SCP V1 C1

Modo nocturno

SCP-458: La Caja de Pizza Interminable

Luego de parpadear varias veces, me di cuenta que estaba en terreno extraño. El aire—el aroma y el sabor de este—era completamente diferente que el de antes. Hasta ahora, mis alrededores habían estado llenos del olor húmedo y polvoriento único de los edificios antiguos. Después de todo, estaba en las ruinas dilapidadas de una biblioteca.

Sin un sistema de aire acondicionado a la mamo, estar dentro de la húmeda biblioteca en el calor del verano hizo que sudara demasiado. Pero ahora me siento extrañamente frío. Al punto en que estaba teniendo incluso escalofríos. El aroma que vagaba en el aire me recordó al aroma punzante de medicina en los hospitales.

De hecho, la habitación era de tamaño reducido, como una habitación de hospital. Tenía muros de concreto de color gris justo como los que veía ocasionalmente en el fondo de las fotos de esa chica. Aunque estuvieran limpios, el piso, paredes y el techo eran del mismo gris aburrido.

Una sola bombilla colgaba del techo. Junto a mí había un pequeño banco, como los que la gente usaba para poner los teléfonos de línea directa. Por alguna extraña razón, un broche antiguo que parecía tener un valor arqueológico había sido dejado en su superficie, como si no importara.

Extrañamente, no noté alguna puerta o ventanas. Se sentía como si estuviera en una caja que en una habitación. Atrapado en esta habitación cúbica, me golpeó la salvaje idea de que, de alguna manera viajé dentro de la foto.

Con la visión borrosa, me desmoroné al suelo. Del mismo modo, el libro con la foto se deslizó de mis manos y golpeó el piso. En ese momento vi que el título del libro desgastado era A Través del Espejo, y Lo Que Alicia Encontró. Nunca lo había leído antes, así que no estaba seguro de lo que trataba.

Aún más extraño: la foto que estaba sosteniendo junto con el libro desaparecieron, como si no fueran más que una ilusión. En su lugar, la chica estaba de pie frente a mí.

“██████?” preguntó, en algo que sonaba como inglés, sin embargo no estaba seguro.

Rayos, en verdad era la Chica en las Fotos… Las imágenes siempre eran de su rostro o tomas de tres cuartos, así que esta era mi primera vez viéndola completa. Como sospechaba, ella era un humano común y corriente sin ni una sola pizca de misticismo. Era una joven extranjera, alrededor de la misma edad que yo. Su cabello estaba suelto alrededor y sobre sus hombros. Sus ojos eran grandes y redondos. Estaba usando ropa común, calcetines con lindos ositos caricaturescos impresos en ellos y pantuflas afelpadas. Continuó acurrucando la cámara como si fuera un animal de felpa, mientras me observaba con una expresión preocupada en su cara.

“███, ██████? ██████?” Parecía que la chica me estaba preguntando algo concernida. Pero aún no comprendía qué era lo que estaba diciendo. No podía entenderla. Aunque probablemente esté hablando en inglés, la verdadera cosa no se comparaba con lo que se enseñaba en la escuela. Aún si supiera la gramática, no creí poder mantener una conversación.

Honestamente, tampoco ayudaba que mi cabeza estuviera hecha un caos. Dudé si podía dar una respuesta decente incluso si ella hablara japonés. Con mi mente acelerada, parecía un pez dorado, abriendo y cerrando la boca. ¡No entendía ni una pizca de nada!

Al sentirse empática al verme en tan triste estado, amablemente me ofreció su mano. Después de todo, mi espalda se había rendido. Tomé suavemente las yemas de sus dedos, pude sentir su calor corporal. Sabía cómo se sentían las personas normales, y ella no se sentía diferente.

“Who are you?” la chica preguntó lentamente, pronunciando cuidadosamente cada palabra. ¡Hurra por el inglés de liceo! ¡Incluso yo pude entender eso! Preguntó quién era. Pero en serio, eso era lo que quería preguntarle.

De cualquier modo, estaba aliviado por su disposición amistosa, así que decidí adelantarme y presentarme. Planeaba un intento patético al balbucear todo el vocabulario en inglés que sabía, pero antes de que pudiera—

Alguien me golpeó con toda su fuerza en la nuca. Rápidamente caí inconsciente.

***

Luego, cuando recuperé la consciencia. Pensé brevemente que estaba soñando. Pero realmente estaba en un lugar que era completamente extraño para mí. El techo mugriento no encajaba con el mío en mi habitación, el cual conocía como la palma de mi mano. El lugar apestaba a amoníaco. Me levanté con ansiedad, temblando.

¿Dónde diablos estaba? No era la misma habitación abarrotada en la que estaba antes de que me noquearan. El lugar gritaba celda, con un área aproximada de 2m x 2m. Estaba sobre una cama remachada al suelo. Estaba decorada con una manta rasgada y sábanas, junto con una almohada dura. Justo al frente de mis piernas estaba una entrada diminuta llena de barras de hierro. El ambiente en el otro lado estaba rebosante de personas y sus voces. La habitación sólo tenía una bombilla, lo suficientemente pequeña para envolverla en mi mano. Y como si eso no fuera malo, la maldita cosa estaba parpadeando.

Tal vez las luces estaban apagadas afuera de la habitación. Parecía estarlo, de cualquier modo, estaba tan oscuro que apenas podía distinguir algo. Me esforcé en comprender la situación en la que me encontraba, abrazando tímidamente el cobertor que estaba sobre mí. ¿En dónde estaba? ¿Qué ocurrió? ¡Nada tenía sentido!

