Beatless V1 C1

Modo nocturno

Fase 1: Contrato

▼Parte 1▼

Cuando dormía, Arato siempre encontraba una de dos cosas en sus sueños: la primera era una pesadilla de llamas enormes, que se hinchaban para llenar la habitación. Mientras parecía que el mundo entero ardía a su alrededor, él sería tragado por un retorcido tsunami rojo y negro carbón. La otra era la imagen de un perro, moviendo su cola y mirándolo.

Poco después de entrar en la escuela primaria, Arato había quedado atrapado en las llamas de una explosión y recibió quemaduras en todo su cuerpo. En el jardín delantero del hospital, rodeado de un silencio tan profundo que podía oír los latidos de su propio corazón, observaba a la gente. En aquellos días su padre estaba a menudo ocupado y su hermana menor era todavía muy joven, por lo que sólo venían a visitarlo de vez en cuando. Para él, estas visitas poco frecuentes lo hacían sentirse inútil a los ojos de su familia.

En su sueño, incluso los recuerdos reales parecían sueños. Cuando el dolor llegaba, sólo necesitaba apretar el botón del analgésico y el mundo se quedaba en silencio, como si cada onda de sonido hubiera sido cortada.

Un día, un cachorro blanco entró en su solitario mundo. Para cuando se dio cuenta de su presencia, el cachorro ya se estaba acercando a él. Parecía interesado en él y empezó a olfatear sus piernas.

[Este pequeño quiere ser tu amigo, Arato.] — Nunca pudo recordar la cara de la joven con el uniforme de enfermera que le había dicho eso, pero recordó muy bien todos los adorables rasgos del cachorro. Como cuando acariciaba su cabeza, le rogaba con su pata delantera que también le hiciera cosquillas en la barbilla. O la esponjosidad de su corto y blanco pelaje. O cómo frenéticamente meneaba su pequeña cola. O la forma en que parece rebotar en el suelo cuando corre hacia él. O cómo le mordía juguetonamente el tacón de sus zapatos, de modo que, aunque le resultaba difícil moverse, se dio cuenta de que no podía evitar seguirle la corriente.

[Arato, este chico dice que le gustaría jugar contigo y con el cachorro también.] — Unos días después, la enfermera trajo con ella a un niño de la misma edad que Arato.

Arato pensó que el niño se veía muy enfermo, considerando lo delgados que eran sus brazos y piernas. No se enteró hasta más tarde que el niño no podía comer la comida del hospital y que estaba recibiendo todos sus nutrientes por vía intravenosa.

En ese momento, Arato no sabía qué hacer. Evitó encontrarse con los ojos del niño esquelético.

Pero los grandes ojos del cachorro brillaban de emoción. Corría en círculos con la lengua afuera, incapaz de decidir con qué niño debería jugar.

El corazón se mueve por lo que el ojo percibe. El corazón humano puede ser sacudido, incluso por lo que no es humano.

Movido por las payasadas del cachorro, Arato miró la cara del niño. El niño tenía la débil expresión de alguien perdido en la oscuridad; alguien incapaz de pedir ayuda a gritos. Tenía una mano en la garganta, donde la desnutrición hacía que su tendón sobresaliera en un grado lamentable.

Se escuchó el sonido de una nariz húmeda que resoplaba en los pies de Arato. El cachorro movía su cola tan fuerte que sus patas traseras se tambaleaban. Para un niño solitario en un mundo solitario, el ver a otro ser vivo divirtiéndose tanto era la salvación.

[Parece que se está divirtiendo mucho.] — Arato puso sus sentimientos en palabras, y rompió el silencio. Un sentimiento cálido se extendió en su pecho, y por alguna razón, sintió ganas de llorar.

El cachorro cambiaba de un lado a otro entre olfatear el suelo y mirar a Arato. Al mirarlo, Arato llegó a la conclusión de que, si decidía que se estaba divirtiendo, tal vez el mundo no se sentiría tan solitario.

Aunque sus heridas no parecían tan graves como las de Arato, el chico tenía los labios cerrados con firmeza y no decía una palabra.

En su doloroso estado, era una prueba incluso extender su mano. Pero Arato sintió que necesitaba hacer el primer movimiento.

[Me llamo Arato Endo.] — Arato reunió su coraje y dio el primer paso.

