Hero Traitor C5

Modo nocturno

Capítulo 5: Sólo los perdedores hablan sandeces sobre los cobardes

[Es hora del entrenamiento de tres minutos de Shinichi! Yay!], gritó entusiasmado Shinichi.

[Yay!], imitó Rino felizmente.

[… ¿Qué es esto?], preguntó Celes, abandonando su actitud normalmente crítica.

Para evitar sospechas, Shinichi y Celes habían dejado la ciudad como el mercader y su sirvienta, lanzando el hechizo de vuelo en medio de la noche una vez que estaban en un camino del sur cerca del Reino Boar. Fue el día después de su regreso al castillo del Rey Demonio.

[Hey, Rino, ¿Te parece bien jugar aquí?], preguntó Shinichi.

[Sí! Papá está ocupado con el trabajo, así que me haría muy feliz si pudiera jugar contigo!]

[… ¿El trabajo de un Rey Demonio? ¿Cómo papeleo y esas cosas?]

Shinichi sonó escéptico.

[¿Papeleo? Sabes que el trabajo de papá es golpear a los chicos malos y seguir fortaleciéndonos, ¿Verdad?]

[Está bien! ¿Sabes una cosa? Eso ya ni siquiera me sorprende.], dijo Shinichi, forzando una risa enérgica para fingir un poco de entusiasmo. [En realidad, voy a hacer lo mismo: entrenar para ser más fuerte. ¿Crees que podrías ayudarme, Rino?]

[Puedes contar conmigo!]

[¿Por qué exactamente estás repentinamente interesado en ser más fuerte?], Celes los interrumpió bruscamente, volviendo finalmente a sus cabales.

[Me estoy preparando para derrotar a los héroes.], contestó Shinichi, volviendo también a ser él mismo.

[¿Así que admites que fallarás si sigues siendo débil?]

[Sí. Además, siento que moriré si no entreno un poco.], admitió Shinichi.

Como era el consejero del Rey Demonio, el Rey o Celes probablemente lo traerían de vuelta usando el hechizo de Resurrección si moría. Pero si las cosas se intensificaban, alguien lo querría muerto permanentemente. Así que un poco de preparación parecía importante.

[Entiendo, pero un día de entrenamiento no va a cambiar nada.]

Celes expresó una preocupación válida.

Al igual que en la Tierra, el camino más rápido hacia la fuerza era el entrenamiento regular lento pero intenso. Pero Shinichi estaba empezando a aprender que las reglas se podían doblar con el intelecto humano y la magia.

[Lo verás en un minuto. Rino, ¿Puedes lanzar el hechizo de Bloqueo del Dolor?]

Pregunto Shinichi.

[Sí! Es el primer tipo de magia que aprendemos. Papá dice que debemos luchar con todas nuestras fuerzas hasta el momento antes de morir.]

[Ah… um, seguro. ¿Podrías echarme eso encima?]

[Sí! Mm!]. dijo Rino mientras hinchaba sus mejillas. Invocaba adorablemente sus poderes, cantaba: ‘Dolor, dolor, vete, vuelve otro día! Bloqueo del dolor!’

[Espera, ese lindo encantamiento fue un hechizo.], preguntó Shinichi, pensando en la vez que Celes lanzó Bloqueo del Dolor para poder quemarse la cara. Había usado un conjuro mucho más simple.

[Sí, los hechizos no tienen canto, así que son diferentes dependiendo del lanzador.], relató Rino.

[Ya veo.], dijo Shinichi mientras una luz brotaba de las palmas de las manos de Rino y envolvía su cuerpo. Se pellizcó los brazos, y se aseguró que no podía sentir ningún dolor.

[Muy bien, ahora un poco de entrenamiento de fuerza a alta velocidad.]

Shinichi puso ambas manos en el suelo y comenzó a hacer flexiones.

[Uno, dos, tres… Esto es increíble! Siento que podría seguir por siempre.]

Si estuviera en su estado natural, su pecho y sus brazos se entumecerían después de veinte flexiones, y llegaría a su límite justo antes de los cuarenta. Pero ese número vino y se fue. No podía sentir nada, pero, sin embargo, llegó a un límite físico en el que ya no podía hacer nada más.

[Ciento dos, ciento tres… Augh, este podría ser el límite.]

Shinichi era incapaz de mover su cuerpo por mucho que lo intentara. Había usado toda su fuerza haciendo flexiones. Colapsando en el suelo, se levantó la camisa para ver sus músculos pectorales, rojos e hinchados. Estaba sangrando internamente después de desgarrar un músculo al empujarlo más allá de sus límites.

[Ah, eso parece doloroso.]

Rino se estremeció.

[Si no tuviera ese hechizo, probablemente habría muerto por el dolor.]

Para un atleta motivado, esta cantidad de entrenamiento era totalmente posible en la Tierra, pero su siguiente truco sólo era posible en un mundo de fantasía.

[Rino, ¿Puedes usar un hechizo para curar mis músculos desgarrados? No quiero un hechizo que haga retroceder el tiempo o que reconstruya mi cuerpo o algo así. Quiero algo que aumente mi proceso natural de curación.]

[Ah, um, creo que no lo entiendo.], tartamudeó Rino, sacudiendo la cabeza confundida ante la complicada explicación de Shinichi.

Celes dio un fuerte suspiro y se acercó a sentarse junto a Shinichi.

[¿Qué tal si mejoro la capacidad de restauración de tu cuerpo?], sugirió.

[Ah, eso sería perfecto.]

[Muy bien. Self-Healing Power Boost!*.], dijo, lanzando el hechizo colocando las palmas de sus manos sobre el pecho hinchado de Shinichi. Una energía incolora fluía de las manos de Celes y corría por su cuerpo. Su pecho estaba ardiendo ya que todas las células se reproducían a un ritmo anormalmente rápido. (NT: Mejora del Poder de Autocuración!)

[Puedo verlo sanar!]

La hemorragia interna normalmente habría tardado al menos tres días en sanar, pero desapareció por completo en aproximadamente un minuto. Eso no es lo único que hizo la magia.

[Ahora veremos si mi idea funciona. Uno, dos, tres…], dijo Shinichi cuando empezó a hacer flexiones de nuevo una vez que sus músculos se recuperaron por completo.

Y siguió adelante, incluso después de alcanzar su límite anterior de 103.

[Ciento veinte, ciento veintiuno… todavía puedo moverme! Funcionó!]

[¿Qué? ¿Te has hecho más fuerte con sólo hacer eso?], preguntó Rino conmocionada. Shinichi no paró sus flexiones para explicarlo con más detalle.

[Se llama recuperación post-entrenamiento. Los músculos se fortalecen porque se reparan después de que se rompen las fibras. Normalmente, necesitarías descansar unos dos o tres días para que sane por completo, pero aceleré ese proceso con magia.], explicó Shinichi, alcanzando su nuevo límite de ciento cincuenta flexiones.

Celes lanzó el hechizo de nuevo, y los músculos de Shinichi se curaron de nuevo, haciéndose más fuertes.

[No se trata de subir de nivel a alta velocidad, sino de un entrenamiento de fuerza a alta velocidad. Hombre, ser fuerte es divertido!]

[Estás haciendo trampa otra vez. ¿Alguna vez te sientes mal por aquellos que hacen un esfuerzo constante y firme?]

[La búsqueda del método de formación más eficaz es un esfuerzo propio. No hace falta mucho esfuerzo para dejar de pensar y hacer lo mismo una y otra vez.], respondió Shinichi.

[¿Y cómo te sientes realmente?]

[Me encanta poder hacer trampa y tomar el camino fácil y aun así conseguir hacerlo mejor que los demás!]

[Degenerado.]

Shinichi empezó a hacer sentadillas, soportando los insultos a los que se había acostumbrado.

[Rino, siento preguntarte esto, pero ¿Podrías ir a buscarme algo de comer y beber? Comenzaré a perder masa si no obtengo suficientes nutrientes, incluso con todo este ejercicio y restauración de músculos.]

[Sí! Iré a prepararte un festín!], dijo Rino, emocionada de que confiara en ella. Se fue corriendo hacia el comedor.

[Wow, es una niña muy buena! No se parece al Rey Demonio en nada.]

[Si la tocas—], advirtió Celes.

[Sí, sí, sé lo que pasará. Pero eso no tiene nada que ver, no voy a hacer nada!]

[……]

[¿Por qué esa mirada? ¿Sabes algo? Sé exactamente lo que estás pensando: Eso es algo que diría un lolicon.]

[Eso es algo que diría un lolicon.]

[Entonces, ¿Tenía razón? ¿Eso es lo que has estado pensando todo el tiempo!?]

El grito de Shinichi fue un poco más fuerte de lo que él pretendía, lo que los sacó de sus bromas cómicas normales. Shinichi tenía el presentimiento de que la sirvienta disfrutaría de la comedia al estilo manzi.

[De acuerdo, en serio, creo que Rino es linda y todo eso, pero no hay ninguna posibilidad de que algo romántico ocurra entre nosotros.]

