Senken no Majutsushi C5

Modo nocturno

Capítulo 5

A la mañana siguiente, Ardis limpió el campamento.

[Me gustaría entrar a la ciudad de noche.] (Ted)

La línea de visión de Ted cayó sobre las gemelas.

Aunque este gigante musculoso no tenía intención de mirar, hizo que las niñas sintieran un poco de miedo.

Las niñas caminaban a pasos muy cortos, el problema eran los aros pegados a sus extremidades.

Los aros circulares unidos a las manos y pies izquierdos y derechos estaban conectados entre sí por una cadena corta.

Con el fin de evitar la fuga y la rebelión contra su amo, fueron privadas de la libertad de sus miembros.

Inevitablemente, sus pasos serían cortos.

[Diciendo eso, puede ser imposible alcanzar nuestra velocidad.] (Ardis)

Los ojos de Ted se movieron hacia Ardis.

[¿Qué piensas hacer con esos aros?] (Ted)

[Quitarlos.] (Ardis)

Las tres personas se quedaron atónitas por un momento con las palabras que dijo Ardis, como si no fuera gran cosa.

[Ardis… si fueran tan fáciles de quitar, ¿No estarían todos corriendo por ahí libres ahora mismo? Los aros están diseñados para no dejarlos escapar, nunca antes había oído hablar de que se los quitaran.] (Ophelia)

Poco después de que Ophelia terminó de hablar, Ardis se acercó a las gemelas.

Las niñas se asustaron cuando vieron a Ardis, pero no huyeron y se abrazaron la una a la otra.

Quizás sabían que no podían escapar, aunque quisieran.

Ardis observó una vez más la apariencia de las dos.

Ambos llevaban ropa que ocultaba sus rostros. Incluso ahora, movieron sus cabezas para escapar de la vista de Ardis.

Extremidades delgadas y mejillas esbeltas. Ambas tenían el cabello rubio platino asomándose por el hueco de la capucha. Se veía sucio y opaco.

Tenían ojos ligeramente azules y verdes que miraban con curiosidad a Ardis.

[Siéntense ahí.] (Ardis)

Las gemelas siguieron obedientemente sus palabras, temiendo a Ardis.

El hecho de que no mostraran signos de rebelión demostraba el tipo de situación en la que se encontraban hasta ahora.

Ardis observó los aros ajustados a sus manos y pies con una expresión seria.

(Es fácil de destruir… el mecanismo no es tan complicado, pero… debe haber sido creado por un mago de este mundo…)

[¿Qué te parece? ¿Puedes quitarlos?] (Ophelia)

Interesada en la magia, Ophelia se asomó desde la parte trasera de Ardis.

[Los aros en las manos y los pies se entrelazan, si quitas uno, los otros tres se encenderán.] (Ardis)

Aunque no suena como un gran problema, la temperatura sería lo suficientemente alta como para carbonizar las extremidades. Podría ser una lesión mortal.

[Así que para liberarla con seguridad tienes que quitar las cuatro al mismo tiempo.] (Ardis)

[Me pregunto, ¿Necesitamos cuatro magos?] (Ophelia)

[No, no necesariamente iría bien con cuatro magos. Si la calidad del poder mágico se desvía o se libera en un momento incorrecto, entonces los aros no se liberan juntos y se encienden.] (Ardis).

Entonces es prácticamente imposible de quitar.

[¿Así que no puedes quitárselos después de todo?] (Ophelia)

[No debería ser un problema, si lo hago solo puedo liberar magia en 4 círculos mágicos diferentes al mismo tiempo.] (Ardis)

[Eso es imposible! Cuatro magias simultaneas al mismo tiempo, ni siquiera el mejor mago del reino puede hacer eso!] (Ophelia)

(Eso es probablemente cierto, para los magos de este mundo)

Dejando a Ophelia con el ceño fruncido, Ardis se sentó con una de las niñas.

Alargó su otra mano después de juntar sus brazos y piernas frente a ella.

(Analizando formula… desbloqueando trampa… invocando… iniciando…)

Cuatro círculos mágicos aparecieron en cada miembro de la niña, seguidos de un fuerte chasquido.

[Nn?] (Ophelia)

Ophelia filtró una estúpida voz.

[¿Eh? Espera un momento por favor, Ardis! ¿Qué acabas de hacer? ¿Cómo hiciste para que aparecieran tantos círculos mágicos?] (Ophelia)

[Ophelia, eres muy ruidosa. Tú eres la siguiente, sólo tienes que colocar las manos y los pies de la misma manera.] (Ardis)

Ignorando el disgusto de Ophelia, Ardis se acercó a la otra niña y volvió a liberar los círculos mágicos.

Sin los aros, las niñas se frotaban las muñecas. Mirando a Ardis con una mirada extraña.