[Seamos amigos.]

***

La luz del sol brilló a través de la ventana del aula.

Arato Endo, sentado en una silla en el salón de clases, soltó un gemido.

[Es sólo abril, por qué hace tanto calor…]

El cielo parecía estirarse interminablemente. Arato volvió su mirada al techo.

[Mírate, durmiendo en clase como un jefe.] — Ryo Kaidai se acercó para estar junto a Arato durante el descanso. Era un chico guapo con un largo flequillo, y el botón superior de su camisa del uniforme desabrochado.

[Hey, tú también estabas distraído, así que no deberías hablar.] — dijo alguien por detrás de ellos. La voz pertenecía a Kengo Suguri, cuyo asiento estaba justo detrás del de Arato. A Kengo le gustaba pensar en sí mismo como el tipo racional. Pero, detrás de sus gafas, sus ojos (a veces obstinados y a veces frágiles) traicionaban sus emociones, a menudo cambiantes.

[Ayer terminé de prepararme.] — respondió Ryo, con indiferencia. A Arato le parecía extraño que Ryo fuera a un instituto ordinario como el suyo.

[Debe ser agradable, tener todas esas neuronas y no hacer nada con ellas.] — dijo Arato.

Ryo seguía pareciendo indiferente, pero parecía extrañamente contento con las palabras de Arato.

[Aww, para. La única razón por la que existen escuelas es para que podamos practicar el trato con otras personas. Creo que, en nuestra vida, veremos el día en que ya no importará lo inteligente que sea alguien.]

[Ustedes los niños ricos seguro que lo tienen bonito. Incluso sus excusas para holgazanear son de clase alta.] — dijo Kengo, transfiriendo las notas que había tomado durante la clase de la terminal de la escuela a su propia terminal de bolsillo.

Arato vio una luz de notificación parpadeando en la pantalla de su escritorio, y sus hombros se desplomaron. Sacó su terminal de bolsillo del tamaño de una tarjeta para comprobar el aviso. La fecha límite para algunos nuevos deberes estaba escrita en texto rojo en su agenda personal.

[¿Qué demonios?] — se quejó. — [¿Cómo es que soy el único que recibe tarea extra?]

[Según mis cálculos, dentro de unos diez años el único trabajo que nos quedará a los hombres es hacernos amigos de las damas.] — dijo Ryo, extendiendo ambas manos como si estuviera a punto de hacer un movimiento.

Arato sintió que la mitad de la clase 2C — las veinte estudiantes femeninas para ser exactos — estaban enviando miradas heladas en su dirección.

[Es increíble que puedas decir ese tipo de cosas con la cara seria en esta clase, Kaidai.]

[¿Qué te hace decir eso?]

[Has ligado con todas las chicas de la clase.]

[Esa era mi meta para el año.] — protestó Ryo. — [Una chica a la semana. Trabajé muy duro en ello.]

Arato y sus dos amigos destacaron en la clase, y no en el buen sentido. Todo fue culpa de Ryo. Desde que cambiaron de clase, el guapo e inteligente Ryo había flirteado con todas las chicas de la clase. Debido a esto, las relaciones entre las chicas se habían puesto en entredicho, hasta que finalmente todas habían llegado al consenso de que Ryo era la mayor escoria de la Tierra.

Los chicos de la clase, por su parte, no querían tener nada que ver con un chico al que las chicas estaban claramente evitando. Como resultado, sólo sus amigos de toda la vida, Arato y Kengo, saldrían con él.

El sudor se acumulaba en la frente de Arato.

[Ryo, tú eres el que acaba de decir que la escuela es para aprender cómo llevarse bien, ¿Cierto? Uno de estos días alguien te enseñará cómo debes llevarte con los demás. Dolorosamente, supongo.]

[Oh, hey. Tengo una cita con una chica de la preparatoria vecina el domingo. Deberías venir, Arato.] — dijo Ryo, agarrando el brazo de Arato por detrás.

[No, no puedo. Prometí que saldría con Yuka…]

[Mentira! Yuka no te va a exprimir cuando sepa que se te está acabando la mesada.]

[Deja de fingir que eres un experto en mi hermana pequeña.] — respondió Arato.

[Seguro que te encanta arrastrar a Endo en todo, ¿Verdad, Kaidai?] — dijo Kengo.

