Kuma Kuma C16

Modo nocturno

Capítulo 16: El oso descansa un día lluvioso (Parte 2)

Dejé de trabajar y decidí buscar cosas que hacer abajo. El comedor estaba lleno como durante el almuerzo, pero ahora mismo nadie estaba comiendo. Elena se sentó en el mostrador, con aspecto cansado.

[Oh, Yuna.] — dijo — [Siento lo de antes.]

[No me importó.]

[Entonces, ¿Qué necesitas?]

[Sólo estoy tratando de matar tiempo.] — me senté en el mostrador.

[Realmente no tenemos nada para eso.]

[Bueno, ¿Podrías darme algo de beber?]

[Sí, puedo.] — se fue a la parte de atrás y volvió con dos vasos, uno de los cuales me entregó a mí — [Toma, prueba esto. Es jugo de fruta mira.]

Le agradecí y acepté el jugo. Era un poco agridulce, aunque un poco tibio, por desgracia. Pero si estaba tibio… sólo tenía que enfriarlo. Puse la mano del oso negro en la taza, reuní un poco de maná y me imaginé el hielo formándose en cubos limpios. Hubo un sonido de hundimiento, y el hielo flotó en el vaso.

[Espera, ¿Qué es eso?]

[Acabo de poner un poco de hielo en el jugo.] — dije — [Pensé que sería mejor enfriarlo.]

Tomé un sorbo. Lo hice varios niveles más delicioso.

[¿Podrías hacer eso por mí también?]

Elena me acerco su taza mientras yo saboreaba mi jugo. No tenía razón para rechazarla, así que puse un poco de hielo en su taza.

[Muchas gracias.] — Elena movió el hielo en la taza y se lo bebió una vez que estuvo frío — [E-Es muy bueno. No puedo creer que sepa mucho mejor cuando está más frío! Esto podría ser genial en días calurosos. Pero realmente no tengo espacio en el refrigerador para mantener el jugo frío.]

Los refrigeradores existían en este mundo. Podías hacer uno básico con cualquier gema de maná, siempre y cuando lo cargaras con magia de hielo, pero si querías un refrigerador con un congelador, necesitabas una gema de maná tipo hielo. En el norte, mi bestiario me explicó que se podían encontrar monstruos tipo hielo para cazar, pero la dificultad y la distancia implicaba que los refrigeradores con un compartimento congelador eran artículos de lujo.

[Si mi refrigerador fuera un poco más grande…] — Elena sorbió melancólicamente el jugo helado.

[¿No puedes usar magia, Elena?]

[Por supuesto que no. Si pudiera, no sería la hija de un posadero. Estoy celosa de que puedas, Yuna.]

El manual de usuario del traje de oso decía que había que canalizar el maná a través de él, así que sabía que al menos poseía maná, como toda la gente de este mundo. Y aun así, no podía usar magia si no llevaba el traje de oso. Elena también tenía maná, pero decía que no podía usar magia. No entendí realmente cuál era la relación entre el maná y la magia en este mundo, pero tal vez ella era igual a mí cuando no llevaba el traje de oso.

Tal vez, con el tiempo, podría llegar a un punto en el que podría usar magia sin los osos.

Al final, Elena y yo charlamos hasta que llegó la hora de la cena. Estaba feliz de haber encontrado algo que hacer, pero Elena recibió un sermón de su madre por no hacer su trabajo.