Ankoku Kishi C45

Modo nocturno

Capítulo 45: Un Día Calmado Pero Turbulento

Rey Demonio Modes

「Lo lamento, Mona.」

「Está bien, Modes-sama. Algo de este nivel no es de consecuencia.」

Me incliné hacia Mona, esperando que aceptara mi sinceridad.

Afortunadamente, aceptó mi deseo fácilmente.

Por ahora, la caballera demonio que solía ser la guardaespaldas de Mona debería estar dirigiéndose hacia la residencia de Lord Diehart. Con esto, Lord Diehart debería tener también sus subordinados.

Mi primera intención era darle un subordinado de la Orden de Caballeros del Oscuro, la cual estaba compuesta de varones de la raza de los Demonios. Pero eso no fue posible. No había tantos caballeros disponibles, puesto que seguían reconstruyendo sus números luego de haber sido casi eliminados por el héroe. No podía obtener más de ellos de Lord Runfeld.

También estoy considerando algunos subordinados de razas menores o razas de orcos, pero considerando el poder de Lord Diehart, temía que fueran más bien una molestia que una ayuda. La única opción que me quedaba era elegir aquellos de la raza de los Demonios que pudieran montar wyverns.

Después, comencé a considerar a cuántas de las caballeros de Mona debería enviarle a Lord Diehart.

Teóricamente, en cuanto Mona se quedara en Nargol, ella no estaba en peligro.

Además, ella no necesitaba a tantos subordinados.

No debería haber problema en transferir a algunas de sus caballeras, pero necesitaba discutirlo con ella primero. Esperaba completamente en que ella dudaría en aceptar debido a su disgusto con Lord Diehart, pero, inesperadamente, accedió fácilmente a mi deseo. Eso era un alivio.

「Por supuesto que debía cumplir el deseo de Modes-sama.」

「Nufufufu…」

Mona me sonreía tan resplandecientemente que era suficiente para derretir mi corazón.

No dudé en abrazarla.

「Por favor no hagas esto… Modes-sama… Estamos en público…」

「Nufufufufu… No te preocupes, no es gran cosa.」

El momento fue arruinado por una voz que vino desde el otro lado de la puerta.

「Su Majestad, ¿puedo interrumpirlo por un momento?」

「¿Qué sucede?」

Luego de permitirle entrar, Rugaas se inclinó ante mí.

「Su majestad, tengo noticias urgentes. Es una emergencia.」

「¿Cuál es el problema, Lord Rugaas?」

「Su Majestad… Nut, que fue encargado de vigilar al Héroe de la Luz y su grupo, fue atrapado por una de sus mujeres.」

「¡¡QUÉ!!!」

Nut… Fue alguien que trabajó bien…

Si fue atrapado, eso significa que él…

「Viejo Rugaas, ¿por qué dijiste que era una emergencia? Ese es sólo una rata. ¿Crees que necesitas informar el destino de un ser tan insignificante ante Su Majestad? Por favor deja de gastar su tiempo en asuntos sin importancia.」

Mona amonestó a Rugaas con un tono frío.

Parece que estaba molesta de que él interrumpiera nuestro tiempo juntos.

「Sí, es un asunto sin importancia, pero…」

Por supuesto, estuve de acuerdo con ella. Nut no tenía un puesto social alto en Nargol, así que ni Mona ni Rugaas estaban preocupados por su rescate.

Pero yo no abandonaría a aquellos que trabajaban para mí.

「Lord Rugaas. ¿Dónde está ahora el grupo del Héroe?」

「Eso… Se adentraron al Laberinto Minon.」

「¿¡QUÉ!? ¿Te refieres a ESE laberinto?」

「Sí, pero desconozco la verdadera razón por la que lo hicieron…」

「… Esto es malo. Ese laberinto es problemático.」

Estaba muy familiarizado con el laberinto Minon.

