Ankoku Kishi C53

Modo nocturno

Capítulo 53: El Rey Demonio y la Diosa

Diosa de la Sabiduría y la Victoria, Rena

「¿El grupo de Shirone se dirige a la República de Ariadya?」

「Sí, Rena-sama. Mis subordinadas deberían estar con ellas justo ahora.」

Nier me dijo la situación actual del héroe.

Hace tres días, el familiar de Labrys se mostró repentinamente en Elios y se fue inmediatamente luego de entregar un cristal mágico al ángel en la puerta. Sin pista de qué hacer, el ángel lo entregó a Oudith.

Oudith, quien no tenía la certeza si el cristal era peligroso o no, lo confió a Heibos, el Dios de la Técnica para que lo examinara. Heibos lo declaró como inofensivo, contenía un mensaje verbal y algunas imágenes dentro.

Mientras que Heibos manejaba el cristal, apareció la imagen de Reiji y sus acompañantes atrapados dentro del laberinto mientras que una voz declaró, 「He capturado al Héroe de la Luz. Si la Diosa Rena se rehúsa a ser mi esposa, mataré al héroe. Tienen un mes. ¡Escojan sabiamente!」.

Luego de saber el contenido del cristal, Oudith me lo entregó. Ahora estoy preocupadísima acerca de qué hacer con este asunto. Además de Oudith y Heibos, el ángel también fue e informó a los demás Dioses. Al momento en que el cristal llegó a mis manos, ¡todo Elios sabía acerca del contenido del cristal! Si tan solo Oudith hubiera impuesto el orden, esto no se habría convertido en un gran problema, pero no fue tan consciente en dictar tal orden. A causa de eso, estaba siendo vigilada por los demás Dioses que se oponían a que fuera donde Labrys. Podía sentir a sus ángeles subordinados vigilándome 24/7. Fue demasiado problemático.

En primer lugar, ¿Por qué debo convertirme en la esposa de Labrys para salvar a Reiji? Es insensato, hay un límite en qué tan estúpido puedes ser… Entre más pienso en ese incompetente de Reiji, más hierve mi sangre de la ira. Siendo honesta, sólo quería decir “Entonces déjalo morir.” Después de todo, el mundo estaría en un lugar mejor si tan solo muriera.

Sin embargo, como todos en Elios estaban enterados de este asunto, dañaría mi reputación si supieran que lo dejé morir y no hice nada para ayudarlo. Pues yo soy la renombrada ‘Diosa Amable’ entre los dioses de Elios. Definitivamente no soy el tipo de diosa que permite que su héroe invocado muera sin intentar rescatarlo.

Y naturalmente, bajé al mundo mortal para informarle a Shirone y las demás acerca de la situación mientras continuaba vigilando la situación. No quería hacerlas preocupar por lo que no revelé sus demandas.

Pero ¿qué voy a hacer ahora? Oudith es el único de Elios que puede derrotar a Labrys. Ningún otro dios, yo incluida, puede derrotarlo. ¡Estoy perdida! no puedo encontrar alguna solución a esto.

Suspiré.

「Rena-sama. Como pensé, realmente está preocupada por Reiji, ¿no es así?」

Probablemente pensó que estaba preocupada porque suspiré.

「¿Acaso parece que lo estoy, Nier?」

「Sí, siento que está deprimida desde que el Héroe fue capturado.」

「Ya veo…」

Quería decirle “¡AL DIABLO CON REIJI!”. La razón de mi actual comportamiento era Kuna. Desde que soñé que ella estaba siendo embestida por Kuroki hasta que ya no pudo moverse más, ¡no pude dormir nada! Incluso ahora, me caliento cada vez que pienso en eso. Quería decirle a él “Qué atrevido, ¡por qué sólo lo hiciste con esa chica!” Quería que Kuroki hiciera las mismas cosas también conmigo.

「En verdad ama a Reiji-sama, ¿no es así, Rena-sama?」

Por alguna razón, todos en Elios trataban a Reiji y a mí como si fuéramos una pareja perfecta. Es muy problemático cuando las otras diosas me piden que les presente a Reiji. ¿Qué demonios planean hacer al pedirme que les presente a Reiji si piensan que es mío?

Además de eso, todos los dioses varones, incluyendo a Thors, son hostiles hacia Reiji. Todo los dioses dentro y fuera de Elios que han intentado cortejarme y hacerme su esposa odian a Reiji porque lo consideran como una molestia a su amor por mí. Aunque no es como si me importara siempre y cuando no ocurra algo.

Por ello, sentí que dejar morir a Reiji sería la mejor opción. Porque si lo salvo, puede que él y Thors se enfrenten.

Thors es el amado hijo de Faeria-sama. Si algo le sucediera a ese niño de mami, llevaría al caos. Es por eso que es mejor no dejar que Reiji y el resto se acerquen a Elios.

Después de todo, puede que Faeria-sama sea la diosa más aterradora de todo Elios. Incluso el Rey Dios Oudith no se iguala en términos de influencia y poder que ella tenía. Aunque no tiene en absoluto poder de pelea, muchos de los dioses de Elios estaban endeudados con ella, por lo que había unos cuantos dioses que podrían ir en contra de ella.

Faeria-sama también fue quien me crio luego de la muerte de mi madre, Melfina. Es por eso que no podía soportar ir contra de ella. Y no sólo yo, prácticamente toda la segunda generación de dioses que pertenecían a la línea sanguínea de la Madre Santa Mina y sus nietos estaban endeudadas con ella.

