Uchimusume V6 C4

Capítulo 4

Precuela: El fin, el inicio y un encuentro.

Era el octavo otoño después de la llegada de Chrysos y Platina al mundo. Esas gemelas, que nacieron a principios de verano, tenían ahora siete años.

Como siempre, sus apariencias eran totalmente idénticas fuera de sus ojos dorados y platino. Pero para sus padres, que las cuidaban todos los días, las diferencias en sus personalidades crecían día a día.

Ciertamente había muchos inconvenientes en este pequeño mundo, parecido a un jardín en miniatura, en el que vivían junto a su madre, Mov, que era tan mimada como sus hijas. Smaragdi quería mostrar el mundo a aquellas chicas, que sólo conocían las profundidades del templo.

Aun así, sus días juntos fueron lo suficientemente felices como para que él también deseara seguir pasando un tiempo tan tranquilo y apacible juntos para siempre.

Al entrar en otoño, la ciudad de Vassilios se llenó de un aire brillante y alegre.

El clima en Vassilios era implacable, por lo que la temporada de cosecha, cuando los vientos fríos comenzaron a soplar y a hacer las cosas más cómodas, fue muy apreciada, aunque el país no era muy adecuado para la agricultura.

[… Así que es hora de la fiesta de la cosecha de Quirmizi, ¿No? Y pensar que ya es esa época del año…]

Smaragdi murmuró para sí mismo mientras caminaba por la ciudad y miraba a su alrededor.

El templo de Banafsaj tuvo la mayor influencia en Vassilios y estuvo a cargo del gobierno. Sin embargo, no era como si al país le faltara la fe en los otros dioses. Como Vassilios tenía un clima agreste, sus cosechas eran siempre limitadas. Por lo tanto, nunca dejaron de celebrar festivales para Quirmizi, el dios que gobernaba la tierra y las cosechas.

El pueblo tuvo una sensación radiante de alegría al prepararse para la fiesta para agradecer a Quirmizi y celebrar la cosecha que se les había dado.

La vista inspiró una idea en Smaragdi. Me gustaría… mostrarle esto a Chrysos y a Platina, también. Y en su imagen mental, Mov también estaba naturalmente a su lado.

Sus hijas y su madre no estaban familiarizadas con el estado normal de la ciudad, pero cuando vieron el espectáculo aún más brillante de la fiesta, sus expresiones también brillaron.

Smaragdi era consciente de que las circunstancias en las que se encontraban esas chicas significaban que no podían relajarse tan fácilmente.

Y así, cuando Smaragdi dejó pasar casualmente ese deseo, Mov lo miró con una expresión perdida.

[Puedes considerar eso como una charla inútil. Sólo quería que la escucharas.]

Solo estaban ellos dos, puesto que sus hijas ya se habían quedado dormidas. Esta fue la única vez que pudo mostrar sus propias expresiones personales, en lugar de las de la gran sacerdotisa o de una madre, y cuando escuchó las palabras de Smaragdi, inclinó la cabeza en el mismo ángulo que sus hijas.

[No eres el tipo de persona que expresa una idea sin razón alguna.]

Dijo, lo que provocó que Smaragdi diera una risa tensa. Sin embargo, la expresión de Mov era seria.

[¿Pasa algo?]

[Sabes lo que pienso, Mov.]

Pensando en ello, el tiempo que había pasado junto a Mov no podía considerarse corto, incluso para alguien que había vivido tanto tiempo como él. Y no sólo fue largo, sino también un tiempo rico en felicidad. Y así, terminó teniendo ese pensamiento.

[En algún momento, me separaré de esas chicas… No sé cuándo será eso, pero… Quiero dejar a esas chicas con muchos recuerdos antes de que llegue ese momento. Y no quiero que piensen en esos recuerdos como algo doloroso o amargo.]

En algún momento, sacrificaría su vida por sus hijas. Llevaba ya bastante tiempo preparado para ello. Y a medida que sus amadas hijas se volvían cada vez más irremplazables para él, cualquier duda sobre ese hecho desapareció completa y totalmente. Incluso sin la protección de Mov, como su padre, con gusto arriesgaría su vida para proteger a esas niñas.

Pero quería dejar a sus hijas recuerdos tan poderosos que cuando llegara el momento, aunque su muerte dejara heridas en el corazón de sus hijas, las gemelas lo superarían. Quería que ambas pudieran decir claramente que eran felices. Ese era su deseo.

[Puede que ni siquiera llegue a ver a esas chicas convertirse en adultas. Pero cada vez que llega esta temporada… pueden terminar recordando estos momentos. Así que he estado pensando… si es posible, me gustaría que fueran recuerdos felices.]

Dijo Smaragdi con una sonrisa un poco preocupada, entendiendo que podría haber actuado puramente para su propia satisfacción.

Lo que debería priorizar era la seguridad de Mov y sus hijas. Y considerando la importancia de su existencia, nunca debería hacer algo así.

Pero, aun así, quería contarle sus sentimientos a alguien, así que se había abierto a Mov.

Sintió que se conformaría con que ella escuchara sus palabras con sus ojos dorados mirándolo directamente, y no con una pizca de malicia en su expresión.

Lo que Smaragdi había olvidado era que Mov era una cabeza hueca natural que era inusualmente buena para tomar la iniciativa.

Mov primero consiguió abrigos del tamaño de un niño con la ayuda de una fuente no revelada. Para que no se interpusieran en el camino al cubrir sus cuernos, había formas de orejas de gato adheridas a las capuchas. También se tiñó su largo cabello purpura.

Realmente había un límite en cuanto a la decisión con la que se debía actuar.

Cuando vio a Mov con el cabello castaño oscuro, Smaragdi quedó sin palabras. Si alguien del templo hubiese visto como la Dama Oráculo había arruinado ese precioso color de Banafsaj, podrían desmayarse.

[M-Mov, ¿Qué hiciste…?]

Preguntó Smaragdi sonando desconcertado.

[Quedan algunos puntos, pero si me pongo maquillaje encima, entonces nadie me notara en la oscuridad.]

Respondió Mov, rebosante de confianza mientras hinchaba su pecho orgullosa. No se dio cuenta de que no había dado una respuesta a su pregunta.

[Um… ¿Mov?]

[Si dices que no podemos, entonces me llevaré a esas dos afuera por mi cuenta.]

[¿Qué clase de amenaza es esa?]

Era la primera salida para aquellas jóvenes con la cabeza hueca que no sabía nada del mundo exterior. No podía imaginar que sería algo más que un evento lleno de incidentes.

Cuando se recuperó de la conmoción inicial, Smaragdi se dio cuenta de que, al parecer, Mov había hecho planes para sacar a sus hijas fuera. Ella había tomado medidas para darse cuenta de lo que él había murmurado. Se alegró por la consideración, pero no podía dejar que lo hiciera.

Mientras estos pensamientos tan sensibles pasaban por la cabeza de Smaragdi, la expresión de confianza en la cara de Mov no se desmoronaba en lo más mínimo, y ella continuó:

[Con mi protección divina, puedo lograrlo sin que te des cuenta.]

Quería evitar que se repitiera el ‘incidente del cementerio’. No era de extrañar que tal pensamiento surgiera inmediatamente en la mente de Smaragdi. Sin embargo, cuando Smaragdi abrió la boca para detener a Mov, la miró y la volvió a cerrar.

Mov alegremente se puso un velo de seda en la cabeza y se enfrentó a Smaragdi. Tales cosas eran una moda común para las mujeres en esta tierra caliente y reseca, destinada a protegerse de los fuertes rayos del sol. Incluso sus ojos dorados y cuernos que brillaban del mismo color no destacaban cuando estaban ocultos por el velo de color oscuro. Seguro que nadie se daría cuenta de que ella poseía esos raros colores de la Dama Oráculo de un vistazo.

Ciertamente estaba actuando por consideración al deseo de Smaragdi mientras pensaba en sus hijas. Sin embargo, vio una emoción más allá de eso en su expresión. Al verla, las palabras de objeción de Smaragdi lo abandonaron.

Sus hijas no eran las únicas que se habían criado en secreto en las profundidades del santuario, sin conocer el mundo exterior. No era de extrañar que ella también se interesara por esas cosas.

[Entonces, ¿No hay peligro para ti, Ryso, o Latina?]

En ese caso, debe darlo todo para que las cosas salgan bien, teniendo en cuenta los riesgos. Después de decidirse, Smaragdi recuperó la calma y sonrió. Probablemente tenía una tendencia a ser blando no sólo con sus hijas, sino también con Mov, que era más joven que él.

[No puedo decir que no hay peligro alguno. Sin embargo, es posible tomar decisiones para reducir la posibilidad de que ocurran futuros más peligrosos, haciéndolos ineficaces. Cambiar el color de mi cabello fue una de esas opciones.]

Contestó Mov, resaltando los abrigos del tamaño de un niño que había preparado mientras lo hacía.

