Ankoku Kishi C47

Modo nocturno

Capítulo 47: Ariadya Para Los Que Quieren Ser Ricos

Sabia de Cabello Negro, Chiyuki

La República Ariadya estaba ubicada en el estuario de un gran río que cruzaba la Planicie Minon.

Ese río también servía como frontera entre los lados este y oeste del continente.

El número de ciudadanos que vivían en la República Ariadya probablemente superaban el millón. Podía ser considerada como la ciudad más grande del mundo. También tenía a la gente más rica en el continente.

La Planicie Minon que se esparcían hacia el norte de Ariadya era un terreno enorme que producía granos blancos semejantes a la cebada. Esos cultivos eran llevados a Ariadya a través del Río Quiche, el cual fluía desde las Montañas Centrales hasta las Planicies Centrales.

Al sur de Ariadya yace el calmo Golfo Ariad.

El golfo era poco profundo, así que nunca había sido hogar de monstruos gigantes que habitaban usualmente los mares profundos.

Varios países alrededor del golfo y la Planicie Minon formaban la Alianza Ariad. Su propósito principal era garantizar el acceso a la República de Ariadya y sus áreas circundantes. Por esa razón, muchas personas se reunían en la República.

También se transportaban muchos materiales como oro y plata, así como también varias herramientas, todo era transportado a la República a través del Río Quiche. Eran llevados desde un cierto país ubicado al noreste de la Planicie Minon.

La Moneda Teyukam, es la divisa estándar del mundo, y se expide en la República Ariadya. Tal vez era la razón por la que su economía estaba muy por delante a otros países.

Incluso la divisa usada dentro de la República Santa de Lenaria, donde vivimos, estaba basada en Teyukam.

Reiji y yo nos dirigimos a la oficina central de la República.

Sahoko, Rino, y Nao estaban ocupadas haciendo algo más. Rino y Nao esperaban que la reunión fuera aburrida, así que encontraron rápidamente algo más que hacer. Y así, Sahoko fue encargada de vigilar a esas dos para prevenir que las cosas se salgan de control.

Quien vino a saludarnos fue un hombre en sus cuarenta.

「Es bueno conocerte, Héroe de la Luz. Soy Clasus, el comandante de la República Ariadya.」

Su posición como comandante significaba que era el responsable de mantener el orden público y defender a la República de invasores. La posición de General era algo raro incluso en otros países.

En la mayoría de los casos, el rey era el que sostenía ambos puestos de General y Cónsul. También, en la mayoría de los países, el Cónsul era el responsable de mantener el orden público y de defender a la ciudad.

Cuando se trataba de una metrópolis como Ariadya, con una vasta región a proteger, el Cónsul no podía manejar con ambos deberes solo. Por ello, el trabajo del orden público estaba separado de los deberes del Cónsul.

La mayoría de los países en este mundo tenían tropas y servicio militar. Sin embargo, esas fuerzas no eran por el bien de pelear contra otros humanos. Eran para pelear contra demonios.

La guerra entre humanos no existía. Con tantos demonios alrededor, la humanidad no tenía tiempo para estar librando guerras entre ella.

Como el número de demonios que vivían alrededor del área era bajo, el trabajo de un General era principalmente mantener el orden público.

Pero la carencia de guerra entre países humanos no significa que no existiera la posibilidad de una guerra civil. Era justo como en nuestro mundo. El número de gente que tenían que alimentar era demasiado abrumador si se compara con otros países.

Aunque Clasus era un antiguo caballero entrenado en nuestra academia, era obvio que nunca había peleado contra un demonio. Golpeó su puño contra su pecho y se postró ante Reiji. Eso se consideraba como un saludo cortés en este mundo.

「Seh, soy el Héroe de la Luz, Reiji. Saludo.」

A pesar del saludo cortés, Reiji respondió de una manera audaz. Él nunca cambiaba su actitud, no importaba a quién conociera. Incluso si era el rey de un país.

Oye, ¿siquiera te das cuenta de cuántas veces nos metimos en problemas por tu actitud?

Miré a Clasus. ¿Podría ser que no le importaba la actitud de Reiji hacia a él?

「Jajaja. Puedo sentirme tranquilo pues el Héroe de la Luz ha llegado a este país.」

Clasus sonrió mientras hablaba. En verdad no parecía importarle la actitud de Reiji. Más bien, sentí que estaba acostumbrado a ver a este tipo de persona. Las cosas ciertamente serían mucho más fáciles para nosotros si no le importaba cómo se comportara Reiji.

「Comandante Clasus. He escuchado acerca de la situación general por el Vicepresidente Tarabos. Sin embargo, me gustaría escuchar información más detallada.」

Tomé la iniciativa y le pregunté a Clasus en lugar de dejar que Reiji cause embrollos.

La negociación era mi trabajo. A partir de ese momento, era mi batalla.

「No me importa… Pero pienso que sería mejor si continuáramos con esta conversación adentro. He preparado algunas bebidas que podemos disfrutar.」

Y así, seguimos a Clasus a la sala de conferencias.

La sala era grande y llena de decoraciones, muy apropiado de una superpotencia como la República Ariadya. Se había preparado una mesa grande con sillas, y tomamos asiento.

Después de que Clasus se sentara, alguien más entró en la sala.

「¡¡¿Un Goblin?!! 」

Alcé mi voz sin querer, sorprendida.