Antes, entré a ese lugar. Era un lugar extremadamente problemático gobernado por ESE sujeto. Incluso yo tuve un tiempo difícil, para otros sería un lugar muy peligroso.

「Majestad… Creo que no deberías preocuparte por este asunto. Sólo es una rata, sólo abandónalo.」

A pesar de que Mona me dijo que abandonara a Nut, no quería hacerlo. De ser posible, quería salvarlo.

Sin embargo, mis movimientos estaban limitados debido a mi pacto con Oudith. ¿Había alguien más que pudiera salvar a Nut aparte de mí?

Mis pensamientos fueron redirigidos a cierto hombre.

Un cierto Caballero Oscuro cuyo poder rivalizaba con el mío.

Nadie más que él podía salvar a Nut.

「… Parece que no tengo más opción que pedirle su ayuda.」

Doncella de la Espada, Shirone

Nos dirigíamos a la República Santa de Lenaria luego de dejar el Reino de Algore. Aún teníamos que prepararnos para darle la bienvenida a Regena y su familia.

No quería regresar, pero Kaya-san me dijo que le pidiera la opinión de Chiyuki-san. Recientemente, habíamos ganado información acerca de la situación de Kuroki. También, había una oportunidad de recuperarlo ya que el lavado cerebral no se había completado.

Necesitábamos crear una oportunidad de completarlo.

「Kaya. ¿Aún no hay contacto de mi hermano y las demás?」

「Milady… Nuestro contacto con el lado de Reiji-sama ha sido cortado completamente. Temo que algo haya ocurrido.」

Kaya respondió a la pregunta de Kyouka-san con una expresión preocupada.

Quería hablar con Chiyuki-san, y esto…

¿Qué rayos les ocurrió?

「Hey, Kaya-san. Reiji y las demás estaban en la República Ariadina, ¿verdad? Vamos ahí.」

「Es correcto. Si vamos a darle la bienvenida a Regena y a los demás, necesitamos ir a la República Ariadina primero.」

Me pareció obvio.

Como no podíamos contactarlas con magia de comunicación, deberíamos ir allá personalmente.

Afortunadamente, Kyouka-san estuvo de acuerdo conmigo.

「Tienes razón… No tenemos más opción que seguirlas hasta allá.」

Mientras hablábamos, de repente, alguien tocó a nuestra puerta.

「¿Qué sucede? Puedes entrar.」

Luego de que Kaya-san dijera eso, una de las sacerdotisas del Templo de Rena entró a la habitación y se postró ante nosotras.

「Kyouka-sama, Shirone-sama, Kaya-sama. El Gran Sacerdote Supremo las ha convocado.」

「¿El Sumo Sacerdote nos llama? ¿Por qué?」

El llamado Gran Sacerdote Supremo era el Sumo Sacerdote del templo. Su estatus era la más grande dentro de la fe, segundo sólo a la Diosa. El templo tenía un sistema de jerarquía: Gran Sacerdote Supremo, Gran Sacerdote, Sacerdote, y Diácono.

El Gran Sacerdote Supremo era el líder más importante de todos los Templos de Rena en el mundo entero. Es por eso que era llamado “Sumo Sacerdote”.

Esta persona influyente nos había convocado. Me pregunto… ¿Por qué?

「No lo sé. Mis órdenes eran sólo llevarlas hacia a él…」

Parecía que la sacerdotisa estaba en verdad preocupada por esta tarea.

Ahora que lo pienso, la sacerdotisa debería ser una Diácono. El Sumo Sacerdote no tenía razón de hablar con alguien con la posición social más baja en el templo.

「¿Qué querría con nosotras?」

「¿No sé?」

「Entonces, vamos.」

Fuimos guiadas por la sacerdotisa a una habitación restringida.

Sólo unas cuantas personas seleccionadas cuidadosamente eran permitidas aquí. Era la habitación donde Chiyuki-san conoció a la Diosa Rena.

Era incapaz de evitar mirar embobada el lugar.

