Kuma Kuma C26

Modo nocturno

Capítulo 26: La casa de oso esta lista!

El gremio de comercio estaba un poco al oeste del centro del pueblo. La clientela era visiblemente diferente de la del gremio de aventureros. No había idiotas o hechiceros con bastones, pero había una tonelada de mercaderes de aspecto excéntrico. Tenían un aire poco acogedor, totalmente distinto al del gremio de aventureros.

Además, mi traje de oso todavía parecía atraer miradas curiosas.

[Yuna, ¿No vas a entrar?] — preguntó Fina mientras yo me quedaba en la entrada, mirando dentro. Eso me hizo cambiar de opinión.

Estaba lleno de actividad en el interior. Bajé la capucha y evité las miradas, dirigiéndome directamente a la recepción. Fina echó un vistazo al lugar y se aferró a mi manga, pegándose a mí.

[Bienvenidas.] — una mujer de unos veinte años nos saludó. Su expresión no cambió ni siquiera cuando vio mi aspecto y nos recibió con una sonrisa. Supuse que los empleados del gremio estaban mejor vestidos que su clientela.

[Umm, quiero alquilar un terreno por un corto tiempo y el gremio de aventureros me envió aquí cuando les pregunté sobre ello.]

[Sí, podemos hacerlo. Tenemos parcelas de tierra para alquilar y algunos edificios también. ¿Qué tipo de terreno estarías buscando?]

[Por ahora, sólo algo completamente desierto sin nada en él.]

[Sí, tenemos de esos.]

[Me gustaría alquilarlo por un mes. ¿Cuánto sería?]

[Eso variaría dependiendo del tamaño de la tierra y su ubicación. ¿Tiene alguna preferencia?]

[Preferiría algo cercano al gremio de aventureros, creo. Está bien si no es súper cercano. También me gustaría que fuera del tamaño del almacén del gremio de aventureros, si es posible.]

[Un terreno del tamaño del almacén del gremio de aventureros. Lo investigaré, así que, si puede, por favor espere aquí.]

Dejó el escritorio por un rato y volvió después de unos cinco minutos con varias hojas de papel.

[Me disculpo por la espera. He encontrado unas cinco opciones.]

[¿Cuál es la más barata?]

[Esa sería esta. De las cinco, es la más alejada del gremio de aventureros. El alquiler de un mes será de treinta piezas de plata.]

[¿No es eso muy barato?]

[La tierra no tiene edificios. Sin embargo, por favor tenga en cuenta que podemos pedirle que devuelva la tierra a su condición original al devolverla a nosotros si la utilizó para algo.]

[¿Podría decirme también cuánto cuestan las otras?]

[Por supuesto. Las otras son cada una de noventa, setenta y cinco, cuarenta y ocho y treinta y cinco monedas de plata por mes.]

[¿Podría mostrarme dónde están las cinco?]

Sacó un mapa y me mostró cada una de sus ubicaciones.

[Hmm, voy a pasar de las que van por noventa y setenta y cinco — muy caras — también pasaré de la de treinta monedas por su ubicación.]

Eso dejó las opciones de treinta y cinco y cuarenta y ocho monedas. El mejor lugar era el de las cuarenta y ocho monedas. Estaba cerca del gremio, de la casa de Fina y no lejos de la posada. El lugar de las treinta y cinco monedas estaba más cerca del gremio, pero estaba más lejos de la posada y de la casa de Fina.

[¿Cómo le gustaría proceder?]

[Si pudieras darme un descuento por esta, la elegiría.] — señalé la opción cuarenta y ocho de plata.

[Por cierto, ¿Cómo va a utilizar la tierra?]

[Estaba pensando en construir una casa en ella para poder usarla como un lugar para hacer el desollado de monstruos. Oh, pero me aseguraría de que la casa no esté cuando la devuelva, por supuesto.]

[Si pudieras darme un momento…] — la mujer salió corriendo, pero volvió casi inmediatamente — [Perdone que le pregunte, ¿Pero usted es el Oso Sangriento?]

