Ankoku Kishi C44

Modo nocturno

Capítulo 44: Gigante de Cien Brazos

Antigua Princesa de Algore, Regena

Aah, qué debería hacer…

 No hay nada que pueda hacer ante la escena frente a mí.

 Omiros está herido justo frente a mí.

 Pero, ni siquiera sabía qué hacer.

 Omiros podría ser asesinado a este paso.

Aún si llamara refuerzos, la gente abajo podría tener las manos llenas lidiando con esos goblins.

「Querido maestro…」

Parece que mi querido maestro peleó contra la hermana menor del héroe y fue incapaz de salvarme.

Quería llorar.

Apretando la espada corta en mis manos, recordé el día que la obtuve de mi querido maestro.

Esta espada me la dio mi querido maestro para que yo misma pudiera protegerme cuando llegara el momento que dejara Nargol y regresar al mundo humano.

La amabilidad de mi querido maestro llenaba esta espada.

Originalmente, Nargol no era un lugar apropiado para que los humanos vivan. Excepto por mi querido maestro, aparentemente, los humanos que vivían ahí eran catalogados como molestia, o comida.

La razón por la que estábamos a salvo hasta ahora era porque le temían a mi querido maestro.

Mi querido maestro me había dicho antes que no podíamos vivir en Nargol por siempre.

Es por eso, que algún día, teníamos que regresar al mundo humano.

Y esta espada era algo que necesitaba para protegerme cuando finalmente regresara al mundo humano.

Pero ¿puedo siquiera hacerlo?

Sólo quiero estar al lado de mi maestro. Siempre lo sueño: la escena de la masacre de mi gente de ese día. La escena de nosotros huyendo por nuestras vidas de esos goblins. Cual sea que sea, el mundo humano o el mundo demonio, me aterran ambos.

Puedo sentirme segura sólo cuando estoy al lado de mi querido maestro. En verdad no puedo dejarlo.

Me refiero que, incluso ahora, tiemblo de miedo.

Hay una pelea entre dos hombres frente a m.

Pero sé que los movimientos de Omiros se pierden en lo que continúa la pelea.

Omiros atacó con su espada y Goz bloqueó el ataque.

El impacto de ese intercambio hizo que Omiros soltara su espada. El balance de Omiros se desmoronó mientras intentaba recoger su espada.

Y Goz no perdería una excelente oportunidad.

「¡¡GUHA!!」

Finalmente, Omiros fue derribado por Goz.

Goz pisoteó el brazo izquierdo de Omiros, el brazo que usaba para sostener su escudo.

「¡GU!」

Omiros gritó del dolor.

「¡¡ESTE ES EL FIN, JOVEN PRÍNCIPEEEE――!!」

Sosteniendo su espada en un agarre de revés, Goz lanzó una estocada mortal hacia a Omiros.

El momento que vi eso.

「¡NOOOOOOOOO――――!」

Grité inconscientemente.

Sus miradas fueron atraídas hacia a mí.

Antes de que lo notara, ya había desenvainado la espada.

Quería salvar a Omiros. No lo dejaría morir. Ese sentimiento hacía que mi cuerpo se moviera.

Omiros buscó en cada madriguera de goblins sólo para encontrarme, y aun así quería regresar a Nargol. No quería despedirme de Omiros de una manera tan cruel.

Goz me miró. Mi cuerpo tembló cuando lo miré.

「A-Aléjate de Omiros… ¡T-Tu oponente soy y-y-y-yo!」

Mi mano estaba temblando, mi espada estaba inestable.

 

Venga, Regena, ¡contrólate! Debería ser capaz de pelear justo cuando me enfrenté a esos ogros.

 

「Hey hey, una espada tan pequeña no será capaz de matarme. Más bien, tira esa cosa peligrosa ya que podrías resultar lastimada. A cambio, seré tu oponente tanto como quieras, encima de mi cama por supuesto.」

Goz me subestimaba.

「detente, Regena…」

Omiros intentaba detenerme con su voz débil y frágil.

「¡Los débiles deben callarse!」

Goz berreó mientras pateaba el pecho de Omiros.

「¡GUHAA!」

 

Oh no, no dejaré que lastimen más a Omiros.

 

「Ya detente… Entiendo, haré lo que dices…」

Finalmente cedí ante Goz.

「Ya veo. Todo lo que yo diga, eh.」

Goz sonó muy encantado.

