Z no Jikan V1 C1

Modo nocturno

Capítulo 1: Lazo FamiliaZ

Hiroaki Dewa, a su servicio.

Mi apellido, por ser bastante único, tendía a dejar una impresión duradera en la gente. A veces me pedían que lo escribiera y *bam!* le daban un doble revés. No es que mi nombre me haya beneficiado de manera tangible.

Especialmente no en el campo de batalla.

Allí estaba yo, solo, abriéndome camino a través de decrépitos rascacielos, sin nada más que mi fiel SCAR-H a mi lado.

Una grieta gigante corría por el suelo, desgarrando la tierra como una herida abierta. Entre los restos había una grúa en pleno funcionamiento; parecía rogar a alguien que la quitara de la destrucción circundante antes de que se la tragara entera. Las calles estaban llenas de escombros y coches volcados.

Poderosas estructuras que una vez habían besado los cielos eran ahora montones irregulares de hierro y escombros; los coches que habían llevado a sus conductores a través de lo grueso y lo fino estaban vacíos y sin vida. Ambos estaban llenos de los fragmentos rotos de su antigua utilidad y era una visión terriblemente solitaria.

Había muerte, destrucción, caos hasta donde el ojo podía ver.

Pero en medio de todo eso, había un rayo de vida que brillaba como el sol.

Disparos, explosiones y gritos apasionados devolvieron la vida a la desolada calle y dieron a los coches volcados un nuevo propósito como cubierta improvisada. Intentar contar cada bala individual entre el enjambre hubiera sido un error, pero basta con decir que los vehículos cumplieron su propósito.

Así que sí, como estaba diciendo… los nombres no tenían sentido aquí.

Los nombres en clave, por otro lado, estaban muy extendidos. Me llamaban ‘Sabueso 9’. Si intentaras usar tu verdadero nombre en serio por un día, estarías tirado en una zanja al anochecer.

Me posicioné contra un vehículo blindado y puse el interruptor de seguridad de mi arma en ‘off’. Luego saqué un espejo de bolsillo para examinar el área.

[¿Huh?]

En el momento en que abrí esa protuberancia, un punto rojo comenzó a deslizarse por mi cuerpo.

Un láser! Esto es malo; tiene la mira puesta en mí. Definitivamente tiene un dedo presionando el gatillo.

Rodé fuera de la vista hasta un montón de escombros cercano. Las chispas salieron volando del cuerpo del auto y luego un disparo sonó en la distancia.

A juzgar por el tiempo que tardó el sonido en alcanzarme, el disparo debió ser hecho desde al menos 400 metros de distancia. Un francotirador, sin duda.

[No está mal.] — dije.

Habían pasado menos de cinco minutos desde que pisé el campo de batalla. Todos los medios de comunicación estaban actualmente bloqueados por interferencias electromagnéticas; las señales GPS no eran una excepción.

A pesar de todo eso, este buen tirador había sido capaz de verme y señalarme como un enemigo en este caótico campo de batalla como si fuera un juego de niños. Su experiencia y su rápida capacidad de decisión eran incuestionables.

Lo que le faltaba eran armas decentes y una pizca de suerte.

Si no hubiera sido por la mira láser, podría haberme dado el tiro de gracia… si yo fuera carne fresca (novato), claro está.

[Pero no lo suficientemente bueno.] —  rompí con una sonrisa maliciosa.

Predicamentos como este fueron precisamente los motivos por los que opté por la SCAR-H en lugar de la SCAR-L, a pesar de que este último es más ligero y tiene un tamaño de cargador superior. Habría escupido un dineral para equipar al pequeño bribón con una mira óptica de última generación. ¿Por qué se preguntarán? Bueno, la SCAR-H estaba adaptada para cartuchos de 7,62 mm, lo que le permitió alcanzar un rango de disparo efectivo de más de 700 metros con la variación de cañón estándar, más que suficiente para lidiar con un molesto francotirador en mi espalda.

Para ser un mercenario, tenías que ser un experto en todo, un maestro de todo.

[Nos vemos en el infierno!]

Puse el selector en automático, planté el arma firmemente contra un pequeño hueco en los escombros, mantuve la boca del cañón para minimizar el retroceso y disparé como si no hubiera un mañana.

Un camión lleno de casquillos vacíos más tarde, pude ver una figura borrosa cayendo en picada hacia su destino en la distancia.

[La próxima vez, intenta poner tu vida en ello… y lo mismo va para ustedes también!] — giré mi fiel SCAR-H y lancé una granada del MK 13 EGLM que había montado bajo el barril.

