Hero Traitor V1 C7

Modo nocturno

Capítulo 7: El mal final de un hombre es el buen final de otro hombre

El Obispo Hube conoció a Arian un año antes.

[¿Qué exactamente está mal conmigo?]

[Eso solo lo sabe la Diosa. Es desafortunado, pero voy a tener que pedirle que se vaya.]

Un sacerdote tomó el brazo del joven espadachín y lo alejo de la estatua de la Diosa. Cuidando de ellos estaba el Obispo Hube, suspirando y hablando en voz baja para que nadie pudiera oírlos.

[Otro fracaso.]

Otro fracaso en recibir la bendición y convertirse en un héroe eterno.

Era la vigésima persona que había fracasado desde que fue nombrado obispo del Reino Boar hace dos años.

[Supongo que nunca va como uno espera.]

Pensó que las cosas serían más fáciles después de que Ruzal y sus cuatro compañeros se convirtieran en héroes, pero las cosas nunca salían como uno esperaba.

[Ni siquiera yo conozco tu voluntad.] — le dijo a la Diosa.

Aunque era un obispo y un héroe, nunca había oído la voz de la Diosa y no sabía los requisitos para convertirse en un héroe. Había más posibilidades de que alguien se convirtiera en un héroe si sobresalía en artes marciales y mágicas, si adoraba profundamente a la Diosa y si tenía una moral fuerte.

Pero incluso estas reglas no eran absolutas. Esta fue la razón por la que tan poca gente buscó voluntariamente la bendición de la Diosa, y muchos se negaron incluso si eran invitados.

[Las cosas se complicarán si no tenemos más héroes.]

Hube ganó la peligrosa apuesta para convertirse en un héroe sólo después de darse cuenta de que las probabilidades estaban a su favor. Esto lo llevó a su nombramiento como obispo del Reino Boar cuando tenía más de treinta años, lo que era anormalmente joven para alguien en su posición. Todo fue gracias a su talento y suerte: fue innegablemente bendecido con una habilidad natural, capaz de dominar hechizos de alto nivel como Resurrección, y el obispo anterior falleció por causas naturales en el momento justo.

Sin embargo, Hube no tenía intención de detenerse ahora que se había convertido en obispo.

[Todavía estoy buscando un héroe que pueda hacer valer el poder de la Diosa en mi lugar.] — murmuró.

No había muchas maneras de lograr la distinción dentro de la iglesia de la Diosa. El camino principal era mejorar tus habilidades mágicas, viajar a aldeas remotas, derrotar a monstruos malvados, curar a los heridos, resucitar a los muertos y difundir el mensaje de la Diosa con el fin de traer más seguidores a la iglesia. Hube se había tomado el tiempo para hacer esto y había logrado el éxito suficiente para ascender a su rango actual. Pero ya no podía confiar en sus propias habilidades para ascender.

No tuvo tiempo de ir de un lado a otro en su trabajo misionero. Después de todo, se le había dado la responsabilidad de su propia diócesis. No sólo necesitaba curar a numerosas personas todos los días, sino que también estaba ocupado asegurándose de que el rey y los señores de su país no actuaran en contra de la voluntad de la Diosa.

Una de sus únicas opciones era traer grandes cantidades de dinero a la iglesia a través de donaciones.

La otra fue descubrir héroes y hacer que derrotaran a los monstruos. Los éxitos de los héroes también se atribuyeron al obispo que los encontró. Por eso todos los obispos, no sólo Hube, se apresuraron a reunir a los más excelentes guerreros y usuarios de magia y hacer de ellos sus propios héroes.

[Y Ruzal y los otros no son muy útiles.] — dijo Hube con asco.

Esos cinco eran fuertes si los comparabas con un soldado normal, pero los héroes tenían que ser mucho más… heroicos. Necesitaban ser lo suficientemente poderosos para destruir al legendario dragón que devoraba a los dioses, el mal sellado en lo profundo de la tierra. Si no pudieran, nunca serían lo suficientemente idolatrados como para difundir con éxito la voluntad de la Diosa y hacer que la gente creyera en ella.

[Llevaría tiempo, pero puede ser más rápido ser mentor de un niño.]

Aunque era un secreto de las masas, era posible entrenar el poder mágico de alguien absorbiendo hechizos. Este método incluso funcionó para alguien que se cree que no tiene estas capacidades. Pero sólo despertó poderes mágicos latentes, por lo que no todo mundo podía convertirse en un usuario o espadachín mágico.

No sólo eso, sino que este método requería mucho trabajo y tiempo. Por ejemplo, si un usuario de magia de alta clase como Hube le echara magia a alguien hasta que se desmayara durante días consecutivos, le tomaría al menos tres meses a un niño poder usar magia. Pero como usaba su magia para curar y resucitar a la gente todo el día, no tenía suficiente capacidad para usar magia fuera del trabajo. Era cuestionable si sería capaz de entrenar a una persona al año. Sin embargo, si todo saliera bien, esa persona se convertiría en un peón leal para Hube y la Diosa.

Sería un riesgo si esa persona fuera elegida como héroe o capaz de superar a Ruzal, pero probablemente era mejor que esperar a que algo cayera en su regazo.

Fue más o menos en el momento en que realmente comenzó a considerar esa opción cuando se enteró de la noticia.

[Obispo, hay algo que usted debe saber.] — dijo un único sacerdote, apareciendo en silencio detrás de Hube.

Pero Hube no se sorprendió. Este sacerdote era su sombra, un espía responsable de ocuparse de los asuntos más oscuros de la iglesia.

[¿Qué cosa?] — preguntó Hube.

[Un hábil cazador de monstruos ha llegado a la ciudad, conocido simplemente como Red.]

[Red, ¿Huh?]

Las cejas de Hube se unieron ligeramente en desaprobación por el apodo.

Según el dogma de la iglesia, los nefastos demonios subterráneos eran partidarios de los títulos con colores en ellos como el Rey Demonio Negro o la Reina Demonio Plateada. Los nombres con colores en ellos no fueron bien recibidos en la iglesia. Aunque había algunos tontos arrogantes que trataban de reclamar el título, diciendo tonterías como: ‘Soy el Espadachín Blanco, hasta los demonios deberían temerme!’

[¿Y esta persona es un cazador de monstruos?] — preguntó Hube.

Aunque se ganaban la vida derrotando monstruos peligrosos y protegiendo a la gente, la iglesia de la Diosa no los veía con mucha amabilidad. No porque fueran mercenarios, bandidos y otros tipos desagradables que amenazaban a la gente, sino porque se metían en el papel de los héroes y de la iglesia de derrotar a los monstruos y proteger la paz, necesaria para difundir la voluntad de la Diosa.

Dicho esto, no es como si pudieran decirle a gente inocente que, por favor, amablemente dejen que los monstruos los coman hasta que lleguen los héroes. No había suficientes héroes para todos, así que la iglesia tuvo que hacerse de la vista gorda ante los cazadores de monstruos.

[Bueno, es conveniente si lo consideras una oportunidad para reducir el número de paganos.] — dijo Hube.

Sabiendo que no había nada que perder, Hube fue a la ubicación del cazador de monstruos, Arian. En una calle vacía en los márgenes de la ciudad, una niña miraba con nostalgia a una familia feliz que caminaba en la distancia mientras su homónimo cabello rojo y su bufanda ondeaban en el viento.

Fue como si una corriente eléctrica pasara a través de él en el momento en que vio su perfil. Sabía que ella era el héroe que había estado esperando.

[Miss Arian, ¿Verdad? ¿Puedo tener un momento de su tiempo?] — le había preguntado. Su fría expresión ocultaba su estruendoso corazón.

