SCP V1 C2

Modo nocturno

SCP-105: “Iris”

Era la primera noche en que me encontré perdido (¿de qué otra manera podría describirlo?) en la extraña instalación de investigación de la Fundación SCP. En el momento me encontraba en los aposentos personales de Iris, escondidos en un ala de lo que podría solamente asumir que era el área residencial subterránea. No es como si ellos me dieron un mapa.

Ya sea que Iris no le gustaba tener muchas cosas, o esas eran las restricciones en lo que podía tener como un objeto SCP. Cual sea el caso, su habitación estaba demasiado desierta. No era lo que me imaginaba cuando pensaba en la habitación de una chica normal. Carecía del toque lindo y femenino.

Era una habitación de buen tamaño, sólo un poco más pequeña que los salones de clases de mi liceo. Un papel tapiz simple estaba pegado en las paredes y una alfombra poco atractiva estaba puesta sobre el piso. Un escritorio de oficina de metal, un casillero y una cama con marco de tubo (como las de los hospitales), estaban colocados a través de toda la habitación de modo que complaciera la vista.

La habitación estaba limpia, pero en general, había tan pocas cosas que no se necesitaba limpiar exactamente. Pensé que el lugar podría tener algunos peluches o cachivaches.

Podría decir que Iris trabajó para hacer que esta habitación aburrida fuera aceptable como para que una mujer joven viviera ahí. Los libros con las páginas marcadas, la ropa esparcida por las paredes, las cajas de jugo con las pajillas aún dentro, y entre otras cosas que le daban un ambiente de vida. Era lo suficiente para hacerme saber de qué estaba en el dormitorio de una chica. Incluso bajo estas condiciones, estaba un poco nervioso.

Imaginando de que ella no quería a nadie fisgoneando, hice lo mejor que pude para mantener mis ojos enfocados en Iris. A pesar de todas las veces que la vi en las fotos, la mayoría de ellas fueron tomadas de su rostro, así que era de alguna manera refrescante ver sus otros ángulos

“███, ¿cómo acostumbran a decidir algo en Japón?”  preguntó Iris mientras se volvía hacia mí después de lanzar furiosamente algo que no quería que yo viera (tal vez sus bragas o su diario…) a su casillero. No entendí bien lo que quería decir, pero no sabía cómo responder.

Iris se encogió de hombros y dio palmaditas dos veces en la cama. “Yendo al grano, sólo hay una cama en esta habitación. Después de todo, es mi habitación. Y dormir juntos no sería, hablando lógicamente, muy deseable para nosotros, ¿verdad? Por lo tanto, ¡es imperativo que determinemos quien obtendrá el derecho de dormir en la cama! ¿Lo entiendes?” Dijo ella, encontrándose con lo cortés y lógico, pero también bastante difícil de entender. Era cierto que sólo había una cama… y dormir juntos sería malo.

No estábamos en ese tipo de relación. Pero si me pidieran describir la naturaleza de nuestra relación, lucharía al tener que encontrar una respuesta.

De todos modos, esta era la habitación de Iris, así que ella debería dormir en la cama. Yo era como un gorrón que se aprovechaba de ella. Aparte, no parecía correcto disfrutar una buena noche de descanso mientras que una chica dormía en el suelo.

Había cierta probabilidad de que se planeaba que yo durmiera en esa sucia celda… e Iris me estaba invitando a su habitación bondadosamente. El estar aquí era más que suficiente. Noté que había un sofá, así podría pedir una sábana y dormir ahí. No sería capaz de dormir bien con eso tan pequeño, pero era mejor que rodar en el suelo.

Personalmente, me concernía más dormir en la misma habitación que una chica, incluso se sentía extraño. ¿Acaso podría dormir mientras escuchaba el sonido de su respiración? No estaba seguro de que pudiera. Pensar en eso hizo que mi corazón se acelerara. Como un chico de liceo normal y hormonal que no tenía mucha suerte con las chicas, esta situación era pésima para mi corazón.

“Ya veo, pero en serio, no necesitas contenerte por mí, ███,” dijo Iris, su frente se arrugó de preocupación después de escuchar mi confusa opinión. “Eres un poco reservado… No das seguido tu sincera opinión, ¿cierto? ¡Sé más asertivo! ¿Es que todos los japoneses se comportan de esta manera?”

Aunque no parecía feliz con la situación, Iris tiró de las sábanas de su cama. Moviéndose tan ágil como un animal pequeño, lo llevó hacia a mí y colocó la sábana en mis brazos.

“Es demasiado tarde como para argumentar los pequeños detalles de la vida. Estoy exhausta, así que voy a dormir. Perdón, pero por favor duerme con la sábana en el sofá por hoy.” Abriendo el casillero que probablemente use como guardarropa, Iris dijo, “Lo primero que haré mañana, es solicitar una cama extra o preparar una habitación para ti… quisiera vestir mi pijama, ¿podrías darte la vuelta?”

Tan pronto como escuché eso, desvié la mirada rápidamente. Un momento después, escuché el sonido de telas rosándose. Creo que se estaba cambiando… ¡Oh cielos! ¿Cómo acabé en esta situación?

***

Si Iris iba a cambiarse justo aquí, entonces iba a tratar de desviar mi atención tan lejos como pudiera. Estudié las cosas en la habitación en orden de que entraran en mi campo visual. La fecha mostrada en el reloj digital sobre su escritorio encajó con el día al que fui a la biblioteca. Me había teletransportado (¿lo hice?) a una instalación de investigación supuestamente ubicada en U.S.A., pero eso tampoco significaba que había viajado al pasado o al futuro. Bueno, creo que eso era una buena noticia.

Me di cuenta que un montón de cosas extrañas probablemente estén siendo contenidas dentro de los confines de esta instalación de investigación. Sin embargo, mi mente normal, de clase media-baja, no podía manejar las tonterías locas de una película de ciencia ficción que sucedía a diestra y siniestra.

… ¿Qué era esto? Mientras que mis ojos vagaban por la parte del escritorio donde estaba el reloj digital, algo llamó mi atención. Verdadero a mi imagen estereotípica de una chica extranjera, había un tablero de corcho, colgado en la pared junto al escritorio con varias fotos adjuntas a él. Varias fotos enmarcadas estaban colocadas a lo largo del escritorio.

Ahora que lo pienso, Iris era la Chica en las Fotos. Ella casi siempre sostenía una cámara en las fotos. Era una cámara Polaroid tan magnífica y de tan alta calidad que tenía la vaga impresión de que era una fotógrafa profesional o una aficionada.

Todas las fotos eran tomadas desde ángulos únicos, pero sólo había unas cuantas para ser vistas. Creo que no se dedicaba a esto, aún si no fuera una fotógrafa. Con nada mejor que hacer tales pensamientos triviales corrieron por mi mente.

Por lo que pude ver, no había nada más que fotografías paisajistas. Eso me vino a la mente como la distinción de un verdadero fanático. La mayoría de la gente le gustaba tomar fotos de otras personas, o ellas mismas, ya sean en fotos conmemorativas o selfies… ¿O acaso eso era único en la cultura japonesa?

De cualquier manera, cada una de las imágenes era hermosa. Todas ellas mostraban lugares que nunca había visitado. No reconocía la mayoría de las locaciones, pero sí que noté una en particular. Probablemente era el Gran Cañón. Era una de las vistas más grandes y maravillosas, un lugar que Estados Unidos se enorgullecía. A lo que recordaba, ese majestuoso cañón estaba entre los más grandes en el mundo. Había visto cómo se veía en la TV. Creo que Iris había estado ahí en persona y tomó la foto. Como alguien cuya vida era sólo el hogar y la escuela, estaba un poco celoso de ella.