Quien entró en la habitación no era una persona, sino un Goblin. Empujó un carrito lleno de bebidas y lo acercó hacia nosotros. Luego procedió a repartirlas.

「Aquí tiegob.」

El Goblin se postró ante nosotros.

Estuvimos sentados ahí, congelados. Simplemente perplejos de que el enemigo con el que siempre luchábamos estaba postrando su cabeza hacia nosotros.

Francamente, nunca habíamos visto a un Goblin esclavo hasta ese momento.

La industrial de la esclavitud de Goblins era popular en la región. Al contrario de los Orcos, era mucho más fácil convertir a los Goblins en esclavos. Incluso el Mago de Saria me había dicho algo acerca de ello.

Parecía que la magia de dominación despejaba el instinto brutal del Goblin, haciéndolo más obediente. Incluso escuché que en la Planicie Minon, muchas granjas a gran escala usaban a Goblins como trabajadores. Gracias a una mano de obra tan barata, el precio del alimento en la zona era mucho menor que en otras áreas.

Luego de haber completado su trabajo, el Goblin se postró de nuevo y abandonó la sala.

Me sentí ligeramente incómoda luego de atestiguar eso.

「¿Oya? Supongo que esa fue su primera vez viendo a un esclavo Goblin, eh… ¡Ah! Perdónenme por recordarlo hasta este momento. Las enseñanzas de Rena-sama prohíben la esclavitud de los demonios, ¿cierto? Qué descuidado de mi parte.」

Clasus se disculpó con nosotros.

Rena era una diosa de guerra, la que protegía a la humanidad de la amenaza de los demonios. Por ello, de acuerdo con sus enseñanzas, todos los demonios tenían que ser aniquilados. Por eso mismo, de acuerdo con la religión de Rena, emplear demonios era considerado como un delito grave. En resumen, se supone que sólo se maten a demonios.

Tal vez la influencia de la religión de Rena era más débil aquí porque la República de Ariadya tenía una cantidad menor de demonios alrededor. También, la religión más popular en esta región era la fe del dios Oudith, el dios de la ley.

La Fe de Oudith no permitía ni prohibía la esclavitud, de ahí el avistamiento común de Goblin en la región.

La razón principal de ver a esclavos Goblins me causaba tanta repulsión e incomodidad no sólo era por demonio, sino por la palabra “Esclavo.” Estaba prohibido en nuestro mundo original. Es por eso que no podía acostumbrarme a ello.

Si el esclavizado hubiera sido un humano y no un demonio, pude haberle dicho que liberara a la persona.

「Sí, sólo no puedo acostumbrarme. Dejemos a un lado ese tema por ahora. Permítanme contarles la razón por la que necesitamos de su ayuda.」

La esclavitud estaba fuertemente arraigada en esa zona. Si intentábamos forzarlos a liberar a los esclavos, podríamos terminar enfrentándonos con la gente ahí. Eso era algo que teníamos que evitar a toda costa.

Además, las consecuencias de mediar con la situación de la esclavitud se volverían en problemas aún mayores. Es decir, cómo deberían ser tratados los Goblins liberados. Eso tomaría muchísimo tiempo para asentarse.

Pues así, era mejor dejar a un lado ese tema por ahora.

Reiji tampoco parecía tan interesado en el tema.

「Bueno, la cosa es…」

Clasus comenzó a explicar la situación que sucedió en la misma noche en la que peleamos contra el amigo de la infancia de Shirone.

Era el quinto día de las batallas del coliseo, tres semanas después del festival de la fundación de Ariadya.

Al contrario de nuestro mundo, los gladiadores en el Coliseo Ariadya no eran únicamente humanos. La mayoría de ellos eran demonios, siendo el coliseo la razón principal de que tantos de ellos fueran capturados y transportados a Ariadya.

La mayoría de los demonios capturados eran Orcos, pero también había algunas criaturas de las razas más bestiales, tales como Hombres Lagarto, Hombres Lobo, Centauros, y los mitad humano mitad pez Merlows. Incluso había Lamias, demonios serpiente con la parte superior de su cuerpo semejante al de una mujer.

Los demonios capturados los reunían en una unidad de entrenamiento en las afueras de la República.

El problema con el que Clasus necesitaba ayuda era en recapturar a los demonios que escaparon de la unidad. Ya sea si la fuga fue planeada por los prisioneros o si tuvieron ayuda desde el exterior, ya se estaba investigando.

Además de tener algunos demonios extremadamente peligrosos acompañándolos, mientras huían de la unidad, los prófugos robaron algunas armas de los vigilantes de la institución.

La República no podía dejar este grave asunto sin atender.

Como el General es responsable del orden público, Clasus contactó a los aliados de Ariadya, buscando ayuda. A partir de ahí, el Vicepresidente Tarabos pidió nuestra ayuda.

Siendo el país que conducía la mayoría del comercio del continente, la destrucción de Ariadya significaba que se detendría la circulación de dinero dentro de los territorios humanos. Respaldaba el plan de los demonios en la derrota de la humanidad.

Debido a la razón antes mencionada, el precio de los alimentos se doblaría, afectando fuertemente a los ciudadanos. En el peor de los casos, la carencia de alimentos podría conllevar a una rebelión de la población.

