Buta Koushaku V1 C1

Capítulo 1: ¿Soy el Cerduque?

▼Slow Denning▼

Cuando abrí los ojos, había recuperado los recuerdos de mi vida pasada.

No puedo decir que me sorprendiera especialmente al principio; en cambio, mis primeras emociones fueron algo más parecido a la confusión. ¿Conoces esa sensación de cuando tocas tierra después de unos días en el mar? Bueno, quiero decir, no las conozco, pero imagino que fue algo así.

En resumen, algo sobre el peso de mi cuerpo se sentía… apagado.

Me froté la cara con la mano en medio de mi triste confusión, y fue entonces cuando empecé a entrar en pánico.

Esta no era mi cara.

Sacudiéndome, corrí hacia el espejo, presionando firmemente las palmas de mis manos contra el borde del vestidor. Era un espejo irreconocible, y, además, una habitación irreconocible. Sin embargo, seguía siendo vagamente nostálgico.

Estos sentimientos, como era de esperar, se ahogaron en la cacofonía de locura que siguió a mi grito:

[¿Quién es este tipo!? Esta no es mi cara! ¿Qué demonios está pasando!?]

Una mirada espeluznante que sólo parece mirar a las chicas.

Un cuerpo que apesta a gula con un tono de piel similar al de un orco.

Ojos grabados con la superioridad de un nacimiento noble.

[No es este—]

El Cerduque, Slow Denning.

Podía sentir que mi conciencia comenzaba a desvanecerse.

[Imposible… me convertí en Slow Denning?]

Gracias a mi experiencia, las piezas empezaban a encajar rápidamente.

[¿Es este el llamado ‘Transportado a otro mundo’?]

*Knock Knock*

[¿Se ha despertado, Slow-sama?]

Quedé paralizado. Una voz femenina reverberaba desde la puerta de mi casa. Era bastante débil, en medio de mi nerviosismo, pero de nuevo, aunque no me resultaba familiar, el sonido era vagamente nostálgico.

¿Podría ser—?

La puerta suena caprichosamente, extendiendo la duración de mi ansiedad a un nivel casi insoportable.

[Buenos días, Slow-sama!]

[S-Sí, buenos días a ti también, C-Charlotte…]

Mi cara palideció. Era la asistente del personaje de Shuya Marionette que me había convertido, Charlotte!

Shuya Marionette es un anime sobre un niño de la casa de un Barón que nació bendecido con increíbles talentos para la magia de luz. Era una historia de una persona desamparada, como la mayoría de los espectáculos de ‘otro mundo’, pero a pesar de sus pintorescos comienzos, se llevaba bien con las chicas, resolvía sus preocupaciones y entraba en batallas furiosas con otros países.

En resumen, era alguien de quien sólo podía esperarse que se volviera el centro del mundo.

Desafortunadamente, como ya habrás adivinado, yo no era ese protagonista.

Yo soy, en cambio, Slow Denning, el hombre que miró a dicho protagonista.

El tercer hijo de la casa del duque, Slow Denning. Alias: Cerduque. Algunos podrían llamarlo un título humillante, pero también era un título apropiado.

Se burla de la gente, se jacta de su pedigrí, un gordito, un orco con forma humana. En resumen, tenía muchas razones para ser odiado, e incluso despreciado. Su peso había hecho que muchas de las escenas que lo presentaban parecieran despreciables, y enfatizaba su inutilidad en cualquier tipo de campo de atletismo.

Un día, sería desterrado de su propio país. Ese fue el trágico destino que el Cerduque enfrentaría algún día.

En serio, es muy gordo…

No tenía sobrepeso en mi mundo, pero no era exactamente la cúspide de lo que la sociedad esperaría de su población. Aparte de su comportamiento general, podría relacionarme con el Cerduque de varias maneras — aunque odio admitirlo.

[Le he traído el desayuno, Slow-sama.]

Bien, esto todavía estaba sucediendo.

Al retirarme de las reflexiones internas de mi mente, volví la cabeza para enfrentarme a la hermosa chica que tenía enfrente.

Charlotte. La asist—no, supongo que ahora debería llamarla mi asistente.

Su cabello plateado que se extendía más allá de sus hombros era elegante, así como el aura que impregnaba su presencia. Su sonrisa era la de cien margaritas, y la abrumadora nobleza que fluía de su cuerpo era tan digna como una diosa de la nieve. Su personalidad, por así decirlo, no era más que una extensión de su condición de sirvienta.