Por eso, todos ellos también heredaron el odio de Faeria-sama hacia Nargol. Y esto terminó siendo la causa del incidente de Volgas. Aunque usualmente era una persona humilde, su personalidad bondadosa se iba al caño cuando se trataba de Nargol, incluyendo a los aliados de su facción. Probablemente Casa sea la única excepción, parece que ni siquiera Faeria-sama no podía hacerse odiar a Casa.

Pero ella odiaba a todos los dioses que pertenecían a la sangre de Nargol, aun si se aliaron con Oudith, especialmente Modes. No obstante, en el caso de Modes, era más por miedo que odio. Faeria-sama tiene mucho pavor de Modes, quien era mucho más poderoso que Nargol. Y bien de acuerdo con los rumores, si a Modes le placía, podría destruir fácilmente a Elios.

Todos los dioses de la primera generación sostenían la misma opinión al respecto así que no tuve más opción que creerles. Sin embargo, muchos dioses de mi generación no creían lo mismo, ya que nunca han visto a Modes darlo todo. Este era un peligroso modo de pensar.

Al fin y al cabo, todos los Dioses de primera generación junto con Faeria-sama se volvían extremadamente atentos cada vez que se aliaban con Modes. Empero, yo creo que sus preocupaciones eran meramente ansiedad innecesaria.

Si me lo preguntas, es simplemente porque Kuroki es MÍO. Digo, es posible siempre y cuando use mi belleza. Ya que puede que Kuroki sea capaz de derrotar a Modes.

En primer lugar, siempre que tenga a Kuroki, Reiji es SOLO UN PEDAZO DE BASURA INÚTIL. Por ello, cuando escuché el rumor de que Reiji y yo estábamos enamorados, mi primer pensamiento fue 「Ha~h, ¿bromeas?」

「Reiji y yo solo somos parecidos en términos de derrotar al Rey Demonio, nada más, nada menos.」

Agité mi cabeza, negando sus palabras.

「Pero, Rena-sama… Uhhm…」

Nier miró a mi vientre.

「Sí, tiene razón en eso… No puedes evitar pensar que estoy mintiéndote cuando mi estómago se ve así. Pero tu ansiedad hacia a mí es innecesaria, una diosa que luchó contra el Rey Demonio.」

Respondí mientras acaricié suavemente mi estómago. Nunca esperé que ESOS eventos llevasen a este tipo de situación. Todo es culpa de Kuroki. Haré que tome la responsabilidad de todas las cosas que me hizo y también por hacer que las valquirias desde Nier piensen que Reiji es la causa de mi situación actual. Será malo para mi reputación si supieran que me intimé con el Caballero Oscuro de Modes, alguien es declarado mi enemigo. Es por eso que nunca le dije a Nier acerca de mi relación con Kuroki.

「Me disculpo enormemente, Rena-sama. Pensar que ya ha planeado tanto.」

Nier se inclinó ante mí. Se había dedicado a mí desde mi infancia, parece que está realmente preocupada acerca de mi condición.

「Estoy bien, Nier. En cuanto a este asunto, Reiji y los demás aparte, nunca debes decirles acerca de esto, ¿de acuerdo?」

Los Dioses varones que me cortejaban por mi mano en matrimonio crearían un alboroto una vez que este asunto se descubriera. Es por eso que debo mantenerlo en secreto.

「Sí. Entiendo, Rena-sama. Que un humano haga este tipo de cosas a una diosa es… Me aseguraré de que nadie sepa acerca de su condición. Este es un secreto entre Rena-sama y yo.」

Asentí con sus palabras. Esto sólo podía ser revelado a mi Valquiria que le tenía más confianza. Tal vez, así no se eleven más problemas con respecto a esto.

Acaricié mi vientre de nuevo. Nadie sería capaz de descubrir mi condición si uso ropa holgada, viendo que esto aún no era tan aparente. Pronto, dentro de un mes para ser precisa, sería capaz de dar a luz usando magia. En primer lugar, el periodo de gestación de la raza divina era más rápido que el de un humano. Por lo que no sería un problema.

「Cielos… Hacerme sufrir así. Nace pronto, mi pequeño héroe.」

 Rey Demonio Modes

Mis vasallos estaban reunidos dentro del salón del trono. El castillo del Rey Demonio fue construido por Heibos y Volgas cuando este último seguía con vida. Este castillo era lujoso, hecho de mármol y joyas mágicas las cuales no perderían contra el palacio de Elios en términos de esplendor.

El salón del trono de este castillo era espacioso y magnífico. Cada vez que veía su esplendor, sólo no puedo agradecerles lo suficiente a Volgas y a Heibos.

Ahora entonces, el sirviente quien se está inclinando ante mí es Lord Diehart. No se supone que sea mi sirviente. De hecho, sólo tiene que inclinarse y llamarme ‘Su Majestad’ cuando estuviéramos en un sentido formal.

Si fuera él, no me importaría que me llamara por mi nombre. Sin embargo, algunos de mis subordinados no lo considerarían como algo adecuado. Si no actúo apropiadamente, crearía un conflicto innecesario.  Es por eso que le permito a Lord Diehart hacerlo, ya que ni siquiera él deseaba conflictos innecesarios.

