Kujikibi Tokushou C173

Modo nocturno

Capítulo 173: Una buena mujer que celebra la felicidad de otra

En Rethim, la capital de Aegina, en la ciudad castillo.

Estoy caminando por la ciudad con Helene y Rica.

La Tercera Princesa del Reino Mercouri, ‘Teresia de las Flores Gemelas’, Helene Teresia Mercouri.

La actual Reina del Reino Calamba, ‘Maestra del Jardín de Rosas’, Rica Calamba.

Ambas son súper famosas, mujeres que se supone que son bienvenidas como huéspedes de estado, pero que están paseando por la ciudad de forma casual.

[Ellos realmente… no pueden notarnos…]

Susurró Rica, aparentemente emocionada.

[Es el nuevo poder de Kakeru-sama. Parecería que la persona envuelta por esta aura se vería como una persona diferente.]

[¿Cómo nos vemos?]

Rica respondió a Helene. Helene me miró, luego Rica también me miró a mí.

[Una chica normal de pueblo. Me costó mucho hacer que no se destacaran.]

[¿Son los poderes suficientes para que Kakeru lo pase mal?]

[Realmente lo pasé mal. Ambas son hermosas después de todo. Es difícil imaginar a una chica de pueblo viendo sus caras. Crear una imagen mientras las miraba haría que la imagen fuera inevitablemente hermosa.]

[E-Es así…]

Rica se sonrojó. Parece que le da vergüenza que la llamen hermosa.

Nunca me cansaré de ver sonrojarse a Rica. Cuanto más cambiara de cuando parecía una muñeca cuando nos conocimos por primera vez, así que nunca me cansaré de las diversas expresiones que está haciendo en este momento.

[Kakeru-sama. ¿Qué tenemos que hacer?]

[¿Un?]

[Haremos todo lo que nos pidas.]

Dijo Helene con cara seria.

Rica también cambio a un rostro serio de uno avergonzado y me miró fijamente.

Las dos harían cualquier cosa a mi orden, mejor dicho, ‘por favor, ordénanos’ estaba escrito en sus rostros.

[Tranquilícense, ¿Entendido? Tenemos dos objetivos. El primero es reunir información sobre cómo la gente de Aegina fue informada de lo que pasó.]

[Si es así, entonces el bar debería ser un buen lugar.]

[Echemos un vistazo mientras compramos. Las mujeres que dirigen tiendas tienen la boca floja.]

Helene y Rica inmediatamente dieron sugerencias.

Probablemente podríamos reunir información de manera efectiva con ambas.

[Bueno, esperen.]

Detuve a los dos que estaban a punto de tomar medidas inmediatas.

[Hay un segundo objetivo; es salir en una cita con ustedes dos.]

[… ¿Cita?]

[… ¿Por qué?]

Tanto Helene como Rica parecían sorprendidas.

Parece que sus pensamientos no pueden entender inmediatamente porque es demasiado diferente del primer objetivo.

[Ustedes dos la pasaron mal, ¿Verdad? Enseñando a Selene muchas cosas.]

Ahora mismo, estoy enviando a mis mujeres una al lado de la otra para educar a Selene.

Sin mencionar a las miembros de familias reales como Helene y Rica, está la Gran Sabia Althea que conoce todo tipo de conocimiento en este mundo, y Nana que es originalmente fuerte, pero se convirtió en la espadachín más fuerte del mundo (sin incluirme a mí) después de que le diera varios cheats que obtuve en la lotería.

También envié a la mercader Delfina, Lo del grupo de aventureros, e incluso envié a la sirvienta fantasma.

Todo esto es para educar a Selene.

Es para educar a Selene, que es demasiado ignorante y no sabe nada.

[En absoluto, Selene-sama aprende muy rápido, así que no es para tanto trabajo.]

[Estoy de acuerdo en que aprende rápido. Pero su personalidad mimada es un problema.]

[Aunque es mimada, ¿No tiene una personalidad honesta y es capaz de decir que no sabe sin alardear?]

[Es cierto.]

Helene y Rica. Las dos evaluaron a Selene, que no está aquí.

Mientras escuchaba su evaluación, llevé a las dos por la ciudad.

De repente me di cuenta de que pasamos por una tienda.

Encontré algo dentro de la mercancía alineada, entré en la tienda y la tomé en mis manos.

La abrí. Se ve bastante bien.

Inmediatamente la compré, regresé y se la di a Helene.

[¿Esto es… un abanico?]

[Sí, ábrelo.]

Cuando abrió el abanico decorado, parecía un cuadro recortado.

El abanico fue hábilmente tallado, creando una flor en plena floración.

No era llamativo ni grosero, es un abanico de aspecto chic.

Ella lo abrió, lo cerró de nuevo y lo sostuvo.

Helene me miró con cara de sorpresa.

[Ahh, como pensé, eso se ve bien en ti.]

[Lo acordaste.]

[Más bien, siempre está conmigo.]