… ¿Ah? Algo no se sentía bien. Me abrí paso hasta el tablero de corcho. Al principio, creía que era debido a la luz, pero una de las fotos brillaba, previniendo ver lo que era. No era como si me urgía saber lo que contenía la foto, pero no tenía nada mejor que hacer mientras esperaba que Iris terminara de vestirse y de cierto modo me sentía curioso.

Mientras me acercaba, la respuesta se volvió clara. No era de extrañar que no supiera de qué era la foto. Por alguna razón, era la única foto colocada al revés.

Ya sea que Iris no quería mirarla y la puso al revés o la colocó de ese modo por error… De ser lo último, no sería correcto mirar sin permiso, pero al final mi curiosidad se apoderó de mí. Tomé la foto, le di la vuelta y la observé.

Fue un acto impulsivo a causa de mera curiosidad. Durante mucho tiempo, me arrepentiría de haber tocado la foto en ese momento.

La foto era rojo carmesí.

Por una fracción de segundo, pensé que estaba cubierta en pintura roja o algo así. O si no, Iris cometió un error durante la sesión que causó que la foto saliera roja… Pero ninguna de esas opciones era el caso. Este tono de rojo era… sangre. Era el color de la sangre humana.

Al parecer era una escena de asesinato. La foto mostraba grotescamente sangre salpicada en toda la habitación. Había partes oscurecidas, como si la sangre salpicó la lente de la cámara. Debido a ello, no podía discernir claramente los contenidos de la imagen.

Al menos, parecía que la foto era una especie de habitación. Una sala común al estilo occidental. Se veían un par de piernas humanas como si crecieran desde la esquina de la foto. Cubiertos de heridas sangrientas y retorcidas en ángulos antinaturales, probablemente pertenecían a un cadáver.

¿Pero qué demonios? ¿Qué estaba haciendo esta asquerosa y espeluznante foto aquí…?

“…Hay algún problema?” Preguntó Iris. Debió haber sentido de que había algo mal, porque ella se volvió hacia a mí… o eso pensé. No tuve la oportunidad de notarlo.

Como si el chorro de sangre de la foto saliera a borbotones, mi visión se nubló en el color rojo. Tropecé, me tambaleé—como un hombre borracho—, antes de caer inconsciente.

***

El aire se sentía diferente. Mis alrededores estaban llenos con un olor nauseabundo, mucho más denso que cualquier cosa que haya respirado antes. Aguantando las ganas de vomitar, cubrí mi boca con ambas manos.

Pestañeé rápidamente—estaba totalmente atontado. Este era un lugar diferente. Acababa de estar en la justamente cómoda, aunque ostensible habitación de Iris. Ahora estaba parado en un lugar, como si me hubiera teletransportado al azar.

Me invadió una sensación de déjà vu, a pesar de que nunca había estado antes en este lugar. Oh, ¡duh! Acabo de tener una vista de esta habitación de esa foto… era la misma sala al estilo occidental. Comparado con las salas japonesas, era algo espaciosa, pero las cosas estaban desparramadas como si hubiera sido devastado por un huracán.

Había palomitas esparcidas por todas partes. Las cortinas estaban hechas jirones y rasgadas. Había grietas que corrían por las paredes, piso y techo. La lámpara había caído del techo y estaba destrozada. El sillón estaba de cabeza. Las patas del piano estaban rotas. La tierra se escurría de la maceta volteada. La pantalla de TV estaba destruida. Y luego estaba toda esa sangre.

Todo estaba teñido carmesí con la sangre. Tal vez esto fuera la fuente de la horrible peste que flotaba en el aire. Era extraño, un olor miserable que probablemente nunca olería si me hubiera quedado en el pacífico Japón.

Ignorante a la situación y a lo que transpiraba, me quedé de pie estupefacto, incapaz de forzar un grito… Y entonces escuché un quejido. Lleno de dudosa inquietud, giré hacia el origen de la voz.

En la esquina de la habitación, un hombre empapado con sangre estaba recargado contra la pared, sus piernas desgarradas delante de él. En la esquina de esta habitación vandalizada, estaba a punto de estirar la pata.

No había manera de que él sobreviviera. No sabía lo que ocurrió, pero pude ver que sus piernas y manos estaban torcidas en ángulos innaturales, y estaba sangrando profundamente a través de varias heridas a lo largo de su cuerpo. Estas heridas fueron hechas por algún tipo de hoja afilada. Las grietas en la pared detrás de él se extendían como una telaraña, su cabeza apenas se sostenía.

Parecía que un monstruo gigante con garras afiladas había aplastado a este chico antes de golpearlo contra la pared… No era doctor, así que no podía darlo por sentado, pero parecía bastante obvio que estas heridas eran fatales Pero este hombre, quien no conocía por nombre en aquel momento, parecía bastante vivo.

“Nnngh,” murmuró incomprensiblemente bajo su aliento.

Después de un momento de duda. Comencé a caminar al costado del hombre. No había mucha distancia entre nosotros, pero mis pies se sentían más pesados con cada paso. Mis piernas tambaleaban, haciendo que el camino hacia él fuera largo y accidentado. Me sentí mareado.

Abrumado por lo extraño de todo esto, me costó todo lo que tenía para no caerme a un lado o al otro. Incluso la más mínima sacudida sería suficiente para noquearme por completo.

Me observó a través de las hebras de su cabello pegadas a su cara por la sangre. “…Corre.”

Ahora que lo observaba de cerca, vi que la víctima empapada de sangre era en realidad un joven varón de mi edad. No era bueno adivinando las edades de los caucásicos, pero puede que él sea más joven que yo. Con la cabeza abajo y su rostro lleno de sangre, era difícil discernir sus rasgos faciales. Para colmo, la habitación estaba muy oscura. Al parecer el único foco de la habitación se destrozó por el suelo, y ya estaba oscureciendo. A causa de eso, no podía ver bastante bien…

Lo mismo debía sucederle al muchacho. Con toda la sangre que ha perdido, probablemente apenas estaba consciente. No me sorprendería si sintió a alguien vagamente de pie frente a él.

Por alguna razón, repetía desesperadamente la palabra. “Corre. Corre. Corre.”

Gracias al collar de traducción en mi cuello, fui capaz de apenas entender lo que decía, “Corre. Iris, viene a matarnos.”

¿Qué quería decir con eso…? Pero no estaba en posición de discutir sus palabras. Al siguiente momento, sentí como si algo grande se envolvía alrededor de mi cuerpo. Y luego me jaló con gran fuerza. En eso, me desmayé brevemente

***

“¡███, ███! ¿Estás bien? ¡Por favor di algo!”

Una vez más, mi entorno cambió en un instante. Había regresado a la habitación de Iris sin saberlo. El aroma a sangre se desvanecía mientras era envuelto en un gentil aroma agridulce.

“¿Qué pasó? ¿Puedes explicarlo detalladamente? Primero, ¡respiremos profundamente!”

El sonido de la voz de Iris llamándome sonaba demasiado cerca. ¡Y vaya sorpresa! Iris me sostenía muy fuerte contra su pecho. En un giro desafortunado de eventos, ¡estaba sentado sobre ella! Mi nariz estaba enterrada en el escote de los engañosamente amplios pechos que dejó expuestos con su pijama.

¡Esto era malo! Sintiendo un peligro mayor que cuando estaba en la habitación pintada en sangre, golpeé mis manos contra el suelo y puse distancia entre nosotros apresuradamente. Arrastré mi trasero por todo el camino hacia la pared.

“… ¿Estás bien?” preguntó Iris, con una expresión de genuino desconcierto mientras me miraba. Alació su pijama tranquilamente después de notar que estaba arrugada luego de nuestro encuentro e inclinó su cabeza en curiosidad.

“Los hechos que observé son los siguientes: Desapareciste de esta habitación por una docena a varias docenas de segundos. La fotografía pareció absorberte justo ante mis ojos,” explicó Iris, agachada—quién sabe porque—mientras giraba su dedo en el aire.