Arian parecía un poco sorprendida, pero rápidamente se dio cuenta de que él era un miembro del clero de la Diosa basada en su vestimenta.

[Sí, ¿Qué puedo hacer por usted?] — contestó con energía y sonrió, sin mostrar ni una pizca de su soledad.

Impresionado por su fuerza, el obispo estaba ahora mucho más nervioso de hablar con ella que cuando recibió la bendición de la Diosa.

[¿Te convertirás en una héroe de la Diosa, una guardiana del pueblo?]

Arian dudó al principio, pero la persuadió diciéndole que sería respetada por todos y que no habría nada que temer en este mundo. Después de un poco de resistencia, finalmente aceptó su invitación.

Y así se convirtió en una héroe. Para medir sus habilidades, Hube la hizo pelear en un enfrentamiento contra sus mayores, Ruzal y sus cuatro compañeros. A pesar de sus desventajas, fue capaz de confundir al grupo y asegurar la victoria. Ella había mostrado tanta promesa como él esperaba, y poco después estaba recibiendo misiones directamente de la Santa Sede.

Entonces las leyendas cobraron vida, y el malvado ejército demoníaco del Rey Demonio Azul apareció en el Valle Dog. Si ella salía victoriosa en su lucha contra ellos, el nombre de Arian pasaría a la historia, y el puesto de arzobispo, de cardenal e incluso de papa estaría al alcance de Hube.

Sí, su gloria estaba muy cerca. Sin embargo—

[Obispo, me disculpo por molestarlo después de trabajar tan duro.]

La voz del sacerdote en su oído impidió que se quedara dormido.

[Lo siento mucho, pero deberíamos empezar pronto.]

Ahora completamente despierto, recordaba dónde estaba y qué tenía que hacer. Se levantó de su silla, y después de pasar por la antecámara de la iglesia, miró hacia la fila de cadáveres al final del pasillo. Una vez terminadas sus tareas matutinas en el castillo, era su responsabilidad resucitarlos incansablemente uno tras otro.

[Todos, sus manos, por favor.]

Se unió a una docena de miembros del clero, que lo habían estado esperando, mientras todos formaban un círculo alrededor de uno de los cuerpos.

[Nuestra Madre, radiante en los cielos, nuestra brillante Diosa Elazonia, por favor escucha nuestras oraciones.]

El clero siguió a Hube en una oración unificada. Al mismo tiempo, su poder mágico generaba calor, que pasaba a través de sus manos unidas al cuerpo del obispo. Podían transferir y compartir sus poderes mágicos sólo porque todos creían en la misma Diosa bajo los mismos principios.

Su magia se reunió como una sola, y Hube hizo el milagro.

[Diosa bondadosa y misericordiosa, dale vida a tu hijo una vez más. Resurrección.]

El poder mágico se reunió en el cuerpo de Hube e irradiaba pareciendo una luz angelical, impregnando el cuerpo del soldado. El agujero en su pecho se cerró en el siguiente momento, y el corazón revivido comenzó a latir de nuevo. El soldado muerto finalmente abrió los ojos.

[Ah… ¿Dónde estoy?]

[Estás en la catedral de la Diosa. Gracias por su servicio.], dijo Hube, sonriendo amablemente al confundido soldado, que acababa de despertarse por primera vez en pocas semanas. El obispo lo dejó al cuidado de una sacerdotisa que esperaba detrás de él. No tuvo tiempo de dar una explicación detallada. Había demasiada gente de la que encargarse.

Justo cuando resucitaron a seis personas, la catedral se llenó con el siguiente intercambio.

[Shinichi, me sorprende que seas tan devoto.]

[Sí, las enormes tetas en la estatua de la Diosa me ponen de humor para adorarla.]

[Oh, tú! No digas cosas tan blasfemas!]

Las dos voces resonaron por la catedral sagrada. Una era enérgica, la otra malvada, y ambas eran completamente inapropiados para el entorno. Hube no necesitaba mirar para saber a quién pertenecían. Era la héroe pelirroja, Arian, y su compañero de cabello negro.

[Ha-ha-ha, tal vez las tuyas se hagan más grandes si rezas más apasionadamente a la Diosa.]

[… Lo he intentado.]

[Oops, culpa mía.]

Arian miró su pecho plano con una expresión hosca. Al ver esto, el chico se disculpó en un tono serio y tomó su mano.

[Oh, no te enojes. Te haré algunos panqueques como disculpa.] — dijo.

[¿Panqueques!? ¿Esas cosas dulces y esponjosas? Me encantan esas.] — contestó Arian.

[¿Sí? Tendrá que ser después de que vayamos al mercado de la vuelta. Quiero comprar un bolígrafo y algunos pergaminos. ¿Está bien eso?]

[Sí! ¿Pero por qué necesitas eso? ¿También has estado escribiendo un diario?]

[No, pero estoy bastante seguro de mis habilidades de dibujo.]

[¿Puedes dibujar!? Wow, entiendo, tienes que dibujarme algo más tarde!]

[Bien. Te dibujaré, toda mojada y pegajosa, siendo atacada por el slime.]

[Deja de hablar de eso ya!]

Arian se puso de color rojo brillante y golpeó juguetonamente el pecho del chico por burlarse de ella.

Mientras veía a los dos coquetear el uno con el otro, el corazón de Hube ardía en una oscura amargura, que no era digna de un hombre de fe.

[Obispo, ¿Pasa algo malo?]

[No pasa nada. Continuemos.] — contestó Hube al sacerdote preocupado, y le mostró una sonrisa tranquila antes de empezar a recitar la oración para el hechizo de Resurrección.

Aunque sabía que necesitaba concentrarse para lanzar el hechizo, las voces reverberantes le destrozaron el corazón.

[Es una iglesia preciosa… cierto.]

[¿Por qué tocas las columnas cada vez que venimos a rezar, Shinichi?]

[En realidad estoy muy interesado en la arquitectura, así que estaba tratando de ver cómo se construyó la iglesia.]

[No sabía eso! Eres bueno con las manos, así que estoy seguro de que serías un artesano maravilloso.]

[¿Tienes algún sueño, Arian? No es como si pudieras ser una héroe para siempre.]

[Uh, realmente no he pensado en ello… pero me gustaría casarme algún día.] — admitió Arian coquetamente. Sus mejillas enrojecieron con un tono más rojo que su cabello.

Su rostro tenía la expresión de una doncella enamorada, que nunca había dirigido a Hube.

[… Me disculpo. Parece que estoy un poco cansado.] — dijo Hube, deshaciéndose de los confusos sacerdotes mientras interrumpía amargamente el hechizo.

Rápidamente volvió a su habitación con pasos apresurados y lanzó un hechizo de Silencio para insonorizar las paredes antes de tirar los libros apilados sobre su escritorio con todas sus fuerzas.

[Esos bastardos blasfemos!] — gritó.

Los libros causaron un estruendo al caer al suelo, pero el hechizo impidió que este sonido se filtrara fuera de la habitación. Mientras seguía golpeando su escritorio, rechinó los dientes con una mueca fea y maliciosa, lejos de su figura pública como obispo amable y moderado.

[Ese siervo lujurioso del Dios Maligno que viene a tentar y corromper a la héroe de la Diosa! Mi Arian!]

Sabiendo que nadie podía oírlo, escupió todas las maldiciones y condenas que se le ocurrieron. No era necesario que nombrara el objetivo de sus celos. Era el chico que de repente vino y le robó el corazón a Arian.

Era el chico llamado Shinichi.

