Uchimusume V6 Extra

Modo nocturno

Extra: El evento de Nochevieja* y un encuentro casual en un sueño

(NT: Aquí se usa ‘on new year’s eve’… el on se usa para días específicos por lo que use nochevieja que es un día especifico anterior a año nuevo y no víspera que se usa más para referirse al conjunto de días previos a la festividad.)

Comenzó con la llegada del nuevo año, el primero desde que Latina había llegado a Kreuz. No sólo en Laband, donde estaba Kreuz, sino también en muchos otros lugares, la víspera del nuevo año se llamaba la ‘Nochebuena’.] (NT: Nochevieja antes de las 00:00 am y Nochebuena pasado ese horario.)

En Nochebuena, las familias y sus allegados celebraban una fiesta y recibían el año nuevo en sus casas, contando historias del año que acababa de pasar.

Se decía que los que se esforzaban por hacer el bien durante todo el año también eran visitados por un apóstol ahmar vestido con sábanas rojas y se les concedía una bendición.

Cada casa colocaba un amuleto provisto por el templo en su puerta, para evitar que entraran cosas malas. Originalmente eran simples abalorios, anillos hechos de plantas, pero con el paso de los años se habían enriquecido, y ahora tenían la brillante coloración de las fiestas de fin de año.

Además, había una historia más en torno a la Nochebuena.

[No debes salir afuera en Nochebuena. Sólo en esa noche, aparecen seres mágicos incluso en la ciudad.]

[Los seres mágicos también aparecerán en Kreuz.], respondió la joven Latina, sorprendida al escuchar eso de Dale.

[¿No aparecían en el lugar de donde viniste? Bueno, apenas aparecieron en mi pueblo natal, en el campo… en pueblos como éste, sin embargo, nochebuena es la única vez en que aparecerán monstruos no-muertos.]

[¿No-muertos?]

[Así es. Los no-muertos vestidos de negro persiguen a los niños malos que salen a jugar por la noche, y a los que no escuchan a sus padres… hey, Latina, no tienes que asustarte tanto!]

Mientras Dale seguía hablando, la cara de Latina se había vuelto completamente pálida y estaba sollozando, incapaz de hablar.

Para Dale, a los niños se les dijo que ‘si no eres un buen chico, el apóstol no vendrá y serás llevado por seres mágicos’ era una historia totalmente cliché. No se había imaginado que la asustaría tanto.

Por supuesto, Latina estaba así de asustada gracias al trauma de su infancia. El recuerdo del incidente en el que su madre la había arrojado a un cementerio seguía siendo demasiado fresco.

[Está bien! Es cierto que aparecen seres mágicos, pero no entran en casas que tienen encantos, así que, en Nochebuena, estarás bien siempre y cuando te asegures de llegar a casa temprano.]

[¿Los seres mágicos no vendrán a donde está Latina?]

[Si persiguieran a una chica buena como tú, todos los chicos de Kreuz estarían perdidos!]

Dale había elegido mal sus palabras.

En su antiguo hogar, había sido declarada la mayor de los criminales por los que la rodeaban. Y así, se puso cada vez más pálida.

[¿Todos en Kreuz serán atacados?]

[No!]

Como resultado, a pesar de las intenciones de Dale, Latina había llegado a pensar que Nochebuena era algo aterrador.

Los monstruos que aparecieron únicamente en Nochebuena se llamaban Hell Black Santas, y eran conocidos por rodear a los vivos mientras cantaban misteriosas maldiciones como ‘Drop d34d yu b4st4rds with 4 lyfe’ y ‘H8 y4, j3rks w/liv3s’. (NT: No tengo la más mínima idea sobre las referencias.)

Eran maldiciones verdaderamente misteriosas.

Se decía que originalmente sólo eran fantasmas inofensivos, nada más que pensamientos residuales, pero que habían sido cambiados al encontrarse con un ser llamado el ‘rey’ que existía en algún lugar de este mundo, dándoles un nuevo sentido de valores.

Se pensaba que sólo aparecían una vez al año porque dejaban que sus rencores se acumularan a lo largo del año. Usaron ese poder para dañar las ciudades. Aunque con eso dicho, los daños causados por estos seres mágicos se limitaron a causar trauma a los niños y hacerlos llorar, y a interponerse en el camino del encuentro secreto entre amantes. Era realmente una travesura aburrida cuando se comparaba con el poder que poseían.

No causaron directamente ningún daño significativo. Por lo tanto, ningún pueblo dirigió un esfuerzo significativo hacia su eliminación. Y, por cierto, incluso si se lograba erradicarlos, el mismo tipo de brote volvería a ocurrir años más tarde.

Teniendo todo esto en cuenta, las élites a cargo de la ciudad decidieron que era mucho más lógico que todo mundo pusiera encantos en sus casas y esperara adentro a que llegara la noche.

Aunque Latina odiaba a los monstruos no-muertos más que nadie, al año siguiente terminó rodeada de Hell Black Santas. La causa fue un plan construido por sus amigos para una ‘gran aventura’.