“Estaba muy sorprendida, caminé para identificar la foto que te absorbió. Tras lo cual, te vi moverte dentro de la foto,” continuó Iris. Un poco incómoda, dijo, “Es esta.” Apretada entre sus dedos, agitó la foto extraña de la habitación pintada en sangre.

“Intenté tocar tu imagen móvil en la foto. Aunque pareciera que te estabas moviendo, había una posibilidad de que mis ojos me estuvieran engañando. Quería verificar las cosas. Y a pesar de que hice que esto sonara inteligentemente planeado, esto fue hecho puramente en impulso, no por pensamiento consciente.”

Viéndome como algo misterioso, me estudió intensamente y prosiguió. “Cuando toqué tu imagen, saltaste de vuelta. Debido a la diferencia entre nuestros físicos, me derribaste, y, bueno…Creo que conoces el resto desde ahí.”

La escena de la foto que señaló era idéntica a la sala pintada de sangre en la que estaba momentos atrás. ¿En verdad me metí en la fotografía…? ¿Acaso era posible?

“Especulo que eso es lo que ocurrió, pero no entiendo la mecánica detrás del cómo. Esta fotografía posee demasiado valor y peligro que sería muy problemático si es descubierto en mi posesión. nunca exhibió la habilidad de introducir personas dentro de ella,” dijo.

Aparentemente, a Iris no le importaba mucho tocar la fotografía. Con mucha gracia, lo volteó rápidamente y lo dejó en el escritorio por el momento.

“De cualquier manera, sugeriría que la fotografía no es especial sino tú quien posee la habilidad de viajar entre el mundo de la foto y la realidad. Cuando estuviste bajo observación inicial, se detectó un fenómeno similar.”

¿Cuando fui colocado bajo observación inicial? Me pregunto si se refería cuando fui teletransportado a instalación de investigación. Pensándolo mejor, tuve una sensación similar de calidez envolviendo todo mi cuerpo o enrollándose a mi alrededor también en ese entonces.

“Hmmm, temo que lo único que tenemos en este momento son conjeturas,” dijo Iris. Cruzando sus brazos, frunció el ceño y se quejó. “Hablemos de esto a un investigador de confiar mañana. Aunque poseo un nivel de acceso de seguridad, no soy tan diferente que una civil común. Deberías buscar la asistencia con un investigador experimentado con un área de competencia relevante. Pero ya es tarde, así que me gustaría dormir,” Iris terminó con una sonrisa seca.

Al siguiente momento, una ronda sorprendentemente fuerte de aplausos explotó a través del aire como un petardo.

“¡Asombroso!” resonó la voz de un hombre.

Iris y yo brincamos del susto en lo que dirigíamos nuestras miradas al hombre. ¡Fue como si se hubiera teletransportado! Era un hombre negro en buena forma física, de unos treinta y tantos años. Por alguna razón estaba usando una camisa polo exageradamente brillante y pantalones negros que brillaban con destellos. No debería dejar que me importara, ya que este era otro país, pero estaba usando zapatos de cuero, ¡justo en la habitación! Como si no fuera suficiente, su cabeza estaba coronada con un sombrero de copa. En contraste a su llamativo sentido de la moda, llevaba una simple y blanca bata de laboratorio.

¿Quién era este…? Aunque mi mente estaba acelerada, Iris miró un segundo al hombre y escupió un descortés “¡Geh!” Un disgusto hacia al hombre se mostraba por toda su cara.

Viendo su reacción, él cerró un ojo, como si dijera que no le haría caso. El hombre continuó sus aplausos hasta que estaba satisfecho. Luego se inclinó elegantemente con sombrero en mano.

“¡Lamento interrumpirlos tan tarde! Pero siéntanse seguros, pues no necesitan estar alertas, ¡ya que no soy un asesino! ¡Ni un ángel ni demonio! ¡Ni siquiera una chica mágica o ninja!” Algo debió parecerle gracioso pues estalló de la risa.

“Si alguno de esos es más de su agrado, cambiaré después de rehacer mi gran entrada. ¿Y bien? ¿Cómo les gustaría que me viera?” Debió haber habido otro error con el collar de traducción, porque emitió un sonido extraño cuando dijo “cambiaré.” Lo que sea que haya dicho probablemente significaba algo entre líneas, pero era incapaz de traducirlo perfectamente… creo. No es como si fuera un experto con el dispositivo o algo.

***

“Dr. Bright,” Iris se quejó en una voz exhausta, su pulgar presionando contra su frente. “Pensé que no tenías permitido visitar adolescentes humanos en sus habitaciones a altas horas de la noche. De hecho, ¿no tenías prohibido las interacciones con adolescentes humanos debido a la mala influencia que provocas?”

El término “adolescentes humanos” parecía una manera extraña e indirecta de decirlo, pero la palabra en inglés que escuché simultáneamente de la boca de Iris era en realidad “jóvenes.” No era una palabra generalmente usada en japonés para describir ese grupo.

De cualquier manera, el extraño investigador que ella se refirió como Dr. Bright sonrió ampliamente, por alguna razón. “¡Oh, Iris! ¡Eres tan adorable como siempre! No me digas que no solo crees que ‘Las Cosas que el Dr. Bright No Puede hacer en la Fundación’ es un documento oficial reconocido por la Fundación SCP, ¡sino que esperas que me adhiera obedientemente a las reglas de ese chiste de lista! ¡Qué linda eres!”

“En cualquier caso, ¿no es irrazonable invadir el espacio privado de alguien del sexo opuesto sin haber realizado antes las medidas necesarias y haber obtenido permiso primero?”

“¡Aja ja ja! Puedes montar una exhibición para mostrar todas las cosas irrazonables puestas ahí, y con ello, ¡estoy bastante intrigado por lo que precisamente consideras ‘irrazonable’! Por favor explícamelo razonablemente, ¡para que pueda ignorarlo con la elegancia de un caballero! Dejaré valientemente que pase por un oído y salga por el otro… con estilo.”

“¡Maldito ███!” Iris gritó una grosería rompe oídos hacia al Dr. Bright, debió haber excedido la capacidad del collar de traducción, ya que no convirtió la palabra en algo que pudiera entender.

Después de reírse por un rato, el Dr. Bright fijó su atención en mí. Estaba en parte fuera de mi zona, deliberadamente alejado de su conversación. Pero cuando sus ojos se fijaron en mí, me recorrió un escalofrío indescriptible. Era como si un dedo recorriera mi espalda.

“… Mira, no sé qué fue lo que te trajo aquí, pero apuesto que no es algo bueno. ¿Podríamos dejarlo para otro día?” dijo Iris, deslizándose protectivamente entre el Dr. Bright y yo. “En verdad estoy muy cansada.”

“¡Como desees! ¡Ven, vuela hasta mis brazos! ¡Te arrullaré hasta que duermas, pequeña Iris! ¡Mi adorable Iris! ¡Papi te cantará suavemente!”

“No eres mi padre. Porque eso fue verdaderamente ofensivo. La próxima vez que sugieras la idea de que estamos relacionados, usaré cualquier método físico o legal necesario para eliminar completamente tu existencia,” Iris escupió vehementemente al Dr. Bright, mientras él tenía los brazos abiertos como si la invitara a lanzarse hacia su pecho. Honestamente me sorprendió su actitud.

Iris me trató bien. Era una sobre todo una buena persona que me pareció amable y directa. Pero trataba al Dr. Bright igual que una peste capturada en casa: con repugnancia pura.

“Bien, parece que me excedí un poco. ¡Eres muy estricta, Iris!” El Dr. Bright se encogió de hombros con indiferencia. “¡Lo que lo hace aún más sorprendente es que trajiste a un chico que apenas conoces a tu dormitorio! ¡¿Acaso actúas como estricta, cuando en realidad secretamente eres una de esas criaturas tan deliciosamente convenientes para los hombres, a las que comúnmente se les nombra como ███?!”