「¿Nut fue capturado por el grupo de Reiji?」

Asentí a las palabras de Lord Diehart. Heibos me dijo que Nut fue capturado por el grupo del Héroe. Se dio cuenta de esto porque la figura de Nut fue captada en la grabación que fue enviada a Elios. Al parecer fue capturado por una de las chicas de su grupo. Por eso, quedó atrapado junto a ellas dentro del laberinto de Labrys.

Cuando fue capturado, Nut no tenía el dispositivo de comunicación mágico con él, probablemente lo desechó por miedo de ser descubierto por el grupo del Héroe. Es por eso que era demasiado tarde cuando nos enteramos de su situación.

「Eso es correcto, Diehart-dono. ¿Puedo pedirte que vayas a rescatarlo?」

「Por supuesto. Después de todo, estoy en deuda con Nut. Habría ido sin siquiera la orden de Su Majestad.」

Reí cuando Lord Diehart dijo eso. ¡Propio de él estar dispuesto a salvar a Nut aún sin tener mi permiso!

No podía dejar que uno de mis subordinados muera sin siquiera intentar salvarlo. Sin embargo, la mayoría de mis otros subordinados me dijeron que no había mérito en salvar a una rata insignificante. Incluso Mona pensó que Nut era inútil por dejarse capturar por el enemigo.

Parece que Lord Diehart es el único con una opinión diferente. Sólo el tipo de persona amable que es amable con todos, sin importar quiénes sean y son extremadamente leales son dignos de mi confianza. Aunque Mona piensa que Diehart puede traicionarme algún día, no podía sentir tal ambición de él. Más bien, no parecía tener algún interés en el título de “Rey Demonio”.

「Lord Diehart, visita a Heibos antes de que vayas al laberinto. Después de todo, fue él quien lo creó.」

「Su palabra es mi comando, Su Majestad. Haré todo lo que pueda para rescatar a Nut.」

「Muchas gracias, Lord Diehart. Creo que puedo dejarte la planeación pero por favor no te esfuerces en hacer lo imposible.」

「Entendido, Su Majestad. Saldré inmediatamente.」

Después de eso, Lord Diehart se fue inmediatamente, dejando atrás a solo mis vasallos en el salón del trono.

「¿Puedo hacer una pregunta, Su Majestad? ¿Está de acuerdo con perder a Lord Diehart?」

Myurenas, el de las alas negras preguntó. Es un ángel que desertó a los demás luego de que se alejó de los demás. Ahora, servía como el general de Nargol después de haber pintado sus alas blancas de negro. Sin embargo, fue derrotado por una de las camaradas del Héroe de la Luz, la chica conocida como la Doncella de la Espada y ha estado bajo atención médica hasta recientemente.

「Está bien, Lord Myurenas. Si todo sale bien, el deberá morir junto con el Héroe de la Luz.」

「¡Lord Ulbard! ¿Qué significa esto? ¡Él es quien protege a Su Majestad!」

「Es exactamente como dije, Lord Myurenas. Su Excelencia Diehart es extremadamente poderoso, tan poderoso que es peligroso. A pesar de que Su Excelencia no es parte de la Raza de los Demonios, no ha jurado su alianza o servidumbre hacia Su Majestad. Sería mejor para Su Majestad si muriera en cambio.」

「¡Lord Ulbard! ¿Acaso quieres decir que dudas de quien sea que no sea parte de la Raza de los Demonios?」

Lord Myurenas y Lord Ulbard comenzaron a discutir. Lord Ulbard es el mejor hechicero entre la raza de los demonios, sin embargo, su personalidad tiene un ligero defecto. Antes, él solía ser el subordinado de Loughas, no obstante, como el trabajo de oficina no quedaba con su personaje, él ahora administra el ejército del Rey Demonio.

La realidad es que, Loughas despidió a una persona problemática que no podía hacer un trabajo relacionado con la oficina. A pesar de su tremendo talento en la hechicería y una enorme cantidad de maná. Su batalla contra el Héroe de la Luz no resultó simple, todo porque no pudo cooperar con los demás.

Fue derrotado tremendamente en una batalla mágica contra la persona conocida como la Sabia de Cabello Negro, la camarada del Héroe de la Luz. Aunque su vida ya no estaba más en peligro, parece que aún tenía dificultades para caminar.

No obstante, Lord Ulbard pareció haber malinterpretado algo. Era cierto que Lord Diehart era poderoso, puede que quizá Labrys o cual sea de los habitantes de su laberinto no sean capaces de derrotarlo. Pero Lord Ulbard no estaba consciente de la fuerza de Lord Diehart. De hecho, nadie de aquí estaba consciente del verdadero extenso de su poder.

「¡Ustedes dos, dejen de discutir! ¡Están frente a Su Majestad!」

Lady Zephyrus, la caballera de la raza demonio intervino. Era la ayudante de Mona y la líder de la Guardia Real femenina de la raza de los Demonios. Se suponía que ella escaparía junto a Mona en caso de que el castillo del Rey Demonio fuera invadido en la batalla contra el Héroe de la Luz. Pero como el Héroe de la Luz fue derrotado por Lord Diehart antes de que éste pudiera alcanzar el castillo, ella no tuvo la oportunidad de pelear contra el Héroe de la Luz.

「Disculpa, Lady Zephyrus.」

「Mis disculpas, Lady Zeph.」

Ambos se disculparon con ella. Pero, Ulbard no pareció querer hacerlo.

