Senken no Majutsushi C6

Modo nocturno

Capítulo 6

[Ya es bastante tarde, podríamos llegar antes de que cierre la puerta.] (Ted)

Ted miró al cielo mientras lo decía.

Después de limpiar el campamento y desbloquear los anillos de las gemelas, ya era de madrugada.

El grupo se dirigió a Toria por el camino, pero como era de esperar las gemelas estaban ralentizando el ritmo del grupo.

A pesar de que sus miembros habían quedado libres, las niñas no podían seguir el ritmo de los mercenarios bien entrenados.

Ardis las llevaba a intervalos diferentes, pero no podía cargarlas todo el día. Como resultado, hubo un retraso considerable en su plan original.

[Puedo verla.] (Ophelia)

Dijo Ophelia mientras una gota de sudor rodaba por su cara, escondida por su capucha.

[¿Finalmente hemos llegado?] (Ted)

Dijo Ted, recobrando el aliento.

La parada y el arranque constantes eran agotadores.

Afortunadamente, lograron llegar a Toria antes del toque de queda.

Aún quedaban 30 minutos.

Cuando llegó Ardis, el portero estaba a punto de prepararse para cerrar la puerta.

[Aquí, apúrate.] (Portero)

El portero quería terminar el trabajo lo antes posible. Apurándose, Ardis sacó sus documentos de entrada, así como una nota.

Pero eso fue sólo para Ardis.

Tan pronto como el portero miró a las gemelas, su expresión cambió inmediatamente.

[Hey, ¿Son gemelas?] (Portero)

Las gemelas estaban vestidas con ropa de niños sacada del carruaje.

Los anillos ya habían sido retirados por Ardis y los documentos que identificaban a las gemelas fueron quemados por él.

Aunque su suciedad era un tanto conspicua, las gemelas actualmente se parecían a la gente común.

Sin embargo, el portero parecía no preocuparse por eso.

Miró a las chicas como si mirara algo sucio.

[¿Qué has dicho?] (Norris)

[Ahora, portero. ¿No ves que estos son nuestros sujetos acompañantes, no estás trabajando muy duro?] (Ted)

Ted hizo todo lo que pudo para calmar al portero

[Pero esto es…] (Portero)

[Hoy también has trabajado muy duro, así que supongo que debes estar cansado. Por favor, toma un buen trago de camino a casa.] (Norris)

Desde el otro lado, Norris le pasó unas monedas de plata al portero.

[U… umu. No se puede evitar. No causes problemas!] (Portero)

Tan pronto como lo dijo, hizo un gesto a Ardis.

Al pasar por la puerta, el grupo entró en la calle principal. De repente, Norris golpeó a Ardis con la palma.

[Ardis.] (Norris)

Viendo la mirada de Norris, Ardis sacó unas monedas de plata de su billetera y las puso en sus manos.

[Caminar con las gemelas puede causar problemas. Bueno, eso podría ser interesante en sí mismo, ¿verdad?] (Norris)

[Me salvé, lo siento Ted.] (Ardis)

[Bueno, está bien, me reportaré con el comerciante de madera. Te llamaremos cuando llegue nuestro próximo trabajo.] (Ted)

[Ardis… eso… hay cosas que quiero decir, pero no dudes en llamarme si necesitas ayuda. Haré todo lo que pueda.] (Ophelia)

[Ah, hasta luego.] (Ardis)

Después de que el grupo se fue, Ardis se quedó solo con las niñas gemelas.

El cielo se oscurecía poco a poco y la gente en la calle era escasa, pero todos los que veían a las gemelas fruncían el ceño.

Ardis se sintió frustrado por esa mirada e instó a las gemelas a seguirlo mientras caminaba hacia la posada.

Su alojamiento estaba bastante cerca de la calle principal, por lo que era un buen lugar para alojarse.

Entre los alojamientos de Toria, por lo general eran de tamaño medio, con un precio de habitación barato y muchas comidas para mantener contentos a los clientes.

Aunque el sabor de la cocina no fue sorprendente, no fue un gran problema para Ardis, que no se preocupó por el sabor.

Debido a las gemelas, el precio de la habitación y de la comida aumentó naturalmente.

Afortunadamente Ardis no estaba corto de dinero.

Por ahora sólo quería dormir un poco. Habían estado manejando la petición durante los últimos días y él no había dormido bien.

Después de dar a las gemelas una comida adecuada y acostarlas en la cama, inmediatamente se durmió.

Eso fue, hasta que la posadera les dijo que se fueran.

[Por favor, váyanse inmediatamente.]

Hace cuatro días, al salir de la posada, la posadera era muy amable con Ardis y esperaba volver pronto. Sin embargo, cuando regresó con las gemelas, ella no ocultó su expresión de enfado.

[Nunca me he atrasado con mis pagos, de hecho, siempre pago por adelantado. Irse de repente no sería muy apropiado.] (Ardis)

Ardis respondió a la sirvienta cuya actitud había cambiado 180 grados.