「¡Entonces, tira esa espada por la muralla! ¡O si no, voy a matar a este chico!」

Goz dijo eso mientras veía mi espada.

Arrojar mi espada que me fue dada por mi querido maestro. Como si pudiera hacer eso.

「Por favor… Esta es la única cosa que no puedo hacer…」

Le rogué a Goz.

「Entonces voy a matarlo.」

Goz apuntó su espada de nuevo a Omiros.

「¡ESPERA! Yo… Entiendo…」

Arrojé mi espada más allá de la muralla.

「Jejeje, buena chica. Regena.」

Diciendo eso, Goz pateó lejos a Omiros.

Omiros intentó levantarse de nuevo, pero fue pateado por Goz.

Y luego, mostró una expresión angustiada en cuanto su cuerpo chocó contra la pared.

「¡Sólo observa desde ahí!」

「¡OMIROS!」

Intenté apresurarme hacia a Omiros

「¡Uups!」

Pero mi mano fue tomada y empujada hacia el suelo por Goz.

Goz se puso encima de mí.

「Finalmente te atrapé… Regena. ¡Ahora voy a violarte delante de Omiros!」

Mientras que Goz estaba a punto de desvestirse.

「¡NOOOOOOOOO――――! ¡SÁLVAME MAESTROOO―――OO!」

Cerré mis ojos y llamé a mi querido maestro tan fuerte como pude.

¡Shu!

Escuché el sonido de algo cortando el aire.

「¡GYAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!」

De repente, Goz se alejó de mí con un fuerte alarido.

「… ¿EH? ¿Q… Qué ocurrió…?」

Me levanté y miré hacia a Goz. Ahí fue cuando vi que la espada corta que había arrojado más allá de la muralla estaba sobresaliendo del trasero desnudo de Goz.

Goz estaba saltando de un lado a otro mientras gritaba del dolor. Antes estaba a punto de quitarse los pantalones, pero ahora esa parte estaba completamente expuesta. Saltando de izquierda a derecha en un estado que lucía extremadamente ridículo pero ahora no era el momento para reír.

Me apresuré en dirección a Omiros.

「¿¡Estás bien!? ¡Omiros!」

Levanté a Omiros.

「Uhm… Regena… ¿Qué… Pasó? 」

Omiros se puso de pie con dificultad.

Pero al igual que él, tampoco entendía lo que estaba pasando. La espada de mi querido maestro que debería estar al otro lado de la muralla estaba clavada en el trasero de Goz.

「¿¡QUÉ DEMONIOS ES ESTA ESPADA!?」

Goz sacó la espada que salía de su trasero. Y de la nada, Goz usó esa espada para apuñalar su propio pecho.

「¡¡GUNUNUNU!!」

Intentó usar su mano libre para evitar que el sable lo apuñalara.

Parece que esa espada se estaba moviendo por su cuenta para apuñalar a Goz.

Cuando Goz se las arregló para detener la espada.

「…¿Qué diablos está haciendo ese sujeto?」

Omiros miraba a Goz perplejo.

La figura de Goz, tratando desesperadamente de evitar que su propia mano lo apuñalara en un estado de semidesnudo fue una escena extremadamente divertida de contemplar desde un lado. Incluso Omiros no pudo evitar mirarlo perplejo.

Mientras mirábamos a Goz en su hilarante apariencia, escuchamos el sonido de alguien viniendo desde las escaleras. Alguien finalmente subió a este lugar. Omiros se preparó para otra batalla porque era posible que fueran goblins.

「Perdón, llegué tarde.」

Quien subió era una persona completamente inesperada.

「Eres… Ese Hombre Lobo. ¿Qué estás haciendo aquí?」

Omiros preguntaba mientras observaba al que subió por las escaleras. También conocía a esta persona. Era el hombre lobo que vino con nosotras a Algore.

¿Qué hace esta persona aquí? Debería estar encerrado.

Observando atentamente, había alguien colgándose de su espalda.

「¿Ri… Rietto? 」

Omiros dijo. Por alguna razón, Rietto estaba en la espalda del hombre lobo.

「¡Cielos! ¡Deberías correr un poco más lento!」

Mientras que se quejaba del hombre lobo, Rietto se bajó de su espalda.

「¡No puedo evitarlo~! ¡Ese amo aterrador va a matarme de seguro si dejo que algo horrible le ocurra a esa mujer humana!」

「¿En serio? ¿Ese tío trovador fue amable con Rietto? 」

「Porque tú…」

Esos dos estaban teniendo una conversación alegre.