“Ah, sí tan sólo me permitieran un arma.”

Los dos estuvieron bromeando de un lado a otro. Había un montón de vocabulario que al parecer no podía traducirse. Escenas así aparecían frecuentemente en las comedias extranjeras, pero era sorprendente ver a la gente hablar de esa manera en la vida real. Aunque no era apropiado dada la situación, no pude evitar sentirme asombrado.

“Je je. No puedo dejar que me dispares y mates. Es un dolor de cabeza que la gente piense que puede matarme en un parpadeo sólo porque soy esencialmente inmortal. ¿A dónde han ido mis derechos?» Se mofó el Dr. Bright, “¿Los encontraré si voy al Centro de Niños Perdidos?”

Sin faltarle las palabras, el Dr. Bright continuó, soltando palabras que no entendía mientras seguía. “Como sea, en orden de saciar mi curiosidad académica—lo que digo es, era necesario para mi trabajo como investigador—coloqué micrófonos en toda tu habitación, Iris. ¿O debería llamarte SCP-105?”

Al escuchar esto, Iris gritó en una fuerte voz, pensé que intentaba romper las paredes. ¡Quítalos ahora mismo! ¡En este instante!”

“…Pero dejando las bromas a un lado, es natural para la Fundación—para esta instalación—para mantener al chico misterioso SCP-105-C—por muy incierto que pueda ser ese apodo—bajo observación. Sus orígenes son desconocidos.” Ahí estaba ese extraño título mío de nuevo. Definitivamente aún no estaba acostumbrado.

“Los espié para entender la situación. ¿Comprende’? El resto del personal están tan obsesionados con mantener las cosas justas, ¡que bloquearon la señal cuando su querida Iris estaba en la escena de vestirse! Así que no temas por ello. Lo hicieron, ¡lo juro por Dios!” El Dr. Bright no estaba haciendo mucho para inspirar confianza.

Y él seguía y seguía. “Por otro lado, he desarrollado una hipótesis acerca de su existencia. Con el fin de probarla, me gustaría conducir una variedad de experimentos—o para decirlo suavemente, pruebas. Como tal, ¡quiero que lo traigas a mi laboratorio a primera hora mañana! ¡Eso fue todo por lo que vine a decir!” Se dio la vuelta antes de que pudiéramos argumentar en contra, haciendo ondear (innecesariamente) su bata detrás de él

“Por supuesto, eres libre de rechazar mi oferta, pero yo mismo te aconsejo que no lo hagas. No importa qué tanto me desprecien, no podrán cambiar el hecho de que soy la persona más inteligente en esta instalación—no, ¡de toda la Fundación SCP!”

Habló con una extraña confianza, con una sonrisa tan amplia que parecía artificial.

“Si quieres saber la verdad, ¡siéntete libre de preguntarme! Explicaré todo y lo que sea con detalle, desde ‘uno más uno’ hasta la simple pregunta ‘¿Qué vino primero, el huevo o la gallina?’ Desde las preguntas filosóficas cómo ‘¿Por qué nacen los humanos?’ ¡Hasta los adentros y las afueras de donde vienen los bebés! Nadie más que moi, Dr. Bright, ¡iluminaré todas sus preguntas!” Estalló en una risotada mientras abría la puerta, y caminó fuera, como cualquier ser humano. Se sintió como si una tormenta hubiese azotado.

***

Después de la retirada del Dr. Bright, Iris y yo fuimos a dormir. Terminó la noche, introduciéndonos a la mañana siguiente. Esto no acabó como uno de esos momentos en los que despierto suspirando de alivio al descubrir que todo fue un sueño. En cambio, mis ojos se abrieron de par en par como de costumbre y disfruté el desayuno junto a Iris.

Comimos en la cantina donde me trajo ayer. Estaba abarrotado con el personal llegando a desayunar, o saliendo de ahí, al haber terminado. Si sus miradas curiosas y el modo en que susurraban eran una señal, todos aquí ya sabían acerca de mí. Era un poco inquietante.

Esta instalación secreta supuestamente ubicada en los Estados Unidos podría haber sido también otro mundo, a lo que me respecta. Lo poco que escuchaba de las conversaciones que escuchaba pasaban por encima de mi cabeza la mayoría de las veces. Su vocabulario estaba lleno con terminología técnica. Y cuando uno de esos miembros del personal en la cantina me miró y dijo “¿Qué está haciendo ese Clase D aquí?” No tenía idea de lo que quería decir.

Después del desayuno, Iris respondió esa pregunta mientras caminábamos los pasillos que parecían extenderse por siempre. Dijo, “Las clasificaciones son asignadas al personal de la Fundación SCP en base a sus ocupaciones. Los tres títulos que deberías recordar son agente de campo, investigador y personal de Clase D. También hay soldados fuertemente armados, pero no interactuamos mucho con ellos en nuestra vida diaria. También tenemos oficiales de seguridad estacionados en el sitio todo el tiempo.

Aunque Iris lucía desganada cuando se levantó, el desayunar debió haberle subido el azúcar en la sangre. La energía estaba de vuelta en su voz.

“Como puedes deducir en el nombre, los agentes de campo viven en cubierto como gente común mientras investigan anomalías relacionadas a objetos SCP e informan sus hallazgos a la Fundación. Los investigadores se atrincheran en instalaciones como esta y estudian los objetos que los agentes de campo encuentran.”

Iris sacó su tarjeta de identificación de un cordón alrededor de su cuello mientras decía, “técnicamente también soy una investigadora.”

Sin duda, estaba impreso, “Iris Thompson/Investigadora/Autorización 3B” en la tarjeta de identificación. Impreso en una fuente aún más grande que su nombre, los caracteres “SCP-105” destacaban aún más que “Iris Thompson.”

“El personal de Clase D son, uh, rayos, son difíciles de explicar. Honestamente, su existencia en particular sería por lo general considerado intolerable por la mayoría de estándares sociales.” Iris rodeó incómodamente la explicación, y con ello no sabía exactamente lo que eran.

Sin intención de seguir explicando, se apresuró, “Fuiste dejado inconsciente inmediatamente después de que fueras encontrado aquí ayer y te despojaron de tu vestimenta, Sospecho que un investigador la está inspeccionando mientras hablamos.”

Recordándolo bien, fui golpeado en la nuca y quedé inconsciente luego de teletransportarme (¿?) a esta instalación ayer. Ahora el dolor se había ido, casi lo había olvidado.

“No podíamos dejarte desnudo, así que te dejamos con un uniforme del personal de Clase D de repuesto que teníamos cerca. Esa es la razón por la cual el personal de bajo nivel de autorización que no estaban informados acerca de ti y te confundieron con un miembro del personal de Clase D.”

Apuntando a mi ropa, Iris dijo, “Ese es el uniforme de los Clase D.”

Se refería al uniforme color caqui que alguien me puso ayer en algún momento. Podría haber jurado que estaba en un lugar parecido a una prisión, los presos que apenas vi también estaban vistiendo esto… Al parecer es el uniforme para esta gente de Clase D.

Resistente y flexible, en verdad era bastante cómodo. Pero no lo suficiente como para dormir. Me quité la vestimenta y dormí en ropa interior con el cobertor sobre mí anoche.

“Hice una solicitud, así que creo que pronto llegarán prendas normales a mi habitación. ¡Podrás cambiarte después! No es bueno vestir el uniforme de los Clase D más de lo necesario,” dijo Iris enigmáticamente.

No era muy quisquilloso acerca de mi vestimenta, así que estaba bien como vestía.

“¡Continuando! Deseo con todo mi corazón que evitáramos ir con él, pero nada que valga la pena se logra sin crear conflictos. ¿Tienen ese dicho en Japón? Temo que no tenemos más opción que aceptar la oferta de anoche del Dr. Bright e ir con él. Tenemos que investigar minuciosamente quién y qué eres.”