Ante la seca observación de Kengo, Ryo mostró una enorme sonrisa.

[Es más divertido con Arato alrededor.]

Arato se preguntó si Ryo era realmente tan listo como para volver a ser estúpido. Por supuesto, esto haría a Arato y a Kengo idiotas también, por andar a su alrededor.

El paisaje urbano más allá de la ventana del aula brillaba. Al otro lado del río, los paneles solares del distrito residencial destellaban con la luz solar reflejada.

Era abril, y la escuela acababa de entrar en el tercer trimestre.

Hacía mucho tiempo que Japón había adoptado la costumbre de comenzar el año escolar en septiembre, como lo hacían las escuelas de Europa y América. A estas alturas, incluso en Japón la gente encontraba extraño que, hace cien años, los años escolares hubieran comenzado bajo las flores de los cerezos. (NT: Abril)

La ruta que Arato y sus amigos tomaron para llegar a casa transcurría paralela al río Sumida, que estaba bordeado de cerezos en flor. Pasando por el puente Kototoi, que se había derrumbado una vez en los últimos cien años, pasaron junto al monumento de piedra rota del Santuario Ushijima. Este camino los llevó bajo un túnel de cerezos en flor, plantados a ambos lados de la calle Bokutei.

[Hey, ¿Vamos a hacer un hanami este año o qué?] — preguntó Arato, refiriéndose a la costumbre japonesa de hacer picnics con los amigos bajo las flores de cerezo durante su temporada de floración. Se había detenido junto a un monumento de piedra relativamente nuevo, que se había construido en la orilla del río Sumidagawa. Hace cuarenta y dos años, hubo un desastre masivo que la gente llamó ‘Hazard’. El monumento se había levantado para recordar a todos el desastre, que había reducido el distrito de Honjo Azumabashi a un montón de escombros. Los ancianos a menudo venían y ponían flores en el monumento. Se habían facilitado fotos RA para el monumento, que empezaron a exhibirse en cuanto Arato y los demás se acercaron lo suficiente.

En el calor de principios de abril, Ryo se quitó la chaqueta escolar.

[Hagamos un hanami este domingo.] — dijo.

[Hombre, nunca te rindes, ¿Verdad? ¿A cuánta gente has invitado ya?] — Preguntó Arato, girando una pequeña esfera en el cuello de su uniforme. La electricidad fluyó hacia los elementos refrigerantes de la axila de su traje, que empezaron a enfriarse.

Con una astuta sonrisa, Ryo levantó cuatro dedos.

[Cuatro damas.]

[Bueno, entonces será mejor que te disculpes con una de ellas.] — le dijo Arato.

[Conmigo, contigo y con Kengo son sólo tres tipos.]

[Arato.] — se quejó Ryo — [Eso hace que suene como si ustedes dos fueran los únicos amigos que tengo.]

[Lo somos.]

[Oh vamos, tengo otros amigos. Me van a hacer llorar.]

En los últimos cincuenta años, se han realizado algunos ajustes importantes en el terreno alrededor de la antigua Oficina del Distrito Sumida. Con los puentes Azuma y Komagata como puntos de partida, las calles del distrito se habían redirigido hacia una cuadrícula más regular.

El flujo de coches por las anchas carreteras era suave como un río. Cada vehículo tenía ahora funciones de autoconducción, por lo que los atascos de tráfico eran cosa del pasado.

Cuando Arato y los demás llegaron a una intersección, vieron a una anciana tratando de cruzar la carretera de cuatro carriles. Una niña con un jersey amarillo se acercó a la anciana y la tomó de la mano.

El cuerpo de Arato se movió sin vacilar.

[Voy a ir a ayudar.] — dijo. El semáforo parecía que estaba a punto de cambiar, y dudaba de que la niña y la anciana fueran a llegar a tiempo.

[Esa chica no es humana, sabes.] — dijo Kengo, en un tono desinteresado. No había nada en la apariencia de la niña o en sus acciones que demostrara que era otra cosa que no fuera humana, pero Kengo era muy conocedor de las computadoras y las máquinas.

[Si te metes en el camino cuando una interfaz está haciendo su trabajo.] — continuó — [Todo lo que vas a hacer es poner una carga en su procesador.]