Aunque era totalmente posible que Rino fuera en realidad mayor que Shinichi, ya que eran de especies diferentes, seguía siendo imposible. No podía ignorar las normas morales de su país de origen.

[No tengo hermanos, así que la veo como una hermana pequeña. Quiero mimarla, es todo.]

[…Como yo.], estuvo de acuerdo Celes, respondiendo en un tono inusualmente serio. De hecho, su cara parecía un poco más amable. Su relación con Rino iba más allá de la de una sirvienta y la hija de su amo, y parecía que ella realmente se preocupaba por ella.

[Para que quede claro, me gustan más las tetas grandes, así que prefiero a las mujeres pechugonas como tú, Celes.], declaró Shinichi, diciendo intencionadamente algo grosero para salir de este momento de vergüenza y ternura. Pensó que ella lo regañaría por acoso sexual o por ser un pervertido, pero—

[…..]

Celes no dijo nada, apartando la cara de Shinichi y mirando hacia abajo.

[Um, ¿Celes?]

[……]

[Podría ser, ¿Te has sonrojado?]

[Hyper Gravity!*] (NT: Hiper Gravedad)

[¿Ah!?]

El cuerpo de Shinichi repentinamente se volvió tan pesado que no pudo permanecer de pie y se pegó al suelo como si hubiera sido clavado.

[Voy a ayudar a Lady Rino. Volveré enseguida.], bromeó Celes.

[No, espera, antes de irte! ¿Podrías liberarme…?]

[Es un regalo mío. Buena suerte en tu entrenamiento.]

Celes sonrió como una flor en plena floración al salir de la habitación. Pero justo antes de que se cerrasen las puertas, miró a Shinichi como si fuese un cerdo en espera de ser sacrificado.

[Ella es… sorprendentemente inocente…]

Shinichi encontró esta visión de una Celes más linda algo entrañable, pero los huesos de su cuerpo estaban empezando a hacer un horrible crujido, y se preparó para su primera muerte.

Rino se había apresurado a salvar a Shinichi, que había escapado por poco de la muerte y reanudado su entrenamiento. Este fue su tercer día.

[Las personas solían decir que era un poco débil, pero ahora soy bastante fuerte.]

Shinichi se maravilló, incapaz de resistirse a flexionar sus músculos. Era más fuerte que cuando usó un equipo de entrenamiento cuestionable.

[Wow! Increíble! Te pareces a papá!]

[Repulsivo.]

Celes estaba escupiendo su veneno normal en marcado contraste con Rino, que se balanceaba emocionada en el brazo de Shinichi.

[De todos modos, creo que es suficiente entrenamiento de fuerza por ahora.], dijo Shinichi.

Hacer mucho más dañaría su salud. A decir verdad, era más doloroso seguir comiendo toda la comida que necesitaba para fortalecer los músculos. Sería diferente en la Tierra con su cocina gourmet, pero aquí estaba comiendo muchos ingredientes desconocidos del mundo demoniaco: carnes de caza y malezas hervidas. Habría sido menos doloroso sufrir torturas, por lo que quería centrar su atención en los demonios y su fantástico poder.

[Entonces, ¿Cómo podría usar magia?], preguntó Shinichi, mirando expectante a Celes y Rino, pero ambas inclinaron la cabeza confundidas.

[¿No puedes usar magia?], preguntó Rino.

[Entiendo tu pregunta, pero es como preguntar si puedes enseñar a los humanos a respirar.], dijo Celes.

Los demonios se diferenciaban de los humanos en que nacieron con poderes mágicos y la capacidad de usarlos. Podrían ser capaces de ayudar con encantamientos, pero no tenían idea de cómo enseñar a alguien incapaz de hacerlo.

[Verdad… Pero siento que puedo usarlo ahora por alguna razón.]

El cuerpo de Shinichi se sentía diferente de antes de que se sometiera a su entrenamiento de fuerza de súper alta velocidad. Se sentía como si algo más que sangre corriera ahora a través de él, algo caliente. Al principio, pensó que eran los efectos secundarios del Bloqueo del Dolor o de la Aumento de poder de Autocuración, pero no fue así.

[No estoy segura de entender completamente. Pero si sientes que puedes, tal vez deberías probarlo.], sugirió Celes con dudas después de escuchar la explicación de Shinichi sobre esta sensación desconocida en su cuerpo.

[Muy bien! Vamos a intentarlo, entonces. ¿Cómo uso magia?], preguntó Shinichi.

[Es fácil. Piensa en convertirte en eso y di el nombre.], dijo Rino.

[Uh, ¿Eso es todo?] Shinichi, que no confiaba del todo en la explicación de Rino, miró a Celes, quien asintió con la cabeza.

[Sí, no estoy segura de lo que esperabas, pero la magia es muy simple. Mi maestro me dijo: ‘En su origen, la magia sólo tiene un efecto posible’], explicó Celes.

[¿Y cuál es ese?], preguntó Shinichi.

[Mi maestro dijo que la magia es una forma de alterar la realidad para que coincida con tu imaginación. Ya sea lanzando una bola de fuego o haciendo una columna de hielo, todo viene de la misma base, aunque con resultados diferentes.], explico Celes.

[¿Y qué hay de los encantamientos y los círculos mágicos?]

[Son simplemente herramientas para ayudar a fortalecer la imagen de lo que se quiere. Es mucho más probable que veas el fuego en tu mente si dices ‘Burst, Red Flames*’ que si tratas de hacerlo sin decir nada.] (NT: Estallen, Llamas rojas!)

Shinichi empezó a pensar inconscientemente mientras su entendimiento crecía. Él ya tenía una concepción de cómo las palabras tenían poder incluso en el Japón del siglo XXI, como se ve en el concepto de kotodama, palabras de poder que manifiestan tus deseos. Fuera de los fenómenos sobrenaturales, había una explicación científica para el efecto de hablar las cosas en la existencia. Los atletas profesionales a menudo se involucran en ejercicios de visualización positiva, pensando que soy fuerte y que puedo ganar como parte de su entrenamiento psicológico, lo que ayudó a mejorar la concentración y la motivación.

[Primero deberías empezar de a pocos. Trate de imaginar una llama.], sugirió Celes.

[Entiendo… Fuego. Rojo, caliente, ardiente…]

Shinichi siguió el consejo de Celes, levantando la palma de su mano mientras cerraba los ojos y veía una llama.

Con una intensidad sin aliento, imaginó una llama del tamaño de un fósforo flotando sobre su palma. Al hacerlo, el extraño calor en su cuerpo comenzó a concentrarse en la palma de su mano.

[Puedes decir lo que quieras. Sólo cree que la llama que imaginaste aparecerá, no lo dudes, y grita para liberar tu poder.], continuó Celes.

[Llama… arde, arde. Fuego! Argh—!]

Shinichi abrió los ojos, diciendo la palabra mágica en inglés. Cuando lo hizo, el calor se contrajo y estalló en una llama roja que ardía sobre su mano.

[Whoa! Realmente apareció!]

[Shinichi, lo lograste!]

Gritó alegremente Rino, como si se tratase de su propio logro, lanzándose sobre Shinichi, que aún estaba en estado de shock. No se atrevería a decir que fue la suavidad de su pecho preadolescente lo que rompió su concentración, pero la llama sobre su palma desapareció.

[Se apagó. Es bastante difícil de mantener.], observó Shinichi.

[Por supuesto. La magia sólo puede ser mejorada practicando tu habilidad para fijar una imagen de forma rápida y precisa y mantenerla. Esto sólo se puede mejorar con práctica persistente.]

La expresión de Celes era seria, como si dijera que no había manera de hacer trampa, como con su entrenamiento de fuerza de alta velocidad.

[Supongo que sí. Bueno, dicen que no hay atajos para aprender.], dijo Shinichi.

Incluso con el entrenamiento de fuerza, podía mejorar la fuerza y la velocidad de su cuerpo, pero no había desarrollado las habilidades necesarias para darle un buen uso a su cuerpo. Un guerrero hábil podría manejar fácilmente a un niño con un poco de fuerza física. De la misma manera, aunque obtuvo el poder necesario para usar magia, tuvo que pasar el tiempo aprendiendo las habilidades para usarla bien.

[Pero mirándolo de otra manera, eso significa que debería haber una manera súper rápida de aumentar mi poder mágico.]

La cara de Shinichi volvió a retorcerse malvadamente mientras pensaba en algo nuevo.

[Shinichi, estás sonriendo sinuosamente otra vez…], dijo Rino, que estaba un poco asustada.

[¿Qué clase de trampa evasiva has pensado esta vez?], preguntó Celes, que estaba demasiado harta de él como para quejarse.

[Originalmente.], dijo Shinichi, explicando su idea, [No tenía absolutamente ninguna capacidad para los poderes fantásticos, como la magia. Eso lo puedo decir con seguridad. Sin embargo, cuando hice el entrenamiento de fuerza, de alguna manera se convirtió en parte de mi cuerpo. ¿Por qué crees que paso eso?]