Con la mente agitada, bajé silenciosamente de la cama para ir a la puerta enrejada. No lo había notado antes, pero alguien cambió mis prendas mientras estaba noqueado. Antes de ahora, había estado usando mi uniforme. Después de acudir responsablemente a clases, me dirigí inmediatamente a la biblioteca con esa chica rara.

Aunque no recordaba haber cambiado, estaba usando un traje color caqui que me recordó a las prendas laborales. No sólo se sentía nuevo, también la ropa interior. El frío del suelo atravesó hasta los huesos de mis pies.

No solamente alguien cambió mi ropa mientras estaba inconsciente, también sentía que mi cuerpo rechinaba de limpio. Tenía ardor en toda la piel, como si me hubieran dado un baño exfoliante, y olía a jabón. No importa levantarme y encontrarme ensuciado, pero aún así dejaba un sabor amargo en mi boca.

Al momento de llegar a la puerta, envolví mis manos alrededor de las barras de hierro e intenté agitarlas. No se movían ni un poco. Directamente al frente mío estaba otra celda pequeña como la mía, con un hombre de mediana edad quien también usaba un traje caqui. Estaba sentado en su cama con su cabeza reposando contra la pared, murmurando quién sabe qué. Basado en el cabello rojo y rasgos faciales del tipo, era seguro asumir que era un extranjero. Era extremadamente musculoso y parecía tener tatuajes extraños por su cuello. Era dolorosamente obvio que era el tipo de persona con la que no debía meterme, y sinceramente dudaba que entendiera japonés. Sin el coraje de hablarle, simplemente me quedé de pie como tonto.

¿Qué era este lugar? Decidí intentar develar el misterio. ¿Acaso me vi envuelto en algún crimen? ¿Había sido abducido por algún criminal quien me mantenía prisionero? ¿Pero con qué fin? ¿Y por qué yo?

Se sentía muy irreal. Quería creer que todo era un sueño. Pero el suelo frío, la incomodidad penetrante y la molestia donde mi cabeza fue golpeada cuando me noquearon—se sentía demasiado real. Pero si esto no era un sueño, ¿qué era? Al final de mi ingenio, mi mente se apagó; tenía ganas de llorar.

“███…?” vino una voz de la nada. Incluso mientras me exaltaba, el sonido de pasos se hacía cada vez más cercano. No tuve que esperar tanto antes de que alguien mostrara su rostro repentinamente desde el otro lado de las barras.

Era la Chica en las Fotos. Después de tanto tiempo, aún no sabía su nombre. Todavía vestía el mismo atuendo con el que la vi antes de quedar noqueado, pero su cámara no estaba con ella en esta ocasión. Eso me pareció horriblemente extraño—Tenía esta imagen mental de que ella y la cámara venían siempre juntas.

Aunque no conocía a esta chica como para llamarme su conocido, sentía una cercanía que no podría explicar al haberla visto tantas veces en las fotos. Tal vez ella se sentía igual, para ella hablarme tan casualmente.  .

“███. ███, ███?” Dijo algo que en verdad sonaba en inglés, pero no pude entender nada.

Viendo que estaba teniendo problemas, la Chica en las Fotos hizo movimientos con su cabeza antes de caminar fuera de vista. Pude escucharla hablando en inglés a alguien no muy lejos.

Unos minutos después, la Chica en las Fotos regresó de la misma manera en la que llegó y me ofreció una gran sonrisa. Cuando lo hizo, la puerta enrejada se abrió lentamente. Evidentemente era una puerta controlada eléctricamente. Estaba sosteniendo las barras a la vez, esto me hizo saltar del susto.

“███.”

La Chica en las Fotos esperó ansiosamente a que la puerta abriera completamente antes de volver a verme y agitar su mano como si me saludara. Temía el hecho de que haya malinterpretado lo que quería decir, pero caminé hacia al corredor de todos modos.

Observé a mi alrededor. La oscuridad nublaba mi visión, pero al parecer había un gran número de habitaciones pequeñas—parecidas a la que yo estaba—semejantes a celdas de confinamiento solitario. Ninguna de las personas durmiendo o conversando dentro de las celdas compartían edades o etnias, pero tenían una cosa en común: Todos usaban el mismo atuendo color caqui.

Distraído por eso, me quedé bastante atrás de la chica, quien ya estaba cerca de salir del corredor. Sólo se detuvo para mirar sobre su hombro una vez y hacer un gesto con su barbilla, como si dijera, “¿No vienes?” la seguí silenciosamente como un buen cachorro.

Cuando nos notaron, las personas en las celdas comenzaron a gritar y a intentar alcanzarnos a través de los huecos de las barras.

“███!” la Chica en las Fotos los regañó, pareciendo como un gato molesto. Intentando apresurarme, ella caminó hacia a mí y agarró mi mano. ¡En verdad me arrastró de ahí!

Aún no entendía la situación en la que me encontraba, pero con el simple hecho de tomar la mano de la Chica en las Fotos me calmó. Dudé el hecho de que quería lastimarme. En realidad, podría decir que ella estaba de mi lado.

***

La chica me llevó alrededor por unos minutos. No estaba seguro si era una prisión, un hospital o incluso un edificio de investigación, pero lo que fuera que fuera, el edificio parecía muy grande. Era imposible contar todas las puertas dispersadas a través de los corredores planos y cuasi idénticas. Se dividían en lo que parecía un número infinito de ramificaciones. Muchas de las puertas tenían las letras “SCP” escritas en ellas. No tenía ninguna idea de lo que significaba.

Después de caminar hasta al punto en el que mis pies comenzaban a doler, la Chica en las Fotos se detuvo. Había una puerta cualquiera en el corredor con un dispositivo similar a un intercomunicador fijado a la pared justo al lado. De puntitas, la Chica en las Fotos sostuvo algo parecido a una tarjeta de pase frente al dispositivo. Debió haber servido como una manera de verificación, pues la puerta se abrió con un zumbido electrónico.