[Ella nunca irá a derrotar al Rey Demonio si él la lleva por el mal camino!]

Si ella no derrotaba pronto a los demonios en el valle Dog, él no sólo no se convertiría en arzobispo, sino que su nombre se empañaría. La gente empezaba a dudar de su fe, preguntándose si estaba dejando que los enemigos de la Diosa vagaran por ahí. Los altos funcionarios de la iglesia fueron despiadados al establecer su orden jerárquico. Fue un infierno: perpetuamente uno encima del otro, tropezando con el otro, y arrastrándose a un abismo sin fondo si uno no era lo suficientemente cuidadoso.

[Debe ser eliminado.]

Tomó su decisión con su habitual compostura, calmándose un poco. Su única opción era encargarse del chico por su bien y por el de Arian.

Sin embargo, la sirvienta de cabello plateado, que lo seguía como una sombra, sería difícil de tratar. Había enviado espías de la iglesia para que los siguieran, pero la sirvienta había puesto un hechizo de Radar Enemigo y un hechizo de Cerradura Dura en sus habitaciones de la posada como precaución, cerrándolos. No había buenas oportunidades de asesinato.

Y si iba a creer completamente los informes de los espías, la magia de la sirvienta estaba en el mismo rango que la suya, capaz de la plena curación e incluso de la resurrección. Esto significaba que tendría que deshacerse completamente del cuerpo del chico para que muriera. Podía cortarlo en pedacitos con su espada y dárselo de comer a los peces en el foso o usar llamas para incinerarle hasta los huesos. En cualquier caso, llamaría demasiado la atención y llevaría demasiado tiempo, y había una posibilidad de que Arian pudiera ver a través de sus planes en el peor de los casos.

[Supongo que puedo hacer que el rey trabaje por mí.]

Podría inventar un crimen apropiado que haría desterrar al chico. Hube probablemente podría hacer algo así, ya que movía los hilos del Reino Boar. Pero, ¿Volvería Arian a su lado incluso si tuviera éxito en la ejecución de este plan?

[Imposible! Una héroe nunca apuñalaría al obispo de una diosa por la espalda…]

Hube se aseguró de que su voz interior tranquila era sólo parte de su imaginación. Continuó delirando sobre la situación hasta que el sol cayó por debajo de la línea del horizonte y la noche se puso.

Llamaron a la puerta.

[Obispo Hube, ¿Tiene un momento?]

Después de llamar, un solo sacerdote abrió la puerta y entró en la habitación. Se dio cuenta de que los libros estaban esparcidos por el suelo, pero no los mencionó, mientras se dirigía al lado de Hube para hablar en voz baja en su oído.

[Hemos descubierto algo sobre el chico y su sirvienta.]

[¿Qué pasa?]

Como el obispo le instó a continuar, el sacerdote —un espía— estaba inusualmente nervioso.

[Sí, um, claro. La sirvienta es un demonio.]

[… ¿Qué acabas de decir?]

[La sirvienta es un demonio. Creo que su compañera es un demonio o una traidora a la humanidad.]

[……]

La mente de Hube se quedó en blanco por un momento. Mientras estaba allí aturdido, el espía continuó su explicación con una expresión que decía que aún no estaba seguro de si lo creía.

[Hubo un momento en que el hechizo Ilusión se disipó. Debe haberse relajado cuando estaban solos.]

Cuando lo hizo, su brillante cabello plateado había permanecido igual, pero el color de su piel se hizo más profundo y sus orejas más largas. Se parecía perfectamente a un legendario elfo oscuro, la forma caída de un hada del bosque.

[También están conspirando para pedirle al Rey Demonio que prepare más oro para tratar de ‘obtener el favor de Su Majestad de nuevo’, lo que nos lleva a creer que no estamos equivocados.]

[Ha… ha! Ha-ha-ha!]

Finalmente, al comprender el informe del espía, Hube fue incapaz de controlar su risa.

[Pensé que era un hereje impío, que intentaba alejar a la héroe de la Diosa, pero pensar que es un agente del Dios Maligno!]

Se odiaba a sí mismo por ser demasiado tonto para no notarlo antes. Al mismo tiempo, agradeció a la Diosa desde el fondo de su corazón por haberle dado una razón para eliminar al chico.

Había una verdad más que lo deleitó.

[También debe ser el mismo comerciante que me deshonró delante del rey. Qué maravilloso error de cálculo de su parte.] — se rio.

El comerciante era la única figura que podía hablar de ganar el apoyo del rey con oro. Pensando en ello ahora, se dio cuenta de que aunque la cara del mercader había sido escondida con grotescas cicatrices de quemaduras, su altura y constitución eran las mismas que las del chico.

[Ah. Todo esto tiene sentido. Por eso tuve una sensación de dejá vu cuando vi a la sirvienta.]

Su compañera de cabello plateado y la sirvienta de cabello azul en el salón de audiencias eran seguramente la misma persona. Bajo un hechizo, su apariencia exterior cambió.

[Si la hubiera forzado a eliminar el hechizo Ilusión en ese mismo momento, las cosas habrían terminado mucho más rápido. Parece que todavía me falta diligencia.]

Inmediatamente se dio cuenta de que la sirvienta estaba ocultando su apariencia con magia. Pero no la obligó a revelarse, porque se estaba recuperando de la vergüenza de perder contra el mercader, una espina afilada que le atravesó el corazón. Esta era la estrategia si todo esto era parte de su gran plan, revelando sus marcas de quemaduras para lograr este resultado.

Pero su pequeño secreto había salido a la luz.

[Justo lo que pensaba. La Diosa nunca haría la vista gorda ante el mal.] — dijo Hube. Él renovó su fe en la Diosa mientras planeaba exterminar el mal.

[Obispo, ¿Debo informar inmediatamente al rey y pedir a las tropas que se preparen?] — preguntó el espía.

Los agentes del Rey Demonio que se infiltraban en la ciudad eran un problema grave. Deben movilizar a todo su ejército, rodearlos y asegurarse de matar a los agentes en cuestión.

Hube agitó lentamente la cabeza ante la sugerencia del espía.

[No, eso no será necesario. ¿No hay alguien más adecuado para eliminar a estos viles demonios?]

[Esa sería…] — empezó el espía, que se calló cuando se dio cuenta de a quién se refería Hube.

[¿Sería tan amable de traerme a esa persona?] — ordenó Hube, sonriendo mientras le daba una palmadita en el hombro al espía.

La luz que se asentó en sus ojos no era la de un obispo ejecutando la voluntad de la Diosa. Fueron las llamas de la oscura envidia de alguien que deseaba una chica mucho más joven que él, la verdadera y patética forma de un hombre de mediana edad.

[Ah, esos panqueques estaban muy sabrosos!]

Por la tarde, después de que terminaron de rezar en la iglesia, Arian y Shinichi fueron de compras por la ciudad antes de que él le regalara productos caseros. Arian se acostó en su cama en la posada, dejando que sus mejillas se ensancharan formando una sonrisa.

[A Shinichi realmente no le importa, ¿Huh?]

La noche en que se reveló como mitad dragón, se había preparado para lo peor, pero la actitud de Shinichi hacia ella no había cambiado en absoluto. De hecho, parecía que la distancia entre ellos se había acortado.

[Y hoy, se sintió como si estuviéramos en una cita…] — dijo Arian con sus mejillas enrojecidas aunque ella fue la que lo dijo.

Se había sentido sola cuando corrió de pueblo en pueblo con su madre y más tarde se convirtió en una cazadora de monstruos. Nunca había tenido un amigo varón de su edad, y mucho menos un novio, lo que la tenía aún más emocionada y tímida.