「Rietto… ¿Qué están haciendo aquí?」

「¡Ah, Omiros! ¿EH, qué te pasó? ¿Cómo te hiciste todas esas heridas en tu cuerpo? ¿Estás bien?」

Rietto corrió hacia a Omiros.

「Bueno, no te preocupes por mí, Rietto… Puedo arreglármelas de algún modo. Más bien, ¿qué estás haciendo aquí? 」

Omiros respondió usando un tono atrevido para intentar que Rietto dejara de preocuparse por él. Pero por su expresión era fácil decir que estaba lastimado por todo el cuerpo.

「¡No soy yo, es hombre lobo-san! No me importa lo que le suceda a alguien como Regena. Sólo me sostuve de hombre lobo-san todo este tiempo.」

Rietto dijo mientras se ocultó detrás de la espalda de Omiros.

Omiros y yo miramos al hombre lobo.

「Sí, esa persona aterradora me dijo que te protegiera… Es por eso que seguí tu aroma y llegamos a este lugar.」

Dijo el hombre lobo mientras reía alegremente.

「¿Protegerme? 」

Inclinando mi cabeza debido a la situación inexplicable, ¿me pregunto qué quiso decir?

「Lamento haber llegado tarde a la fiesta. Esos molestos goblins me enfadaron hasta más no poder… ¡Pero, todo está bien supongo!」

「¿Goblins? 」

Le pregunté a cambio. Ahora que lo pienso, ¿qué le pasó a esos goblins que invadían Algore?

「Hablando de eso, ¿cómo está la situación con esos goblins invadiendo Algore?」

Tal vez porque está preocupado también por Algore, Omiros le preguntó al hombre lobo.

「Está bien. Todos esos feos goblins fueron ahuyentados por los soldados invocados por ese tío trovador.」

Respondió Rietto.

Luego, algo llamó la atención desde la atalaya.

Las cosas que aparecieron eran tres soldados equipados con escudos redondos y espadas. Parece que esos soldados saltaron a la atalaya sin usar las escaleras.

「¡Spartoi!」

Grité involuntariamente. Los soldados que podían ser invocados por mi querido maestro.

「¿Invocados por… El trovador? Y también me dio este escudo… ¿Quién rayos es ese trovador?」

Omiros preguntó mientras tocaba su escudo. El trovador que le dio el escudo a Omiros también fue quien invocó a los Spartoi. Todos los cabos se ataron en mi cabeza.

「AJAJAJA」

Me reí inconscientemente.

「¿Rege… Na? 」

Omiros me miró, riéndome, y perplejo. ¿Pero cómo no podía reír en esta situación?

Digo, ahora entiendo todo lo que pasó aquí. Todo reunido en este lugar fue por la arreglo de mi querido maestro.

Luego miré a Goz que intentaba tanto evitar que la espada corta lo apuñalara.

¿Por qué rayos estaba asustada por ese tipo? Ya no hay nada que le pueda temer.

Aún si mi querido maestro no está a mi lado, él arregló esto para que no tuviera que temer la situación. Si ese era el caso, entonces no había nada que temer.

「Espada, a mí.」

Alcé la mano y llamé mi espada.

Después, la espada que intentaba apuñalar a Goz estaba de vuelta en mi mano.

Cuando el aliviado Goz me miró.

「Pu, qué pequeño. Ni siquiera es un décimo del tamaño de mi querido maestro.」

Me burlé de él mientras veía su parte inferior.

Recordé la vez que fui regañada por Kuna-sama por entrar al baño cuando ella estaba lavando la espalda de mi querido maestro.

El pequeño maestro de mi querido maestro era muchísimo más grande que el suyo.

Ya sea con la espada, magia o en apariencia, mi querido maestro era un millón de veces mejor que Goz. Como si alguien tan insignificante como Goz pudiera hacer algo en contra de mi querido maestro.

Además, habría sido realmente peligroso si no decidiera contraatacar. Desenvainé mi espada. Sería una victoria fácil si peleara al lado de Omiros. Y esta espada me dio el poder para pelear.

Aún si fuera un error, recordé que mi cuerpo temblaba cada vez que veía a Goz.

Porque no tenía coraje para contraatacar. Omiros estaba herido a causa de mi corazón débil, sí, todo era mi culpa.

