Kuma Kuma C8

Modo nocturno

Capítulo 8: El oso va de compras

[¿Qué tipo de ropa quieres?]

[Por ahora, cosas que pueda usar bajo esta ropa.]

Tiré de mi traje de oso. Llevaba ropa interior debajo. Quería una camisa, al menos.

[Entonces… hay una tienda cara y otra barata.]

[Cualquiera de las dos está bien, pero, ¿En qué se diferencian?]

[La cara tiene ropa que los aristócratas usan. No he entrado antes, pero los precios son altos, así que parecen finamente hechos. La tienda más barata vende cosas a un precio en que los residentes normales puedan comprarlas. Y también hay tiendas que venden ropa de segunda mano. A veces hay buenos hallazgos allí, así que me gusta verlas. ¿Cuál te gustaría?]

Personalmente, no me habría importado ir a la tienda cara, pero cuando Fina me explicó lo de la tienda cara, no pareció muy positiva al respecto. Me preguntaba si había un problema con ello, ¿Eran selectivos con sus clientes? Considerando mi aspecto, había una posibilidad de que no me dejaran entrar.

Tal vez la tienda normal era lo mejor. Yo pasaría de la de segunda mano esta vez.

[Por ahora, ¿Podrías llevarme a la tienda normal? Consideraré ir a las otras tiendas más tarde.]

Fina me llevó a donde le pedí. Una mujer de unos veinte años nos saludó dentro. Cuando vio mi ropa, pareció sorprendida por un momento, pero inmediatamente volvió a sonreírnos.

[Bienvenidas. ¿Qué tipo de ropa estás buscando hoy?]

[Sólo algo de ropa interior y camisas.]

[La ropa interior está allí en la parte de atrás. En realidad, no tenemos ropa similar a la que llevas puesta…]

[Está bien.] — como si quisiera más de este traje!

Dejé a la empleada donde estaba y me fui con Fina a la parte de atrás. La ropa interior era lo primero, necesitaba graduarme de las bragas de oso. Después de eso, con la ayuda de Fina, compré una camiseta que podía usar debajo del traje y alguna ropa ordinaria para usar el resto del tiempo.

[Gracias, Fina.]

[No es nada. Me alegro de que hayas encontrado algo que comprar. ¿Qué te gustaría hacer a continuación?]

[¿Quizás ir a la librería o a una biblioteca? ¿Hay alguna en este pueblo?]

[Tenemos una librería, pero no una biblioteca. Siento que he oído a un aventurero decir que tienen una en la capital.]

[Entonces supongo que iremos a la librería. Pero antes de eso, almorcemos. ¿Tienes algún lugar que me recomiendes?]

[Umm, ¿Cualquier lugar está bien?]

[Sí.]

[En ese caso, me gustaría comer en el lugar donde te hospedas. He oído que es muy bueno.]

[¿En la posada?]

[Sí, los huéspedes de fuera del gremio entran a esta hora del día, ya que los aventureros que se quedan allí suelen salir a trabajar.]

[No tenía ni idea. En ese caso, vamos.]

Fina estaba claramente encantada con la perspectiva de almorzar en la posada mientras regresábamos. Cuando llegamos a la posada, estaba llena de clientes. Un delicioso aroma flotaba en el aire. Elena, que llevaba un montón de platos, nos vio entrar.

[Bienvenidas.] — dijo — [Oh, Yuna! ¿Ya está de vuelta?]

[Para el almuerzo.] — le dije.

[Hay una tarifa extra por el almuerzo.]

[Está bien. Además, ¿Tienes dos asientos libres?]

[En realidad estamos completamente llenos ahora mismo. Creo que los asientos se liberaran en un rato.]

[¿Puedes hacer las comidas inmediatamente?]

[Sí, eso podemos hacerlo. Está casi todo listo para servir.]

[En ese caso, ¿Podríamos comer en mi habitación?]

[Sí, no hay problema.]

[Pediremos nuestras órdenes. Fina, puedes pedir lo que quieras.]

[¿Estás segura?] — Fina dijo eso pareciendo muy indecisa.