[Por eso también elegí capuchas que escondían sus cuernos en vez de las que los dejaban mostrar.]

También fue por eso que había tomado la importante decisión de elegir orejas de gato triangulares en lugar de orejas de oso redondas. Ciertamente no fue sólo porque eran adorables.

[Vengan aquí Latina, Ryso.]

[¿Qué pasa?]

[¿Huuuh?]

Sin embargo, también era un hecho que cuando las gemelas se acercaron a su atractiva madre y se pusieron los abrigos y las capuchas, eran aún más adorables de lo que Smaragdi había esperado. La forma en que saltaban alegremente, entusiasmadas por esta ropa nueva y desconocida, las hacía lucir tan lindas que él podía llegar a declarar que los verdaderos gatitos ni siquiera se les comparaban.

Una vez que sus hijas estaban listas, Mov salió de la habitación como si fuera algo natural. Después de haber renunciado a detenerla, Smaragdi tomó las manos de sus hijas y la siguió.

Como alguien que carecía de tal cosa, Smaragdi no entendía realmente el gran poder que poseía en forma de su protección divina. Se podía pensar que su interferencia podría tener un impacto negativo. Con ese pensamiento en mente, todo lo que podía hacer era vigilar las acciones de Mov.

Normalmente no se les permitía pasar por la puerta que conectaba las profundidades del templo con sus otras secciones. Aparentemente, las niñas sintieron que se encontraban en una situación diferente a la normal. Las dos niñas inteligentes se miraron y fruncieron los labios.

Mov caminó con paso seguro, parando ocasionalmente, y a veces dando un rodeo mientras avanzaba por el vasto templo. Mientras lo hacían, no encontraron ni un solo sacerdote, aunque debería haber habido muchos de ellos por ahí.

A Smaragdi no le gustaba la forma en que el templo hacía las cosas, confiando todo a las profecías y nunca pensando por sí mismo, pero en momentos como éste, no podía evitar sentir asombro ante esas palabras de un dios. (Se refiere a como Mov está usando su bendición para evitar ser descubiertos)

Había el poder de ver a través de todo dentro de los ojos dorados de Mov. Ese hecho era ineludible.

Smaragdi y sus hijas siguieron después de Mov mientras ella se deslizaba suavemente a través de los vastos terrenos del templo.

El portero que cuidaba el exterior del templo no se dio cuenta de que Mov, con los raros colores que poseía ahora escondidos, era la propia Dama Oráculo. Eso era aún más cierto en el caso de las gemelas, cuya existencia sólo era conocida por una parte de la élite del templo. Se mezclaron con la multitud que visitaba el templo y se dirigieron a la ciudad.

Lo que los esperaba era un paisaje de colores brillantes que se extendía ante ellos. El cielo por encima de todo estaba coloreado de rojo a púrpura claro debido a la puesta de sol. Era un espectáculo perfectamente normal, pero las niñas sólo habían visto el cielo cortado por las paredes del templo, así que ambas se detuvieron y lo miraron, sus bocas se abrieron de par en par. Sólo eso hizo que valiera la pena llevarlas afuera.

Mov de repente se dio la vuelta y miró a Smaragdi con una sonrisa pícara en su cara. Aunque no dijera nada, era evidente por su expresión que se sentía contenta de haber actuado. Mientras se veía un poco preocupada, Smaragdi le devolvió la sonrisa, como su cómplice.

Había manantiales artificiales construidos aquí y allá en toda la ciudad. En lugar de ser naturales, estos manantiales fueron llenados con magia por aquellos que se ganaban la vida haciéndolo. Aunque había poca lluvia en el país, la gente de este pueblo no tenía necesidad de competir por el agua. Los alrededores del manantial fue enfriado por el agua, lo que lo convirtió en un buen lugar para descansar, así que mucha gente se detuvo allí para hacerlo. Gracias a la necesidad de evitar el calor del mediodía, esta hora de la tarde fue la más próspera para el pueblo.

La gente de la ciudad se detuvo allí ahora por más razones que la habitual, sin embargo. Numerosas flores de color blanco puro flotaban en la superficie del agua. Eran ofrendas a Quirmizi, ya que se creía que simbolizaban la porción de las bendiciones proporcionadas por ese dios.

La visión de esas brillantes y grandes flores, de una especie que no florecía en el jardín del templo, hizo que apareciera una mirada sorprendida en los rostros de las dos niñas bajo sus respectivas capuchas. Corrieron hasta el altar y se acercaron a las flores, que estaban flotando tentadoramente fuera de su alcance. Sin embargo, las niñas no se desanimaron por eso, y en vez de eso, jugaron salpicando el agua. Incluso el solo hecho de ver los pétalos balancearse sobre el agua fue aparentemente suficiente para alegrarlas, mientras las niñas se reían en tándem.

Chrysos y Platina se dieron la vuelta para confirmar que sus padres aún las estaban cuidando, con expresiones gentiles en sus rostros. Sus sonrisas se hicieron más brillantes al ver a Smaragdi y a Mov, y no mostraron signos de preocupación por la primera vez que salieron del templo. Tenían absoluta confianza en sus padres. Así que mientras estuvieran al lado de las niñas, no tenían motivos para sentirse incómodas.

Estaban llenas de curiosidad por naturaleza y el pueblo rebosaba de cosas que nunca habían visto, y combinadas con la gran emoción en el aire, sus sonrisas no mostraban signos de disminuir.

Smaragdi llamó a una persona con una canasta al lado del manantial y le entregó algunas monedas. Las cuatro flores que recibió a cambio eran del mismo tipo que las que flotaban en la superficie del manantial, blancas puras con muchos pétalos en capas.

[Las colocamos en el manantial con oraciones de agradecimiento por nuestro sustento diario.]

Smaragdi entregó una flor a Mov y sus hijas, y luego colocó la suya suavemente en el manantial. Chrysos y Platina siguieron obedientemente su ejemplo, cada una dejo caer su flor sobre la superficie del agua con una mirada seria en su rostro.

Encontrando extraño que Mov no hiciera lo mismo, Smaragdi la miró. Mov estaba sosteniendo la flor contra su pecho, con una mirada un poco vacilante.

[¿Mov?]

Smaragdi la llamo sonando perplejo.

[Sé que no se puede evitar ya que es un ritual], dijo Mov, dejando que su flor entre en el manantial. Después de pensar un poco en sus acciones pasadas, Smaragdi llegó a una respuesta satisfactoria.

[Ahora que lo pienso, nunca antes te he dado una flor, ¿Verdad?]

Al parecer, había dado en el blanco. Tenía una expresión antipática, hacia pucheros como una niña. En lugar de negar sus sentimientos, la abrazó.

[Estaba equivocado. ¿Qué tipo de flores son tus favoritas, Mov? Nunca antes te lo había preguntado, ¿Verdad?]

[En el templo, nunca tuve la oportunidad de experimentar tales cosas…]

[Ya veo. En ese caso, tendré que pensar en qué tipo de flor te queda mejor.], dijo Smaragdi con una sonrisa, moviendo su mano desde la cintura hasta la mano de ella.

[No estás familiarizada con la ciudad, así que no quiero que te pierdas.]

Mov se sonrojó un poco y agarró con fuerza su mano. Luego cada uno ofreció sus manos libres a sus hijas. Sosteniendo las manos de su padre y de su madre, Platina y Chrysos miraron a sus padres con sonrisas en sus rostros.

Hoy, las esquinas de las calles de la ciudad estaban decoradas con flores, creando una atmósfera magnífica. Incluso las sombras de las paredes teñidas de rojo por la luz del sol poniente se sumaron a los hermosos colores de la ciudad.

Platina y Chrysos se detuvieron y miraron todo. Ellas señalaban algo y luego les preguntaban a sus padres. Levantaron las manos mientras miraban sus propias sombras en una extraña especie de danza. Sus padres las miraban cariñosamente todo el tiempo mientras esto sucedía, encontrando adorable todo lo que hacían.

En poco tiempo, llegaron al templo de Quirmizi. Era un edificio modesto, ni siquiera se comparaba con el gran templo de Banafsaj donde vivían. Estaba decorado con ornamentación metálica. Al ver los muchos diseños por primera vez, las chicas quedaron completamente cautivadas.

[Rag, ¿Qué es eso?]

[Ah, esa imagen representa el favor de Quirmizi… Hay muchas plantas que no existen en este país, mostradas allí.]

El brillo de sus hijas era claramente el brillo de la curiosidad. El relieve metálico mostraba plantas de todas las edades y naciones con gran detalle. Smaragdi también era consciente de que cada relieve presentaba una estación o región, lo que le permitía servir de referencia ilustrada para las plantas.

[Ryso quiere ver más! Rag, carga a Ryso!]

[Cálmate, Ryso. Ah, no me mires con esa cara también, Latina.]

[Carga a Latina también!]