「Es cierto. Después de todo, Lord Myurenas, sigues estando ante la presencia de Su Majestad. Lo mismo va para ti, Lord Ulbard. Yo, Runfeld, les callaré la boca personalmente si se atreven a mostrar de nuevo un escenario tan desagradable frente a Su Majestad.」

Luego de que Lord Runfeld hablara, Lord Myurenas y Lord Ulbard temblaron de terror. Lord Runfeld era el tipo de persona que haría exactamente lo que él dijera, especialmente si se trataba de peleas, ellos no podían derrotar a Lord Runfeld aún si trabajaran juntos contra él.

Si tuviera que categorizar su poder, el orden sería, Lord Runfeld, Lady Zephyrus, Lord Myurenas y Lord Ulbard. Estos cuatro eran los supremos en el ejército del Rey Demonio y eran conocidos como los Cuatro Reyes Celestiales.

Bajo los Cuatro Reyes Celestiales, estaban los Ocho Generales Demonio. Aunque, en realidad sólo había seis generales. Sin embargo, debo abstenerme mencionar esto frente a los cuatro.

「Lord Ulbard, Su Excelencia Diehart es alguien reconocido por Su Majestad. No deberías actuar tan irrespetuosamente hacia a él.」

Loughas, el primer ministro que estaba de pie a mi lado reprendió a Lord Ulbard por su declaración.

「Entiendo, Su Excelencia. Primer Ministro, no volveré a faltarle el respeto a Su Excelencia Diehart.」

Lord Ulbard habló mientras inclinaba su cabeza.

En verdad quería advertir a Lord Ulbard de que fuera más cuidadoso con sus palabras. Si él quisiera, Lord Diehart podía enviar a Lord Ulbard al olvido con un solo ataque. Realmente no debería hacer algo que ponga su vida en peligro. Bueno eso es lo que quería decirle pero no podía hacerme decírselo. Se sentiría que estaba usando mi posición como superior para suprimirlo y no quería actuar como mi madre.

Todavía recuerdo todo eso, incluso el modo en que mis hermanos mayores solían observar cuidadosamente la expresión de mi madre antes de hablar para no hacerla enojar accidentalmente. Las únicas personas encantadas por su reinado probablemente fueron Diadona y Zarxis.

Incluso los dioses neutrales que no se colocaron bajo el reinado de mi madre no querían nada que ver con ella, la Diosa de la Destrucción, y mantuvieron su distancia de ella. De hecho, se sintieron aliviados cuando fue asesinada. Incluso las personas que siguieron a mi madre lo hicieron por miedo, Loughas siendo uno de ellos.

Muchos dioses estuvieron aliviados y encantados con su muerte. No obstante, duele en mi corazón y no gané nada a cambio más que el pecado de matar a mi propia madre.

Ninguna de las descendientes de Mina me ama. Al contrario, mi existencia fue tratada como peligrosa y fui exiliado debido a su odio hacia a mí. Incluso enviaron a su héroe para asesinarme. Bueno, probablemente sea mi castigo por asesinar a mi madre.

El pecado de matarla sigue pesando en mi mente incluso ahora. Seguido me encuentro preguntándome cómo se sintió mi madre luego de darse cuenta de que fue traicionada por su amado hijo. Creo que no pasará mucho antes de que muera de la misma manera. Mi aliento se detiene mientras pienso en cómo la Raza Demonio, quienes eran como mis propios hijos, terminarían traicionándome al final. Incluso puede que Mona me abandone algún día. Tomando en cuenta todo esto, preocuparme acerca de la posible traición de Lord Diehart era inútil.

De hecho, la situación actual de Lord Diehart es similar a la mía cuando estaba en Elios. A pesar del hecho de que salvó nuestras vidas, todos aún lo veían como una amenaza.

No quiero que el atraviese por lo que yo pasé. Por lo que haré todo lo que esté a mi alcance para prevenir eso. Pero aun si lo digo en voz alta, nadie escuchará mis palabras. De igual modo, detesto la idea de forzar a las personas a obedecerme usando mi poder.

Si Lord Diehart me traiciona, sólo lo dejaré acabar mi vida. Pues es un final apropiado para un pecador que mató a su propia madre.

Recuerdo su expresión sincera. A través de mi experiencia personal, sé que Lord Diehart es justo como yo, así que no me importaría si fuera él quien termine matándome. Es por eso, Lord Diehart, debes regresar con vida. Debes regresar y castigar a este pecador.

Caballero Oscuro, Kuroki

Caminé por el amplio y artístico corredor del castillo del Rey Demonio. El piso y las paredes fueron tallados con mármol negro y decorados con decoraciones majestuosas. La luz emitida por varias joyas mágicas aumentó mucho más su belleza, era como si caminara a través de una galaxia. Me di cuenta del porqué el castillo del Rey Demonio también era conocido como el Castillo de Estrellas.

Caminar a través del corredor me ayudó a olvidar las cosas desagradables de antes. Recordé la audiencia de la que fui parte hace unos minutos. Ulbard no intentó ocultar su hostilidad hacia a mí. Zephyrus y Runfeld parecieron ser hostiles también, no obstante, su odio no fue tan aparente como el de Ulbard. La única persona que no parecía odiarme fue Myurenas pero eso es sólo porque no es parte de la Raza Demonio. Al contrario de la clase gobernante de Nargol, la Raza Demonio, Myurenas es un ángel caído que traicionó Elios. Como ambos no pertenecemos a la raza Demonio, no parece que me odia.

