Senken no Majutsushi C4

Modo nocturno

Capítulo 4

[Ardis, traeré a Ted, ¿Puedes esperar aquí?] (Norris)

[Ah… ok.] (Ardis)

Ardis mira a Norris corriendo hacia el otro carruaje y luego mira a las dos niñas.

Parece que tienen unos siete u ocho años.

Viéndolo mirarlas fijamente, las niñas se abrazaron mientras temblaban.

Podías ver la cautela y miedo en sus ojos.

Mirando de cerca, sus apariencias eran muy similares.

Tal vez sean gemelas, no parecen muy diferentes en edad.

Ardis especuló que podrían ser parte de la familia del comerciante, pero rápidamente se sacudió esa idea.

La ropa que llevaban ahora mismo era demasiado gastada para ser parte de la familia de un comerciante. Sus cuerpos también eran delgados, lo que indica que no habían comido muy bien.

[¿Hay niñas?] (Ted)

Ted y Ophelia fueron llevados inmediatamente al carruaje por Norris.

Tan pronto como se abrió la puerta, las dos personas fruncieron el ceño, respectivamente, murmurando—

[Uwa, en serio…]

[Esto es un problema…]

Preguntó Ardis a las tres personas que tenían las manos en la cabeza.

[¿Qué debemos hacer? Podríamos llevarlas a la ciudad.] (Ardis)

[Bueno, eso es lo que estaba pensando, pero… ahh, estaría bien si no fueran gemelas.] (Ted)

Ted suspiró

[¿Qué hay de los demás?] (Ardis)

[Mira sus miembros, tienen un brazalete y una tobillera. Eso complica las cosas.] (Ted)

Como dijo Ted, las dos chicas llevaban aros en sus muñecas y tobillos.

Confundido, Ardis hizo una pregunta.

[¿Qué son esos aros?] (Ardis)

[Haa?] (Ted)

No sólo Ted, sino también Norris y Ophelia miraron a Ardis como si estuvieran viendo algo increíble.

[Tú, ¿Lo dices en serio?] (Ted)

[Ahaha, como se esperaba de Ardis.] (Norris)

[Sabía que eras ingenuo… pero para que fuera tan malo.] (Ophelia)

El grupo de tres sintió que era como si Ardis no supiera algo muy básico.

[Entonces, ¿Qué son?] (Ardis)

Preguntó de nuevo Ardis en tono espinoso, claramente molesto.

[Lo siento. Por favor, no te enfades, te lo explicaré ahora.] (Norris)

Norris se calmó rápidamente.

[Deberías saber que no es exactamente un buen tema. ¿Está bien así?] (Norris)

Norris comenzó a hablar después de ver a Ardis asintiendo en silencio.

[Estos aros se usan cuando la gente es vendida por dinero. ¿Cómo decirlo?… parece que son la mercancía con la que el comerciante comerciaba. Hay muchas maneras en que pueden terminar así, niños que son vendidos por sus padres debido a que no pueden pagar sus deudas, personas que han cometido crímenes, cautivos durante la guerra. No pueden poseer propiedades y no tienen libertad de movimiento. Tampoco están protegidos por la ley, es algo repugnante y horrible.] (Norris)

[¿Es como la esclavitud?] (Ardis)

[Bueno, está cerca. Sin embargo, los esclavos están un poco mejor. Aunque son considerados en los niveles más bajos de la sociedad y tienen que obedecer las órdenes de sus amos, todavía pueden poseer propiedades y tener una familia dependiendo de la personalidad del amo.] (Norris).

[¿Hay realmente alguna diferencia?] (Ardis)

[Estas personas no son tratadas como seres humanos. Matar a un esclavo sería un asesinato, sin embargo, matar a las niñas sólo contaría como destruir propiedad. Si abusas de un esclavo obtienes una mala reputación, sin embargo, el abuso de estas niñas sólo haría que el comerciante se vea un poco mal por mal manejo de sus productos. Estas niñas están un poco mejor, ya que se les permite llevar ropa.] (Norris)

[…] (Ardis)

Ted se hizo cargo de la explicación.

[El comprador puede elegir convertirlas en esclavos si lo desea, lo que sería bueno. Siendo un esclavo, serás tratado como un ser humano en la medida en que el amo lo permita. Sería mucho mejor comparado con esto, sin embargo, en este caso son gemelas…] (Ted)

[¿Hay algún problema con que sean gemelas?] (Ardis)

[¿Qué? ¿Ni siquiera sabes esto? ¿En qué país creciste? ¿Cuán rural fue tu educación para no saber algo tan común?] (Ted)

[Quién sabe. En el lugar donde me crie nunca oí nada que ver con gemelas] (Ardis)

[Ne, Ardis. ¿Alguna vez has visto gemelas en tu país?] (Ophelia)

Pregunta Ophelia desde el costado.