“Come in,” dijo, de nuevo con un inglés simple de entender. Enroscó los dedos de su mano extendida en una manera atrayente.

Con ella apresurándome, entré a la habitación unos pasos detrás de ella. Sólo pude asumir que hizo algo, porque las luces se encendieron. Y con ello, pude ver toda la habitación.

Por su apariencia, esto era un tipo de cafetería. El lugar estaba saturado con el aroma de comida. Múltiples juegos de mesas y sillas ocupaban el espacio casi del tamaño de un salón de clases. Un ventilador fijo a la pared giraba y giraba. Alguien olvidó recoger lo suyo, dejando un plato, tenedor y taza abandonados en una de las mesas.

Viendo que el lugar no había nadie más que nosotros dos, era fácil asumir que no era la hora de comer. La chica se acercó a una silla, la tomó y se sentó. Me hizo gestos con la mirada, así que tomé una silla frente a ella.

La chica estaba inquieta, agitando sus piernas atrás y adelante mientras me estudiaba. “███,” dijo, pero no podía entenderle nada. Rayos, de haber sabido que esto pasaría, habría tomado mis clases de inglés más en serio.

Ella debió haber encontrado nuestra incapacidad de comunicación igual de agravante, porque arrugó el puente de su nariz en molestia mientras repetía el movimiento atrayente, moviendo sus dedos hacia ella. Sentía que ella decía, “Inclínate hacia a mí,” y lo hice.

El modo en el que me incliné podía ser fácilmente confundido con el gesto de pedir un beso, así que estaba un poco nervioso. Pero en lugar de caer en complacencias amorosas, ¡la chica sacó un tipo de collar de alguna parte y lo colocó en mi cuello! Tomado por sorpresa, me sentí como un venado frente los faros de un auto.

El anillo colgaba flojamente de mi cuello. Lucía como un collar de hule barato. Estaba pasmado, incapaz de discernir qué la obligaría a hacer tal cosa. Pero estaba aún más asombrado momentos después.

“¿Ahora me entiendes? ¿Comprendes lo que estoy diciendo? ¡Una respuesta sería muy apreciada!” Aunque un poco artificial, ella estaba hablando japonés. De hecho, parecía que aún seguía hablando en inglés, el cual era traducido al japonés para que pudiera entenderlo sin ningún retraso, creo… siendo honesto, era muy extraño y difícil de describir. ¿Haberme puesto este collar hizo que fuera proficiente en inglés? Era una experiencia extraña, casi mágica.

“¿Eh? ¿En verdad no era bueno? No quería usar La Maquinaria si podía evitarlo, ya que los resultados son muy impredecibles, pero ningún miembro del personal de habla japonesa está presente y no tenemos ningún dispositivo de traducción a la mano.” La Chica en las Fotos no paraba de hablar de cosas que pasaban por mi oído y salían por el otro.

Así que la interrumpí, respondiendo en japonés. Aunque estaba titubeando, intenté decirle que no se preocupara; que por alguna extraña razón, podía entender las palabras que salían de su boca.

Sonrió ampliamente y suspiró muy exageradamente del alivio. “¡Gracias a dios! Sería inconveniente si no pudiéramos comprendernos. Hace que cualquiera—incluso un objeto SCP—sea más fácil de entender al tener una conversación,” explicó, diciendo algunos términos que no pude reconocer.

Una vez terminado, la chica se levantó de su silla. Fue al otro lado de la barra junto a la pared y comenzó a crear un alboroto, revolviendo cosas por todas partes.

“¿Te gusta el café? Tengo que cargar el mío con montones de azúcar y leche. Oh, ¿tienes hambre? Podría al menos calentar una cena fría para ti,” me ofreció, sosteniendo un sifón en una mano.

Sin pensarlo, le dije que estaba bien así.

“Es difícil notar los matices con esto. No hay necesidad de contenerse, habitante de Japón,” dijo. No es exactamente lo que llamarías una traducción perfecta. Tomó su tiempo al preparar el café.

De último momento, como una forma de matar el tiempo, finalmente decidió compartir su nombre. “Creo que deberíamos comenzar con las introducciones. Yo soy Iris Thompson, aunque también me llaman SCP-105. De ser posible, por favor solo llámame Iris.”

La Chica en las Fotos me ofreció un momento de silencio para indicar que era mi turno. Le dije apresuradamente quien era.

“¿███? Te llamas ███, ¿cierto? ¿Es un nombre común en Japón? ¡Suena muy misterioso…! Perdón, pero eres japonés, ¿cierto? De todos modos parece que estás hablando el idioma.”

Le hice saber que estaba en lo correcto. Y procedí a hablar brevemente acerca de mí.

“Ajá, ya veo. Así que fuiste al Liceo ███ en la prefectura ██████, Japón. Espera por favor. Quiero anotar esto… Hmmm, debido a las ‘traducciones’ de lo que dijiste, no estoy segura si escuché los nombres correctamente. Si pudiera descifrarlo, quizá sea capaz de discernir de donde viniste.”

Al parecer, la olla del café fue un éxito, porque Iris regresó con una taza en cada mano. Caminó cuidadosamente, evitando derramar el líquido. “Aquí tienes.” Me dio una taza, aún sosteniendo la suya mientras se sentaba en la silla.

“Por cierto, este lugar está ubicado en los Estados Unidos de América—no es como si supieras dónde está. No está en el mapa desde luego. Esta es una instalación secreta bajo la cubierta de que pertenece al gobierno.” dijo Iris, “Esta es una instalación de investigación y de almacenaje estándar de la Fundación SCP.”