Para alguien tan delgado como Smaragdi, cargar a sus dos hijas al mismo tiempo cuando lo pedían se hacía más y más difícil cada día. Aun así, nunca sería capaz de rechazarlas cuando están rogando así.

[Wow, increíble!]

[Por ahí, Rag, por ahí!]

Con sus hijas parloteando de alegría mientras las cargaba, Smaragdi caminaba sin parar. Mov caminó a su lado, como si se estuviera acurrucando a él. Como las dos manos de Smaragdi estaban ocupadas por sus hijas, ella se acercó aún más de lo normal.

Mov volvió a levantar gentilmente la capucha de Chrysos, que estaba a punto de caer debido a que la niña se excitaba demasiado. No importa cómo la miraran, era una madre amable y cariñosa.

Mientras caminaban, dieron vueltas alrededor del edificio. Normalmente era un lugar tranquilo sin mucha gente alrededor, pero como hoy era un festival, hubo muchos visitantes.

Como era el festival de la cosecha, la recompensa de este año se acumuló sobre el altar del templo. Precisamente porque el ambiente era tan duro, limitando los cultivos que podían obtener, este ritual se realizaba por pura fe y agradecimiento a dios.

[Supongo que empezará pronto.], murmuró Smaragdi.

[¿Hmm?]

[¿Qué cosa?]

Las dos chicas en los brazos de Smaragdi inclinaron la cabeza. Mov también parecía estar confundida. Viendo sus reacciones, Smaragdi sonrió e hizo un gesto a Mov para que se dirigiera a un lugar un poco más alejado de donde se reunía la multitud.

[El baile de la ofrenda está comenzando. Harán un baile, comenzando desde aquí y recorriendo toda la ciudad, hasta llegar a lugares como ese manantial en el que estábamos antes. El baile de primavera será más llamativo, pero más gente se reunirá allí, así que pensé que este lugar sería mejor para observar tranquilamente.]

Poco después de que Smaragdi terminara su explicación, numerosos sacerdotes comenzaron a aparecer desde el interior del templo. Tomaron el control de los alrededores mientras tocaban salvajemente sus instrumentos de percusión y flautas, haciendo sonidos que diferían mucho de lo que se podía oír en el templo de Banafsaj y despejando la oscuridad que provenía de la ahora muy tenue luz natural.

Las gemelas se aferraron a su padre al principio por los ruidos fuertes, pero cuando vieron a las sacerdotisas en sus brillantes trajes, las miradas de las niñas se fijaron en ellas. Mientras veían el elegante baile, era como si se hubieran olvidado de parpadear.

Smaragdi miró a Mov y se dio cuenta de que estaba admirando a sus embelesadas hijas más que el baile en sí. Al darse cuenta de su mirada, ella le devolvió la mirada y se sonrieron el uno al otro.

Sería difícil intercambiar palabras en este momento, ya que se verían ahogadas por la interpretación musical. Mientras Smaragdi pensaba eso, Mov enredo su propio brazo alrededor del suyo. Como sostenía a sus dos hijas en ese momento, no pudo hacer nada en respuesta, pero miró a Mov, cuyas mejillas estaban un poco sonrojadas por la vergüenza de estar tan cerca.

[… Estoy muy contento de haberte conocido.], susurró Smaragdi en voz baja, pensando que no le importaría que ella no lo oyera. Mov le devolvió una sonrisa feliz.

[No importa lo que pase a partir de ahora… estos sentimientos míos no cambiarán.]

[…Cierto.]

Mov cerró los ojos y apoyó la cabeza en el hombro de Smaragdi. Sintió su calor, junto con ese peso tan ligero sobre él.

[También me alegro de que seas tú el que esté a mi lado, Smaragdi.]

Al escuchar los gritos de alegría de sus hijas, sus miradas volvieron al baile. El baile en el templo estaba llegando a su clímax. Las bailarinas se habían estado moviendo en perfecta sincronía, pero ahora crearon un ligero retardo entre sus movimientos. Sus manos con finos anillos dorados revoloteaban como si crearan ondulaciones, y sus deslumbrantes trajes anaranjados, el color del dios al que adoraban, se extendían como flores.

La percusión sonó lo suficientemente fuerte como para sacudir los tímpanos. A medida que el eco se prolongaba, el silencio volvía al templo y la danza llegaba a su fin, lo extraordinario volvía a dar paso a lo ordinario.

Se dieron cuenta ahora de que el sol poniente ya se estaba hundiendo más allá de las dunas del desierto. Los últimos vestigios de rojo desaparecieron del cielo, y fueron reemplazados por un mar de estrellas centelleantes.

La emoción del baile que acababan de ver aún no había disminuido, así que sus dos hijas parecían estar más saltando que caminando. Para que las niñas no tropezaran en la oscuridad, Mov proyectó una gentil luz mágica.

Smaragdi y Mov caminaron lentamente tomados de la mano, cuidando a las niñas mientras se divertían.

Seguramente había un gran pánico en el templo alrededor de ahora. Aun así, querían que este tiempo durara sólo un poco más.

Con el poder de la protección divina de Mov, no fue una tarea difícil regresar al templo. Al igual que cuando se habían ido, ella los llevó fácilmente a las profundidades del templo. Gracias a la habilidad de Mov, era como si simplemente estuvieran ignorando a los chambelanes, que corrían a buscarla a ella y a las niñas que no estaban en su habitación, ya que no podían causar un alboroto por el asunto.

Viendo que las gemelas se habían adormecido, cansadas de jugar, Mov ignoro completamente las preguntas y reprimendas.

▼▼▼▼

Un día, sus pacíficos y aislados días juntos se acercaron repentinamente a su fin.

Aunque el papel de la sacerdotisa de más alto rango había sido confiado a Mov, la anterior gran sacerdotisa, Epilogi, todavía tenía una gran autoridad. El comienzo y el final de todo se produjo cuando ella transmitió una profecía.

[Es la luz del sol el que ilumina nuestro futuro.]

Esas palabras de dios eran como el fragmento de un poema, y hablaban del futuro que la gente quería saber.

[La luz de la luna llevará a una noble ruina.]

La palabra sol contenía letras indicando oro. Además, las letras para Platino estaban incluidas dentro de la palabra luna. (NT: Para explicarlo un tanto mejor… es un juego de palabras donde Sol representa a Chrysos como ‘oro/dorado’ que trae bien y prosperidad mientras que a Platina la representan como ‘platino’ que trae desgracia según la profecía.)

El rostro de Smaragdi se congeló cuando escuchó las palabras de esa profecía.

Había tenido sus dudas todo este tiempo. Había sentido muchas veces desde que vino a vivir con Mov que los que estaban afiliados con el templo tenían una fe ciega en las palabras de dios, considerándolas absolutamente justas. Afortunadamente para él, la actual sacerdotisa de más alto rango en el templo era Mov, que era su discípula personal. En lugar de enseñarle a confirmar o negar inmediatamente el modo de pensar del templo, se había asegurado de que ella supiera cómo pensar por sí misma sobre si algo estaba bien o mal.

Además, habiendo servido como asesor en el templo durante tantos años, Smaragdi había ganado bastante popularidad. La razón por la que alguien como él, que ni siquiera era sacerdote, había oído el contenido de la profecía de Epilogi, era por sus diversos alumnos. También le informaron de otros asuntos relacionados con el estado del templo. Como gran sacerdotisa, Mov estaba atrapada en medio de la turbulenta vorágine en la que se había convertido el templo. Estaba aún más ocupada de lo que había estado, y el tiempo que podía pasar con su familia era bastante limitado.

[Las circunstancias parecen haberse agravado. La Dama Oráculo se ha opuesto vigorosamente, pero…]

Aspida informó sobre la reunión del templo que se había convocado, y la cara de Smaragdi mostró una clara incomodidad en respuesta. Era tranquilo por naturaleza, y era increíblemente raro verlo expresar esas emociones tan abiertamente.

[Estoy seguro de que fueron esos vejestorios los que dijeron esas tonterías, ¿Cierto? Pueden haber sido súbditos leales en los días de Lady Epilogi, pero esos idiotas cabeza hueca que han renunciado a pensar por completo deberían haber sido despedidos de inmediato.]

[Gurú…]

[Sé que no puedes hablar mal de esos viejos tontos considerando tu posición. Sólo informarme del estado de las cosas es suficiente. Gracias, Aspida.]

Las agudas palabras de Smaragdi habían sido naturales, teniendo en cuenta las crueles palabras dirigidas a su amada hija.

Con esta predicción de Epilogi, la idea de juzgar inmediatamente a la niña como ‘criminal’ fue planteada por aquellos que eran considerados conservadores incluso entre los miembros del templo.

Aquellos a los que Smaragdi llamaba ‘viejos tontos’ se burlaban de las declaraciones de Mov, que debería haber sido la sacerdotisa de más alto rango, y aunque sus mentes se habían atrofiado con la edad, sus posiciones por sí solas los hacían difíciles de manejar.