[No se preocupen, no volveré a ponerles esas cosas encima.] (Ardis)

Ardis mencionó esto para que se sintieran aliviadas, sin embargo, se acurrucaron una cerca de la otra inmediatamente.

[Bueno, parece que llevará un tiempo.] (Ardis)

Mientras Ardis murmuraba en solitario, los miembros de ‘White Star’ aparecieron y hablaron sin permiso.

[Tú… realmente no había necesidad de preocuparse.] (Ted)

[Ahaha, Ardis es interesante después de todo! No te aburres cuando lo ves!] (Norris)

Sólo una persona miraba ansiosamente a Ardis, la maga de cabello rojo.

[Espera un minuto, Ardis! ¿Qué acabas de hacer!? Explica bien… hey!] (Ophelia)

Para la maga Ophelia, lo que Ardis acaba de hacer fue increíble.

Hasta que escuchó una explicación convincente, se negó a dejarlo ir. Cogiéndolo por ambos hombros y sacudiéndolo de un lado a otro.

[Entiendo! Te lo explicaré bien, así que para.] (Ardis)

Su apetito por el conocimiento era suficiente para merecer el título de mago.

[No hice nada especial, acabo de liberar cuatro al mismo tiempo.] (Ardis)

[Cómo es que no es especial, tú eres el irregular aquí. Es imposible usar cuatro círculos mágicos al mismo tiempo. Ni siquiera cantaste!] (Ophelia)

Hubo una gran cosa que separó a Ardis del mayor mago de este mundo.

La magia de este mundo no es algo que Ardis conozca.

En primer lugar, no ha pensado conscientemente en usar magia.

[¿Quién decidió que necesitas cantar para usar magia?] (Ardis)

[¿Eh? Así es como nos enseñaron…] (Ophelia)

[Si me preguntas, eso se debió al egoísmo de los magos.] (Ardis)

[Pero… ¿Cómo puedes usar magia sin cantar?] (Ophelia)

[Incluso cuando el espadachín agita su espada, ¿Lo escuchas decir ‘Slash of heaven!’ o ‘Feather stab!’ cada vez que atacan?] (Ardis)

[El mago usa poderes mágicos, el espadachín usa su cuerpo. Es completamente diferente.] (Ophelia)

[¿En serio? Entonces, ¿Qué haces cuando mueves tu cuerpo?] (Ardis)

[Eso es… bueno, pienso en moverme y luego te muevo.] (Ophelia)

[Sí, piensas en ‘moverte’, pero ¿Cómo puedes explicar que tu cuerpo se ‘mueva como esperabas’ entonces?] (Ardis)

[Eso es…] (Ophelia)

Ophelia de repente entendió lo que Ardis quería decir.

[Fuun, interesante.] (Ophelia)

Ted habló mientras Ophelia estaba perdida en sus pensamientos.

[Sólo soy un espadachín, así que sólo puedo decir cosas de mi experiencia. Parece que la mayoría de la gente tiene dudas de que su cuerpo se mueve por su propia voluntad, incluyéndome a mí. Seguramente es natural que, si piensas en moverte, lo harás, pero ¿Por qué te mueves? Ni siquiera yo creo que sepa la respuesta.] (Ted)

[Si miras los árboles y las rocas, no pueden moverse por su propia voluntad. Nosotros los humanos nos movemos, ¿Así que eso no es por arte de magia?] (Ardis)

[Eso es…] (Norris)

Norris estaba escuchando la explicación de Ardis.

[Ardis, ¿Estás diciendo que es tan natural para ti usar magia como para nosotros correr y saltar?] (Ted)

[Bueno, algo así.] (Ardis)

[Ya que no tienes que cantar, ¿Es fácil usar cuatro magias al mismo tiempo?] (Ted)

[No es fácil, pero es posible.] (Ardis)

[Ahaha! Después de todo, no nos aburrimos si estamos contigo, Ardis. Ted tenemos que conseguir que se una a ‘White Star’! Sería un desperdicio si se lo llevara otro grupo!] (Norris)

[No tienes que decírmelo, Ardis, dijiste ayer que pensarías en entrar en ‘White Star’. Si quieres unirte, serás bienvenido.] (Ted)

[Ah, lo pensaré.] (Ardis)

[También, Norris, Ophelia. Es inútil intentar atraerlo, tiene sus propias cosas con las que lidiar.] (Ted)

[Nn, entiendo.] (Norris)

[… Entendido.] (Ophelia)

[Bueno, entonces, vayamos a Toria rápidamente. Ardis, cuida a las gemelas.] (Ted)

Con eso, Ardis comenzó a caminar hacia el noreste con las gemelas, para regresar a la ciudad Toria.