreve a hablarle así a una diosa! M-Me encantaría golpearle la cara ahora mismo.

Sin embargo, Seiya ofrece otro resplandor frío y penetrante.

[Si no tengo elección, al menos déjame prepararme.]

[¿Prepararte? ¿Haciendo qué exactamente…?]