En este país, la palabra ‘Señor’ indicaba el legítimo gobernante de la nación, el Primer Señor Demonio. Habiendo perdido al anterior gobernante y al candidato que le siguió, este país había estado esperando durante bastante tiempo que se entronizara un nuevo rey. Como ciudadanos, eso no era diferente para Smaragdi o Mov.

Pero con eso dicho, no había manera de que aceptaran el absurdo acto contra Platina, quien no había cometido un solo crimen, siendo juzgada como una criminal basada en una profecía.

Smaragdi y Mov hicieron que Platina y Chrysos permanecieran en su habitación. Aunque antes los lugares a los que podían ir eran limitados, hasta ahora sus hijas habían gozado de cierto grado de libertad. Era doloroso, tener que robarles aún más su libertad y encerrarlas en una sola habitación. Sin embargo, no tuvieron más remedio que hacerlo. No se sabía cuándo los sacerdotes conservadores tomarían medidas más fuertes. Su decisión también estaba fuertemente influenciada por el deseo de proteger a las niñas de la malicia, miedo y odio que se estaba dirigiendo contra Platina desde que se transmitió la profecía.

Sin embargo, Smaragdi también entendió de dónde venían esos sentimientos. Las palabras de Epilogi, la anterior gran sacerdotisa, tenían gran peso, por lo que su profecía de que la niña traería la ruina en el futuro despertó un gran malestar en los corazones de la gente.

Chrysos y Platina eran sensibles a la mala voluntad de los demás.

Sintiendo ese remolino de malicia que se arremolinaba dentro del templo con ella en el centro, Platina tembló, y al ver a su otra mitad de esa manera, Chrysos se unió a su hermana y pareció asustarse ella también.

Tanto Smaragdi como Mov eran conscientes de que parecer nerviosos sólo hacía que las chicas se pusieran más nerviosas, pero, aun así, ninguno de los dos era capaz de relajarse.

Cuando Mov regresó por fin a su habitación a altas horas de la noche, parecía exhausta. Su expresión no se iluminó ni siquiera después de ver a Smaragdi y a sus hijas. Smaragdi, sintiendo claramente que el día de hoy no había ido bien, se acercó a ella para consolarla, diciéndole:

[¿Estás bien, Mov? No deberías presionarte a ti misma también—]

[No se trata de presionarme demasiado o no. Usare cada onza de energía que tenga en mi cuerpo para proteger a mi hija.], interrumpió, haciendo que Smaragdi mostrara una sonrisa un poco incómoda.

[Cierto. Pero también es importante por el bien de Platina. Si terminas colapsando, ya no podrás protegerla.]

[Entiendo eso.]

Mientras pasaba sus dedos por su cabello púrpura, Smaragdi preguntó: [Mov, ¿Hay algún registro de las profecías de Lady Epilogi que demuestren que están equivocadas?]

Por su tono analítico, estaba claro que su pregunta no se decía por desesperación, sino para asegurarse de que estaba pensando las cosas a través del uso de información precisa.

A Smaragdi también le estaba destrozando el corazón la ira y la impaciencia. Pero no sería posible hacer que las cosas mejoraran de esa manera. Entendiendo eso, decidió que en lugar de dejar que sus emociones se manifestaran y gritaran, debía hacer todo lo que estuviera en su mano para pensar las cosas con calma.

Mov, por otro lado, dejaba ver claramente su agitación e inquietud.

Cuando cumplía con sus deberes como gran sacerdotisa, nunca dejaba que los demás la vieran temblar. La primera y única vez que expuso su propia debilidad fue frente a Smaragdi. Ese fue el compromiso al que esa mujer, mucho más joven que Smaragdi, había llegado con sus propios sentimientos.

[Por lo que yo sé, las profecías de Lady Epilogi nunca se han equivocado.], contestó Mov con voz ronca, haciendo que Smaragdi pensara en voz baja durante un rato.

[Con esa profecía que una vez recibiste, y el trono abierto… con esta profecía, creo que es seguro asumir que Chrysos se convertirá en la Primer Señor Demonio.]

[Smaragdi…]

[Aun así, no me imagino a Platina deseando hacerle daño a Chrysos. La única manera que se me ocurre de que eso suceda…]

Empezó Smaragdi, una expresión claramente disgustada y poco característica se veía claramente en su rostro.

[Sería después de haber sido llevada a las profundidades de la desesperación tras haber sido expuesta a toda esta absurda malicia.]

Estas dos hermanas estaban muy unidas, pero no había ninguna garantía de que se mantuvieran así para siempre. Sin embargo, para que estas chicas tan naturalmente amables se deformen tanto, es evidente que se necesitaría que ocurriera algo para influir en ellas en gran medida. Por eso sus padres pensaron que necesitaban protegerlas.

Mov sofocó su propia ansiedad y levantó la cara.

[Está la posibilidad de que Platina pueda dañar a Chrysos sin querer hacerlo.]

[… Eso puede ser posible. ¿Puedes ver eso usando tu protección divina?]

[Tanto si puedo como si no, lo intentaré… De lo contrario, ni siquiera existe propósito alguno para tener ese poder.], dijo Mov, impulsada por sus emociones. Smaragdi la abrazó, conteniendo sus propios sentimientos turbulentos todo el tiempo. Él sabía muy bien que ella amaba a sus hijas gemelas tanto como él.

Aunque fue por amor, quizás no estaba cualificada para servir como gobernante, siendo incapaz de emitir un juicio imparcial sobre sus propias hijas.

[Siento lo mismo que tú.]

Aun así, Smaragdi juró en su corazón que nunca le negaría el derecho a hacerlo.

[Para mí, si tuviera que escoger entre esas niñas y Vassilios, ellas ganarían después de todo.]

Incluso si no podían encontrar una respuesta clara al problema, ambos estaban preparados para no dejar de luchar contra ese destino. Las mayores fuentes de apoyo para los dos padres eran sus amadas y queridas hijas.

Las dos hermanas habían estado cerca al principio, pero ahora no se dejaban ni por un instante. Incluso ahora dormían juntas en la misma cama, abrazándose tan cerca cómo podían la una de la otra.

Las niñas comprendieron que las circunstancias en las que se encontraban de repente habían empeorado. Y era difícil imaginar que Platina en particular no se hubiera dado cuenta de que ‘lo malo’ estaba dirigido hacia ella. Era tan observadora que la palabra ‘inteligente’ ni siquiera empezaba a describirla.

Sus padres no eran conscientes de la capacidad de detectar la mala voluntad que tenían las niñas, pero sabían que sus hijas no eran lo suficientemente densas como para no darse cuenta de que algo estaba mal. Después de todo, nunca dejan pasar ni un solo cambio.

La primera en llorar siempre fue Platina, que era más bien una tímida llorona. Pero últimamente, ya ni siquiera parecía estar llorando, como si hubiera olvidado cómo hacerlo.

[… Chrysos ha estado llorando, y siempre está tomando la mano de Platina. Es como si estuviera tratando de hacerlo en lugar de Platina, que ya ni siquiera puede llorar.], dijo Smaragdi con voz amarga, recordando el estado en que se encontraban sus hijas. Esas niñas habían sido muy animadas y alegres, pero ahora no sólo no se quejaban de estar encerradas en una sola habitación, sino que se acurrucaban en un rincón de esa habitación oscura, como si se escondieran. Seguramente estaban compartiendo su terror/miedo. Chrysos en particular, siempre estaba abrazando a su otra mitad, como si tratara de defender a Platina de esa ‘cosa mala’ dirigida hacia ella. Ella siguió protegiendo desesperadamente a su hermana.

[Nunca imaginé que podría ser tan doloroso no poder tomar el lugar de alguien.]

No fue ninguna sorpresa que Smaragdi terminara sintiéndose impotente y enojado, después de haber visto a sus hijas permanecer en ese estado. Sentía que podía entender un poco del deseo que esos seres llamados Señores Demonio de la Calamidad tenían de destruirlo todo. Incluso sintió que quería ahuyentar a todos aquellos que le hacían daño a su amada hija.

[Pueden ser momentos como este los que hacen que la gente desee poder…] Smaragdi murmuró, y Mov lo abrazó un poco más fuerte.

Smaragdi había expuesto una parte de sus verdaderos sentimientos y había dejado que el malestar de su voz se escuchara ante Mov, pero no lo hizo frente a sus hijas. Como mínimo, no quería que sus hijas se asustaran aún más. Porque era por el bien de sus amadas hijas y de nadie más, ahogó los sentimientos de su corazón.

[Latina… Ryso… mis preciosas hijas…]

Abrazó a las niñas, que no se habían movido de la esquina de la habitación que se estaba convirtiendo en su posición normal. Había procurado usar una voz gentil y amable cuando las llamaba por su nombre.