Con su excepción, los otros tres eran Demonios de alta clase. Supongo que no pueden aceptar que un recién llegado como yo, se ganó la confianza de Modes y una posición más alta que ellos. De hecho, incluso las caballeras demonio, mis subordinadas, dirigían su hostilidad hacia a mí.

Bueno, anteriormente eran las subordinadas de Mona. Mona me odiaba claramente, por supuesto que su odio también influiría en los sentimientos de las caballeras hacia a mí.

De acuerdo con Guno, Mona les había ordenado espiarme. Como resultado, habían atestiguado el momento en que el Dragón Feroz dentro de mí despertó, lo cual hizo que mona y Zephyrus me odiaran mucho más. Ya que hizo que Guno y las demás caballeras no quieran regresar a trabajar con Mona. Ah, ¿qué debería hacer acerca de esto?

「¡Por favor espere un minuto, Su Excelencia Diehart!」

Alguien me habló detrás de mí. Cuando di media vuelta, vi a una niña corriendo hacia a mí.

「Bueno, si es la General Putina. ¿Qué sucede?」

El nombre de la chica era Putina. A pesar de lucir como una niña de diez años en su forma actual, era en realidad, una chica oso. Y aunque nunca he visto su verdadera forma antes, escuché que se transforma en un oso de diez metros de alto. Ella es una usuaria de bestias demoníacas, lo que significa que puede entender a las bestias demoníacas sin necesidad de comunicación verbal. Por lo que ella comandaba al ejército de las bestias demoníacas y era conocida como la General Bestia Demoníaca, haciéndola en una de los Ocho Generales Demonio.

Por cierto, el tan llamado ejército del Rey Demonio en realidad estaba compuesto de ejércitos de varios reinos que juraron su alianza con Modes y de ese modo, el ejército estaba bajo su control directo. Nargol usaba el feudalismo como modo de gobernación, con el Rey Demonio Modes justo en la cima. Bueno resultó de ese modo por la laxa relación entre el Rey demonio, los señores feudales y los vasallos.

El Reino Karon era un buen ejemplo de esto. Aunque Datie, la gobernante del Reino Karon había jurado su alianza a Modes, los goblins del reino no servían directamente a Modes. En resumen, sus vasallos no eran los del Rey Demonio ya que el Reino Karon tenía sus propias estructuras organizacionales independientes.

Modes no interfiere con sus asuntos domésticos. Los problemas del Reino Karon son suyos, no de Nargol, por lo que el Rey Demonio no intervenía en sus asuntos.

Era lo mismo para los otros reinos que se aliaron con Modes. Entre estos había unos cuantos reinos de trolls y orcos que tenían sus sistemas políticos separados. Sólo un treinta por ciento de Nargol estaba bajo la supervisión de Modes.

Sin embargo, a pesar de rechazar una estructura de poder centralizada, la influencia de Modes, no era por ningún motivo, débil. Su poder como el Rey Demonio era absoluta, lo cual era porque no había motines en Nargol.

El ejército bajo la supervisión directa de Modes era mucho más poderoso que los ejércitos combinados de otros reinos.

La Orden de los Caballeros Oscuros estaba compuesta de la especie mayor de la raza Demonio, los Daemon, mientras que el ejército de los ocho generales estaba compuesto de los bajos rangos de la raza Demonio.

La Orden de los Caballeros Oscuros era dirigida por cuatro caballeros quienes eran reconocidos como los Cuatro Reyes Celestiales.

Y esos que dirigen los ejércitos de los demonios de bajo rango eran los generales que venían de otras razas, conocidos como los Ocho Generales Demonio.

Putina era una de esos Ocho Generales Demonio.

Originalmente, la general del ejército bestia era su madre, pero pereció en la batalla contra Reiji. Putina la reemplazó como la general.

「Lo que sucede es que, quería expresar mi gratitud a Su Excelencia por los dulces.」

「Ah, eso, ¿eh? No se preocupe, General Putina. También es mi muestra de gratitud hacia a usted.」

Putina fue quien me dio el Salmón Reina y la miel cuando buscaba comida para Regena y su familia.

Gracias a eso, aseguré la comida para ellos.

Luego de que Regena y sus parientes se fueran dónde Shirone, hice algunos caramelos con la miel restante y se la di a Putina, para expresar mi gratitud. Supongo que Putina quiere agradecerme por los caramelos.

「¿Los haría para mí de nuevo si le doy la miel, Su Excelencia?」

「Por supuesto, General Putina.」

「¡¡YA~Y!! ¡¡Muchas gracias, Su Excelencia!!」

Putina me abrazó mientras gritaba de emoción.

Acaricié la cabeza de Putina. No sabía su edad real ya que era una chica lobo.

Putina se asemejaba bastante a una chica humana por ahora. Cuando me pidió los caramelos, su apariencia fue la de una inocente [loli]chica. Qué linda.

Gracias a los caramelos, asumí que tenía un enemigo menos de qué preocuparme.

Los demonios de bajo rango no tenían mucha hostilidad hacia a mí. O más bien, temían a la raza Daemon, la de mayor rango.

Esa podría ser la razón por la que se abrieron fácilmente hacia a mí cuando los traté amablemente.

「¡¡Oh, cierto!! ¿Podría ir con usted cuando haga los caramelos? ¡¡Déjeme ayudarle, Su Excelencia!!」

Putina me sonrió.