「Este… Este lugar es…」

「Hemos llegado.」

La sacerdotisa abrió la puerta por nosotras, inclinándose mientras indicaba que podíamos entrar.

Una vez que entramos, la puerta fue cerrada desde afuera.

Quien nos estaba esperando no era alguien quien esperábamos ver.

「Les tomó mucho.」

「¿¡D-Diosa Rena!?」

Sólo el hecho de que la Diosa misma vino aquí significa que, lo que sea que quisiera decirnos, no era algo sin importancia. ¿Qué sería tan grave que ella tuviera que descender en persona?

Kaya se postró en modo de saludo y tomó el mando.

「¿Qué sucedió, Rena-sama?」

「Shirone, Kyouka, y Kaya. Por favor escuchen atentamente. La vida de Reiji y la de las demás, podría estar en peligro.」

「Diosa Rena… ¿A qué se refiere?」

Nosotras tres estábamos sorprendidas al escuchar eso.

Pero el tono de la Diosa Rena era muy serio.

「Reiji y las otras están atrapadas en el laberinto de cierto Dios Malvado en los Planos Minon. Actualmente estamos luchando contra el tiempo.」

Príncipe de Algore, Omiros

「Sigue siendo asombroso, no importa cuántas veces lo vea…」

MacGius miró al paisaje fuera de la muralla. Ante nosotros estaba la tumba del Gigante de Cien Brazos. Originalmente, había sido una colina, pero había sido borrada durante la batalla y reemplazada por un agujero quemado y gigantesco.

El agujero era tan grande, que todo el Reino Algore podría caber en él.

「¿Con que esto lo hizo el Caballero Oscuro, eh?… Un poder aterrador…」

A pesar de la invasión de goblins y de ogros, el Reino de Algore salió de tal calamidad casi completamente sin rasguños. Todo gracias a las preparaciones que hizo el Caballero Oscuro antes. Los Spartois que había sido invocados para proteger este reino de los goblins habían desaparecido.

Aunque tenía una idea de su fuerza por cómo derrotó al Héroe de la Luz, no esperaba que ese hombre fuera imposiblemente poderoso. ¿Qué tan poderoso era?

「Sí, luego de ver eso estoy seguro de que no podrías ganarle. Así que anímate, Omiros.」

「¿De qué estás hablando, MacGius?」

「Lo que quiero decir es: tu rival es demasiado poderoso. Necesitas encontrar otra grandiosa mujer para cortejar.」

MacGius comenzó a reír alegremente.

「Esas palabras no suenan del todo reconfortantes… Pero gracias por animarme, de todos modos.」

No había modo en que pudiera derrotar a un oponente tan poderoso como el Caballero Oscuro. Ni siquiera podía proteger a Regena. Si ese hombre no la hubiera salvado justo en ese momento…

Soy nada comparado con él.

Estoy consciente de que él se preocupa verdaderamente por ella. Es por eso que estoy bien por cómo resultaron las cosas. Ella no era del tipo de mujer que se ocultara de miedo, pero sé que la protegerá.

Regena estaba en buenas manos, podía dejarla ir con mi corazón tranquilo.

Toqué el escudo mágico. Pienso que él quería decirme que me volviera más fuerte.

De repente, un grito atravesó el aire.

「¡¡OMIROOOOOOOOOOOOOOOOOS!!」

Rietto se dirigió hacia nosotros… Montando sobre el hombre lobo.

Ese hombre lobo ya no comía humanos desde que el Caballero Oscuro le dijo que protegiera este reino. Tal vez esa era la razón por la que había decidido vivir aquí.

También visitaba a Echigos varias veces mientras estaba bajo cuidado médico. Tal vez porque lo consideraba un amigo. También, por alguna razón, ese hombre lobo estaba muy conectado con Rietto.