[Mov y yo las amamos a las dos. Eso nunca, nunca cambiará. Pase lo que pase, siempre estaremos de su lado… recuérdenlo. Latina, Ryso…], dijo palabras llenas de amor. Esas palabras no fueron inventadas, venían de lo más profundo de su corazón. Precisamente por eso sintió la necesidad de decirlas, aunque no llegaran a sus hijas en su estado actual.

[Rag…]

Solo Chrysos respondió, su voz sonaba como si estuviese a punto de estallar en lágrimas. Lagrimeando todo el tiempo, ella enterró su cara en el pecho de Smaragdi. Incluso mientras lo hacía, no soltó las manos de Platina.

Platina no reaccionó realmente, permaneciendo en silencio mientras miraba hacia abajo con la cara completamente pálida. Aun así, cuando Smaragdi acarició suavemente el cuerno de Platina, como si la envolviera en su mano, Platina extendió la mano y agarró su ropa. Incluso a partir de ese frágil movimiento, pudo ver que ella seguía confiando en él, dándole una extraordinaria sensación de alivio.

¿Qué podía hacer por el bien de estas niñas? ¿Cómo podría ayudar a sus hijas? Mientras pensaba en esas cosas, Smaragdi abrazó con fuerza a las niñas.

La predicción de Epilogi, de que Platina algún día ‘conduciría a una noble ruina’, no podía ser revocada.

Seguramente había alguien mucho más adecuado para ese destino que una chica de buen corazón como Platina. Al pensar tal cosa, Mov recordó un terror que había empezado a olvidar.

Esa presencia había teñido todo el mundo, ella pudo ver el color de la desesperación aquel día. Esa niña sonriendo en medio de un charco de sangro, haciéndola parecer aún más retorcida y repulsiva.

La Segunda Señor Demonio.

Masacró a otros con el único objetivo de matarse a sí misma. Esa Señor Demonio había aparecido ante una joven Mov moviendo una espada chorreando sangre fresca y una sonrisa alegre en su cara. Incluso ahora, Mov todavía podía oír claramente su voz.

‘No es divertido matar tan fácilmente. Tal vez dejarlos crecer un poco más hace que los juguetes sean más interesantes… ¿Me pregunto que pasara contigo?’ susurró la Señor Demonio con una voz tan dulce que casi parecía causarte acidez estomacal, extendiendo sus delgados dedos hacia Mov, quien ni siquiera era capaz de moverse.

[Qué hermoso oro y púrpura. Es muy raro ver colores tan hermosos. Sinceramente adoro las cosas que son raras.]

Sus casi ominosamente rojos labios se retorcieron en una sonrisa.

[Sería un desperdicio matarte ahora. Creo que sería mejor dejarte crecer un poco más antes de añadirte a mi colección… Debería ser aún más agradable, después de haber esperado mucho.]

Los dedos de la Señor Demonio embarraron una buena cantidad de sangre fresca en las blancas mejillas de Mov. Esa sangre pertenecía a esa niña con la que acababa de hablar…

Mov detuvo sus recuerdos allí, moviendo la cabeza de un lado a otro. Agarró con fuerza su mano, ya que había empezado a temblar sin que ella se diera cuenta.

No podía permitirse vacilar sobre este nivel de terror. Ella no era la misma persona que había sido en ese momento. Ya no era alguien que simplemente necesitaba ser protegida.

Había gente a la que quería proteger. Quería protegerlos sin importar lo que pasara, incluso si se enfrentaba a una Señor Demonio.

[La Segunda Señor Demonio… si está decidido que Chrysos es candidata a ser la Primera Señor Demonio, entonces esa chica seguramente algún día estará expuesta a la malicia de esa Calamidad…]

No había forma de que fuera posible ocultarla para siempre.

Ya que una predicción de que ‘se ha decidido un nuevo rey’ era una noticia auspiciosa, lo que hacía más fácil que se convirtiera en un tema de chismes. Sería imposible mantener a todo mundo callado. En algún momento saldría a la luz. Y ese tiempo se acercaba cada vez más.

Esta vez, Mov la protegería.

Además de esa determinación, Mov también empleó su propio poder. La compleja red entrelazada de posibles futuros era como las sombras proyectadas por las innumerables ramas de un gran árbol, por lo que incluso si se intentaba descifrarlas, no era una tarea fácil. Aun así, Mov miró esos futuros, que sólo ella podía ver. Persiguió los fragmentos que la llevaron a un futuro en el que su amada hija llegó a ser catalogada como responsable de la ruina.

Esas muchas, muchas posibilidades—

Y así, llegó a una sola conclusión.

[La Segunda Señor Demonio encuentra a Platina. Entre los futuros que vi, para proteger a nuestras dos hijas, eso debe ser absolutamente evitado.]

Al escuchar las palabras de Mov, Smaragdi frunció un poco el ceño.

[Por lo que he oído, la Segunda Señor Demonio ha sido vista acompañada por aquellos con rasgos de maná… pero Platina no tiene uno, ¿Verdad? ¿No es un requisito en aquellos que tomo como sus asistentes que posean uno?]

[Esa Señor Demonio… dijo que le gustaban las cosas que eran ‘raras’.], contestó Mov, haciendo que la expresión de Smaragdi palideciera.

[Si se entera de que la Primera Señor Demonio tiene una hermana gemela… la Segunda Señor Demonio ciertamente vendrá tras Platina…]

Mov no puede negar esas palabras. Para alguien como Mov, que podía ver innumerables posibilidades, la palabra ‘ciertamente’ tenía un peso significativo. Sin embargo, como tenía una posibilidad increíblemente alta de ocurrir, ella no podía descartar lo que él había dicho.

[Mov. Puedes ver lo que sucederá si la Segunda Señor Demonio se entera de Platina… que la nueva Primera Señor Demonio tiene una hermana gemela.]

[… Sería un juguete.], contestó Mov, temblando de resentimiento por el futuro que había visto.

[Platina seria tomada y su mente se rompería. Y entonces, Chrysos también…]

[… Ya veo. Ese ciertamente sería un camino a la ruina.]

Sin duda, ese sería un futuro más doloroso y trágico que simplemente ser asesinado.

Una Platina rota sería la clase de visión desgarradora que nunca, jamás querría ver. Si eso sucediera, Chrysos también sería arrastrada por su otra mitad y enloquecería. Y ese seguramente no sería el final de las cosas. Esa Señor Demonio amaba el derramamiento de sangre y la masacre. Ella derivó la alegría suprema de jugar con las vidas de otros. Seguramente forzaría a las dos a enfrentarse y matarse la una a la otra. No importa cuál de ellas quedara viva, ese era un futuro digno de ser descrito como ‘ruina’.]

[He vivido aquí por mucho tiempo, no soy especialmente devoto… pero aun así…]

Smaragdi susurró sonriendo.

[Creo en tu poder, en tus palabras. Sé que amas a nuestras hijas más que a nadie.]

Según la predicción de Mov, para proteger a las dos, era un requisito indispensable que la Segunda Señor Demonio no se enterara de ellas. En ese caso, tendría que elaborar el mejor plan posible por su bien.

[Alejemos a Platina de este país.]

Mov probablemente también había previsto esas palabras de Smaragdi. No dijo nada, simplemente llevaba una expresión adolorida en la cara como si se estuviera tragando todas sus emociones.

[Aceptemos la decisión de juzgar a esa niña como criminal.]

Incluso si eso resultaba en que fuera llamada criminal y expuesta a una intensa malicia, era mucho más preferible que perderla.

Si tomaban a Platina, que estaba bajo el cuidado del templo, y huían, entonces los perseguidores vendrían tras ellos y sus nombres serían conocidos como grandes criminales. Para poder sacar legalmente a Platina no sólo del templo sino también del país, entonces el método más razonable era que fuera juzgada como criminal y sentenciada al exilio.

Y así, Smaragdi tomó una decisión que parecía despiadada. Y al mismo tiempo, también tomó otra decisión.

[Seguramente, en ese momento… será una despedida final.]

Mov abrazó silenciosamente a Smaragdi. Smaragdi sintió un gran alivio por la forma en que podía ver directamente su corazón desde la forma en que ella estaba ligeramente temblorosa.

A ella también le costaba separarse, igual que a él. Pero seguramente se había decidido desde la primera vez que se encontraron, sabía que esta despedida llegaría.

[No podemos evitarlo, Mov. Tienes que proteger a Chrysos. Protegeré a Platina. Lo que puedo hacer es limitado, pero haré todo lo que pueda.]

[Smaragdi…]

[Cuida de Ryso, de acuerdo. De nuestra preciosa hija, que será una líder importante para nuestra raza… Estoy seguro de que eso es algo que sólo tú puedes hacer, Mov.]

Nunca había querido escuchar esas palabras de despedida, contadas con voz amable de Smaragdi, así que Mov ya no pudo contener esas lágrimas que fluían y caían por su mejilla.

Y entonces, ese momento llegó por fin.

Chrysos tenía una mirada de asombro en su cara mientras miraba las manos arrancadas de ella. Parecía dar un grito silencioso a su madre que la contenía y a su padre que se llevaba a Platina.

