Ankoku Kishi C52

Modo nocturno

Capítulo 52: Biblioteca Celestial

???

Al inicio, el mundo estaba en caos.

Pero el Dios del Génesis descendió. ÉL vino a este mundo caótico del mundo espiritual, y creó el mar, la tierra y el cielo del caos primordial. Después, ÉL creó a los gigantes y a los dragones, las razas primordiales, y a los espíritus de los cuatro elementos. Tierra, Agua, Viento y Fuego.

Y finalmente, ÉL creó dos pilares para sus creaciones.

Son el Dios de la Luz, Orgis, el dueño de las Grandes Alas y la Diosa de la Oscuridad, Nargol, la dueña del Gran Cuerno. Después de que ÉL creara a los dos pilares, El Dios del Génesis se fue a otro mundo, confiándole al nuevo a los dos. Como Nargol era la más poderosa de la pareja, se volvió la gobernante de este mundo en particular y Orgis se convirtió en su segundo al mando.

Gobernaron al mundo juntos. Y, con el tiempo, se convirtieron en pareja. De su unión, Nargol dio a luz a muchos dioses y crearon a muchas criaturas de ellos. Como resultado, el mundo estaba rebosante de criaturas.

Pero, Orgis estaba insatisfecho. Porque Nargol era más poderosa que él, Orgis siempre había sido dominado por ella. Además, también asesinaba brutalmente a sus niños que le disgustaban.

Por esta razón, Orgis siempre le temió a Nargol. También estaba insatisfecho con los niños que nacieron de ellos. En su opinión, cualquiera estaría insatisfecho con el hecho de que sus hijos nacieran feos, y fue así como la mayoría de sus hijos nacían.

Y Orgis, pensando que la razón de la apariencia fea de sus hijos era por la propia apariencia fea de Nargol, invocó a otra Diosa del mundo espiritual. Y, su invocación fue respondida por una hermosa Diosa llamada Mina.

A espaldas de Nargol, Orgis comenzó su sórdida infidelidad con Mina. Comenzó a hacer el amor con ella y dieron a luz a muchos otros Dioses.

Dioses como Oudith el Brillante, Trident el Fuerte, Heibos el Hábil. Diosas como Melfina la Sabia, Faeria la Noble, e Ishtia la Hermosa, etc. Y, para gusto de Orgis, todos estos nuevos dioses eran hermosos. Al contrario de los que tuvo con Nargol. Por ende, para proteger a sus hijos, Orgis creó a la raza de los ángeles usando parte del cuerpo de Mina y el suyo.

Pero, Nargol eventualmente se enteró del acto de adulterio de Orgis. La furia de cuando descubrió eso y la presencia de Mina la convirtieron en la Diosa de la Destrucción. Se apresuró y aniquiló a Mina.

Orgis lamentó la muerte de Mina. Pero, su muerte no fue el fin. Nargol no estaba satisfecha con eso. Por lo que creó a la raza de los gigantes que crecían con la destrucción y les ordenó matar a los hijos de Mina. Pero Orgis tuvo suficiente y decidió pelear contra Nargol. Todo por el bien de proteger a los hijos de Mina y suyos.

En represalia, Nargol les ordenó a sus hijos de aniquilar a los hijos de Mina. Pero algunos de sus hijos se rehusaron de hacerlo. Y eventualmente, sus hijos fueron divididos en dos facciones. Aquellos que se rehusaban a seguir su orden y decidieron estar en un lado neutral, y aquéllos que obedecieron la orden de Nargol a la letra.

Aquellos que decidieron seguir a su madre fueron conocidos como 「Nargolianos」. Entre los Nargolianos, la vanguardia reunida para exterminar a los hijos de Mina fue Ferion la Bestia Malvada, Zarxis el Dios de la Muerte, y Diadona la Reina Serpiente. Y contra ellos, los hijos de Mina estuvieron indefensos y cayeron uno por uno.

Viendo que la situación empeoraba, Orgis pidió la cooperación del grupo neutral que eligió no obedecer a su madre. Les pidió proteger los hijos de Mina. Ante ello, los Dioses que formaron el grupo neutral hicieron su aparición en la lucha.