[Oh, una cita… Si nos convertimos en novio y novia, me pregunto si nos besaremos y eso.] — especuló Arian.

Mientras fantaseaba, recordó los acontecimientos de la otra noche en el fondo de su mente. Ella lamentaba tristemente sus temores, y él le sonreía irónicamente, como para sugerir que no tenía más remedio que consolarla. Cualquier persona normal habría estado asqueada, pero el tranquilamente le puso la lengua encima—

[Aahhh! No, algo andaba mal conmigo esa noche!]

Arian se volvió de color rojo brillante al recordarlo, revolcándose en la cama y tratando de inventar una excusa para nadie en particular.

[En serio, por qué fui a decir algo tan vergonzoso…?]

Llegaría un momento en el futuro en el que se congelaría de vergüenza cuando descubriera que los dragones machos y hembras se enredan y se lamen el cuello durante el cortejo.

Ahora mismo, sólo había una razón por la que estaba nerviosa.

[Creo que me gusta…]

Se divirtió mucho hablando con Shinichi. Cuando de repente se acercó demasiado, su corazón empezó a latir con fuerza. Cuando lo vio hablando con Celes o con otras chicas de la ciudad, sintió que alguien le apretaba el corazón, una reacción tan dolorosa que quería llorar.

No tenía suficiente experiencia para saber si esto era amor.

[Me pregunto qué sentirá Shinichi por mí.]

Siempre fue amable con ella, así que ella no pensó que le desagradaba. Pero sentía que él no estaba siendo completamente honesto, aunque ella no podía decirlo con seguridad. Se sentía como si siempre estuviera en guardia o usando una máscara.

Excepto las burlas ocasionales, él le sonreía. Pero cuando hablaba con Celes, se enfadaba o fruncía las cejas de disgusto. Mostró un montón de emociones diferentes, pero al final, parecía feliz y—

[—Ugh, no! Soy una héroe de la Diosa! No debería estar pensando en esas cosas.] — gritó Arian frenéticamente para apagar las oscuras llamas tratando de apoderarse de su corazón.

Y luego recordó algo.

Afligida por una enfermedad, su madre solía decir siempre: [Arian, no importa cuánto dolor tengas o cuánto te duela, nunca debes guardar rencor.]

Hubo momentos en que tuvo mala suerte, cuando alguien vio las escamas en su cuello y la llamó monstruo o le tiró piedras.

Pero estaba mal enfadarse. Estaba mal odiarlos. Tenía fuerza, el poder de un dragón. Incluso si hubiera seguido sus instintos y matado a alguien, nadie habría podido castigarla.

Esta fue la razón por la que necesitaba tener un autocontrol más duro que el acero.

Su madre siempre le había asegurado. ‘Eres humana. Eres un poco más fuerte que otras personas, pero eres humana.’

Sí, era humana, así que no debería matar a otros humanos. No podía convertirse en una de las bestias que amenazaban a los humanos: los monstruos, los demonios o incluso los dragones.

[Sí, lo sé, mamá.] — dijo Arian, recordando las palabras de su madre y tranquilizando su corazón.

Ella había vivido por esas palabras: no odiando a nadie, sonriendo a través del dolor, y siempre luchando por los demás. Fue este estilo de vida el que le permitió convertirse en una héroe de la gloriosa Diosa, hacerse amiga de la gente de esta ciudad y encontrar a Shinichi, alguien que la entendió y la aceptó. Sería ridículo que una mitad dragón esperara siempre más felicidad.

[Bueno, se me permite que me guste alguien, ¿Verdad?] — murmuró Arian, como si estuviera buscando perdón.

Como para responder a sus plegarias, llamaron a la puerta.

[¿Ah!? U-Un minuto!]

Arian saltó de la cama, se acarició las mejillas sonrojadas y trató de mostrar un comportamiento tranquilo mientras abría la puerta. Pero no esperaba que no fuera el chico de cabello negro, sino un sacerdote vestido con una túnica blanca.

[Siento mucho molestarle a altas horas de la noche, pero el Obispo Hube solicita su presencia.]

[¿El obispo?] — preguntó Arian, ladeando el cuello en respuesta a esta inesperada demanda.

Dicho esto, no hay manera de que ella pudiera rechazar una petición de la persona que le salvó la vida y la convirtió en una héroe. Arian se recompuso y colocó su nueva espada favorita, que encontró junto a Shinichi, en su cadera. Se dirigió hacia la catedral con el sacerdote.

El interior de la catedral estaba tenuemente iluminado, y los dos caminaban por el pasillo, espeluznantemente bordeado de cadáveres, antes de entrar en la sala de oración del fondo. Frente a la gigantesca estatua de la Diosa, el Obispo Hube se puso de pie en oración contemplativa. Se volvió sonriendo hacia ellos cuando escuchó sus pasos.

[—Gh!]

Un escalofrío recorrió repentinamente la columna vertebral de Arian cuando vio su expresión tranquila. De alguna manera era completamente diferente de lo habitual. Hube caminó lentamente hasta Arian y dijo las siguientes palabras.

[Héroe Arian, como obispo de nuestra Diosa de la Luz Elazonia, te ordeno que elimines a los herejes, Shinichi y su ayudante, de este mundo.]

Matar al chico que amaba con sus propias manos.

[Asegúrate de destruir completamente su cuerpo para que no pueda volver a entrar en este mundo.]

[Espera un minuto.] — le gritó Arian desconcertada, al Obispo Hube, quien sonrió y habló como si estuviera sujetando a un niño por correr y tropezar. Su compostura se oponía a su orden. [¿Por qué me dijiste que lo matara?]

[Ya dije por qué. Es un hereje y un agente de los demonios.]

[Debe haber algún error! No hay forma de que Shinichi trabaje para los demonios!]

[Entiendo por qué no quieras creerlo, pero es simplemente la verdad.] — dijo Hube mientras miraba al sacerdote que la había traído.

[Seguro que has notado que la sirvienta del chico oculta su apariencia usando magia.]

[Estoy segura de que tiene algo que le gustaría guardarse para sí misma…] — dijo Arian. Ella misma tenía escamas secretas en el cuello, así que no presiono más el asunto. Pero—

[La verdadera forma de la sirvienta es un demonio malvado, una elfo oscuro.]

[No, estás mintiendo…]

[Sólo digo la verdad. ¿Realmente crees que engañaría a una héroe, una devota seguidora de nuestra Diosa, como tú?] — preguntó Hube. Escupió la última frase, una mentira obvia, aplaudiendo sobre los pequeños hombros de Arian.

[Pero yo…] — comenzó Arian, tratando desesperadamente de resistir, pero el obispo se inclinó y le susurró al oído.

[No querrás que alguien sepa quién eres realmente, ¿Verdad?]

[—Gh!]

Arian retrocedió en shock, pero Hube miró fijamente la bufanda ocultando su cuello, como para decirle que no podía escapar.

[¿C-Cómo, obispo, le hizo—?!]

La única persona en este país que debería haber sabido que era mitad dragón era Shinichi.

[Nuestra Diosa lo ve todo.] — fue todo lo que dijo Hube, evocando una falsa sonrisa a Arian, quien se puso nerviosa y se estremeció por la sorpresa.

Se le ocurrió que el obispo podría haber sucumbido a la lujuria y usado la clarividencia para vigilar a mujeres y niños en privado.

[Toda la gente de este país confía en ti. Sabes que no puedes defraudarlos, ¿Verdad?]