[Diciendo tal cosa, ¿No son gemelas?] (Posadera)

La posadera miró fijamente a las niñas que estaban de pie detrás de Ardis.

[¿Y qué si lo son? Pagaré por las dos.] (Ardis)

[Eso no importa! Si se sabe que las gemelas se quedan aquí, el negocio sufrirá perdidas.] (Posadera)

Ya había llegado a un punto en el que era imposible seguir conversando.

Ardis, que se vio obligado a elegir entre abandonar la posada o abandonar a las gemelas, decidió abandonar la posada inmediatamente.

Ya era de noche.

Pase lo que pase, no quería dormir en la calle con las gemelas.

Ardis recorrió la calle y revisó las diferentes posadas, sin embargo, el descontento abierto hacia las gemelas hizo imposible encontrar una habitación.

(De ninguna manera…)

Ardis se llenó de repente de un sentimiento repugnante hacia la gente de esta ciudad.

Sin embargo, después de escuchar la historia de Ophelia, no pudo abandonar a las gemelas.

Mientras buscaban un alojamiento que las permitiera, Ardis llegó a un extraño lugar en las callejuelas.

Estaba bastante lejos de la calle principal, pero no demasiado lejos de las calles donde se encontraban las glamorosas posadas. La poca luz que daban las farolas daba a este lugar un ambiente tranquilo y algo sombrío.

[Hey, onii-san, sí, tú!] (???)

De repente, la voz de una mujer se escuchó entre el bullicio del distrito de entretenimiento.

Después de registrar el área, Ardis se dio cuenta de que la mujer lo estaba llamando.

Era una mujer de unos veinte años.

Su color de cabello era de un llamativo azul.

Desde el punto de vista estético, dio una agradable impresión de su esbelta figura.

El vestido que llevaba no era espectacular, pero rebosaba de limpieza.

[¿Quizás estás buscando alojamiento esta noche?] (Mujer)

[… ¿Por qué crees eso?] (Ardis)

[Bueno, estabas deambulando por ahí como si estuvieras intentando encontrar algo. Normalmente a estas horas de la noche la gente regresa a sus posadas.] (Mujer)

En esta zona sólo había casas privadas pobres, no había tiendas abiertas por la noche, a diferencia del distrito de entretenimiento.

Además, si llevas un equipaje como el de Ardis, puedes adivinar fácilmente qué es lo que están buscando. La mujer lo dijo.

[Tenemos una habitación libre en nuestra posada, ¿Qué te parece?] (Mujer)

Para Ardis, que estaba buscando una posada, esto podría llamarse un salvavidas.

Pero…

[Se lo agradezco, pero ¿También se les permite a estas niñas?] (Ardis)

Ardis dirigió su mirada a las gemelas que estaban detrás de él.

[Estas niñas…] (Mujer)

La mujer perdió inmediatamente sus palabras.

Siguiendo a Ardis, ella capturó a las gemelas en sus ojos y procedió a abrir y cerrar su boca como si hubiera sido silenciada por magia.

[… ¿Son gemelas?] (Mujer)

[Así es. ¿Está bien que estas niñas se queden conmigo?] (Ardis)

[Eh, oh…] (Mujer)

Las palabras de la mujer se volvieron incomprensibles mientras sostenía su cabeza.

Pero a diferencia de las posadas anteriores, no hubo rechazo inmediato.

Me pregunto si tienen muy pocos clientes. Tenía la sensación de que no quería poner a las gemelas en su posada, aunque quería llenar la habitación.

[¿Un… es onii-san un mercenario?] (Mujer)

[Así es.] (Ardis)

[¿Las niñas también son mercenarios?] (Mujer)

[No, no lo son.] (Ardis)

La mujer sostuvo su cabeza durante un rato antes de asentir como si se convenciera a sí misma. Empezó las negociaciones con Ardis.

[Tengo condiciones, pero te dejaré tener la habitación si las sigues.] (Mujer)

El mundo donde el tratamiento de las gemelas era muy terrible, de repente mejoró un poco.

[¿Condiciones?] (Ardis)

[Sí. Primero, no puedes decirle a nadie que son gemelas. Si se descubre que las gemelas se quedan en mi posada, todos los clientes se irán. A continuación, no se permite que las niñas salgan de la habitación al mismo tiempo. Si no las ven a los dos a la vez, no sabrán que son gemelas.] (Mujer)

Ardis consideró las dos condiciones en su mente.

La primera condición no era un problema a cumplir. No quería decírselo a la gente de todos modos.

Había un problema con la segunda condición, pero seguía siendo aceptable.

No pensó que las gemelas se irían sin él de todos modos.

Nunca habían abierto la boca hasta que llegaron aquí, sólo obedecían lo que decía Ardis. Ni siquiera había ninguna indicación de que huirían ahora que los anillos habían desaparecido.

Para confirmarlo, Ardis le hizo una pregunta a la mujer.

