Ankoku Kishi C33 (Parte 2)

Modo nocturno

Capitulo 33.2: Príncipe de Algore

「¡AHORA! ¡MATENLOS ANTES DE QUE REGANEN LA VISTA!」

Hay siete personas en nuestro bando mientras hay cincuenta en el bando goblin. Estaríamos en problemas si recuperan su visión.

Al mismo tiempo que doy mi orden, también corro hacia a los goblins con mi espada desenfundada.

「¡NO APUNTEN SUS CRÁNEOS! ¡VAYAN AL CUERPO!」

「¡YA LO SÉ!」

Pocas respuestas, en forma de réplicas, vuelven como respuestas mientras choco espadas contra los goblins. Los goblins se vuelven locos mientras intentan evitar mi ataque.

Debido al duro cráneo de los goblins, usar sólo una espada sería insuficiente para cortarlos. Por lo tanto, debemos dirigirnos debajo del cuello. Es difícil para un humano normal hacerlo ya que su estatura es mayor que la de un goblin, pero no es tan problemático para guerreros entrenados.

Y nosotros somos los guerreros de Algore. Y por eso, estos goblins no son una amenaza para nosotros.

En Algore (el cual siempre está expuesto a la amenaza de los demonios debido a su proximidad a Nargol), el poder es altamente apreciado. Los varones de Algore son destinados a volverse en guerreros al momento de nacer.

Todos los hombres en Algore son poderosos guerreros. Son de lo mejor en esta región.

Ese es el porqué ellos nunca perderán contra este gran número de goblins.

La situación avanza a nuestra ventaja. Pero, como se esperaba, no podemos acabarlos en tan poco tiempo ya que algunos de ellos aún siguen atacando violentamente.

「¡GAAAAAAA!」

Habiendo recuperado su sentido de la vista, los goblins alzaron sus garrotes y retomaron su ataque

Después de protegerme del garrote de un goblin con mi escudo, me doy la vuelta para cortar el cuerpo del goblin atacante.

Luego, pateé el cadáver fresco de ese goblin contra otro que venía por un lado y lo acabé con una puñalada.

「Nada mal, Príncipe Omiros」

Parish lo dice mientras me sonríe.

Es suficiente, creo. Este hombre ha matado a muchos más goblins que yo.

Parish no nació en Algore. Es un extranjero que fue bienvenido por mi padre por su habilidad.

Su habilidad es asombrosa, nadie puede derrotarlo en un uno contra uno.

Últimamente, su fama ha estado creciendo en esta región y eventualmente llegó a ser aclamado como el valiente de Algore.

No puedo hacer que este hombre me agrade. Es el peor de los mujeriegos. No sólo las mujeres de nuestro reino, sus manos tampoco perdonan a las mujeres extranjeras.

A diferencia del rey anterior, visité el país vecino, ya que la política de mi padre es construir buenas relaciones. Este hombre se unió a mí. Parece que sus manos malvadas alcanzaron incluso a las nobles extranjeras en aquélla vez.

Parish mismo es un hombre demasiado guapo. No hay manera de que las mujeres lo dejen en paz.

「Entonces, parece que este Parish no puede dejarse derrotar por su majestad. ¡Ahí voy!」

Después de decirlo, Parish arremetió contra la banda de goblins. Luego los cortó uno tras otro.

Se movió como un vendaval.

「Increíble…」

「¡Como se esperaba de Parish-sama!」

Absolutamente todos alaban a Parish.

Como uno se esperaría de un valiente, Parish es realmente poderoso. De acuerdo con los rumores, al parecer puede pelear contra un ogro débil en duelo uno contra uno.

Estoy sorprendido ante tal muestra de poder. Su rostro también es hermoso. Su rostro podría rivalizar contra el del héroe de la luz.

Pronto, los cadáveres de los goblins están esparcidos alrededor, siendo la mayoría de ellos víctimas de Parish.

「Ganamos, pero… ¿Avanzaremos aún más, príncipe Omiros?」

Parish gira alrededor y me lo pide.

「Sí, avancemos un poco más」

Lo digo con una voz angustiada.

「Regresemos… Joven amo. Estamos destinados a morir si avanzamos más.」

Belzaza quien vino con nuestro grupo sugiere la opción de retirada. Es un subordinado de mi padre y fue asignado como mi guardaespaldas.