Pero estaba bien ahora, la sonrisa de mi querido maestro salvó mi corazón.

Apunté mi espada hacia Goz.

「¡Ven aquí, Goz! ¡Ya no te tengo miedo!」

Goz estaba retrocediendo al ver mi espada. Podía ver que el miedo coloreaba su rostro.

「MALDITA SEA… CON USTEDES… MI***DAMI***DAAAAA」

Goz refunfuñó.

「Hey Omiros… Quién rayos es…」

Rietto estaba colgándose de Omiros y preguntó mientras veía a Goz.

「Ese es Parish… Todo este tiempo ha estado cambiando su rostro con magia. Y ese rostro es el verdadero.」

「No puede ser que ese sea… Parish…」

Rietto agitó su cabeza como si no pudiera creer lo que acababa de escuchar.

「Ya veo… Con que ese es el terrible oponente que querías derrotar sin importar qué, ¿eh? En ese caso, es pan comido.」

Dijo el hombre lobo observando a Goz. No sólo el hombre lobo, también estaban los Spartoi.

Este es tu fin, Goz.

「MI***DA… ¡¡SI NO PUEDO TENERTE, ENTONCES TODO LO DEMÁS DEBE SER DESTRUIDO!!」

Luego de decir eso, Goz sacó una botella pequeña.

「Debió haber acabado conmigo sin tener que usar esto, pero… ¡USTEDES ME FORZARON A ESTO! ¡SAL, VASALLO DEL DIOS DE LA DESTRUCCIÓN! ¡SAL Y DEVORA A LA GENTE DE ESTE PAÍS!」

Goz arrojó la pequeña botella fuera de la atalaya.

「¡GUOOO!」

Un rugido extremadamente fuerte resonó, se sintió como si fuera a destrozar el cielo.

Un humo negro se elevó debajo de la atalaya. Desde ese humo negro, apareció la figura de un gigante con muchos brazos.

「Pero qué…」

Susurré. Viendo alrededor, noté que las caras de todos estaban pálidas.

「¡GAJAJA! ¡ADMIREN, EL ALLEGADO DEL DIOS DE LA DESTRUCCIÓN, EL GIGANTE DE CIEN BRAZOS! ¡NI SIQUIERA EL CABALLERO OSCURO PUEDE CONTRA ESTE MUCHACHO! ¡Y con eso, adiós!」

Habiendo dicho eso, Goz empujó hacia los lados y desapareció por las escaleras. Estábamos muy enfocados en la aparición del Gigante de Cien Brazos como para preocuparnos por él.

El Gigante de Cien Brazos nos observaba.

「¡NO HAY MODO DE GANARLE A ESO!」

El hombre lobo gritó de miedo. Cada uno de nosotros estaba asustado. Los Spartois, siendo los únicos que se podían mover, cargaron adelante contra el Gigante de Cien Brazos. Pero fueron atrapados por sus numerosos brazos y devorados sin ser capaces de dejarle un rasguño.

Y luego, uno de sus brazos se dirigió hacia nosotros.

「¡OH NO, RIETTO!」

Empujé a Rietto. El brazo que debió atrapar a Rietto me atrapó en cambio.

「¡KYA!」

「¡Regena!」

Omiros no pudo hacer nada más que gritar mi nombre.

El brazo siguió elevándose, llevándome cada vez más cerca de la boca del Gigante de Cien Brazos.

「¡MAESTRO!」

Cerré mis ojos y llamé desesperadamente a mi maestro.

Pero de repente, mi cuerpo fue liberado.

Cuando abrí mis ojos, vi la figura de mi persona más amada. La persona más gentil cubierto en una armadura oscura.

Fui cargada por mi querido maestro como una princesa encima de su dragón.

Cuando miré alrededor, vi la figura del Gigante de Cien Brazos lejos de nosotros.

「¿Estás bien, Regena?」

Mi querido maestro preguntó por mi bienestar. Aunque no podía ver su rostro debido a su casco, sabía que debía estar preocupado por mí.

「Sí, estoy bien, maestro. Ya no hay nada que le pueda temer…」

Sí, no había nada más que temer. Me sentí así mientras abrazaba a mi querido maestro.

Caballero Oscuro, Kuroki

De algún modo, apenas llegué a tiempo.