Aunque el suministro de alimento de Ariadya no estaban ni cerca de ese nivel peligroso, el asunto necesitaba ser resuelto lo más pronto posible. Ahí es donde nosotras entramos.

Miré a Reiji.

「Entiendo. Supongo que deberíamos irnos.」

Reiji habló con la misma actitud arrogante.

Y así, se decidió nuestra misión en la región.

Clasus no sonrió con gratitud.

「Muchas gracia.」

「Por cierto, General Clasus. Por supuesto, haremos todo lo que podamos para ayudar, pero siento curiosidad. Este país debería tener sus propios soldados. ¿Por qué no los usan?」

Como era un problema interno, debieron haber intentado resolverlo por ellos mismos, y no sólo confiar en extranjeros.

Una vez que lo mencioné, Clasus se vio bastante incómodo.

「Digno de la Sabia de Cabello Negro, nada se te escapa… Ya habíamos desplegado nuestra orden de caballeros, per…」

Parecía casi avergonzado como para continuar.

「¿Qué sucedió? 」

「La verdad es… Bueno… Los caballeros que enviamos tras esos demonios… Fueron aniquilados.」

Estaba sin palabras.

De acuerdo con Clasus, al segundo día después de la fuga, cada nación en la Alianza Ariad envió a sus caballeros para ayudar a subyugar a los demonios escapados.

Los Centauros prófugos fueron encontrados por los caballeros en la Planicie Minon. Había 23 centauros contra 300 caballeros.

Los caballeros cargaron sin importarles nada, con la intención de capturarlos. Actuaron como si fuera otro esfuerzo de subyugación.

Como resultado de subestimar a su enemigo, más de la mitad del contingente de caballeros pereció, mientras que los centauros tenían cero bajas.

Estaba perpleja, con lo estúpidos que fueron esos caballeros, pelear contra centauros en una planicie, su terreno.

La raza Centauro como tal era un ejército de caballería compuesta por maestros del arco. Ningún humano normal sería capaz de ganarles en una planicie o pradera.

Eran criaturas omnívoras, con cuerpos mucho más poderosos que el de los humanos. Las flechas disparadas por sus poderosos arcos viajaban más lejos y más rápido que cualquier flecha disparada por un humano.

También, las flechas de los Centauros atravesaban los escudos y armadura sin encantar como si fueran papel.

Su mitad equina les otorgaba una gran movilidad. Podían dejar atrás a los caballeros que los perseguían con sus enormes y pesadas armaduras.

Puede que los caballeros de la Alianza Ariad fueron derrotados sin dar ni un sólo golpe a los Centauros.

Originalmente, no había ningún Centauro en la Planicie Minon. De ahí que esos caballeros no sabían acerca de su poder devastador en tierras planas.

Además, los caballeros que se las arreglaron para sobrevivir persiguieron a los Centauros hasta que se tornó demasiado oscuro para ver. Una vez que cayó la noche, detuvieron la persecución y construyeron un campamento para descansar.

Aunque habría sido imposible, teóricamente, debieron haber buscado refugio en otro lugar.

Toda la región desconocía el peligro que representaban los demonios. Casi todos los caballeros que sobrevivieron la batalla perdieron sus vidas en una invasión nocturna por los Orcos.

Algo me desconcertó de eso.

「¿Esos orcos atacaron en grupo? 」

「Sí… De acuerdo con los pocos caballeros que pudieron escapar, estaban siguiendo una cadena de mando.」

「Y… ¿Había una especie superior entre ellos? ¿Acaso algún Orco superior escapó de la instalación de entrenamiento?」

Los Orcos Comunes eran incapaces de establecer una villa. Sin embargo, había un tiempo cuando una especie superior de Orco creaba una villa en cooperación con las especies menores.

Los Orcos que comandaban un ejército eran extremadamente peligrosos ya que tal ejército podía destruir una dos naciones humanas con facilidad.

Comparado con otros demonios, la especie superior de Orcos era una prioridad. Teníamos que derrotarlos lo más pronto posible.

Pero, Clasus agitó su cabeza.

「Escuché acerca de eso de la asociación de magos, pero no había Orcos de especie superior entre los demonios de la instalación. Además, por lo que escuché, los demonios escapados no son nuestro único concierne.」

「Sí… Parece que alguien elaboró todo esto desde las sombras.」

Los Orcos superiores eran, bueno, superiores que sus primos menores en cada aspecto. Con cuerpos más grandes, nada más que un arma encantada podía atravesar sus músculos de acero. Un humano normal no tenía oportunidad contra ellos.

Afortunadamente, esas especies sólo vivían en Nargol. Rara vez abandonaban el País Demonio. Por supuesto, eso no significaba que nunca hubiera sucedido antes.

De acuerdo con los registros, un Orco superior llamado Grandel apareció al norte de Ariadya. Grandel construyó su propio ejército y destruyó los países humanos circundantes. Cada ciudadano humano que sobrevivió fue convertido en esclavo.

La humanidad fue salvada por el Héroe Beowulf, un Semidiós que derrotó a Grandel y destruyó el imperio del Orco superior.

El oponente que los humanos no podían derrotar fue, por fin, derrotado por un Héroe, un Semidiós. Es por eso que, como dijo Clasus, no había Orcos superiores entre los escapados.

「Si ese es el caso, entonces la noche del asalto puede que no sea una simple coincidencia. Seguramente hay una mente tras el incidente.」

Clasus asintió de acuerdo.