Parecía que estaba observando mis reacciones mientras ella hablaba. Pensó que no me daba cuenta, pero su inexperiencia decía otra cosa. Era obvio lo que estaba haciendo, de algún modo era lindo. Nuestras miradas se cruzaron por casualidad y ella giró a otro lado rápidamente.

“Hablando de ello,” Iris preguntó, “¿Has escuchado acerca de la Fundación SCP?”

He estado preguntándome acerca de esa secuencia de tres letras alfabéticas desde la primera vez que las vi. Parecían iniciales para algo, pero desafortunadamente lo ignoraba.

“Oh… ¿Entonces no sabes? ¿En serio? Bueno, si así lo dices,” susurró para sí misma, “Siempre podemos administrar amnésticos e implantar falsos recuerdos.” Qué idea tan espeluznante. “Supongo que no haría daño hacerlo.”

Dirigió su mirada hacia a mí. “Muy bien, para hacer esto en breve, te daré un rápido repaso… acerca de la Fundación SCP.”

***

“██████-san—uh, ¿podría solo llamarte ██████?” Iris comenzó con una pregunta algo trivial.

Cuando asentí para hacerle saber que no me importaba, sonrió ampliamente.

“Lo aprecio. Me doy cuenta que esto es algo fuerte cuando apenas nos conocemos, pero odio actuar formal y recta. Siempre que pongo lo mejor de mis modales, me duelen las mejillas por sonreír falsamente.” Para probarlo, levantó sus mejillas para imitar una sonrisa forzada.

Todas y cada una de las expresiones de Iris eran ricas de emoción; sus movimientos eran grandes y exagerados. Creo que los extranjeros eran, por lo general por encima de la media comparados con los japoneses en ese aspecto.

Mientras esos pensamientos irrelevantes pasaban por mi cabeza, la expresión de Iris se volvió repentinamente seria. “De todas formas, ███, dime. ¿Crees en Dios?”

Eso sonó extraño en mis oídos ateos japoneses. ¿Por qué preguntaría tal cosa…? ¿Acaso ella era una misionera de la iglesia? Pensamientos como esos pasaban por mi cabeza mientras me encogía en mi asiento.

Viendo mi reacción, Iris asintió al saberlo y arrojó más preguntas. “¿Entonces crees que los aliens existan? ¿Crees en la existencia de monstruos, demonios, fantasmas, hadas, ángeles? ¿Qué piensas acerca de otras formas de vida no humana o seres superiores? ¿Has atestiguado personalmente magia, milagros, poderes psíquicos u otros fenómenos sobrenaturales que ignoran las leyes naturales del mundo? ¿O crees que tales fenómenos pueden ocurrir?

Aunque Iris tiraba pregunta tras otra, me vi incapaz de responder. Honestamente estaba un poco aterrado. A pesar de la impresión amistosa y realista que dio, Iris empezaba a decir tonterías incomprensibles como esa presidente fanática de lo oculto. ¡Y ella seguía y seguía! Me tenía bastante alterado.

¿Aliens? ¿Poderes psíquicos? ¿Qué diablos está ocurriendo? Esa basura sólo existe en películas y cómics. Aquí en el mundo real, todo eso era imposible. Cuando era pequeño, hubo una vez que creí que había algo más allá del alcance del pensamiento racional. Incluso creía en Santa.

Pero al seguir mi educación compulsiva, obtuve cierto grado de conocimiento y experiencia. Con ello, aprendí que lo “sobrenatural” eran creaciones hechas dentro de la cabeza de alguien, o un montón de tonterías.

Era un chico de liceo con una buena cabeza en sus hombros. No estaba ni cerca de creer todas estas tonterías. Ni dioses ni demonios habitan nuestro mundo, y ninguna persona podría mover un guijarro con su mente. Los científicos ya explicaron todas esas cosas que habían sido alabadas como divinas eras atrás, privando al mundo de misterios o cosas místicas.

…Pero no tan rápido, estaba experimentando algo extraño que ni la lógica ni la ciencia podía explicar. Estaba en medio de una situación surrealista, como si fuera sacada de un cuento de hadas.

No importaba qué libro tomara, siempre había una foto ahí. Y ahora estaba sosteniendo una conversación cara a cara con la chica misteriosa—Iris Thompson—quien siempre aparecía en aquellas fotos. Si lo que decía era cierto, estaba en una instalación de investigación al otro lado del mundo, en algún lugar de América. Toda esta situación era tan surreal que se sentía como un sueño. ¿Era posible que algo tan misterioso ocurra en nuestro mundo?

“Por favor permanece calmado y escúchame,” dijo Iris. Esperó a que la cascada de pensamientos que invadían mi mente dejaran de correr antes de continuar.

“Noté que eres una persona extremadamente normal y sensible en base a tus reacciones. Creo que tuve una reacción similar cuando me hablaron por primera vez acerca de la Fundación SCP. Me reí como si fuera un chiste, sólo para dar media vuelta y pensar acerca de mi roce con lo extraño. Me quedé atónita cuando me di cuenta acerca de lo que querían decir,” explicó sinceramente, moviendo su dedo como si fuera un bastón de maestro de ceremonias, lo movía con facilidad de hábito.

“Yendo directo al grano, los monstruos y todas esas cosas paranormales que superan todo pensamiento racional realmente existen. Sólo contando a los que conozco, hay uno, dos, tres… Honestamente, conozco demasiados que no puedo contarlos con mis dedos,” dijo ella. Abrió las manos y movió sus dedos antes de darse por vencida y mirarme directamente a los ojos. “Eso demuestra cuántas de esas cosas hay ahí afuera.”

¿Esas cosas? ¿Como aliens, fantasmas y gente con poderes psíquicos? ¿En realidad existen?