Fue lo que sentí cuando miré a Regena en mi abrazo. Preparé varias contramedidas para asegurarme que Regena estuviera sana y salva, pero la situación actual había superado mis peores expectativas.

En serio, todo lo que hice fue por nada. Aunque me alegraba que ella estuviera a salvo, bastaba con un descuido, y Regena habría terminado en el estómago de esa cosa.

Perdón por hacer que atravesaras una experiencia tan aterradora.

Regena se sostenía fuertemente de mí. Pudo haber sido una experiencia extremadamente aterradora para que ella se aferrara tanto de mí.

El gigante fue derribado por la embestida de Glorious y estaba a unos cuantos metros de Algore.

El gigante se levantó y se dirigió hacia Algore por segunda vez.

「¡GUOOO!」

Glorious rugió y respiró su aliento ígneo. El aliento del dragón se dirigió hacia el gigante e hizo explotar varios de los brazos del gigante.

Viendo eso, pensé “Genial, es una victoria fácil.” Pero reevalúe la situación al ver que los brazos incinerados se regeneraban.

No perderé contra este tipo de oponente, pero parece que sería uno muy problemático. A pesar de que el gigante dejó de moverse para poder usar su habilidad regenerativa, en cuanto terminó de regenerarse, volvió a moverse.

Salté de Glorious mientras cargaba a Regena y descendí hacia la ubicación de Omiros y los demás.

Bueno, ¿qué debería hacer ahora? Primero, regresé a Regena con los otro.

「Todo está bien, Regena.」

Diciendo eso, me separé de Regena. Regena dejó mi lado con una expresión ligeramente arrepentida.

「Eres…」

Omiros me miró.

「¿Te fue útil ese escudo, joven príncipe?」

Diciendo eso, desabroché mi casco.

Fufufu, ¿ahora estás sorprendido?

Digo, nunca habrías esperado que un simple trovador fuera el Caballero Oscuro.

「¿Tú eres ese trovador? Ya veo, así que todo está dentro de tus expectativas, huh…」

Como lo pensé, Omiros estaba sorprendido al descubrir mi identidad. ¿Y a qué te refieres por “Dentro de mis expectativas?”

「¡TÍO TROVADOR! ¡Increíble! ¡EN VERDAD MONTAS SOBRE UN DRAGÓN!」

La niña al lado de Omiros comenzó a gritar de emoción. Si no me equivoco, ¿su nombre debería ser Rietto? Por favor deja de llamarme viejo…

「¿Que rayos pasó aquí, Omiros?」

Alguien subió las escaleras. Recuerdo el rostro de esta persona. Su nombre es MacGius.

「AH, ¿TÚ ERES ESE TROVADOR, CIERTO? ADEMÁS, ¿QUÉ HAY DE ESA ARMADURA?」

「MacGius… Él es el Caballero Oscuro.」

「… ¿¡Eh!? ¡Q-Qué!」

Soltó la exclamación más fuerte de hoy.

「Qué ruidoso. ¿Por qué gritas?」

Otra persona estaba subiendo las escaleras. Era la hermana menor de Reiji, Kyouka.

「Cielos, Kuroki-san. ¿Qué estás haciendo aquí? ¿Ya terminaste de hablar con Shirone?」

Preguntó calmadamente. No parecía que era hostil conmigo. Eso me hizo sentir aliviado porque pensé que estaba furiosa conmigo por casi matar a Reiji.

「¡¿TODOS ESTÁN BIEN?!」

Y ahora, Shirone voló junto con Kaya a nuestro punto. Parece que la recogió en el camino.

Vaya alineación que tenemos.

「Cielos, ¿estás bien, Kaya?」

Kyouka preguntó al ver a Kaya.

「Estoy bien, milady. Sólo un poco somnolienta, pero puedo moverme.」

Kaya me miró. Parece que desarrolló algo de resentimiento hacia a mí.

「¡GUOOO!」

El gigante rugió fuertemente. Parece que puede moverse de nuevo.

「Oigan, ¿qué demonios es eso?」

Shirone preguntó apuntando al gigante.

「Eso es algo que Parish… No, algo que invocó Goz para destruir Algore.」

Todos se sorprendieron como si no pudieron creer lo que acababan de escuchar.

Omiros explicó la situación desde el inicio hasta ahora.

「Había tal cosa…」

「Qué error. Si hubiera sabido que era ese tipo de hombre, lo habría asfixiado hasta morir…」

Escuchando la frustración de Kaya, Kyouka asintió.

