Uchimusume V7 C1

Modo nocturno

Capítulo 1 — Secuela: La doncella de cabello platino y el delicioso desayuno

▼Parte 1▼

Después de que ocurrieron muchas cosas (más tarde los historiadores suspirarían si escucharan los eventos resumidos de esa manera), Dale y Latina volvieron a su vida cotidiana en Kreuz.

El día de su regreso, la pareja cenó temprano antes de que el bar entrara en su período principal de ventas por la noche. Como Latina servía como la ‘adorable camarera’ del Ocelote Bailarín, y Dale a menudo no regresaba hasta la noche debido a su trabajo, a menudo cenaban durante los períodos de descanso cuando había calma en la cantidad de negocios. Sin embargo, seguramente habría muchos clientes abarrotando el bar esa noche. Puede que ni siquiera haya un momento corto para tomar un descanso. Era increíblemente fácil de imaginar.

Incluso si los dueños dijeran ‘no vengan’, una declaración que nunca debería ser pronunciada por alguien involucrado en la venta de servicios, seguramente no tendría ningún efecto. De hecho, incluso ahora una parte de los clientes habituales se había atrincherado en una parte de los asientos de los clientes y estaban esperando, a pesar de que no estaba pasando nada en ese momento.

Pensando en el fondo de su mente que la cantidad de preparaciones que había que hacer definitivamente aumentaría y planificando en consecuencia, el dueño Kenneth pensó que, aunque estaba mal que ella lo hiciera tan pronto después de su regreso, él necesitaría que Latina se esforzara para ayudarlo. Pero para hacerlo, primero tendría que proveerla de combustible. Para ese ‘combustible’, Kenneth preparó la cena tan rápido como siempre, y luego la puso en la mesa en el rincón de la cocina.

[Wooow!] — La voz que Latina soltó en ese momento fue más por pura alegría que por admiración. Después de revisar el contenido del plato, se acercó para probar un poco de pan. Colocó un gran pan redondo sobre la tabla de cortar, y luego insertó su cuchillo en él con una expresión un tanto seria en su rostro.

Kenneth almacenó muchas variedades de pan de una panadería con la que estaba familiarizado en la cocina, para combinarlas con diferentes platos. Viendo lo que sería la comida, Latina eligió un pan blanco sencillo para acompañarla.

Latina colocó la canasta con un montón de pan sobre la mesa y se sentó, aparentemente incapaz de contener su emoción. Se sentía probable que ella incluso rompiera su habitual tarareo ligeramente desafinado.

[No es nada muy especial…] — dijo Kenneth, mirando un poco perplejo cómo Latina estaba muy contenta mientras preparaba el resto de la comida que había hecho. Latina observo a Kenneth con una mirada que decía que claramente no estaba exagerando en nada.

[Es la primera vez que cocino en mucho tiempo!]

[Bueno, supongo que es verdad, pero aun así…]

[¿Por qué no puedes entender lo increíble que es esto…?] — pregunto Latina, sus ojos se le llenaron de lágrimas.

Perplejo por la respuesta excesiva de Latina, Kenneth miró a Dale que estaba sentado a su lado, pero no pareció encontrarlo para nada extraño, y en su lugar le mostró una sonrisa forzada.

[Fue… un poco duro por allí…]

[Me siento mal por Chrysos, pero no podría vivir en Vassilios…]

Latina solía tener unos modales fantásticos, pero ahora, inusualmente, cogió una rebanada de pan y la mordió directamente. Luego lo masticó completamente, repleta de emoción.

[Dale, es muy delicioso…]

[Me alegro de oírlo.]

Dale estaba volviendo a su antiguo y cariñoso yo idiota, acariciando la cabeza de esa chica, que se había recuperado un poco del horrible estado en el que se encontraba en Vassilios, como se le haría a un niño pequeño. Aun así, el aura sobre Latina ahora era tal que cualquiera, no sólo un idiota cariñoso como Dale, querría hacer lo mismo.