「¿En serio está bien? Es una General del Ejército del Rey Demonio. ¿No será un problema para usted si deja su puesto?」

A pesar de su posición, ella estaba por debajo de los Cuatro Reyes Celestiales. Sería malo si dejara Nargol.

「Bueno… creo que entonces no puedo. No seamos tan formales con nosotros.」

Putina sonrió de nuevo. Pero realmente no podía dejarla venir ya que no tenía permiso de dejar su puesto.

Mientras estaba pensando la mejor manera de rechazar su petición, sentí que alguien se nos acercó.

「Por favor espera, General Putina. Su Excelencia está en preocupado por tu solicitud de acompañarlo.」

Era la Elfa Oscura. No podía encontrar un área segura para mirarla ya que vestía una armadura negra en forma de bikini.

Era la General del Ejército de Espectros, Shirley. Ella es una de los Ocho Generales Demonio de la raza de los Elfos Oscuros.

Los Elfos Oscuros nacieron de una elfa que se enamoró de un varón Daemon. La elfa persiguió a su amado hasta Nargol y vivió en este lugar desde entonces, dando a luz a una nueva raza.

Se teorizó que el color índigo oscuro de la piel de los Elfos Oscuros era la influencia de la sangre Daemon circulando por sus venas.

Como originalmente son elfos, ellos también podían manipular a los espíritus.

Pero, de acuerdo con ellos, los espíritus no cooperaron del todo cuando Reiji y el resto atacaron Nargol. Habían sido completamente inútiles en la batalla previa.

Probablemente los espíritus no atacaron a los intrusos debido a la presencia de una poderosa usuaria de espíritus que estaba en el grupo de Reiji.

Al igual que Putina, Shirley también me ayudó a asegurar alimento para Regena y su familia.

Los Elfos Oscuros son los supervisores de los árboles frutales y jardines vegetales del Rey Demonio. Recibí toneladas de vegetales y fruta de Shirley.

En ese entonces, estaba tan emocionado que cociné algunos platillos con lo que había traído Shirley. Descubrí que los Elfos Oscuros les entusiasmaba probar nuevas cosas.

Estamos en buenos términos gracias a eso.

「¡¡Shirley!! ¡¿No te das cuenta de que obstruyes mi relación con Su Excelencia?!」

Putina intimidó a Shirley luego de que se separara de mí. Tenía una abrumadora ventaja en términos de experiencia en combate.

La cara de Shirley se arrugó al escuchar la amenaza de Putina.

「No lo hago, General Putina… Somos las Generales del ejército de Su Majestad. Puede que recibamos un duro recordatorio de Runfeld-sama si actuamos bajo nuestra propia conveniencia.」

Putina detuvo sus amenazas en cuanto Shirley mencionó el nombre de Runfeld.

「Uuh… Tienes razón. Run-sama es aterrador.」

Putina se estaba asustando con solo pensar en Runfeld. Viendo qué tan asustada estaba hizo que simpatizara con Runfeld.

Todo lo que hizo fue elevar la disciplina por el bien del ejército del Rey Demonio. Definitivamente no era una mala persona. Sólo era aterrador.

「Por lo tanto, ¿qué opina acerca de tomar a nuestras subordinadas, Su Excelencia? Pienso que nuestras chicas serán definitivamente útiles para las actividades nocturnas de Su Excelencia.」

Shirley se inclinó mientras dijo eso. ¿Por qué enfatizó las actividades nocturnas? No pude evitar retorcerme por dentro.

Pero eso significaría problemas. Un General actuando por su cuenta definitivamente era malo, pero un General cediendo a las demandas de sus subordinados tampoco era bueno.

Guno y las demás caballeras seguramente harían un alboroto por este asunto.

No podía tomar al subordinado directo de Su Majestad. Las cosas se convertirían en una disputa una vez que recibiera a esas Elfas Oscuras.

El problema yacía en cómo rechazar la oferta de la General Shirley.

「¿No es una propuesta interesante, Su Excelencia?」

Shirley ya se estaba inclinando más cerca de mí mientras seguía pensando en cómo rechazar su oferta.

「¡¡WOAH!! ¡¡General Shirley!! 」

「¡¡Hey, Shirley!! ¿No te das cuenta de que molestas a Su Excelencia?」

Putina también se acercó y me abrazó.

Mierda. Ya estaba en un apuro. Quería sonreír cuando Putina me abrazó, pero Shirley era aterradora. Para ser exactos, sus tetas y trasero.

¡CÁLMATE――! ¡CÁLMATE――! ¡POR FAVOR CÁLMATE, OH FEROZ DRAGÓN DENTRO DE MÍ―!

Estaba contando desesperadamente números primos en mi cabeza: 4, 6, 8, 1—- Mierda, esos no son números primos.

「Oigan, ¿qué están haciendo ahí?」

Alguien nos llamó en medio de esta situación difícil.

「¡¡FELTON!! ¡¡Guede!! 」

「¡¡General Felton!! ¡¡General Guede!! 」

Putina y Shirley se separaron de mí en cuanto vieron a esos dos acercándosenos.

Quienes nos llamaron fueron el General Demonio Celestial Felton y El General Demonio Abisal Guede.

「Parece que ustedes estaban en medio de un coqueteo, ya veo. ¿Me permitirían unirme también?」

Felton le sonrió a Shirley y a Putina mientras les hablaba, pero sus ojos no sonreían del todo. Supongo que Felton siempre es así.