[Hmm, tal vez cuando entrenabas tu cuerpo, también entrenabas tus poderes mágicos?], Rino especuló.

[Eso es probablemente cierto para el Rey, pero yo soy un caso completamente diferente.], dijo Shinichi, dejando sólo una respuesta. [Es porque me han echado magia encima muchas veces! …creo.]

[Pareces un poco inseguro al respecto.]

Celes lo miró con frialdad, lo cual no fue inesperado, ya que no tenía pruebas que respaldaran su idea.

[Por eso haremos algunas pruebas para verificar esta teoría. Les pido a ustedes dos, Rino y Celes, que me lancen hechizos mágicos! No importa cuál sea!]

Shinichi no dudó en entregar su cuerpo a la experimentación humana ya que sabía que podía ser resucitado, aunque muriera.

Rino y Celes estaban un poco confundidas, pero hicieron lo que Shinichi les pidió y empezaron a lanzar magia.

[Bien, aquí voy: Physical Enchantment!], dijo Rino.

[Bien, bien! Sigue lanzándolo.], animó Shinichi.

[Bueno, entonces, Harsh Pain—*], comenzó Celes. (NT: Dolor severo.)

[No empieces por matarme con tu magia!], Shinichi la detuvo.

[No morirás. Sólo te hará sentir más dolor que la misma muerte.], respondió Celes.

[Eso es aún peor!]

Apostaba a que la sirvienta intentaría usar cada oportunidad que tuviera para probar una magia tan poco común y tan increíblemente cruel que haría que cualquiera dudara en lanzarla.

Shinichi continuó absorbiendo los hechizos mágicos hasta que ambas habían agotado completamente sus poderes mágicos. Y los resultados—

[Arde hasta las cenizas en furiosas llamas rojas! Flame Pillar!*], ordenó Shinichi, empujando su palma hacia afuera junto con el conjuro mejorado y un poco más tenso. (NT: Pilar de Llamas.)

Cuando lo hizo, un pilar de fuego estalló, un poco por debajo de un pie de alto y una pulgada de diámetro.

[Sí! …Bueno, es un poco endeble, pero estoy subiendo de nivel.]

Medio día después de absorber la magia, Shinichi aumentó el tamaño de su llama de un fósforo a una estufa de gas.

Pero las personas que lo habían estado ayudando estaba tumbadas en el suelo detrás de él, exhaustas.

[Huff, huff… Eso es bueno…], jadeó Rino, tratando de felicitarlo.

[¿Qué… planeas hacer…? Nos vas a dejar… vacías…], se quejó Celes, aun lanzando insultos.

Ahora sudando y jadeando para recuperar el aliento, las dos habían continuado lanzando hechizos sobre él hasta el borde del colapso.

[Oops, lo siento. Uh, gracias por seguir mi plan.], dijo Shinichi, corriendo a la cocina a buscar agua.

[No estoy seguro de que esto haya sido muy efectivo, sin embargo…], se murmuró a sí mismo.

Su capacidad mágica no estaba aumentando lo suficientemente rápido, a pesar de que Rino y Celes habían agotado sus propios poderes mágicos en él. Ambas eran reconocidas como usuarias de magia de primera clase dentro del mundo demoniaco, pero sus esfuerzos combinados aún no eran suficientes para ayudarlo. Si esto hubiera sido un juego de rol online multijugador, sería como pasar medio día intentando subir de nivel con la ayuda de algunos jugadores de alto nivel y ganar un miserable nivel.

[Bueno, no hay algo parecido a un almuerzo gratis.], suspiró Shinichi. El hecho de que pudiera usar magia fue una pequeña victoria, aunque no fuera mucha. Regresó a Rino y Celes con una jarra de agua y frutas moradas que había tomado de la cocina.

[Ahh, el agua del mundo humano es realmente deliciosa.], dijo Rino, terminando alegremente un vaso de agua fresca y clara.

[Por otro lado…]

Con una expresión nublada, Celes miró la fruta intacta.

[Lo sé. Es dura y agria.], dijo Shinichi, dándole un mordisco a su parte, que fue tan vil como esperaba.

La fruta parecía una manzana, pero sabía peor que un bocado de mantequilla amarga.

[Sería bueno que hubiera fresas silvestres en el bosque o uvas en las montañas…], fantaseó Shinichi.

Pero el área alrededor del castillo del Rey era un valle abandonado e infértil, sin plantas comestibles a la vista ni animales salvajes que pastaban su tierra. Esto significaba que mayormente comían esos viles platos del mundo demoniaco.

[Los héroes no nos van a atacar por el momento, y parece que hemos empezado a cultivar de nuevo. Si empezamos a criar ganado ahora, probablemente podríamos empezar a comer buena comida en unos seis meses.], pronosticó Shinichi con optimismo.

[Seis meses…]

Rino se dio cuenta de que estaba más lejos de lo que ella pensaba.

[Bueno, también tenemos una tonelada de oro, así que podríamos intentar comprar comida de las aldeas cercanas, y los topógrafos podrían haber ignorado tierras fértiles en las montañas—¿Hmm?]

Shinichi se detuvo.

[Shinichi, ¿Qué pasa?], preguntó Rino.

[¿Tienes algún hechizo que haga que la comida sepa mejor?], probablemente debería haber hecho esta pregunta antes.

Sabía que muchos de los juegos de batalla japoneses no tenían estos hechizos (sobre todo porque sería muy difícil para los desarrolladores incluirlos), pero algunos de los juegos de rol occidentales de sobremesa sí los tenían, especialmente los que incluían viajes o racionamiento de comida como parte del juego. No sería exagerado suponer que tendrían un hechizo para conjurar un festín en este mundo fantástico, algo parecido a un cierto robot con forma de gato y sus herramientas.

Las dos demonios lo miraron con expresiones increíblemente agrias.

[Una vez intenté ver si podía, pero…], la voz de Rino se apagó.

[Para empezar, no podemos visualizar correctamente la buena comida.] Celes terminó el pensamiento de su ama.

[Ugh…]

Shinichi se frotó las esquinas de sus ojos, compadeciéndose de las dos chicas que lo observaban con una mirada perdida.

Tenía sentido. Por naturaleza, la magia era una forma de alterar la realidad para que coincidiera con tu imaginación. Si nunca hubieras experimentado algo, sería difícil imaginarlo o manifestarlo.

[Pero, Rino, ya has comido pan antes, ¿Verdad? Y, Celes, comiste en esa taberna. Y todos los demás comieron mantequilla y carne en el banquete.]

Shinichi parecía desesperado.

Celes y Rino intercambiaron miradas mientras Shinichi preguntaba si estas nuevas experiencias habían cambiado algo.

[La comida era tan deliciosa que no podíamos entenderla del todo, así que no podemos recrearla.], dijeron juntas.

[Ugh…]

Shinichi se frotó los ojos de nuevo ante esta triste visión.

Puede que sea imposible para Rino y Celes… pero, ¿Podría hacerlo yo?

Cuando una bombilla (Idea) se prendió en su cabeza, Shinichi recuperó la compostura. Había tenido la oportunidad de refinar su paladar en el Japón del siglo XXI, conocido por su delicada y deliciosa cocina. También tenía suficiente conocimiento de la ciencia y la química para entender el sabor en su nivel más básico.

Comida deliciosa… No, eso es demasiado vago. Necesito algo más simple. Probare con ‘dulces’.

[¿Shinichi?]

Rino se había preocupado porque repentinamente se había quedado callado, así que ella le hizo un gesto con la mano delante de su cara. Shinichi estaba tan perdido en sus pensamientos que ni siquiera se dio cuenta.

Dulce… Azúcar… ¿De qué está hecho el azúcar? Bueno, su composición química es C12H22011. Carbono, hidrógeno y oxígeno… Bien, estos son los elementos que esta fruta necesita.

Shinichi miró fijamente su manzana morada a medio comer (no es su nombre real), formó la imagen en su mente, y reunió todo el poder mágico de su cuerpo.

Hazte dulce, como el azúcar, dulce. Conviértete en algo delicioso.

Esta imagen mental se superpone a la realidad. Cantó este hechizo para cambiar su composición:

[Las partículas más pequeñas de la materia, forman nuevos lazos, cambian su forma! Element Conversion!*] (NT: Conversión de Elementos!)

El hechizo apareció naturalmente, mientras se concentraba en liberar toda la magia que había en él. Una luz brillante rodeó la manzana morada y luego se disipó suavemente en el aire.

[¿Qué hiciste?], preguntó Rino, inclinando la cabeza confundida ante la manzana púrpura en la palma de su mano. Se veía exactamente igual que antes.

Pero la única manera de saber si fue un fracaso era probarla.

[Si todo sale según el plan… ¿Mm!?]

Shinichi, preparándose, dio un mordisco. Sus ojos se abrieron de par en par y gritó sorprendido: [Qué dulce! Demasiado dulce! ¿Qué es esto? ¿Un terrón de azúcar!?]

Era tan dulce como si hubiera condensado sopa de frijoles rojos cien veces más. De hecho, era tan dulce que casi perforó el cerebro de Shinichi, obligándolo a escupir la manzana púrpura.