Tenían la intención de salir de sus casas y echar un vistazo a los seres mágicos.

A veces, los niños querían rebelarse contra lo que los adultos les decían que no podían hacer para tener una modesta aventura. Además, los niños sintieron una atracción irresistible hacia los seres mágicos, de los que sólo habían oído hablar en los cuentos. No era como si estuvieran saliendo de la ciudad a un lugar desconocido. Iban a echar un vistazo a cómo eran las cosas en la ciudad. Seguramente no era tan peligroso como los adultos habían dicho.

Si algún adulto los escuchara por casualidad, seguramente pondrían fin a un plan tan lleno de agujeros, pero los niños no se daban cuenta de nada de eso. Y eso también fue algo que la mayoría de los adultos habían experimentado cuando eran niños.

El daño finalmente se limitó al llanto de los niños. Dicho esto, debería quedar claro que cada año había niños que terminaban sollozando.

Cuando Latina escuchó a sus amigos hablar del asunto en la escuela, trató de detenerlas.

Era una buena chica que escuchaba lo que Dale y Kenneth le decían, casi nunca hacia bromas o actuaba de forma beligerante. Y, sobre todo, le temía a los fantasmas. Entonces, ella miró a sus amigos y les dijo: ‘No deberíamos. Es peligroso no estar en nuestras casas’.

[Latina, ¿Le temes a los monstruos?]

Preguntó Chloe preocupada, viendo que su amiga se había vuelto pálida. Eso hizo que Latina se sintiera un poco aliviada. Su mejor amiga nunca la presionaría. Seguramente con esto, se replantearían las cosas.

[No necesitas esforzarte, Latina.]

[¿Wah?]

La reacción de su amiga no fue la que Latina esperaba. Después de que Chloe le mostró a Latina una sonrisa brillante que era su yo usual, se volvió para enfrentar a sus otros amigos.

[Bueno, entonces, esta vez no vendrá Latina, así que sólo seremos nosotros!]

[Wah!]

No había logrado detenerlos. Los engranajes en la cabeza de Latina giraban alocadamente, tratando de pensar qué hacer. Sus amigos saldrían a explorar la ciudad incluso sin que ella los acompañara. La idea de que sus amigos se toparan con seres mágicos en un lugar desconocido para ella y se enfrentaran al peligro… La misma idea hizo que sintiera como si toda la sangre en sus venas se hubiera congelado.

[Latina también ira!], gritó antes de darse cuenta.

[¿Estarás bien, Latina?]

[Latina no sabe si estará bien o no… pero ella también ira!]

Como usuaria de magia, Latina era más capaz de protegerse a sí misma que a sus amigos. En lugar de dejar que sus amigos se enfrenten al peligro por sí solos, ella preferiría poder actuar como un escudo para ellos si llegaran a ser acorralados. Esa era la conclusión a la que había llegado.

Y como resultado de esa decisión…

Por naturaleza, los Hell Black Santas deambulaban por la ciudad. Eso significaba que, dependiendo de las circunstancias, era posible que no se encontraran con ellos.

Al principio, no se encontraron con ningún Hell Black Santa. Pero mientras deambulaban sin rumbo por la ciudad, doblaron una cierta esquina e inesperadamente se encontraron con el primero. Tratar de huir por la sorpresa fue la reacción adecuada, pero antes de que se dieran cuenta, el número de ellos había aumentado. Entre los adultos se decía que les había llegado la hora en el momento en que una treintena se reunía, pero los niños no tenían forma de saberlo.

Les bloqueaban las áreas con Iluminación y eran conducidos constantemente por callejones más oscuros. Era imposible leer la expresión de esos monstruos no-muertos, pero de alguna manera parecían estar disfrutando mucho persiguiendo a esos niños aterrorizados.

En realidad, los niños que reaccionaban tan bien eran el ‘plato’ favorito de los Santas. Se podría decir que eso era para lo que vivían, aunque estuvieran muertos.

Por eso los Santas se habían reunido en masa, pero sería cruel decírselo a los niños.

Los niños, ahora asustados y escondidos mientras intentaban idear un plan, nunca esperaron encontrarse con tantos seres mágicos.

[¿Qué vamos a hacer!?] Marcel gritó, sólo para que Rudy le tapara la boca al instante.

[No tan alto! Nos encontrarán!], dijo Rudy, que parecía pálido. A su lado, Anthony se sentó en silencio, pensando frenéticamente.

Latina sostuvo con fuerza la mano de su mejor amiga Chloe. Mientras sollozaba y temblaba, miró directamente a Chloe.

[Latina ganara tiempo… todos escapen.]

[¿Latina?]

[Latina nunca ha usado magia de purificación, pero sabe lo suficiente como para evitar que vayan tras todos, así que por favor corran al Ocelote mientras lo hace.], dijo con una mirada de determinación en su cara, y luego se fue antes de que sus amigos pudieran detenerla.

