Kuma Kuma C5

Modo nocturno

Capítulo 5: El oso visita el gremio de aventureros

El gremio estaba lleno de aventureros, cada uno equipado con sus propias espadas y bastones. Sentí como si estuviera de vuelta en uno de los viejos centros de misiones. Por otra parte, ni uno solo de ellos era un jugador.

[Hay mucha gente alrededor para esta hora del día.]

[Eso es porque es una lucha para que los aventureros de bajo nivel consigan trabajo. Todo mundo viene aquí temprano para conseguir los mejores trabajos.]

Me separé de Fina, ya que ella se dirigía donde Gentz y me dirijo al gremio. Parecía que la mayoría de las personas de allí eran viejos asquerosos. Sus miradas se fijaron en mí, posiblemente porque me estaban midiendo o porque era raro que chicas entraran en el gremio. Cuando examiné la multitud, había aventureras, pero sólo unas pocas.

Ignoré las miradas y me dirigí a la recepcionista, que parecía tener unos veinte años.

[Así que soy nueva aquí.] — dije.

[Oh, sí. ¿Así que te gustaría ser miembro del gremio?]

[Escuché que obtendría una identificación, ¿Verdad?]

[Sí, podrás usar la tarjeta de miembro del gremio en cualquier país.]

[En ese caso, ¿Podría ayudarme con eso?]

Cuando se lo dije, sentí una mirada y me di la vuelta.

[Hey, ¿Esa chica de ropa extraña se supone que será una aventurera?] — dijo uno de los asquerosos detrás de mí en la fila. — [Parece que nos está subestimando. Mocosas como tú hacen que nuestro valor de mercado baje.]

¿Este tipo era un cliché andante?

[Sólo vine aquí porque quería una identificación.]

[Razón de más para decir algo. No necesitamos ningún aventurero que no trabaje.]

[Nunca dije que no iba a trabajar. Haré las cosas que pueda.]

[Y dije que eso disminuiría nuestro valor.]

[Señorita.] — le dije a la recepcionista — [Este hombre habla mucho, pero ¿Es verdad lo que dice?]

[Mientras cumplas los requisitos mínimos del gremio, no hay ningún problema.]

[¿Hay requisitos?]

[Debes tener más de trece años y ascender al rango E en un año. Si no puedes hacerlo, tu membresía será revocada.]

[¿Qué es el rango E?]

[El rango E requiere pruebas de que puedes matar monstruos de bajo rango como goblins y lobos.]

[En ese caso, estamos bien. Puedo vencer a un lobo.]

[Gah ha ha. No inventes cosas.] — gritó el asqueroso detrás de mí — [No hay forma de que una mocosa como tú pueda vencer a un lobo.]

[¿Cuál es el rango de este tipo?] — Le pregunté a la recepcionista.

[Es el Señor Deboranay de rango D.]

[¿Y los que se ríen de mí?]

[Todos son rangos D y E.]

Los aventureros sonreían. Jugadores como estos habían existido en el juego, también idiotas que sacaron conclusiones sobre ti basadas en tu apariencia. En los juegos, como en la vida, sólo había una forma de tratar con los idiotas: probándoles a la cara que estaban equivocados. Dicho esto, aceptaría cualquier pelea que alguien escogiera bajo mis principios.

[Hmph.] — dije — [Este gremio de aventureros debe ser bastante patético si toda esta gente es sólo de rango D.]

[¿Qué has dicho?] — dijo Deboranay.

[¿No lo dijiste tú mismo? ¿Eres idiota? ¿No funcionan tus oídos? Si alguien como yo no puede convertirse en una aventurera, entonces eso te convierte en basura, ya que ninguno de ustedes puede vencerme.]

[Por qué, tú… tienes ganas de morir!]

[¿Hay algún lugar por aquí donde podamos tener un enfrentamiento?]

Cuando jugaba sola, idiotas como él se peleaban conmigo todo el tiempo y yo siempre les cambiaba las tornas con personajes a los que les dedicaba tiempo y dinero. Si no cortaba de raíz a estos idiotas, se multiplicaban como cucarachas y molestarían todo el tiempo.