Pero eso no debería sorprenderte. Después de todo, la identidad secreta de Charlotte era la de una princesa de otro país que había caído en la ruina.

[C-Correcto, necesito prepararme, Charlotte, así que dame un momento.]

Cierto, esta era la Charlotte que inevitablemente sería robada por el protagonista. Pero, entre los espectadores que vieron el anime, había un número considerable de personas que querían ver a Charlotte atada al Cerduque, y yo era uno de esos.

A pesar de cómo se retrató al Cerduque, no era tan mal tipo después de todo. Desafortunadamente, el anime parecía insistir en tomar la ruta NTR, lo que dejó al solitario Cerduque sin nadie a su lado.

Para el protagonista, fue un gran final como ningún otro. Para el pobre Cerduque llamado Slow Denning, fue una especie de ironía dramática y, en última instancia, una tragedia.

Su relación comenzó en términos bastante fantásticos. El momento en que los dos se conocieron se remonta a cuando tenían apenas 6 años de edad. Las acciones del Cerduque, que tuvieron lugar en medio de un bosque lleno de follaje dentro del feudo del Duque Denning, salvaron a Charlotte de vivir el resto de su vida como esclava.

Cuando Charlotte era más joven, se había sentido en deuda con el Cerduque, pero después de la guerra con el imperio, sus sentimientos empezaron a alejarse, lo que finalmente permitió que su crecimiento se alejara del camino del Cerduque que caminaba solo.

Y durante el segundo año de la Academia de Magia…

En medio del invierno helado, la vida de Charlotte fue salvada de una situación que amenazaba su vida por el protagonista. En resumen, una repetición de la situación de sus años más jóvenes había vuelto a ocurrir, pero esta vez, el salvador era un tonto carismático con un aura cautivante para las mujeres.

Incluso el lamentable Cerduque había notado este cambio en Charlotte, ya que su leal sirviente había empezado a enamorarse de otro. Hizo lo mejor que pudo con una gran variedad de cosas, incluso una vez comprometiéndose a la protección absoluta de Charlotte por el resto de su vida, pero ni siquiera eso fue suficiente.

Charlotte lo había dejado para siempre. Y a través de sus acciones, sólo logró andar en círculos. Al final, se convirtió en el hazmerreír.

Eso no quiere decir que Charlotte fuera una mala persona, en pocas palabras, se podría decir que la situación fue, en última instancia, culpa de las acciones de Slow Denning. Sus propias faltas lo llevaron a la muerte. Sin embargo, mucha gente todavía pensaba que esto era injusto, y su popularidad era abrumadoramente superior a la del grupo principal en el anime.

Hay tres razones para ello.

Primero, la popularidad del protagonista.

[No eres apto para un harem ese nivel!]

Estos celos permeaban mucha discusión. Y en su defensa, el protagonista, como lo demuestra el anime, tuvo suerte con su buena fortuna. Era un gran trabajador, y no había duda de ello. Pero era un tonto. En cualquier caso, las chicas de Shuya Marionette eran muy lindas. No se pudo evitar.

[Le he traído algo de sopa, Slow-sama. Tenga cuidado al soplarla antes de comerla, está caliente.]

La segunda fue la desgracia del Cerduque.

En el material suplementario para el anime, se decía que Slow sabía que Charlotte era una princesa de un país en ruinas. Cómo se dio cuenta de eso era un misterio, pero era despiadadamente astuto, así que los aficionados se mostraron más bien despreocupados con esa revelación. Para proteger a Charlotte, que era el objetivo del Imperio, luchó día y noche contra asesinos de varios países. Esto fue tocado varias veces en el anime.

Pero nunca se jactó de ese logro. Las recompensas fueron cosechadas por el protagonista. Era ese tipo de personaje lamentable, siempre reemplazado en el centro de atención por alguien más.

Finalmente, lo que muchos ven como su mayor defecto: su locura de amor. En el anime, el Cerduque nunca reveló su amor por Charlotte hasta el final. E incluso entonces, lo hizo en una habitación llena de sí mismo y de nadie más. En los últimos momentos de su vida, atrapado y torturado bajo la ocupación como esclavo mágico, susurró una sola palabra:

[Charlotte…]

Y con eso, su muerte fue sellada. La tragedia fue muy popular entre los espectadores, aunque cómo se puede imaginar, su lamentable vida causo en gran medida la indignación de los aficionados, que afirmaban que el Cerduque merecía un final mejor.