[Oh luz del cielo, concede esta petición. Concede la paz a estas almas perdidas. Oh luz del cielo, concede esta petición. Concede la paz a estas almas confundidas e inquietas.]

Lo que Latina estaba cantando no era magia de purificación apropiada. La magia que su joven yo podía manejar se limitaba a magia curativa, magia de pared protectora, magia de cambio de temperatura y un tipo de magia de ataque.

Lo que cantaba Latina era una canción majestuosa para el descanso de las almas que su madre había interpretado ocasionalmente durante las ceremonias en el gran templo. Latina y su hermana gemela la habían visto en secreto, y su madre se veía tan impresionante que la imitaron una y otra vez hasta que lo memorizaron completamente.

Latina alzó la voz desesperadamente mientras seguía cantando.

Los Hell Black Santas se detuvieron en su lugar. Le faltaba el poder necesario para purificarlos a la fuerza, pero sus palabras estaban en el lenguaje demoníaco, el mismo que se usaba para hacer magia. Con un rastro de maná añadido, tenía suficiente poder para mantener a esos seres incorpóreos a distancia.

[Acry1ng l17713 g1rlso mo3!]

[Y3sth47 l0l1t4, d0n0t 70ucH.]

Las voces de los Santas sonaban más como gritos de alegría que como maldiciones, pero en su pánico Latina no lo notó.

Después de ver a Latina así, Chloe se mordió el labio, se dio la vuelta y luego corrió en la otra dirección.

[¿Chloe!? ¿Dejaremos a Latina atrás!?]

[Tenemos que ir a buscar ayuda, por el bien de Latina también! Y cada segundo cuenta!], dijo Chloe, corriendo a toda velocidad.

Tal como Latina había dicho, habría mucha gente que trataría con monstruos no-muertos en el Ocelote Bailarín. No quería que la gente se enfadara con ella, pero en este momento, no tenía otra opción. Con ese pensamiento en su mente, Chloe huyó desesperadamente.

Latina también estaba dando todo por esa mejor amiga suya. Para alguien como Latina que odia los seres mágicos, estar rodeada de monstruos no muertos era una experiencia tan aterradora que las palabras ni siquiera podían expresarlo. El solo hecho de enfrentarse a ellos fue suficiente para hacer temblar sus piernas, y no parecía poder moverse adecuadamente.

Aun así, ella trató de ignorar eso, de no pensar en ello. Si lo hiciera, su lengua se pondría rígida y perdería la capacidad de seguir cantando. Latina se animaba desesperadamente a seguir intentándolo, pero lamentablemente para ella…

Era una joven hermosa y valiente que levantaba la voz con lágrimas en los ojos. Su adorable rostro se deformaba de terror, deteniendo su temblor mientras cantaba resueltamente.

Su esfuerzo tan terriblemente duro sólo había reunido una multitud.

Sin embargo, sus esfuerzos fueron recompensados.

[¿Son ustedes los que hicieron llorar a Latina…? ¿Ustedes son los que hicieron llorar a mi pequeña…?]

Esa voz baja parecía haber venido de las profundidades del infierno, pero tan pronto como ella la escuchó venir por detrás, esa fue la señal de que todo había terminado. Esa voz estaba llena de sed de sangre y rabia, pero Latina no le temía en absoluto, sino que se le escapaban lágrimas de alivio.

[Dale!]

[Latina… No creerán que van a salir ilesos por esto, ¿Verdad…?]

Sus manos eran suaves mientras acariciaba a Latina y la abrazaba con fuerza para calmar a la niña que lloraba, pero su tono y expresión eran suficientes para dominar incluso a esos monstruos no-muertos.

Estaba completamente enfurecido.

Mientras se enfrentaba a los abrumados Hell Black Santas, que de alguna manera parecían preparados para huir, Dale tenía la apariencia de un enviado del infierno.

El método fundamental para tratar con monstruos no muertos era usar magia. Además, se limitaba a la magia de atributo sagrado y oscuro. No era como si no hubiera métodos basados en la protección divina, pero esos no eran los medios normales.

La magia de atributo sagrado guiaba al oponente, purificándolo mostrándole el camino. En otras palabras, logra sus objetivos salvando almas perdidas, el enfoque completamente opuesto al método de magia oscura.

Como el atributo Oscuro también empleaba necromancia, su método de exorcizar a los no-muertos era cómo usar el poder para golpearlos hasta convertirlos en una sangrienta pulpa.

El único atributo de Dale para tratar con los no-muertos ya era oscuro para empezar, pero incluso si pudiera usar magia sagrada también, habría tomado el mismo enfoque.

Dale imbuía ambos puños con magia oscura. En otras palabras, literalmente peleó con monstruos no muertos. Agarró, golpeó y derribó el grupo de Hell Black Santas. No había ni una pizca de misericordia en su expresión mientras derribaba uno de ellos y seguía golpeando. Sus oponentes eran seres mágicos, así que no había necesidad de esas cosas. Eso es lo que más tarde diría con una sonrisa en la cara.