Iris lideró el camino a través de los corredores cuasi idénticos, haciendo un giro aquí o allá sin perderse. No tenía razón para argumentar y no me importaba dejarla después de tratarme tan bien, así que la seguí obedientemente. La presencia de Iris servía como una brillante guía de comodidad en esta situación tan confusa.

***

“Aunque el Dr. Bright sea un individuo despreciable que toma placer en jugar bromas, por lo general es gran conocedor acerca de los objetos SCP,” explicó Iris, su voz derramaba disgusto al decir su nombre.

“En general, los investigadores demuestran gran pasión e interés en su campo de estudio, y el Dr. Bright… no es excepción. Si eres bastante afortunado, no estarás dentro de sus especialidades, así que deberías estar bien.”

Me pregunté cuáles eran las especialidades del Dr. Bright. Nuestra corta conversación de ayer no fue lo suficiente como para mostrar pistas de su verdadera disposición, así que era difícil adivinarlo. Basándome en mi primera impresión, ni siquiera parecía un investigador. El único aspecto que indicaba su clasificación era su bata de laboratorio, pero incluso eso, me parecía más un comediante que un investigador.

“Él es otro caso difícil de explicar… Debido a su fuerte conexión con el objeto SCP conocido como ‘Inmortalidad,’ el Dr. Bright existe como algo más allá de un ser humano. De hecho, está obligado a decirte todo acerca de él si tú—¿qué es esto?” Iris cortó su explicación, sus ojos se agrandaron como platos.

Se detuvo repentinamente, haciendo que casi chocara con ella. Cuando le pregunté lo que sucedía, Iris se arrodilló inesperadamente.

“¡Wow! Mira allá ███. Este es nuestro día de suerte. Ahí está Bill,” dijo ella.

¿Bill? ¿Quién era ese? Preguntas como esa corrían por mi mente, seguí su mirada. Y oh vaya, estaba sorprendido. Un oso de peluche estaba parado en medio del corredor. Era un oso de peluche adorable. Su pelaje esponjoso parecía tan real, que pensé que era un animal de verdad por un segundo. Pero cuando lo observé detenidamente, vi que sólo era un oso de peluche. ¿Qué estaba haciendo ese oso de peluche aquí? ¿Lo habrá perdido alguien?

“No, este es un objeto SCP. Si mal no recuerdo, es SCP-1048, Osito Constructor. Me gusta llamarlo ‘Bill,’” dijo ella, tendiendo la mano alegremente al oso de peluche llamado Osito Constructor.

Como si fuera por arte de magia, ese peluche perfectamente normal, Osito Constructor, se movió de repente. Se levantó hábilmente sobre sus patitas redondas y caminó hacia Iris para acurrucarse contra ella.

¡¿Acaso se movió?!

“Sí, como puedes ver, Osito Constructor es un oso de peluche que misteriosamente se mueve por sí solo.

Elaborado con los mismos materiales que un oso de peluche normal, no hay partes mecánicas dentro de él. Pero por razones desconocidas, es capaz de moverse como si estuviera vivo,” explicó Iris. Lucía muy emocionada mientras frotaba su mejilla contra el peluche.

“Ya que ese es el único aspecto de su anómala existencia, es completamente inofensivo. Catalogado con la Clasificación de Objeto: Seguro, se le permite explorar libremente la instalación. Se le estudia como un objeto SCP ya que no sabemos el porqué de su movimiento, pero por lo general se le considera como la linda mascota de la Fundación SCP.”

¿Incluso tenían una mascota? Bueno, creo que el lema de la Fundación SCP sólo específica los sustantivos “Seguridad, Contención y Protección” para aplicarlos a las entidades anómalas que superaban la comprensión humana. No todos ellos eran necesariamente monstruos peligrosos o creadores de catástrofes. El simple hecho de ver a una chica felizmente abrazando a un peluche me derritió el corazón. Era una placentera y pacífica pausa del día.

“Uups, no es el momento para distracciones. Vamos al laboratorio del Dr. Bright… Bye-bye, Bill” dijo Iris a regañadientes mientras colocaba suavemente al Osito Constructor en el suelo.

Con los pies firmemente plantados al suelo, el Osito Constructor se inclinó ligeramente antes de balancearse por el corredor. ¿En serio se movía por sí solo y no por control remoto? Apenas podía creer lo que veía. Pero si iba a quedarme en esta instalación de investigación, apuesto que este era uno de muchos encuentros similares que me esperaban. Hizo que me diera cuenta que estaba en un mundo asombrosamente superior—o tal vez más allá—de toda comprensión.

“¡Es muy lindo!” Chilló Iris.

Iris miró al Osito Constructor cojear por el corredor hasta que desapareció a la vuelta de la esquina. Estallando con la energía de toda esa lindura, ella comenzó a tirar bruscamente mi mano.

“Hay que darnos prisa. Ya casi llegamos al laboratorio del Dr. Bright,” me urgió.

Asentí e iba a moverme, con mi mano aún con la de ella… pero un escalofrío recorrió mi espalda haciendo que diera vueltas. Ahí fue cuando lo noté. Aunque pensábamos que ya se había ido, Osito Constructor estaba asomando su cabeza desde el otro lado de la esquina. Con esos ojos negros muertos, nos observaba atentamente… como un carnívoro buscando una presa.

“¿…Sucede algo?” preguntó Iris. Lucía confundida mientras seguía mi mirada, pero Osito Constructor se ocultó detrás de la pared antes de que ella lo viera. Su cabeza no volvió a salir.

Cuando me callé, intentado encontrar las palabras para describir la sensación profundamente tenebrosa que acababa de sentir, Iris me dio un fuerte abrazo.

“Deberías prepararte. El Dr. Bright es un bromista puro que se divierte al sorprender a la gente. No me sorprendería si tuviera lista una cubeta llena de cátsup sobre su puerta,” Iris me advirtió con una cara seria.

Bueno, creo que ya estábamos bastante ocupados con el Dr. Bright. No necesitaba preocuparme con el Osito Constructor. Habiendo llegado a esa conclusión, olvidé rápidamente la extraña vibra que había sentido.

***

El laboratorio del Dr. Bright era un completo desastre. Probablemente tenía el mismo espacio que la habitación de Iris, o puede incluso un poco menos, ya que había una fila de computadoras reclamando una de las paredes. Había una mesa de trabajo colocada a través de las computadoras con teclados, tubos de ensayo, un cómic americano brillantemente coloreado, una maraña confusa de electrónicos y una desordenada y masiva colección de modelos a escala.

El suelo estaba en un estado terrible. Había pilas de revistas por montones, y el bote de la basura estaba desbordando con papel para hamburguesas y documentos destruidos. Una consola portátil japonesa conocida y uno de esos juguetes que podías hacer girar con tu dedo estaban descuidadamente en el suelo. Había pilas de ropa doblada.

Pensaba que la vista resultaba familiar, pero me di cuenta que me recordaba a la habitación de uno de mis amigos del liceo en Japón, quien era otaku. No se parecía a un laboratorio en lo más mínimo.

La habitación estaba diseñada para que el Dr. Bright no tuviera que irse cuando tuviera que dormir. Junto a la entrada, había una puerta pequeña, la cual parecía dirigir a un baño completo. Si el sonido del agua corriendo era una seña, entonces el Dr. Bright estaba en medio de una ducha. De hecho, un vapor espeso salía del cuarto.

“¿Cómo pudo haberse tomado la libertad de tomar una ducha luego de hacernos caminar hasta acá?” Gruñó Iris irritada, mirando a la estrecha cama colocada en una sección de la habitación. Había un conjunto de cómics y basura, pero los ató en el edredón y los dejó en la esquina para dejar espacio para sentarse.