「Lo lamento Belzaza. Avancemos un poco más」

「¿No hemos avanzado ya lo suficiente, Omiros? El resultado está más claro que el agua. La princesa de Qupis obviamente ha sido asesinada y probablemente esté siendo devorada por goblins.」

「¡MacGius!」

Tomo a MacGius por el cuello. Viajó junto a mí por todo esto, y es mi primo.

「¡Los goblins no siempre optan por matar humanos! ¡Dejarla con vida sería más útil!」

「Hey, esa vida sería peor que la muerte… Se volverá el juguete de esos goblins…」

Los goblins no tenían más que una razón para mantener a una mujer humana con vida. Y eso era lo que MacGius intenta decirme.

「Aún así… Regena…」

No puedo terminar mis palabras.

「MacGius-dono. No deberías molestar a nuestro príncipe de ese modo.」

Después de que Parish le dijera, MacGius suspira profundamente.

「Perdón, Omiros. Me excedí」

MacGius se disculpa conmigo.

「Había otro agujero por el camino. Tomemos un descanso allá.」

Todos concuerdan con la propuesta de Parish. Todos vinimos hasta este lugar debido a mi insistencia, después de todo.

Seguimos nuestro camino de regreso.

Finalmente llegamos al agujero. Puedo observar el cielo nublado desde otro agujero aquí presente.

Todos apagaron sus linternas de mano.

「Príncipe Omiros. No diré lo mismo que MacGius, ¿pero qué tanto deberíamos avanzar?」

Me quiebro la cabeza al escuchar esas palabras de Parish.

「Mis disculpas, Parish-dono… Al menos, quiero saber lo que le sucedió a Regena…」

Cuando lo digo, el silencio descendió sobre nuestro grupo.

Sé lo que este silencio significa sin que alguien me lo diga. Puede que se estén imaginando lo peor que pueda sucederle a una mujer capturada por goblins.

「No obstante, debimos haber exterminado los goblins de esta área」

Concuerdo con las palabras de MacGius.

「Sí, avancemos un poco más」

Al decirlo, los guerreros muestran su oposición.

「¡No debemos avanzar más! ¡A este paso entraremos en la zona norte de la cadena montañosa!」

「Por favor, perdónelo su majestad, ¡pero los goblins del norte son mucho más fuertes que los goblins del sur! ¡Ir allá es un acto suicida!」

Lo que dijeron era razonable.

Los goblins del norte son fuertes. Incluso en términos de equipamiento, los goblins del sur sólo usaban garrotes como armas, pero los goblins del norte son capaces de fabricar armas de hierro y armaduras. Todos excepto Parish moriríamos si fuéramos allá.

Muchos de mis subordinados están quejándose. Parece que no hay quejas de parte de Parish y MacGius.

Parish sólo observa silenciosamente la situación.

「Chicos, no se quejen así. Puedo entender los sentimientos de nuestro príncipe. La princesa Regena, ¿cierto? Definitivamente es una belleza. Entiendo el porqué es tan persistente」

Parish reprocha a todos.

Pero casi escupía mi sangre después de escuchar sus palabras.

「¡Parish-dono! Si puedes decirlo, ¡Por qué no eres tú el que está salvando a Regena! En lugar de hacerlo tú…」

「Quien tomó la decisión fue el rey, tu padre. ¿Qué podría hacer al respecto?」

Me quedé callado después de escucharlo.

Fue como dijo. Quien exilió a Regena a la madriguera de los goblins fue nadie más que mi propio padre.

En primer lugar, había un conflicto interno en Algore.

Y el origen de ese conflicto data desde la creación de Algore.

Los comienzos de Algore se remontan a hace 400 años – una fortaleza en la cual varias fuerzas del este del continente se reunieron para subyugar al rey demonio.

Al principio, era un bastión hasta la caída de Nargol, y luego se convirtió en un país con su propia autoridad.

Y antes de que alguien se diera cuenta, el general se convirtió en rey, los soldados y varias órdenes de caballeros se volvieron los clanes.