Pensaron que era seguro asomarse porque no tenía medios para tomar represalias, pero les ocurrió otra cosa.

La granada de 40mm emergió con un fuerte golpe, un sonido cómicamente fuera de lugar entre todas las grietas agudas de los rifles de asalto. Lenta pero seguramente, se elevó hasta el escondite del enemigo.

[Actualicen sus algoritmos y vuelvan a intentarlo, idiotas.]

[Oh, Dios!]

Después de agraciarme con un grito extrañamente realista, se pusieron a cubierto sin darse cuenta de lo inútil que fue este movimiento. Los lanzagranadas no requerían una línea de visión directa, así que todo lo que estos chicos podían hacer era mirar fijamente a la nade mientras volaba sobre su cubierta y detonaba justo en medio de ella.

[No es nada personal.] — dije, sonriendo aún más mientras los soldados enemigos volaban por los aires.

No era realmente satisfactorio hablar mal de los NPS (Soldado No Jugador), aunque se podía hacer por el bien de la inmersión. Los NPS se convirtieron en una serie de unos y ceros al morir, así que era fácil distinguirlos de los jugadores habituales.

[Tío, tienes que estar bromeando.] — murmuré, cambiando el cargador vacío — [¿Son todos NPS? Eso debe significar que el francotirador de antes también lo era.]

En ese momento, una pista de música comenzó a sonar, señalando el final de la simulación.

[Espera, ¿Eso es todo? Acabo de llegar hace unos minutos, ¿Qué pasa?]

Nadie estaba cerca para responder a mis quejas.

La ciudad devastada por la batalla cayó instantáneamente, transformándose sin problemas en una monótona sala de control. Además de las cincuenta y tantas sillas plegables, la sala era completamente estéril. El sorprendente vacío le dio una vibración de otro mundo. Estaba limpia, claro, pero esa esterilidad la hacía aún más sofocante. Personalmente lo encontré un poco encantador, sin embargo.

Una voz robótica resonó por toda la habitación.

[La simulación de combate ha sido completada. Aquí están los resultados.]

La enorme pantalla montada en la pared mostraba varias estadísticas notables: daño tomado, precisión, gasto de munición, tiempo de juego y la puntuación total, que se calculó juntando las cuatro variables iniciales.

En circunstancias normales, el puntaje total de cada uno se publicaría en una tabla de clasificación y se compararía con otros jugadores de la competencia.

 

[1er lugar: Sabueso 9]

[2º lugar: — ]

[3er lugar: — ]

 

Pero estas no fueron circunstancias normales.

[¿Está muriendo el juego o qué? Seguro se siente así en estos días.] — le pregunté al discreto personaje que estaba al lado de la pared.

[Has sido el único jugador activo en estos últimos cinco días, Sabueso 9.] — respondió. Esta era Raven, una asistente IA cuya apariencia era asquerosamente dulce; tenía un hermoso cabello rubio recogido en una cola de caballo y unos brillantes ojos azul marino.

Raven fue un PNJ clave en el juego VRFPS Field Battle. Se encargaba de los recambios de munición, los arreglos de las unidades, los avisos de recompensa, los consejos, trucos y mucho más. Lo hizo todo y lo hizo bien.

El propósito expreso de su diseño era equipar a Field Battle con su propio personaje mascota original. Puede que no fuera el personaje más singular que existe, pero se las arregló para llamar la atención. De hecho, estaba bastante seguro de que se estaba trabajando en una figura de tamaño real de ella, según un anuncio bastante reciente hecho por — Whoops, me estoy desviando demasiado del tema.

[Me estás tomando el pelo. Tienes que estarlo haciendo.]

[Míralo de esta manera: eres oficialmente el mejor jugador de esta semana.] — dijo con una gran sonrisa — [Permíteme felicitarte.]

[Aw, caramba. No podría haberlo hecho sin ti. Espera un segundo, ¿No significa eso que este juego está oficialmente muerto?]

Por un breve momento, Field Battle había estado de moda. El número de jugadores no bajaría de 100.000 ni siquiera fuera de las horas punta… y, sin embargo, aquí estaba yo, completamente solo. Concedido, el juego había sido filtrado de jugadores por las franquicias competidoras durante un tiempo y los deslucidos parches ciertamente no habían ayudado. Aun así, me maravillé de cómo los poderosos habían caído.

[No es sólo Field Battle; todo el género FPS está en las últimas.] — he limpiado el aire, subiendo un montón de ventanas. Compañía Paramilitar, Camisa de fuerza, Crack Hound, El malabarista, Zona de los Serafines… Todo, desde los juegos FPS futuristas hasta los de temática de la Segunda Guerra Mundial, estaba efectivamente muerto. Había habido una evidente tendencia a la baja en las bases de usuarios de todo el mundo.