“Es mucho esfuerzo regresar después, así que esperémoslo aquí,” dijo Iris, dio dos palmaditas al lugar junto a ella.

Siguiéndole la corriente, me senté junto a ella. Estábamos tan cerca que nuestros hombros rozaron. Hizo que me sintiera nervioso, pero no podía evitarlo. ¡Esta era una habitación pequeña! No había otro lugar para sentarme, tampoco había espacio para caminar.

Apenas hablábamos, estábamos atascados jugueteando con nuestros pulgares. Después de un rato, la regadera se cerró. No pude evitar escuchar el sonido de alguien secándose con una toalla. Y luego la puerta del baño se abrió de golpe.

“¡Lamento la espera! Pensé que había escuchado algo, ¿pero en serio viniste a primera hora de la mañana, Iris?” La voz me pareció extraña. Era la voz de una mujer, pero el modo de hablar era como el del Dr. Bright.

Mi cabeza giró hacia el baño en sorpresa, justo cuando el propietario de la voz se quedó en la puerta. Era una mujer, no el Dr. Bright, hablando chácaras en una voz aguda. Una hermosa mujer en su apogeo. La sensualidad se desprendía de su cuerpo curvilíneo. No tenía idea a qué país pertenecía, pero su cabello oscuro era largo y lustroso mientras que sus ojos eran tan rojos como si hubiera bebido sangre.

Y para colmo, estaba prácticamente desnuda, vistiendo solamente la toalla que estaba alrededor de ella. Probablemente debido a que acababa de salir de la ducha, sus extremidades ligeramente ruborizadas seguían húmedas—Me congelé como un ciervo ante los faros de un auto. Notando mi reacción, la belleza misteriosa disfrutó gritar, como si fuera una señal, “¡Eek! ¡Eres un pervertido, hermano!”

¿…Qué? Estaba muy paralizado como para reaccionar, la belleza misteriosa parpadeó en confusión varias veces.

“¿Huh? ¿Qué es esto? ¡No me diste mucha importancia! Creo que las expresiones en anime y manga son exageradas, después de todo. Bueno, ¡está programado biológicamente en los humanos congelarse al encontrarse de repente con lo inesperado! ¡No es tan frecuente que ‘la verdad es más extraña que la ficción!’”

“…Dr. Bright,” Iris no resistió, sonando completamente irritada. “¿Con qué propósito sirve esto?”

“¡Una pregunta filosófica! No puedo responder eso ya que soy un investigador científico, no un filósofo. Pero si fuera a responder de todos modos, bueno, son mis típicos juegos y diversión.”

La belleza misteriosa rio efusivamente, agitando sus manos en el aire antes de regresar al baño. ¡Aguanta! ¿Acaso Iris la llamó Dr. Bright? Podría jurar que el Dr. Bright lucía como una persona completamente diferente cuando lo conocí anoche. Su género y raza eran completamente diferentes. ¿Qué estaba sucediendo aquí…?

***

Un poco después, la belleza misteriosa referida como Dr. Bright reapareció luego de tomar su tiempo para vestirse. Compartía el mismo sentido de la moda que el Dr. Bright negro que conocí anoche. Por alguna extraña razón, estaba vistiendo un vestido rojo brillante ostentoso, como si estuviera a punto de ir a un baile. La tira del sostén que se deslizó intencionalmente sobre la punta de un hombro era de un negro intenso. Esta extraña belleza vestida con un conjunto de colores negro y rojo agarró una silla plegable que estaba a un lado, lo desdobló, y se sentó vulgarmente con sus piernas bien abiertas. Luego sonrío elegantemente a Iris y a mí mientras nos sentábamos cómodamente juntos en la cama.

“No te di una introducción apropiada ayer, así que podría bien comenzar de nuevo con mi nombre,” la belleza misteriosa comenzó—probando pronto que la única cosa femenina de sí era su apariencia. “La Fundación SCP tiene el inmenso honor de emplearme, Dr. Jack Bright, ¡la mente más grande en todo el mundo Siéntete libre de solo llamarme Jack, uh… ███, ¿cierto?”

A pesar de que no recordaba haber compartido mi nombre, de algún modo lo sabía. Esto demostró que la Fundación estaba tomando medidas para mantener bajo observación a una persona “no identificada” como yo sin que me diera cuenta. En cualquier caso, la belleza misteriosa que se llamaba a sí misma—mismo (¿?)—Dr. Jack Bright tenía el permiso de ver los datos recabados acerca de mí a través de tales medios.

“Hmmm. Esperaba que Iris repasara esto de antemano, pero mi existencia es de algún modo única. Puedo copiar mi personalidad en otras personas. Pero eso no pinta mucho para ti, ¿verdad?”

El Dr. Bright (así decidí llamarlo… ¿la?) tomó la consola portátil de videojuegos del suelo y sacó el cartucho con la facilidad de la familiaridad.

“Digamos que este cartucho es la personalidad que me pertenece a mí, Dr. Bright. ¿No podrías insertar el cartucho en cualquiera de esas consolas portátiles de videojuegos alrededor del mundo y jugar el mismo juego? Es el mismo concepto,” explicó el Dr. Bright.

Me pregunté acerca de lo que significaba exactamente. Pero al menos entendí la esencia general de lo que decía el Dr. Bright.

“Eso es lo que me pasó, debido a las características únicas de SCP-963, Inmortalidad. Si entiendes ese concepto general, estarás bien,” dijo el Dr. Bright, antes de inclinarse hacia adelante y enfatizar todo ese escote.

“Pensé que disfrutarías una buena vista con esta belleza que con ese bruto de Clase D mientras hablábamos. Hice esto pensando en ti, ¡así que eres libre de mostrar algo de aprecio! Digo, ¿no eres japonés con respecto a este tema? ¿Cómo lo llamaban de nuevo, moe? ¡De todos modos, eso! ¡Aja ja ja!” Cuanto más tiempo el Dr. Bright hablaba de basura irrelevante, más me irritaba.

“De hecho habría preferido una chica más linda, ¡pero me cuesta muchísimo maldito tiempo obtener permiso para poseer a niños pequeños! ¡Si tan sólo hubiera tenido la oportunidad de poseer una variedad más amplia de etnias, edades y nacionalidades antes de que la Fundación hubiera entendido completamente mis características únicas!”

“…Dr. Bright, ya me harté de escuchar sus estupideces. ¿Puede iniciar con lo que venimos a saber?” Iris sonaba un poco más que molesta mientras ponía fin a la invectiva del Dr. Bright, una que sin duda hubiera seguido para siempre si se le dejaba solo. “No vinimos hasta aquí para tener una divertida conversación. Si esperas que la gente le llame ‘Doctor,’ por favor apéguese al título.”

“Por supuesto, estoy bastante consciente a lo que implica el trabajo. Estoy seguro de que tienes un montón de preguntas, pero tendré que contarte más de mí en otra fecha y ocasión… ¡bajo las sábanas! ¡Aja ja ja ja!”

En venganza por todos los comentarios inapropiados del Dr. Bright, Iris tomó una pantufla del suelo y lo lanzó hacia la belleza. Luego de esquivar elegantemente la pantufla, el Dr. Bright hizo un espectáculo al cruzar sensualmente sus piernas.

“De cualquier manera, nadie en la Fundación vio venir la existencia de SCP-105-C—ese eres tú, ███—y de aquí, nuestra investigación acaba de empezar. Yo mismo no poseo todas las respuestas, así que me encantaría conducir cada prueba con la mayor precaución y cuidado mientras descubrimos tu verdadera naturaleza,” declaró el Dr. Bright.

“Eso es algo que realmente apreciaría,” Iris aceptó a regañadientes. “Mientras prometa no diseccionarlo o hacerlo sujeto a experimentos peligrosos, estaría dispuesta a ofrecer mi cooperación. Temo que nosotros dos no tenemos lo que se necesita para encontrar las respuestas por nuestra cuenta.”