Esto incluyó al amable dueño de la taberna y la posada que la trató como si fuera una clienta normal, como si fuera su propia hija. Había guardias en las puertas que la saludaban todas las mañanas cuando iba a entrenar. Estaban las señoras, los niños, los ancianos, que sonreían cuando la veían y le daban las gracias por darles otro día de paz.

Ella sería odiada por todos ellos si fuera expuesta como una mitad dragón manchada, una criatura más odiada y temida que los demonios.

[Y-YO…]

Arian tembló, tenía la cara pálida por el miedo, y Hube volvió a golpear suavemente sus hombros.

[Te encargarás de ello, ¿Verdad? ¿Arian?]

Ahora que era una héroe, finalmente había encontrado un santuario, un lugar seguro y acogedor a su alcance. Si eso significaba protegerlo, sólo había una respuesta que podía dar.

Arian regresó a la posada, y amaneció antes de que pudiera descansar sus ojos.

Shinichi la saludó con su habitual sonrisa cuando bajó las escaleras de la taberna con una expresión horrible en su cara.

[Pareces cansada. Deberías comer algo y descansar.] — dijo, ofreciéndole unos dulces.

En circunstancias normales, ella se los habría metido a la boca y habría charlado con él hasta que el dueño hubiera terminado de prepararles el desayuno. Pero esos días ya habían pasado.

[Shinichi, vamos a derrotar al Rey Demonio.]

[… Seguro.]

Malinterpretó su expresión y asumió que provenía de los nervios y de su firme resolución. Asintió con una expresión seria y se dirigió a su habitación para prepararse para el viaje en silencio.

El dueño miró con ojos preocupados mientras los tres salían de la taberna.

[……]

Shinichi y Celes estaban inusualmente tranquilos en su caminata hacia el noroeste del valle Dog, quizás por respeto a Arian. Se aferró a esa esperanza mientras miraba al cielo despejado, contrariamente a su conciencia interior nublada, y seguía poniendo un pie delante del otro.

[Supongo que hoy descansaremos aquí.] — sugirió Shinichi mientras el cielo se tornaba de un rojo intenso y los tres se detuvieron en una estrecha senda forestal.

Arian lo vio dejar su mochila y empezar a preparar la comida antes de hacer la pregunta que ella había estado evitando hasta ahora.

[Shinichi, es mentira que estés trabajando para los demonios, ¿Verdad?]

‘¿De qué estás hablando? Se te va a enfriar la comida si no te das prisa.’

Esto es lo que ella quería que dijera con una sonrisa como siempre lo hacía, que se riera como siempre lo hacía.

Pero nunca lo había visto tan serio. Su expresión traicionó cualquier esperanza que persistiera.

[Celes.] — dijo.

[Entendido.]

Cuando oyó su nombre, Celes rompió el hechizo que escondía su figura. Su falda larga y lisa, su traje de sirvienta, la figura que tanto envidiaba Arian, sus rasgos faciales y su cabello plateado no cambiaron. Pero su piel se oscureció, y sus orejas se alargaron, terminando en una punta afilada.

[Una elfo oscuro…]

Era un demonio, enemigo de la diosa, pariente del Dios maligno, una de las bestias que había matado a tres mil soldados del Reino Boar.

Ella lo sabía y trató de prepararse, pero Arian estaba congelada por el shock. Shinichi la miró con ojos serios y confesó.

[Como puedes ver, Celes es una demonio y una leal sirviente del Rey Demonio Azul. Y yo soy humano, pero sirvo al Rey Demonio como su consejero.]

Mientras hablaba, sacó una espeluznante máscara sonriente del bolsillo en su pecho y se cubrió la cara, como para ocultar su expresión con ella.

[¿Por qué? ¿Por qué harías esto?] — Arian dejo salir un grito desgarrador mientras lo regañaba. Shinichi se quitó la máscara y la tiró a un lado, contándoselo todo.

[Vengo de un mundo diferente, un mundo llamado Tierra.]

[¿Tierra…?]

[Y el Rey Demonio me convocó para derrotar a los héroes que seguían reviviendo para atacarlo.]

[¿Qué estás diciendo!?]

[No tienes que creerme, pero soy yo quien obligó a Ruzal y a sus compañeros a rendirse y marcharse.]

[¿Qué…?]

Ella no quería creerlo.

Ella no quería creer que él trabajaba para los demonios o que él repeliera a los otros héroes. Ella no quería creer que todo lo que él hacía era enterrarlos a todos en lo profundo de la tierra. Convertirse en su amiga, echarle una mano, decirle y actuar como si a él no le importara que ella fuera una mitad dragón, caminar por las calles, hacer panqueques para ella — todos esos buenos recuerdos la relegarían al olvido. Eran todas mentiras. Ella no quería creerlo.

[Mentiroso! Por favor, dime que estás mintiendo—] — le suplicó una sollozante Arian, mientras desenvainaba su espada y la apuntó a Shinichi.

Celes inmediatamente se dirigió hacia ellos cuando vio esto, pero Shinichi la detuvo con el movimiento de su mano.

[Tú decides lo que crees.] — dijo.

[¿Qué…?]

[No existe tal cosa como una verdad absoluta. Hay verdades ilimitadas a ‘cosas en las que quieres creer’.]

Shinichi llevaba una expresión seria que no contradecía ninguna emoción. Esperó la respuesta de Arian.

¿Crees que todas las enseñanzas de la Diosa son completamente verdaderas y que los demonios son un enemigo que debe ser destruido? ¿O trabajarás con ellos y harás algunos amigos interesantes, aunque sean tontos y provengan de una cultura diferente a la tuya?

[¿Qué demonios? No trates de engañarme con cosas tan ridículas.] — gritó Arian furiosa, pero la afirmación de Shinichi no cambió.

[Me trajeron de un mundo diferente. Me convertí en el consejero del Rey Demonio, y derroté a los héroes que eran hostiles a los demonios. Eso es todo. El resto depende de ti. Tú decides lo que pasa después.]

[Eso es muy cobarde!]

Ella hubiera preferido que él le rogara patéticamente por su vida. Entonces ella se habría desilusionado, y podría cortarlo sin dudar. O ella hubiera preferido que él hubiera sido amable y le hubiera dicho que todo era un malentendido y que siguiera engañándola. Entonces ella podría haberlo olvidado todo y haberse arrojado a sus brazos.

Pero le dijo la verdad y dejó que Arian tomara la decisión final. Para matarlo o para—

[Eres un cobarde! Un mentiroso! Enfermo!]

[No pensé que también empezarías a decir eso.] — dijo Shinichi. Por primera vez, su seria expresión se desmorono con una pequeña sonrisa.

Era la misma sonrisa que siempre le había dirigido a ella. Era un poco problemático pero amable.

[Ah, HYAAAAAAaaaa—!]

Las emociones de Arian estallaron dentro de ella mientras blandía su espada, lanzándose hacia Shinichi, que seguía sonriendo, sin intentar esquivarla, y—

 

Era pasada la medianoche. No pasaría mucho tiempo hasta que el sol volviera a aparecer. Arian caminó por el pasillo oscuro de la catedral con la cabeza inclinada y los pies tan pesados como el plomo. La espada mágica había desaparecido de su costado, y estaba salpicada de barro. Caminando como un espectro, se movió inestablemente. Se dirigió al fondo de la catedral y abrió la puerta de la sala de oración.

El Obispo Hube se paró frente a la estatua de la Diosa en la cámara no iluminada, como si supiera que ella estaba a punto de regresar.

[Bienvenida de regreso, Arian. ¿Estoy seguro de asumir que el hereje ha sido eliminado?]

[… Sí.]

