Senken no Majutsushi C14

Modo nocturno

(Capítulo sujeto a futura edición)

Capítulo 14

Cuatro días después de eso. Ardis y Gresch han estado tirando del carruaje y cazando en las praderas todos los días.

Encima de la caza en movimiento para encontrar más presas, la necesidad de tirar del carruaje disminuyó su velocidad. Y debido a eso, sus tarifas han bajado un poco, y naturalmente, su total general diario ha disminuido un poco.

Por supuesto, eso es si la cantidad se compara con el primer día, incluso si es así, siete u ocho monedas de oro es lo que han estado recibiendo diariamente.

Sin embargo, un paseo tan tranquilo no continuaría para siempre. Entregando un carruaje lleno de pieles y otros materiales todos los días, es un hecho que han captado la atención de los demás.

Y la gente conocida como mercenarios, no todos ellos son tan honrados como el grupo de Gresch. Por supuesto, habría gente que miraría a las personas exitosas y se arriesgaría a robar su botín.

[Ardis. Esa gente está aquí otra vez.]

Ralph se dio la vuelta irritado.

[No les hagas caso. Si no hacen nada, ignóralos.]

Mientras suspiraba, Ardis hablo.

[Pero, no importa cómo lo vea, definitivamente no son buenos.]

Lo que Ralph dijo no puede estar mal. Dado que las praderas occidentales han sido arrasadas por Ardis los últimos días, se han estado dirigiendo a las praderas del norte desde ayer.

Dado que el camino del lado norte está conectado con un país vecino, no faltan mercenarios y comerciantes que la atraviesen. Pero los que salen del camino y llegan a la mitad de las praderas, todos ellos eran mercenarios que venían a cazar.

A pesar de ello, el grupo de mercenarios detrás del grupo de Ardis no parecía estar buscando cazar algo o investigando. No es como si hubieran seguido a Ardis y a los demás durante cuatro horas seguidas, pero en esta amplia pradera, encontrarnos en numerosas ocasiones es obviamente sospechoso. Es natural pensar que están siguiendo al grupo de Ardis.

Como se trata de las praderas con una vista abierta, no podían seguirlos mientras se escondían perfectamente. Por eso, tratan de observarlos mientras fingen encontrarse casualmente con el grupo de Ardis, pero el problema es cuál es su propósito.

Por lo que se puede ver, su número de personas es de más de veinte. Con matemáticas simples, el número de personas que tienen es fácilmente cuatro veces mayor que el del grupo de Ardis. De ninguna manera esperan ser empleados de Ardis con ese número.

Puede ser que después de descubrir que Ardis ha estado cazando una gran cantidad de presas todos los días consecutivamente, lo estén observando para conocer su secreto.

Aunque sospechen que hay un secreto, todo se debe a la anormal cacería manual de Ardis, pero mirando de reojo, probablemente no puedan discernirlo.

Probablemente sólo vean a un grupo compuesto de mocosos cazando con éxito varios despair y Reyes Bestia. No se puede culpar a alguien de sospechar que el grupo de Ardis tiene algún tipo de secreto.

Sin bajar la guardia, Ardis y los demás siguieron cazando como de costumbre.

Como de costumbre, cazaban priorizando a los Reyes Bestia, y desmantelaban la piel y otros materiales útiles en el acto.

Si no hay ninguna presa alrededor, entonces se moverían al siguiente lugar — un ciclo.

Y después de llenar finalmente su carruaje con los materiales que recogieron, comenzaron a regresar a Thoria, pero el grupo mercenario apareció y se interpuso en su camino. Se dividieron en tres grupos, y el mayor se paró frente a ellos, bloqueando su avance.

Entraron en una formación de media luna, con sus dos grupos entrando por los lados.

[¿Qué hacemos, Ardis?]

Gresch y los demás parecían estar entrando en pánico mientras el sudor caía por sus frentes.

Además, con sólo echar un vistazo, parecía que había algunos mercenarios entre ellos que eran de rango intermedio. Si se tratara sólo de Gresch y los demás aquí presentes, no tendrían ninguna posibilidad de enfrentarse al grupo.

Ardis, en silencio, observó la expresión del oponente. El silencio que continuó durante un rato, se detuvo cuando el tipo de aspecto duro que lideraba el grupo delantero abrió la boca.

[Mocosos. ¿No se están divirtiendo acaparando las presas en estos días? No puedo decir que este muy impresionado por eso.]