Eran Casa, dueña de miles de alas y precognición; Volgas, el dios gigante cíclope que sobresalía en artesanía y herrería; y Saggitarius de las cuatro patas quien era un maestro de las artes marciales. Casa les enseñó magia a los hijos de Mina, mientras que Saggitarius les enseñó artes marciales. Finalmente, Volgas le enseñó su artesanía y arte herrera. Con Oudith como su líder, los hijos de Mina comenzaron a luchar de vuelta contra los Nargolianos.

No obstante, a pesar de que eran capaces de responder, sólo había dos de los tantos hijos sobrevivientes que podían pelear a la par contra los más poderosos Nargolianos. Oudith y Trident.

A este paso, sólo es cuestión de tiempo antes de que todos los hijos de Mina fueran asesinados. Orgis, quien se dio cuenta de ello, se volvió en su escudo en la lucha contra los Nargolianos. Estos no podían derrotar a Orgis, su padre. De este modo, con su protección, los hijos de Mina estaban seguros.

Nargol finalmente enloqueció cuando vio que Orgis, su propio esposo, protegía a los hijos de Mina. Iracunda, asesinó a Orgis. Cuando su cordura regresó, la única cosa que vio fue el cadáver de su esposo. Estaba triste y dolida cuando vio que terminó asesinando a su propio esposo. Sin embargo, no duró mucho antes de prepararse para crear a un Dios para reemplazar a Orgis. Absorbió el cadáver en su propio cuerpo, y dio a luz a su último hijo. Uno que era mucho más poderosa que ella.

Y su nombre era Rey Demonio Modes, su último hijo más amado y fuerte.

Junto con los Nargolianos y Modes, Nargol decidió destruir este mundo y crearlo de nuevo. Sin embargo, para comenzar ese plan, cada uno de los hijos de Mina tenía que morir. Por lo que los Nargolianos, liderados por Modes, comenzaron su matanza.

Los hijos de Mina ya estaban en un estado precario. Pero entonces, Melfina, la Sabia, hizo su movida. Usando su belleza, Melfina sedujo a Modes e intentó ganarlo como su aliado. Seducido, Modes cambió de bando y comenzó a perseguir a la hermosa Diosa.

Pero cuando Nargol se dio cuenta del plan de Melfina, fue y asesinó a Melfina por coraje. Aun así, al borde de desvanecer completamente de este mundo, Melfina se las arregló para dar a luz a gemelos. La primorosa Diosa Rena y el Maravilloso Dios Alphos.

Cuando Modes se dio cuenta que su madre había matado a Melfina, se enfureció y se rebeló contra ella. Decidió cooperar con Oudith, luchando contra los Nargolianos y Nargol, su propia madre. Fue en ese momento cuando Nargol, junto con sus hijos, fue traicionada por su Más Amado Hijo, cuyo poder excedía al suyo, y también el balance de la pelea.

Modes mató al Dios de la Muerte Zarxis, selló a la Bestia Malvada Ferion, e hizo que la Reina Serpiente Diadona retrocediera debido al miedo. Mientras que los otros Nargolianos fueron derrotados, escaparon o se rindieron ante Modes. Y finalmente, Nargol fue derrotada en la Tierra del Norte por Modes y Oudith. La tierra donde Nargol dio su último respiro fue llamado luego 「Tierra de Nargol」.

El lado victorioso, Oudith y los demás se alabaron a sí mismos como los gobernantes de este mundo. Construyeron sus palacios en las cimas de las montañas más altas de este mundo y de ahí fueron conocidos como 「Dioses de Elios」.

Oudith se colocó en la cima de los Dioses de Elios y se proclamó a sí mismo como el Rey de los Dioses y tomó a Faeria como su esposa. Con esto, el mundo conoció por la paz.

Pero, otro problema surgió de pronto.

¿Qué iban a hacer los hijos de Nargol, que formaban parte del grupo neutral? Aquí, la opinión de las Diosas y Dioses de Elios estaban divididas.

Modes y Volgas insistieron en que tenían que unirse a Elios. Sin embargo, una multitud de Diosas se opusieron. Ishtia y Rena fueron la que estaban más en contra.