[…]

[Ahem, eso fue grosero de mi parte. ¿Eres la aventurera Yuna?]

[Lo soy…]

[Me gustaría ofrecerle nuestra gratitud por abastecernos de lobos, las liebres cornudas y el rey goblin durante su estancia aquí.]

[Um… ¿Qué es exactamente lo que el gremio de comercio me agradece?]

[¿No lo sabes? Los materiales que produce el gremio de aventureros se nos pasan a nosotros y los vendemos. A cambio, el gremio de comercio contrata escoltas y garantiza que no nos quedaremos sin materiales de monstruos. Tenemos una sociedad mutuamente beneficiosa.]

[No tenía ni idea.]

[Sí, nuestros comerciantes han estado muy contentos de que haya habido más lobos y conejos cornudos en circulación recientemente.]

[Pero el material que he estado vendiendo tiene que ser apenas algo comparado con todo lo que hay en el gremio de comercio, ¿Verdad?]

[No, en absoluto. Debido a que los cadáveres que traes están en perfectas condiciones, se venden en grandes cantidades. Los aventureros habituales tienden a traer muchos cadáveres destruidos o dañados. Pero los monstruos que traes siempre están limpios y se han vuelto muy populares, especialmente esos raros materiales del rey goblin.]

[Quién lo hubiera pensado.]

[¿Cómo sonarían treinta y cinco piezas de plata por la parcela de la que estábamos hablando?]

[¿Estás segura?]

[Absolutamente. Si reúnes materiales para venderlos al gremio de aventureros, también beneficia al gremio de comercio.]

[Bueno, entonces, es un trato.]

[En ese caso, permítame acompañarle a la parcela ahora.] — se levantó de su silla.

[¿Vas a llevarme hasta allí?]

[¿Sería eso un problema?]

[Claro que no, pero ¿Estás segura de que puedes dejar la recepción sólo por mí?]

[Puedo tener a alguien sustituyéndome. También me gustaría cimentar nuestra asociación a partir de ahora.]

[¿Nuestra asociación?]

[Sí. Eres una aventurera capaz, brillante y extremadamente hábil. Mucha gente va a querer trabajar contigo y yo soy una de esas personas. Disculpa por tomarme tanto tiempo para presentarme, soy Milaine. Es un placer conocerte.]

El lugar al que nos llevó Milaine estaba muy cerca de la posada y del gremio como el mapa había prometido. La parcela era más que suficientemente amplia y no había mucho tráfico peatonal, lo que era genial.

[Si pudieras firmar este contrato y proporcionar la transcripción de tu tarjeta del gremio.]

[¿Una transcripción?]

[Ponga su tarjeta del gremio encima de esto. Verificará tu identidad.]

Después de escribir mi nombre y transcribir mi tarjeta del gremio, pagué las treinta y cinco monedas del mes.

[Además, ya que construirás una casa en esta parcela, el gremio de comercio también proporciona servicios de carpintería. ¿Cómo le gustaría proceder?]

[Está bien. Ya tengo una casa.]

Milaine parecía desconcertada. Dudé un segundo en decirle lo del almacén y la casa de oso, pero decidí mantenerlo en secreto.

[Ya veo. Si necesitas algo, por favor ven al gremio de comercio.] — Milaine se inclinó y volvió. Me aseguré de que se había ido y luego me aseguré de que nadie pasara por allí en ese momento. Derecha, comprobado. Izquierda, comprobado. Detrás de mí, comprobado. Delante, comprobado.

Saqué la casa de oso del almacén de oso y así como así, había una casa entera en un terreno que había estado vacío hace un segundo. Me dirigí al almacén adjunto con Fina.

[De acuerdo.] — pregunte — [¿Podrías encargarte de los tigerwolf ahora?]

Dejé a Fina en su trabajo y volví a la posada para decirles que cancelaría mi estancia. A partir de hoy, viviría en la casa de oso.