Hube sonrió amablemente y se acercó a Arian. Asintió, como si estuviera a punto de desmoronarse en pedazos. La agarró de los hombros y soltó una voz que podría haber salido de las entrañas del infierno.

[Los héroes de la Diosa no deben mentir.]

[—gh!]

Arian levantó la cabeza como si hubiera sido tirada por una cuerda invisible, y al mismo tiempo, cadenas se extendían desde el suelo y envolvían su cuerpo.

[Gah—!]

[Qué desafortunado. Todo esto es muy desafortunado, Arian.]

Siguiendo la voz de Hube, más de treinta sacerdotes salieron de entre las sombras, concentrándose en las cadenas mágicas, mientras estrechaban lentamente su círculo a su alrededor.

[Ya me han informado que dejaste escapar a los herejes.] — dijo Hube. Detrás de él apareció el sacerdote de mediana edad que había hablado con ella en la posada.

Lo habían enviado a seguirla en secreto y asegurarse de que ella cumpliera las órdenes del obispo de atraer a Shinichi y Celes fuera de la ciudad y matarlos a ambos.

[¿Por qué dejaste ir a los herejes?] — preguntó Hube. Su expresión era de alguna manera amable y espantosa al mismo tiempo. Su mirada le dijo que no aceptaría ninguna excusa. Una sola lágrima salió del ojo de Arian.

[No pude cumplir tus órdenes de matar a Shinichi!]

Con el corazón roto por su traición, ella había apuntado con su espada a Shinichi, pero al final, ella había vacilado. La espada había caído de sus manos, dejándolo ileso. Sí, le había ocultado que estaba trabajando para los demonios, y sí, todo había sido parte de un plan para derrotar a los héroes. Pero estaba diciendo la verdad cuando dijo que se habían hecho amigos, que ella ya no estaba sola y que a él no le importaba que fuera mitad dragón. Cuando ella lo escuchó y miró su sonrisa irónica que aceptaba su inevitable muerte, decidió creerle.

Pero ese fue sólo un patético intento de eludir la verdad.

[A-Amo a Shinichi.]

A ella le gustaba. Ella había sido arrastrada por el amor. Por eso ella le creyó, perdonó todo, pasó por alto todo, y huyó sin hacer más preguntas.

La sirvienta estaba molesta porque era una chica tonta que se dejaba llevar por un chico tan despreciable como él.

[Lo amo, lo amo…!] — repitió Arian. Mientras repetía esta frase final, sus sentimientos no correspondidos apuñalaban su corazón una y otra vez. No habían podido llegar a él. Grandes lágrimas rodaban por sus mejillas.

Viendo las trágicas lágrimas de la chica, el Obispo Hube—

[Sucia traidora!] — gritó, pareciendo un monstruo, mientras abofeteaba la mejilla de Arian con la palma de su mano.

[—gh!]

[Traidora! Apóstata! Ser profanada por un agente de los demonios! Vil traidora!] — gritó mientras le golpeaba la cara una y otra vez. Ella no se resistió, atrapada más por su culpa que por las cadenas mágicas.

Los sacerdotes de los alrededores se quedaron helados al ver su frenético colapso. Se quedaron ahí parados. Ninguno de ellos se adelantó para detenerlo.

[¿Sabes? ¿Cuan? ¿Mucho? ¿Te he dado?]

Él fue quien la convenció de que se convirtiera en una héroe, aunque ella dudó al principio. Le dio todas las misiones posibles para derrotar a los monstruos para que su nombre fuera bien conocido en todo el reino. Había escondido el hecho de que ella era una mitad dragón sucia encerrado en su corazón.

[Todo! Todo lo que tienes es gracias a mí!]

Hube atacó violentamente a Arian por su traición, desechando el hecho de que todo lo que había hecho había sido para su propio beneficio, su avance dentro de la iglesia. Pero no era tanto por elegir no matar a alguien que trabajaba para los demonios. Fue la traición de darle su corazón a alguien más que a él.

[Huff, huff…]

Hube finalmente bajó su brazo después de golpearla docenas de veces. Los huesos de su mano le dolían como si se hubieran fracturado.

La mejilla de Arian estaba hinchada y de color rojo brillante, pero rápidamente volvió a la normalidad. Como mitad dragón, su inmenso poder mágico le dio un cuerpo robusto y una regeneración más rápida que un humano promedio. Significaba que ni siquiera el obispo, que se especializaba en hechizos de curación, tenía la posibilidad de herirla.

Además, era una héroe, una figura capaz de resucitar. Matarse el uno al otro era imposible entre dos héroes.

Pero la iglesia de la Diosa tenía algunas precauciones. Después de todo, habían confiado en los héroes durante cientos de años y habían aprendido algunas cosas en el camino.

[Es increíblemente desafortunado que tenga que destruir a una héroe excelente como tú.] — dijo Hube. De alguna manera se las arregló para que su voz volviera a la normalidad, mientras tomaba aliento y envolvía sus manos alrededor del delgado cuello y la bufanda de Arian.

[—gh!]

[Prepárate. Los torturadores de la Santa Sede son realmente brutales.]

Había una forma de dejar a una héroe sin poder. Coincidentemente, el Consejero Sucio del Rey Demonio también lo había pensado pero nunca lo había implementado. Este método fue producto de una mente oscura y loca.

[Colocarán insectos carnívoros en cada orificio. Llegarás a conocer el miedo y el dolor de ser comido vivo de adentro hacia afuera. El hechizo del Bloqueo de Dolor no te ayudará. Después de comerse un tercio de tu cerebro, serás incapaz de mantener el hechizo, y en ese momento, todos tus sentidos volverán y te abrumarán.]

[Hyagh—!]

Fueron los sacerdotes ordinarios quienes soltaron el grito y comenzaron a temblar después de escuchar sus palabras, pero la expresión de Arian no cambió.

Sus lágrimas de arrepentimiento corrían por sus mejillas.

[Lo siento…]

Habló con la Diosa, que la había convertido en una héroe y confiado en ella para que protegiera a la gente, y con el obispo, que fue la razón por la que se convirtió en una.

Y habló con su madre muerta, que se negó a abandonar a esta mitad dragón y se pasó la vida criándola.

[Es demasiado tarde para disculparse!]

Hube la admiraba por su dignidad, por no arrastrarse y rogar por su vida, aunque tenía miedo. Su atracción por ella se mantuvo, por lo que levantó la mano para golpearla de nuevo.

Pero el golpe no llegó a su cara.

[Ya basta de violencia doméstica, obispo.]

Hube no entendía esta frase, pero podía ver que se estaba burlando de él basándose en el tono malicioso de la voz.

El orador acababa de abrir de una patada las puertas de la sala de oración, apareciendo ante ellos con una sonrisa excepcionalmente siniestra. Le había encantado mirar cada momento mientras caían su trampa.

[¿Shinichi!? Arian se retorció al ver su cara, y el hereje de cabello negro respondió levantando su pulgar.

[Lo siento, llegamos tarde. Estábamos un poco ocupados cargando algunos cadáveres.] — dijo con indiferencia.

[Yo cargue la mayor parte.] — aclaró Celes, pareciendo algo cansada cuando apareció detrás de él.

[¿Qué haces aquí!?] — gritó Hube. Su sonrisa se desmoronó, y vaciló.

Viendo esto, Shinichi no pudo contener su risa.

[Hey, ¿Realmente pensaste que no notaríamos que Arian había sido seguida?]

[Yo fui quien lo noto.] — dijo Celes.

[Por cierto, derrotamos a todos los que enviaste para acabar con nosotros. Están atados, desnudos, frente a las puertas de la ciudad.]