‘Interfaz’ era la jerga corta para hIEs — Elementos de Interfaz Humanoides. Básicamente, los robots con formas humanas, los hIEs podían hacer casi todo lo que un humano podía hacer. Gracias a ello, ya no había escasez de mano de obra y el mundo se había vuelto bastante conveniente.

[Bien, pero aun así voy a ayudar.] — dijo Arato, y luego se dirigió al cruce de peatones.

Cuando la niña androide lo vio acercarse, le sonrió.

[Aquí, la ayudaré.]

[Gracias.] — La anciana, inclinada por la edad, le dio las gracias con una sonrisa que arrugó toda su cara.

Los seres humanos no pueden transmitir sus sentimientos directamente a los demás, por lo que mostramos nuestros sentimientos a través de nuestras acciones. Pero a estas alturas, había otras cosas además de los humanos que podían realizar esas mismas acciones significativas; esta era la realidad en la que vivían Arato y los demás. En el año 2105, los androides habían llenado todos los huecos de la sociedad.

Los otros se abalanzaron sobre Arato cuando éste regresó del cruce de peatones.

[Uno de estos días alguien se aprovechará de ti, sabes.]

Caminaban por la zona alrededor de la estación de metro Honjo Azumabashi, que se había convertido en un verdadero centro de la ciudad. El lugar era una mezcolanza de edificios antiguos de antes del ‘Hazard’, y edificios más nuevos, cuyos materiales de construcción les daban una textura completamente diferente.

[Hey, hay que ser amable con las chicas, ¿Verdad?] — dijo Arato, defendiéndose.

[¿Por qué no ayudan la próxima vez?]

El área estaba llena de hIEs, si mirabas lo suficiente. Habían sido una grata adición a la industria de servicios, que había estado escasa de personal desde el principio de los tiempos, y eran especialmente comunes en los restaurantes.

Kengo era local, así que sabía todo lo que había que saber sobre el área.

[¿Sabías que la chica del puesto de taiyaki es una hIE?] — preguntó. Al otro lado de la intersección con la calle Asakusa, una chica con bonitos rizos rubios estaba dando vueltas en un puesto de taiyaki.

[También hay una que trabaja en esa tienda de soba.] — señaló — [Y hay algunos que llevan las cajas registradoras en Sky Tree. Cada vez que un hIE ve a alguien anciano, corre a ayudar.]

[Hey, están trabajando duro.] — dijo Arato. Al pasar por el puesto de los takoyakis, miró bien a la chica. Ella sonrió y le preguntó: ‘¿Quieres un poco de takoyaki?’ No estaba sudando.

Los ojos de Ryo eran fríos cuando la miraba, completamente diferentes de cómo miraba a las chicas de su clase.

[No, no lo están. Arato, eres el tipo de chico que piensa que si animas a un motor irá más rápido, ¿Cierto?]

[Soy libre de pensar lo que quiera.] — dijo Arato.

[Estás viviendo en un cuento de hadas.] — se burló Ryo.

[Yo diría que la tierra de los cuentos de hadas ha tenido una revolución científica.]

[Eso es lo que yo llamo progreso. Incluso los plebeyos no científicos como tú pasan todos los días rodeados de ciencia.]

Su charla amistosa continuó descarrilándose.

Justo entonces, Arato vio algo por el rabillo del ojo; algo que no debería haber estado allí. El gato negro de alguien que estaba al aire libre estaba arrastrando algo fuera del callejón, donde una bicicleta de reparto de asistencia eléctrica estaba aparcada junto a la tienda de soba. De vez en cuando, el gato se detenía para morder la cosa, que era casi tan grande como el gato, antes de volver a arrastrarla laboriosamente.

La cosa que estaba siendo arrastrada estaba pesadamente fuera de lugar bajo el brillante sol de mediodía. Era un brazo humano.

[Oh, mierda. Ohhhh mierda.] — dijo Arato, sintiendo la sangre drenarse instantáneamente de su cara.

Era un brazo derecho con una piel suave y blanca. El gato salió corriendo, y un trozo de piel que el gato había estado mordisqueando rodó desde el codo.

Arato sintió que sus piernas cedían.

Kengo, que pasaba por delante de Arato, casualmente se agacho para recogerlo.