Intenté buscar en mi lista de amigos. No lo sabrías, ninguno de ellos había estado en línea en los últimos cinco días. Para ser justos, el número total de mis amigos estaba justo por encima de la marca de dos dígitos, pero todos eran jugadores VR empedernidos que fácilmente sacrificaban necesidades básicas como comer o ir al baño sólo para dedicarle un poco más de tiempo de juego a su día. No creí ni por un segundo que estas mismas personas hubieran podido resistirse a disfrutar de su pasatiempo favorito durante días.

[¿Cómo? Quiero decir, no era que los usuarios abandonaran tan rápido.]

[Lo suficiente como para dar un buen susto a los desarrolladores del juego, eso es seguro.]

Estoy seguro de que aprecian que me digas esto, pensé.

[Aun así, un juego tan grande como Field Battle no muere así como así.]

[Tal vez sí, tal vez no. ¿Quién sabe?]

[Es culpa de los desarrolladores, ¿No? Tiene que serlo.]

En ese caso, ¿No migrarían los usuarios a un FPS diferente con mejores desarrolladores?

[Ya han pasado las horas punta y todo eso, pero nunca ha estado tan vacío.]

[Quién sabe.] — repitió Raven.

Menos mal que la IA de Raven se deteriora cuando necesito respuestas.

[Bueno, soy un lobo solitario de corazón. Acercarme a otras personas me haría débil.]

Dejando a un lado la melancolía, me hubiera gustado tener a un jugador humano de cualquier nivel de habilidad por encima de un robot. Había un hueco que los ordenadores no podían llenar.

Raven sonrió y asintió.

¿Y ahora qué?

Me encogí de hombros de manera exagerada, me atrevo a decir que fue teatral, cuando de repente…

[No tu otra vez!]

Mi estómago acababa de darse a conocer con un intenso gruñido, destruyendo totalmente el estado de ánimo.

Supongo que no puedo culparte por hacer lo que te hicieron hacer, amiguito. Es una pena que los canceladores de ruido no funcionen con este tipo de sonidos.

[Me voy.]

[Como quieras.] — Raven se inclinó — [La mejor de las suertes, Hiroaki.]

[Tú también… Espera, ¿Qué acabas d—?]

Antes de que pudiera obtener una respuesta, mi pantalla se volvió negra.

[¿De qué se trataba todo eso?]

¿Acaba de mezclar sus líneas?

‘La mejor de las suertes’ era la línea de voz que se usaba cuando un jugador era lanzado al campo de batalla directamente desde la sala de control. Tiene sentido en el contexto dado, pero no tanto fuera de él, especialmente no para cerrar sesión.

También se dirigió a mí por mi nombre real, a menos que la haya escuchado mal. Los jugadores debían proporcionar su nombre y apellido, dirección, información de tarjeta de crédito y números de teléfono para completar el proceso de registro — en caso de microtransacciones, por supuesto — por lo que los desarrolladores obviamente tenían mi nombre almacenado en algún lugar. Pero el hecho de que Raven, un NPC, lo dijera en voz alta sólo podía significar una cosa…

Mi estómago reanudó sus protestas, descarrilando mi tren de pensamiento.

[Está bien, está bien, recibí el mensaje.]

Preguntare a Raven sobre ello la próxima vez que logee. No es como si fuera una cuestión de vida o muerte o algo así.

[Necesito comer algo.] — murmuré mientras me quitaba el casco VR.

Inmediatamente fui recibido por nada menos que mi mayor enemigo: la realidad.

Ahí estaba yo, en mi habitación de seis tatamis. Aparte de la plataforma VR justo en el medio de la habitación, había poco que valiera la pena notar… sólo algunos muebles baratos y mucha basura.

[Podría jurar que me quedaban algunos bocadillos por aquí en alguna parte.] — puse el mando de mi arma en la cama. Era una réplica perfecta de la SCAR-H, hecha con una atención meticulosa a los detalles para que se viera y se sintiera como la verdadera. Después de eso, me quité los zapatos VR y salí de la plataforma.

Mi mano instintivamente alcanzó el interior de la bolsa de patatas fritas de la mesa… pero, para mi disgusto, estaba vacía.

[Debí haber dormido un poco.]

Sí, ¿Quién hubiera pensado que pasar la noche en vela podría tener consecuencias más adelante?

Lo que empeoró las cosas fue lo agotadores que eran estos juegos VR. Cada movimiento requería una entrada manual y el pesado controlador hecho a medida no ayudaba. Era natural tener hambre después de una larga sesión.