[… ¿Qué pasó?]

Kenneth estaba empezando a pensar que algo serio había ocurrido sin que ellos lo supieran, sólo para que Dale lo enfrentara con una sonrisa forzada.

[¿Cómo debería decirlo…? La comida en Vassilios era extraordinariamente mala.]

[… ¿Huh?]

[Era tan poca apetecible que era chocante.]

[… Ya veo.]

Decididamente no era un asunto serio. Sin embargo, definitivamente no era el caso para aquellos que lo habían enfrentado.

[La comida… es buena… muy buena…]

Las lágrimas de alegría que derramó Latina cuando empezó a comer, claramente contaban parte de la historia.

Ella había completado con éxito su misión de extender la mermelada que Kenneth había preparado cuidadosamente sobre el pan, como si se esforzara por llevar el pan al límite de su tensión superficial. Entonces, se la metió en la boca y las lágrimas empezaron a brotar.

Cuando dio un mordisco al pollo asado que había sido marinado con hierbas y especias, los jugos desbordantes le llenaron la boca y tembló de emoción.

Latina siempre había disfrutado probando cosas nuevas, parecía reflexionar sobre cómo sería alternar alimentos muy dulces y salados. También le gustaba dar a cada comida su propio tiempo, para poder probar el sabor a fondo. Era extremadamente raro verla llevarse la comida a la boca sin parar como lo hacía actualmente.

[¿No estabas en el palacio de Vassilios?]

[Esta comida es muy deliciosa…]

[Supongo que era algo así como un castillo real, y no fue como si nos trataran mal.]

El lugar donde se habían alojado era un templo de Banafsaj, pero al mismo tiempo era también el ‘palacio’ del gobernante de la nación, la Primera Señor Demonio. Difería mucho en estilo de los de Laband, pero no había ningún problema en pensar en él como un ‘castillo’.

Y Dale había intuido por qué Chrysos había adorado a su hermana Latina, se les trataba como si fueran nobles mientras estaban allí.

[Por eso ese horrible sabor fue muy sorprendente.]

[Si estás dispuesto a decir todo eso, entonces has despertado mi interés…]

Al ver a Kenneth pensando con una mirada seria en su rostro, Latina se tragó el contenido de su boca y luego respondió rotundamente:

[Comer comida de Vassilios te hace apreciar realmente el sentimiento de felicidad que te da el comer una buena comida.]

[Esa sí que es una afirmación…]

[Chrysos está trabajando muy duro, así que creo que debería haber un intercambio cultural con Laband. Especialmente la cultura de la comida… por favor… deja que la cultura de la comida mejore…]

Latina también unto mermelada en el siguiente pedazo de pan.

[Esta comida… es muy deliciosa…]

[No dejas de decir eso…]

[Cuando era pequeña, esa era lo normal… Cuando llegué a Kreuz, comprendí que las circunstancias en las que vivía no eran del todo normales, y me imaginé que podría haber sido lo mismo con la comida.] — dijo Latina con una mirada distante, con una especie de iluminación sobre ella.

[Ya veo…]

Latina no había cuestionado las circunstancias en las que nació y se crio cuando era joven. Había pasado todos los días viviendo una vida tranquila con sus amables padres y su hermana gemela, atendida por adultos que eran un poco formales. Era joven y eso era lo único ‘normal’ que había conocido, así que no lo había cuestionado.

Cuando llegó a Kreuz, donde todos los días eran muy animados y ocupados, también vio la vida de sus amigos y se dio cuenta de que las circunstancias en las que nació y se crio eran únicas. También era consciente de que esas circunstancias diferían de las de las princesas de los libros ilustrados, porque su madre era una sacerdotisa de alto rango y habían vivido en un templo de Banafsaj.