「El Hechicero también dijo las mismas cosas.」

「Una situación algo problemática en la que nos envolvimos, eh…」

Suspiré, cansada.

No teníamos idea de quién era la mente maestra.

Juzgando por cómo las especies superiores controlaban con facilidad, la mente maestra era probablemente una especie de demonio superior.

Además, esa persona aún tenía que mostrarse. Supongo que deberíamos empezar con buscar la identidad de la mente maestra.

En serio. Era una situación problemática.

「Sí… Alcanzó un punto donde ya no podíamos manejarlo…」

Por lo que nos contaba Clasus, las fuerzas de Ariadya no eran las únicas sufriendo pérdidas. Las fuerzas combinadas de las naciones también habían sufrido pérdidas devastadoras por los demonios fugitivos.

La situación no podía ser manejada con sólo las fuerzas de caballeros combinadas. De ese modo, los países vecinos contactaron a la Asociación de Magos, la Fe de Oudith y, por último, ejércitos privados como los Peleadores de la Libertad.

Cuando las noticias llegaron, yo estaba en la Ciudad Mágica Saris. Al parecer estaban dando ofertas similares a otros guerreros famosos.

Cualquiera que fuera alabado como Héroe — excepto Reiji — se abrió paso hacia Ariadya. Clasus nos dijo que entre los llegados estaban el Héroe del Viento y el Héroe del Fuego.

Estaba un poco sorprendida con cuántas personas eran llamadas ‘Héroes’. Para mi sorpresa, cualquiera que exhibiera habilidades ligeramente por encima de la fuerza de los humanos poderosos podía ser considerado como Héroe.

Clasus también dijo que esas personas tenían actitudes arrogantes justo como Reiji. Tal vez por eso ni siquiera parpadeó ante la actitud grosera de Reiji.

Por alguna razón, Reiji le disgustaba saber acerca de otros Héroes. Tal vez saber que no era el único no le sentaba bien.

Clasus inclinó su cabeza hacia Reiji.

「Por favor, Reiji-dono. ¡Por favor salva Ariadya! 」

Héroe del Fuego, Novis

「¡¡FUAAAAAAAAAAAAAH!! 」

En cuanto me desperté, estiré mis músculos. Me levanté silenciosamente de la cama y salí de la habitación, siendo cuidadoso de no despertar a la mujer aún en la cama.

Era una viuda que me pidió un favor. Con una herencia considerable de su esposo fallecido y sin hijos por criar, me pidió que me convirtiera en su nuevo esposo. Lo lamento, pero eso es imposible.

¿Por qué, preguntas? Bueno, porque soy un Héroe. No podía asentarme y quedarme en un sólo lugar, el mundo necesitaba mi poder.

Me puse mi ropa en silencio y dejé la casa. Dirigiéndome hacia el distrito de entretenimiento, fui en busca de una casa de baño.

En mi camino, pasé por la arena.

Había pasado un tiempo desde que llegué a la República de Ariadya. La región era tan pacífica, que prácticamente no necesitaban de mi fuerza.

Si había un lugar donde podía mostrar mi poder, era el gigantesco coliseo en la ciudad. Aunque era un estadio usado para que los pobres demonios lucharan entre sí, a veces había humanos luchando contra demonios.

El estadio también servía como un espacio para aquéllos que querían probar sus habilidades. Pero el evento que me atraía no estaba disponible por el momento, de ahí que la arena estuviera tan callada.

Aparte de la arena, el distrito de entretenimiento también tenía un anfiteatro, una pista de carreras y una casa de baño pública enorme, mi destino. Incluso con la arena cerrada, el país no carecía de entretenimiento.

Para llegar a la casa de baño, necesitaba caminar por un rato hasta que llegara a la Plaza Central.

Me preguntaba qué debería hacer ya que mi plan original ya no estaba disponible. Estaba la exterminación de Demonios, con el cual recibí una invitación, pero no tenía intención de ir sin estar preparado.

Había sido un tiempo desde la última vez que vine a Ariadya, así que iba a tomar mi dulce momento mientras estaba en la ciudad.

De repente, escuché la voz de una chica.

「Por favor, por favor suéltame…」

Corrí hacia donde escuché la voz y encontré a una chica rodeada de varios matones. Uno de ellos sostenía su brazo.

「Oioi, ¿no dijiste que tu amiga estaba perdida? Sólo queremos ayudarte a encontrarla.」

A pesar de sus palabras tranquilas, su rostro traicionaba los pensamientos impuros que él tenía. Definitivamente no tenía buenas intenciones hacia esa chica.

Miré a la chica y me paralicé inmediatamente por su belleza.

Desde donde estaba, podía ver un poco de su cara entre las hebras de su cabello rubio y ligeramente rizado. Su piel era blanco porcelana y la mirada lacrimógena que tenían sus ojos cosquilleaban los instintos protectores de un hombre.

Pero la parte más notable de su cuerpo eran el menudo par de melones. Usaba ropa holgada, pero no ayudaban en ocultar el tamaño de su busto.

Su pecho era enorme.

Aunque la chica le pidió al hombre que la liberara, él actuó como si no la escuchara. Así de hermosa era, al punto en que el hombre se negaba a soltarla.

Nadie alrededor intentó salvarla. Sólo estaban de pie y observaban, mirones inútiles.