[Yo también fui la que hizo eso.] — agregó rápidamente.

Celes estaba bastante agotada: Ella lanzó un hechizo ‘Vuelo’ para ir tras Arian, que corría más rápido que un tren bala, y puso un número de hechizos de respaldo en su lugar. Shinichi, por otro lado, parecía lleno de energía, disfrutaba su triunfo mientras explicaba felizmente su plan.

[Es increíble que te hayas movido a tu lugar exactamente como yo esperaba. Ni siquiera te diste cuenta de que revelé mi verdadera forma a propósito, Ha-ha-ha!]

[¿Quieres decir que todo esto era parte de tu plan?] — gritó Hube, negándose a creerle. Para su sorpresa, Shinichi asintió.

[Imposible. No puedes llamar a esto una estrategia. Es más, como una apuesta a medias, al azar.]

Eso es exactamente lo que era: una apuesta en manos del destino. No tenía control sobre su éxito o fracaso. Este plan no dependía del éxito de Shinichi. Dependía del fracaso de Hube.

[Quería atraer a Arian hacia el bando de los demonios, pero había un gran obstáculo… Ese obstáculo era usted, Obispo Hube.] — dijo Shinichi.

[¿Yo?]

[Sí, eres la persona con la que se sentía en deuda por hacer de ella una héroe y la persona a la que respetaba como a un padre, en lugar de a su madre muerta.]

[……]

Hube se quedó en silencio. No podía expresar su verdadero placer y alegría. La malvada sonrisa de Shinichi se amplió.

[Y tú eres el que lo arruinó todo.] — dijo Shinichi.

Hube había quedado atrapado por sus amargos celos hacia Shinichi y su deseo de tener a Arian completa para sí mismo.

[Tuviste muchas oportunidades para evitar que esto ocurriera.]

Pudo haber ido a matar a Shinichi él mismo o enviar a los militares del reino cuando supo que Shinichi trabajaba para los demonios. En vez de eso, tomó la retorcida decisión de que Arian lo hiciera con sus propias manos. Alternativamente, él pudo haber confiado en Arian cuando ella aceptó sus órdenes de eliminarlos y no seguirla. Pudo haber mostrado compasión hacia su corazón roto y perdonarla por dejar ir a un enemigo. Si hubiera mostrado algo de fe e indulgencia, esto nunca habría pasado.

[En pocas palabras, tu desviación dio la bienvenida a este resultado.] — resumió Shinichi.

[Agh—!]

Felizmente ignorando sus propios defectos, Shinichi sonrió con su sonrisa más impía y miró al Hube sin habla.

[¿Cómo te sientes ahora mismo? ¿Cómo te sientes ahora que te has dado cuenta de que tu deseo por una chica más joven y tus celos han destruido todo lo que tienes?]

[Bastardo—!] — gritó Hube. Estaba tan furioso que ni siquiera se dio cuenta de que los sacerdotes que lo rodeaban ahora conocían su deseo secreto por Arian.

Pero fue capaz de reducir su rabia y controlar sus emociones, como había aprendido a hacer en el transcurso de muchos años. Recuperó un poco de compostura.

[Ha… el hereje fugitivo acaba de entrar en la guarida del león! Esto es también lo que la Diosa quiere.] — dijo Hube.

Esta era su oportunidad.

Aunque la sirvienta tenía una increíble capacidad para la magia, suficiente para defenderse de sus asesinos, probablemente estaba tan exhausta que solo podría usar uno o dos hechizos más. Ese detestable hereje sabía algo de magia, pero estaría luchando solo. Comparado con eso, el equipo de Hube estaba ocupado manteniendo a Arian atada, pero todavía había más de treinta de ellos. Incluso un niño podía ver qué lado tenía la ventaja.

[Todos, terminaremos el castigo de la traidora más tarde. Ahora mismo, debemos eliminar al hereje.] — ordenó Hube, levantando su mano hacia Shinichi.

Podría especializarse en hechizos de curación y resurrección, pero conocía suficientes hechizos de ataque como para matar a alguien. Después de todo, había llevado a sus inferiores a derrotar a los monstruos mientras se abría camino hacia el puesto de obispo.

Las amenazas parecían tener tan poco efecto en Shinichi como el agua en la espalda de un pato. Miró a la chica atada.

[Arian, no tuve la oportunidad de decirte esto antes. Trabajo para los demonios, pero no tengo deseos de lastimar a la gente. Además, quiero pedirles que pongan fin a esta lucha inútil entre los humanos y los demonios.] — dijo Shinichi.

[… ¿Qué?]

[Hacer lazos con los demonios es un acto pecaminoso en sí mismo.] — interrumpió Hube, pero Shinichi no le prestó atención.

[Arian, como puedes ver, soy un imbécil sucio y lujurioso, y jugué con tus emociones. Pero, aun así, creo que sería bueno trabajar por un lugar que sea divertido, donde no importa si eres humano o demonio, si tienes escamas, si crees en la Diosa o no, donde no te persigan o te maten por cosas tan estúpidas.]

No dijo que quería que todo el mundo fuera justo y pacífico. No era tan santo. Pero era cierto que quería que los que lo rodeaban sean felices, aunque eso sólo se extendiera a las personas más cercanas a él.

[Sí, eso es lo que quiero hacer. Quiero crear un país divertido.]

Sus propias palabras finalmente le hicieron darse cuenta de esto. Había seguido la corriente, avanzando sin pensar mucho en ello. Había sido convocado por el Rey Demonio, había seguido sus órdenes de derrotar a los héroes eternos, se había librado de una amenaza contra sus amigos, se había infiltrado en el Reino Boar, y ahora estaba aquí, presenciando la captura de Arian. Pero finalmente pudo ver una meta al final del camino que había estado recorriendo. Le daba mucha importancia a su propia felicidad, por lo que quería crear un lugar donde la gente a su alrededor pudiera divertirse y reír.

Esta era la razón por la que Shinichi Sotoyama estaba en este mundo.

[¿Confiarás en mí? ¿Pondrás tu vida en mis manos?] — preguntó Shinichi, riendo y extendiendo una mano hacia Arian, quien miró hacia atrás con asombro.

Este era el chico que la había engañado con palabras amables y le dijo la verdad cuando ya no pudo hacerlo más. Ahora venía a salvarla.

Si él le prometía seguir mirándola con esta sonrisa, ella ya tenía su respuesta.

[Sí, te doy mi vida, mi corazón, mi todo.] — dijo ella, extendiendo su mano atada hasta donde pudo, pidiéndole que se la llevara con él.

Mirando las cálidas lágrimas y la dulce sonrisa en la cara de Arian, Celes sólo tenía un pensamiento: ‘…Oh Dios. Realmente es una tonta.’ Pero estaba demasiado amargada para decir que se adaptaban el uno al otro.

[Estoy cansado de escuchar toda esta charla. Ahora, largo!] —dijo Hube. Su ira era visible cuando empezó a recitar un conjuro, pero era demasiado lento.

Había perdido en el momento en que se paró en el centro de la catedral.

[Fuego!] — gritó Shinichi, más rápido que Hube, que fue incapaz de liberar su hechizo de ataque. Shinichi bajó su pulgar derecho como para presionar un interruptor.

En ese momento, las decenas de gruesos pilares que sostenían la catedral rugieron y explotaron desde el interior.

[¿Qué pasa?] — gritó Hube, pero no había forma de que él o los sacerdotes lo supieran.

Todos los días, Shinichi venía a la catedral y fingía rezar. Había cambiado poco a poco el material de los pilares a nitroglicerina — el ingrediente básico de la dinamita — usando su hechizo de Conversión de Elementos, saturando los pilares para que explotaran ante la llama más pequeña.