[Latina… Es hora de decir adiós a Ryso.]

Sus dos hijas tenían expresiones pareciendo no entender las palabras de su padre.

[¿Por qué…?]

Chrysos hablo con una voz ronca, mirando directamente a Smaragdi. Él había cuidado a esa niña desde que nació. Ciertamente no deseaba separarse de ella.

[Ryso, asegúrate de escuchar lo que te dice Mov. Puede que no entiendas nada ahora mismo, pero seguramente ganarás el poder que necesitas para recuperarla… Estoy seguro de que lo harás.]

[… ¿Rag?]

[Te amo. Eres mi preciosa hija, Ryso. Por favor, madura para ser feliz. Y nunca olvides que eso es lo que deseo para ti.]

Chrysos no era capaz de entender el significado de las palabras de su padre. Ella había pensado en su vida diaria con sus padres y su otra mitad como algo que continuaría para siempre, sin cambios. Ella no sabía nada más. Eran chicas inteligentes, pero no tenían ni idea de que algo tan obvio en sus vidas pudiera cambiar así de repente.

[No…]

Platina, que había sido alejada de ella, ni siquiera podía hablar. Era todo lo que podía hacer para alcanzar a Chrysos, que también extendía los brazos hacia su hermana mientras lloraba.

[No, no, no!]

Todo lo que la joven Chrysos pudo hacer fue gritar esas palabras como resistencia. Lágrimas salían de sus ojos, extendió la mano hacia su otra mitad, intentando recuperarla. Sin embargo, su cuerpo petrificado no tenía suficiente fuerza para escapar de los brazos de su madre.

[Ryso…]

Platina gritó su nombre por última vez con una voz muy débil.

Esa visión de ella gritando y extendiendo una mano que nunca la alcanzaría justo cuando esa puerta se cerraba fue la última vez que Chrysos vio su otra mitad. Y esa fue también su eterna despedida con su padre, que se llevó su otra mitad más allá de la puerta con una mirada triste en su rostro.

▼▼▼▼

Smaragdi no dejó que Platina escapara de sus brazos hasta el final. Y, sin embargo, al final, unas manos insensibles separaron a la joven y a su padre.

En ese espacio destinado a juzgar a los criminales, había varios sacerdotes ancianos de alto rango en fila. Enfrentada a gente desconocida en este extraño espacio, el terror de Platina creció aún más. La habían arrebatado a su padre, su último aliado, y se enfrentó a palabras llenas de tanto odio que parecían una maldición. La palabra ‘desgarrador’ ni siquiera empezó a describirlo.

No había lágrimas en los ojos de Platina mientras temblaba en silencio. Sus grandes ojos grises reflejaban sin emoción los rostros de aquellos sacerdotes que la miraban como a una criminal con miradas frías y abusivas.

Smaragdi emitió un gemido al ver que normalmente una chica tan expresiva mostraba una cara así, teniendo que contener sus lamentos. Tragando emociones tan fuertes que lo hicieron sentir como si fuera a toser sangre, simplemente observó cómo la inocente Platina era despreciada. Como era para salvar a sus hijas, soportó desesperadamente lo que normalmente sería insoportable.

La sentencia fue anunciada. A través de discusiones tan tontas que sintió que la palabra ‘tonta’ no era suficiente, su joven hija fue declarada una gran criminal. Y ante sus propios ojos, uno de esos sacerdotes le rompió el cuerno izquierdo, del mismo color que el de su padre.

De esa manera, una joven fue marcada con la marca de un criminal.

Cuando su amada hija fue devuelta a los brazos de Smaragdi, se encontraba en un estado aún peor que antes. Maldiciones que Smaragdi nunca dejaría que su hija oyera rugían en su corazón hacia aquellos sacerdotes que podían llevar a una joven a un estado así y, sin embargo, la miraban con desprecio como a una criminal.

Smaragdi expresó su intención de abandonar el país junto a su hija, que había sido condenada al exilio. Si no lo hubiera hecho, nunca hubiera podido volver a tenerla en sus brazos.

A Chrysos, que estaba destinada a convertirse en el nuevo rey, y a la gran sacerdotisa, Mov, se les prohibió encontrarse con Platina, a quien se le había impuesto la vergüenza de ser una ‘criminal’. Para que ninguna de sus hijas tuviera que estar sola, debido a su amor por ambas, sus padres habían decidido separarse.

La ansiedad de haber perdido a esa otra mitad que siempre había estado a su lado sólo parecía atormentar aún más a Platina. Se aferró a Smaragdi, la única persona que le quedaba, como un bebé.

[Rag…]

Platina dijo con una voz tan tenue que era difícil de captar, pero, aun así, Smaragdi la escucho.

[¿Qué pasa?]

[¿Latina es una chica mala? ¿Ryso y Mov… odian a Latina ahora, porque la profecía dice que es mala?]

El corazón de Smaragdi gritó al ver que su hija le hacía esa pregunta. Sintió un sentimiento que iba más allá del mero odio hacia todos los sacerdotes de ese lugar.

Aun así, por el bien de su hija, escondió el contenido de su corazón y respondió con una voz amable:

[Eso no es cierto, latina. Mov y Ryso te quieren mucho. Eres preciosa para ellas.]

Él guiaría a esta chica hasta el amargo final. Se recordó a sí mismo que ese era el deber que debía cumplir.

[Ambas piensan que eres preciosa. Al igual que lo que sientes por ellas, eres igual de importante para ellas.]

[… Entonces… ¿Por qué…?]

Mientras sentía el significado detrás de su temblorosa voz, Smaragdi tocó la base del cuerno que su hija había perdido.

[Para protegerte a ti, y a Ryso también.]

Habían tomado esta decisión para proteger a sus preciosas hijas. Para que sea un poco más probable que las niñas tengan un futuro feliz.

[Quiero que nunca olvides esto: Ryso te adora, Latina. Y es igual para Mov y para mí.]

Como estaba ahora, Platina no reaccionó ni siquiera a las palabras de Smaragdi. Sin embargo, no hubo forma de evitarlo. Las heridas que había sufrido eran simplemente demasiado grandes.

Smaragdi acarició una vez más el cuerno roto de la niña en sus brazos, no sólo incapaz de moverse, sino de reaccionar, y comenzó a caminar. Salieron del templo del que siempre había querido sacarla, aunque nunca de esta manera.

[Gurú…]

Aspida y los otros alumnos que adoraban a Smaragdi habían estado esperando cerca de la entrada del templo. Sus caras estaban llenas de preocupación por Smaragdi y su hija. Aunque normalmente se tenía una expresión de repugnancia hacia los criminales con un solo cuerno entre los demonios, en cambio parecían apenados al ver a una chica tan joven como Platina sufrir una herida tan grande que nunca desaparecería.

[Por favor, llévese a varios de nosotros con usted.]

[Esto no es algo que deberías cargar por tu cuenta, Gurú.]

[Así que por favor…]

Escuchando a sus alumnos hablar unánimemente, una leve sonrisa cruzó la cara de Smaragdi. Si llegara la era en la que tuvieran el verdadero poder, entonces este templo y esta nación cambiarían al menos un poco.

Y así, no pudo aceptar su propuesta.

[En lugar de preocuparte por nosotros, me gustaría que prestaras tu ayuda a Chrysos y Mov de ahora en adelante.]

Los que serían responsables de esta nación en el futuro eran personas tan valiosas para Smaragdi como la chica que tenía en sus brazos.

[Mov y Chrysos necesitarán tantas personas en las que puedan confiar como sea posible… después de todo, ya no soy capaz de ayudarlas… Me gustaría que pensaran en esto como si fuera mi voluntad.]

Sabía que era una forma injusta de expresar las cosas. Habiéndoseles dicho tal cosa, sus alumnos miraron hacia abajo, pareciendo preocupados por cómo responder.

Aun así, quería que apoyaran a Mov, que se haría cargo del país a partir de ahora, y a Chrysos, que se convertiría en la gobernante de la nación, con el fin de mover al país en una nueva dirección.

[Como profesor, estoy muy agradecido… por tener estudiantes como ustedes.]

Smaragdi miró a sus pupilos con una amable sonrisa, luego dio la espalda al templo y lentamente se alejó. Aunque sintió sus miradas en su espalda, Smaragdi no se dio la vuelta ni una sola vez.

Obviamente era consciente de que era imprudente emprender un viaje con su hija pequeña con una cantidad tan mínima de equipaje. Para empezar, la cantidad de equipaje que Smaragdi podía llevar solo era limitada. Se trataba de un viaje realizado sin una cantidad suficiente de equipo o provisiones. Y, naturalmente, no había manera de que la sentencia de exilio a la que se enfrentó un gran criminal del duro país Vassilios y de la ciudad del mismo nombre fuera tan leve.

Aun así, siguió adelante, llevando a su hija de la mano.