[¿Necesitas el hechizo Antídoto?] preguntó Celes.

[No, creo que está bien. La magia en sí misma fue un éxito. Supongo que las proporciones no eran las correctas.], respondió Shinichi, tratando de calmar a Celes y dándole la manzana morada.

[Dale un mordisco y verás que fue un éxito.]

[Oh, mírate! Te excita hacer que una mujer coma algo cubierto con tu saliva. Pervertido!]

[Sabias que puedes cortar un trozo que no toqué y comerlo.]

Celes mordió la manzana cerca de las marcas de los dientes de Shinichi, a pesar de sus comentarios anteriores. Sus ojos se abrieron de par en par cuando una ráfaga de sabor desconocido la golpeó, y ella se fundió en una relajada sonrisa.

[Es muy buena…]

[¿Huh!? No, es tan dulce que quema!]

Shinichi devolvió el ataque, pero Celes no pudo oírlo. En vez de eso, sonrió con entusiasmo, tal como lo había hecho en la taberna, y dio otro mordisco agresivo a la manzana púrpura.

[Oh, es divino. Así que así es como sabe algo dulce…]

[Celes, lo estás acaparando todo! Yo también quiero probarla.], gritó Rino.

Rino no pudo contenerse más, mordiendo vorazmente la otra mitad de la manzana.

[Mm, es muy delicioso! Shinichi, ¿Siempre has comido cosas así en casa?]

[Um, ah, sí, algo así.], tartamudeó, incapaz de hacer nada más que asentir suavemente de acuerdo con Rino, cuyos ojos brillaban de alegría.

¿Qué de—? ¿Los demonios comparten el mismo perfil de sabor que los americanos? ¿Tienen mal gusto?

Estas criaturas tenían paladares diferentes, lejos de los japoneses, que disfrutaban de sabores más sutiles.

La enfermiza y dulce manzana desapareció por completo cuando Shinichi completó su pensamiento.

[Oh no, ya no queda…], observó Rino con tristeza.

[No se preocupe, Lady Rino. Hay montañas de fruta gazak en la cocina.], dijo Celes, que salió corriendo como una ráfaga de viento. Regresó con una cesta de manzanas moradas (nombre científico: fruta gazak) y las colocó frente a Shinichi.

[Ahora, si fueras tan amable.], dijo ella.

[Uh, espera un segundo. Estoy muy cansado por el hechizo…], protestó Shinichi. Casi se rindió a la demanda de Celes, pero se mantuvo firme.

Después de todo, era sólo un principiante, que se estaba quedando sin fuerzas después de lanzar un hechizo. Además, era difícil reorganizar los átomos en algo tan vil. Todo su cuerpo temblaba por los escalofríos, y un sudor frío corría por su frente y espalda.

[Ya veo. Eso es bastante desafortunado.], dijo Celes.

[Shinichi, ¿Estás bien?], preguntó Rino.

Las dos chicas finalmente notaron su condición crítica y usaron pañuelos para limpiar su sudor. Fueron a hervir un poco de agua para calentarlo. Pero—

[Es desafortunado que Lord Shinichi no pueda lanzar hechizos recurrentes… Pero eso significa que, si aumentamos sus poderes mágicos, será posible aumentar su producción de manzanas dulces.], calculó Celes.

[Bien pensado! De acuerdo! Shinichi, mantengamos la moral alta y reanudemos el entrenamiento.], Rino insistió.

[… ¿Huh?]

[Physical Enchantment! Y otra vez, Physical Enchantment!]

[Toughness! Insomnia! Resurrection! Reservation!*], gritó Celes. (NT: Resistencia! Insomnio! Resurrección! Reserva!)

[Espera, ¿Cuánto más planeas hacerme trabajar?], lloró Shinichi.

Una empresa con horas extras no pagadas palideció en comparación a sus demandas. Trató desesperadamente de detener a las dos chicas, pero no pudo hacerlo, especialmente ahora que conocían este nuevo sabor.

Después de cinco días de entrenamiento literalmente a muerte, Shinichi se graduó rápidamente de principiante a usuario intermedio de magia. A pesar de ello, todavía era incapaz de cambiar mágicamente la composición atómica de las manzanas en rápida sucesión. Pero había creado algo que no existía en este mundo con la ayuda del conocimiento del siglo XXI y, por supuesto, con trampas (cheats).

Todo esto significaba que estaban preparados para enfrentarse al nuevo héroe.

La héroe de la Diosa, Arian, se despertó temprano.

El cielo estaba empezando a brillar más. Antes de que alguno de los otros invitados se despertara, ella ya estaba fuera de la cama y vestida para iniciar el día.

[Bien. Hoy me levante a una hora decente.], dijo, atándose el pañuelo al cuello.

Se había quedado dormida hace unos días, pero no iba a repetir el mismo error. Después de alisar (estirar) sus sábanas, bajó a la taberna del primer piso.

[Buenos días!]

[Ah, tan animada como siempre.], comentó el dueño mientras limpiaba una mesa. Con un solo movimiento fluido, Arian agarró un trapeador y comenzó a limpiar el piso.

[Señorita, usted es una clienta. Sabes que no necesitas ayudar, ¿Verdad?]

[Sí, pero soy una héroe!]

[Eso no responde a mi pregunta.]

Los dos compartieron su habitual intercambio matutino mientras pulían el interior de la taberna.

[Aquí. Una muestra de mi agradecimiento.], dijo el propietario.

[Ah, muchas gracias!], dijo Arian con un pequeño grito de alegría cuando el propietario le dio un poco de pan negro, y ella comenzó a comer.

[Señorita, estoy seguro de que se gana bien la vida. ¿Por qué te quedas aquí en mi pequeña y destartalada posada cuando puedes comprar tu propia casa?]

Arian mostro una sonrisa incómoda en respuesta.

[Siempre estoy fuera de la ciudad, luchando contra monstruos. Si comprara una casa, se cubriría de polvo.]

[Ah, claro. Bueno, ¿Y si vivieras en la iglesia? Eres la héroe de la Diosa y todo eso. Estoy seguro de que a los sacerdotes les encantaría que lo hicieras.]

[Oh no, no soy muy bueno viviendo con mucha gente…]

[Haha, eres un poco tímida, aunque tengas tanta energía. Si sigues así, antes de notarlo serás una solitaria por el resto de tu vida, ¿Verdad?]

[Urgh…]

El pan oscuro se atascó en la garganta de Arian cuando el propietario presiono un punto doloroso.

[Lo siento, lo siento! Está la pago yo.], insistió, poniendo una taza de cerveza delante de ella y yendo atrás a preparar algo de sopa.

[Amigos, ¿Huh…?], murmuró Arian, sola en el mostrador, remojando el pan con un trago de cerveza.

Había bastantes personas que habían intentado hacerse amigos de ella en el pasado, como Ruzal, el caballero fugitivo. Intentó contactar con ella después de que ella lo golpeara en un enfrentamiento, pero ella nunca contestó. No era egocéntrica, y no le caía mal ni nada parecido. Es sólo que—

[Bueno, es hora de entrenar.], dijo ella, abofeteándose para ahuyentar sus oscuros pensamientos antes de abandonar la taberna con su espada en la mano. Se dirigió hacia las inmensas murallas del castillo que rodeaban la ciudad.

[Buenos días!] saludó a una cara familiar en las puertas.

[Ah, Señorita Arian, veo que está trabajando duro de nuevo hoy.], contestó el guardia.

Intercambió cumplidos con un guardia con el que estaba muy familiarizada cuando paso por la puerta. Fuera de las murallas, la tierra expansiva y su tierra fértil estaban divididas en grandes parcelas para la agricultura. Pero la circunferencia de trescientos metros alrededor de las murallas de la ciudad estaba vacía y se utilizaba para la guerra. Aquí es donde Arian practicaba.

[Kya! Hah!]

Su largo cabello rojo se le pegó en las mejillas por el sudor, pero no le prestó atención y siguió blandiendo su espada. Sus ataques fueron más rápidos de lo que el ojo podía ver. Detuvo su espada cerca del estómago, y las secuelas de sus movimientos arrastraron la tierra con la presión del aire. Su espada mortal podía partir fácilmente a un caballero que llevaba una armadura completa en dos.

Al girar rápidamente su espada, su cara permaneció sombría.

[… Esto no funcionará. Esto no es suficiente para ganar.], dijo débilmente, deteniéndose después de sólo diez mil golpes.

Aunque estos golpes podían dividir el acero, no pudo hacer ni un solo rasguño al Rey Demonio Azul, lo que la hizo retroceder. Sabía que no sería rival para él, aunque entrenara durante años.

[¿Pero qué debo hacer…?]

Aunque ella no podía verlo por sí misma, no se podía negar que Arian era una genio de la lucha con espadas. Siempre luchaba sola y siempre ganaba, por eso estaba deprimida. El Rey Demonio se erguía sobre ella como una inmensa pared, y ella no podía encontrar una forma de superarla. Él fue el primer obstáculo que encontró, y ella no tenía ni un maestro espadachín que enseñarle ni compañeros que la apoyaran.