“Sí. Por ejemplo, El Anciano es capaz de corroer cualquier materia sólida al contacto. Tiene un interés particular en matar a la gente con su poder corrosivo… Estos son seres superiores similares a los dioses o demonios retratados en la mitología que superan a la humanidad en un sinnúmero de maneras… Y un investigador que puede hacer múltiples duplicados de su mente. Él viaja alrededor del mundo al poseer a varias personas y objetos…” Iris listó estos ejemplos escalofriantes con su adorable voz.

Era demasiado como para procesarlo. Una embestida de relatos inquietantes. De no ser por mi experiencia personal con lo extraño y lo inexplicable, habría pensado que me estaba tomando el pelo al contarme todo esto. Pero ahora estaba lejos de reír. Tragué saliva en terror..

Sin traicionar ni una sola señal de que había estado bromeando, Iris continuó, completamente seria. “Todo tipo de objetos y seres misteriosos son referidos como ‘objetos SCP.'”

SCP. Ahí estaba ese extraño acrónimo que había estado observando múltiples veces a través del sitio. Aunque figuraba que significaba algo, sonaba nuevo y extraño a mis oídos. Aún seguía luchando para comprender su esencia.

Viéndome luchar, Iris me ofreció una explicación simple. “Básicamente, la ‘S’ en ‘SCP’ significa ‘Seguridad,’ la ‘C’ significa ‘Contención,’ y la ‘P’ significa ‘Protección.'”   ”

Gracias al collar de traducción (¿era eso lo que era?), escuché las palabras en inglés pero las entendí en español, haciendo que su explicación sea fácil de comprender. “Correcto. El fin de la organización es asegurar eficaz y eficientemente a los objetos SCP—objetos y sucesos anómalos que se extienden más allá de la comprensión humana—para aislarlos de la población en general y contenerlos, luego observarlos apropiadamente y protegerlos.”

Ajá. Así que, era un crossover entre una organización de espionaje y guardianes de la bóveda. Hm, tal vez no sea una buena analogía… No pude pensar en el momento acerca de una organización similar con mi conocimiento limitado.

¡Cómo sea! Precisamente porque la Fundación SCP aislaba lo misterioso de la sociedad para que las personas normales no se dieran cuenta de que existían. Sí, las anomalías existían en el mundo. Pero la Fundación SCP las ocultaba de las masas mientras las aseguraba, contenía y protegía minuciosamente.

“Nosotros—se siente extraño para mí decir ‘nosotros’, pero de todos modos—somos una organización secreta llevando a cabo la misión de asegurar, contener y proteger anomalías, u objetos SCP. Por lo tanto, generalmente somos referidos como la Fundación SCP,” dijo. El hilo de palabras complejas hizo difícil seguirle el paso.

“La Fundación SCP, como lo implica la palabra ‘Fundación’, está construida sobre una fundación de recursos financieros masivos, los cuales sirven como base para sus operaciones internacionales. Existen sitios de investigación como este, esparcidos por todo el globo, cada uno cargado con investigadores y otros tipos de personal.”

Mientras luchaba por digerir toda esta información. Iris continuó. “Hay un sinnúmero de agentes que viajan alrededor del mundo y se mezclan con la sociedad para conducir investigaciones en lugar de asentarse permanentemente en un algún otro sitio.Estoy segura que la Fundación ha extendido su alcance hasta Japón y esparció sus raíces ahí también.”

¿Lo hizo? Pero viendo que era una organización secreta, no había ninguna manera en que un chico de liceo como yo lo supiera. Este era el tipo de conspiración inverosímil que haría que mi presidenta enloquecida con lo oculto perdiera los estribos. Era difícil de creer… y aún así, aquí estaba, en una de las instalaciones de investigación manejados por esta extraña organización, operando bajo las aguas en el mundo de lo sobrenatural. Eso me hacía sentir incómodamente fuera de lugar, como si hubiera caído en una película.

Escuchar todo esto me llenó de tanto miedo que comencé a temblar. No estaba seguro con qué confundió el temblor, pero Iris vertió más café a mi taza.

“En serio,” dijo en un tono lindo, “No deberías consumir tanta cafeína, o puede que tengas problemas al dormir esta noche.” Sacó su lengua. Encontré el gesto reconfortante y me relajé un poco. Suspiré larga y pesadamente del alivio.

No parecía que ella ganaba algo al engañarme con historias absurdas, así que al menos por el momento, tomaría sus palabras como verdaderas. Aparte, no llegaríamos a ninguna si cuestionaba cada pequeña cosa.

Lo único que no podía entender es cómo llegué a parar dentro de una instalación de investigación de tal espeluznante organización. ¿Me teletransporté desde la biblioteca? Todo lo que tenía que ver con mi llegada, desde el cómo hasta el por qué, me resultaba desconocido y me llenaba de inquietud.

Evidentemente, ella no era fan del café amargo, observé que Iris colocaba varios terrones de azúcar en su bebida justo ante mis ojos. Procedió a mezclarlo. Como la Chica de las Fotos, sinceramente dudaba de que no estuviera relacionada con las cosas extrañas que me ocurrían. Decidí ser abierto sobre mis preocupaciones.

“Aún no tenemos respuesta a eso,” respondió Iris, sus cejas se levantaron en consternación. “De hecho, mi trabajo es descubrir quién eres, así como también saber cómo y por qué apareciste en nuestra instalación. Pero tampoco estás seguro de eso, ¿cierto?”

No, estaba completamente despistado.

“Ya veo. Esto podría ser problemático… Subjetivamente—no objetivamente—percibo que no eres una mala persona. Esa es mi sincera opinión personal. No sé cómo el otro personal te evaluará.” Iris cruzó los brazos y refunfuñó a sí misma mientras pensaba.