¿La razón? era porque Ishtia fue cortejada por el feo Dios del Mar, Draugon, y Rena misma fue cortejada por la Deidad Violenta, Labrys. Era el mismo caso con las otras Diosas. Eran cortejadas por los Dioses que descendieron de Nargol, quien era notablemente fea. De ahí su oposición vehemente hacia los Dioses neutrales.

Correspondientemente, los Dioses de Elios no podían llevarse con los Dioses neutrales. La ramificación de estas acciones era la amplia brecha entre los Dioses que heredaron la sangre de Nargol y los Dioses que heredaron la sangre de Mina.

Aunque a pesar de eso, el mundo seguía siendo pacífico.

Hasta cierto día.

Faeria estaba disgustada con el hecho de que el mundo estaba rebosante con las razas que Nargol creó. Sentía que el mundo debería estar lleno con las razas que crearan los hijos de Mina. No obstante, había un problema con ese pensamiento. Ninguno de ellos sabía cómo crear a una nueva raza. Debido a ello, Faeria fue a consultar con Heibos acerca de este asunto.

Desafortunadamente, Heibos le dijo que no tenía conocimiento en cómo crear una nueva raza. Faeria no se rindió por lo que le pidió a Heibos crear una herramienta mágica que pudiera crear una nueva raza.

Acomplejado por su petición, Heibos se dirigió a Modes para pedirle su cooperación, y como obtuvo la habilidad de crear vida por su madre, Modes decidió cooperar. Aunque, debido al odio de Faeria a Modes y a todos los Dioses que tenían la sangre de Nargol, eligieron mantener su cooperación en secreto.

Y, luego de algunos esfuerzos, su colaboración resultó en la creación del Caldero de la Vida. A través de esto, los hijos de Mina deberían ser capaces de crear a seres vivos. No obstante, esto solo no era suficiente. También necesitaban otros ingredientes para crear vida, siendo estos, partes del cuerpo del Dios involucrado y grandes cantidades de ingredientes exóticos en grandes cantidades. Sin olvidar, una gran cantidad de maná necesaria para transferir al caldero.

Para probar que la herramienta mágica en realidad funcionara, Heibos decidió usar el cadáver de Mina, su madre, como el Dios involucrado con la nueva creación y los numerosos ingredientes provistos por Modes. Y así usaron el caldero para crear a la hermosa raza de los demonios.

Heibos vio la creación de los demonios y estaba satisfecho que haya funcionado. Después le dio el caldero a Faeria. Encantada, Faeria reunió a su hermandad y a Oudith y juntos, crearon a las nuevas razas.

La raza de los elfos que podían comunicarse con los espíritus.

La raza de los enanos que destacaban en la artesanía.

Y después, la todo propósito raza humana.

Los Dioses de Elios estaban increíblemente encantados con el nacimiento de la raza humana. Y así, aumentaron el número de la nueva raza, la raza humana, y la enviaron al mundo, incrementando exponencialmente su número.

Pero ocurrió otro problema. Cuando aumentó el número de las nuevas razas, la competencia contra las viejas razas por espacio para vivir y recursos comenzó a aumentar.

Viendo eso, Faeria se enfureció y envió al Dios de la Guerra, Thors, quien fue producto de su unión con Oudith, a atacar a las viejas razas. Pero, su acción inició otro conflicto. Esta vez entre Elios y los anteriormente Dioses neutrales quien estaban relacionados con las razas que eran atacadas.

Faeria, quien no estaba de acuerdo con ellos desde el inicio de Elios, renombró a los Dioses neutrales, quienes pelearon en contra de sus acciones, a Dioses Malvados. Y como la mayoría de los Dioses descendían de Mina, desde Rena a Thors, tenían la misma opinión que Faeria, y la batalla comenzó de nuevo.

En el lado opuesto estaban los Dioses que descendían de Nargol, y fueron liderados por Volgas y Modes. Disgustada, Faeria trabajó junto con Rena para Excluir a Volgas y Modes, el centro de su oposición. Aparte, las Diosas siempre habían odiado a Volgas y a Modes desde el inicio porque eran feos. Así, todas las Diosas cooperaron con Faeria y Rena para quitar a Volgas y Modes.

Primero, desterraron a Modes. Quien hizo eso fue Rena. Después de todo, Modes no podía ir en contra de la hija de Melfina, la Diosa que amó. Por lo que se fue a la Tierra del Norte, la Tierra de Nargol, junto a los demonios que creó.