No es un tono al que se pueda llamar amigable.

[Debido a que ustedes los cazan sin sentido, está afectando nuestras ganancias. Bueno, no seremos demonios, sólo escupe cómo puedes cazar a los Reyes Bestia y despair fácilmente y las herramientas para hacerlo. Entonces podremos ser buenos amigos.]

Aunque trataron de hacer que sonara como una negociación, obviamente es una amenaza.

[Bueno, esa es una forma bastante sinuosa de hablar.]

Ardis dijo como si ya hubiera tenido suficiente.

[¿Y qué? ¿Y si digo que no?]

En un instante, la atmósfera alrededor de los mercenarios cambió.

[Eso es, tú… Podrías terminar en un estado en el que quieres hablar, pero no puedes.]

Los mercenarios pusieron sus manos sobre sus armas, y los que parecían magos empezaron a levantar sus varitas uno tras otro como si se prepararan para cantar.

[¿Responde?]

Contra la pregunta que parecía ser la última, Ardis se rio con indiferencia y respondió.

[Por supuesto — Rechazado.]

El mercenario de aspecto rudo levantó la frente.

Probablemente por lo que él esperaba, nunca pensó que una respuesta tan obstinada provendría de un grupo de mercenarios novatos. El hombre que parecía estar aturdido durante un momento, recuperó la calma en unos momentos y levantó la voz.

[Háganlo! Atrapen a alguno de ellos con vida!]

Con esa voz como detonante, los mercenarios vinieron de inmediato. Desde ambos lados, parecían llegar fireballs y rocas. Desde el frente, flechas soltadas por los arqueros atravesaban el viento.

En un instante, Ardis desenvainó tranquilamente la espada corta que tenía en la cintura, y unas pocas palabras salieron de él.

[Defiende.]

Una barrera se desplegó frente a ellos, contrarrestando la magia liberada por los oponentes.

El ataque mágico aterrizó donde Ardis y los otros estaban. Incluso si los hechizos mágicos que fueron lanzados tienen un poder débil por sí mismos, tienen suficiente poder para acabar con los mercenarios novatos sin problemas.

Después del ataque mágico, nubes de arena se elevaron en el aire, y las hordas de flechas vinieron después de eso. Si Ardis y los otros fueran sólo mercenarios novatos, probablemente ya estarían en un estado deplorable. Aunque sobrevivieran de alguna manera, no estarían en condiciones de luchar.

Por supuesto, si Ardis fuera un mercenario novato. La barrera mágica que se desplegó sin el acompañamiento de un canto desvió la magia de todos los enemigos.

[Ráfaga.]

La segunda magia que se activó sin cantar, esta vez, fue dirigida a los mercenarios.

El intenso viento que se desató a los lados, envolvió a los mercenarios y despiadadamente los cortó y rompió sus extremidades, incluso sus cuellos.

Y lo que era visible cuando las nubes de arena se asentaron, era la figura de Ardis de pie ileso, y las figuras de mercenarios tirados en un charco de sangre a ambos lados.

[¿Q-Qué es…!?]

El único grupo que está enfrente y que no fue atacado por Ardis, levantó una voz incrédula: en lugar de las flechas que soltaron perforaran a sus enemigos, estas fueron cortadas en dos.

Por encima de las flechas que han sido cortadas en dos, una sola espada corta flotaba inmóvil, y con un paisaje que nunca antes habían visto, los mercenarios se volvieron ruidosos.

[No puede ser… ¿Sword Magic?]

[Entonces, ¿Ese es el del rumor?]

[¿No era una historia exagerada?]

[Solo era un niño.]

[Escuché que eran novatos, esto no concuerda.]

Uno tras otro, hablaron lo que pensaban, aparentemente dudando en atacar. El tipo de aspecto rudo parecía haber enloquecido y les gritó a sus camaradas.

[Cual Sword Magic! Es sólo un mocoso! Todavía tenemos más gente, bromean al asustarse por un simple mago! Háganlo!]

Como si esas palabras hubieran disipado sus dudas, junto con las suyas, los mercenarios que quedaban cargaron inmediatamente. Aunque más de diez personas corrieron hacia la dirección de Ardis, no había nadie que pareciera un mago entre ellos. Eso es probablemente porque todos los magos que tienen estaban posicionados a los lados.

[Ataquen antes de que tenga la oportunidad de apuntar!]