El ritmo regular del sonido apagado de sus golpes inundo la noche de Kreuz.

Después de un rato, Dale se dio la vuelta y ya no desprendía la dureza que tenía cuando se enfrentaba a los Santas. Al principio tenía la intención de que la niña que estaba sentada con los hombros temblorosos se pusiera de pie, pero poco después de mirarla, se dirigió a cargarla en sus brazos.

[¿Estás bien, Latina?]

Preguntó Dale, pareciendo como si toda tensión desaparecido de su cuerpo. Latina comenzó a sollozar en voz alta. En lugar de dudar, le dio una sonrisa tensa y la abrazó con fuerza.

Fue gracias a Chloe que Dale llegó a Latina. Había hecho que sus amigos se detuvieran en puntos clave a lo largo del camino. Estaba oscuro, y estaban aterrorizados, sin saber cuándo los seres mágicos podrían atacar, pero cuando mencionó a Latina, que estaba luchando por su cuenta, no pudieron hacer nada más que estar de acuerdo con su plan. Encima de eso, se había apresurado a entrar en el Ocelote ella sola, donde hubo una gran conmoción porque se habían dado cuenta de la ausencia de Latina.

Con esa notificación de Chloe, Dale salió corriendo, y fue guiado por sus otros amigos a lo largo del camino hasta que llegó a Latina.

Por ahora, Kenneth seguramente estaba escoltando a los amigos de Latina de regreso a casa. Tendrían que estar todos preparados para una regañina en sus propias casas.

Dale también tenía la intención de darle un sermón a Latina, pero no se atrevía a hacerlo cuando ella estaba en ese estado…

[Latina lo siente, Latina lo siente…!]

Antes de que él pudiera regañarla, Latina se había dado cuenta de su error y estaba repitiendo palabras de disculpa. Además, cuando se enfrentó a una Latina que había sufrido una experiencia tan aterradora, Dale no tuvo más remedio que consolarla.

[Me tenías preocupado. Me alegra mucho que estés bien, Latina. No volverás a hacer algo así, ¿Verdad?]

[Latina no…! Latina lo siente, Dale. Ella lo siente…]

[… ¿Fue aterrador? Siento haber llegado tan tarde.]

[Dale… Latina lo siente, por ser una chica mala…!]

[No eres una chica mala… aunque creo que podrías comportarte un poco mejor. Sólo quiero que recuerdes que me preocupo por ti porque eres muy valiosa para mí, Latina.]

Además, Dale se sintió verdaderamente aliviado al ver que ahora Latina se sentía dispuesta a mostrar algo de egoísmo o a hacer travesuras, al menos un poco. Era demasiado buena chica por naturaleza. No quería verla caminando silenciosamente alrededor de él y de todos los demás, como si estuviera buscando el lugar al que pertenecía mientras intentaba contener la respiración. No importa lo buenos que sean los niños, crecían mientras hacían el tipo de cosas por las que los adultos los regañaban. Y el papel de un tutor era perdonar a un niño por sus errores, siempre y cuando no fuera algo que no pudiera deshacerse. Si fallaban, entonces tenían que hacerlo mejor la próxima vez.

[Kenneth preparó un banquete y un pastel para las festividades de Nochebuena. Le pareció extraño que no bajaras a ayudar, así que fue a buscarte.]

[…Latina lo siente.]

[Bueno, vamos a tener que darlo todo para que el apóstol venga el año que viene.], dijo mientras caminaba con ella en sus brazos. Cuando su aliento se volvió blanco y se dirigió hacia el cielo nocturno, pequeños copos de nieve se precipitaron.

En cierto año, Dale pensó en esos eventos.

Desde entonces, el papel de Latina ha sido colocar amuletos en las puertas delanteras y traseras del Ocelote. Se aseguró de que estuvieran firmemente en su lugar, teniendo especial cuidado para asegurarse de que nada pudiera entrar. Inmediatamente después de hacerlo, se volvió y miró a Dale con una mirada inusualmente seria en su cara.

[Dale.]

[¿Qué pasa?]

[Estaba pensando en salir esta noche.]

[¿Huh?]. dijo Dale con voz asombrada. Eso fue porque desde esa noche, ella no sólo no salía cuando el sol se ponía en nochevieja, sino que ni siquiera se acercaba a la puerta.

¿Porque ese cambio repentino de opinión? ¿Qué pasa?

[¿Por qué harías algo así…?]

[Soy mala con esas cosas, así que quiero superar eso! Y Chrysos también decía que la magia de purificación era uno de sus puntos fuertes ahora!]

…Así que no era sólo Latina, pensó Dale.

Latina había sido motivada a aprender magia anti no-muertos porque les tenía mucho miedo y quería un medio para lidiar con ellos, y aparentemente las cosas eran similares para su hermana. Su dificultad para tratar con los no-muertos fue aparentemente el resultado de un trauma compartido por ambas gemelas.