En el comienzo, el nacido en la Santa República de Lenaria se volvería rey, pero eso creó descontento con los otros clanes. Como resultado de la reunión, se decidió que cada patriarca de cada clan tomarían turnos cada 10 años para volverse rey

Pero, esta decisión de tomar turnos por la monarquía no fue respetada, especialmente cuando cierto clan poderoso monopolizaba la monarquía. Ese era el clan Regena

Aunque muchos clanes se enfurecieron por su acción, el clan Regena era poderoso. Con ello, el conflicto civil nunca ocurrió.

Pero entonces, ocurrió cierto incidente.

Qupis, el rey en aquél entonces, se había enamorado de la prometida del príncipe de Velos, una de las principales potencias de esta región durante su estancia. La gota que derramó el vaso fue cuando se fugaron a Algore.

Naturalmente, el enfurecido reino Velos le demandó regresar la prometida del rey.

Pero la gente de Qupis no le prestó atención.

Su acción también enfureció a los otros clanes. Era como arrojar leña a su odio original contra la familia real.

Los otros clanes tampoco persuadieron a Qupis de regresar a la novia.

Como resultado, Algore se volvió enemigo del imperio de Velos; otros reinos también comenzaron a aislar a Algore.

Y por esa razón, casi ningún mercader quería vender en Algore, resultando en la marginación del reino. Como consecuencia de ello, los otros clanes estaban aún más enfurecidos con la familia real.

Todos con el mismo tipo de resentimiento se reunía bajo las alas de mi padre, Montas, patriarca de un clan poderoso que se oponía a la familia real, que quería que Qupis abdicara y se volviera el rey.

Naturalmente, Qupis ignoró tal petición.

La familia real era poderosa; ningún otro clan podía pelear contra su poder desde el frente. La familia real tampoco poseía recursos suficientes para destruir a la otra familia, por eso nunca sucedió la guerra civil. Pero la inquietud hacia el rey continuó acumulándose.

Pronto el tiempo se fue volando, y la novia que desapareció sin dejar rastro dio a luz una princesa para Qupis. Esa princesa era Regena.

Conocí a Regena cuando teníamos 5 años. Sucedió cuando mi padre vino a una gran reunión de clanes en el palacio real.

Fue la primera vez que vine al palacio real, vagando alrededor, lleno de emoción. Fue cuando conocí a Regena quien también estaba paseando por casualidad por el palacio real.

Inmediatamente nos volvimos buenos amigos ya que no había ningún niño de edad similar alrededor de Regena.

Aunque los adultos tenían sus disputas internas, no tenía nada que ver conmigo o con Regena quien era sólo una niña en ese entonces.

Salíamos a jugar secretamente detrás de las espaldas de nuestros padres.

De este modo, crecimos juntos.

La Regena crecida se convirtió en una mujer hermosa. Aunque no podía decírselo, quería protegerla.

Ese es el porqué dejé Algore junto a MacGius y Belzaza en un viaje para pulir nuestras habilidades.

Pero ese fue mi más grande error.

Después, el más grande impacto que mi vida recibió cuando regresé a Algore. Mi padre, quien por alguna razón se volvió el nuevo rey, exilió a Regena.

Al parecer ese rey Qupis intentó hacer algo en mi ausencia que provocó que nuestro clan fuera casi aniquilado.

Mi padre luchó de vuelta, ganó la batalla y se convirtió el rey.

No podía creer lo que escuchaba luego de que me lo contaran la primera vez. Aún con la disputa interna, no creo que ese rey Qupis era el tipo de hombre que actuaría imprudentemente

Pero traicionó a mis expectativas.

Si bien puede ser cierto que el rey Qupis tenía que pagar por su propio error, no había necesidad en ir tan lejos al exiliar a Regena, ¿verdad?

Pero no podía condenar a mi padre por ello.

Al menos quiero saber lo que le pasó a Regena. Con eso, le pedí a mi padre de prestarme al héroe, Parish para buscarla en la cadena Montañosa Akeron.

Aún tengo que descubrir el destino de Regena. De ser posible, quiero salvarla o recuperar sus restos en caso de estar muerta. Ser prisionera dentro de la atemorizante madriguera de goblins es demasiado cruel.

「Mi príncipe. Aunque comprenda su dolor, tenemos que regresar por la noche. Deberíamos parar la búsqueda por hoy」

—Continua en la Parte 3—