Hero Traitor V1 Epilogo

Modo nocturno

Epilogo

Hube salió arrastrándose de las ruinas de la catedral, apartando la mirada de los curiosos con su mano, y se apresuró a entrar en el castillo del rey.

[Al menos puedo atraparlo!] — gruñó.

Sabía que la chica que tanto quería nunca regresaría.

Pero por lo menos, no descansaría hasta que le hubiera infligido una muerte horrible a ese despreciable usurpador. Mientras abría la puerta de la sala de audiencias, el negro deseo de venganza era lo único que tenía en su corazón.

Aún era temprano para que los asuntos reales comenzaran por el día, pero todos se habían despertado con el sonido del derrumbe de la catedral. El Rey y todos los Lords que actuaban como sus ministros ya estaban presentes.

[Su Alteza, tenemos una crisis!] — dijo Hube.

[Hmm, una crisis ciertamente.] — contestó secamente el rey Tortoise IV, en contraste con el intento de Hube de resaltar la tragedia al máximo.

Su rostro no mostraba desconcierto ni miedo a pesar de la repentina destrucción de la catedral de la Diosa. Casi parecía que ya conocía toda la situación.

[¿Su Alteza…?] — comenzó Hube.

[Bien entonces, obispo.] — dijo el rey, señalando a un ministro que se dirigía a Hube. En la mano del ministro había una hoja de pergamino.

[¿Tienes alguna justificación para tus crímenes?] — preguntó el rey.

[… ¿Qué?] — Hube estaba de pie estúpidamente, completamente incapaz de entender de qué hablaba el rey. Miró el papel que tenía en sus manos. Quedo mudo cuando vio lo que estaba escrito en él.

‘Abuso sexual en la iglesia! El Obispo usa su posición de autoridad para el acoso sexual repetido a una héroe!’

Y debajo de ello, había una imagen extrañamente bien dibujada de él con un rostro lascivo, arrancándole la ropa a Arian, quien rechazaba sus insinuaciones.

Continuó diciendo que la Diosa destruyó la catedral como castigo divino por las malas acciones del obispo.

[¿Qué es esto?] — tartamudeó.

[Esperaba preguntar lo mismo.] — contestó el rey. Sus ojos tenían una mirada fría mientras contemplaba al obispo y su estado de intranquilidad.

Cuando el rey oyó los sonidos de la catedral derrumbarse, envió soldados a investigar, y todos regresaron con estos papeles. Estaban dispersos en los jardines del castillo y por toda la ciudad.

[Según estos documentos, usted, el obispo, violó a la héroe Arian, y la catedral fue destruida como resultado de sus pecados. Además, Arian huyó del Reino Boar, incapaz de soportar lo que le hiciste pasar.]

[Su Alteza, no puede creer tales afirmaciones absurdas!]

[Bueno, ¿Tienes otra explicación?]

[Esa… Arian nos traicionó!] — gritó Hube en respuesta al interrogatorio.

[El chico de cabello negro fingió ser su amigo, pero en realidad era un agente de los demonios! Él llevó a Arian por el mal camino para que nos traicionara, y atacó la catedral!]

Hube explicó que había intentado en vano luchar contra el chico. Hubo algunas mentiras y exageraciones mezcladas, pero en general, Hube dijo la verdad. Hablaba de una manera que mostraba lo mortificado que estaba.

Sin embargo, la fría mirada del rey y sus ministros mostró que Hube no logró despertar las mismas emociones en ellos.

[Qué historia tan interesante. ¿Qué pruebas tienes para demostrarlo?] — preguntó fríamente el rey.

[La prueba es…]

No había pruebas. Todos los que podían haber testificado a su favor fueron enterrados bajo los escombros de la catedral. No sólo eso, sino que todos eran sacerdotes de la iglesia de Hube, lo que significa que la mayoría de la gente pensaría que simplemente estaban mintiendo para cubrir a su obispo.

[Sólo he hablado con Arian un puñado de veces, y no sólo es una héroe excelente, sino también concienzuda y educada. Incluso si asumimos que fue violada, no es el tipo de persona que cometería el gran pecado de destruir la catedral de una diosa.]

[……]

[Además, desafortunadamente no he conocido a este chico de cabello negro, pero ¿Qué te hace estar tan seguro de que es un agente que trabaja para los demonios? Según los rumores entre mis soldados, ayudó a Arian a obtener una poderosa espada mágica que podría derrotar al Rey Demonio.]