Luego de Modes, vino el turno de Volgas. Faeria intentó exiliar a Volgas del mismo modo que Modes fue expulsado, pero era inútil contra la naturaleza justa y equitativa de Volgas- No pudo expulsarlo. En ese punto, ocurrió un incidente. El Dios de la Guerra, Thors, siendo joven, corto de vista e impulsivo, fue y asesinó a Volgas.

Su acción dejó confundidos a los Dioses de Elios. Nunca habían pensado que él iría tan lejos sólo para deshacerse de Volgas, al cual pensaron que era una molestia. Sin embargo, ese incidente hizo que los descendientes de Nargol, se estremecieran y dejaran Elios.

Heibos, quien siempre vio a Volgas como su maestro, se encerró a sí mismo y nunca se mostró de nuevo en Elios. Esta acción tuvo un efecto de bola de nieve. Comenzando con Trident. movió a algunos hijos de Mina, quienes sentían una deuda de gratitud hacia Volgas, para irse uno tras otro. Y las repercusiones debilitó a Elios.

Oudith lamentaba la muerte de Volgas. Para él, Volgas era el benefactor que les ayudó en su lucha contra Nargol. Como tal, definitivamente no perdonaría a quien lo mató. Sin embargo, fue Thors quien lo hizo. Y Oudith no castigaría a Thors, su propio hijo.

Los sentimientos desgarrados de Oudith causaron que Elios se debilitara aún má debido a la falta de castigo y aplicación de la ley. Como tal, no tenían tiempo para pensar en la pelea contra los Dioses Malvados. Como resultado, la batalla contra los Dioses Malvados nunca había ocurrido, y manteniendo así la paz del mundo intacta.

Caballero Oscuro, Kuroki

Cuando llegué a ese punto dejé de leer la tableta esmeralda.

Había varias historias registradas en la tableta esmeralda, y se podía saber lo que sea con solo tocar el panel. Además, las palabras y las imágenes mostradas eran fáciles de entender. Como no había ninguna diferencia con la escritura que aprendí en Nargol, no tuve problema leyendo el texto registrado en la tableta.

「Es completamente lo contrario de lo que está escrito en las leyendas humanas, eh…」

Murmuré mis pensamientos.

Para empezar, los registros que mostraban a Modes como el antiguo camarada de Oudith y el resto de los Dioses de Elios no existían en las leyendas humanas. Por lo que había un Dios de Elios que hacía falta en ellas. Esa era la razón por la que no había historias relacionadas con su expulsión.

También, había una parte en las leyendas humanas que decían que cuando los Dioses de Elios aumentaron el número de humanos en el mundo, Modes envidió a los Dioses de Elios por crear a tan grandiosa raza. Por lo que envió orcos y goblins para destruir a la raza humana.

Las leyendas contadas a los humanos eran lo opuesto a la historia registrada en la tableta esmeralda. Por otra parte, eso debió decirse porque la tierra donde habitan ahora los humanos era exactamente la tierra donde solían vivir goblins y orcos.

Siendo honesto, siempre sentí que las leyendas humanas sonaban fabricadas por los dioses de Elios. Por supuesto, también era posible que el contenido de esta tableta no era completamente exacto, pero…

Ese caldero de la vida que fue mencionado después en los registros puede ser el objeto mágico que creó a Kuna. Aunque su forma era diferente cuando la usé, el principio de su operación casi se asemejaba al caldero de la vida. ¿Tal vez Modes se lo llevó con él cuando los Dioses de Elios lo exiliaron a Nargol?

Entonces, pensé en la apariencia de los Dioses mostrados en la tableta, considerando que eso parecía ser importante. La apariencia de Orgis y Nargol no estaban registradas en la tableta esmeralda, por lo que no tenía idea de cómo lucían. Lo mismo sucedió con la apariencia de Mina. Pero, en base a las apariencias de sus hijos, los cuales eran cercanos a humanos, la misma Mina parecía ser cercana a la raza humana.

Por otra parte, los Dioses que descendieron de Nargol tenían una apariencia que era exactamente opuesta a la humana. Entonces, no significaba que todos los hijos de Mina eran hermosos como establecía la leyenda. Por ejemplo Heibos, aunque me siento mal por él, en verdad no podía decir que era un hombre apuesto.