Siendo honesto, también estaba de acuerdo. Nunca pensé que Goz hiciera algo que pudiera superar mis expectativas.

「Entonces, ¿Qué vamos a hacer con esa cosa? ¡Se dirige hacia nosotros!」

MacGius preguntó mientras miraba al Gigante de Cien Brazos.

Antes de que lo notara, los Algorianos se reunieron alrededor del filo de la muralla para ver al Gigante de Cien Brazos acercarse. Parece que entraron en pánico al verlo.

「¿Puedes derrotar algo de ese tamaño?」

Preguntó Kyouka.

「Creo que puedo ganarle.」

Cuando le respondí, miré a Regena.

「Pero ¿qué hay de ti, Regena? ¿Quieres salvar a este reino? Este reino correrá grave peligro si lo dejamos así. Si realmente lo deseas, me iré contigo y dejaré este reino en su perdición.」

Mientras le hice esa pregunta, todos la miraron nerviosamente.

Regena agitó su cabeza y respondió.

「No, mi querido maestro. Actualmente, hay gente con la que tengo buenas relaciones en Algore. Tengo muchos recuerdos cuando estaba viviendo en Algore que atesoro. No dejaré que Algore, el reino donde vive Omiros, sea destruido. Es por eso que, por favor, sálvalos.」

Regena se inclinó ante mí.

Era una suficiente para mí, estaba decidido.

「Ya veo, creo que es hora de salvar a este reino. ¡Glorious!」

Diciendo eso, salté al aire y aterricé en la espalda de Glorious.

Nos dirigimos hacia el Gigante de Cien Brazos.

¿Quién diablos es este gigante?

Pensé. El gigante era básicamente una masa de hostilidad. Esa hostilidad no era dirigida hacia algo en específico. Pude sentir que odiaba a todo el mundo.

No sé por qué tal ser puede existir en este mundo, pero como su maestro, es mi deber cumplir su deseo.

「¡Oh flama negra!」

Cubrí mi espada en fuego negro e imbuí una gran porción de mi poder mágico en la flama negra.

「¡HA!」

Girando mi cuerpo, blandí mi espada hacia abajo.

El sable, cubierto en una masa de llamas negras, se estiró, quemando al Gigante de Cien Brazos en su paso, creando un sonido fuerte en cuanto golpeó el suelo.

Luego de que las flamas negras se desvanecieron, la figura del Gigante de Cien Brazos ya no podía ser vista.

 Estuvo bien hecho a pesar de que era una habilidad de rápido. Llamemos a esta técnica, “Decapitación de la Oscura Espada Divina.” Qué nombre tan genial.

Bueno, detengamos este estúpido tren de pensamiento y regresemos a Algore. Hay algo que debo hacer.

Primero necesito una confirmación de Regena.

Luego, necesitaba buscar a Goz, que desapareció de aquí. Puede que no esté planeando algo bueno de nuevo. Decidí buscarlo después.

Me pregunto dónde está ahora. Como sea, Algore viene primero.

 

Príncipe Goblin, Goz

 

「Imposible… Derrotar al Gigante de Cien Brazos de un solo golpe.」

A pesar de que estaba al final de la lista, el Gigante de Cien Brazos deberá tener poder para rivalizar a un dios. ¿Y lo derrotó tan fácilmente?

「¡M13rD4! No importa cómo lo veas, no hay modo que pueda ganarle a ese monstruo.」

Era molesto, pero no tenía más opción que dejar a Regena.

「¡Hhm! ¡Puedo tener tantas hembras como yo quiera!」

Luego de maldecir, el hecho de que ya no podía regresar más a Algore me golpeó. Pero aún hay una gran cantidad de países humanos disponibles.

¿Cuál país debería ir ahora?

「¿A dónde crees que vas, Goz?」

Alguien dijo mi nombre en cuanto estuve a punto de irme. Era la única voz que no quería escuchar en el mundo.

Al girar, vi al goblin más grande que existe.

「M-Madre. ¿Qué estás haciendo aquí?」

No hay manera que pueda confundir su fea cara por la de alguien más. Era mi sola y única madre. Cuando observé alrededor, me encontré rodeado de goblins. Esos goblins, armados hasta los dientes, eran los lelos del sur. Eran los soldados comunes del reino Karon.