Como hombre estricto, pero justo, su difunto padre Smaragdi había enseñado firmemente a sus jóvenes hijas que la autoridad que su madre tenía como gran sacerdotisa no era la suya, ya que eran personas separadas a pesar de ser familia. Una de las cosas que Smaragdi odiaba especialmente era la gente que se burlaba de la autoridad de los demás y actuaba con arrogancia.

Cuando se determinó por medio de una profecía que una de sus hijas se convertiría en la gobernante de la nación, eso significaba al mismo tiempo que la otra niña no sería elegida. La razón por la que sus padres habían criado a sus hijas estrictamente, para que ellas pudieran caminar por sus propios caminos diferentes, era una expresión de su profundo amor.

Y como Latina había crecido para tener un pensamiento verdaderamente flexible, habiendo asimilado los diferentes valores de un país extranjero a lo largo del camino, pudo conjeturar sobre las circunstancias en las que había vivido cuando era joven. De la amenaza de la Segunda Señor Demonio mencionado por sus padres y el hecho de que el anterior Primer Señor Demonio había sido asesinado, ella pudo adivinar que habían sido criadas en las profundidades del templo porque ni ella ni su hermana gemela Chrysos se hubieran convertido en el próximo Primer Señor Demonio.

La cultura alimenticia en Laband y en su madre patria podría haber diferido enormemente, pero era posible que la comida que ella había experimentado mientras se criaba en secreto en las profundidades del templo hubiera sido única en sí misma. Tarde o temprano, eso era lo que Latina había llegado a pensar.

Pero en esta última estancia, Latina se dio cuenta dolorosamente de que no era así, y que la calidad de la cultura gastronómica de su tierra natal era verdaderamente decepcionante.

[Mi posición en Vassilios es complicada, así que tengo miedo de involucrarme en la política… y tengo aún más miedo de que Chrysos se vea influenciada por mis palabras.]

Ese temor era una gran razón por la que Latina había insistido tanto en regresar a Kreuz. Chrysos se negaría, y Latina no pensaba tan seriamente en el asunto como lo había hecho antes, pero su pasado como ‘criminal’ que había sido exiliada no podía ser revocado. Seguramente había muchas personas en esa nación que no verían ese hecho con buenos ojos.

Así como algunos humanos tenían una aversión profundamente arraigada a otras razas, no era fácil deshacerse del disgusto por aquellos cuyos cuernos, los venerados símbolos de la raza demoníaca, habían sido heridos. En esa nación, el castigo fácilmente visible de que le rompieran el cuerno a uno tenía un gran significado.

Como alguien cuya existencia era un asunto tan delicado, era imposible negar que, si se quedaba demasiado cerca del lado de Chrysos, el rey, entonces podría llevar a su hermana a enfrentarse a más desconfianza de la que normalmente tendría. Como una chica inteligente y amable por naturaleza, ese hecho no era algo a lo que Latina pudiera hacer la vista gorda.

[No es como si nunca pudiéramos encontrarnos… y la situación seguramente cambiará una vez que el gobierno de Chrysos se estabilice, pero… por ahora, Kreuz sigue siendo el único lugar donde puedo decir ‘estoy en casa’.]

Latina sonrió, y luego comió una cucharada de la sopa llena de muchas verduras que era un alimento básico del Ocelote. Por supuesto, Kenneth no era su madre, pero para Latina este sabor era algo así como ‘la cocina casera de mamá’.

[Y… fue muy duro, ya que la comida en Vassilios era muy mala.]

[Así que volviste.]

[Por supuesto, nunca podría decirle a Chrysos… que no podía quedarme en Vassilios porque la comida sabía muy mal…]

Latina había crecido en el Ocelote Bailarín, que se enorgullecía de su cocina incluso entre los restaurantes de Kreuz, por lo que la calidad de las comidas era increíblemente importante para ella. Desde el choque de ese primer bocado de la cocina de Kenneth, en lugar de disfrutar de la comida sin rumbo, ella había seguido esforzándose por aprender a cocinar por su cuenta, dedicándose diligentemente a la tarea.

