Kuma Kuma C20

Modo nocturno

Capítulo 20: El oso convoca un oso — La Casa del Oso es una Casa de Oso

[Yuna, ¿Qué tipo de misión has elegido?]

[Subyugación de Tigerwolf.]

[Yuna!]

[¿Qué?]

[Se supone que los tigerwolf son más grandes y fuertes que los lobos. ¿Vas a estar bien?] — Fina se aferró a mi ropa, claramente preocupada.

[¿Probablemente?] — apuesto a que sólo eran versiones más grandes de los lobos. Le di una palmadita a la preocupada cabecita de Fina y salimos del pueblo. Había mercaderes y aventureros haciendo cola en la puerta. Nos alineamos, mostré mi tarjeta del gremio en la puerta y nos fuimos.

Nos salimos del camino y avanzamos unos minutos para llegar a un lugar donde no había tanta gente.

Había un par de aventureros mirándonos a distancia, pero los ignoré y dejé de caminar.

[¿Yuna?]

[Dame un segundo, voy a sacar algo para montar.]

Le dije a Fina que retrocediera un poco y estiré mis dos brazos enguantados. Les suministre maná. Las bocas de los osos se abrieron de par en par y dos grandes masas trémulas, una blanca y otra negra, salieron de las bocas izquierda y derecha. Empezaron a retorcerse y luego lentamente se pusieron en cuatro patas.

Sorprendentemente, cualquier criatura que yo convocara era… también un oso.

Los osos se acercaron a mí y yo les palmeé sus peludas cabezas y barbillas. Entrecerraron los ojos como si lo estuvieran disfrutando y me acariciaron la cara con suavidad.

[Yuna!] — Fina dio un paso atrás.

[Está bien. Son mis invocaciones, así que no te harán daño. Aquí, intenta acariciarlos.]

Fina se acercó con cautela y tocó a los osos. Cuando se dio cuenta de que los osos no iban a hacerle daño, sonrió.

[Bien, Fina, ¿Qué tal si te subes a Kumakyu?]

[¿Kumakyu?]

[El blanco es Kumakyu y el negro es Kumayuru.]

Kumakyu se puso en cuclillas para facilitarle a Fina la tarea.

[Adelante.]

Fina montó tímidamente a Kumakyu. Una vez montada, Kumakyu se levantó lentamente.

[Uh-aah.] — gimoteó Fina.

[Estarás bien mientras te agarres fuerte. En realidad, gracias a la habilidad de Kumakyu, la única manera de bajarse es si te lanzas a ti misma. No te caerás, aunque te duermas o te sueltes.]

Una vez que calmé a Fina, monté a Kumayuru.

[Empezaremos despacio y luego aceleraremos una vez que te acostumbres.]

[E-Entiendo.]

Montando sobre nuestros osos, cabalgamos hacia la guarida de los tigerwolf. Ni mencionemos que los aventureros, mercaderes y viajeros cercanos nos miraban embobados. Yo había sido un poco tímida a la hora de invocarlos donde otros podían ver, pero esperar hasta que estuviera lejos del pueblo cada vez me fastidiaba, así que decidí ignorar las miradas.

Nuestros osos aceleraron lentamente. Nos dirigíamos a las montañas, más profundo que donde había encontrado al rey goblin. Era una caminata de seis horas, pero llegaríamos en media hora montando los osos.

[Aha ha ha ha.] — Fina parecía estar empezando a divertirse. No es que los osos tuvieran velocímetros y yo no tenía ningún marco de referencia, nunca había conducido un coche o una motocicleta, pero sabía que íbamos bastante rápido. A pesar de nuestra velocidad, estábamos protegidas del viento porque todo el cuerpo de los osos estaba cubierto por magia que yo había conjurado. Así es como supe que llegaríamos a salvo a nuestro destino, incluso si nos quedábamos dormidas.

Los osos se aceleraron de repente cuando nos acercamos a la aldea donde estuve durante la subyugación de goblins. No quise asustar a la aldea al llegar montada sobre los osos sin haber avisado de antemano, así que rodeamos la aldea. Nuestro ritmo disminuyó una vez que llegamos a las montañas. Subimos lentamente desde allí.

[Estoy bastante segura de que es por aquí.]

La hoja de misión decía que podían ser encontrados en esta área. Desmonté una vez que encontramos un terreno llano en la montaña, comprobé que tenía suficiente espacio libre, empecé a sacar objetos de mi almacén de oso y a colocarlos.