「¿De qué están hablando?」

「Del Caballero Oscuro.」

「Ooh, ese tío trovador, eh… no esperaba que fuera el Caballero Oscuro.」

「Jajaja, tampoco nosotros.」

「Digo, ¿quién hubiera pensado que el trovador que capturamos era el Caballero Oscuro sin armadura? Oye, ¿puede que algún día sea conocido como “El Hombre Que Capturó Al Caballero Oscuro, Quien Venció Al Héroe de la Luz”?」

「… ¿Quién crees que creerá esa historia, MacGius?」

「Che. Aunque es la verdad.」

MacGius le frustraba mi falta de fe en él. Parecía divertirle a Rietto, le estaba sonriendo. Luego me miró.

「Oye, Omiros… ¿Podemos ver… A ese tío trovador y… Y Regena…?」

「Sep. Algún día, los volveremos a ver.」

Mientras le aseguraba, miré hacia el cielo.

En cuanto viviéramos bajo el mismo cielo, estoy seguro de que nos volveremos a ver.

Caballero Oscuro, Kuroki

「Fufufu~♪」

Kuna estaba preparando té alegremente frente a mí.

Apuesto que su buen humor se debía a que Regena se fue junto a su familia ayer, dirigiéndose hacia la República Santa de Lenaria.

Debido a eso, los habitantes de mi mansión fueron reducidos a sólo yo, Kuna y la cuidadora con cara de oso que Modes me había asignado cuando me dio esta mansión.

La cuidadora parecía ser una mujer de la raza Hombre Oso, pero no estaba seguro. Sólo podía verla en su disfraz “humano”. Tal vez me tenía odio porque aún no sé su nombre.

Al contrario de Kuna, la cuidadora estaba algo triste al saber que Regena se mudaba. Recuerdo cómo babeaba cada vez que veía a Regena y a su gente. Tal vez quería comerlos. Pensando cómo la Mujer Osa la trataba, me alegra que Regena dejara Nargol. No era un lugar donde los humanos pudieran vivir.

Me sentí un tanto solo.

「Mira, Kuroki. En cuanto Kuna esté aquí, no necesitas a alguien como Regena para prepararte el té.」

Después de colocar la taza frente a mí, Kuna colocó sus manos en sus caderas. Esta posición resaltaba sus melones, y se agitaron como pudín. Su vestimenta era la que Regena vestía antes de irse, un traje de sirvienta.

Con respecto al origen del traje de sirvienta… Le pedí a un enano que hiciera vestimentas para Regena y los demás, y eso fue lo que me dio. El enano me dijo que quería replicar la ropa que usó una de las seguidoras del Héroe de la Luz.

Por cierto, la cuidadora Mujer Osa también usaba ropa de sirvienta.

Todo este tiempo, Regena nos había cuidado usando un traje de sirvienta.

Me preocupaba cada vez que la veía.

El mismo traje de sirvienta que me desconcertaba tanto cuando Regena lo usaba ahora estaba siendo usado por Kuna. El problema era… Que las tetas de Kuna eran mucho, mucho más grandes que las de Regena. Ahora que estaban resaltadas por el traje de sirvienta, se podrían considerar como armas de destrucción masiva.

No podía quitar mis ojos de encima.

Parecía que iban a romper su ropa en cualquier momento.

「¿Qué sucede, Kuroki? ¿Hay algo malo con el té?」

Kuna me observaba con una expresión preocupada en su cara.

Gracias a Dios. Parece que no notó qué tan encantado estaba por sus pechos.

「No, no. Gracias por el té, Kuna. Lo beberé ahora.」

Tomé la taza y bebí el té.

El té estaba delicioso y dulce. Sin embargo, había un sabor ligeramente sutil que no había probado antes.

「¿Ocurre algo malo, Kuroki?」

El modo en que me miraba Kuna…

… ¿Estaba esperando algún tipo de reacción?

「Um, está delicioso. No creo que haya bebido este tipo antes, ¿qué tipo de té es?」

「Ah, obtuve este té de Datie.」

Me tomó todo lo que tenía para controlar el impulso de escupir el té.