Los mismo aplicaba con los hijos de Nargol. No todos ellos eran feos. Por ejemplo, Casa y Sagittarius tenían apariencias hermosas de acuerdo con la imagen registrada en la tableta. Asimismo, sus apariencias eran cercanas a la humana a pesar de ser hijos de Nargol.

La mitad superior de Casa era la de una hermosa mujer con cabello compuesto de plumas, un sinnúmero de alas crecía desde su espalda y mitad inferior. Mientras que Saggitarius lucía bastante similar a los centauros de la leyenda de su mundo. No sólo eso, Orgis Nargol también crearon a varias razas hermosas, como la raza de las sirenas. Esa raza era digna de admira.

No obstante, también sentía curiosidad de por qué tantas de las leyendas de mi mundo aparecieron en este mundo. Sin embargo, puede que nunca lo sepa. La verdad era un misterio por ahora.

Mientras reflexionaba en eso, continué leyendo el contenido de la tableta esmeralda.

Después de eso, el debilitado Elios tuvo que enfrentar varios predicamentos serios. Pues apenas habían ganado contra la raza de los gigantes celestiales cuando compitieron por la hegemonía de los cielos, a pesar de que la raza de los gigantes celestiales no era una raza divina.

A causa de esto, Labrys llegó a Elios, precisamente tomando la oportunidad de que Oudith no estaba, los otros Dioses no fueron capaces de hacerle algo a Labrys. Fueron muy débiles de hacer algo.

Estaba registrado que, después de que Labrys causara estragos en Elios, regresó a la Planicie Minon, trayéndose consigo a Heibos y algunos enanos, quienes fueron los últimos en intentar escapar.  A pesar de que Oudith, quien justo había regresado a Elios, luchó contra Labrys para salvar a Heibos, falló.

Luego de regresar a su dominio, Labrys convirtió a Heibos y a sus ayudantes enanos en sus esclavos y los forzó a hacer un laberinto gigantesco para él. Luego demandó a los Dioses de Elios en darle a Rena para que se convirtiera en su esposa si querían salvar a Heibos. Los Dioses de Elios no pudieron hacerlo. No podían cumplir con Labrys, así que al final, decidieron abandonar a Heibos a su suerte.

Esta decisión no sentó bien con los enanos de Heibos, por lo que se realinearon en Nargol para pedir la ayuda del Rey Demonio Modes. Este escuchó y aceptó la petición de los enanos. Se dirigió a la batalla junto a sus demonios.

La fuerza de Modes era extremadamente aterradora. Su poder aplastó el inmenso laberinto que Heibos construyó y forzó a Labrys y a sus minotauros a adentrarse en lo profundo del laberinto por miedo al poder de Modes. Sin embargo, el objetivo de Modes fue salvar a Heibos, por lo que no persiguió al grupo que huyó y buscó en cambio a Heibos. Aunque pudo salvar a Heibos, desafortunadamente no se pudo decir lo mismo de sus ayudantes. Ninguno de ellos sobrevivió.

Este evento permitió que Modes y Heibos se volvieran más cercanos, convirtiéndose en verdaderos amigos en el sentido más genuino.

Y con la desaparición de Labrys y sus minotauros de la Planicie Minon a las profundidades, los humanos decidieron apoderarse de la planicie y la habitaron. Luego de obtener parcelas ricas de tierra, el radio el cual incrementaron sus números fue explosivo, convirtiéndolos en la raza más próspera de este mundo.

Paré de leer la tableta esmeralda. Miré al reloj mágico hecho de cristal y chasqueé mi lengua. No me había dado cuenta de que ya era tan tarde, y debería ya estar de vuelta en Nargol.

Así, fui con la chica que estaba leyendo un libro en un lugar ligeramente separado del mío. Ella estaba leyendo un libro normal que no era tan diferente de los libros que podían encontrarse en mi mundo.

Ciertamente, había algunos libros en algunos países humanos que parecían estar hechos de piezas largas y delgadas de madera que eran hiladas juntas, justo como las que eran usadas en la antigua China, pero la mayoría de países usaban papel para crear sus libros.