Por supuesto, el odio de Chrysos hacia los no-muertos, al igual que el de Latina, tenía sus raíces en la aterradora experiencia de ser arrojada al cementerio.

[No sólo puedo usar magia sagrada, sino también magia oscura, lo que me permite dominar la magia anti no-muertos.], había declarado Chrysos con una expresión seria. En cierto modo, había seguido las enseñanzas de su madre y vencido su trauma al enfrentarlo de frente. (Nadie se atrevió a tocar el hecho de que más que conquistarlo, ella había usado una excesiva autodefensa incluso en espíritus casi inofensivos de baja peligro, desatando una poderosa magia sobre ellos).

[También hice que Lady Rose me enseñara magia de purificación, así que no debería resultar como antes, pero aun así estaría incómoda por mi cuenta…]

[Entonces no tienes que esforzarte para hacer esto…]

[Pero sería aún más aterrador no poder usarlo si algo sucediera, así que quiero practicar.]

Esa declaración no fue tan positiva. Aparentemente, el camino de Latina hacia la superación de su miedo a los no-muertos fue largo.

Pero ahora que lo pienso…

Sería difícil salir a un cementerio o a un laberinto subterráneo con el propósito expreso de practicar magia, y sería una carga demasiado pesada para una cobarde como Latina de todos modos.

Y esta vez, en lugar de ir sola, le pidió que la acompañara. Mientras él estuviera a su lado, incluso ante la posibilidad de que algo sucediera, no la dejaría enfrentarse a ningún peligro.

[Si te encontraras con algún no-muerto cuando yo no estuviera cerca…]

[Puedo ser capaz de cantar el hechizo, pero no podré sentir paz mental hasta que lo haga de verdad.]

[Ya veo.]

Dale asintió, habiendo llegado a una conclusión. Incluso si Latina se enfrentara a una experiencia aterradora a manos de los no-muertos, se ganaría el beneficio adicional de mimarla aún más de lo normal. Y así, todo parecía estar bien en términos de resultados potenciales.

[No te esforzarás demasiado, ¿Verdad?]

[Sí.]

Habiendo terminado de discutir el asunto, los dos terminaron saliendo a dar un paseo esa noche.

Ella había dicho que se esforzaría al máximo, pero al parecer Latina seguía aterrorizada y con los pies temblando. Ella agarró la mano de Dale con fuerza, y se acercó aún más a él de lo normal mientras caminaban juntos por la ciudad.

Esa vez, que se sintió cálida y apasionada a pesar del frío del invierno, llegó a su fin con el encuentro de más Santas de lo que Dale esperaba. Al ver que los no-muertos continuaban pronunciando sus maldiciones, Latina se escondió detrás de la espalda de Dale con lágrimas en los ojos. Las maldiciones se hicieron aún más fuertes, pero siguieron siendo incomprensibles.

Aunque se escondía detrás de la espalda de Dale, estaba cantando un hechizo. Se activó con éxito, y varios Santas desaparecieron. Viendo eso Latina se sentía aliviada y se movió delante de Dale. Por la razón que sea, los Santas no se acercarían a una distancia determinada. Latina lanza magia una vez más. El número de Santas estaba disminuyendo claramente.

Latina no entendía la razón detrás de las acciones de los Santas, pero claramente tenían miedo de la sed de sangre que emanaba de Dale. El más aterrador de los héroes, que era el familiar de una Señor Demonio, ya estaba fuera del ámbito del sentido común. En cierto modo, era una presencia aún más viciosa que un ser mágico.

[Lo hice…!]

[Sí. Hiciste lo mejor que pudiste, Latina.]

Dale acarició la cabeza de una Latina victoriosa como cuando era pequeña, elogiándola por su éxito en la batalla.

Estaban cerca del Ocelote, pero todavía sería un asunto serio si ella se quedara sin maná y se derrumbara. Cuando Dale sintió que eso estaba a punto de ocurrir, regresaron al Ocelote por su insistencia.

Entonces, esto es un sueño.

Recordó claramente que después de eso se acostó con Latina. No se besaron ni nada. Dale simplemente abrazó a Latina, aún asustada, mimándola como lo había hecho cuando ella era joven y volviendo a algo que se parecía a su viejo carácter idiota y cariñoso.

Recordó que se quedó dormido, por lo que el paisaje que veía ahora estaba claramente dentro de un sueño.

Mientras llegaba a esa conclusión, Dale pensó para sí mismo: ‘Una situación en la que voy a presentarme a los padres de Latina… eso debería ser simplemente imposible!’

Aunque sabía que era un sueño, sus palmas aún estaban empapadas de sudor. Y la chica con una amplia sonrisa a su lado también era adorable, incluso dentro de un sueño.

