Senken no Majutsushi C13

Modo nocturno

Capítulo 13

Al mediodía del día siguiente, Ardis se dirigió a visitar a Gresch y a los demás en la posada First Summer tal como se había prometido. Al entrar a la posada, Gresch y su grupo ya estaban sentados y esperaban la llegada de Ardis.

[Lamento lo que pasó ayer. A pesar de que viniste de visita…]

Ardis se sentó a su lado y Gresch levantó la voz.

[Por favor, no te preocupes demasiado. Y lo que es más importante, ¿Debemos continuar donde lo dejamos ayer?]

Ardis le pidió a Gresch que hablaran del tema inmediatamente.

[Me enteré por Jio. Es una tarea sobre llevar y desmantelar presas, ¿Verdad?]

[Sí, estoy en algo, así que no puedo aceptar solicitudes por un tiempo. Así que fui a por el Rey Bestia para poder ganar dinero fácilmente, pero llevar el botín y desollarlo es problemático.]

[Asuste que hables como si no te importara cazarlo.]

Ralph, que interrumpió la conversación, fue respaldado por Jio y Konia, que asintieron repetidamente. Gresch, que miró de reojo a sus camaradas, planteó una pregunta.

[Quiero confirmar algo, ¿Te importa?]

[Adelante.]

[Dijiste, por un tiempo, ¿Pero cuánto tiempo va a ser?]

[Supongo que son de siete a diez días. Como mucho, quince. Entonces no tendré ningún problema después de eso. Creo que Jio te lo ha dicho, pero primero hablemos de la compensación.]

Ardis, quien lo dijo, explicó el contenido y las recompensas de la solicitud. Son cinco platas por persona por día. Gresch y los demás sólo necesitan desmontar las presas, empaquetarlas y transportarlas, el combate queda excluido. La caza será realizada principalmente por Ardis, pero se advierte a todos que deben equiparse adecuadamente por si acaso.

[No creo que tengamos nada de qué quejarnos. Más que eso, creo que cinco platas al día sin participar en el combate es un trato demasiado bueno. Para ser honesto, estaba ese asunto con el despair. He estado pensando en evitar las peticiones de combate durante un tiempo.]

Al final, Gresch y su grupo aceptaron la petición sin vacilar.

Probablemente pensaron que como Ardis estaría allí, el peligro probablemente será pequeño o nulo. Esta petición, probablemente para alguien que no conoce la fuerza de Ardis, sería una decisión imposible de tomar.

Poco después, incluyendo a Ardis, cinco personas se dirigieron a las praderas.

[Hey, Ardis.]

[¿Qué es esto?]

[Como era de esperar, ¿No es esto demasiado?]

Gresch miró el carruaje que estaba tirando.

[Estoy seguro de que disminuirá a partir de mañana. Es sólo que hoy tenemos muchos.]

[Aunque digas eso…]

Gresch tenía una cara que expresaba que no está convencido. Es porque cuando Ardis partió antes, nunca tuvo ni un solo carruaje con él después de todo.

[Bueno, yo sabía que la velocidad de caza de Ardis es anormal, pero… como era de esperar, ¿No es un carruaje lleno más que suficiente?]

Gresch estaba tirando de uno de los carruajes que le prestaron en Thoria, otro fue tirado por Ralph. Desde el punto de vista de Gresch, incluso un solo carruaje es suficiente, pero tener dos carruajes para transportar todo el botín es demasiado.

Pero, aun así, la cantidad de botín que tiene Ardis afecta indirectamente a la cantidad de compensación que puede obtener.

Incluso si el carruaje volviera a la ciudad vacío, desperdiciando la tarifa de alquiler del carruaje, la compensación que recibe el grupo de Gresch no cambia. Después de ser guiados por Ardis, no tuvieron más remedio que cerrar la boca.

[Muy bien, estamos aquí.]