Para ellos, esos hombres deben verse muy fuertes. Tal vez no intentarían salvarla porque temían ser víctimas también.

Supongo que era mi señal de entrada.

Era mi deber, como el Héroe del Fuego, ayudar a aquéllos en peligro. ¿Y quién sabe? Incluso puede que obtenga algo a cambio por salvarla.

Sólo imaginar en cómo sería recompensado me hizo sonreír, así que avancé.

「¡Es suficiente, viejo! ¡¡Suéltala!!」

「¡¡Qué pedo, bastardo!! ¿Tienes broncas conmigo, Godan, el Héroe de la Tierra?」

「¡Héroe mi trasero! ¡¡No actúes tan despreciable!! ¡¡Si en verdad eres un héroe, suelta a esa mujer!!」

Me burlé ante al autoproclamado Héroe.

¡Te mostraré la verdadera fuerza de un Héroe!

「¡Ja! ¿De qué hablas? ¡Sólo ofrecemos amablemente nuestra ayuda a esta dama para encontrar a su amiga!」

「Huhm, ¿en serio? Apuesto a que estabas pensando en pretender ayudarla mientras la llevabas a un lugar desierto, ¿verdad? Tu rostro revela tus deseos sucios.」

「¡¡QUÉ DICES, CABRÓN!!」

Uno de los hombres que estaban de pie me gritó pero no se acercó. Recé en silencio por un momento y, de repente una flama apareció desde el aire.

El hombre estuvo tan asustado por la flama que apareció frente a él que cayó sobre su trasero.

「¡¡¿Qué pedo?!!」

El fuego se envolvió gentilmente alrededor de mí, queriendo protegerme.

「Un Mago de Batalla…」

「Quién rayos es…」

「Acaba de decirte, idiota. Es el Héroe del Fuego.」

「He escuchado acerca de este buey. El Héroe del Fuego, Novis, que puede manipular las flamas a voluntad.」

La cháchara hizo que observara alrededor. Los mirones estaban hablando de mí. Jejeje. Debí haberme vuelto famoso.

La habilidad de manipular el fuego a voluntad fue lo que me dio el apodo de Héroe del Fuego. Por supuesto, sólo ser capaz de crear fuego no era suficiente para convertirme en Héroe.

Ya sea con la espada o cuerpo a cuerpo, estoy por encima del resto.

Miré cómo el supuesto Héroe de la Tierra cargó hacia a mí con un grito de batalla. Parecía estar bastante confiado en su fuerza bruta. Sin embargo, sería para nada si no me tocaba.

Su ataque dejó una brecha enorme por la que pude escabullirme, dándole un golpe en su costado. Usando un poco de mi poder mágico, creé una pequeña onda de choque cuando di mi golpe.

「¡¡IMPACTO EXPLOSIVO!!」

Luego del ataque, se desmayaría por la agonía.

Pero por alguna razón, una vez que lo miré, no mostró algún cambio en su expresión. Era como si mi ataque no lo hubiera golpeado.

De repente, sentí un impacto poderoso en mi costado. La fuerza me mandó a volar, y rodé por el suelo.

Godan se rio de mí.

「¡¡GUHA!!」

「Chale, Héroe del Fuego. Yo, el Héroe de la Tierra, soy cabrón.」

「¡¡MIERDA!!」

Intenté levantarme sosteniendo mi lado lastimado.

Fui descuidado.

Resulta que tiene las cualidades de llamarse Héroe.

El Héroe de la Tierra se puso en guardia de nuevo.

「¿Bien? ¿Quieres continuar?」

「¡¡Sí!!」

Me puse en guardia también pero no desenvainé mi espada. En la ciudad, el uso de armas estaba prohibido.

Por encima de todas las cosas, un Héroe debe obedecer la ley.

El problema era… Que no creía que podía ganar contra el Héroe de la Tierra. No tenía más opción que superarlo con varios Impactos Explosivos.

Intenté elevar mi poder mágico para la técnica, pero el dolor en mi costado impedía que atacara.

La razón por toda esta situación se liberó repentinamente del agarre del hombre e intentó detener a Godan.

「¡Por favor, para con esto! ¡¡Esta ya no es una pelea!!」

「Huhm, él fue quien quiso una pelea conmigo. Debes echarte pa’trás, morra. Este pedo se van a poner aún más cabrón.」

El Héroe de la Tierra barrió su mano detrás de él, intentando hacer hacia atrás a la chica. Sólo que… Su mano agarró su pecho.

Mi mente suplementó la situación con un sonido imaginario.

Boing.

「¡¡¡¡¡KYAAAAAAAAAAAAA!!!!!」

La chica golpeó la mano del hombre mientras soltaba un fuerte grito. El Héroe, habiendo perdido su balance luego de tocar la suavidad del pecho de la chica, fue empujado hacia a mí.

「¡¡¡GUWAAAAAAAAAAAAAA!!!」

「Eh, espera un m———¡¡¡GUBWOO!!!」

Desafortunadamente, fui empujado junto con él. Continuamos moviéndonos hacia atrás hasta que un muro nos detuvo forzosamente. Luego escuché un crujido.

… Tal vez uno de mis huesos se rompió.

Mientras que la sangre se derramaba de mi boca, el Héroe de la Tierra y yo nos deslizamos hacia el suelo lastimosamente.

Pude escuchar a esos malditos mirones susurrar de nuevo.