“Los humanos temen a lo desconocido. Viendo que tu identidad es desconocida, se promulgarán procedimientos de contención insoportablemente minuciosos y elaborados, a menos que se te considere imparcialmente como Seguro,” ella dijo.

Hmm… Apuesto que hubo un problema con el collar de traducción, el cual probablemente alteraba sus palabras para transmitir más fluidez en su discurso. Cual sea el caso, la serie de palabras difíciles hizo que fuera difícil envolver lo que decía Iris. Sinceramente, hacía que el modo en el que hablaba sonara poco natural. No tenía duda que ella estaba hablando perfectamente en inglés, pero es no me ayudaba mucho…

“Sospecho que los procedimientos de contención estándar de la SCP serán puestos en marcha. Siendo directa, serás contenido en una habitación completamente cerrada. Si intentas escapar, se detonarán explosivos, y químicos disolverán y esterilizarán todo en la habitación o algo así.” Iris murmuró detallando los terroríficos procedimientos antes de cerrar sus ojos y contemplar en silencio por un momento.

“Odiaría que eso te pasara,” dijo mientras abría sus ojos, ofreciendo una sonrisa incómoda. “Y con ello, te quedarás en mi habitación por hoy.”

Desde mi perspectiva, ella acaba de decir la idea más alocada.

***

Una chica linda me acaba de decir que me quedara con ella. Normalmente estaría muy emocionado, esperando momentos divertidos, pero no bajo estas circunstancias. No era una bestia sobre hormonal. Arrojado fuera de lugar, no estaba seguro de cómo responder.

“Sep, he decidido que eso será lo mejor. Voy a hacerle saber al Doc, ¿de acuerdo?”

Aparentemente, el anterior veredicto de Iris no era una pregunta parecida a “¿Te gustaría quedarte conmigo?” sino la orden “¡Vas a quedarte conmigo!” Sin esperar a mi respuesta, se lanzó a la parte alejada de la habitación.

Apuesto que este lugar parecido a una cafetería tenía algo parecido a cocina u oficina de personal en la parte de atrás. Por cómo sonaba, había un intercomunicador instalado ahí. Podía escuchar la voz alegre de Iris durante un rato después de que llamara al “Doc”. Debido a la distancia, sólo podía escuchar partes de lo que decía.

Con nada mejor que hacer, sorbí mi café. La inactividad incómoda permitió que mi mente resumiera repentinamente mi pensamiento racional. El miedo y la inquietud me impactaron tremendamente. ¿Qué hora era? Sin ningún reloj o ventanas en la cafetería, no lo sabría. Mi reloj interno decía que el sol ya se había puesto y era bien entrada la noche…

Me pregunté si mi familia estaba preocupada por mí. Apuesto a que pensaron que desaparecí. Esa senpai con la que estaba probablemente les hizo saber lo qué pasó, y luego le pidieron a la policía buscarme… o algo como eso, ¿tal vez?

Si en verdad estaba en Estados Unidos, que era un país de primer mundo, debería haber muchos teléfonos. Tal vez podría hacer una llamada internacional a mi casa y hacerle saber a mi familia de que estaba bien. Tenía la intención de preguntarle a Iris cuando volviera.

Pero si todo lo que me dijo Iris era cierto, esta era una instalación secreta manejada por la Fundación SCP. Era una instalación tapadera, oculta de la vista del público. Observando como la Fundación me veía como un hombre sospechoso de origen desconocido, no parecía probable que me dejaran hacer una llamada a casa.

Me pregunté qué sería de mí de aquí en adelante. ¿Acaso la Fundación me haría cosas horribles y espantosas? Aunque casi se me olvidó, alguien ya me había golpeado en la nuca y me encerró en un cuarto parecido a una celda de prisión. Probablemente no debería tener expectativas altas por una cálida bienvenida como un invitado de honor.

Mis miedos aumentaban segundo a segundo. La presencia de Iris y el modo en el que me trataba con su amabilidad cálida y rara eran mi única gracia salvadora.

“Lamento la espera,” se disculpó Iris, caminando casualmente después de una larga llamada. “Recibí permiso, así que te puedes quedar conmigo a partir de hoy. Hice una solicitud para un cambio de ropa y otras necesidades básicas. Te mostraré mi habitación en un momento, ¿de acuerdo? ¡Pero primero!” Reveló sus dientes aperlados en una gran sonrisa por alguna extraña razón. “¿No tienes hambre? Es muy tarde, pero si no te importa, ¿por qué no comemos algo? Tuve un tremendo día agitado, así que podría usar la ingesta de calorías.”

Las oraciones de Iris sonaron tan extrañas como siempre, pero entendí la mayoría de lo que decía. Y hablando de comer, en verdad estaba hambriento. Fui a la biblioteca con la presidenta después de la escuela, lo cual lo pondría alrededor de las 5:00 P.M. Aunque no sabía la hora al momento, si era alrededor de la medianoche… eso significaba que apenas habían pasado siete horas. Eso era bastante tiempo para que un chico de liceo joven y saludable como yo, pudiera digerir completamente los contenidos en su estómago.

“¡Genial! Es una vista extraña cuando una persona llena su boca de comida y la otra no tiene nada,” dijo Iris, sonriendo alegremente. Trajo algo sobre nuestra mesa. “¿Estás de acuerdo con pizza? Siento que engordaré comiendo esto a esta hora, pero parece estar bien, ¡ya que es rápido y gratis!” Mientras decía eso, por supuesto, colocó una caja de pizza en la mesa frente a mí.

Era una caja cuadrada, delgada y normal que parecía estar hecha de cartón. El logo de una cadena de pizza que reconocía pero no ubicaba estaba impreso en la caja, junto a la palabra “PIZZA” en fuente grande. Después de una valerosa declaración, estaría sorprendido si no hubiera pizza en esa caja    .