Ardis sonrió amargamente mientras desenvainaba otra espada corta de su cintura, antes de arrojársela a los arqueros por la espalda. Después de atravesar la garganta de un arquero por su espalda, se volvió como si desafiara la inercia, y persiguió al siguiente arquero.

En ese período, lo que los arqueros lograron reunir fueron sólo tres flechas, todas ellas cortadas por la espada corta que había estado flotando en el aire desde el principio.

Mientras Ardis observaba esto, éste giró sus manos hacia los mercenarios que se encuentran a unos cinco metros de distancia.

[Perfora.]

Instantáneamente, una deslumbrante luz fue liberada de sus manos.

El rayo de luz viajaba a una velocidad más rápida que las flechas, como si fuera absorbido por la frente de los mercenarios, les robaba la vida en un instante. El sonido de los cuerpos colapsando en el suelo reverberaba uno tras otro.

Los enemigos eran más de veinte y todos ellos eran mercenarios experimentados; y aun así los aplasto de frente, su fuerza dominante hizo que Gresch y los otros tragaron saliva, y finalmente pareció que se habían calmado un poco.

[Ahora, esto es… Demasiado poderoso.]

[Es una fuerza que sólo puede hacerme reír.]

Ralph y Konia se miraron y hablaron.

[Hey, Ardis.]

[¿Qué pasa?]

[Con tu fuerza, ¿Podrías haberlos suprimido sin matarlos?]

Solamente Ardis contra más de veinte mercenarios. Es una diferencia en habilidad combativa que no necesita ser comparada, pero, Gresch probablemente ha entendido que con la habilidad absurda de Ardis habría ganado de todos modos.

Pero al mismo tiempo, con esa gran diferencia de habilidad, Ardis podría haberlo manejado de una manera en que no tuviera que matarlos. Gresch estaba culpando indirectamente a Ardis por esto.

[Podría haberlo hecho si hubiera querido.]

Eso debería haber sido pan comido para Ardis.

[¿Entonces por qué? Si pudiste hacerlo, ¿No puedes incapacitarlos y entregárselos a los guardias?]

[Porque no hay necesidad de eso. No tengo la piedad para perdonar a un ladrón.]

[No son ladrones! Son como nosotros, mercenarios!]

[Entonces, ¿Qué es un ladrón? ¿Qué es un ladrón en la mente de Gresch?]

[… Alguien que desafía la ley y arrebata la fortuna y vida de los demás, supongo.]

[Entonces, ¿Qué es lo que han hecho? En medio de las praderas a las que la ley no llega, trataron de tomar nuestra fortuna y vida de forma violenta. ¿En qué se diferencian de los ladrones que Gresch describió?]

[Eso es…]

[Lo diré, en el caso de esas personas, son aún peores que un simple ladrón, sin importar si tenían una recompensa o un ladrón sin nombre, deberían ser conocidos hasta cierto punto como mercenarios. Probablemente hay algunos de su lado entre la gente del pueblo y los guardias. Incluso si se los entregara a los guardias, eso no significa que los guardias y el Lord aceptarán tus demandas. En el peor de los casos, se nos acusará a nosotros. No hay más testigos que nosotros después de todo.]

[Imposible, esas cosas…]

[¿Puedes decir que no hay nadie de su lado? ¿Y si fueran a ser liberados sin cargos? Incluso si en realidad se les acusa de ello, traten de imaginarlos después de que se les imponga una multa o se les obligue a realizar trabajos forzados durante un corto período de tiempo. Definitivamente volverán a nosotros para vengarse. Y con un plan más sofisticado.]

Para Ardis, el pensamiento de Gresch es demasiado ingenuo. El mal es juzgado, y la virtud es alabada. A Ardis le pareció que Gresch piensa que la realidad se construye como las de los libros ilustrados. Pero la realidad no es algo tan bonito. Fue algo de lo que Ardis se dio cuenta finalmente cuando perdió algo precioso para él.

Él no dijo eso, pero lo que dijo Ardis ciertamente le dio una vibración de eso. Gresch ya no se atrevía a reprenderlo.

Ardis habría recogido el equipo de los mercenarios normalmente. Pero teniendo en cuenta los sentimientos de Gresch y de los demás, decidió renunciar a ello.

Quemando y enterrando los cadáveres bajo tierra con magia, regresaron a la ciudad mientras tiraban del carro. Normalmente, habría sido un viaje lleno de voces felices. Pero ese día, de principio a fin, no hubo intercambio alguno.