[¿Gemelas…?] (Ardis)

Ardis buscó en su memoria. Desde que llegó a este mundo hace un año, no había visto ni un solo par de gemelos.

[Cuando lo dices así, nunca he visto gemelos antes… pero, ¿No es eso casualidad? Es raro que nazcan gemelos después de todo.] (Ardis)

[Oh sí, supongo que en el lugar rural donde creciste con una población de 100 personas, sería bastante raro. Sin embargo, ¿No crees que es extraño que no hayas visto a ningún gemelo en una gran ciudad como Toria?] (Ophelia)

[…] (Ardis)

[Los gemelos son considerados abominaciones. Se dice que son los apóstoles del dios malvado que se enfrentó a la diosa.] (Ophelia).

Escuchando el nombre de la Diosa, ferocidad apareció en los ojos de Ardis.

[Hey hey, no pongas esa aterradora cara. Realmente no te gusta la Diosa.] (Ted)

Ted dudó en hablar después de ver la apariencia actual de Ardis.

[Está bien porque estamos aquí, pero ten cuidado en la ciudad.] (Norris)

[A-Ah… lo siento.] (Ardis)

[Sobre todo ten cuidado de que los oficiales de la iglesia no te vean. ¿No criticaste a la diosa delante de un sacerdote la última vez?] (Norris)

[Como dijo Norris. Puede que pienses así de la Diosa, pero sería mejor que dejaras de criticarla a plena luz del día.] (Ophelia).

[Entiendo… lo tendré en cuenta.] (Ardis)

Al escuchar su respuesta, Ophelia respiró aliviada y habló.

[Según la leyenda, fue el dios maligno quien atormentó a la Diosa usando demonios gemelos, la Diosa fue gravemente herida por ellos.] (Ophelia).

Escuchando sobre los demonios gemelos, los puños de Ardis se cerraron fuertemente.

[En la opinión de la iglesia, los gemelos son los que lastiman a la Diosa. Por lo tanto, a pesar de ser inocentes, nacen como pecadores.] (Ophelia)

[Ophelia… ¿Crees que es verdad?] (Ardis)

Preguntó Ardis con una pequeña voz.

[No sé si es la verdad o no. Porque ningún humano estaba presente para ver y escuchar el evento. Esto es considerado un mito, sin embargo…] (Ophelia)

[¿Sin embargo?] (Ardis)

[El mundo es demasiado duro con las vidas de los gemelos, eso es un hecho.] (Ophelia)

[En realidad, es común en los nacimientos de gemelos que uno sea eliminado inmediatamente. Incluso hay lugares donde se puede abandonar uno de ellos según la región. Sin embargo, son mirados con desprecio y no pueden recibir las bendiciones de la iglesia. Del mismo modo, no pueden permitirse un trabajo decente. En este caso me pregunto si perdieron a sus padres, o si sus padres realmente los vendieron…?] (Ted)

Una leve sensación de piedad apareció en los ojos de Ted

[La mayoría de los gemelos mueren en la infancia. Aunque vivan gracias a la buena suerte, su único destino es convertirse en esclavos, de lo contrario en bandidos.] (Ted)

[¿Qué vamos a hacer, Ted? No podemos quedarnos aquí para siempre.] (Norris)

Fue justo como dijo Norris.

Aunque este robo no fue culpa de Ardis, no había nadie que pudiera probarlo.

Con todos los cadáveres a su alrededor, sería fácil confundirlo con un bandido.

[Bueno, vamos a movernos de este lugar por el momento.] (Ardis)

Ardis se trasladó para deshacerse de los cadáveres y recuperar los bienes que se podían llevar.

[Norris, ¿Los has identificado?] (Ardis)

[Nn, aparentemente parece que el comerciante tiene una tienda en el reino. Iba de camino a entregar a una empresa en Toria.] (Norris)

Norris lo confirmó por los documentos en el pecho del comerciante.

[Así que tomar un poco debería estar bien… ¿Qué hay de ti Ophelia?] (Ardis)

[Hay algunos textiles y telas, sin embargo, sólo una parte de ella puede ser sacada ya que es demasiada.] (Ophelia)

[Si los caballos no hubieran huido, entonces nos la arreglaríamos.] (Ted)

Ardis decidió encender un fuego en un claro lejos del camino, tendrían que pasar la noche afuera.