Dale no estaba al tanto del estilo de vida común en Vassilios. Y, sin embargo, se encontró caminando por un pueblo poco conocido y ordenado, siendo dirigido por Latina. Mientras caminaba por el sendero de piedra, miró de reojo y vio casas hechas de ladrillos de aspecto blanco, blanqueados por la exposición a la fuerte luz solar. Después de girar en innumerables curvas, entraron en un área que tenía una sensación un poco más áspera. Latina se detuvo frente a una casa de la zona, una simple y sencilla hecha de ladrillos secados al sol.

Los padres de Latina estaban dentro. Con el tipo de confianza en ese hecho característico de estar en un sueño, Dale estaba sudando balas.

¿Qué pasa con este sentimiento de nerviosismo, aunque sé que estoy en un sueño…?

Todo su cuerpo se sentía rígido. No se movía como él quería.

Mientras que Dale ni siquiera podía recordar cómo debía anunciar su llegada, la sencilla puerta se abrió sin previo aviso.

[Oh, ¿Así que también puedes mostrar una apariencia nerviosa parecida a la de una persona normal?]

Fue Chrysos quien repentinamente asomó la cara desde el interior del edificio. Al ver el estado en que se encontraba Dale, sonrió cruelmente.

[Tus comentarios hacia mí son tan horribles como siempre.]

[Ahora, pueden entrar. Rag y Mov están esperando.]

Aunque normalmente sería impensable que el gobernante de una nación lo esperara en la puerta, Dale aceptó las circunstancias y entró a su casa cuando se le pidió que lo hiciera.

Al entrar en la sombra, el brillo disminuyó, y el calor que sentía cayó un poco. Como si tratara de calmar sus sentimientos también, inconscientemente respiró profundamente varias veces.

[Ugh…]

[¿En serio estás tan nervioso?]

[Bueno… ya sabes.]

Latina ladeó la cabeza y miró a Dale, cuya expresión se había vuelto rígida.

[Latina, tú también… bueno, supongo que las circunstancias no eran las mismas en ese entonces…]

Cuando Latina visitó la aldea natal de Dale, era tan joven que el tema del matrimonio no surgió en absoluto. Sin embargo, no pudo evitarlo, ya que Dale ni siquiera estaba pensando en Latina de esa manera en ese entonces. Latina puede haber estado enamorada de Dale, pero su reunión con su familia no tuvo ese tipo de sentimiento. Era tan joven que no había sentido nada más que el nerviosismo de estar en un lugar nuevo por primera vez.

Las circunstancias que Dale enfrentaba ahora, informando a su familia sobre su intención de casarse (o, mejor dicho, pedirles perdón), eran completamente diferentes.

Completamente indiferente a la vacilación de Dale, Chrysos señaló una habitación más adentro. Latina le mostró una sonrisa un poco problemática, pero aun así llevó de la mano a Dale a la habitación.

Dale se quedó petrificado al ver a un hombre con el cabello del mismo color platino que el de Latina y Chrysos. Por su actitud y piernas temblorosas, era difícil imaginar que era el héroe que había derrotado a numerosos Señores Demonio.

El hombre sonrió amablemente, sin ridiculizar a Dale por eso en lo más mínimo.

[Tal vez es un poco extraño decir ‘encantado de conocerte’. Es la primera vez que me encuentro con alguien así, después de todo.]

Los ojos verdes del hombre eran de un color que recordaba a las tiernas hojas frescas, y poseía elegantes cuernos parecidos a piedras preciosas negras, que Latina había heredado.

Este hombre, Smaragdi, a quien Dale sólo conoció cuando ya no estaba entre los vivos, era el padre de Latina y Chrysos.

Esto es más aterrador que enfrentarse a cualquier Señor Demonio…!

Así fue como Dale se sintió seriamente en ese momento.

El hombre frente a él no tenía una apariencia muy llamativa considerando que era el padre de Latina y Chrysos. Tenía el aspecto de un gentil intelectual, pero no había ninguna belleza convencional en él.

Cuando Dale lo encontró ya había pasado mucho tiempo desde su muerte, así que ya no tenía la apariencia de cuando estaba vivo. Podría decirse que era la primera vez que Dale veía la cara del hombre.

No había ninguna dureza en el hombre que sonríe ante él ahora.

Pero tal vez porque estaba tan nervioso en ese momento, Dale no podía simplemente aceptar su actitud amistosa.

[…Encantado de conocerte, soy…]

[Rag!]

En el momento en que Dale se recuperó y trató de presentarse, Latina se acercó corriendo al hombre. Ella felizmente lo abrazó fuerte.

Los demonios pasaron un largo período de tiempo como adultos, así que no había una diferencia de edad visible entre Latina y su padre.

Aun así, Dale no sintió celos al verlo mimar a Latina.

[Oh, ¿Así que estás tranquilo?], preguntó Chrysos con una sonrisa.

[¿Exactamente qué clase de persona crees que soy…?], contestó Dale con un suspiro.

No fue ninguna sorpresa que Dale fuera considerado como la encarnación de los celos considerando sus palabras y acciones, pero era consciente de lo mucho que Latina había extrañado a su padre. Aceptó que era natural que él la mimara después de que finalmente se reunieran.