“Me serviré primero,” declaró Iris. Debía estar hambrienta—lamió sus labios anticipando el alimento antes de abrir la caja. Una pizza normal y caliente estaba adentro. Se veía tremendamente deliciosa. El vacío de mi estómago comenzó a gruñir.

“Viejo, me figuraba que obtendría esto.” Iris hizo un extraño comentario mientras tomaba uno de los platos de plástico bajo sus brazos. Colocó uno frente a cada uno de nosotros.

Sin esfuerzo, tomó la pizza con ambas manos, y lo dejó caer en el plato frente a ella. ¡Toda la maldita pizza! Esperaba que me compartiera algo, pero al parecer ella tenía la intención de devorarla toda ella sola, y le dio una mordida inmensa. El queso derretido se estiró y estiró…

“¡Esto es lo mejor!” Iris chilló bendecida, masticando su comida antes de tragarla. “Siempre me toca una pequeña con corteza de trigo delgada. ¡Las aceitunas siempre deben estar! El resto varía con el día, pero siempre es una pizza saludable que no es ni tan pesada ni tan picante,” explicó antes de darme una mirada curiosa.

No estaba seguro de lo que quería de mí. Viendo que me sonrojaba, ella gritó “¡Ah!” como dándose cuenta. Bajó la pizza parcialmente comida y limpió su boca con una servilleta de papel que ya estaba en la mesa desde que llegamos.

“Siéntete libre de servirte,” me ofreció Iris. Bajó la tapa de la caja vacía de pizza y la empujó hacia a mí. Cielos, como si ofrecerme una caja de pizza vacía me haría algo bien. ¡Tenía hambre! Necesito algo más que un gesto.

“Oh, cierto. No sabes acerca de esto, ¿cierto? Bien, parece justo. Ese pequeño detalle se escapó de mi mente.” Iris parpadeó exageradamente. “Si bien no lo puedes notar a simple vista, esto también es un objeto SCP. Síp, esta caja de pizza. Siempre la mantenemos aquí en el comedor, así que la tomé,” dijo, indicando la caja con sus manos, pero aún estaba un poco confundido.

¿Eso era un objeto SCP? ¿Un objeto misterioso que desafió la lógica humana?

“No lo parece, ¿verdad? Sé cómo te sientes, pero la cosa es que realmente lo es.” Iris continuó elocuentemente, olvidando su alimento. “Esta caja es SCP-458. En otras palabras, este el 458vo objeto SCP identificado por la Fundación. Es conocido como ‘La Caja de Pizza Interminable.’”

Tenía un nombre algo raro. Y yo que pensaba que todos estos tan llamados objetos SCP eran atemorizantes luego de la explicación anterior de Iris. ¡Pizza infinita! Mi tensión se aflojó curiosamente al escuchar la idea. ¡Reí a carcajadas!

***

“¿A qué le encuentras gracia? Este es un objeto SCP impresionante y misterioso por derecho propio! Es extremadamente conveniente. No sólo soy yo, ¡todo el personal en el sitio lo aman!” Por la razón que sea, parecía que Iris defendía fuertemente las virtudes de la caja. Ella puso una mala cara.

“Bueno, no creo que sea de sorprender después de todas las cosas intimidantes que te dije. También hay objetos SCP inofensivos o increíbles que parecen trucos de magia que algo peligroso. Pero sólo porque la Fundación los catalogue como inofensivos no quiere decir que son anomalías incomprensibles, así que nunca te los tomes a la ligera.”

Como si fuera una idea tardía, empezó a hablar de otro montón de términos técnicos. “Para que conste, los objetos SCP están divididos en tres categorías. ‘Seguro’, ‘Euclid’ y ‘Keter,’ en base a su dificultad de contención. En muchos casos, la dificultad de contención es directamente proporcional al nivel de peligro del objeto SCP.”

Iris movió su dedo alrededor mientras ofrecía una explicación detallada. Casi muy detallada. “Digamos que vamos a contener un objeto SCP en una caja. Si lo pusiéramos en la caja y todo está bien, es Seguro. Si lo ponemos en la caja pero nadie sabe lo que pasaría si lo hiciéramos, es Euclid. Si no se iba, no pudiéramos meterlo o escapa después de ponerlo en la caja, es Keter. Creo que eso lo resume.”

No estaba seguro si entendía o no la analogía.

“La Caja de Pizza Interminable es Clasificación de Objeto: Seguro. Particularmente es considerado inofensivo. Encima de eso, es increíblemente útil tenerlo a la mano,” dijo Iris. Sonriendo como una niña traviesa, apuntó a la perfectamente ordinaria caja de pizza y me urgió, “Adelante y ábrela. Estoy segura de que te sorprenderá.”

Aunque estaba atónito, hice lo que me pidió. Abrí La Caja de Pizza Interminable. Cierta su predicción, mis ojos casi salen de mi cabeza. Dentro de la caja estaba lo que parecía ser una pizza caliente, recién salida del horno.

¡Pero era imposible! ¡Iris tomó una para ella misma! Pero luego cerró la tapa, sólo para que la abriera y encontrar otra pizza en la caja, una caja que debería estar completamente vacía. Y para colmo, esta era una pizza diferente que la de ella. Más grande que la suya, con corteza gruesa y fuertemente cargada con brócoli y mariscos.

¿Pero qué rayos? ¡Esto no tenía sentido!

“¿No te dije? Desafía toda la lógica; y por ello, es un objeto SCP.” Iris inclinó su cabeza hacia atrás. Se sentía como si estuviera regodeándose, por alguna razón.

Alegremente sacó una hoja doblada de papel de su bolsillo. Desdoblándolo, lo observó y tarareó contemplativamente mientras leía la nota, Curioso con lo que decía, intenté espiar cuando Iris me dijo “¡No!” con una voz severa.