[Yuna!] — Fina gritó, viendo lo que yo estaba sacando. Ella estaba haciendo un montón de gritos hoy.

Había sacado una casa de oso. Tenía dos pisos de altura, con un patio. La fachada parecía un enorme oso parado a cuatro patas. La entrada era la boca abierta del oso y el segundo piso parecía un cachorro de oso montado en su espalda. Incluso venía con un almacén adjunto.

[¿Qué tal si entramos y nos tomamos un descanso?]

[Claro…]

Hice que Kumayuru y Kumakyu esperaran en el patio mientras entrábamos por la puerta en la boca del oso, casi como si el oso nos estuviera comiendo. El interior estaba decorado al estilo japonés.

[Oh, asegúrate de quitarte los zapatos por ahí.] — le dije a Fina, por si las costumbres de este mundo no coincidían.

La entrada donde te quitas los zapatos conduce a la sala de estar. El primer piso tenía la sala de estar, la cocina, el baño, el aseo y un mini almacén. Mi habitación estaba en el segundo piso, junto con algunas habitaciones de invitados. La cabeza del cachorro formaba el techo. Estaba pensando que podría usarla para secar mi ropa afuera.

[Oh, toma asiento en algún lugar por allá.] — señalé una silla parecida a un sofá.

[Yuna…]

[¿Qué?]

[¿Qué es esta casa?]

[La hice para mí con magia.]

Mis experimentos con el almacén de oso habían demostrado que podía soportar cualquier cosa, sin importar el peso o la cantidad de cosas que almacenara, así que me hice una casa para viajar. La había construido con magia de tierra mientras visualizaba un oso, lo que, por supuesto, la hacía mucho más poderosa. Utilicé algunos hechizos de tierra de baja potencia para hacer las paredes y establecer las divisiones de las habitaciones, compré e instalé gemas de maná para las habitaciones donde necesitaba agua e incluso instalé un refrigerador en la cocina. Ya que instalé gemas de maná en cada habitación, podía iluminar el lugar por la noche. Si sólo tuviera un televisor y una computadora, mi morada neet estaría completa.

Fui a la cocina y le llevé a Fina un zumo de fruta frío.

[¿Eres parte de los nobles de algún lugar, Yuna?]

[No lo soy.]

[¿Entonces eres una princesa?]

[Ninguna princesa de verdad se parecería a mí. Sólo soy una aventurera común y corriente.]

Fina parecía querer decir más, pero se quedó callada.

[Una vez que hayamos descansado, voy a salir a buscar un tigerwolf, ¿De acuerdo?]

[¿Qué hay de mí?]

[Puedes salir a buscar hierbas para tu madre con Kumakyu. Deberías estar a salvo mientras Kumakyu esté cerca. He establecido un límite defensivo alrededor de la casa, así que, si te metes en problemas, deberías estar a salvo mientras vuelvas a la casa.]

[…]

[Además, hay algunos monstruos en el almacén, así que, si tienes tiempo, ¿Podrías desollarlos?]

[¿Quieres decir que puedo dejar el desollado para más tarde?]

[Eso lo decides tú. Te pagaré el diez por ciento de lo que obtenga de la venta de las partes del monstruo desollado, así que depende de ti si terminas de buscar temprano para poder desollar a los monstruos, o si te pasas todo el tiempo buscando hierbas para tu madre.]

[De acuerdo, entiendo.]

[¿Qué tal si vamos al almacén para que pueda explicarte las cosas?]

Había preparado el almacén para que pudiéramos llegar a él desde dentro de la casa o desde fuera. Tenía unos veinte tatamis de ancho y estaba equipado sólo con agua y un banco de trabajo. Extraje unos diez lobos y conejos cornudos de mi almacén de oso y los dejé junto a la pared.

[No tienes que desollarlos todos, pero una vez que termines, ¿Podrías guardar todo en esta habitación?]

La habitación de al lado era una cámara frigorífica, muy parecida a un congelador. Aunque el tiempo se detendría para la casa y todo lo que hay en ella una vez que la metiera de nuevo en el almacén de oso, de todos modos.

[Bien, me voy. No te metas en problemas, ¿Entendido? Kumakyu te mantendrá a salvo si pasa algo, así que estarás bien.]