[Sí.] — dijo la recepcionista — [Hay un lugar aquí detrás, pero…]

[En ese caso, si ustedes ganan, dejaré de ser una aventurera y me iré. Si ustedes pierden, dejarán de ser aventureros y se irán. ¿Está bien para ti?]

[¿Nos subestimas a pesar de que eres una chica? Si perdemos contra ti, renunciaremos! ¿Verdad, chicos?]

[Si!] — Los lacayos de Deboranay aplaudieron, luciendo engreídos hasta el final.

[Señorita recepcionista, acaba de oír todo eso, ¿Verdad?]

[Sí. Sin embargo, sugeriría que se disculpe. El Señor Deboranay tiene sus rarezas, pero realmente está en el rango D.]

Pero ella confirmó que lo había oído todo. No los dejare fingir que olvidaron lo que dijeron.

La recepcionista nos llevó a una arena de entrenamiento en la parte de atrás. Una multitud de unos quince aventureros me siguió, con Deboranay a la cabeza.

[Umm, ¿Realmente estás haciendo esto?] dijo la recepcionista.

[Sí.] — dije — [Dejar que los débiles sean aventureros afecta a la reputación de todo el gremio, así que tengo que hacer que renuncien pronto.]

[Por qué mocos—!] — dijo Deboranay — [No actúes como si fueras a salir de aquí con vida.]

[En otras palabras.] — respondí — [¿También estás preparado para morir? Dicen que los débiles son puro ladrido y nada de mordiscos. Parece que tienen razón en eso.]

[Hey.] — dijo Deboranay mientras preparaba su espada — [Démonos prisa y comencemos con esto.]

[Uh…]

Había olvidado que no tenía un arma. Todo lo que tenía era el palo de ciprés.

[¿Algo va mal? Date prisa y saca tu arma.]

Mientras miraba alrededor tratando de averiguar qué hacer, vi a Fina acercándose. Esa chica tuvo una gran coordinación. Parecía como si hubiera corrido después de notar la conmoción. Qué adorable.

[Yuna!]

[Fina, ¿Podrías prestarme tu cuchillo?] — le pregunté cuando me acerqué — [Me aseguraré de devolverlo más tarde.]

[¿Estás peleando, Yuna?]

[Las cosas sólo terminaron de esa manera. Estará bien; sólo mira.]

Le pedí prestado el cuchillo a Fina y me coloqué frente a Deboranay.

[¿Esa es el arma con la que estás peleando?] — dijo.

[No mancharía mi propia arma contra un enemigo de nivel goblin.]

[Te mataré.]

[Diré esto tantas veces como tenga que hacerlo.] — dijo la mujer recepcionista — [Pero no pueden matarse entre ustedes. Pueden empezar.]

Deboranay cargó, alzando su espada larga. Salté tres metros completos hacia el lado con un paso. Debido a la habilidad de mis zapatos de oso, fui más que rápida. Inmediatamente después, me acerqué a Deboranay con un paso y le di un puñetazo justo debajo de las costillas con mi guante de oso negro.

Mi técnica secreta: Puñetazo de oso.

¿Huh? No lo terminó. Todo lo que hizo fue hacer que frunciera el ceño. ¿Quizás es por la diferencia entre nuestros niveles?

[Por qué, tú…]

Deboranay, que había recibido el puñetazo de oso sin vacilar, preparó su espada. ‘Disculpa’ pensé, ¿Qué hace este aficionado usando su espada cuando estamos lo suficientemente cerca para el combate cuerpo a cuerpo?

WFO tenía eventos de combate cuerpo a cuerpo. Estaban abiertos a todos, sin restricciones de nivel, armas, magia o equipo, y ocasionalmente se ofrecían batallas en las que los administradores cambiaban la configuración para que los luchadores tuvieran habilidades defensivas y ofensivas fijas.

En una lucha en la que los niveles, las armas y el equipo no importaban, el combate se decidía en función de la habilidad. Desde mi época en esos eventos, sabía que los enemigos que dependían de la fuerza bruta para atacar no eran rivales. Le di un puñetazo a Deboranay en la muñeca expuesta y como se inclinaba hacia la empuñadura de su espada, perdió el equilibrio. Al momento siguiente, Deboranay recibió una puñalada en el cuello.