[Está bien. Cuando terminemos de comer, te pediré que me lleves a la librería como compensación.]

[Muchas gracias. En ese caso…]

Después de esperar un rato en mi habitación, Elena subió nuestro almuerzo y yo le recibí la bandeja. El contenido de los platos todavía estaba humeante. Se veían deliciosos.

[Una vez que termines, sería de gran ayuda si pudieras llevar los platos abajo.]

[Entiendo. Los bajare cuando hayamos terminado.]

[Perdón por preguntar, pero te estaría muy agradecida.]

Ponemos nuestras comidas una al lado de la otra en la mesa. Había pan esponjoso, carne e incluso una ensalada. Me pregunto si hay arroz en este mundo, pensé. Es sólo mi segundo día, así que me las arreglaré… pero soy japonesa, así que extrañaré el arroz, la salsa de soja y el miso.

[Fina, ¿Qué tal si comemos mientras está caliente?]

[Si!] — Fina felizmente agarró el pan — [El pan es muy suave. La carne también es deliciosa.]

[Sí, es buena.]

La mano de Fina se detuvo mientras comía.

[¿Qué pasa?]

[Um.]

[¿Qué pasa?]

[¿Podría llevarme la mitad de esta comida a casa?]

[¿Por qué?]

[Tengo una hermana menor en casa.] — dijo, mirando su comida a medio tocar — [Me gustaría compartirla con ella y con mamá.]

Aww.

[Eso está bien, pero come esto. Pediré dos — no, tres más después para que te los lleves a casa.]

[¿En serio?]

[Hoy es un día especial. Pero no lo haré mañana, así que no te preocupes.]

[Entiendo. Gracias, Yuna.]

Cuando terminamos de comer, le llevé los platos vacíos a Elena y ordené tres porciones para la cena. Con la barriga llena, nos dirigimos a la librería, que parecía estar en la dirección opuesta a la tienda de armas. Como siempre, traté de no darle importancia a las miradas de los transeúntes mientras íbamos. Pensé en ponerme la ropa que había comprado, pero recordé lo que pasó en el gremio. Hasta no saber que estaba a salvo, no me quitaba el traje de oso.

Cuando llegamos a la librería, el interior estaba medio enterrado en montones de mercancía. Los libros que no cabían en los estantes estaban apilados en el suelo como en una montaña. Sería toda una odisea buscar en todos ellos.

[Bienvenidas.] — nos llamó una viejecita.

[Señora, ¿No va a organizar esto?]

[Oh, sé dónde están las cosas. Está bien. Si hay un libro que te gustaría, sólo házmelo saber.]

[¿En serio? En ese caso, me gustaría un bestiario, algo sobre magia y sería útil que tuvieras mapas.]

[Por favor, dame un momento.] — la viejecita se dirigió a la estrechez de la parte trasera de la tienda. Después de un rato, reapareció con los libros.

[Estos son bestiarios.] — me dio dos libros — [Este habla de monstruos comunes. Este es sobre monstruos de clase legendaria. Supongo que no necesitas éste.]

[Me gustaría tener ambos.]

[Ya veo. Y, este es el único grimorio que tenemos en stock. Me temo que es para principiantes.]

[También me gustaría eso.]

[Sólo tengo mapas de los alrededores de este pueblo. No podrás conseguir unos mejores sin dirigirte a la capital.]

Me dio una sola hoja de papel.

[Esto funciona bien.]

Pagué y me fui. Esperaba que tardara más, pero lo terminamos en un par de minutos gracias a la viejecita y su sorprendente buena memoria. Y con la compra de los libros, había completado todos mis objetivos básicos.

[Yuna, ¿Qué te gustaría hacer a continuación?]

Dudé antes de responder.

[Bueno. Gracias a ti, tengo todo lo que quería, así que voy a leer los libros en la posada. Además, probablemente estés cansada después de caminar por todo el lugar, ¿Cierto?]

No estaba cansada por los zapatos de oso, pero sin ellos probablemente habría tocado fondo en la tienda de armas y me habría derrumbado, basado en mi limitada resistencia como neet.