[Rag, soy feliz ahora.]

[Correcto. Viendo la forma en que puedes sonreír ahora, puedo decir que lo dices desde el fondo de tu corazón… Has trabajado muy duro, Latina.]

Latina se limpiaba las lágrimas de los ojos, pero aun así llevaba una sonrisa alegre mientras su padre le acariciaba el cabello. Y al ver a su hija así, Smaragdi también se veía muy contento.

Al sentir el parecido en la amable voz y sonrisa de Smaragdi, Dale pensó para sí mismo cómo este hombre era realmente el padre de Latina.

[Eso también es porque la protegiste con afecto, ¿Verdad? Te estoy muy agradecido por haber salvado a mi hija.], dijo, agradeciendo a Dale con una sonrisa amable en su rostro.

En el momento en que oyó eso, Dale se sintió avergonzado de dejar que su nerviosismo nublara sus modales. Inmediatamente ajustó su postura y expresión y miró directamente a Smaragdi.

[Mis más sinceras disculpas por demorar tanto en presentarme. Mi nombre es Dale Reki. Es un placer conocerte.]

[Soy Smaragdi… Ustedes los humanos también tienen un nombre que indica a su familia, ¿Verdad? Lo más cercano que tienen los demonios es la costumbre de emplear el nombre de nuestra madre para indicar de quién somos hijos, pero… Nuestra raza no tiene relaciones tan estrechas con nuestros hijos como los humanos.]

Dale podía sentir por la clara explicación de Smaragdi que era hábil para enseñar a otros. A pesar de su apariencia juvenil, tenía la sensación de que el respetado maestro de la aldea natal de Dale lo rodeaba, así que Dale mantuvo su postura correcta.

[No necesitas estar tan nervioso…], dijo Latina mientras inclinaba la cabeza. Estaba en medio de la preparación de los dulces horneados que había traído como regalo encima de la mesa.

Una mujer de largo cabello púrpura que Dale conocía miraba fijamente a Latina mientras lo hacía. Ni siquiera parpadeó mientras observaba los dulces que tenía delante. Parecía satisfecha después de un rato, así que extendió la mano lentamente, y luego le dio un mordisco a un dulce. Luego, masticó en silencio, pareciendo un pequeño animal.

Dale la conoció antes cuando irradiaba una impresión digna y resuelta, pero ver cómo mordisqueaba el dulce que tenía en ambas manos le recordaba a Latina. Tal vez esa impresión fue fortalecida innecesariamente por la flor en su cabello púrpura suelto.

Después de terminar el primero, sus ojos dorados permanecieron fijos en la bandeja que quedó en el centro de la mesa. Con una risa tensa, Chrysos tomó un nuevo dulce de allí y lo colocó frente a su madre. La mujer tomó el dulce ofrecido con ambas manos sin dudarlo, y empezó a mordisquearlo una vez más.

Después de ver esa cadena de eventos, Dale se volvió hacia Chrysos.

[…Hey, Chrysos.]

[¿Qué pasa?]

[Mi primera impresión fue que Latina se parecía a tu padre, mientras que tú te parecías a tu madre… pero, ¿Es lo contrario?]

[A Platina le decían a menudo que se parecía a Mov.]

[Bastante seguro…]

Latina ladeó la cabeza mientras escuchaba esta conversación entre Dale y su hermana. Aparentemente, ella misma no era consciente de ello.

Aun así… Estaba preparado para ser recibido con una hostilidad más abierta…

Smaragdi tenía una sensación mucho más amable y gentil de lo que Dale esperaba.

Al menos esperaba que me dijeran: ‘No dejaré que un simple héroe que sólo ha derrotado a unos pocos Señores Demonio tenga a mi hija’. Yo lo habría dicho…

Incluso examinando los anales de la historia, Dale seguiría siendo el primero en aniquilar a casi todos los Señores Demonio. Esa no era una hazaña ordinaria.

Dale sólo pensó eso para sí mismo, sin hablar en voz alta, pero Smaragdi sonrió y pareció responder a la pregunta de Dale.

[Bueno, si le hubieras hecho algo irrazonable o injusto a mi inocente Latina… Usaría cualquier método que fuera necesario para arrastrarte hasta el inframundo.], dijo, con una sonrisa en la cara mientras hacía una declaración tan desagradable sin dudarlo.

[Después de todo antes de que desearas a Latina, ella te deseaba a ti.]

Sentí como si la temperatura en la habitación hubiera bajado. Ni su sonrisa ni el tono de su voz cambiaron, pero incluso un héroe histórico como Dale sintió la presión que ejercía.

[Y no hay forma de que nadie pueda ignorar a mi adorable Platina.]

[Estoy totalmente de acuerdo.], respondió Dale inmediatamente.