「… Qué fuerza.」

「Woow… Mandó a volar a ambos Héroes…」

「Qué poder tan aterrador y eso que tiene una linda cara…」

「Ese Godan fue mandado a volar tan fácilmente.」

La chica se nos acercó con apuro, llorando audiblemente.

「¡¡¡PED~ÓOOOOOOON!!! ¡¡ESTÁN BI~EN!! 」

Sus palabras fueron lo último que escuché antes de quedar inconsciente…

「Voy a usar mi magia curativa justo ahora, no se preocupen…」

Sabia de Cabello Negro, Chiyuki

Después de dejar la conferencia con el General Clasus, nos reagrupamos con Sahoko y las demás. De acuerdo con Rino, mientras que Reiji y yo estábamos conversando, Sahoko y ella fueron a la casa de baño pública.

La enorme casa de baño pública de Ariadya que estaba dedicada a la diosa Faeria se había vuelto en un enorme palacio de baño.

Tenía una enorme bañera rodeada por otras 50 de diferentes tamaños, un centro de masaje, y una cafetería. El edificio era más parecido a un edificio de recreación que una casa de baño.

Tal casa de baño no existía en otros países. El costo del combustible para calentar toda esa agua no era algo para burlarse.

La bañera gigante era una obra maestra elaborada por artesanos enanos. Era calentada por horno que funcionaba con magia, por ello hervía agua sin necesidad de combustible fósil, madera o carbón.

Estaba aún más sorprendida cuando escuché que el calor residual era dirigido a una tienda de pan comunitaria.

Un objeto tan increíble como ese horno mágico no existía en nuestro mundo original. Con la existencia de magia, era difícil medir el nivel de civilización en ese mundo.

Honestamente, no creía que fuera alto. De hecho, se sintió mucho más bajo que el nivel de civilización de nuestro mundo.

Un buen ejemplo era el horno mágico.

Era una herramienta creada por los enanos. Si las habilidades mágicas fueran ampliamente esparcidas, entonces siempre y cuando los humanos lo estudiaran, serían capaces de crear objetos similares.

Pero los humanos no tenían esa habilidad. Aún si usaran los mismos materiales, el horno mágico no podía ser creado por humanos.

Naturalmente, necesitaba del conocimiento de un enano.

La gente que no tenía poder mágico no podía usar magia, aún si recibieran lecciones para hacerlo. Lo mismo aplicaba a aquéllos que elaboraban herramientas mágicas. Sin magia, aunque supieran cómo crear una herramienta mágica, no serían capaces de hacerla.

Por lo tanto, comparar qué tan avanzada era cada civilización terminaba siendo muy complicado.

Llegamos a un mundo muy interesante.

Tenía que visitar esa casa de baño después. Por ahora, tenía un asunto más importante que atender el cual había sucedido antes de que nos reagrupáramos.

Después de todo, había pasado algo de tiempo desde que alguien intentara cortejar a Sahoko.

Ya ningún hombre intentaba cortejarnos, ya sea en la República Santa de Lenaria o los países circundantes. Parte de la razón era Reiji, a quien le temían. Otra razón de su miedo era el pavor de ser lastimados por nuestra resistencia.

Sin embargo, muy pocas personas en Ariadya nos conocía. De ahí que no era tan extraño que algunos hombres intentaran cortejarnos.

Además, Sahoko era el tipo de belleza que instigaba el instinto protector del hombre. Donde sea que estuviera sola, muchos hombres estaban obligados a intentar cortejarla. Era la principal razón de todo este embrollo.

「Sahoko-san, no deberías ser tan amable. Deja de curarlos.」

「Es cierto, Sahoko-san. No deberías tratarlos tan amablemente.」

「Esperen, Rino-san, Nao-san. Si me hubieran salvado en cuanto me encontraron…」

Los ojos de Sahoko estaban llenos de lágrimas ante la injusticia. Aunque Rino-san y Nao-san encontraron a Sahoko justo después de que se perdiera, mantuvieron su distancia de ella.

Habían querido ver la continuación de ese evento interesante.

「Nonono, esta es una prueba para ti.」

「Seh, tiene razón.」

Rino y Nao tenían sonrisas pícaras en sus caras.

「Vaya vaya, con lo que hacen…」

Me di un palmazo en la frente luego de escuchar su conversación.

De algún, Sahoko se metió en una riña. El Héroe de la Tierra tocó su pecho, y ella lo empujó. De una manera, el Héroe del Fuego fue empujado también y ambos hombres resultaron heridos.

Me dio un dolor de cabeza con sólo imaginar la situación.

Sahoko necesitaba aprender de Rino en cómo manejar tales situaciones. Habría sido mejor si hubiera tratado a esos hombres con un poco más de cuidado…

El evento del día terminó sin desgracias. Por fortuna, Sahoko no podía usar magia de ataque como Kyouka. De otra manera, tiemblo con sólo imaginar el radio de destrucción.

「Hmph, cómo se atreven a tocar a mi mujer con esas asquerosas manos. Si los vuelvo a ver en el futuro, los mataré.」

Reiji se estaba enojando. Perdía la compostura fácilmente cuando se trataba de Sahoko.  Puede que en verdad mate a esos dos héroes.

Con la excepción de la vida de una mujer, Reiji veía a todo lo demás por debajo de él. No dudaría en matar a alguien que no le gustara.