Dicho esto…

[Esa bazofia que han estado tratando de hacer pasar por comida últimamente no es apta para el consumo humano.]

A decir verdad, no había tenido una comida decente en casi una semana y mi stock de bocadillos se estaba agotando.

[Todavía tengo pesadillas cuando pienso en el ayer o el anteayer.]

El maltrato de mi familia hacia mí, el hijo mayor, no era nada nuevo. Todo comenzó cuando dejé la preparatoria a mitad de mi primer año. Por brevedad, digamos que no era para mí.

De todos modos, tenía mucho tiempo libre, así que para mantenerme ocupado me propuse dominar las tablas de clasificación de Field Battle durante un año entero. Una hazaña así me haría famoso y luego me subiría a ese tren de publicidad para debutar en mi carrera como jugador profesional. Graduarme de la preparatoria, entrar en una universidad decente, buscar trabajo… Conseguiría dejar atrás todas esas cosas aburridas. La vida de freelance vino con las ventajas de trabajar desde casa y, mejor aún, sin política de oficina.

Era perfecto… Excepto por el hecho de que mi familia no estaba exactamente de acuerdo con la idea. Fingían mostrar a su pobre hijo amor y apoyo al principio, pero cuando se dieron cuenta de que iba en serio, se les empezó a notar el verdadero color. No fue nada demasiado grave, al principio, pero sólo empeoró día a día hasta que oficialmente pasó de la negligencia casual al acoso selectivo hace poco tiempo.

Sólo salía de la santidad de mi habitación para ir al baño o tomar una ducha de medianoche. La ducha y el baño estaban en el segundo piso, así que afortunadamente no tuve que bajar al primer piso en más de un mes. Debo mencionar, sin embargo, que la cocina estaba allí abajo.

Los miembros de mi familia colocaron las raciones de comida en la puerta de mi cuarto y todo era estupendo hasta hace dos días, cuando mi comida se estropeó.

Aunque habría estado dispuesto a hacer la vista gorda si el arroz hubiera pasado un poco de su fecha de caducidad, algo sobre el hedor pútrido me había dicho que no era así. Para estar seguro, había metido mi dedo en los granos pegados a él como el pegamento.

Aprecié cómo lo habían colocado en su mejor vajilla. Un maravilloso gesto pasivo-agresivo.

¿Dejaron a propósito un montón de arroz y dejaron que recogiera tanta humedad como fuera posible? ¿O lo hirvieron y lo dejaron reposar durante días? De cualquier manera, admirable dedicación de su parte.

Si lo hubiera querido, podría haber bajado y dar un ataque, pero se esforzaron tanto por fastidiarme que casi me habría sentido mal por hacerlo. En vez de eso, lo tiré en una bolsa de basura y seguí fingiendo que no existía. Me preguntaba si esta era su idea de la guerra de desgaste.

[¿Cuál es el problema de todos modos? Sólo estoy tomando un pequeño descanso de todo esto.]

Tenía toda mi vida por delante, así que, ¿Qué importaba si me tomaba un año o dos para hacer un muy necesario autodescubrimiento?

Por otro lado, tienes a esos temibles normis que pueden hacer lo que quieran. Duermen o juegan con el móvil en clase o se saltan la clase para hacerlo cuando y donde sea: el baño, la enfermería, el almacén del gimnasio, donde sea. Sólo una fracción de estas personas se toman en serio sus tareas escolares.

Yo, por otro lado, nunca hice ninguna de esas cosas. Pero sólo porque soy un adicto al FPS, de alguna manera valgo menos que ellos a los ojos de la sociedad… A diferencia de esos tipos, yo tengo metas en la vida que me hacen ganar dinero. Además de todo eso, la experiencia en el VRFPS básicamente se duplica con el servicio militar, así que también estoy haciendo esto por el bien de mi país.

Bueno, me estoy exaltando demasiado; debería dejarlo.

[¿Quiénes se creen que son para tratarme como una completa basura?]

Estar hambriento no es una broma.

En un ataque de rabia, tomé una botella de plástico y la lancé tan fuerte como pude contra mi uniforme escolar, que estaba colgado en la pared desde que lo dejé.

Una nube de polvo estalló por el impacto y me agarró un violento ataque de tos. Rápidamente me acerqué y abrí la ventana de par en par para tomar un poco de aire fresco.

[Maldita sea!]

Si la vida fuera un juego, el sistema desequilibrado lo haría totalmente imposible de jugar.