Datie… ¿Acaso se refería a Datie, la Reina Goblin?

Me encontré con Datie no hace mucho cuando viajé al Reino Karon para buscar a Goz. Ella me dijo que estaba encerrado en una prisión acuática subterránea por haber robado. Goz había robado un objeto importante que Modes le había confiado a Datie.

Y con eso, Goz nunca sería capaz de lastimar a Regena de nuevo. Cuando le dije de esto, ella estaba aliviada. Después de todo, sin Goz, ella podía regresar a la sociedad humana.

Aunque también estaba satisfecho con ese resultado, sólo una cosa me tenía preocupado. Mientras hablaba con Datie, ella me miraba a mi entrepierna como si quisiera lamerla.

Me aterró tanto que espero nunca verla de nuevo. Nunca.

¿Eso significa que este té era un regalo de Datie?

Pensé que Datie y Kuna estaban en malos términos…

「¿Está delicioso, Kuroki?」

¿En qué estaba pensando? Este era el té que Kuna me había preparado personalmente. No hay manera en que sabría mal.

Bebí el té hasta el fondo y le sonreí.

「Está delicioso, Kuna.」

「Ya veo. Por favor bebe de nuevo. Kuroki necesita más té porque tienes resistencias increíblemente poderosas. Kuroki siempre es reservado con Kuna, es por eso que Kuna preparó esto para aceptar el todo de Kuroki.」

… ¿Resistencia?

Kuna rellenó mi taza, pero estaba prestando más atención a sus palabras.

¿De qué estaba hablando?

Mientras intentaba descubrir el significado de sus palabras, sentí de repente un mal presagio, como si algo malo fuera a suceder. También estaba el asunto con los ogros, pero Kuna se estaba encargando de ello. Ella no los dejaría libres.

「Sí, es correcto. Tengo un regalo para ti, Kuna.」

Tomé una caja del bolsillo de mi pecho y se lo mostré.

「¿Es… Eso… ?」

Dentro de la caja había un par de anillos.

Tomé uno de ellos y, alzando la mano izquierda de Kuna, lo inserté en su dedo anular.

「Este anillo es la mitad de un conjunto. Ambos han sido cargados con dos hechizos: uno, para hacer que cada portador sepa la posición del otro y dos, permitir que cada portador se teletransporte a la ubicación del otro.」

Mientras hablaba, le mostré el anillo acompañante que ya estaba en mi dedo anular izquierdo, justo como el de ella.

Los ojos de Kuna ya estaban con lágrimas.

「Con esto, estaremos juntos por siempre.」

「¡¡Kuroki!! ¡¡¡KUROKI!!! ¡¡TE AMOOOOO!!」

Kuna saltó y me abrazó, llorando.

「Jaja, me alegra que te guste mi regalo.」

Colocando a un lado su cabello de su cara, sentí un golpe de culpa en mi corazón.

La verdadera razón por la que le di ese anillo era para prevenir que Kuna se pusiera salvaje. Mientras tenga ese anillo, podía vigilar a Kuna a donde sea que vaya.

Pero no es como si yo fuera a decirle eso.

De todos modos… El aroma de Kuna era agradable…

¡Toc Toc!

Alguien golpeó la puerta mientras abrazaba a Kuna.

「¿¡QUIÉN ANDA AH!?」

Whoa.

Kuna se movió rápidamente de mi lado y le gritó al recién llegado.

Parece que está de mal humor al haberse interrumpido nuestro ambiente romántico… Sin embargo, el que abrió esa puerta era alguien completamente inesperado.

「Discúlpame, mi querido maestro.」

「¿¡Regena!? ¿Qué haces aquí?」

Sep. Justo como dijo Kuna.

Regena debería estar con su familia en la República Santa de Lenaria en este momento, al haber usado la piedra de teletransportación que obtuvo de Shirone.