Todo esto era por el bien de la deliciosa comida.

[Hubiera sido preferible que me dejaran hacer las cosas, pero eso no era una posibilidad…]

[Sí, no puedo imaginar que te hubieran dejado.]

Todos los asociados con el Ocelote ya sabían que la hermana de Latina era el Rey Dorado, el gobernante de Vassilios. El trabajo en la cocina se consideraba generalmente como un trabajo destinado a los subordinados. Kenneth se enorgullecía de su trabajo, pero su forma de pensar no coincidía con la del mundo en general.

[Aun así, Latina, tú ibas a la cocina de vez en cuando, ¿Verdad?] Dale intervino. Latina desvió su mirada, sintiéndose aparentemente incómoda.

▼▼▼▼

Después de convertirse en un ser extraordinario como familiar de la Octava Señor Demonio, Dale fue capaz de seguir moviéndose sin necesitar sustento o sueño. Gracias en parte a eso, al principio no prestó ninguna atención al estado de la comida en Vassilios. No tenía tiempo para preocuparse por el sabor, y sólo le preocupaba si obtenía o no la mínima cantidad de nutrición necesaria. Acompañar con agua las raciones portátiles que tenía a mano había sido suficiente. Todo su tiempo y sus pensamientos se habían dedicado a cuidar de Latina, en lo que se sentía como un largo día pasado en un sueño. O, mejor dicho, hay que decir que el solo hecho de mirar a Latina había sido suficiente para satisfacer a Dale en ese momento. Había priorizado esa medicina especial para su deficiencia de Latinium* por encima de las tres grandes necesidades de comida, sexo y sueño.

En poco tiempo Latina comenzó a recuperarse y a ser capaz de moverse, que es cuando los dos prestaron atención al asunto de la comida.

Cuando masticó la comida por primera vez, más que una expresión que decía que era asquerosa, Latina llevaba una expresión de gran tristeza. Fue una reacción verdaderamente decepcionante.

Apoyada en la almohada que estaba sobre la cama, Latina miró la comida en el plato que llevaba una dama de honor y su expresión se transformó en una depresiva. Dale no estaba acostumbrado a verla así.

[… ¿Latina?]

[La comida… no es buena…] — Latina se dejó caer mientras murmuraba para sí misma con voz llorosa, mientras acercaba lentamente la cuchara a su boca. La reacción inicial de Dale al escuchar eso fue pensar que ella todavía no había vuelto a ser la de siempre.

Dale había cuidado a Latina desde que era pequeña, y cuando comía, le daba alegría hasta a los espectadores que la veían comer. Y así, pensó que ella no se había recuperado lo suficiente como para disfrutar adecuadamente de una comida.

Dale llegó a comprender adecuadamente su afirmación cuando ella se recuperó más y pudo sentarse a la mesa del comedor junto a él. Habían tenido el hábito de comer juntos durante muchos años. Su propia necesidad de comer era una preocupación secundaria en el asunto, Dale naturalmente decidió comer junto a ella.

Y después de tomar un bocado de la comida proporcionada, Dale gritó irreflexivamente: ‘Es horrible!’

Fue entonces cuando Dale se dio cuenta de repente.

Al parecer, a Latina no le gustaba decir que algo sabía mal. Ella respetaba la cocina y le gustaba mucho la comida.

[Vaya… es sorprendentemente mala…]

Dale expresó sin rodeos sus verdaderos sentimientos porque los únicos que están actualmente en la villa que sirve como cuarto privado de Latina son la propia chica y las damas de honor. A diferencia de Chrysos, ellos no podían entender el lenguaje de los humanos, Oeste Continental, que Dale generalmente usaba.

La comida dispuesta sobre la mesa se veía diferente incluso a simple vista. Como resultado, Dale había sido completamente incapaz de adivinar cómo sabría. Sin embargo, nunca había esperado que supiera tan mal.