[No, detente. Sólo necesito seguir intentándolo!]

Tenía una tendencia a entrar en espiral en lugares oscuros y solitarios cuando estaba sola, pero energéticamente se lanzó de nuevo a su práctica. Continuó hasta que el sol alcanzó su punto más alto antes de pensar en tomar un descanso.

[Arian, veo que estás trabajando duro de nuevo hoy.], dijo una voz familiar y gentil desde detrás de ella.

[¿Obispo Hube!? ¿Por qué estás tan lejos de la ciudad?]

Arian se sorprendió al ver el rostro sereno del Obispo Hube, la más alta autoridad de la iglesia en el Reino Boar.

[Estaba de camino. Acabo de terminar de asistir a las audiencias matutinas y estaba a punto de regresar a la iglesia.], dijo.

Era cierto que sus deberes al lado del rey eran durante la mañana y que él trabajaba en la iglesia después. Sin embargo, la iglesia estaba justo al lado del castillo, por lo que no había ninguna necesidad de que saliera de las murallas de la ciudad.

[Aprecio su consideración.], dijo con una sonrisa radiante. No reveló que ella había notado la mentira.

[¿Cómo va tu práctica?], preguntó. Su sonrisa no tenía motivos subyacentes.

[Bueno…]

[Por lo que vi, parece que pasará algún tiempo antes de que puedas retar al Rey Demonio de nuevo.]

[… Lo siento.], se disculpó Arian, inclinando profundamente la cabeza.

[No te preocupes.], contestó Hube, dándole palmaditas en el hombro.

[Si no puedes derrotarlo, nadie puede.]

[Pero eso…]

[Ten fe en ti misma, Arian. Yo te elegí, y tú eres la héroe más fuerte.]

Las palabras de Hube tuvieron un impacto en Arian, que llevaba una expresión de confusión mezclada con humildad.

Arian se había ganado la vida cazando monstruos — animales mutados que absorbían grandes cantidades de magia, hasta hace un año. Viajando de un lugar a otro, finalmente llegó al Reino Boar. Fue entonces cuando conoció al Obispo Hube, quien la convenció de que aceptara la bendición de la Diosa y se convirtiera en una magnífica héroe.

[Desde que te convertiste en cazador, has estado invicta, ¿Verdad?]

Se podría decir que los cazadores mataron a los monstruos que atacaban a las personas, teniendo en cuenta la seguridad de sus comunidades. Sería más exacto, sin embargo, decir que muchos cazadores son criminales, y la gente buena y honesta a menudo hablaba de ellos a sus espaldas. Esto era cierto para Arian: era una joven doncella que había matado a muchos monstruos sin ayuda de nadie, aunque al mismo tiempo era temida por su fuerza anormal.

Sin embargo, todo eso cambió completamente cuando se convirtió en una héroe.

[Se te ha concedido la protección de nuestra Divina Diosa. Ya no puedes morir. Te has convertido en una guerrera santa que no conoce enemigos.]

Tenía el sello de aprobación de la gran defensora de toda la humanidad, Elazonia, la Diosa de la Luz adorada por todos. Convertirse en una héroe era una prueba del carácter de uno. Gracias a esto, Arian pasó de ser una persona temida a ser una persona venerada por muchos.

Y, sin embargo—

[Obispo, estoy lejos de la gran existencia conocida como gran guerrero sagrado de la que usted habla.], dijo Arian, rechazando su gran alabanza mientras sujetaba el pañuelo rojo alrededor de su cuello.

Hube vio el miedo de Arian y le quitó la mano del hombro.

[Me disculpo. No tengo intención de poner tal carga sobre ti.]

[Por favor! No necesitas disculparte! Eres la única razón por la que fui capaz de convertirme en una héroe…]

Arian sacudió la cabeza y miró hacia abajo, nerviosa e incapaz de encontrar las palabras correctas.

Hube volvió a sonreír suavemente a la confundida figura que tenía ante él.

[Lo sé. De todos modos, tal vez deberíamos comer algo juntos y…]

[Ah, aquí estás.], dijo una voz, interrumpiendo inesperadamente la invitación del obispo.

Hube levantó la vista. Ante él estaba un chico de cabello y ojos negros, que llevaba una armadura de cuero con una espada en la cintura. Detrás de él estaba una hermosa mujer de cabello plateado. Por alguna razón, ella llevaba un traje de sirvienta, y él podía sentir fuertes poderes mágicos emanando de ella.

Hube tenía una extraña sensación de déjà vu.

Antes de que pudiera recordar la fuente, el niño se paró frente a Arian, ignorando a Hube.

[Encantado de conocerte. Me llamo Shinichi.], dijo.

[Soy Celestia, pero por favor, llámame Celes.], añadió la sirvienta.

Arian respondió cortésmente a las presentaciones amistosas.

[Hola, mi nombre es Arian.], dijo ella.

[¿Hay algo que podamos hacer por ti?], preguntó Hube, escondiendo su irritación detrás de una sonrisa.

El chico no se molestó en mirar al obispo, sino que extendió su mano derecha hacia Arian.

[Me siento bendecido de conocer a la héroe más fuerte del mundo.], dijo.

[Realmente no soy tan especial… ¿Qué pasa con la mano?], preguntó Arian.

[Oh, lo siento. De donde yo vengo, es una costumbre llamada — apretón de manos. Es un saludo amistoso, ya sabes. Dos personas se agarran de las manos.], explicó el chico.

[Bien, entonces démonos la mano!], exclamó Arian, incapaz de rechazar su petición y de agarrar su mano.

[… Unas manos muy esbeltas y hermosas.], observó.

[¿Huh?! N-no, no lo son! Todo lo que hago es balancear una espada, así que están sucias y cubiertas de callos!]

Ruborizada, Arian contradijo el cumplido inesperado, pero el chico sonrió suavemente y le acarició la mano.

[No, son hermosas. Tienes manos gentiles que muestran todo el esfuerzo que has puesto en salvar a la gente.]

[Para, no te burles de mí!]

Arian alejo su mano, pero su cara se tornó más roja, y todo su cuerpo tembló de alegría, como un perro moviendo la cola.

La sonrisa de Hube se endureció un poco al ver el intercambio.

[¿Y qué podemos hacer por ti?], preguntó por segunda vez.

[Arian, te he estado buscando para que me hagas una prueba.], dijo el chico, respondiendo finalmente a la pregunta, pero ignorando a Hube mientras miraba profundamente a los ojos de Arian.

[Déjame ayudarte a derrotar al Rey Demonio.]

[¿Huh?]

[En realidad, no. Lo que estoy tratando de decir es… únete a mí, y te dejaré derrotar al Rey Demonio.], dijo. Su declaración corregida rezuma arrogancia.

[¿Qué—?], Arian gritó sorprendida.

Antes de esto, todos los que había conocido eran humildes y la habían tratado como su superior, como era de esperar. Obviamente era mucho más fuerte que cualquiera de ellos. Y, aun así, este chico no intentó halagarla. De hecho, le pregunto como si fuera su superior.

[¿Hablas en serio?], preguntó Arian. Su corazón no latía por la incomodidad, sino por la conmoción de que alguien se había dirigido a ella de esa manera.

Humilde por naturaleza, Arian no estaba demasiado orgullosa de su fuerza, pero tenía confianza en sus habilidades y un buen ojo para evaluar el potencial de su oponente.

[No quiero ser grosera, pero no creo que pueda vencer al Rey Demonio trabajando con alguien más débil que yo.], dijo.

[Estoy de acuerdo. Aplaudo tu deseo de luchar contra los demonios, pero no hay nada que ganar con la imprudencia.], añadió Hube, riendo mientras miraba al niño de pies a cabeza.

[No eres un héroe de la Diosa, ¿Verdad?]

[¿Y qué?], contestó el chico.

[Ha-ha, parece que no tiene sentido hablar, entonces.], se mofó Hube.

Hube no estaba equivocado.

Había una gran diferencia en el estilo de lucha entre un héroe que siempre volvía a la vida y una persona normal que moría. Un héroe salía victorioso al derrotar a su enemigo, incluso si ellos mismos morían o si su cuerpo estaba completamente destruido. Después de todo, eran inmortales. Los poderes divinos de la Diosa podían teletransportarlos y reconstruir su forma corpórea desde cero. Esto permitía a un héroe luchar en la lava o usar indiferentemente la magia autodestructiva.

Sin embargo, este no era el caso de una persona normal.

Antes que nada, la victoria para una persona normal significaba llegar a casa con vida. En el peor de los casos, morirían si no tuvieran compañeros que pudieran traer su cadáver de vuelta a la civilización, incluso si su cuerpo estuviera intacto.

Todo esto llevó a una diferencia fundamental en la preparación mental, una diferencia fatal en la batalla. Fue por esta razón que el grupo del caballero consistía solo héroes mientras que Arian continuaba luchando sola.