Pensaba igual. Era completamente ignorante del cómo o el por qué acabé en este sitio de investigación americano. Sin embargo, estaba preocupado al dejar mi destino en las manos de este científico loco, si el Dr. Bright podría darles respuestas a mis preguntas, no tenía reparos en ayudar.

“Ajá. Si es posible, personalmente, me encantaría conducir experimentos increíbles hasta que esté satisfecho, pero todos y cada uno de los objetos SCP son invaluables—¡cada uno único! No tengo intención alguna en arruinar uno en un experimento violento,” proclamó el Dr. Bright.

Una expresión algo seria corrió por la cara del Dr. Bright mientras me miraba con un brillo intelectual en sus ojos. Continuó, “Si están dispuestos de ofrecer su asistencia, avanzaré a pasos agigantados. Ahora que he establecido comunicación con mis sujetos de pruebas, puedo proceder con este caso con mayor paz mental que con la mayoría de los objetos SCP, viendo que no tendré que temer constantemente por mi vida.”

El extraño investigador relamió sus labias antes de decir apasionadamente, “¿Dónde deberíamos comenzar?”

***

Luego de ello, Iris y yo dimos un informe detallado de todas nuestras experiencias hasta ese momento. El Dr. Bright interrumpía ocasionalmente con una pregunta, pero escribía todo precisamente en la PC sin interrumpirnos en la mayor parte. Creo que estaba elaborando un registro de entrevista o escribiendo un informe. Era mucho más tedioso y apagado de lo que imaginé… Esperaba prepararme para algún tipo de prueba extrema.

“¡Fascinante!” Dijo el Dr. Bright una vez que terminamos nuestros informes, con ojos brillando igual que un niño. “¡Je je! Hemos averiguado en esencia todo lo que hay que saber acerca de SCP-105, Iris, de ese modo la Fundación declaró que no era posible descubrir nuevos elementos con respecto a ella. ¡Estoy emocionado al ver que nos han dado un nuevo misterio!”

“Esa no era mi intención,” se quejó Iris, sonando genuinamente molesta. “¿Y por qué somos tratados como un conjunto? ¿Cuál es la relación entre ███ y yo? Aún si es una hipótesis, ¿podrías decirme por qué?”

“Seguro. Él—███—es considerado como una nueva anomalía generada por el objeto SCP conocido como SCP-105, ‘Iris.’ Al menos, eso es lo que los altos mandos han decidido por ahora. Esa es la razón por que él es llamado provisionalmente como SCP-105-C,” explicó el Dr. Bright, antes de tomar una pequeña pausa y mirar a Iris. “¿Qué tanto le has dicho acerca de tu rasgo único?”

“Casi nada…Ayer no había tiempo. Y hoy nos levantamos, vestimos, desayunamos y vinimos directo hacia aquí. Nunca tuve la oportunidad de decirle,” Iris explicó a modo de disculpa.

Honestamente, veía a Iris como una chica directa que me trataba cálidamente. Hasta ahora, nada acerca de ella me parecía como un anómalo objeto SCP.

“Ya veo. Pero si vamos a colaborar a partir de ahora en este estudio e investigación, deberíamos hacer que el aprendizaje sea un prerrequisito en lugar de dejarlo en la oscuridad. Como dije antes, ustedes dos son vistos contextualmente como el mismo fenómeno anómalo… ¿Te gustaría que proveyera de una breve explicación?”

El Dr. Bright animó a Iris con la palma de su mano mientras decía, “Ella—Iris Thompson— es una ESPer, en cierto modo. La ciencia no puede explicar sus habilidades paranormales.”

¿En serio? Cuando miré de reojo a Iris, ella asintió con la cabeza.

“Sería mucho más rápido si te lo muestro… Pero no se supone que use demasiado mis poderes. Y por ello no tengo a SCP-105-B, el cual es necesario para activar mis poderes, o cualquier foto tomada con eso a la mano,” dijo Iris.

“¿No podrías activar tus poderes a cierto punto con una foto normal?” Preguntó el Dr. Bright.

“No es imposible, pero no siempre funciona. Realmente se necesita que sea mi cámara y una foto tomada con ella.”

Su intercambio pasó justo sobre mi cabeza, pero el Dr. Bright asintió. “Pensé que ese podría ser el caso, así que tomé la libertad de remover a SCP-105-B de su caja de seguridad de antemano.”

Con la sonrisa infantil de alguien que acababa de realizar una pequeña broma, el Dr. Bright metió su mano bajo la cama y sacó un maletín. Se abrió con suma facilidad. Anidado dentro no había nada más que la cámara antigua que Iris siempre cargaba cuando la vi como la Chica en las Fotos.

“¡Ah, mi cámara!” exclamó Iris, con ojos saltones. Sin esfuerzo sacó la cámara del maletín y lo acurrucó en sus brazos. Al parecer la cámara significaba mucho para ella. Lo tocó con amoroso cuidado.

“¡Je je! Expliqué que era necesario para las pruebas y llené el papeleo para tomarlo formalmente. Recibí permiso sin problema. Para ser honestos, nunca causas problemas y esta cámara no es realmente peligrosa. El hecho de que era yo quien la pidió fue considerado más bien un motivo de preocupación,” explicó el Dr. Bright, luciendo conmovido mientras observaba a Iris.

“Como puedes ver, SCP-105-B es una cámara perfectamente normal. Es una cámara Polaroid OneStep 600 que fue fabricada en 1982, aunque dudo que eso te importe. No parece que tenga características físicas fuera de lo ordinario y parece ser que, desde cualquier perspectiva, es una cámara Polaroid normal, operando normalmente para todas las personas aparte de Iris.”

Sin duda alguna, nada en esa cámara la hacía parecer anormal. Como un hombre moderno que estaba acostumbrado a tomar fotos con mi Smartphone, estaba lleno de un encanto rústico, pero probablemente habría sentido eso con cualquier antigüedad.

***

“Iris, ¿por qué no pruebas tus poderes en algo?”

“Oh, bien… déjame tomar una instantánea.”

Por sugerencia del Dr. Bright, Iris se levantó y se movió por la habitación, observaba todo antes de tomar una foto rápida, como una camarógrafa muy experimentada. El flash se disparó, su luz cegadora hizo que cerrara mis ojos por un segundo. Ya que era una cámara Polaroid, sacó una foto que se reveló rápidamente.

Al parecer, Iris tomó una foto de un modelo en la mesa de trabajo del Dr. Bright. Era un monstruo magníficamente esculpido. No sólo yo, pero cualquiera de Japón sería capaz de reconocer al personaje de este modelo: Godzilla. Para una instantánea, el tremendo impacto de la foto sugería que el trabajo de la cámara de Iris era fenomenal. No obstante, sólo era una foto. No había nada peculiar en ello.

“Por favor observa esta foto cuidadosamente,” dijo Iris, mostrándome la foto mientras regresaba a su lugar en la cama.

“Permíteme darte una mano,” ofreció el Dr. Bright, se puso de pie, y caminó hacia el verdadero modelo de Godzilla. Luego agitó su mano en el aire. “¿Puedes verme?”

¡Quedé sorprendido! La mano del Dr. Bright estaba viajando en la imagen de Godzilla dentro de la foto. Comenzó a dar vueltas, saltar en la foto y a hacer caras raras.

“¿Ahora lo ves? En manos de Iris, la fotografía cambia de una imagen quieta a un vídeo en tiempo real,” explicó el Dr. Bright.

Tengo que admitirlo, la foto en las manos de Iris parecía menos que una fotografía y más como una pequeña pantalla reproduciendo un vídeo. ¡Las imágenes en la foto en verdad se estaban moviendo! Eso era todo lo que había, pero eso solo era lo suficientemente misterioso.