Y como las herramientas para crear papel fueron creadas por los artesanos enanos, el precio del papel no era tan caro. Por supuesto, debido a la abundancia del carrizo Phragmites Australis en este mundo, la mayoría del papel se hacía con eso.

Por cierto, aunque parecía que la mayoría de los libros nunca se deteriorarían ya que estaban hechos con fibras mágicas especiales, esta tableta esmeralda en mis manos seguía siendo bastante especial en este mundo.

「Muchas gracias, Totona-dono.」

La chica me miró cuando dije su nombre. Ella era una chica extremadamente hermosa cuyo cabello estaba trenzado en su espalda. Y mientras que se podía decir que su apariencia era plana comparada con Kuna o Rena, su belleza casi rivalizaba las de ellas.

Ella era la Diosa de los Libros y Conocimiento, Totona. La bibliotecaria de esta biblioteca, la Biblioteca Celestial de Elios. Y también era la hija de la Diosa Faeria y el Rey de los Dioses, Oudith. En resumen, era la hermana menor de ese dios de la guerra, Thors, el que causó el debilitamiento de Elios.

Más bien, de acuerdo con la tableta que leí hace unos momentos, él mismo era el LÍDER DEL GRUPO. Entonces de nuevo, el contenido de la tableta vino del conocimiento de Totona de los eventos.

Mientras que yo no pude encontrar alguna inconsistencia en el registro que leí hace un momento, es altamente posible que este sea erróneo en algunos aspectos. Considerando especialmente el hecho de que los eventos registrados en esta tableta esmeralda sucedieron antes de su nacimiento por lo que ella misma no los vivió. Totona me lo advirtió.

Lo que quiero decir es, Zarxis el Dios de la Muerte seguía con vida, por lo que estoy seguro de que hay al menos un error en la información de esta tableta.

「¿Ya es hora, Caballero Oscuro?」

La Diosa Totona me preguntó con su usual tono directo mientras tomaba de vuelta la tableta. Al principio, pensé que me odiaba. No obstante, ahora sabía que la Diosa Totona siempre era una chica inexpresiva y no tenía nada que ver personalmente conmigo.

「Sí, gracias a esto fui capaz de entender muchas cosas.」

Me postré ante la Diosa Totona.

Fue el día después de recibir mi armadura del Dios Heibos. Cuando estaba buscando a través de la Biblioteca de Loughas, escuché que la Biblioteca de Elios guardaba muchos materiales y datos que el suyo. Por ello, le pregunté si podía visitarla o no. Loughas escribió una carta de presentación para mí y me dijo que se la diera a la Diosa Totona.

Me dijo que la Diosa Totona, la bibliotecaria, fue su discípula cuando Modes todavía se encontraba en Elios. Mientras que Loughas siguió a Modes a Nargol cuando este último fue expulsado de Elios, Faeria, la madre de Totona, le prohibió dejar Elios. Y, al ser incapaz de desafiar a su madre, Totona decidió quedarse en Elios.

Todo lo que tuve que hacer cuando la conocí fue mostrarle mi carta de presentación, y justo así, la Diosa Totona me permitió leer todos los libros de la Biblioteca de Elios sin reservación. Además, gracias a la cercanía de la residencia del Dios Heibos, podía visitar la biblioteca cuando quisiera sin ser encontrado. Esta biblioteca en particular estaba llena de todo tipo de libros interesantes y no estaba limitada a los libros con base de pape.

La tableta esmeralda, por ejemplo. Por lo que podía ver, cada pizarra de esta esmeralda podía registrar más de cien mil libros. Y aunque en verdad quisiera pedirla prestada, parecía que incluso aquí, este tipo de tableta era una rareza. Es por eso que, si quería leerla de nuevo, tendría que visitar este lugar frecuentemente. Aparte, no había terminado de leer.

「Lo cual me recuerda, Caballero Oscuro. ¿Qué le sucedió a la Chica de Cabello Plateado de antes?」

La Diosa Totona recordó a Kuna cuando vino antes junto conmigo a este lugar.