Después de decir eso, saqué un abanico.

Es el abanico con el emblema de la Familia Real Mercouri que recibí de Helene cuando nos conocimos.

Le mostré a Helene el abanico que siempre llevaba conmigo.

[Kakeru-sama…]

Los ojos de Helene se humedecen.

Y la manera en que ella no saltará a mis brazos es realmente como la modesta Helene es realmente.

[Bien por ti, Helene.]

[Sí.]

Las dos mujeres se miraron entre sí con una sonrisa y asintieron.

Pensé que debía comprar algo para Rica que felicitó a Helene y continuó caminando por la ciudad.

Me detuve de nuevo.

No he encontrado nada, lo he oído.

Capté palabras interesantes en un intercambio que fue mejor descrito como una charla.

[Lo que realmente está pasando en este Reino. Un barón se rebeló, mató al príncipe heredero y secuestró a la princesa. Eso es inaudito.]

[Desde que el Rey se derrumbó debido a su enfermedad, nada bueno ha sucedido.]

[Qué, no te preocupes. Dicen que los desastres tienen el potencial de convertirse en una ventaja. La Regencia de los Tres Señores comenzará con eso como un detonante. Los Lord Duques harán que este reino sea mejor.]

[Sólo espero que sí…]

Hay tres ancianos que bebían alcohol en un puesto, aunque todavía es por la tarde.

Escuchando su conversación, parece que los rumores sobre lo que pasó ese día ya se habían extendido.

Y parece que se convirtió en una historia, en donde me rebelé, maté a Kimon y secuestré a Selene.

[Como se atreven.]

[Esto es imperdonable, pensar que culparon de todo a Kakeru-sama.]

Las dos mujeres detrás mío se detuvieron, entendiendo la situación, y se enojaron al escucharlos.

Helene mostró en silencio su enojo y Rica mostró claramente sus emociones.

[Cooperaré con Iris y pondré presión por la ruta diplomática.]

[Yo también haré algo. Hay varios acuerdos que están llegando a sus fechas límite, así que me centraré en eso.]

Las dos asintieron la una a la otra.

Parece que muchas cosas se decidieron en ese instante.

[Basta, ustedes dos.]

[Pero.]

[Si esto continúa, ellos harían que todo fuera culpa de Kakeru.]

[Es algo que realmente hice después de todo. Tanto matar a Kimon como secuestrar a Selene.]

[Pero, hay circunstancias.]

[Deja que digan lo que quieran. No, mejor dicho, ustedes dos deberían apoyar a la Regencia de los Tres Señores diplomáticamente. Pueden hacer algo para fortalecer su legitimidad, ¿Verdad?]

[Eso es…]

[Podemos, pero…]

Las dos se miraron la una a la otra.

Sus caras decían: ‘Es posible, pero ¿Por qué?’.

Sin embargo, eso fue sólo por un instante.

Cuando estaba a punto de explicárselo, ya lo entendieron.

[Por el bien de Selene.]

[Kakeru-sama no sólo planea educarla, sino que también preparara un obstáculo más tarde.]

Es correcto.

Quiero decir, las dos son demasiado buenas adivinando.

Como he pensado, son buenas mujeres, tanto Rica como Helene.

Y Rica, sin embargo, frunció los labios, poniendo cara de enfado.

[¿Qué pasa?]

[Porque, un obstáculo no estaba preparado para mí durante mi tiempo.]

[¿Qué? Sobre eso.]

[No es sólo ‘eso’, incluso yo—]

[Rica fue una buena mujer desde el principio, así que no era necesario]

[ーDeseaba la prueba de Kakeru… ¿Eh?]

Rica se quedó boquiabierta.

Rica fue sabía desde el principio.

Sus talentos y sabiduría no pudieron ser ocultados, aunque fue tratada como una marioneta y era un pájaro enjaulado ー así que se desbordó cuando fue liberada.

No había necesidad de preparar un obstáculo en absoluto.

En cambio, quitarle los grilletes ya era suficiente.

[¿Lo era desde el principio?]

[Sí, fuiste una buena mujer desde el principio.]

[Uwaa~, qué debo hacer~. No pensé que Kakeru diría algo así, qué debería hacer~]

Rica se puso inquieta.

Como he pensado, sus expresiones emocionales se están enriqueciendo, y no puedo cansarme de verlas.

[Bien por ti, Rica. Recibiste tales palabras. Fue grandioso venir hoy, ¿Verdad?]

[Un!]

Las dos mujeres se miraron una vez más con una sonrisa y asintieron.

Los dos se felicitaron la una a la otra. Las dos se veían increíblemente bien después de todo.

Tanto que fue suficiente para excitarme.

Suavemente las tome a las dos en un abrazo.

Lo entendieron con eso.

Helene enterró su cara en mi pecho y Rica cerró los ojos y ofreció sus labios.

Les di un beso a cada una de ellas y luego les hice el amor después de llevarlas a una posada cercana.