“También puedo alcanzar y mover objetos dentro de la fotografía dentro del rango del punto original donde la fotografía fue tomada… así,” dijo Iris.

Cuando presionó su mano contra la superficie de la foto, sucedió algo peculiar. Un agujero negro—o algo parecido a uno—se abrió al lado del modelo de Godzilla que ella había fotografiado. Desde el agujero negro, salió lo que parecía ser la mano de Iris. Con la punta de un dedo, empujó el modelo.

“¡¿Ah, cómo pudiste?! ¡Esa es la extremadamente rara edición de Godzilla vs. Biollante!” El Dr. Bright gritó histéricamente, pero Iris ignoró al investigador y me sonrió.

“Puede ser algo confuso, pero estos son mis poderes. Son bastante útiles. La distancia no influye en ellos, y por eso aún si dejamos esta habitación… aún si estuviéramos del otro lado del planeta, aún podría manipular los contenidos de esta habitación a través de la foto,” explicó Iris.

Se giró para darle al Dr. Bright una sonrisa triunfante, amenazando, “Puedo mover todo dentro del alcance de la ubicación original de la foto. Si haces algo desagradable o intentas engañarnos para hacer algún extraño experimento, aplastaré tus amados modelos uno a la vez, Dr. Bright.”

“¡No lo harías! ¡Eres un monstruo! ¡Una niña concebida por un ███ asesino que se ███ una cerda!” Rugió el Dr. Bright. No sabía si el collar de traducción estaba teniendo problemas con el vocabulario vulgar o no podía entender lo que significaban las palabras, pero sabía que ofendían a Iris.

“¡Ugh! Necesito mover todo lo que pueda romperse fuera del rango de Iris—fuera de su alcance,” exclamó el Dr. Bright con ojos llorosos, corriendo por todos lados, con un montón de modelos acurrucados amorosamente en sus brazos.

Mientras Iris veía felizmente lo que sucedía (Estaba un poco asustado al ver un poco de su lado aterrador…), regresó al tema principal. “███, estabas apareciendo en todas las fotografías que tomaba últimamente con SCP-105-B—esta cámara—para fines experimentales.”

Siendo de nuevo el tema, enderecé mi espalda y le di toda mi atención.

“Juro que no recuerdo haberte visto cuando tomé las fotos. Aunque siempre aparecías en ellas… Para perseguir la verdad detrás del misterio de ese extraño fenómeno, seguí las indicaciones del investigador conmigo y te toqué.”

Iris continuó, informándome de todo lo que sucedió ayer.

“Cuando lo hice, de algún modo te saqué fuera de la foto… Aunque pueda manipular objetos cuando toco las fotos, nunca he sido capaz de sacar algo. Nunca. Es inaudito…y no sabemos qué hacer con ello.”

***

“Nuestro objetivo actual es investigar el funcionamiento de este mecanismo,” dijo el Dr. Bright, uniéndose a la conversación una vez que había acabado de mover todos los modelos a una esquina.

“Sólo aparecías en fotos tomadas por Iris. Asimismo, ella fue capaz de sacarte de la fotografía cuando usaba su habilidad de manipular el mundo de la foto. Tomando en cuenta estos hechos, fuiste provisionalmente llamado SCP-105-C como una anomalía relacionada a SCP-105.”

Al regresar a la silla plegable, el Dr. Bright me estudió, con un brillo apasionado en sus ojos mientras continuaba, “¿Me pregunto qué eres…? Para que conste, después de que fueras noqueado, revisamos tus prendas, posesiones personales, y cada centímetro de tu cuerpo. Incluso tomamos muestras de sangre y de ADN para pruebas, pero todos los resultados hasta ahora revelan que eres un humano normal.”

Seh, no me sorprende. El pensar que tomaron mi sangre para análisis de sangre mientras estaba desmayado fue aterrador, pero era un humano perfectamente normal. No sucedía nada extraño en los exámenes físicos de la escuela. Era como cualquier otro chico de preparatoria normal.

“Y como un caso fascinante… ¿No entraste en una foto anoche?”

Le dijimos al Dr. Bright acerca del incidente cuando dábamos nuestros informes antes. Anoche, el momento en que casualmente toqué la foto que giré, fui enviado a esa habitación. Luego un hombre cubierto en sangre, dando su último aliento, me habló. Profundamente arraigado en mi cerebro, aún podía escuchar su voz: “Corre. Corre. Corre. Iris, está aquí para matarnos.”

¿Quién era ese hombre? ¿Cómo sabía el nombre de Iris…? ¿Por qué estaba gravemente herido?

“Sólo para estar seguro, ¿ese hombre estaba cubierto de sangre?” El Dr. Bright colocó una laptop en su muslo y la toqueteó por un momento antes de encarar la pantalla a mí. Mostró un gran retrato de algún hombre.

No estaba seguro porqué, pero la cara de Iris se desmoronó en tristeza al mirarla. Aunque yo estaba curioso, giré a la pantalla y asentí. No tuve una vista clara del rostro del hombre ya que estaba cabizbajo y su rostro cubierto en sangre, pero probablemente era la misma persona. Los ojos, nariz y boca eran las mismas. No era muy bueno distinguiendo extranjeros, pero no importaba cuanto quisiera, nunca sería capaz de olvidar lo que vi en esa maldita habitación… podría decir con una fuerte confianza de que era la misma persona.

“Eso pensé,” dijo el Dr. Bright, torciendo sus labios mientras asentía en reconocimiento. “La información con respecto a él es clasificada, así que no puedo divulgar su nombre, pero él era alguien que conocía a Iris. Hace muchos años, un terrorífico objeto SCP lo mató.”

Ya veo… Así que murió. No estaba sorprendido. Era obvio con sólo mirar al hombre que sus heridas eran fatales. Pero espera; ¿fue asesinado hace muchos años? ¿No acaba de hablarme apenas anoche…?

“Esa fue una foto de la escena del crimen. O para ser más precisos, la cámara estaba en la escena de homicidio y capturó los últimos momentos cuando fue golpeada o dejada caer al suelo. En otras palabras, había una oportunidad de que él estuviera vivo cuando se tomó esa fotografía,” dijo el Dr. Bright emocionadamente, con sus dientes mostrándose en una amplia sonrisa.

“Esta podría ser la última fotografía de él con vida. Después de suplicar y difíciles negociaciones, Iris hizo muchas concesiones a cambio de mantenerla en su habitación.”

“…”

Iris estaba sin palabras. Se sentía como si ella estuviera a punto de llorar—mi corazón estaba con ella. Siendo honesto, pensé que la foto era demasiado grotesca como para estar expuesta en su habitación. Y, de hecho, la mantenía girada, como si ella misma no quisiera verla… Si ella fue tan lejos como para obtener una foto que ella ni siquiera quería ver, era bastante seguro asumir que ese chico significaba demasiado para Iris.

“¡Sí, sí…! Creo que comienzo a comprender. Las sinapsis en mi materia gris están que arden de nuevo hoy,” declaró el Dr. Bright con un asentimiento satisfactorio, antes de sacar una foto del bolsillo de su bata de laboratorio. “Debería saber con seguridad si conducimos un pequeño experimento. Con eso dicho, ███, ¿podrías ser tan amable en tocar esta foto por un segundo?”

Iris parecía un poco nerviosa en el momento y yo estaba preocupado por ella. Distraído, hice lo que me pidió sin pensarlo. El Dr. Bright probablemente tenía toda esta conversación escrita de antemano, sondeándonos con este objetivo en mente. Caí justo en las manos de ese científico loco—y toqué la foto.

Iris lo notó antes de que lo hiciera. Ella gritó: “¡No!”

Intentó advertirme, pero era demasiado tarde.

Me desmayé brevemente y mis alrededores cambiaron.