[¿Qué? ¿Otra vez?] — preguntó, y luego fue y agarró el brazo, dándole una sacudida. Un tubo blanco sobresalía de la parte cortada, y un líquido parecido a la sangre se esparció en el suelo.

[Alguien ha estado yendo por ahí rompiendo hIEs últimamente.] — dijo — [He visto restos de algunos cuerpos aquí y allá. Qué desperdicio.]

[¿Qué desperdicio?] — Arato repitió incrédulo — [¿No sientes lástima por ellos?]

No pudo detener el martilleo de su corazón, o ver el brazo blanco como algo más que el de una joven. No había manera de que pudiera estar tranquilo, mirando una parte del cuerpo humano cercenado, aunque no hubiera venido de un humano.

[Hey.] — respondió Kengo — [Cuando alguien convierte en chatarra algo que cuesta más o menos lo mismo que un coche, creo que es un desperdicio.]

Arato extendió la mano para tocar el brazo cortado, pero Ryo le cogió del hombro para detenerlo.

[No lo toques. Ni siquiera sabemos de qué están hechas esas cosas.]

[No podemos simplemente tirarlo a la basura] — dijo Arato. La niña androide que había ayudado a la anciana a cruzar la calle estaba caminando cerca. Era doloroso pensar que la dueña del brazo cortado podía ser una chica amable, como ella.

[No te hagas una idea equivocada de ellos, Arato.] — dijo Ryo. Su voz era franca, mientras miraba el miembro cortado.

[Los hIEs sólo hacen cosas por nosotros porque eso es lo que están programados para hacer. Algunos chicos de marketing se dieron cuenta de que se venderían bien si se vieran como humanos y se comportaran bien. Es sólo propaganda de la marca.]

[Eso es sólo el pedazo de una máquina.] — Kengo estuvo de acuerdo. Aunque estaban en medio de un área del centro de la ciudad, con Kengo sosteniendo lo que parecía un brazo humano cortado, pocas personas les dirigían una segunda mirada.

A los amigos de Arato no les gustaban mucho los hIEs. Entre la gente que pasaba, algunos simplemente fruncieron el ceño, aunque algunos mostraron un poco de compasión en sus ojos. Sin embargo, si la ‘niña’ a la que pertenecía el brazo hubiera sido humana, todos reaccionarían de manera muy diferente.

Incluso la sensación de peligro de Arato se había enfriado cuando se dio cuenta de que el brazo cortado no era la señal de un asesinato. A pesar de ello, la idea de alejarse de lo que parecía un trozo de cuerpo humano pesaba demasiado en la mente de Arato.

[Llevémoslo a la policía.] — dijo — [Me sentiría mal si lo tiráramos.]

***

Esa noche, un incidente ocurrió en una esquina del Grupo de Islas Landfill No. 2 de la Bahía de Tokio.

Desde la base de uno de los edificios en una extensa área de investigación, una fuerte explosión resonó en la noche, acompañada de un estruendo en la tierra circundante. Inmediatamente después, el humo negro se extendió como una avalancha invertida por la entrada de la planta baja del edificio.

Las ventanas del edificio, que medían cincuenta metros de altura y tenían quince pisos, comenzaron a romperse, una tras otra. Vibraciones silenciosas sacudieron las paredes de fibra negra.

Todas las luces del edificio se apagaron. Este fue el momento en el que murieron los empleados del Laboratorio de Investigación de Tokio de la MemeFrame Co. — que eran grandes piezas en el sector de control del comportamiento de la hIE.

10:08 PM. Un gran helicóptero de transporte se acercó al Grupo de Islas Landfill No. 2 desde el lado del mar. La orden de revolver había llegado en el instante en que la primera explosión había sonado. HOO (Manos de Operación), el PMC contratado por MemeFrame para la seguridad, se estaban moviendo para tomar el control de la situación.

El helicóptero, que había despegado del helipuerto de Funabashi, en la Prefectura de Chiba, transportaba un enorme contenedor.

El piloto, usando un casco con un HMD, se dirigió a Sest.

[El Ejército de los Estados Unidos y el Ejército de Japón nos han autorizado a volar durante veinte minutos.] — dijo — [Ese es todo el tiempo que tenemos aquí en el espacio aéreo de Tokio. No lo olviden.]