Aunque esa no era la razón principal por la que era una héroe solitaria…

[Nunca recibirás la protección de la Diosa con tu actitud arrogante. No desperdicies tu vida. Vete a casa.], dijo Hube. Era sólo una versión educada de decirle ‘Vete de aquí, pedazo de mierda’.

Al chico no pareció importarle, sino que sonrió con astucia y le hizo una sugerencia.

[Bueno, al menos déjame probarme a mí mismo en una pelea. Si consigo un solo punto, trabajaremos juntos. Si pierdo, puedes asarme a la parrilla, hornearme o hacer lo que quieras conmigo.]

[Uh, bueno…], Arian dudó.

[¿No estás segura de que vas a ganar?]

[Hmph.]

Podría haber sido una héroe, pero incluso Arian se enojaba si alguien se burlaba de ella o insinuaba que le faltaba valor.

[Bien! Si pierdo, seré tu compañero o lo que sea!]

[Muy bien. Lo que sea, ¿Dices?], preguntó enrevesadamente.

[Llevarla por el pueblo con sólo un collar y una correa es un nivel de depravación sin precedentes.], dijo la sirvienta, abriendo la boca por primera vez.

[Eso no es lo que estoy diciendo!], gritó el chico mientras sacaba su espada de la vaina en su cintura. Se volvió hacia Arian.

[Si mi espada toca alguna parte de ti, yo gano. Si te rindes, yo gano. ¿Te parece bien?]

[Sí, está bien.], contestó Arian mientras desenvainaba lentamente su espada, manteniéndola a la altura de sus ojos.

[Sin embargo, no me contendré sólo porque estemos entrenando.], continuó, la sonrisa se desvanece de su rostro como si el calor se le hubiera escapado.

[No te enojes si te mato accidentalmente.]

Ella no era la chica brillante y alegre de antes. Era la héroe más fuerte de la humanidad, una maestra de la espada y la magia.

Enfrente de ella estaba el atrevido chico con un sudor frío en la frente.

[Desearías.], dijo, sonriendo sin miedo, como si dijera que sería una buena experiencia morir una vez. Pero se mantuvo alejado.

[Uno de los deberes de una héroe es poner a los niños tontos en su lugar. Me encargaré de las secuelas y de la limpieza, así que siéntete libre de ir con todo.], dijo Hube. En otras palabras, mátalo y lo resucitaré.

Arian se sorprendió de que el obispo pudiera dar una orden tan violenta con una sonrisa en la cara, pero ella no apartó los ojos del chico.

[Puedes empezar cuando quieras.], dijo ella, dándole con confianza el primer paso.

No dudó en aceptar la oferta.

[Muy bien, no me contendré.]

El chico levantó su espada con una mano, sosteniéndola directamente al nivel de su pecho. Para aprovechar al máximo esta oportunidad, utilizó sus nuevos poderes mágicos para lanzar un hechizo fatal a Arian, que había dejado de parpadear para observar cada uno de sus movimientos.

[Mi espada maligna, mi secreto más profundo — Light!*] (NT: Luz)

Hizo el más básico de los hechizos.

Pero fue un golpe serio contra Arian, que lo había estado mirando con los ojos bien abiertos.

[Mis ojos, mis ojos—!]

[Una estratagema muy cobarde!], gritó Hube enojado, al ver a Arian inclinada.

Ese no fue el final de sus trucos sucios.

Arian estaba tratando de usar su sentido del sonido, en lugar de la vista, para discernir la ubicación de su oponente, cuando oyó que algo se le acercaba.

Huh, ¿Una bola?

En el momento en que empezó a preguntarse por qué.

KABOOOM—

El rugido casi le parte los tímpanos y le perfora el cuerpo.

[Ah, gah—!]

Comparado con esto, el aullido del enorme lobo negro parecía como el zumbido silencioso de un mosquito, y eso hizo más que destruir su capacidad de oír.

Todo gira… oh no…

El sonido había sido lo suficientemente fuerte como para destruir partes del oído interno que necesitaba para controlar su equilibrio. Nunca se había encontrado con algo así mientras luchaba contra monstruos.

Incapaz de ponerse de pie, cayó de rodillas cuando un segundo objeto parecido a una pelota rodó hacia ella y explotó.

*PSHHHHHH.*

En el momento en que se dio cuenta de que estaba rodeada de algún tipo de humo, se sintió abrumada por un ataque de estornudos y una necesidad extrema de vomitar.

[Gghah, gyah—!]

Las delicadas membranas de su garganta, nariz, ojos y lengua le dolían, y sus lágrimas y moco fluían incontrolablemente. Cuatro de sus cinco sentidos —vista, olfato, oído y gusto— fueron destruidos, y la héroe más fuerte del mundo estaba tan indefensa como un bebé recién nacido.

El chico levantó suavemente su espada hacia Arian, quien era completamente incapaz de sentir algo a su alrededor.

[Full Healing.] (NT: Curación Total.)

El momento antes de que el ataque cayera, todos los sentidos de Arian fueron completamente restaurados.

[¿Ah!?]

[Tch…],

El chico chasqueó la lengua contra Arian, que sólo había sido aturdida momentáneamente y que ahora abalanzaba sobre él con su espada.

[¿No crees que es más cobarde que un espectador interfiera en un duelo?], acusó Shinichi, observando por primera vez al obispo que había interrumpido su lucha.

[La Diosa no acepta las victorias obtenidas a través de trucos turbios.]

Con una sonrisa cálida, Hube parecía estar casi regodeándose, pero Arian arrugo sus cejas cuando admitió haber lanzado el hechizo de curación.

[Arzobispo, tiene razón. Por favor, no interfieras en una pelea seria.]

[Eres una héroe elegida por la Diosa, y no hay necesidad de que le des una pelea justa a este cobarde.]

Arian entrecerró los ojos mientras miraba al obispo que estaba tratando de evadir su comentario.

[Obispo, no hay tal cosa como la cobardía o la integridad en una pelea. Luchas para ganar.], dijo.

[……]

[Ha-ha-ha, parece que la héroe sabe de lo que está hablando. Nuestro honorable obispo solo pasa el tiempo paseando en la iglesia.], se mofó el chico con una sonrisa maliciosa al silencioso Hube.

[Las ideas hermosas como la integridad y la virtud no tienen cabida en un combate a muerte. El ganador vive, el perdedor muere… aunque me sorprende que una héroe inmortal sepa algo sobre la muerte.]

[He estado luchando desde antes de ser una héroe.], dijo Arian.

[…Me disculpo.]

El chico ofreció una disculpa sincera.

Y luego volvió a preparar su espada.

[La cobardía no tiene lugar en una pelea, así que no diré que estás descalificado por hacer trampa. Pero no seré tan amable la próxima vez.], declaró Shinichi.

[Sí, si vuelve a ocurrir, pierdo.], coincidió Arian.

[……]

La sonrisa de Hube se endureció aún más, pero los dos se enfrentaron de nuevo, sin darse cuenta.

[Sólo para que sepas, no volveré a caer en eso.], dijo Arian. Pero una vez más, dejó que el chico diera el primer paso, sintiéndose incompetente por requerir la ayuda del obispo.

[Lo sé.], contestó, su sonrisa se ampliaba ante la estúpida honestidad de la chica mientras metió la mano en la bolsa en su cadera.

¿Va a hacer más ruido o a liberar humo?

Obviamente no había manera de que Arian pudiera saber de granadas o gas lacrimógeno, pero ella había adivinado que él usaba algunas herramientas mágicas. Se preparó, observando la situación para evitar cualquier peligro inminente. El chico saco algo diferente de antes de su bolsa. Era un frasco de vidrio.

[Predigo que querrás rendirte cuando abra esto.]

El chico hizo una extraña pose y señaló a Arian, pero ella no movió ni un músculo.

¿Es una poción embrujadora o encantadora?

El cuerpo de Arian estaba protegido por grandes cantidades de poder mágico, dándole una fuerte resistencia a los hechizos mágicos. Ella no tenía inmunidad contra los fenómenos físicos —como sus anteriores ataques con luz, sonidos y olores— pero estaba segura de que podía desviar la magia que ejerce control psicológico, sin importar cuán poderoso fuera.

Como si hubiera leído su mente, el chico sonrió mientras ponía su mano en la tapa del frasco.

[Te lo explicaré. Puede que puedas soportar el dolor, pero no puedes resistir el placer.], declaró, abriendo el frasco y liberando su contenido.

Con la ayuda de un poco de magia, había creado su contenido, destilándolo a su aroma más potente: el olor de algo delicioso.

[¿E-Es dulce!?]

A pesar de la distancia entre ellos, Arian pudo olerlo inmediatamente, la más dulce de las fragancias. Su aroma casi derritió a Arian, que nunca había comido caramelos, de adentro hacia afuera. Esta fragancia no existía en ningún otro lugar del mundo.

El chico mostró triunfalmente el líquido del frasco.

Se llamaba esencia de vainilla.

[Hmm, realmente huele bien. ¿Quieres probar un poco?], preguntó.

[Sí!]