[Latina… ¿Qué es esto?]

[Se llama ***. Se… supone que se hace cocinando ****** junto con ***.]

[Bueno, entonces, ¿Qué hay de esto…?]

[Creo… que es *****. Se hace encurtiendo la carne de ****** en *** y **** y luego cocinándola.]

La mayoría de la información clave estaba en lenguaje demoníaco, por lo que le resultaba totalmente incomprensible.

El plato que Dale había señalado al principio parecían ser unas gachas hechas de algún tipo de grano. No pudo identificar la sustancia pastosa con trozos de grano flotando aquí y allá. Apenas tenía sabor. Era difícil de tragar, sin embargo, y tenía una textura que era increíblemente difícil de describir. Los pedazos de grano que quedaban a medio hacer en el plato también eran indescriptibles.

Lo siguiente que Dale señaló fue algo que al menos podía identificarse como una especie de plato de carne.

Al provenir de un clan de cazadores, se dio cuenta por primera vez que la carne había sido mal manejada. Aparentemente ni siquiera la habían preparado adecuadamente. El hedor de la misma era terriblemente fuerte; además, los jugos habían sido extraídos, dejándola seca, y estaba demasiado condimentada con hierbas, dándole el amargo sabor y aroma de la medicina.

Dicho sin rodeos, era horrible.

Dale no se quedó pensando que esa opinión era sólo porque era humano, ya que vio a Latina retorciéndose con una mirada triste en su cara mientras masticaba la carne dura.

[En Vassilios… la comida más deliciosa es la fruta *******.]

[¿Sólo lo comes cómo está?]

[Sí…]

Eso no podría llamarse cocinar.

De esa manera, Dale había llegado a aprender lo horrible que era la cultura culinaria en Vassilios.

[Cuando era niña… así es como eran nuestras comidas… así que esto era normal para mí. Así que cuando comí por primera vez la comida de Kenneth, me sorprendí mucho. Había muchos sabores diferentes.]

A Dale le costó mucho responder, dejándolo con una cara como si tuviera problemas para saber qué decir. Y así, Latina había hablado con una sonrisa torpe e impotente en su rostro.

Dale pensó en cuando Latina había comido por primera vez en Kreuz. Era cierto que sus ojos habían brillado cuando vio el postre que Kenneth había hecho. La adorabilidad de la pequeña Latina que lo miraba con ojos brillantes como para reportar lo feliz que estaba se había apoderado de su corazón. Él la había recogido de casualidad, pero después de ver una sonrisa tan amplia e inocente apuntando hacia él, no fue una sorpresa que no pudiera considerar dejarla ir. Sí, no había forma de evitarlo. Esa era la verdad absoluta.

[Eras realmente linda en ese entonces… Cierto, entonces… ¿Qué hay de los dulces…?]

[No recuerdo que haya nada más que fruta…]

[Ya veo…]

En ese momento, Dale había pensado que la reacción de Latina era excesiva, pero se había imaginado que era porque ella había estado en el duro ambiente de ese bosque, donde no había podido tener una comida adecuada. Pero para ella, el choque cultural había sido una parte aún mayor de esa experiencia.

[Aparentemente… no se pueden cultivar muchas cosechas en Vassilios. Pero para los demonios, incluso los machos adultos no necesitan tanta comida como los humanos, así que… las cosas funcionan de alguna manera, creo.] — dijo Latina, pareciendo que recordaba su pasado. Latina no había estudiado estos asuntos en detalle, pero al comparar lo que había escuchado de su padre y observado de su entorno con lo que había visto y oído después de ir a Laband, se imaginó que sus pensamientos sobre el asunto no podían estar muy equivocados.

[Cierto, está rodeado de tierra árida…] — Dale respondió, recordando el vasto desierto que había visto desde lo alto de la espalda de Hagel. Con la protección divina de Quirmizi, se podía esperar una cosecha suficiente incluso de una tierra como esta, pero ese no era un método con el que se pudiera contar para siempre.