Sest Ackerman estaba masajeando la parte posterior de su musculoso cuello. El helicóptero, que normalmente se utilizaba para transportar tropas, se había convertido en un centro de control de drones. Habiendo servido como una élite entre los Boinas Verdes de América, era el tipo de espacio de trabajo que hacía que Sest se sintiera presionado.

[Muy bien, Escuadrón Ackerman, revisemos la misión antes de empezar.] — anunció Sest — [Nuestro objetivo es la captura o destrucción de las cinco hIEs que escaparon durante la explosión en el laboratorio. Todo el personal del laboratorio ya ha sido evacuado a sus refugios.]

Como objetivo de la misión, fue extremadamente extraño.

La idea de que hIEs ‘escaparan’ era claramente ridícula. Los hIEs parecían humanos, pero cada uno de sus movimientos estaba controlado externamente. Cada acción era óptima, seleccionada de un programa especializado y de un amplio muestreo de comportamientos al que se accedía a través de una red central. En otras palabras, los hIEs no eran más que marionetas que bailaban sobre las cuerdas invisibles de las señales de la red inalámbrica.

MemeFrame era una mega-corporación que controlaba la nube de gestión de comportamientos hIE, lo que significaba que Sest y su equipo tenían una misión equivalente a la de un titiritero diciendo: ‘Mis títeres se han escapado, vayan y atrápenlos.’

Los rotores del helicóptero estaban en silencio. Lo suficientemente silenciosos, de hecho, incluso en la quietud de la noche sería difícil distinguir el sonido mientras el helicóptero mantenía su altura y atravesaba la oscuridad.

El equipo de lucha que se apresuró a llegar a la escena estaba compuesto por tres hombres: el piloto del helicóptero, el sargento Thomas Lieu; un operador, el sargento mayor Youseff Malai; y Sest, su capitán. Ninguno de ellos comentó lo extraño de su misión. Eran profesionales.

Usando el implante de un transmisor en su cráneo, Sest se puso en contacto con el centro de comando táctico HOO a través de un enlace de datos.

[Mayor.] — dijo — [Hemos llegado a la zona objetivo. Iniciando barridos de sensores para detectar el enemigo.]

Usando el sensor térmico del helicóptero, confirmaron cinco firmas de calor de tamaño humano. Las firmas se dirigían desde el edificio central de investigación del Laboratorio de Investigación de Tokio MemeFrame, hacia el Grupo de Islas Landfill No. 1.

HOO usó una IA en el centro de mando para formular estrategias tácticas para sus unidades de combate. En ese momento estaba proporcionando una predicción táctica. La sugerencia de la IA era permitir a los hIEs cruzar el puente al distrito residencial de Odaiba.

Quería que llevaran a cabo el combate urbano en un área residencial.

Sest se cruzó de brazos.

[Eso es una locura.] — refunfuñó. Se trataba de un plan que normalmente se mantenía como último recurso cuando se interceptaban unidades de combate no tripuladas, porque las armas controladas por ordenador no podían decidir por sí solas el ataque a un ser humano. En esas situaciones, las máquinas eran simplemente herramientas que tenían que esperar el permiso de su dueño antes de actuar. En otras palabras, la IA les instruía para que aprovecharan la reducida libertad que experimentaban las unidades de combate no tripuladas que entraban por descuido en zonas muy pobladas.

La imagen de la mitad superior de una mujer con una gorra militar se deslizó en la pantalla de la retina de Sest.

(Necesitamos reducir la sensibilidad de la IA del centro de mando) — anunció — (El cliente ha evaluado el nivel de amenaza de esta misión como bastante alto. Por eso nos pidieron una intervención de emergencia. Pero, no creo que realmente quieran una guerra total en una zona residencial.)

La Mayor Collidenne Lemaire era una comandante tranquila en sus cuarenta años. Sest no tenía la menor idea de sus antecedentes militares.

[¿Qué deberíamos hacer con la estrategia de la IA, Mayor?] —preguntó. La confianza de Sest no se tambaleó ante las complicaciones; era un veterano. Se había alistado en el ejército a los dieciocho años y sirvió durante dieciséis años. Las armas que usaba se habían hecho más grandes y su rango había subido a subteniente, pero siempre se mantuvo como el mismo soldado fuerte y leal.