Eso es correcto. Más que el asunto del propio Dale, esa chica a la que él consideraba más preciosa que cualquiera que tuviera su primer amor insatisfecho, o, en otras palabras, que tuviese su corazón roto, era algo que nunca debía permitirse que ocurriese.

Cualquiera lo suficientemente insolente para hacerlo merecería una probada de las torturas del infierno.

Con pensamientos tan contradictorios, el pensamiento de Dale había llegado a su peor punto.

[Si dejas que Platina sufra desgracias en el futuro, entonces no esperes vivir hasta el tranquilo final natural de tu vida.]

Dale pensó reflexivamente que terminaría maldecido.

Puede que haya sido un héroe extraordinario, pero los métodos necesarios para protegerse de un ataque desde ese ángulo estaban fuera de su campo de especialización. Dale era técnicamente un sacerdote, pero no era como si el poder divino relacionado con Quirmizi fuera efectivo contra los no-muertos.

Y, además, Dale pensó que este hombre fácilmente pasaría por alto cualquier obstáculo para maldecirlo de todos modos.

[… Me esforzare.]

[Te agradecería que lo hicieras.], dijo Smaragdi con una sonrisa, al ver la expresión rígida de Dale.

[Platina seguramente diría que nunca sería feliz si no estuviera contigo. Esa chica es testaruda como sus padres, después de todo.]

Mov había estado mordisqueando a su madeline* todo el tiempo que Dale y Smaragdi estaban teniendo esa conversación, pero ahora se tragó el contenido de su boca y miró a Dale. (NT: Un dulce.)

[¿Quieres saber si será un niño o una niña cuando tengas un hijo?]

Fue una pregunta repentina, que salió de la nada.

Las mejillas de Latina se tiñeron de un rojo brillante.

[Tus palabras de que uno nacerá eventualmente son suficientes.], respondió Dale con una sonrisa un poco tensa.

[Ya veo.]

Las palabras de un raro oráculo de Banafsaj eran más valiosas que el oro. Los demonios eran una raza para la que era difícil tener hijos, pero mientras tuvieran esas palabras de su parte, podían esperar todo el tiempo que fuera necesario. Y además, tendrían mucho tiempo de ahora en adelante, de todos modos.

Mov sonrió ante la respuesta de Dale, y luego elegantemente acerco sus labios el té que Latina había preparado. Parecía una persona diferente a la que había estado actuando tan infantilmente antes. Ni siquiera intentaba ocultar esa doble naturaleza suya, sonrió tranquilamente y luego se acurrucó cerca de Smaragdi. Smaragdi la miró con una expresión gentil que era diferente a la que él dirigía a sus hijas. El hombre extendió sus delgados dedos y relajadamente reajustó la flor en su cabello.

Dale sintió que entendía el hecho de que Latina fue criada con amor por estos padres.

[Seguiré protegiendo a Latina.]

[… Si pudieras cuidar a Chrysos también, te lo agradecería. Esa chica tiene la cabeza dura, pero todavía tiene algunas partes de ella que se parecen a su madre…]

Mientras pronunciaba esas palabras por preocupación por su otra hija, Smaragdi sonrió con una sonrisa de aspecto un poco perturbada.

Esa fue la última vista que vio Dale.

▼▼▼▼

[Ugh…]

Dale dejó salir algo así como un gemido en la habitación aún oscura.

Perdí de vista el hecho de que era un sueño a mitad de camino…

Los sueños eran a menudo de esa manera, pero él no podía simplemente escribirlo como un simple sueño.

[Debería llevar a Latina de visita a su tumba…]

También pensó que le gustaría pedir la opinión de Chrysos primero, pero pensó que al menos debería devolver los restos de su padre a su antigua casa en lugar de dejarlos en ese bosque. Y también pensó que se pondría en contacto con Gregor, a quien se le había encomendado la limpieza del incidente con la Segunda Señor Demonio, para que los padres de Latina pudieran ser enterrados juntos, ya que parecían muy felices juntos en el sueño.

[Hngh…]

Antes de todo eso, sin embargo, envolvió a la chica durmiendo profundamente a su lado en sus brazos. El extraño e irregular sonido de su respiración mientras dormía lo hizo sonreír.

[Haré lo mejor que pueda para asegurarme de que experimente mucha felicidad.], susurró Dale, expresando sus aspiraciones a una Latina dormida, y luego cerró los ojos.

Latina se despertó después de un rato y trató de levantarse, sólo para encontrarse a sí misma en un apretado abrazo. A Dale le gustaba que se retorciera, así que fingió seguir durmiendo.

Eso fue todo para que él pudiera intercambiar saludos de nuevo año con ella antes que con cualquier otra persona.

Dale entró en el nuevo año disfrutando de la calidez de esa amada chica y esperando poder decir: ‘Yo también espero pasar el próximo año contigo.’

[maxbutton id=”2″ url=”https://yuukitls.com/2019/10/06/uchimusume-v6-c4/” ]

[maxbutton id=”1″ url=”https://yuukitls.com/2019/10/14/uchimusume-v6-bonus/” ]