Sahoko se disculpó profundamente con Reiji.

「No te preocupes, Rei-kun. Todo fue mi culpa… Todo sucedió porque no tengo la experiencia de controlar mi poder…」

「Esos autoproclamados héroes fueron sorprendentemente débiles… Comparados con Reiji, ¿en serio pueden llamarse héroes?」

Entre nosotras, Sahoko era la más débil en términos de fuerza. Pero eso no significaba que era fácil derrotarla.

「Basta de hablar de ello, Chiyuki-san. Sabes que Reiji-senpai es especial.」

Nao dijo ‘especial’ con un tono extraño como si se burlara de ese hecho. Pero tenía razón. Comparados con Reiji, esos ‘héroes’ dejaban mucho qué desear.

Incluso en nuestro mundo, sólo unos cuantos hombres podían pelear a la par contra Reiji.

Cuando observé a Nao, noté a la rata que tenía en la mano. De acuerdo con ella, la rata se había escabullido en nuestro equipaje en algún punto de nuestro viaje.

Era la primera vez que veía a ese tipo de rata. Su pelaje rojo brillante reflejaba la luz dentro del cuarto, haciendo que pareciera que estuviera en llamas. Su cuerpo redondo lo semejaba a un hámster. Si no tuviera una cara linda, Nao lo habría arrojado al momento en que lo atrapó.

Pero lucía tan lindo que quería mantenerlo como mascota.

「Nao-san, ya casi es hora de comer. ¿Puedes poner a la rata bajo la mesa?」

「Shí~ii.」

Nao ató hábilmente a la rata con una cuerda delgada y resistente para evitar que escapara. Al principio, la rata parecía odiar la cuerda, pero tranquilizó con el tiempo.

Tal vez sólo estaba imaginando cosas, pero tuve la sensación de que esa rata entendía el lenguaje humano.

Después de que la rata fuera asegurada, un hombre gordo de mediana edad entró en la habitación. Era el propietario de esta mansión, Tormalkis.

「Gracias a todas por la espera.」

Tormalkis estaba casado con Alanta, la persona que salvamos antes. Luego de nuestra conferencia con Clasus, Alanta lo trajo para reunirse con nosotras.

Quería mostrar su gratitud de haber salvado a su esposa con un festín y una estadía gratis en la posada.

「Muchas gracias por la invitación de hoy, Tormalkis-dono.」

Como la vocera del grupo, puse mi mano en mi pecho y me incliné hacia Tormalkis en gratitud.

Él era algo adinerado, incluso comparado con otros ciudadanos Republicanos. Sin embargo, no era nativo de Ariadya.

Siendo un hombre de negocios exitoso, ganó la ciudadanía de Ariadya al invertir en edificios públicos. Incluso fue escogido como miembro del Dieta (parlamento) en respuesta a sus acciones filantrópicas.

「Nonono, soy quien necesita mostrar su gratitud por salvar a mi querida esposa, oh grandes héroes. Desafortunadamente, mi esposa debe retirarse debido a un asunto importante. Por favor disculpen su salida súbita. A cambio, permíteme mostrarte mi gratitud, Reiji-sama.」

Luego de decir eso, Alanta dejó su asiento.

Reiji hizo un gesto de gran decepción una vez que descubrió que Alanta se iba. Detuve mi urgencia de decirle que no extendiera su mano hacia la esposa de alguien más.

「Dimos todo al cocinar los platillos de hoy.」

Esa fue la señal para que los sirvientes entraran con los alimentos. Afortunadamente sólo había hombres y mujeres jóvenes entre los sirvientes. Me sentí aliviada cuando no detecté a ningún Goblin.

Puede que se deba a su riqueza, pero Tormalkis prefería usar sirvientes humanos, los cuales costaban mucho más que los Goblins.

Sólo era un ciudadano común, ni siquiera un nativo. Y aun así era más adinerado que la gente más influyente de este país. Puede que sea una situación común en otros países pero no en Ariadya.

Los hombres sirvieron los platos a Rino, Nao, Sahoko y a mí, mientras que las mujeres sirvieron a Reiji. Nadie era feo, la servidumbre tenía apariencia refinada.

Puede que no sean sirvientes comunes. La posada proveía entretenimiento sexual a los clientes que lo pedían.

Pero ese tipo de servicio no era de nuestro interés. Creía que ser entretenida por un hombre desconocido podría irritar más a Sahoko.

Siendo franca, sería mejor reemplazar a los hombres sirviendo a Sahoko con más mujeres sirviendo a Reiji.

Reiji sonrió sin parar mientras que era entretenido por esas mujeres.

¡¡Cómo te atreves!!

Aaargh, cómo sea.

「Bien entonces. ¡A comer!」

Las palabras de Tormalkis animaron a observar los platillos preparados para nosotras. Había una mezcla de platillos incluyendo quesos, huevas de pescado y ensaladas.

Había carne asada decorada con foie gras, sopa aromática de hongo, vegetales horneados y pastel de carne envuelto con harina de trigo. También había una especie de pescado con hierbas al vapor.

Para el postre, había un tipo de pastel con muchas capas de nueces. Cada capa estaba amasada con miel. Incluso añadieron algunos cubitos de hielo blancos y azucarados.

Eso no fue todo. Aún había más platillos por llegar a la mesa.