「Kuna… tiene un poco de dolor muscular.」

Justo ahora, ella sigue durmiendo debido a los efectos de nuestro “ejercicio”. Pero también, la culpa yacía en Kuna misma, quien preparó el “té” que causó que el Dragón Feroz dentro de mí despertara. Debido al efecto de ese “té”, terminé asaltando a Kuna y a las otras mujeres a mí alrededor durante ese momento.

Y, debido a ese efecto, no pude contenerme. Cuando fui capaz de contenerme, el cuerpo de Kuna ya estaba destrozado. Y por esa razón, ella estaba durmiendo justo ahora.

Y creo que mi cuerpo seguía sufriendo de un problema. Parecía, para mí, que mi cuerpo seguía bajo la influencia de esa droga ya que el Dragón Feroz dentro de mí seguía despierto. Afortunadamente, me las arreglé de alguna manera para suprimirlo con raciocinio. Desafortunadamente, el más mínimo estímulo dejaría que el Dragón Feroz dentro de mí regrese sin restricciones.

Honestamente, estaba casi fuera de control de nuevo pues la Diosa Totona olía muy bien.

「¿Dolor muscular? ¿Qué le pasó?」

Preguntó curiosa la Diosa Totona.

「No… Está bien, no es… La gran cosa.」

Respondí, desviando mi mirada. En verdad, sí era la GRAN COSA, pero no podía contarle a nadie acerca de ello. Además, nunca esperé que la Diosa Totona estuviera preocupada por Kuna. Pues, Kuna fue grosera con ella durante nuestra última visita.

Parece que Kuna simplemente no podía soportar a la Diosa Totona. Y también, ella actuaba de igual manera hacia Regena.

「Ya veo… Muy bien. Ahora que lo pienso, hay algo de lo que necesito contarte.」

La Diosa Totona me miró.

「¿Y qué podría ser?」

「Rena vino a este lugar luego de que te fueras la última vez.」

「¿Rena?」

La Diosa Totona asintió.

「Rena me dio una advertencia de no acercarme a ti sin cuidado. Probablemente tenga a un espía en Nargol. Ya que ella sabe que visitas este lugar.」

Estuve sorprendido cuando escuché sus palabras. Mientras que consideraba la posibilidad de un espía en Nargol, no sabía para quién trabajaba. El único hecho definitivo era que noté que había espías alrededor. El resto permanecía en misterio. Y en primer lugar, Modes y los demás en verdad no intentaban proteger su información. Y, a causa de ello, había una gran filtración de información a los grupos enemigos. Y, como yo no había ocultado esto, el hecho de que visitaba este lugar podía ser sabido por todos en Nargol.

「Me disculpo enormemente, Diosa Totona.」

Me incliné hacia a ella.

「¿Qué sucede, Caballero Oscuro? ¿Por qué te disculpas repentinamente de esa manera?」

「Quien tendrá más problemas con mis visitas debería ser usted, ¿verdad, Totona-dono? Sería mejor si dejo de visitar este lugar.」

No quería causar más problemas a la Diosa Totona. Me refiero al hecho de que Modes tenía pocos aliados en Elios, estaba en medio de una disputa con los Dioses, y la Diosa Totona era parte de Elios. Puede que su posición sea afectada si se sabe que yo, el subordinado de Modes, su Caballero Oscuro visitaba su biblioteca frecuentemente. No sería del todo bueno, por lo que tenía que evitar esa situación a como diera lugar.

「¡Estás bromeando? ¡No eres una molestia!」

La Diosa Totona alzó repentinamente la voz.

「¿Eh… Perdón? 」

Me asustó que alzara la voz así de repente. Y no podía ser culpado por estar asustado. Pues era sorprendente escuchar que alguien como la Diosa Totona, quien siempre estaba calma, elevara la voz.

「Me importa un comino lo que diga Rena. Lo mismo va para mi madre. Ni siquiera me importan los dioses de Elios. Es por eso, por favor… Debes venir de nuevo.」

No pude escuchar lo último que dijo. Pero como la cara de la Diosa Totona ya estaba tan roja como un tomate, decidí no preguntar.

En verdad no pude entender por qué elevó su voz. No obstante, aún quería visitar este lugar de nuevo.

「Sí. Vendré de nuevo cuando tenga el tiempo.」

Sonreí mientras le dije eso.