(Le autorizo a rechazar la propuesta) — le dijo — (La policía está formando un bloqueo en el puente con sus coches, por lo que no sería realista intentar perseguir a los objetivos dentro del distrito residencial.)

No era que la Mayor fuera una persona humanitaria; sólo quería evitar comprometer a los objetivos en un puente.

[Los aviones teledirigidos de combate eran inútiles bajo el agua.] — habría dicho — [La luz y las ondas de radio de las señales inalámbricas usadas para controlarlos no llegarían.]

Para un equipo de combate terrestre de emergencia que dependía de aviones no tripulados, esto significaba que cualquier objetivo que cayera al agua estaría fuera de su alcance.

[¿Cuál es el plan B, mayor?] — Sest quería saber.

(El Grupo de Islas Landfill No. 2 contiene principalmente edificios académicos y de investigación. Está prácticamente desierto por la noche. Derribaremos los objetivos antes de que abandonen la zona. El cliente ha recibido autorización del gobierno para utilizar armas pesadas. No habrá ningún límite en nuestra potencia de fuego.)

La lista de armas aprobadas que se enviaron fue exagerada, considerando que sólo estaban capturando cinco hIEs. Japón ya no era alérgico a los militares como lo había sido hace cien años. Pero el tipo de potencia de fuego que el cliente estaba autorizando era una locura, especialmente dado que estarían peleando a una distancia considerable de un área residencial. La lista de equipos no coincidía con los detalles de la misión, lo que significaba que su información estaba incompleta.

Sest sintió un fuerte escozor de tensión en la parte posterior de su cuello.

[Youssef, ¿Puedes darme la información del cliente otra vez?]

Youssef, el operador franco-africano del equipo, tocó las teclas de su consola con dedos huesudos y flexibles.

[Todos los hIEs fugitivos son modelos femeninos.] — dijo — [Cada una tiene un equipo especializado. Eso es todo lo que tenemos hasta ahora, si se puede llamar a eso ‘inteligencia’. Si esta era toda la información que se necesitaba para ganar guerras, dudo que alguien desde el principio de los tiempos hubiera perdido una batalla por falta de datos.]

Sest comprobó el temporizador de cuenta atrás en su pantalla de la retina. Ya habían pasado cinco minutos desde que su helicóptero había entrado en el espacio aéreo de Tokio.

[Baja el contenedor.] — ordenó — [Mientras ponemos en marcha la unidad terrestre, estoy seguro de que la Mayor negociará para obtener más información.]

El parque de investigación tiene pocos edificios residenciales y calles anchas y rectas que actualmente están desprovistas de vida. A petición del cliente, incluso las ambulancias y los camiones de bomberos no podían acercarse a la zona.

El piloto apuntó el helicóptero hacia una calle solitaria, iluminada con charcos de luz blanca de las farolas, y dejó caer el contenedor desde unos veinte metros de altura. Hubo una explosión de gas desde abajo cuando el contenedor, que era del tamaño de dos contenedores de transporte marítimo internacional estándar, llegó a tierra.

Dentro del contenedor había dos escuadrones de aviones teledirigidos de combate. Cada escuadra de combate en el PMC estaba compuesta por once unidades, igual que una escuadra estándar del ejército de los Estados Unidos. Por lo tanto, entre las dos escuadras del contenedor había veintidós aviones teledirigidos, cada uno equipado con armamento de grado militar. Entre ellos, podían fácilmente convertir una pequeña área como Odaiba en un mar de llamas.

A petición de la IA del contenedor, el helicóptero dejó caer automáticamente una unidad de sensores. Sesenta y cuatro unidades de cámaras desechables salieron volando de la unidad madre central y comenzaron a pulular como insectos voladores, recogiendo imágenes de la zona.

Sesenta y cuatro pantallas del tamaño de la palma de la mano se abrieron en la pantalla 3D del centro de mando. No se detectó la presencia de personas en ninguna de las pantallas, por lo que se iluminó la notificación de ‘todo despejado’ del área de operaciones en la pantalla.

El Grupo de Islas Landfill No. 2 solía ser conocido como el ‘Relleno Exterior del Rompeolas Central’. Había sido el primer lugar al que se habían enviado los escombros del Hazard, que había tenido lugar cuarenta y dos años atrás. Ese hecho le había dado una mala reputación, por lo que nadie quería utilizarlo como zona residencial. Era muy adecuado para el combate.