“No tienes permitido verlo. En cierto modo, tengo ciertos privilegios de personal que me lo permiten, así que tengo autorización. Este es un informe documentando detalles pertinentes a este objeto SCP. O para ser más precisa, una copia del informe. Técnicamente, está estrictamente prohibido hacer copias. pero tengo que hacer trampa un poco ya que no puedo recordar cada pequeño detalle. “Iris me dejó perplejo, una vez más poniendo sus ojos en el papel, o en el informe, supongo.

Comenzó a leer en voz alta. “SCP-458 es una caja de pizza de tamaño grande de la cadena de pizzas [Little Caesars], de su variedad [HOT-N-READY]. Está hecho de cartón simple, midiendo 25.4cm por 25.4cm por 2.54cm.”

El hilo de números no significaba algo para mí, sin embargo imaginaba que significa que era una caja de pizza normal.

“Lo que vuelve una rareza a SCP-458 es eso, mientras parece ser una caja de pizza ordinaria, cuando hace contacto con manos humanas, replica instantánea y subconscientemente la elección de pizza preferida del portador, incluso la salsa, queso, corteza e ingredientes preferidos.”

Si eso era cierto, entonces era realmente un fenómeno extraño. O más bien, era algo salido de un cuento de hadas. Parecía como de esas historias donde existen cajas o bolsas que producían un suministro infinito de cosas que aparecían con frecuencia alrededor del mundo. Podría jurar que escuché historias similares en alguna parte antes. Pero el aspecto de la pizza tenía un toque extrañamente moderno que desmerecía el ambiente de los cuentos de hadas.

“Aunque es una mera conjetura, se cree que La Caja de Pizza Interminable podría crear un suministro casi infinito de pizza. Es un objeto milagroso que podría salvar países sufriendo de escasez de alimentos. Pero incluso con los resultados de las pruebas lo catalogaron como Seguro, su clasificación como objeto SCP previene que lo saquemos al mundo,” dijo Iris con una sonrisa seca, observando a la distancia.

“Después de todo, la meta de la Fundación es estrictamente Seguridad, Contención y Protección. No les importa si es algo maravilloso que pudiera ayudar a la humanidad. Como regla de oro, se quedará sellado para siempre bajo observación cercana, sin volver a ver la luz del día. La Fundación es tu dueña hasta el día que—” se interrumpió repentinamente y cambió de tema súbitamente. “Así que ese es el tipo de pizza que hace para ti, ¿eh? ¡Veo que te encantan los mariscos! ¿Puedes darme un poco?”

Habiendo ya devorado su propia pizza, Iris estaba yendo tras la mía. Dios, no necesitaba robar mi comida. ¿No se suponía que esta cosa sacaba una cantidad infinita de pizza? ¿Por qué no abrirla de nuevo?

“¡Jee Jee! Bueno, esta cosa no es muy flexible. Cuando hace lo suyo, ¡siempre hace una pizza entera! No puedo comer tanto,” dijo triste.

Sintiéndome un poco mal por ella, le di sólo una rebanada de mi pizza. Irradiando de felicidad, la comió.

“Huh, así que este es tu tipo favorito de pizza… Una de las características interesantes acerca de esta caja es que parece ser que posee una especie de telepatía. Usa esa habilidad para asegurarse de crear la pizza perfecta para su portador.” Habló Iris alegremente, pero luego frunció el ceño. “Ese maldito Dr. Bright—uh, hay una persona con ese nombre, alguien que podrías llamar un científico loco—experimentó con SCP-458 al hacer que un montón de personas y objetos SCP inteligentes lo abrieran sólo por la diversión en ello. Supuestamente, estaba curioso de ver lo que podría aprender al rastrear qué tipos de pizza aparecerían.”

Dr. Bright… Cuando mencionó su nombre, su expresión cambió completamente. Era un ceño fruncido remarcado, lleno de odio—pero al mismo tiempo, grabado con terror moderado.

“Como resultado de esas pruebas, encontramos que la caja no puede producir ingredientes indigeribles para los humanos. Así que estas, en general, pizzas perfectas—¡seguras para comer, deliciosas y saludables! Pero ya que la pizza es alta en calorías, controla tu consumo.”

Al parecer, Iris se inclinaba a terminar las cosas, ahora que habíamos terminado de comer. Se puso de pie. Limpió su boca con la servilleta de papel y me dirigió una sonrisa.

“De cualquier modo, el mundo está lleno de cosas extrañas—objetos SCP—como este. Tenemos algunos en esta instalación,” dijo.

Tengo la sensación de que la caja de pizza no era accidente. Iris me hizo entrar en contacto con un objeto SCP que serviría como un ejemplo en concreto para apoyar su explicación de lo básico. Desde que nos conocimos, ella ha sido muy amable conmigo. Sinceramente, fue sorprendente que fuera tan amable. No éramos familia o algo. Era un completo extraño. Alguien que acabó de conocer.

… ¿Por qué se estaba esforzando tanto por mí?

Recibí mi respuesta más pronto de lo que esperaba..

“Por cierto, mencioné que soy referida como SCP-105, ¿verdad? También estoy contenida en esta instalación como un objeto SCP, ya que tengo una habilidad de algún modo especial.” Así lo dijo esa chica extranjera de aspecto perfectamente ordinario, de manera humilde y de pie con las manos sobre su pecho.

Después me apuntó. “La Fundación ha decidido en nombrarte SCP-105-C. Como probablemente puedes notar en el nombre, creen que eres ya sea un accesorio o un relativo a mí como SCP-105,” dijo crípticamente la Chica en las Fotos. “No somos solo extraños.”