La cantidad de cosechas que se podían obtener en una tierra dura como Vassilios era limitada. Y como país que rechazaba todo intercambio con naciones extranjeras, no podían importar alimentos. Como resultado, y dado que lo que podían obtener era limitado, no veían las comidas como algo para disfrutar, sino más bien como un medio de tomar la cantidad mínima de nutrición necesaria.

La joven Latina no estaba consciente de esto, pero el anterior Primer Señor Demonio era un gobernante con una forma de pensar bastante conservadora. Las posturas fundamentales de ese gobierno anterior se mantuvieron intactas hasta que Chrysos fue entronizada como el nuevo Señor Demonio, lo que afectó la situación política del país.

Mientras tanto, Kreuz era una ciudad especialmente próspera incluso para un país como Laband. Servía como punto de enlace entre el puerto y la capital, y como lugar crucial en términos de distribución, era rica en mercancías.

Además, el mentor de Latina fue Kenneth, un hombre que se dedicó a reunir y experimentar con alimentos y recetas de todo tipo de regiones. Sus habilidades de primer nivel como aventurero y guerrero pesado no habían sido más que medios para lograr ese objetivo. De hecho, poco después de encontrar su mayor objetivo en términos de ingredientes raros (un tipo de dragón que vivía en el océano), se casó rápidamente para dirigir el Ocelote Bailarín y se retiró como aventurero. Hubo muchos que expresaron su decepción, ya que todavía era joven para retirarse de ese trabajo y había mostrado gran habilidad como líder de grupo, pero no les hizo caso. Había decidido vivir el resto de su vida como chef.

El lugar donde Kenneth mostró sus habilidades fue el Ocelote Bailarín. Era una tienda con un menú con todo tipo de recetas y platos que normalmente no se podrían ver en un bar de la parte más dura de la ciudad.

Ese era el tipo de lugar en el que Latina había crecido.

Latina ya no podía regresar a la cultura culinaria de su antiguo hogar en Vassilios.

[Oh sí… ¿Cómo está Rose manejando las comidas…?] — Dale murmuró, y la mirada de Latina vagó. Después de poner una cara terriblemente conflictiva, Latina pronto miró hacia abajo impotente. Sus sentimientos realmente se mostraron claramente en su rostro.

[Siento que… sería un problema… si no comiera la comida que Chrysos proveyó…]

[Bueno, considerando su posición actual… puede que a Chrysos no le importe demasiado, pero no hay garantía de que todos los demás lo vean así.]

El hecho de que alguien comiera o no los alimentos proporcionados indicaba la falta o la presencia de confianza. No importa la razón, si Latina rechazara la comida ofrecida por Chrysos, sería como declarar a los demás que no confiaba en su hermana, el rey. Latina se dio cuenta de que era precisamente porque tenía el respaldo de su hermana que podía actuar libremente, así que también entendió ese asunto.

Sin embargo, como ella y su grupo tenían intercambios periódicos con Laband, no sería nada extraño que Rose tuviera alimentos de allí. Incluso las raciones y las conservas serían mucho más comestibles en comparación con los alimentos de Vassilios.

Esa línea de pensamiento causó que Latina se volviera más conflictiva.

Terminó cediendo fácilmente a sus deseos. No era como si fuera una santa puramente noble, ya que era más bien una plebeya inundada de los deseos de la vida cotidiana.

[Hmm♪ Hmm♪ Hmmm♪] — Latina tarareaba felizmente para sí misma, casi saltando por el pasillo.

Había visitado a su amiga Sylvia justo antes. Debido a que tenía una forma de pensar de plebeya, no importaba cuán cercana a Rose pudiera haber sido, no podía acercarse a una noble de Laband, que actuaba como enviada de la nación, y decirle ‘por favor, dame comida.’

Sin embargo, era una historia totalmente diferente cuando se trataba de su amiga.