「¿Que qué estoy haciendo aquí? Creo que ya sabes la razón, Goz. Cómo te atreves a robar la cosa más importante confiada por su majestad, el Rey Demonio, para tu propia conveniencia…」

La cara de mi madre estaba llena de ira.

Oh rayos, si no corro ahora, estoy muerto.

Pero ya estaba completamente rodeado.

「Goz, te daré un destino peor que la muerte. ¡Captúrenlo!」

Luego de que mi madre lo ordenara, cuerdas volaron de todas partes y se enroscaron a mi alrededor.

Parecía ser cuerda mágica, la cual me hacía completamente inmóvil.

¿Podrá ser que tengo que regresar a ese oscuro reino goblin? No, no quiero eso. No quiero regresar a ese lugar oscuro.

「¡No! ¡AYUDAAAAA!」

Nadie respondió a mi súplica.

La cuerda continuó a atarme sin piedad.

「¡NO! ¡REGENA! ¡SÁLVAME!」

 

Caballero Oscuro, Kuroki

 

「¿Qué eliges, Regena? ¿Quieres regresar al mundo de los humanos?」

Luego de que aterrizara en Algore, le pregunté a Regena.

Siendo honesto, pensé que sería mejor para ella quedarse al lado de Omiros que regresar a Nargol.

Nargol no era un lugar donde pudieran vivir los humanos. Los ciudadanos de Nargol nunca miraron a Regena y a su familia como sus camaradas. Eso, en sí, causaría una carga considerable en su mente. Es por eso que pensé que era mejor para Regena y su familia regresar al mundo humano.

Pero, al parecer, Regena estaba dudosa acerca de este asunto.

「Regena-san, ¿no crees que los otros miembros de tu familia deberían quedarse en el mundo de los humanos?」

Kyouka también intentó regresar a Regena al mundo de los humanos.

「Pero, mi querido maestro es…」

Mirándome, Regena parecía tenerla difícil al momento de expresar sus sentimientos. ¿Podría ser que la tenía difícil al escoger irse de Nargol debido a la obligación que siente hacia a mí?

Eso no tenía sentido, no me importan tales cosas como la obligación. Me refiero a que la razón por la que salvé a Regena fue sólo un capricho mío, nada más ni nada menos. Es por eso que no estaba tan ansioso de recibir sus sentimientos de obligación.

「Está bien, no necesitas preocuparte por mí, Regena. Deberías caminar tu propio camino. Lo que sea que elijas, lo apoyaré.」

Habiendo dicho eso, Regena asintió, habiendo hecho su decisión.

「Entiendo. Creo que quiero regresar al mundo humano.」

Con que estaba decidido. Tenía mi bendición por su elección.

Ahora, construye un matrimonio feliz con Omiros.

「Kyouka-sama, tomaré su oferta.」

Regena se inclinó ante Kyouka. Sólo incliné mi cabeza en confusión al escuchar esas palabras. Eh, tengo la sensación de que me perdí de algo.

「Ya veo, bien entonces, regresa con nosotras a la República Santa de Lenaria.」

Sonriendo, Kyouka le respondió a Regena. Shirone y Kaya quienes escucharon la respuesta de Regena asintieron sus cabezas.

¿EH? De alguna manera, ¿Regena iría a la República Santa de Lenaria? ¿Cuándo tuvieron esa conversación? Entonces, ¿qué hay de Omiros?

「Gracias por tu amabilidad hasta ahora, Omiros. He decidido darle mi corazón a alguien más. Perdón, pero no puedo corresponder tus sentimientos. Pero aparte, aún tienes muchos más amigos a tu lado. Algún día, encontrémonos de nuevo en la República Santa de Lenaria.」

Regena le respondió eso a Omiros. Estaba impactado al escuchar eso.

 No sabía que Regena estaba enamorada de alguien más y que esa persona no era Omiros. ¿Me pregunto de qué tipo de persona se enamoró?

 Realmente estoy curioso. Tal vez tenga que ver con la razón por la que Regena decidió ir a la República Santa de Lenaria en lugar de Algore. Entonces, sólo hay una persona que pudo hacer que ella tomara tal decisión.

 El Héroe de la Luz, Reiji. La persona que Regena ama debe ser Reiji. Ahora que lo pienso, ellos se conocieron una vez en el pasado.

 Con que otro, eh… Me siento deprimido. Ahora parece que protegí a Regena por el bien de Reiji.

