Kuma Kuma C21

Modo nocturno

Capítulo 21: El oso va a subyugar al tigerwolf

Una vez salí de la casa de oso, monté a Kumayuru y partí. Los zapatos de oso eran geniales para moverse, pero me gustó mucho montar a Kumayuru y Kumakyu. Se ponían gruñones si sólo montaba uno de ellos, así que tuve que alternar.

Utilicé magia de detección para examinar el lugar en el lomo del oso. Mi alcance se había expandido a medida que subía de nivel y detecté toneladas de monstruos.

Aha. ¿Son ellos?

[Parece que hay dos de ellos. ¿Quizás son compañeros?]

Le señalé el camino a Kumayuru. El oso corrió, deslizándose entre los árboles y separando todas las ramas y arbustos a medida que avanzaba. Mucho más eficiente que correr con mis zapatos de oso. Había lobos cerca, pero los ignoré por hoy y seguí avanzando.

Después de un rato, pude sentir que los tigerwolf se acercaban, así que hice que Kumayuru se detuviera. Escuché el sonido de un río cercano. ¿Debería acercarme lentamente a pie o sólo cargar? Estaba bien si me atacaban, pero si huían, perseguirlos sería una molestia. Si fuera un cazador de verdad, me acercaría a ellos usando la dirección del viento para evitar ser detectada por su olfato, pero no tenía esas habilidades.

¿Supongo que debería cargar? Eso pensé. Apunté a Kumayuru en dirección a los tigerwolf. Empezamos a correr, subiendo la montaña como una sombra.

Cuando llegamos al río, dos grandes felinos, los tigerwolf, estaban descansando allí. Se pusieron de pie lentamente al vernos. Uno gruñó. Intentaban ver lo que estábamos haciendo.

[Son más grandes de lo que pensaba.]

Uno de ellos era del tamaño de Kumayuru. El otro era aún más grande. ¿Quizás el más pequeño era la hembra y el más grande el macho? Eso pensé.

Desmonté a Kumayuru lentamente, luego le di una palmadita en la cabeza y le pedí que se ocupara del tigerwolf más pequeño.

Libere un hechizo de viento en los dos tigerwolf, quienes lo esquivaron fácilmente. Kumayuru se abalanzó sobre la tigerwolf hembra y yo dispare magia de fuego hacia el macho. Saltó a la derecha y se lanzó hacia mí — definitivamente los tigerwolf me superaban en velocidad y control. Cerró la distancia entre nosotros instantáneamente.

Hice un muro de tierra, pero lo atravesó.

Uhhh, pensé, parece que la magia normal no funciona en estos.

Estaba lo suficientemente cerca para saltar. Salté al cielo para escapar. Rugió, viéndome saltar — luego saltó tras de mí.

[¿En serio?]

Los afilados colmillos del tigerwolf vinieron hacia mí mientras caía.

[Puñetazo de oso.]

Golpeé fuertemente al tigerwolf — que tenía la boca abierta — en un costado de su cara, golpeándolo contra el suelo. Tan pronto como aterricé, disparé una ráfaga de flechas de hielo que rebotaron en su piel. Supuse que era igual al rey goblin, no podía dañarlo con magia normal al nivel que estaba ahora. En ese caso, lo golpearía de la misma manera que al rey goblin.

Abrí un profundo agujero en el suelo y dejé caer al tigerwolf en él. Pero justo cuando llegué al agujero para atacar, el tigerwolf corrió por el lado del pozo y salió de nuevo, convirtiendo su impulso en un ataque de garras. Me alejé de él.

Parecía que la trampa era un fracaso.

Mientras tanto, Kumayuru luchaba contra el tigerwolf más pequeño. Peleaban y chocaban garra con garra, colmillo con colmillo, igualados. Si Kumayuru fuera un oso normal, habría sido más lento, pero mis osos eran rápidos, incluso más rápidos que un tigerwolf. Tenían suficiente resistencia para correr todo el camino desde el pueblo hasta este lugar sin sudar. Si ese tigerwolf era igual a mi oso, era mucho más fuerte de lo que esperaba.

Dejando ese tigerwolf a Kumayuru, decidí concentrarme en vencer al que tenía enfrente. Realmente quería esa piel; necesitaba una solución que la mantuviera intacta.

[Oso de Agua.]

Un oso hecho de agua apareció y corrió hacia el tigerwolf, agarrándolo con sus brazos acuáticos. Presiono la cabeza del tigerwolf contra su cuerpo y dentro de su pecho acuático, una tormenta de burbujas salió de la boca del monstruo mientras presionaban su cabeza.

La magia de oso es realmente fuerte, pensé.

Cuando miré a Kumayuru, estaba en medio de atrapar al tigerwolf. Hice una bola de agua y la disparé al tigerwolf. Se envolvió alrededor de la cara del tigerwolf y Kumayuru la sujetó. Después de un rato, dejaron de moverse.

Pensé que eso era todo lo que se podía hacer para subyugarlos.

Guardé los tigerwolf en mi almacén de oso y me dirigí a la casa de oso.