Como Platina era todavía joven y Smaragdi carecía de un físico robusto, su viaje no se desarrolló según lo planeado. Aun así, avanzaron hacia adelante, poco a poco.

El objetivo de Smaragdi era llegar a una nación de humanos.

En Vassilios, un país de demonios, era imposible saber dónde podían esconderse los seguidores de la Segunda Señor Demonio. Era difícil decir esas cosas con sólo mirar. Esa fue una gran razón por la que había decidido no vivir escondido en alguno de los pueblos que rodean la ciudad.

Y… si no hay nada más, los rumores se propagarían.

Aunque Vassilios era una nación cerrada, ya que había vivido cerca de la sede central del gobierno, Smaragdi había podido obtener un poco de información sobre otros países.

Aparentemente el país vecino Laband tiene actualmente un héroe, la antítesis de un Señor Demonio…

‘Para proteger a esta niña de la Segunda Señor Demonio, estoy preparado para aferrarme a cualquier cosa que pueda.’

Seguramente un héroe no tendría ninguna razón para extender una mano para salvar a una niña de otra raza. Smaragdi no era tan optimista. Pero, aun así, jugaba cualquier mano que podía para proteger a su hija.

Como su padre, tenía la intención de hacer todo lo que pudiera por el bien de su inocente y amada hija, que no se quejaba ni siquiera en este largo viaje, al que ella no estaba acostumbrada. Enseñar magia de sanación Platina fue un ejemplo.

Como una especie de juego, incluso ahora le enseñó a controlar el maná. Para los demonios, que podían usar magia, estaba profundamente ligado a su estilo de vida.

Aun así, era impensable enseñar a una niña de menos de diez años a usar magia. Pero como no tenía ni idea de lo que pasaría ni de cuándo, en las circunstancias actuales, Smaragdi la entrenaba constantemente en las palabras que inventaban los cantos, para que pudiera defenderse. En vez de simples cánticos, él le había enseñado unos apropiados y hermosos que podían ser usados como base para lanzar cualquier magia. Usar magia de ataque y defensa fue difícil. Si se le acabara el maná y se desmayara, eso podría ponerla en un peligro aún mayor.

Platina ya casi nunca sonreía, pero en esos momentos, su expresión se volvió un poco más brillante, lo cual fue otra gran razón por la que lo hizo.

Sentada sobre la rodilla de Smaragdi, Platina repitió después de su padre con cierta dificultad, y una luz del atributo sagrado se encendió en su mano.

Tenía curiosidad natural y deseaba mejorar, por lo que parecía que, incluso en estas circunstancias, seguía disfrutando aprendiendo cosas nuevas. Sintiendo el fuerte poder de su hija para seguir viviendo, Smaragdi elogió a la niña y la abrazó con fuerza.

[Eres increíble, Latina. Realmente eres una niña espectacular… Estoy muy orgulloso de ti.]

Smaragdi había empezado a darse cuenta de su habilidad, digna de ser llamada ‘poder para vivir’. Era sensible a la mala voluntad. Se había exhibido a lo largo de su viaje, y ayudó a salvar a Smaragdi, que no estaba acostumbrado a viajar. Platina podía sentir dónde estaban las bestias mágicas, y era capaz de sentir cuando la flora y la fauna eran venenosas.

El mismo Smaragdi fue quien la crio y le enseñó todo tipo de cosas. Era capaz de sentir que ese poder raro e inusual era algo parecido a la protección divina otorgada por los dioses.

[… Así es. Chrysos no fue la única profetizada en convertirse en rey.], dijo Smaragdi con un suspiro de comprensión. Ella no sería la Primera Señor Demonio. Y también era consciente de que los tronos de los otros Señores Demonio estaban actualmente ocupados. Sin embargo, esta chica seguramente también se convertiría en una Señor Demonio.

Los Señores Demonio eran elegidos por los dioses para convertirse en uno y, a su vez, estaban protegidos por el destino.

En ese caso, debe usar todo el tiempo que le queda para guiar a esta chica.

Smaragdi no tenía una constitución demasiado fuerte para empezar, y en el transcurso del largo viaje, al que no estaba acostumbrado, se había vuelto un poco loco en varias maneras. Eso quiere decir que había contraído una enfermedad.

Las enfermedades no podían recuperarse simplemente mediante el uso de la magia curativa. Sabiendo eso, Smaragdi eligió usar magia como soporte de vida para su cuerpo en decadencia. Ciertamente no era una solución al problema fundamental. Aun así, para permanecer al lado de su hija hasta el final, siguió engañando a su cuerpo y presionándose demasiado, día tras día.

Y así, cuando el final se acercaba, Smaragdi ni siquiera sabía cuál era su propia enfermedad.

[Está bien, latina. Definitivamente serás feliz algún día.]

Se aseguró de no mostrarle a su hija una cara dolorida.

[Todavía recuerdo claramente el día en que naciste. Cuando naciste, había un arco iris… un gran y hermoso arco iris extendido por el cielo.]

Dijo palabras de bendición. Palabras que eran una oración.

[Los arco iris aparecen en el cielo cuando los dioses miran hacia abajo sobre la tierra. Ustedes… las dos nacieron con los dioses observándolas.]

Esas palabras estaban llenas de un deseo de que esta chica fuera feliz. Estaban llenas de la esperanza de que esta chica no fuera llevada a las profundidades de la desesperación y se convirtiera en una ‘Calamidad’, odiando y deseando destruirlo todo.

[Así que estarás bien. Definitivamente serás feliz. Eso es todo lo que quiero.]

El hombre una vez llamado ‘Gurú’ oró por ello, pensando que sí al menos tuvo el poder de guiarla adecuadamente a través de su vida, esperaba haberlo hecho.

[Está bien.]

Aun así, él había querido estar más tiempo con ella. Con una sonrisa, ocultó los remordimientos y el dolor que no podía evitar sentir. A menudo había sentido que, si sonreía gentilmente, también ayudaría a calmar a Mov y a sus hijas.

Levantó la vista impotente y vio un profundo bosque extendiéndose por todas partes. Entre los árboles, podía ver el cielo.

[Ah…]

Soltó un suspiro. No era especialmente devoto, pero no podía evitar pensar en esto como la misericordia de los dioses.

Podía ver un arco iris.

Incluso en este momento en que tuvo que dejarla ir, esta chica estaba siendo protegida por la voluntad de los dioses. Seguramente se salvaría. Eso es lo que él creía.

[Mira, hay un arco iris. Estás protegida por el destino.]

Y así, rezó. Era impotente, incapaz de hacer otra cosa, pero, aun así, rezó por la felicidad de su hija.

[Por favor, por favor sé feliz.]

Hasta el final.

[De ahora en adelante, yo también te estaré cuidando desde el otro lado del arco iris.]

(NT: Lo siento señores, pero estuve detenido aquí por alrededor de 4 horas llorando solo en mi cuarto…)

▼▼▼▼

Sentada frente a su padre, que había dejado de moverse, la joven se quedó sin palabras.

Ella no sabía lo que debía hacer.

Sus gentiles padres y su hermana gemela, con la que estaba más unida que nadie, su otra mitad, habían sido la totalidad de su mundo, y ahora lo había perdido todo.

Ni siquiera sabía si llorar. Incluso si derramaba lágrimas, ya no había manos suaves para consolarla. Pensó que quizás sería mejor simplemente sentarse al lado de su padre y dejarse pudrir también. Después de todo, ya no quedaba nadie que la necesitara.

Sin embargo…

El último deseo de su padre fue que fuera feliz. No sabía lo que debía hacer, y no podía imaginar que alguna vez podría ser feliz. Pero negar esa posibilidad sería negar el último deseo de su padre.

Y así, ella se puso de pie.

Decidió hacer todo lo posible para cumplir el último deseo de su padre.

Y entonces, esa chica que había seguido luchando por su cuenta, lo conoció.

Ese encuentro había sido el comienzo de todo para esa chica, que había tenido la marca de un criminal sobre ella.

Y así comenzó nuestra historia.

▼▼▼▼

[Eres el familiar de la Octava Señor Demonio, ¿Cierto?]

Cuando vio al joven, también conocido como el Héroe de Platino, en ese lugar donde había visto su propia muerte, estaba increíblemente tranquila.

Su intención no era ser alabada como la Dama Oráculo Púrpura, o ser considerada como una santa que incluso sacrificaría su propia vida por el bien del rey y de la patria.

Esas innumerables expectativas no son más que una pesada carga. No estaba mirando las cosas tan filosóficamente, ni era una persona tan excelente y perfecta.

Aun así, arriesgó su vida, arriesgándolo todo para elegir el mejor futuro posible para poder proteger a su hija.

Y también fue una expiación por haber sacrificado al hombre que ella amaba, que ya se había ido de este mundo. Si se rompía en el camino y tiraba todo por la borda, entonces perdería a la preciosa hija que tenía con él.