[Parece que esto ha terminado.] — le dije.

[No me jodas!]

Apartó mi cuchillo y trató de levantar su espada, di un paso atrás. Estos zapatos de oso eran demasiado útiles.

[Señorita recepcionista, acabo de ganar el enfrentamiento, ¿Verdad?]

[Tienes que estar bromeando. La pelea no ha terminado todavía.]

Miré a la recepcionista, pero no tenía ni idea de qué hacer. Parecía estar fuera de sí. Quería que hiciera un golpe decisivo, sin embargo.

[Entiendo, bien.] — dije — [No sólo acabaré con la pelea; acabaré con tu vida. No creas que dejaré que mi cuchillo se detenga esta vez.]

Cuando dije eso, la cara del hombre tembló. Probablemente sabía la diferencia en nuestra fuerza física. Yo había evitado sus ataques y también era más rápida que él y si hubiera usado el cuchillo en lugar de mi puñetazo de oso antes, lo habría apuñalado en la cadera. Además de eso, definitivamente no podía negar que había presionado el cuchillo contra su cuello al final. Eso básicamente significaba que ya lo había apuñalado dos veces.

[¿Realmente te asusta tanto este pequeño cuchillo?]

Lo dejé echar un vistazo.

[Lo siento. Usar esto contra una persona sin calificaciones para ser un aventurero fue muy inmaduro de mi parte.]

Lancé el cuchillo a los pies de Deboranay, incrustándolo en el suelo.

[Ya no da miedo, ¿Verdad?]

Hice un pequeño gesto de venir por mí con mis guantes.

[No me tomes por tonto.]

Cargó con fuerza, como un idiota. Lo esquivé, pero su espada me siguió. Por supuesto que se daría cuenta después de haber usado el mismo método dos veces para evadirlo.

Si un paso no funcionaba, entonces sólo necesitaba dar dos pasos y si eso no funcionaba, sólo tenía que saltar tres veces. Evadí con tres pasos, me metí en su punto ciego con el cuarto y en el quinto, aparecí justo frente a él. Mi puñetazo de oso chocó con su cara y el cuerpo gigante de Deboranay cayó.

Golpeé su cara con mi mano derecha, luego izquierda, derecha, izquierda, derecha, izquierda. Puñetazo de oso, puñetazo de oso, puñetazo de oso, puñetazo de oso, puñetazo de oso, puñetazo de oso, puñetazo de oso. Parecía que la mano del oso negro era realmente más fuerte, sólo que su mejilla izquierda, que estaba girada hacia mí, estaba súper hinchada.

No se movió. Una vez que vi eso, me desentendí. Se le veía el blanco de los ojos; estaba desmayado.

[Entonces, ¿Quién es el siguiente?] — le pregunté a mi público. Ninguno de ellos se acercó — [Parece que nadie. En ese caso, Señorita. recepcionista, ¿Podría expulsar a todos los aventureros del gremio? Parece que son débiles.]

Sonreí.

[Pero…] — uno de ellos murmuró.

[Pero todos ustedes lo dijeron.] — dije — [¿Cierto? Los débiles como yo no pueden convertirse en aventureros. Lo que significa que cualquiera más débil que yo definitivamente no puede convertirse en aventurero, ¿Verdad? Lo que incluye a este tipo al que acabo de vencer y a la gente que ni siquiera me reta a una pelea.]

Miré a mi alrededor, todavía sonriendo. Parecía que no había ningún aventurero que sintiera que podía ganar después de ver esa pelea. Deboranay debe haber sido el más fuerte de todos.

[No dije eso!] — uno de los aventureros rompió el silencio.

[Yo tampoco dije eso.] — continuó otro.

[Deboranay fue el que dijo eso, ¿Cierto?]

[Así es.]

Parecía que iban a vender a Deboranay para salvar sus propios traseros.

[Pero yo dije eso, ¿Cierto? Si ustedes ganaran, entonces dejaría de ser una aventurera y me iría. Si ustedes perdían, dejarían de ser aventureros y se irían y luego, cuando ese tipo dijo: ‘Si perdemos contra ti, renunciaremos! ¿Verdad chicos?’ todos ustedes dijeron ‘Sí.’ Conseguí que la Señorita recepcionista lo confirmara, ¿Verdad?]