El filtro de reconocimiento de imágenes capturo cinco figuras. Una imagen ampliada se reprodujo en el centro de la pantalla.

[Nuestros sensores tienen los objetivos.] — anunció Sest, que había participado en innumerables operaciones militares. Lo que vio ahí fuera, corriendo por el parque de investigación en penumbra, fueron cinco luces de diferentes colores y cinco chicas, cada una parecía una obra de arte. Por un momento, olvidó que estaba en un campo de batalla, en combate.

[El ‘equipo especial’ que inteligencia mencionó debe ser estas cosas.] — dijo Youssef, acercándose a la imagen. Las hIEs estaban cada una en un traje iluminado por un color diferente; rojo, verde, amarillo, naranja, y uno que era blanco brillante. Cada una de ellas también llevaba algún tipo de herramienta grande y extraña.

Los aviones teledirigidos de combate HOO comenzaron su misión, extendiéndose desde su contenedor cúbico. Sest observó sus movimientos a través de la pantalla. Los drones de dos metros de largo utilizaban el terreno de la carretera ancha para ocultarse. Los aviones teledirigidos de artillería pesada acechaban detrás de una vanguardia de aviones teledirigidos humanoides, esperando que comenzara su caza. La primera línea estaba compuesta por minas inteligentes flotantes y móviles.

La nube de comportamiento de la PMC movía todas sus marionetas sin problemas. A diferencia de los hIEs, que fueron construidos para hacerse querer por los humanos, los aviones teledirigidos militares habían sido diseñados para hacerles daño. Pero el concepto básico de sus patrones de comportamiento era el mismo; debían seleccionar el comportamiento óptimo para completar los objetivos que se les habían dado.

[Avanzar la vanguardia a setenta metros de los objetivos, y luego ataca con dos rondas de minas inteligentes.] — ordenó Sest — [Luego quiero que los aviones teledirigidos hagan fuego concentrado, comenzando por la unidad más cercana a los objetivos. La vanguardia mantendrá la línea y la retaguardia reaccionará a los movimientos de los objetivos.]

Sest era un soldado, nacido y criado. El campo de batalla era su hogar. La nube de comportamiento interpretó sus instrucciones, y maniobró su escuadrón de drones. Los drones se acercaban a sus objetivos, recogiendo información mientras se movían.

Entonces ocurrió.

Una de las hIEs, una joven con su cabello rojo atado en dos coletas, miró directamente a una de las cámaras y mostró una deslumbrante sonrisa. Luego empezó a correr. El helicóptero avanzaba oscuro y silencioso, con las luces apagadas y el camuflaje óptico puesto, pero ella se dirigió directamente hacia él.

Se le puso la piel de gallina al brazo musculoso de Sest. Sus instintos le gritaron que no la dejara acercarse.

[Thomas! Aleja el helicóptero de esa chica roja. A todas las unidades, no dejen que dé ni un paso más allá de la línea defensiva!]

En un solo instante, la escena estalló en combate. Los drones que formaban la línea defensiva abrieron fuego ferozmente sobre las chicas hIEs. Los disparos dividieron la noche, mientras que los flashes de bozal iluminaron el aire como si fueran fuegos artificiales.

Youssef tocó tranquilamente su teclado. No importaba lo que pasara, permanecer tan tranquilo como una máquina era una habilidad vital que cualquier soldado necesitaba para sobrevivir en estos días.

El piloto, Thomas, trató de hacer que su voz se elevara para cubrir su ansiedad.

[Bueno, ¿Podría mirar eso, jefe? Nuestros objetivos ni se inmutan ante las balas de calibre 50.]

Las ametralladoras montadas en los drones con ruedas vertieron balas en las hIEs como mangueras rociando agua. La pelirroja usó una cuchilla gigante para protegerse del ataque; bañándose en una tormenta de mil balas por segundo, cualquiera de las cuales podría haber perforado fácilmente una placa de acero de 5 mm de grosor, la pequeña hIE fue completamente inquebrantable. Las balas de calibre 50 eran bastante estándar para uso militar, pero incluso las hIE de combate generalmente no tenían el poder defensivo para soportarlas tan fácilmente.

▼Parte 2▼

▼Parte 3▼