Ardis se detuvo en ese momento. Donde están ahora mismo es en medio de las llanuras, a una hora al oeste de Thoria. Las llanuras se extienden completamente a la vista, y la cordillera Canobis es visible aquí. Pero mirando hacia atrás, las murallas de Thoria todavía están a la vista, así que en realidad no está muy lejos de Thoria.

[No hay nada a la vista… ¿Es lo mismo hacia adelante?]

Recordando anteayer, preguntó Jio.

[Bueno, así es. Vamos a sacarlo ahora, así que haz espacio ahí.]

Después de seguir las instrucciones de Ardis para despejar el espacio, numerosos objetos comenzaron a apilarse en el suelo. Al ver esto dos veces, Gresch y su grupo no quedaron tan impresionados como antes, pero con el paso del tiempo no tuvieron más remedio que sorprenderse de nuevo de otra manera.

[Cuánto más hay…]

Las palabras que murmuró Ralph, probablemente eran lo que todos habrían sentido.

Las innumerables bestias que se empezaron a apilar en el suelo.

Sin mencionar al Rey Bestia, había incluso Snatches, Green Knives, Coyotes, Fighting Bulls, Grass Wolves, Watchers y Killer Birds a la vista. Incluso el infame despair que antes les había causado literalmente desesperación estaba allí. Es como si cada una de las especies carnívoras de las llanuras hubiera aparecido ante ellos.

Como cada uno de ellos estaba congelado para evitar que se pudrieran, se descongelaron rápidamente soplando aire caliente con magia sobre ellos, es la instrucción de Ardis para todos.

[Entonces, ¿Empezamos inmediatamente? Muy bien, primero prioricen los Reyes Bestia. Reúnan la piel de Snatcher y la piedra de la cola. La piel de los coyotes, Grass Wolves y Fighting Bulls, y de los Watchers y Killer Birds, sólo tienen que tomar las alas que aún están en buenas condiciones. Yo me encargaré de los despair y de los Green Knives.]

[Sí… De acuerdo! Vamos por ello, todos!]

Gresch, que parecía estar aturdido durante un rato por el número astronómico de cuerpos, se recuperó y animó a sus compañeros.

[Ardis, ¿Qué hay de la carne?]

Preguntó Jio mientras señalaba hacia los Fighting Bulls y los Killer Birds.

Un Fighting Bull es un toro salvaje súper enorme de tres metros de largo, es un feroz carnívoro que suele cazar en Watchers y Killer Birds. Ambos están amenazando en el desierto por sí solos, pero no es como si no fueran carne de res y de pájaro.

Son más rígidos y tienen un olor más fuerte que sus contrapartes domésticas, y no tan deliciosos, pero debería costar algo de dinero en la ciudad.

[No las necesito. Va a ser una carga, ¿Verdad? Es mejor si la tiras en alguna parte.]

Debido a que atraería a las bestias salvajes y a los seres demoníacos, es un tabú tirar carne cruda alrededor de los asentamientos humanos o del camino. Pero este es un lugar lejos de Thoria y del camino, y nadie vive cerca de aquí. Si se deja atrás, la carne cruda probablemente se reduciría a nada en un solo día.

[Ne— Ne—, Ardis. ¿Todo esto lo cazaste ayer?]

Preguntó Konia con un sentimiento de incredulidad.

[Cacé todo lo que pude para reunir los materiales. Y si lo hubiera manejado en el acto, aún más habrían venido corriendo.]

[Heh… en serio. Bueno… es increíble. Ahora sé por qué hay dos carruajes, pero… todo esto, ¿Puede incluso ser terminado hoy…?]

Mientras su cabello escarlata bailaba en el aire, la chica tenía una mirada distante.

Alrededor de siete horas con una breve pausa para almorzar. Mientras se limpiaban el sudor de la frente, Ardis y los demás custodiaban los dos carruajes con el botín.

La mayoría de los materiales desmantelados eran pieles de Rey Bestia, Grass Wolves y similares. Aparte de eso, una parte de las cabezas de Despair y Green Knives también fueron desmanteladas.