Miré a la recepcionista.

[Sí…] — respondió en voz baja.

Los aventureros comienzan a rodear en el área de entrenamiento. Ya no tenían ningún lugar donde esconderse y nada que perder.

[Es mejor que esperes a decir eso hasta que nos ganes a todos.] — dijo uno.

[¿O qué tal si nos enfrentas a todos juntos?] — dijo otro.

Uno, dos y luego tres personas se dispusieron a mi alrededor. Parecía que tenía que vencerlos a todos a la vez.

Supongo que, si son tan fuertes como Deboranay, esto no será tan malo, pensé.

▼▼▼▼

La batalla terminó demasiado pronto, si me preguntas. No podía estar segura sin comprobar mi estado, pero probablemente había subido de nivel al vencer a Deboranay. Mi paso de oso fue aún más rápido y el poder de mi puñetazo de oso fue varios niveles más alto. Vencí a los pobres tontos con un solo golpe.

[Hey, ¿Qué creen que están haciendo?] — un hombre rudo y musculoso entró en el área de entrenamiento — [Hey, Helen, explica lo que pasó!]

Helen, la recepcionista, trató de explicarlo lo mejor que pudo. Una vez que terminó, el hombre musculoso me miró.

[Tú.] — dijo — [Chica con ese extraño atuendo!]

[¿Qué?]

[¿Fuiste tú quien hizo esto?]

[No fue mi culpa. Me amenazaron con violencia, así que sólo me estaba defendiendo. No me harás cargar con la culpa, ¿Verdad?]

[El gremio es fundamentalmente neutral en lo que se refiere a las peleas entre aventureros.]

[En ese caso, estás de mi lado.]

[¿Y qué te hace pensar eso?]

[No me he unido todavía, así que no soy una aventurera. Sólo soy una persona normal. Ya que fui atacada por aventureros como una ciudadana normal, ¿No es responsabilidad del gremio que está a cargo de ellos? No estarás diciendo que te pones del lado de múltiples aventureros que se aliaron contra una ciudadana normal, ¿Verdad?]

[Bueno…]

[En ese caso, estás de mi lado como una ciudadana normal.]

De hecho, no era una residente de esta ciudad, pero él no tenía que saberlo. El hombre se rascó la cabeza y dudó.

[Entonces, ¿Qué es lo que quieres?]

[Supongo que sólo registrarme en el gremio y que los expulsen.]

[Aprobaré tu registro, pero no puedo expulsarlos.]

[Están inclinando sus cabezas y suplicando que los dejes renunciar porque son débiles. ¿Y no los dejas? ¿Es el gremio de aventureros realmente tan tiránico?]

[¿Qué? ¿Quieren dejar de ser aventureros?] — preguntó el tipo musculoso al puñado de aventureros aún conscientes en el suelo. Los hombres asumieron expresiones ambiguas y se negaron a responder.

[Esto es lo que dijeron. Alguien tan débil como yo no puede convertirse en aventurera, según ellos. Dijeron que, si les ganaba una débil como yo, dejarían de ser aventureros.]

[¿Realmente dijeron eso?]

Varios de ellos asintieron.

[Bueno, he aprendido que estos tipos son idiotas.] — dijo — [Eso es seguro.]

[Bueno. Bien. En ese caso, ¿Puedes hacerlo?]

[Voy a preguntar de nuevo: ¿Realmente quieren renunciar? Si no van a responder, dejen sus tarjetas del gremio y salgan de aquí.]

[[[LO SIENTO!!!]]] — gritaron los aventureros heridos, bajando la cabeza.

[¿Podrías perdonarlos?]

[Con una condición.]

[¿Por qué no? Sólo dímela.]

[Quiero una garantía de que el gremio no se mantendrá neutral si los otros aventureros vuelven a intentar algo conmigo.]

[Entiendo. Si te dan algún problema, el gremio se hará responsable.]

[Bueno, entonces no tengo nada más que decir.]