Afortunadamente, se encontró leña y herramientas dentro de los carruajes, por lo que no hubo problemas para levantar el campamento.

Mirando al cielo, la noche ya se acercaba.

Cuatro personas, Ardis, Ophelia, Ted y Norris rodearon el fuego. Otras dos personas se agacharon juntas a poca distancia, donde la luz llegaba débilmente.

[Las trajimos después de todo…] (Ted)

Ted suspiró mientras se miraba a sí mismo y a Ardis alternativamente.

[No podía dejarlas.] (Ardis)

Ted respondió a Ardis, frunciendo el ceño.

[Bueno, no está mal, pero… las gemelas no son mercancía común, puede ser difícil encontrar un comprador…] (Ted)

[¿Y si un comprador no las compra?] (Ardis)

Ted respondió a la pregunta de Ardis.

[Los artículos que no se pueden vender se eliminan.] (Ted)

[¿Vas a matarlas?] (Ardis)

[…No lo haré, pero…bueno parece que podría terminar así, hay algunas cosas que no puedo decir…] (Ted)

[¿Por ejemplo?] (Ardis)

Ophelia cubrió la boca de Ardis para evitar que siguiera presionando.

[Será mejor que no escuches algo con lo que no te sientas cómodo oyendo.] (Norris)

Norris le dijo a Ted, con una cara de comprensión.

[¿Vamos a llevarlas con nosotros después de todo? Incluso una sola niña sería lo suficientemente problemático, caminan tan despacio que nos retrasarán. Aunque los lleváramos a Toria, no se venderían por mucho.] (Norris)

Ted lo sabía bien.

Los niños, los gemelos en particular. Incluso si los venden, el dinero recibido sería insignificante.

Sería más rentable vender su ropa.

De hecho, como dijo Norris, no tendría sentido.

[¿Qué tal si les damos comida y agua y las dejamos ir a Toria solas?] (Norris)

No habían planeado hacer algo tan frío como lo que Norris sugirió.

Ted se quedó callado, su cara mostraba su frustración.

Tanto Ted como Ophelia sintieron lástima por las niñas.

Quizás si no fueran gemelas, las habrían llevado a Toria como algo natural.

[Me llevaré a las dos.] (Ardis)

La mano de Ted que se rascaba la cabeza, el dedo de Ophelia que se frotaba las cejas y las manos de Norris que preparaban leña se congelaron inmediatamente ante las palabras de Ardis.

[Bueno, Ardis…] (Ted)

[Renunciaré a mi parte de la mercancía del carruaje y las cuidaré para evitar un retraso. ¿Tienes alguna queja?] (Ardis)

Interrumpiendo a Ted, Ardis habló.

[Está bien…] (Ted)

La propuesta no fue rechazada. Si las acciones no disminuyen y no tienen efecto en la velocidad de marcha del grupo, no hay razón para oponerse.

[¿Qué mérito tiene eso? Además, son extrañas, gemelas. Aunque los tomes, no se venderán por mucho. Puede que ni siquiera puedas entrar a la ciudad con ellas.] (Ophelia)

[No hay mérito, lo que dijo Ophelia es verdad…] (Ardis)

Murmuró en su corazón que era irresponsable abandonar a las dos niñas.

Ophelia interrogó a Ardis, que se quedó en silencio, cerrando los ojos.

[¿En serio?] (Ophelia)

[Tómalo como un capricho pasajero.] (Ardis)

Ted se dio por vencido con Ardis, quien respondió de esa manera.

[Dame un respiro. Yo tampoco quiero renunciar a ellas.] (Ted)

[Lo siento, Ted.] (Ardis)

[Pero incluso si las llevas a la ciudad, no sabrás si puedes entrar o no.] (Ted)

[Entonces las meteré a escondidas durante la noche, en secreto.] (Ardis)

[Ahaha. Eres tan interesante como siempre, Ardis! Bueno, entonces, en ese momento también te ayudaré.] (Norris)

En contraste con la risa exagerada de Norris, Ted y Ophelia estaban tratando de ocultar sus expresiones disgustadas. Este fue el estado de ‘Resignación’.

Las gemelas no respondieron en absoluto a la conversación de Ardis. Se quedaron a un lado y se abrazaron.

A medida que la noche se hacía más profunda, ya no podían permanecer despiertas y dormían tranquilamente juntas.