[Estoy completamente bien.] — Fina estaba fresca como una lechuga. Ella era todo lo contrario de una sedentaria neet como yo, por supuesto.

[Entonces, ¿Qué vas a hacer, Fina?]

[Es temprano, pero me iré a casa después de recibir las comidas de la Señorita Elena.]

[Muy bien, entonces aquí está tu pago por hoy.] — le di una moneda de plata.

[¿Estás segura? Pero incluso me pagaste la cena.]

[Como dije, es sólo por hoy.]

[Gracias, Yuna!]

Una vez que llegué a mi posada, me separé de Fina y como tenía tiempo hasta la cena, volví a mi habitación sola. Saqué los libros y el mapa de mi almacén de oso.

Eché un vistazo al mapa primero. Así que, estos son los bosques donde empecé, pensé. Había algunos bosques un poco alejados de la ciudad. Si seguías el camino a través de ellos hacia el otro lado, parecía que ahí estaba la capital. No podría decir realmente cuán lejos estaba sin saber la escala del mapa, pero probablemente fue un viaje decente.

Tal vez sería bueno que me dirigiera a la capital luego. Eso pensé. Parecía que había unos cuantos pueblos alrededor. Memoricé los lugares importantes, pensando con nostalgia en cómo sería genial si tuviera un mapa más detallado. El mapa automático de WFO habría sido útil.

Luego saqué el grimorio. Se titulaba Magia de Clase Principiante. Me preguntaba si había libros intermedios y avanzados, si era así podía conseguir copias en la capital. Pasé de una página a otra. Umu; bien, bien; ya veo.

[Supongo que lo intentaré. Primero, reúno mana.]

Intenté hacerlo con los mismos movimientos que usé en WFO. En el juego, reunía mana en mis manos y cuando recitaba un hechizo, se activaba. Si reunía maná en mi mano derecha, podía invocar la magia allí o podía reunirla e invocarla en mi mano izquierda. Un amigo ambidiestro de un amigo consiguió cierta notoriedad en la comunidad por usar bien magia con ambas manos. ¿Y yo? Yo era diestra, así que reuní mi mana en mi mano derecha y canté el hechizo.

[Luz.]

No pude evitar prestar más atención a la forma de la bola de luz que flotaba en mi mano abierta que a la sensación de utilizar magia. Era inequívocamente una bola de luz, pero no era una esfera. Tenía la forma de la cabeza de un oso.

Tuve un mal presentimiento y abrí mi menú de estado.

 

Estado
Nombre Yuna
Edad 15
Nivel 8
Habilidades Lenguaje del Mundo Fantástico, Alfabetización del Mundo Fantástico, Almacén Extra Dimensional de oso, Identificación de Oso
Magia Luz de Oso
Equipo Mano derecha: Guante de Oso Negro (Intransferible)

Mano izquierda: Guante de Oso Blanco (Intransferible)

Pie derecho: Zapato de Oso Negro (Intransferible)

Pie izquierdo: Zapato de Oso Blanco (Intransferible)

Ropa: Traje de Oso Blanco y Negro (Intransferible), Ropa interior de oso (Intransferible)

 

Ahora tenía una pestaña adicional para magia que estaba separada de mis habilidades.

 

Luz de oso
El maná reunido en el guante de oso crea una luz con forma de oso.

 

Tuve que preguntarme: si mencionaba el guante de oso, ¿Significaba que no podía usar esta magia sin él? Para probarlo, me quité el guante e intenté invocar la magia de Luz como antes. Tal como pensé, no apareció ninguna luz.

Yo era una con el oso.

Puse los guantes del oso con sus ojos redondos en mi mano. Quería practicar magia de ataque, pero no podía hacerlo en la posada, por supuesto. Decidí que sólo leería el libro de magia y aprendería lo que pudiera por hoy.

Cuando llegó la cena, volví a la planta baja y comí una gran comida. Me metí en la bañera, cambié el traje por el lado del oso blanco y me metí en la cama para quitarme el cansancio de ese día.

[Buenas noches.]