Desde que era una niña, Latina nunca dejó de sentir que necesitaba ser una buena chica. Todo lo que la rodeaba había sido negado, y ella estaba exiliada del lugar donde había nacido, así que comprendió lo precioso que era todo lo que Dale y los otros adultos del Ocelote le habían dado. Si era una ‘niña mala’, entonces podría perder toda esa felicidad. Temía perderlo todo una vez más, más que cualquier otra cosa.

Como resultado, le costaba mucho trabajo quejarse ante los adultos, pero había refunfuñado ante sus amigos un montón de problemas y quejas ociosas adecuadas a su edad. Y también era especialmente sincera con Silvia, expresando abiertamente sus quejas.

Con una mirada completamente y totalmente abatida, Latina le dijo a su amiga: ‘La comida no era buena…’

Al oír eso, Sylvia estalló en una risa sincera.

Hace poco tiempo, Latina se había quejado de que era una molestia que las damas de honor se involucraran en cada cosa que ella hacía, desde cambiarse de ropa hasta simplemente dar un pequeño paseo. Ella también lo había pensado en ese momento, pero era una declaración demasiado ridícula de escuchar de parte la hermana del gobernante de Vassilios.

[Ya es bastante malo que no pueda evitar reírme del asunto… Pero oye, ¿Estás diciendo que incluso el sentido del gusto de los demonios era malo?]

Sylvia todavía se preguntaba si podría ser una diferencia en los gustos preferidos por los humanos y los demonios, pero Latina dio un sacudón de cabeza impotente con una mirada deprimida en su rostro.

[No es un buen sabor… Puedo entenderlo porque tengo otras cosas con las que compararlo, así que sé lo que sabe bien y lo que no. Pero allí, esa es sólo la forma en que la comida es…]

[No es que sea tan horrible que no puedas comerla, pero realmente es impresionantemente desagradable.]

En teoría, estaba llevando a cabo su papel como alimento. En realidad, daba la impresión de que estaba haciendo precisamente lo mínimo necesario.

[Hmm… Latina.]

[¿Qué pasa?]

[Tengo algunos dulces.]

[Waaaah!]

Ver a su amiga con tan bajo ánimo había hecho que Sylvia recordara lo que tenía a mano. Sacó una pequeña botella llena de caramelos que estaba enterrada entre los libros y documentos que llenaban su escritorio. Como proporcionaba una rápida fuente de energía, era una necesidad para las sacerdotisas de Akhdar. Ella sacó una y la ofreció, haciendo que los ojos de Latina brillaran al abrir la boca, pareciendo una niña pequeña.

[¿Son deliciosos?]

[Si!]

[Me alegro de oírlo.]

Se sentía como si le diera comida a un pequeño animal.

Aparentemente, Latina obtuvo una gran felicidad de este primer pedazo de sabor en un tiempo, habiendo tenido la alegría de una comida apropiada que le fue robada. Parecía haber vuelto a un estado un poco más infantil, saboreando el caramelo dentro de su boca con una mirada feliz en su cara.

[Ahora que lo pienso…] — Sylvia murmuró y se puso de pie, y luego rebuscó entre su propio equipaje, que había tirado en un rincón de la habitación. Al poco tiempo, sacó una lata de aspecto sencillo.

[¿Hmm?]

Mientras Latina miraba confundida, Sylvia la abrió y un olor particular se esparció por el aire.

[Muy bien… sigue siendo bueno. Esto es todo lo que tengo ahora mismo, pero ¿Lo quieres?]

Latina entendió lo que había en la lata, así que las palabras de su amiga le causaron una gran emoción. Ella mantuvo sus manos juntas en oración y miró a Sylvia con ojos llorosos.

[Sylvia… eres como una diosa…]

Ese tipo de comentario no era ciertamente el tipo de cosa que debería decir un Señor Demonio, un dios de menor rango.

▼Parte 2▼