Nunca sonreía verdaderamente desde el fondo de su corazón, a pesar de esbozar una sonrisa en su rostro.

Felton era un varón de la raza Kale. Son una raza de Demonio menor al mismo nivel que las razas Imp y Empusa.

Dos alas gigantes negras de murciélago salían de su espalda y dos cuernos en su frente. La figura era más cercana a la descripción del Diablo de la Tierra.

Felton era un guerrero adepto en la magia. Vestía una túnica vampiresca y mantenía su espada en su cintura.

Sus subordinados estaban compuestos de demonios menores. También es el líder de los Ocho Generales Demonio.

Durante la batalla contra Reiji, fungió como el segundo al mando de Runfeld. También fue él quien cargó al herido Runfeld de vuelta al castillo del Rey Demonio.

Durante ese entonces, sus subordinados fueron aniquilados mientras intentaban retener a Reiji y al resto. Pero gracias al sacrificio de sus subordinados, la Orden de los Caballeros Oscuros evitó la destrucción.

Guede, quien vino junto a él, era un miembro de la raza Kale, el General de los No Muertos.

Él quien destacaba en Nigromancia se convirtió a sí mismo en un no muerto para tener mejor dominio de su propio poder. Su cuerpo estaba envuelto de pies a cabeza y debajo de él, sólo había una neblina como sombra.

Los ataques físicos no funcionaban en él, pero la persona misma era bastante frágil. Fue el quien lideró a más de un millón de no muertos, el ejército más grande entre los Ocho Generales Demonio.

Y aun así, ese ejército fue aniquilado por Reiji en un segundo. Guede mismo fue casi asesinado permanentemente por Reiji do no haber sido por Modes que usó su magia para revivir al General.

Como eran originalmente de la misma raza, Guede se movía seguido junto a Felton.

「General Putina, General Shirley. ¿No piensan que sus acciones molestan a Su Excelencia? Creo que es mejor si se hacen a un lado cuando las cosas alcanzan este punto.」

Felton les sonrió.

「Como Su Excelencia tiene sus propios asuntos, ¿qué tal si en cambio yo les hago compañía?」

Felton se estaba acercando a Putina y Shirley, el cual hizo que ambas mostraran una expresión desagradable.

「Gugugu, entiendo. Hablemos de este asunto después.」

「…. Igualmente.」

Putina y Shirley se alejaron como si intentaran escapar de este lugar.

Felton siempre tenía una mirada aterradora en su rostro. Su sonrisa básicamente aumentaba su espanto. Por esta razón, muchas personas huían de él.

Pero cuando intenté hablar con él, fue sorprendentemente agradable hablarle. Siento que tomaba el rol de tipo malo a propósito para mantener el orden dentro del ejército del Rey Demonio.

「Muchísimas gracias, General Felton.」

Me incliné a Felton.

「Ni lo mencione. Realmente no hice nada en este caso. No obstante, sí que estaba en aprietos, Su Excelencia.」

「Sí. Agradezco que haya mostrado caridad hacia a mí, pero…」

Pero tratar de seguirme por su propia conveniencia estaba destinado a crear problemas.

En primer lugar, quería llevarme bien con ellos más que vivir rodeado por enemigos en todos lados.

Me alegraba su caridad, pero tal acto era insignificante si sólo causaba problemas para aquellos que se hacían cargo de su trabajo negligido.

Y aquellos que tuvieran que hacerse cargo del trabajo de su General terminarían odiándome también. No fui muy optimista en intentar amistar a todos. quería al menos evitar disputas mayores con los demás.

Por esta razón, estaba muy agradecido por la ayuda de Felton.

Y Felton era también uno de los pocos de la Raza Demonio que no me odiaban. Guede, quien estaba de pie a su lado, no parecía tener la misma impresión de mí, pero no fue tan hostil como Ulbard.

Tal vez sospechar de la buena voluntad de Felton hacia a mí era grosero, considerando su propia muestra de amabilidad, por lo que acepté sus acciones como un acto de pura buena voluntad hacia a mí.

「Si Su Excelencia necesita ayuda, siempre estaré listo para asistirle.」

「Muchas gracias, General Felton. Debo retirarme.」

Me incliné a Felton mientras hablé, y luego giré para irme.

Había tantos tipos de personas en el Ejército del Rey demonio. Y yo no era el tipo de persona que era amada por todas. Pero no traicionaría a nadie que mostrara su buena voluntad hacia a mí. Les ayudaría tanto como pudiera.

Es por eso que me embarqué en un viaje para salvar a Nut.

Rey Demonio Celestial, Felton

「Qué raro de ti hacer eso, Felton. 」

「¿De qué estás hablando, Guede? 」

「El asunto de Su Excelencia Diehart, por supuesto. Entre nosotros, ¿no eras tú quien catalogaba a Su Excelencia como peligroso? Y hete aquí, preocupándote por él. ¿Qué sucede?」

Reí ante la pregunta de Guede.

「Su Excelencia es quien derrotó al Héroe de la Luz, a quien nosotros fallamos en derrotar. También es una persona a la que Su Majestad le tiene confianza. Es natural para mí preocuparme por él.」

「¿En verdad lo consideras? Siento que tienes otra razón.」

Realmente no podía engañar a Guede. Sólo debería decirle la verdad.

「Guede… La situación actual de Su Excelencia es similar al de Su Majestad cuando estaba en Elios.」

Guede inclinó su cabeza, confundido.