Debido a la enorme cantidad de presas que Ardis cazo un día antes, el olor a sangre se acumuló y hasta hubo carnívoros salvajes atacando mientras trabajaban.

Por supuesto, todos ellos fueron rechazados por Ardis, pero cuanto más se ocupaban de ellos, más trabajo tenían que hacer.

Gresch y los otros estaban trabajando desesperadamente mientras jadeaban, cuando el cielo se tiño de rojo, el desmantelamiento y la carga de los materiales desmantelados se completó de alguna manera.

[Demasiado cansada… estoy muy cansada, aunque no haya combatido…]

Konia, que estaba sentada en el suelo cubierto de hierba, se quejaba apática.

[Buen trabajo. No te preocupes, no habría tanto mañana. Los desmantelaré mientras cazo.]

Ardis sonrió irónicamente mientras la consolaba.

En realidad, esta vez fue difícil porque tuvieron que desmantelar el botín de todo un día de caza. A partir de mañana, un solo carruaje sería probablemente suficiente después de todo, y mientras Ardis cazaba, Gresch y los demás pueden tomarse un descanso.

[Muy bien, retirémonos. Deberíamos volver a Thoria antes de que el sol se ponga completamente.]

Como Ardis ordenó, el carruaje comenzó a ser jalado en el camino de regreso.

Exactamente como él dijo, Ardis y los otros llegaron a Thoria antes de que cayera la noche, tiraron del carruaje a la empresa mercantil. Cabe decir que, al ver los carruajes llenos de pieles y plumas, el representante de compras de la asociación de comerciantes se quedó boquiabierto.

Al final, resultó ser un gran total de dieciocho monedas de oro ese día después de incluir la recompensa por el despair y Green Knives. Incluso después de deducir las tarifas de alquiler del carruaje, quedan quince monedas de oro. Es una cantidad suficiente para que un hogar normal viva medio año en la ciudad.

[Es agotador, pero las cinco platas se sienten mucho más gratificantes!]

[Sí. No sólo siete días, estoy bien, aunque sean diez o veinte!]

Konia y Ralph se miraron a los ojos y sonrieron ampliamente. Para un mercenario novato, se puede decir que cinco platas al día es un logro.

Los snatches que Gresch y los otros pueden cazar fácilmente no tenían recompensas de subyugación en primer lugar. Sólo la piel o sus piedras de la cola valen algo, cada uno de ellos vale de uno a tres cobres.

Aunque corras por las llanuras durante todo el día, cuatro platas —o una plata por persona— son la situación ideal. Ese es probablemente el límite, incluso si es bendecido por la dama de la suerte.

Además de eso, podría resultar herido en combate, incluso su equipo podría resultar dañado.

Y los medicamentos que hay que reponer tienen un precio muy alto, si te lesionas mucho, no puedes aceptar peticiones durante mucho tiempo.

Sobre todo, hay criaturas como los despair y Reyes Bestia que un mercenario novato no puede igualar en absoluto. Si vienes a encontrar a un depredador absoluto como esos, no importa cuánto puedes ganar al día.

Los seres conocidos como mercenarios, que pierden la vida al día siguiente, no son infrecuentes; al contrario, un trabajo que tiene poco o ningún peligro para la vida de uno, un trabajo que puede darte cinco platas con sólo cargar y desmontar los materiales es un buen negocio inimaginable. No se puede evitar que Konia y los demás dejen de sonreír.

[Bueno, yo también dependeré de ustedes mañana. Esto, úsenlo para su cena.]

Ardis dijo, antes de tirar una moneda de plata hacia ellos.

[Pero no beban demasiado, ¿De acuerdo?]

Por si acaso, Ardis clavó esa palabra para que la recuerden. Ardis se dio la vuelta y comenzó a caminar hacia la posada Perch, y las despedidas de Gresch y de los demás resonaron por detrás.