—Dije que sólo había tres razones, pero honestamente, había una más. Una muy importante.

[Gracias, Charlotte.]

[¿Buwha—!?]

*Crash!*

El sonido de una tetera rompiéndose en muchos pedazos resonó por la habitación de Slow mientras una sorprendida Charlotte intentaba entender la escena que tenía ante ella. Entonces, al darse cuenta de la terrible acción que acababa de cometer, se agachó de inmediato y comenzó a disculparse profusamente.

[Ahh! L-Lo siento mucho, Slow-sama! Escucharte decir eso de repente me sorprendió y… ahh! Lo limpiaré ahora mismo!]

Su respuesta nerviosa me dejó igualmente conmocionado. El ver a alguien reaccionando al Cerdu— agradeciéndome…

Fue casi… lamentable. ¿Era está realmente la persona en la que me había convertido?

[Está bien, no te preocupes.]

Deslizando mi varita desde entre mi cinturón, la agité caprichosamente en el aire.

Un pequeño y silencioso viento travieso. ‘Wind Dance’

Las piezas levitaban en el aire, bailando con una melodía desconocida mientras se arremolinaban en un crescendo, envolviéndose de una manera casi mística.

[Por favor, ve a buscar un paño para envolver todo esto, Charlotte.]

[—! S-Sí, Slow-sama!]

Mientras Charlotte salía corriendo de la habitación, dejé que mi varita se sentara ociosamente en mi mano. Sí, en este mundo, la magia era la herramienta predominante, y aunque no se mostraba en el anime, el Cerduque era el mago más amado por los espíritus del viento.

[M-Muchas gracias por ayudarme con mi percance, Slow-sama.]

Inclinando la cabeza, Charlotte adoptó el aspecto de un cachorro regañado.

[Sí, no te preocupes por eso, aunque puedan quedar algunos fragmentos, así que ten cuidado.]

En realidad, las posibilidades de que quedaran algunos fragmentos eran casi nulas, pero si Charlotte resultara herida durante mi guardia… bueno, nunca me lo perdonaría.

Parece que los sentimientos del Cerduque habían empezado a trabajar en los míos. No era correcto decir que me había convertido en el Cerduque, sino más bien que ambos nos habíamos convertido en la misma persona. Sin embargo, era obvio que mi mente era el lado dominante.

No es como si hubiera secuestrado su cuerpo o algo así. Lejos de eso. Es fácil verlo de esta manera: Yo era Slow Denning, y Slow Denning era yo.

[Sí, pero para que Slow-sama me perdone, y también me ayude a arreglarlo… Slow-sama está actuando un poco extraño.]

Hablando en un tono un poco nervioso, las palabras de Charlotte eran un poco temblorosas. Obviamente estaba preocupada, pero también podía sentir un inmenso caso de confusión. Parecía que su reacción a toda la situación era poco comprensiva. ¿Debería estar contenta o debería llamar a un médico? Ese tipo de cosas.

[Charlotte… me gustaría preguntarte algo.]

[¿S-Sí? ¿Qué le gustaría saber, Slow-sama?]

[Mi estado… o, mejor dicho, cómo me ve la gente. ¿Qué dirías si te preguntara eso?]

[Um, si se refiere a cómo lo ven los demás, entonces…]

Charlotte duda.

[Veamos….es el tercer hijo del Duque Denning. Un miembro de la aristocracia que apoya al gran país Daris. También tiene una gran influencia en nuestra escuela, la Academia de Magia Kurushu. Y también…]

De nuevo, Charlotte duda, y finalmente llega al meollo del asunto.

[—Um, ¿alguien a quien los estudiantes encuentran difícil de acercarse? ¿Alguien así?]

Augh—

La declaración fue formulada como una pregunta de principio a fin, pero las implicaciones eran obvias.

Se jacta del nombre de su familia. Tiene una extraña mancha de canas. Mira por encima del hombro (menosprecia) a los demás. Parece un orco. Gordinflón espeluznante.

Tampoco fue una crítica inexacta. Parecía el villano de un juego de intercambio de género.

[Charlotte…]

Me levanté de la mesa. Charlotte giró la cabeza y la inclinó confundida mientras mi visión se nublaba.

[Lo he decidido.]

[¿Decidir qué, Slow-sama?]

Agarrando el mantel, dejé salir una sonrisa feroz.

Me convertiré en un hombre digno de ti.

Asentí con fuego en los ojos. Lo juré firmemente dentro de mi corazón. Esta vez, haría feliz a Charlotte.