「¿Similar a… Su Majestad? ¿A qué te refieres?」

「Por favor piensa en ello, Guede. Hace tiempo, cuando él todavía vivía en Elios, Su Majestad fue considerado como un ser peligroso por los Dioses de Elios. Aun cuando Su Majestad fue su salvador. ¿No crees que la situación de Su Majestad de aquel entonces y la situación actual de Su Excelencia son semejantes? 」

Aún me siento furioso cada vez que recuerdo eso. Cómo se atreven esos Dioses de mierda de Elios tratar a Su Majestad, quien salvó sus culos, como una molestia.

Además, llegaron a desterrar a Su Majestad de Elios. Imperdonable.

Me aseguraré de hacer que esos sujetos experimenten el mismo dolor que sintió Su Majestad. Y el poder de Su Excelencia era necesario para cumplirlo.

Es por eso que acepté a Su Excelencia como el aliado de Su Majestad.

Era una tonto, hacerlo un enemigo sólo por estúpida envidia. Le expliqué mi razonamiento a Guede.

「Ya veo…」

「Es correcto, Guede. Y hablando de esos molestos Dioses de Elios, incluso enviaron a ese molesto Héroe. ¿Qué demonios intentan hacerle esos idiotas a Su Majestad? Sólo porque le dijeron al Héroe que Su Majestad es peligroso… Y fue sólo gracias a los esfuerzos de Su Excelencia que nada peligroso le ocurrió a Su Majestad. Su Excelencia misma está construyendo una buena relación con Su Majestad. Es por eso que deberíamos evitar hacerlo nuestro enemigo.」

「Ya veo. Con que esa es la razón por la que te preocupas por Su Excelencia…」

Asentí. Puede que Su Majestad piense lo mismo. Tal vez podía ver que su propia experiencia en Elios es semejante a la situación actual de Su Excelencia Diehart.

「Eso es correcto, Guede. No debemos dejar que Su Excelencia sufra de la misma experiencia que Su Majestad. No deberíamos cometer el mismo error que esos tontos de Elios.」

Sí. No éramos como esos Dioses de Elios, existencias que deberían ser erradicadas por su propia estupidez.

「Uhm, entiendo tu consideración. Por cierto, Felton. ¿Vas a meterte con esos humanos de nuevo?」

「Por supuesto, Guede. Puede que Su Majestad no desee tener nada que ver con esos tontos de Elios, pero soy diferente. No estaré satisfecho a menos que atormente a sus preciados humanos.」

Desconocido para Su Majestad, escabullí secretamente algunos de mis subordinados a asentamientos humanos. Naturalmente era para atormentar a esos humanos.

Cosas como manipular al rey de un país para hacer que los ciudadanos en su país sufran o envenenar a sus propios ciudadanos.

No podía hacerlo abiertamente porque mantuve esto como un secreto de Su Majestad.

Esos tipos de Elios querían que los humanos prosperaran. Daría lo mejor de mí para prevenir que alcancen su objetivo, porque Su Majestad es el sucesor digno de este mundo. Pronto, llegaría el momento en que nosotros destruyamos a esos bastardos de Elios.

Sonreí desde el fondo de mi corazón cuando pensé en ese futuro.

Reina de la Oscuridad, Mona.

「Ya veo, Zeph. Guno falló en su misión…」

「Mis más grandes disculpas, Mona-sama. Parece que Guno se convirtió en la esclava de Su Excelencia Diehart. Ya no es más útil para usted, Mona-sama. Este asunto es completamente mi culpa. Por favor castígueme por mi fracaso.」

Zephyr de los Cuatro Reyes Celestiales me informó mientras inclinó su cabeza.

Mi plan fue anticipado por Diehart.

Mir orden para Guno y sus subordinadas fue encontrar la debilidad de Diehart. Porque no importa qué tan poderoso sea alguien, seguramente tendrán una debilidad.

Y con eso, podría lidiar con él rápidamente si se convierte en el enemigo de Modes-sama.

A pesar de eso, hizo su movida más rápido que yo y convirtió a Guno y las otras en sus esclavas.

Fueron transformadas en sus esclavas leales un día después de enviarlas a espiarlo.

「Cielos, incluso si son parte de la Raza Demonio… Al final, sólo son mujeres. Qué montón más inútil.」

Zeph tembló una vez que dije esas palabras.

Miré a Zeph con una mirada fría y penetrante.

Ese montón de perras buenas para nada deberían morir.

Siendo franca, quería castigar a Zeph por su fracaso. Pero Zephy es una preciada subordinada dada a mí por Modes para protegerme.

Tenía que preguntarle a Modes-sama si podía castigarla. El único problema es que no puedo encontrar ninguna razón para hacerlo.

「Bueno, déjalas ser. Puedes retirarte, Zeph.」

Zeph dejó la habitación luego de postrarse ante mí.

Esas Daemons fueron inútiles.

¿Qué debería hacer ahora? Ese hombre era peligroso. Esclavizó a esas Daemons en un solo día.

Temblé de sólo pensar el día en que ese hombre se convierta en nuestro enemigo. Si eso ocurriera, mi querido Modes-sama sería puesto en peligro real y letal.

Todavía seguía tranquilo, pero quién sabe lo que ocurra en el futuro.

Aún si mi miedo se vuelve realidad, definitivamente protegeré a Modes-sama.

Mi ser existe sólo para Modes-sama.