[Esa fue sin duda una estratagema para conseguir su buena voluntad! Oh sí, casi lo olvido! También era ese mercader hereje con el vil plan de abrir el comercio con los demonios! Es un verdadero estratega al que hay que temer.]

[¿Ese mercader? Ha-ha-ha! Esto es muy divertido.] — dijo Tortoise IV con una risita para burlarse de Hube por seguir escupiendo estas absurdas mentiras.

No fue sorprendente que no le creyeran. Ellos no sabían la verdad, y Hube no tenía pruebas.

[Obispo, consideré ser indulgente y perdonar sus crímenes si los admitía. Esto es bastante desafortunado.]

[Su Alteza, ¿Creería más en este absurdo trozo de papel que en mi palabra?] — demando Hube. Pero se dio cuenta de algo.

El rey y los ministros no habían tomado este escandaloso mensaje como una verdad absoluta. Lo creyeron porque querían creerlo. Finalmente tenían la justificación necesaria para librarse del arrogante y poderoso obispo que siempre los había despreciado. Incluso si hubieran sabido la verdad, su decisión probablemente no habría cambiado.

[Obispo Hube, basado en estos acontecimientos, me veo obligado a informar a la Santa Sede.] — dijo el rey, emitiendo lo más parecido a una sentencia de muerte con su limitado poder bajo la iglesia de la Diosa y su naturaleza débil.

Una catedral de la iglesia había sido destruida, y una héroe prometedora había sido alejada. Hube estaría condenado una vez que llegue la noticia de sus inmensos fracasos a la iglesia. O lo enviaban a algún pueblo atrasado o lo encarcelaban de por vida en las profundidades de la catedral. En cualquier caso, no había forma de que pudiera esperar volver a ver el sol, y mucho menos escalar al puesto de arzobispo.

[Eso… Ridículo…]

Aunque era un obispo y un héroe, no había manera de que pudiera cambiar el curso de los acontecimientos. Si él anunciara que Arian era en realidad mitad dragón, decidirían que estaba mintiendo de nuevo.

Todos en la sala de audiencias casi gritaban aliviados mientras veían a Hube caer de rodillas.

‘La desesperación del obispo pedófilo seguramente hará que mi cena sepa mejor!’

Bueno, no estaban tan enfermos o groseros, pero deben haber sentido algo similar cuando las sonrisas triunfantes se extendieron por sus rostros.

[Arian gritó después de que Shinichi le contara su estrategia de ‘Escándalo Fabricado’ mientras caminaban hacia el castillo del Rey Demonio.]

[Pensé que, si destruía su reputación, detendría sus ataques a los demonios, incluso si no te convencía. Bastante efectivo, ¿Verdad?] — preguntó Shinichi.

[Uh-huh, eres diabólico, Shinichi…] — dijo Arian con la cara pálida, mientras imaginaba el alboroto en el Reino Boar.

[Me pregunto si el obispo está bien…]

Shinichi sonrió un poco ante su amabilidad. Ella seguía preocupada por Hube después de todo lo que él le había hecho pasar y tras cortar los lazos con él.

[Hey, puedes ver el castillo del Rey Demonio desde aquí.] — dijo.

[Sí…] — murmuró Arian.

Los altos y seguros muros del castillo del Rey Demonio sobresalían de la tierra salvaje e indómita del Valle Dog. Arian estaba increíblemente nerviosa cuando Shinichi tomó su mano y la llevó dentro del castillo. Tenía al Consejero Retorcido para que respondiese por ella, pero en un momento dado había sido su enemiga, luchando contra ellos como una héroe. No sería sorprendente que la mataran.

Arian se preparó para esa posibilidad, pero la reacción real de los demonios fue todo lo contrario.

[Bienvenida, pequeña Miss Héroe!]

[Encantado de conocerla, Miss Arian. Shinichi nos ha contado todo sobre ti. Sí, señora!]

Cuando se abrieron las puertas del castillo, el Rey Demonio y Rino estaban allí, esperando su llegada con cálidas sonrisas.

[Esta es la chica que hirió al Rey, ¿Cierto? Pequeña pero impresionante, oink.]

[Supongo que los humanos no son tan malos, moo.]

[Espero llevarnos bien!]

Los otros demonios también estaban esperando, con los ojos llenos de curiosidad, mientras se apiñaban alrededor de Arian para darle la bienvenida. Nadie le reprochaba que ella fuera humana y la héroe que había luchado contra ellos. Ellos respetaron su fuerza y parecían felices de tener una nueva amiga.