El chico se detuvo un momento después de que Arian asintió sin dudarlo, y luego sonrió perversamente.

[Entonces di que te rindes.]

[Ah, yo…]

[¿Qué estás esperando? Si pierdes, trabajaremos juntos, y nos disolveremos si realmente lo odias. Tú eres la más fuerte, así que puedes abandonarme cuando quieras.]

[Pero…]

El estómago de Arian dio un lindo gorgoteo mientras intentaba resistirse con todas sus fuerzas. Era casi mediodía, y había hecho más de diez mil golpes de práctica. Se estaba muriendo de hambre. Era difícil para su cuerpo cansado y desnutrido resistir este aroma dulce y tentador.

[Sólo di que te rindes. Hazlo, y todo esto es tuyo.]

[No, no puedo hacer eso!], gritó Arian, alejándose de la malvada tentación con lágrimas en los ojos.

[Bueno, entonces supongo que no necesitamos esto.], dijo el chico, lanzando de repente el frasco al suelo.

[Aaaaaah—!]

La tierra absorbió el dulce olor y el líquido diabólicamente fascinante. Arian gritó y se acercó al chico.

[¿Por qué hiciste eso!?]

[Dijiste que no lo necesitabas.]

[Eso no significa que tengas que tirarlo!]

[Estoy de acuerdo. Tirando mi esencia de Lord Vainilla! ¿Debería quemarte hasta la muerte?]

Amenazó la sirvienta.

[¿Celes, tú también!?] Protestó el chico, nervioso porque la sirvienta también estaba enojada y avanzaba sobre él, pero él metió su mano izquierda en la bolsa que tenía en la cadera.

[Hey, cálmate. Tengo más.]

[Oh, bien…], dijo Arian, suspirando aliviada cuando vio el frasco.

El chico miró a la héroe, igual que una chica normal, y sonrió mientras hablaba.

[Por cierto, ¿Puedo decir algo?]

[¿Qué?], preguntó ella.

[Un punto. Yo gano.]

[… ¿Qué?]

Sonriendo astutamente, el chico sostuvo el frasco en una mano y su espada en la otra.

Y su espada estaba definitivamente tocando el torso de Arian.

[Aah—!]

[Qué te parece! Incluso un débil puede ganar con un poco de creatividad.], dijo a la sorprendida Arian mientras dejaba caer su espada y ofrecía su mano derecha.

[Con mi intelecto, me aseguraré de que ganes. Entonces, ¿Trabajamos juntos?]

No le pidió trabajar bajo su mando ni que ella trabajara bajo su mando. En cambio, pidió trabajar juntos. No sólo se había probado a sí mismo, sino que había redactado su petición de tal manera que el perdedor, Arian, sólo tenía una respuesta posible.

[Sí, trabajemos juntos.]

Mientras agarraba la mano del chico, su cara era una mezcla de incertidumbre y vergüenza.

[Muy bien, ten esto como símbolo de nuestra nueva alianza.]

[Aah, gracias!]

Arian abrió emocionada la tapa del tan esperado frasco. Respiró profundamente para respirar el dulce olor, su corazón latía con anticipación mientras llevaba el frasco a sus labios y—

[¿—ngh!?]

[Es admirable que seas honesta, pero debes tener cuidado de no ser engañada. Esta lección es el mejor regalo, ¿Cierto?], preguntó el chico.

Vencedor de una amargura y picor horribles, lejos del olor tentador del líquido, Arian gritó en silencio al chico que le mostró una sonrisa torcida.

Desde lejos, el Obispo Hube observó a los dos mientras empezaban a discutir cómo viejos amigos.

[……]

Para bien o para mal, nadie podía oír el crujido de sus dientes.

[Por favor, explica tu plan ahora.], preguntó Celes, emanando una presión fría y silenciosa como la de una ventisca. Había obligado a Shinichi a sentarse en el suelo de la habitación que habían tomado en la posada del Reino Boar.

[Bueno, es un plan para derrotar a la héroe.], respondió.

[Ya has indicado eso. Apreciaría más detalles.]

Aunque sus palabras eran corteses, la expresión de Celes era aguda.

[No creo que nos traicione en este momento, pero no puedo evitar preocuparme cuando dice que va a derrotar a nuestro Rey Demonio, incluso cuando es mentira.]

[Ah, cierto, bueno…]

A pesar de su historia de dureza, Celes lo había ayudado bastante, así que Shinichi había asumido que estaría bien si no le daba todos los detalles. Había razones para que no revelara su plan completo.

[Así que he estado pensando en la estrategia ‘Hazte amigo de la héroe para acabar con ella desde dentro’, pero aún no la he refinado. Estaba guardando eso para después de hacer equipo.], explicó Shinichi.

[¿Tu estrategia es improvisar?]

[No, no es eso. Si no conozco su personalidad, no tengo forma de romperla.]

Shinichi buscó las palabras adecuadas para explicar a la escéptica Celes.

[En este punto, no tenemos forma de entender cómo se resucita a los héroes. Así que no podemos usar la fuerza física para defendernos, lo que significa que nos quedamos con ataques psicológicos. ¿Lo entiendes ahora?]

[Sí, ya lo has demostrado antes con los cinco héroes.]

[Cierto, pero si soy honesto, eso fue pura suerte. No hay garantía de que la misma estrategia funcione de nuevo.]

Uno con su claustrofobia, otro con su miedo a los insectos, otro con un vídeo vergonzoso, y los últimos dos con el temor de ver su grupo destruido. Pudo aplastar las almas de cinco personas y asegurarse de que no volverían a atacar el castillo del Rey, pero Shinichi lo atribuyó a la buena fortuna. Tal vez esos héroes eran débiles de mente.

[¿Estás diciendo que la gente que atacó al Rey era psicológicamente débil?]

Celes entrecerró los ojos, sintiendo como si estuviera insultando indirectamente a su señor por asociarlo.

Shinichi asintió sin dudarlo.

[Lo eran. Estoy seguro de que son bastante fuertes si los comparas con una persona normal, pero nunca habían estado en ese tipo de situación antes.]

Beber agua sucia, comer carne podrida, empujar sus cuerpos a seguir adelante sin importar a lo que fueran sometidos, matar a sus enemigos, incluso si eso significaba arrancarles la garganta con los dientes: Esos héroes no tenían ese espíritu.

[Me imagino que lo tenían al principio, pero lo perdieron en un momento dado.], dijo Shinichi.

[Por ‘un cierto punto’, ¿Te refieres a cuando se convirtieron en héroes de la Diosa?], preguntó Celes.

Shinichi asintió muy levemente a Celes, quien rápidamente siguió su hilo de pensamiento.

[No importa dónde o cuántas veces mueran, siempre vuelven a la vida en un lugar seguro. Pueden seguir intentándolo, no importa cuántas veces les lleve tener éxito… Incluso la hoja más afilada se oxidará y desafilará si se deja remojando en agua tibia.]

Para ser honesto, Shinichi estaba bastante envidioso cuando se enteró de la existencia de estos héroes y de su capacidad de revivir.

[Dicen que el fracaso es la clave del éxito. Los seres humanos aprenden del fracaso y crecen, acercándose al éxito. En mi mundo, si mueres, eso es todo. No hay nada después de eso.]

Si no fallabas, no podías tener éxito. Pero no había manera de que la gente que ha cometido el mayor fracaso —la muerte— hiciera uso de sus experiencias. Era ilógico. Estaba equivocado.

[Por ejemplo, si alguien casi se ahoga en el océano, tomaría medidas para no ahogarse nunca más, ya sea aprendiendo a nadar o no volviendo a acercarse al agua. Aprenderían y crecerían de alguna manera. Pero si mueres, eso es todo… Es estúpido. Es irresponsable decirle a los demás ‘No tengas miedo de fallar, sólo hazlo’ y todo tipo de comentarios de labios para afuera. Eso… Lo siento. Me salí del tema.]

[…No hay necesidad de disculparse.]

Celes no lo presiono más, viendo al normalmente muy relajado Shinichi mostrando algunas emociones fuertes. Ella vio las cicatrices profundas en su alma, heridas que no podían ser sanadas, incluso con el milagro de la magia.

[De todos modos, esos cinco eran arrogantes porque sabían que volverían a la vida. Era la razón por la que tenían grietas en su defensa y por la que cedieron a amenazas tan pequeñas. Pero eso no garantiza que no haya héroes que puedan soportar cualquier cantidad de tortura, ¿Verdad?]

Si ese tipo de persona existiera realmente, los demonios no tendrían forma de lastimarlos. Si los héroes continuaban luchando contra el Rey Demonio, lentamente se harían más fuertes y lo derrotarían algún día.

Irónicamente, podrían derrotar al Rey Demonio debido a su inmensa fuerza mágica.

[Hemos demostrado con mi cuerpo que es posible aumentar tu poder mágico absorbiendo hechizos.], dijo Shinichi.

[Eso…], comenzó Celes, pero las palabras le fallaron cuando se dio cuenta de su error fatal.