「Sí, debí haberme ido, pero… me quedé por mi propia cuenta. Tengo un último deseo que pedirle a mi maestro.」

Regena inclinó su cabeza.

La cara de Kuna se contorsionó en una expresión disgustada.

「¿Qué? ¿Qué es lo que quieres de Kuroki?」

「Mi deseo es… Que mi querido maestro me dé su afecto.」

「¿Eh?」

「¡¡¡!!!」

Los ojos de Regena se cruzaron directamente con los míos, sin parpadear.

Inmediatamente alcancé a Kuna, que ya había sacado su guadaña.

「¿¡Afecto… !? Eh-¡ESPERA, ESPERA KUNA! ¡¡Baja esa guadaña!!」

「¡Regena! ¡¡¡QUIERES SU AFECTO CON ESE CUERPO MISERABLE QUE TIENES!!! ¡¡¡KUNA ES SUFICIENTE PARA ÉL!!!」

「¿En serio? Hm… Podría jurar que a veces mi querido maestro le roba miradas a mi trasero…」

El té que había estado bebiendo fue escupido al escuchar unas pocas palabras.

Lo supo. No puedo creer que lo supiera. ¡Pensé que había sido sutil!

¡Perdón, Regena! ¡Lamento tanto robar miradas a tu trasero mientras te agachabas en tus deberes de limpieza!

「¡NO! ¡NO PUEDES! ¡¡Kuna es suficiente para Kuroki!! ¡Hasta ahora, su mirada estaba pegada a las tetas de Kuna! ¡¡¡¡ÉL NO NECESITA A REGENA!!!!」

… Involuntariamente me caí de mi silla hacia el suelo en desesperación y vergüenza.

¡¡¡¡¡Notó mi mirada pervertida!!!!! ¡Perdón, Kuna! ¡¡¡Perdón por mirar tus pechos!!!

「¡¡Su Excelencia!! ¡¡¿Puedo entrar, Su Excelencia?!!」

Se pudo escuchar que varios pasos se dirigían a la habitación donde estábamos. Quienes llegaron eran las caballeras de la raza de los Demonios, armadas hasta los dientes. Empujaron bruscamente a Regena a un lado y entraron a la habitación.

Las mujeres se postraron ante mí.

「Fuimos ordenadas por Su Majestad el Rey Demonio para convertirnos en las subordinadas de Su Excelencia. Por favor cuide de nosotras.」

Ahora que lo pienso… ¿Estas son las subordinadas de las que hablaba Modes? No esperaba que fueran un equipo de sólo mujeres.

La raza de los Demonios estaba dividida en dos clases: la Clase Baja y la Clase Alta.

Los demonios de Clase Baja tenían una apariencia horrible, y al contrario, los demonios de Clase Alta tenían una apariencia hermosa, asemejándose enormemente a la raza humana, a excepción por el cuerno en su cabeza. Los demonios de Clase Alta eran tan hermosos, que su apariencia se compara con la de los ángeles.

Cada una de esas caballeras frente a mí era una belleza única.

「Por qué… Por qué… ¡¡¡POR QUÉ!!!」

Kuna parecía estar al límite. Tal vez el incremento del número de mujeres a mi alrededor era demasiado para ella. Pero, ni siquiera yo habría imaginado que estas mujeres se volverían en mis subordinadas.

Deberían ser las subordinadas de Mona.

Como estaban aquí, Mona debe haber consentido transferir sus caballeras a mí. Eso es extraño. Pensé que me odiaba.

Pobre kuna, parece desconcertada.

Mis días ruidosos sólo habían comenzado.

Bebí el té mientras observaba el cielo de Nargol a través de mis ventanas. Por alguna razón, mi cuerpo se sintió caliente. La habitación estaba llena con un agradable fragancia de mujer. Tantas en el mismo lugar al mismo tiempo…

Mis pensamientos se volvieron difusos…


Fin del Arco 3