[Uh, um? Pero yo…] — comenzó Arian, confundida por sus reacciones.

[No te preocupes. Todos en este castillo son así.]

Shinichi le dio una palmadita en el hombro para tranquilizarla.

Por supuesto, no todos los demonios eran tan amables y acogedores. Esta multitud había sido específicamente escogida para entrar al mundo humano porque sus personalidades eran gentiles y no causarían estragos en la humanidad. Todavía estaba sorprendida de que no pareciera haber ningún odio en sus ojos hacia un humano como ella. Sólo había una cosa que usaban para medir la capacidad de una persona: la fuerza.

[Ah, y, por cierto, aquí!] — dijo Shinichi mientras quitaba la bufanda de Arian de su cuello.

[Ah!] — gritó Arian, entrando en pánico y cubriéndose el cuello con sus manos. Pero era demasiado tarde. La multitud ya había echado un buen vistazo a las escamas rojas y brillantes en su garganta, y esta imagen se quemó en sus mentes.

[Ooh, así que realmente eres mitad dragón.]

[Wow, las escamas son tan bonitas! Son como pequeñas gemas!]

[Ya que son rojas, ¿Eso significa que eres la hija del Dragón Rojo, oink?]

[Me pregunto cuál es más fuerte: el Dragón Rojo en el mundo humano o el Dragón Negro en el mundo demoníaco, moo!]

Los demonios se sorprendieron de esta rara visión, pero todo lo que dijeron fue positivo. De hecho, no la miraban con temor ni escupían odio o burlas.

[Um, ¿Por qué…?] — comenzó Arian.

[Así es como son.] — dijo Shinichi.

Aunque los humanos veían las escamas como el símbolo de un hereje, si la extensión de la desfiguración de uno era sólo unas pocas escamas en el cuello, los demonios lo veían como una característica física única. Después de todo, estaban acostumbrados a ver mujeres serpiente y gente de mar.

[¿Te alegras de haber venido?] — preguntó Shinichi.

Pasó un segundo para disfrutar de este momento antes de responder a su pregunta con un gesto de asentimiento y una brillante sonrisa.

[… Sí!] — dijo Arian.

[Shinichi, hemos terminado algunas de nuestras ocupaciones, pero debes saber que este no es el final.] — dijo el Rey, cambiando de tema a medida que las presentaciones iban terminando.

[Sé bien eso, Alteza.] — contestó Shinichi, asintiendo profundamente.

El Reino Boar había perdido a su héroe más fuerte y el Obispo Hube su poder y posición. Probablemente no atacarían a los demonios en un futuro cercano. Considerando la personalidad de Tortoise IV, es posible que nada más salga de ellos.

Pero eso no significaba que la iglesia de la Diosa iba a dejarlos en paz. Tenían una creencia anormalmente firme de que los demonios eran sus enemigos mortales, a los que debían atacar y eliminar por todos los medios necesarios. Todo esto fue hecho para mantener las enseñanzas de la Diosa, el pilar de su fe. Respaldados por la fe y su control sobre el hechizo de Resurrección, continuarían encontrando nuevos héroes y disfrutando de autoridad sobre la gente. No había miedo en el corazón de Shinichi, aunque sabía que podrían enfrentarse a los fanáticos de la iglesia.

[No importa las dificultades que encontremos, abriré un camino con mi sabiduría.] — afirmó Shinichi con un estilo dramático mientras se ponía de nuevo la máscara.

Después de todo, le hizo una promesa a Arian. Le había prometido que construirían un país lleno de alegría, un lugar donde la gente no fuera perseguida por pequeñas estupideces, un lugar donde todos pudieran reírse y pasar un buen rato.

Por eso Shinichi había sido traído a este mundo: para ser el cerebro de estos demonios fuertes, divertidos y estúpidos y usar cualquier medio cobarde o retorcido que se requiera.

[Hmph, en ese caso. Shinichi, yo, Ludabite Krolow Semah, el Rey Demonio Azul, te lo ordeno.] — decretó el Rey Demonio, aprovechando el cambio de opinión de su consejero — [Para darle a mi amada hija, Rino, toda la comida más deliciosa del mundo humano.]

[¿No te dije que te calmaras?] — gritó Shinichi. Siempre terminaba así! Su réplica final resonó por todos los rincones del castillo.

Este era el chico que sería llamado el mayor traidor de la raza humana en los libros de historia en los siglos venideros.

Así fue como comenzó su historia.