No podía permitir que la pérdida de ese hombre amado, que seguramente ya no estaba en ninguna parte del mundo, fuera en vano. Ella nunca dejaría que eso pasara.

Por lo tanto, no actuaba como la excepcional Dama Oráculo, sino como una madre soltera que deseaba proteger a su hija.

Se sacrificaría por el bien de su país y de su gente que vive allí. Sin duda, esa era también su intención. Su amada hija estaba allí, después de todo, esforzándose por liderar a la población como su rey. Aunque no pudiera estar a su lado, había decidido hacer lo que pudiera por el bien de esa niña y del país que dirigía.

La joven con el apodo que contiene la palabra ‘platino’.

Su encuentro con él le permitió descubrir que estaba avanzando por el camino hacia el futuro ideal que deseaba. Que se estaban moviendo hacia un futuro en el que esas chicas seguramente podrían ser felices. Que estaban siendo recompensados, por todas las decisiones que habían tomado, ella y él.

Cuando se enteró de la existencia de la Octava Señor Demonio, que existía fuera del orden natural, se había dado cuenta del verdadero significado de la profecía que sus hijas habían recibido. Tal como se había predicho, ambas se habían convertido en ‘reyes’.

Además, los Señores Demonio estaban siendo llevados a la ruina. Ese enemigo que era su odiado enemigo… Esa hija suya concedería los deseos más queridos de mucha gente.

Para ella, una persona con el poder de ver el futuro, era un futuro en el que podía creer.

También era consciente de que nunca más volvería a encontrarse con el hombre que amaba. Ella sintió que él ya no estaba en ninguna parte de este mundo.

También quería ver a sus amadas hijas una vez más, pero sabía que ese deseo tampoco se cumpliría.

Aun así, el encuentro con este joven fue una bendita oportunidad.

Este fue el hombre elegido por Platina, su preciosa hija de la que se separó cuando la niña aún era joven. Era la prueba de que seguía viviendo con buena salud.

Y este hombre estaba luchando desesperadamente para recuperar a esa preciosa chica. Se sintió segura de que su hija era muy valiosa para él. Seguramente este joven no tenía forma de saber cuánto alivio le había traído esa historia que se extendió por toda la raza humana, ‘La historia del héroe de platino y la princesa hada’.

Esa chica había encontrado y elegido un compañero especial. Seguramente tendría un futuro feliz por delante. Esa no fue una predicción de una sacerdotisa con protección divina de Banafsaj, sino el deseo de una madre soltera por la felicidad de su hija.

El joven frente a ella se quitó el guante de la mano izquierda. También era consciente de que esa era la prueba de que la chica lo había hecho su familiar, una muestra de su confianza en él.

Era una prueba de que uno estaba bajo el control de un Señor Demonio, que era su amo, de modo que el ‘nombre’, que era un símbolo de la fuerza poderosa que se apoderaba de él, y el hecho de que era un familiar, la posesión de su señor, estaba grabado en un lugar cercano a sus signos vitales.

Sin embargo, esa chica había colocado el ‘nombre’ de este hombre en su mano izquierda, una extremidad. Para cualquier Señor Demonio o familiar de uno, sería totalmente obvio cuán profunda era la confianza entre estos dos.

Aun pensando en todo eso, cuando vio el ‘nombre’ grabado allí, se quedó más que sorprendida. Viendo ese nombre nostálgico en un lugar tan inesperado, su expresión tembló, aunque se había acostumbrado a ocultar cómo se sentía.

No hubo forma de evitarlo. Después de todo, sólo se había permitido mostrar sus sentimientos, ser ella misma, frente a esa persona.

[Has sido mi esperanza todo este tiempo. En el futuro de esa noble muchacha, vi los resultados que buscaba… Y al final, te conocí.]

Este joven tenía el mismo nombre. El mismo nombre que el de ese hombre, al que no podría volver a ver nunca más. Qué cosa tan maravillosa.

[Esta es mi última profecía: Verás a la chica pronto.]

Quería que fueran felices. Solo había sido por poco tiempo, pero ella misma había sido feliz.

Deseó que sus hijas fueran felices, y se sintió verdaderamente bendecida por poder dedicarse a ese propósito.

La energía se le escurrió del cuerpo y se volvió incapaz de mantenerse en pie, pero el joven la atrapó antes de que cayera al suelo. Sintiendo la fuerza de sus brazos, se sorprendió un poco, pero una sonrisa también cruzó su rostro.

Su apariencia y los colores que lo rodeaban, e incluso su raza, eran totalmente diferentes. Y los brazos de ese hombre no habían sido tan fuertes. Pero, aun así, de alguna manera lo entendió. Su hija se había enamorado de un hombre similar al que ella misma había elegido.

Una persona amable.

Este joven era un buen hombre, igual que ese hombre, que había sido más amable que todos.

Esa chica seguramente estaría bien ahora. Y también lo estaría su otra hija.

Desde que nacieron, esas chicas no han estado solas. Seguramente podrían caminar por un camino en el que compartirían sus pesadas cargas y sufrimientos, y apoyarse la una a la otra. Y seguramente, el hecho de que no hubieran nacido solas había sido la mayor bendición para esas niñas.

Así que—

Supongo que está bien ahora…

Ella lo había intentado. Ella realmente lo había intentado con todas sus fuerzas.

Desde que esa persona que escuchaba sus quejas se había ido, ella había soportado mucho. Desde que ese hombre que la llamaba por su nombre se había ido, sólo la llamaban con el título de ‘La Dama Oráculo Púrpura’.

Porque ella quería proteger a las hijas que él había dejado atrás, y para cumplir la promesa que le había hecho, se había esforzado al máximo.

Espero que me elogies…

Y así, como cuando era pequeña, sintió que sus brazos la abrazaban y oyó una voz suave que decía: ‘Lo intentaste con todas tus fuerzas, Mov.’

Aunque la voz que había oído era sólo una ilusión, sentía que había sido recompensada por todo.

[Gracias… Smaragdi…]

Y con eso, su conciencia se desvaneció completamente en la luz.

▼▼▼▼

Mientras él la abrazaba fuerte, Latina gritó, [¿Dale?], con una voz nerviosa.

[Ah… te hice recordar algunos recuerdos dolorosos. Lo siento.]

Al darse cuenta de que esas palabras de disculpa eran para consolarla, una suave sonrisa cruzó el rostro de Latina. Se aferró a Dale como un gatito.

[Aquel tiempo atrás, cuando era niña, había sido demasiado aterrador y doloroso, así que ni siquiera había sido capaz de recordar.], dijo Latina mientras unía sus dedos, como si estuviera orando. Para ella, el abrazo de Dale era el lugar donde se sentía más a gusto en el mundo. Cuando era joven se sentía como si hubiera sido negada por el mundo entero, pero él la había rodeado de un gran amor como este y la había hecho sentir aliviada.

Eso no había cambiado, ni siquiera ahora.

No dudaba del profundo amor que sus padres le tenían, y ahora sabía que era amada, todo porque este lugar en el que se sentía segura había permanecido firmemente allí para ella.

Como Latina siempre diría, ella realmente sintió que conocer a Dale en ese momento y ser salvada fue la mayor parte de su fortuna en su vida. Se sintió bendecida, pensando que fue precisamente porque Dale le había dado un amor que era un poco diferente al que sus padres le habían dado, pero no era más débil, que lo que ella sentía.

Y así, una sonrisa permaneció en su rostro.

[Ahora lo entiendo perfectamente. Mis padres realmente se preocuparon por mí. Ellos realmente deseaban que yo… que Chrysos y yo fuéramos felices…]

Incluso ahora, Latina no entendía completamente la naturaleza de la profecía de que iba a provocar un desastre. Ella sabía que la profecía era la razón por la que fue exiliada de su antiguo hogar como criminal.

Aun así, ella pensó…

[Soy feliz. Ahora mismo, estoy muy contento, así que… Ahora soy capaz de recordar a mis padres. soy capaz de darme cuenta de que yo también fui feliz en ese entonces.]

Precisamente porque esa felicidad había sido tan preciosa para ella, le había dolido tanto perderla. Había sido demasiado doloroso incluso para recordarlo. Pero tal como estaba ahora, Latina podía aceptar incluso esos recuerdos.

Ese paso del tiempo hizo que los recuerdos amargos se desvanezcan, pero también causó que esos recuerdos que no quería olvidar se desvanezcan.

[Me alegro de poder recordar… de no olvidar.]

Sus padres existían dentro de esos recuerdos felices. Ella no quería olvidar eso. Y también quería esforzarse para ser feliz de ahora en adelante.

Así respondería a los deseos de sus padres, que querían que sus hijas fueran más felices que ellos mismos. Mientras Latina pensaba esas cosas, Dale acariciaba suavemente su cabello.

Sintiendo que Dale, a quien quería entender más que a nadie, había afirmado sus sentimientos, Latina permaneció apoyada en él mientras cerraba los ojos con una gentil expresión en su rostro.

Anterior

Siguiente