「Sí, por favor, cuídate.」

Omiros sonrió al haber dicho eso. Se sintió más bien como una sonrisa forzada para mí.

Pobre Omiros. Su Regena fue robada por Reiji.

Pero, le dio su bendición en lugar de enfurecerse.

Y como Omiros eligió aguantarlo, naturalmente yo, como su maestro no puedo perder contra él.

「Mi querido maestro. Antes de eso, por favor… Lléveme a Nargol por última vez para explicar la situación a los demás.」

Regena giró y me dijo eso en mi rostro.

「Sí, deberíamos hacer eso…」

Respondí tieso porque tenía el lujo de ocultar mi expresión gracias al casco que llevaba puesto.

Aun si le diera mi bendición de corazón, parece que mi cuerpo no puede aceptarlo.

A pesar de que no podías decir que Omiros era un sujeto genial y refrescante por cualquier estándar, era un hombre honesto. Es por eso, que muy adentro, preferiría dejar a Regena en las manos de Omiros que en las de Reiji.

Pero al parecer muy adentro, Regena no pensaba lo mismo. Aunque Shirone también era igual… Bueno, después de todo, no puedo comprender el corazón de las mujeres.

「Entonces vámonos, Regena…」

Llamé a Glorious con un humor ligeramente pesado. Después, Glorious voló alto en el cielo y descendió justo al lado de la atalaya.

「¡ESPERA JUSTO AHÍ, KUROKI!」

Shirone me pidió detenerme.

Cuando di la vuelta, Shirone estaba haciendo pucheros.

「Kaya-san me dijo que me retirara. ¡PERO! Recuerda bien mis palabras, ¡DEFINITIVAMENTE TE SACARÉ DE NARGOL! ¡PREPÁRATE!」

Luego de decir eso, Shirone giró rápidamente y se fue. Parece que esa mujer llamada Kaya pudo persuadirla.

「Sí.」

Respondí en voz baja.

「¡QUÉ TONO ES ESE, ESTÁS INSATISFECHO!」

Su ira estalló. Bueno, me refiero a que tengo mis propias circunstancias.

「Uhm, ¡Regena!」

Ahora, era el turno de Rietto de llamar a Regena.

「¡Gracias por salvar mi vida! ¡Y perdón por actuar tan fría y distante contigo!」

Rietto se inclinó a Regena.

「¡No te preocupes, Rietto! ¡Me alegra que estés tan feliz como antes!」

Regena le sonrió. Sentí que su sonrisa era verdaderamente refrescante.

「¡Vámonos, mi querido maestro!」

Junto con su voz, cargué a Regena y nos subimos a la espalda de Glorious.

Omiros agitaba su mano hacia nosotros. Regena también hizo lo mismo.

Aunque esos dos no estaban atados por algún tipo de conexión como el matrimonio, podía sentir un fuerte vínculo entre ellos. Es por eso que estaba seguro de que podían reunirse de nuevo.

Con la velocidad de vuelo de Glorious, Algore se convirtió rápidamente en un punto tras nosotros.

「Adiós, mi lugar de nacimiento…」

Regena susurró. Parece que lloró por un poco, y luego ese llanto fue reemplazado por risa. Estoy seguro de que fue por las últimas palabras de Rietto.

Cepillando su cabeza. Regena giró y me miró.

En poco tiempo, cruzamos la cadena montañosa Akeron y entramos a Nargol.

「Bueno Regena, creo que este es el adiós para Nargol de la noche eterna, un lugar oscuro y deprimente.」

Reí mientras decía eso.

「…Estás equivocado, mi querido maestro. Nargol no es un lugar oscuro y deprimente. Porque estás ahí, mi querido maestro.」

Regena me abrazó.

「¿Regena?」

Me sorprendió que ella me abrazara de repente.

「Sí, Nargol debe ser un lugar oscuro debido a su noche perpetua… Pero, mi querido maestro, por favor brilla por mí como las estrellas tintineantes en la noche. De ese modo… Nunca pensaré en Nargol como un lugar oscuro, mi querido maestro.」

Dicho eso, Regena siguió abrazándome mientras sonreía.

Acaba de decir una frase extremadamente vergonzosa. Sus palabras deben haber sido su gratitud hacia a mí.

Además, seguía siendo una frase extremadamente vergonzosa.

Glorious continuó volando.

El cielo de Nargol era oscuro, pero mi corazón era tan brillante como el sol.