「Ya veo, qué bueno…」

Dijo mientras una sonrisa crecía en su cara. Esta fue la primera vez que la vi hacer tal expresión y no pude evitar pensar que ella es súper linda.

「Entonces, hasta luego, Totona-dono. Tengo que regresar ya que es tan tarde.」

「Espera un minuto, Caballero Oscuro.」

Cuando estuve a punto de dar la media vuelta, la Diosa Totona me detuvo.

「¿Qué sucede?」

Miré sobre mi hombro a la Diosa Totona.

「No es “Totona-dono, solo “Totona”. Y, también quería tu permiso para llamarte con tu verdadero nombre.」

Totona dijo con una cara inexpresiva, pero de algún modo sentí que sentía ansiedad con este asunto. Así que le sonreí para tranquilizarla.

「Por supuesto. Por favor cuida de mí, Totona.」

Caballero Oscuro, Kuroki

Cuando regresé a Nargol, fui recibido por las mujeres de la raza demonio. De acuerdo con el registro que leí, los demonios son una raza que fue creada por Modes usando el Caldero de la Vida con la ayuda de los fragmentos del cuerpo de la Diosa Mina, que fueron provistas por Heibos lo cual podría explicar sus apariencias hermosas.

Y, según la historia, después de que fue exiliado a Nargol junto a su raza de demonios, Modes decidió crear los demonios de bajo rango para ayudar a la raza de demonios. En otras palabras, estas mujeres eran de hecho los demonios de más alto rango de su raza.

「Bienvenido, Su Excelencia.」

Su representante me saludó, inclinándose al unísono con las otras mujeres.

「Estoy de vuelta, Guno-dono」

Me incliné de vuelta. La que me habló era Guno, la líder de las Caballeras Demonio, que me servían.

「¡Por favor alce su cabeza, su excelencia! ¡Solo somos simples sirvientas que dedican nuestros cuerpos y almas a usted, su excelencia! ¡Es por eso que por favor trátenos como lo haría con un sirviente!」

Guno dijo con una expresión seria en su cara. No fue la única pues todas las demás hicieron la misma expresión que ella. Aun así, sólo podía sentir remordimiento cuando vi esas expresiones en sus caras.

La razón era porque estaban en ESE lugar cuando Kuna me sirvió ese “té”. Y, aunque no soportaron el impacto al contrario de Kuna, aún seguía recordando que estaban bastante destrozadas al final. Y como me juraron completa obediencia hacia a mí luego de ese evento, hacía que me doliera el estómago cada vez que lo recordaba.

「Ya… Ya veo. Muchas gracias por su lealtad.」

Por esa razón, aunque dije esas palabras, sentí que mi estómago dolía todavía más. No obstante, las mujeres ante mí sólo hicieron una cara en trance cuando dije esas palabras.

「Jajaja…」

Me adentré en la mansión, dejando salir una risa seca mientras avanzaba. Luego, fui a la habitación de Kuna. Ella saltó a mi pecho en cuanto me vio.

「Bienvenido, Kuroki. Estaba tan sola.」

Kuna dijo con ojos lacrimosos, y esa expresión hizo que mi corazón latiera más rápido de lo normal.

Whoah. Esa es una cara peligrosa. Casi despierta al peligroso Dragón Feroz.

「Perdón, Kuna. ¿Cómo está tu cuerpo?」

Kuna asintió cuando pregunté.

「Está bien. Estaré bien la siguiente vez que ocurra.」

En serio, habrá una próxima vez. Respondí en mi mente.

「Correcto. Aun así, necesitas descansar, ¿bien?」

Dije mientras cargaba a Kuna a la cama cargada como princesa. Luego intenté yacer a su lado.

「Su excelencia. ¿Puedo interrumpirlo por un momento?」

Sin embargo, antes de que pudiera hacerlo, alguien golpeó la puerta; justo después de bajar a Kuna en la cama.

「¿Qué sucede, Guno-dono? 」

「Su Majestad envió un mensaje para usted. Dijo que hay un asunto que tiene que contarle. Por lo que pidió que venga al Castillo del Rey Demonio.」

¿Modes tiene un asunto conmigo? ¿Pero qué es?

「Entendido. Estaré preparándome.」

Me levanté y me alisté para ir al Castillo del Rey Demonio.