[¿Puedes traer agua para limpiar nuestros cuerpos y comidas a nuestra habitación?] (Ardis)

[No me importa, pero cobraré una cuota extra.] (Mujer)

[Puede que no vuelva a la posada hasta dentro de unos días, ¿Puedo pedirte que cuides a las niñas en ese momento?] (Ardis)

[Sí, pero eso será otra cuota. ¿Está bien eso?] (Mujer)

[Eso no importa, ¿Cuánto es el precio de la habitación y la comida?] (Ardis)

[Normalmente el costo de una habitación triple es una moneda de plata, mientras que las comidas son cinco monedas de cobre… sin embargo, para ti costará 2 monedas de plata por la tarifa de la habitación debido al riesgo.] (Mujer)

Ardis tenía una impresión favorable de la mujer. Aunque el precio era alto, ella reveló el precio original honestamente.

Sólo había unas pocas posadas que aceptaran mercenarios de todos modos.

A pesar de ser más caro, Ardis no tenía ninguna otra opción.

[No necesito camas individuales para todos nosotros, 2 camas son suficientes. La comida es para tres personas por la mañana y por la noche. Estas niñas tendrán 3 comidas al día.] (Ardis)

[Por el precio de la habitación, puedes usar una moneda de plata y cuatro de cobre, el precio de la comida es 1 moneda de plata y 1 de cobre. El agua caliente cuesta 1 moneda de cobre cada vez. El precio del transporte de las comidas a su habitación es de 5 cobres. En cuanto al cuidado de las niñas, ¿Debería decirse 1 moneda de cobre al día?] (Mujer)

[Está bien, entonces me gustaría reservar la habitación por diez días.] (Ardis)

Así de fácil, dos monedas de plata y muchos cobres habían desaparecido.

(Voy a ser estrujado hasta quedar seco a este ritmo…)

Aunque estaba un poco insatisfecho con los precios de la mujer, se sintió aliviado de haber conseguido un lugar para establecerse por el momento. Ardis quería meterse rápidamente en una cama caliente y poder dormir.

[Bueno, entonces sígueme. Serás visto por otros clientes si entras por el frente, así que entra por la puerta trasera.] (Mujer)

Ardis no se dio cuenta de lo cerca que estaban de la posada en cuestión.

Parecía una casa privada un poco más grande, un pequeño letrero colgaba en la entrada <Stop Tree Tea Rooms>.

Siguiendo a la mujer, se dirigieron a la puerta trasera de la posada para evitar los ojos de los clientes.

Entrando en el edificio, llegaron a la cocina y pasaron por otras dos habitaciones.

[Tendrás que venir a la recepción.] (Mujer)

Después de pagar la comida y la habitación durante diez días en la recepción, Ardis inmediatamente llevó la comida a su habitación.

[Oh, es cierto. Mi nombre es Kashiha y está posada la dirigimos mi padre y yo. Le contaré a mi padre sobre la situación de Ardis, así que, por favor, muéstrale tu cara mañana.] (Kashiha)

Después de decir eso, Kashiha abandonó la habitación.

Todo lo que quedaba en la habitación era Ardis, las gemelas y la comida para tres personas. La llama de la vela que era la única fuente de luz de la habitación, brillaba tenuemente.

[Está muy oscuro.] (Ardis)

Al murmullo de Ardis, el interior de la habitación se llenó inmediatamente de una luz brillante incomparable a la de la llama de la vela.

La fuente de luz había aparecido aparentemente de la nada, se pegó al techo en forma esférica.

Era algo más grande que una palma y emitía una luz resplandeciente que ahogaba la poco fiable luz de la vela.

Las gemelas que rara vez mostraban emociones en sus rostros aparte del miedo parecían sorprendidas,

Miraron al techo y parpadeaban ante la luz mágica que flotaba en el aire.

[Comamos mientras está caliente.] (Ardis)

Aún desconfiaban de Ardis.

Después de decirles a las gemelas que comieran su comida, se sentó en una silla junto a una mesa en la esquina de la habitación y comenzó a comer.

Al quitarse las capuchas, el cabello de las gemelas parecía más corto de lo esperado. Llegó hasta debajo de las orejas y terminó en la nuca. El brillo original se había perdido debido a la suciedad.

Ardis recogió el estofado con una cuchara y se lo llevó a la boca en silencio, sin siquiera decir si era delicioso o insípido.

Había terminado su comida en menos de cinco minutos, pero el problema era que las gemelas no estaban comiendo en absoluto y en vez de eso estaban sosteniendo sus manos sentadas en la cama.

No se acercaron a la mesa mientras Ardis estaba comiendo, sólo lo miraron fijamente.

[¿No comerán?] (Ardis)

Incluso después de hablarles, no hubo respuesta. Su línea de visión estaba mirando hacia aquí, así que parecía como si hubieran oído su voz, pero no respondieron.

[Me iré a la cama ahora.] (Ardis)

Además de su trabajo, Ardis también estaba cansado de buscar alojamiento y se durmió rápidamente.