Y cada platillo estaba hecho con ingredientes extraños.

「Un banquete algo lujoso. Es mi primera vez viendo este tipo de platillos.」

Le di un sorbo al licor hecho de frutos secos. El rico aroma se esparció a través de mi nariz en cuanto lo acerqué a mis labios.

「Tengo que decir, sólo Ariadya puede mostrar este tipo de festín suntuoso en este mundo.」

Tormalkis tenía una expresión encantada en su rostro. Su tono era cortés, pero podía sentir el cinismo en sus palabras como si mirara por encima del hombro al campesino.

El joven asignado a mí me dio una explicación profunda de los platillos. De dónde venía ese pescado, de cuál parte del animal era la carne… En resumen, prácticamente usaban los ingredientes de cada país.

Sin embargo, estas delicias tenían un aspecto en común: ninguna era platillo de especialidad de Ariadya.

Por las historias que he escuchado, la autosuficiencia de la República de Ariadya era cero.

Hemos encontrado muchos países autosuficientes hasta ahora, pero era la primera vez que conocía a un país con cero capacidad de sostenerse a sí mismo. Puede que sea un factor del porqué la población de los demonios era tan escasa en este país.

Hacía tiempo que me preguntaba por qué los territorios de las ciudades-estado era por lo general tan pequeños. Tal vez los demonios sean la respuesta.

La expansión de los territorios humanos probablemente estaba siendo suprimida por la raza de los Demonios. La humanidad era muy débil, después de todo. Incluso un simple Goblin era una amenaza por la noche.

Como los demonios siempre eran un factor inhibidor de los bienes entre países, una ciudad/nación no debería depender solamente en bienes importados.

Es por eso que las ciudades autosuficientes se volvieron en norma. Incluyendo en las necesidades diarias, los ciudadanos también necesitaban proteger su ciudad.

Luego de que pasara un largo tiempo, tal flujo de eventos convertiría a una ciudad en un país.

Pero la República de Ariadya era la única excepción.

La República formó un tratado con sus vecinos llamado la Unión Ariad. La Unión sería considerada como país, con la República de Ariadya como su capital.

Desafortunadamente, los eventos recientes colocaban a la Unión Ariad en una crisis. Usualmente, se podía encontrar a un Goblin vagabundo sólo una vez o dos en los caminos principales de la Unión. O en el caso de los caminos de las montañas, podrías encontrarte con una arpía.

Desde la fuga, había criaturas mitad humana mitad pez en la Bahía de Ariad, Hombres Lagarto atacando a los barcos atracados en el Río Quiche y Centauros asaltando los caminos de la Planicie Minon como bandidos.

Ninguna de esas razas era nativa del área. Al momento, el daño no era grande porque sus números eran pocos.

Pero eso podría ser remediado porque los demonios podían reproducirse con humanos. Al secuestrar a mujeres humanas y cruzarse con ellas, podían aumentar sus números rápidamente. Pronto, sería difícil para los humanos vivir en el área, justo como en otros países.

Clasus nos aseguró que no había especies superiores de Orcos entre los fugados, pero era obvio que esos Orcos estaban atacando en grupo. Ya sea que hubiera un Orco superior entre ellos o alguien más los estaba controlando.

Los Orcos eran nativos a la región alrededor de Ariadya, pero rara vez se acercaban a los asentamientos humanos. Sin embargo, los asaltos a lo largo de los caminos sugerían un cambio en sus hábitos.

Una vez que comenzaran a asaltar a las mujeres, se convertirían en una amenaza para los humanos que vivieran cerca. Y la mayoría de las ciudades humanas que vivían cerca…

… Tenían el mismo radio de autosuficiencia que la República de Ariadya.

Si la circulación de bienes seguía siendo retrasada por los asaltos de los demonios, esos países quedarían en la ruina. El daño no sería de inmediato porque puede que tengan raciones de emergencia. ¿Pero por cuánto resistirían la situación?

Clasus actuando tan humilde frente a nosotras era una señal de qué tan peligrosa se había vuelto la situación en Ariadya. Estaba dispuesto a usar cada método disponible para salir de ese predicamento.

「Vaya vaya… Los demonios por fin andan libres como quieren justo como en el resto del mundo. Y aún…」

Comenté en una voz muy baja. En mi opinión, Ariadya era un poco muy lujoso, considerando la situación.

Juzgando por cómo esos hombres seguían trayendo comida tras otra, Ariadya aún no nos mostraba su verdadera riqueza. Pero si el flujo de dinero se detenía, puede que sean incapaces de seguir pagando tal estilo de vida. O algo así nos dijo Tormalkis mientras reía fuertemente.

No parecía sentir alguna crisis acercarse, ni tampoco parecía preocupado por la situación. Debería ser un comerciante, así que el bloque de rutas de comercio debería ser un problema para él.

Y aun así, no parecía estar ni mínimamente preocupado por ese tema. Era como si no tuviera habilidad en los negocios.

Puede que su éxito sea gracias a su esposa que no estaba presente.

Me pregunté dónde estaba… ¿Podía ser que estuviera en una reunión importante con otros mercaderes con respecto a los demonios prófugos?

Mucha gente ya había comenzado a planear contramedidas para los demonios. También íbamos a comenzar mañana.

Al parecer los otros Héroes hicieron su movida.

Retuve el licor en mis labios. Tenía un sabor delicioso.