[Ha ha ha, apuesto a que siempre quisiste morir en la catedral de la Diosa!]

[Vámonos.] — dijo Celes, agarrando a Shinichi por el cuello mientras se regodeaba y usando la magia que le quedaba para lanzar un hechizo de vuelo. Con una mirada hacia atrás a los sacerdotes atrapados, salieron volando de la iglesia que se estaba derrumbando.

[Hereje!] — gritó Hube. Sus últimos momentos estuvieron llenos de odio cuando la gigantesca estatua de la Diosa se derrumbó, aplastándolo.

Bajo la cálida luz del amanecer, el suelo retumbó, tembló y resonó mientras la catedral de la Diosa implosionaba lentamente. Los sorprendidos residentes se despertaron de su sueño, mientras que Shinichi, que había escapado ileso gracias a Celes, miraba tranquilamente la magnífica escena.

[Dios! Es realmente divertido destruir algo en lo que la gente se esfuerza tanto!] — dijo.

[Esa es la afirmación más enfermiza y retorcida de toda la historia.] — respondió Celes, sin olvidar insultarlo mientras ella caía al suelo, exhausta.

Detrás de ellos, había una pila montañosa de cadáveres de soldados. No hace falta decir que Shinichi y Celes no los habían matado. Eran los soldados cuyos corazones habían sido apuñalados por el Rey Demonio. Celes y Shinichi los habían sacado de la catedral para que no fueran aplastados. Los soldados simplemente habían estado haciendo su trabajo cuando atacaron a los demonios, y los dos no tenían rencor personal contra ellos. No podían soportar robarles a estos soldados su oportunidad de resucitar. En cuanto a los treinta sacerdotes que habían sido enterrados en la catedral… Bueno, esperemos que todos tuvieran la protección de la Diosa o algo así.

[Muy bien, salgamos de aquí antes de que aparezcan demasiados espectadores.] — dijo Shinichi. Los escombros y restos empezaron a asentarse, y sabiendo que aún era peligroso, se adentró cautelosamente en los restos desmoronados de la catedral.

[Heeey! Arian, ¿Estás bien?]

En respuesta a su llamado, un muro derrumbado se levantó de entre los escombros. De entre los escombros, salió la pelirroja cubierta de polvo.

[Pah… Shinichi, ¿No crees que esto fue un poco extremo?]

[Por eso te pedí que pusieras tu vida en mis manos.]

Haciendo pucheros, Arian se acercó sin haber sufrido lesiones graves. Shinichi había destruido la catedral basándose en su creencia de que ella podría escapar cuando los sacerdotes soltaran sus cadenas mágicas para salvarse.

[Muy bien, vamos.] — dijo Shinichi.

Ya había dado la espalda a los humanos. Estaba regresando al mundo demoniaco.

Un día, iba a construir un país donde todos —humanos, demonios y mitad dragones— pudieran vivir juntos felizmente.

Shinichi le sonrió a Arian y extendió una mano.

[Fuerza!]

Fue arrojado hacia atrás por una explosión de energía invisible.

[Gah—!]

[¿Shinichi!?] — gritó Arian, corriendo hacia él mientras tosía sangre.

Como para bloquearla, un hombre se arrastró entre los escombros.

[H-Huff… Hereje, ¿Realmente pensaste que podrías escapar tan fácilmente…?] — preguntó Hube. Sus ojos estaban enrojecidos, y los miró con una enloquecida sonrisa en su pálida cara.

No había ni una sola herida en su cuerpo.

[Tch, oh sí, él también es un héroe…] — comentó Shinichi, ahogándose en su sangre y chasqueando su lengua molesto por su propio descuido.

Hube había sido aplastado y asesinado por la estatua de la Diosa, pero había resucitado inmediatamente a través de su poder. Estaba agotado, así que escondió su cuerpo entre los escombros para recuperarse y esperó la oportunidad de contraatacar.

[Muere, bastardo hereje!] — gritó Hube, completamente consumido por el odio mientras daba el golpe final.

Sin embargo, esta invisible explosión de energía nunca golpeó al consejero del Rey Demonio. Más rápida que una flecha, Arian corrió alrededor de Hube y se lanzó frente a Shinichi como un escudo.

[¿Arian!?]

[Shinichi, ¿Estás bien?] — preguntó.

[Idiota! Yo debería ser el que te pregunte.] — dijo Shinichi, de pie haciendo uso de su fuerza de voluntad y limpiando una sola línea de sangre que salía de la boca de Arian con su dedo.

[Me salvaste la vida, pero las chicas no deberían hacer cosas tan imprudentes.] — dijo.

[Ha-ha-ha, es la primera vez que te enfadas conmigo.] — contestó Arian con una sonrisa.

[¿Por qué estás contenta? ¿Eres masoquista!?] — exclamó Shinichi, que finalmente la golpeó sin contenerse como antes sólo había hecho con Celes.

Arian se rio antes de volverse hacia el obispo. Estaba rígido debido al shock por hacerle daño, pero era demasiado tarde.

Inclinó profundamente la cabeza.

[Estoy muy agradecida de que me hayas hecho una héroe y siempre me hayas cuidado.] — dijo. Su sonrisa no contenía ningún resentimiento o enojo. Sólo mostraba gratitud y tristeza por separarse, como una novia podría transmitir hacia su padre el día de su boda.

[A-Arian…] — tartamudeó Hube, atravesado por la mirada clara y honesta de Arian. Era la razón por la que la había deseado tanto tiempo. Toda su furia y sus fuerzas se despojaron de su cuerpo, y cayó de rodillas entre los escombros.

[Adiós, obispo.] — dijo Arian, dándole la espalda y prestando su hombro a Shinichi mientras se alejaban.

[Por favor, espera! No te vayas… Ariaaaaan—!]

No importa lo fuerte que gritara, Arian nunca miraría atrás.

Shinichi, Arian y Celes caminaron sobre los escombros, pasando por los restos de la catedral. Celes sanó ligeramente sus heridas usando la pequeña cantidad de magia que había recuperado una vez que estaban lejos de los escombros. Se deslizaron silenciosamente entre la conmocionada multitud de personas que se reunían para ver las secuelas del derrumbe de la catedral, y abandonaron la ciudad.

[¿Está bien dejar todo así?] — preguntó Celes. Su capucha fue bajada para cubrir sus largas orejas mientras señalaba hacia la catedral que había detrás de ellos.

Le preocupaba que, si dejaban al obispo, él los persiguiera para vengarse, pero Shinichi se olvidó de sus preocupaciones con una sonrisa.

[No te preocupes por él. Por eso tenía el plan de respaldo, ¿Verdad?]

[Sí, pero ¿Será realmente eficaz?] — preguntó Celes. No es que dudara de Shinichi. Sólo que no estaba familiarizada con la cultura humana.

[Hey, ¿Qué hiciste?] — les pregunto Arian, hinchando sus mejillas con disgusto por ser la única que no conocía el plan. Shinichi contesto con su habitual sonrisa retorcida.

[Tenemos este maravilloso dicho de dónde vengo: ‘La pluma es más poderosa que la espada’.]

[¿Huh?]

[Ya verás. Pronto lo entenderás, ha-ha-ha.]

Arian sólo tuvo una reacción al ver la malvada sonrisa de Shinichi.

[Esa sonrisa malvada tuya… creo que es algo sexy.] — dijo.

No hacía falta decir que Celes suspiró con fuerza, pensando que este idiota era una causa perdida.