No parecía que los cinco héroes se hubieran fortalecido significativamente en un corto período de tiempo. Pero así lo veían el Rey y Celes, y sus percepciones estaban sesgadas por sus propias capacidades mágicas. En realidad, su poder mágico podría haber aumentado ligeramente. Afortunadamente, el Rey convocó a Shinichi después de diez días, pero… ¿Qué habría pasado si hubieran seguido luchando durante un mes? ¿O seis meses?

[Un héroe que no teme a la muerte, que nunca cede a la tortura, que luchará hasta el último suspiro… Suena como algo de un cuento de hadas. Pero hay gente así incluso en la Tierra: Rudel, Häyhä, Funasaka.]

[¿Eran humanos?]

[Algunas personas dicen que eran el diablo, espíritus o demonios, pero eran humanos. Probablemente. Definitivamente…]

Si estudiabas las capas de la historia, definitivamente había personas que parecían usar cheats en la vida real. Qué aterrador.

Pero en este mundo, su civilización era similar a la Edad Media, con un poco de magia. Si sus niveles de población también fueran similares, no habría ni siquiera mil millones de humanos en este mundo. Cuanto menor sea la población total, menor será la probabilidad de que nazca una persona extraordinaria. Y si se piensa en el tamaño de este mundo y la probabilidad de que alguien prodigioso en este continente oyera rumores sobre otro país y viniera hasta el castillo del Rey para atacar… era tan probable como recibir un golpe directo de un meteorito en la cabeza.

[Nos hemos salido del tema otra vez. Es bastante probable que nos encontremos con un héroe con una voluntad razonablemente fuerte. Con toda honestidad, Arian parece bastante fuerte.]

[Eso es verdad.]

La chica era un cumulo de moral alta con un fuerte sentido de la justicia. Añade eso al hecho de que luchó sola antes de convertirse en una héroe. No era muy arrogante con su cuerpo inmortal, y había probado que tenía agallas y una buena comprensión de la realidad. Si le hicieran la misma tortura psicológica que la que usaron con el caballero y su grupo, probablemente volvería a aparecer y crecería.

[Ese tipo de persona no cede al dolor ni al miedo. Entonces, ¿Qué puedes hacer? La respuesta es apelar a su buena naturaleza y persuadirla.]

[… ¿Qué?]

Celes inclinó la cabeza hacia un lado, confundida, mientras Shinichi sonreía malvadamente, su expresión estaba lejos de la buena naturaleza a la que acababa de referirse.

[Como dije. La convencemos de que es incorrecto e inmoral atacar a los demonios y persuadirla de que se detenga.]

[Pero hemos estado luchando contra los humanos expresamente porque hablar no tiene sentido y ha fallado en el pasado.]

[Sí, no ha funcionado hasta ahora, y falló con el rey del Reino Boar. Pero por eso me estoy acercando a Arian para asegurarme de que funcione esta vez.]

[……]

Celes no hizo más preguntas. Su cerebro estaba a punto de implosionar por la confusión. Aunque Celes y Rino eran inteligentes, todavía no entendían las costumbres humanas. Debe haber sido un concepto difícil para la gente que piensa en pelear a puñetazos.

[Celes, ¿Sabes qué es lo más importante para persuadir a alguien?], preguntó Shinichi.

[… No tengo ni idea.], contestó Celes.

[Es simple. La respuesta es que tienes que gustarle a esa persona.]

No era la exactitud de su argumento o la solidez de su explicación, sino tener una buena relación con la otra persona para que siempre prestara atención, independientemente de lo que estuviera pidiendo.

[No importa cómo se explique algo, los humanos piensan que sus amigos tienen razón y sus enemigos están equivocados. Con quien les gusta o no, con quien se sienten cómodos o incómodos, deciden lo correcto y lo incorrecto basándose en sus emociones.]

Por supuesto, hubo algunas personas que observaron la información con calma y objetividad para tomar una decisión. Aunque Shinichi solo había hablado con él brevemente, el rey del Reino Boar parecía un intelectual. Tal vez por falta de ambición, perdió su autoridad en favor del obispo de la Diosa, quien tomó todas sus decisiones basándose en su fe.

[De la misma manera que se lo explicamos al rey, se lo podemos explicar a Arian: Los demonios no tienen ganas de luchar. Sólo actuaban en defensa propia. Aún es posible una solución pacífica.]

Arian era honesta y tenía un fuerte sentido de la justicia. Además del dueño de la taberna, mucha gente le había dicho esto. Su sentido de la equidad era la razón por la que estaba tratando de proteger a la humanidad luchando contra los demonios. ¿Pero qué haría si supiera que los demonios son realmente buenos y que los humanos tienen la culpa?

Probablemente se disculparía con su honestidad natural y buscaría una manera de poner fin al conflicto por el bien de la justicia. Pero ahora mismo, ella estaba envuelta en su inquebrantable creencia de que los demonios eran todos malévolos.

[Básicamente soy un extraño para ella. ¿Crees que me creería si me acerco a ella y le digo: ‘Hey, los demonios son realmente buenos’? No hay manera. Pero, ¿Qué pasaría si superáramos juntos las dificultades y si nuestra relación se fortaleciera? ¿Qué tal si nos convertimos en amigos íntimos o incluso en amantes?]

¿Esta lucha es realmente correcta?

¿Son los demonios realmente tan malvados?

Cuando le digan esto y ella empiece a tener dudas, podrían impulsar la idea con una pequeña actuación. Por ejemplo, ¿Qué pasaría si Shinichi cayera en una cascada y Arian lo encontrara siendo cuidado por una chica demonio?

[Rino podría trabajar para ese papel. Es la hija del Rey Demonio y una buena chica.]

Las dos chicas honestas seguramente se compadecerían la una de la otra.

[Así que su única esperanza, una héroe en la que confiaba conoce la verdad y regresa para sugerir una solución pacífica con los demonios. Me pregunto qué pensará el obispo cuando eso suceda.]

El Obispo Hube era sin duda un gran usuario de magia, pero eso sólo si se le compara con otros humanos. No era rival para Celes ni para el Rey. Como obispo, también se especializó en hechizos de curación y apoyo, no tanto en hechizos de ataque.

En pocas palabras, no había forma de que fuera rival para el Rey Demonio. Probablemente lo sabía, por eso envió a Arian a luchar en su lugar.

Independientemente del resultado final, sería muy interesante que dejara de luchar y forjara una relación con los demonios.

[¿Harán las paces con los demonios como pidió su héroe? Si eso sucede, las enseñanzas de la Diosa perderían toda credibilidad, y el número de seguidores se reduciría.]

Este era el mejor resultado: La lucha entre los demonios y los humanos se detendría, y la molesta iglesia perdería su fuerza.

[¿O expulsaran a la héroe como hereje, a pesar de que ha probado sus habilidades y se ha convertido en una figura pública? Si hacen eso, la gente podría sospechar más de la iglesia y, lo que es más importante, perderían su única estrategia para derrotar a los demonios.]

En este resultado, la fuerza de la iglesia se vería seriamente dañada, dando a los demonios una ventaja en cualquier negociación o batalla futura.

[Estarían balanceándose en la cuerda floja. No importa en qué dirección caigan, terminarán en el infierno. Ha-ha-ha, no puedo esperar.]

[Eres perverso.], dijo Celes, soltando su insulto usual, pero asintiendo con admiración.

Arian era la carta de triunfo del Reino Boar y del Obispo Hube. Al mismo tiempo, ella era su talón de Aquiles.

[Es lo mismo en un juego de shogi. La torre es tan poderosa, que estás en una posición bastante mala si la envías y el enemigo la captura. Me encanta ver la expresión en la cara de alguien cuando te tiene en jaque y piensa que está a punto de ganar, pero tú le das la vuelta, y ellos pierden! Sí, nada sabe mejor que eso.]

[Estás enfermo y retorcido hasta el fondo de tu alma.], dijo Celes resueltamente, a pesar de no entender nada de su referencia al shogi.

Se dio cuenta de algo.

[Así que estarás construyendo una relación con esa Arian, ¿Verdad?], preguntó.

[Sí, haré lo que sea para gustarle, y luego la convenceré.]

[En otras palabras, estás hablando de manipular y lavar el cerebro de una joven pura e inocente.]

[……]

Shinichi no contestó, apartando la vista.

[… Engañar a una virgen y hacerla tu esclava sexual! Despreciable.]

[¿He pasado de enfermo a despreciable!? No, usando métodos sexuales—]

[—No es lo que querías decir. Pero estabas pensando que sería efectivo, ¿Verdad?]

[……]

Shinichi desvió aún más su mirada.

[Debes dejar que te elimine. Por la amenaza que representas para todas las mujeres, sin importar su raza, especie, credo…]

[¿Ni siquiera vas a pedir permiso primero? Espera, no haré nada obsceno—]

[Por favor, espera un momento. Te haré prometerlo con un hechizo Gaes.]

[¿Realmente confías tan poco en mí?]

Estos eran los dos espías que habían entrado con éxito en una relación con una héroe humana, pero sus disputas internas continuarían hasta el amanecer.