La actitud general de la gente hacia los gamer como yo estaba invariablemente basada en el desdén. Ni mis compañeros de clase ni mi familia eran excepciones; todos pensaban que yo estaba mal de la cabeza y se sentían lo suficientemente justificados en esta creencia como para decirlo en voz alta.

[¿Cómo se atreven a meterme en un juego sucio de móvil?] — refunfuñé, volviéndome hacia la plataforma VR.

No importaba cuán ‘falsa’ fuera la realidad virtual, no cambiaba el hecho de que cada movimiento del juego tenía que ser introducido por el usuario sin ayuda externa.

La réplica de la SCAR-H venía con contrapesos, que simulaban con precisión el retroceso que obtendrías en la realidad. Además del hecho de que todo era virtual, no había ninguna diferencia real entre Field Battle y una zona de guerra real.

[Miren este cuerpo perfectamente cincelado. Puede que no les guste, pero así es como se ve el rendimiento máximo.]

La réplica de la SCAR-H pesaba más de cinco kilogramos. Si añadimos el peso de todos los cargadores de reserva y mi arma de elección — la HK VP9 — básicamente estaba haciendo un ejercicio de cuerpo entero cada vez que me subía a la plataforma.

[A diferencia de esos asquerosos NEET con sobrepeso que se atiborran de papas fritas y pizza todo el día, nosotros los jugadores VR, somos una fuerza a tener en cuenta!]

Ignoremos el hecho de que básicamente he estado sobreviviendo con nada más que frituras estos últimos días.

[Ya es suficiente. Ya era hora de que les diera un escarmiento. Podríamos haber resuelto esto como adultos, pero nooo, sólo tenían que tirar de la tarjeta de desgaste, ¿No?]

Miré el reloj. Eran las 7:00 a.m. La hora del desayuno.

Mis padres e incluso mi hermano menor, eran personas muy tensas, por decir algo. Uno pensaría que eran NPCs corriendo en un guion con lo quisquillosos que eran acerca de desayunar exactamente a las siete en punto.

Más o menos a la misma hora, mi madre saca a relucir mi ración de comida, como si me atreviera a enfrentarme a ella.

¿Qué tal si esta vez abro la puerta y grito un poco para asustarla? Le sirves a un hombre comida no apta para perros y te mereces lo que te pase. ¿Qué más puedo decir?

Ahora que ya estaba entusiasmado, puse mi oreja contra la puerta y escuché con atención. Podía oír pasos subiendo las escaleras.

Ya está. Todo según el plan.

Se estaba acercando más y más. Pronto pude percibir el sonido distintivo del tintineo de los cubiertos. No había duda — mamá me traía el desayuno.

Espera… Espera… Ahora!

[Si crees que voy a soportar esto una vez más, te espera otra cosa!] — grité, abriendo la puerta a empujones.

Ahora que lo pienso, hace un mes que no interactúo con mi madre. Pero hey, ese es el costo de trabajar para lograr mi sueño.

[Te haré saber que… que… ¿Huh?]

Mi diatriba murió en mi garganta. Había algo ligeramente rasguñado que — notablemente, se desprendía de ella.

[Um, ¿Te sientes bien?] — le dije inmediatamente.

Mamá siempre tuvo una tez pálida, pero su piel nunca había sido tan pálida; parecía casi translúcida. Sus ojos eran vidriosos y desenfocados. El área alrededor de su ojo izquierdo también estaba horriblemente hinchada. No podría decir si era pus o sangre, pero algo estaba supurando de la herida y en su cuello y delantal. Debe haber estado sucediendo por un tiempo, porque la mancha era grande y pútrida.

Todo lo todavía podría atribuir a la coincidencia. Pero no terminó ahí.

Me quedé mirando su cuello venoso. Por mucho que me hubiera gustado fingir que no lo veía, su piel había empezado a despegarse en la garganta, revelando una intrincada red de hipodermis ensangrentada debajo.

Esto no puede ser… No puede ser.

[Ese disfraz de Halloween debe haberte llevado años.]

[Grrrghh…]

Mamá soltó un gruñido y empezó a acercarse a mí con la bandeja.

[Wow, uh, incluso tienes todo el acto de zombi casi a la perfección!]

[GraAAaAgh!]

[De acuerdo, ya puedes parar. No, en serio, por favor, para!] — grite, alejándome de ella.

Ella no se detiene. Que alguien me ayude! Esto no puede estar pasando. Esto no puede estar pasando. Mi querida y dulce madre sólo quiere entregarme la bandeja en persona! Sí, eso es. Eso tiene que ser. ¿A quién estoy engañando? Ella es… Ella es…!

[¿E-Estás enfadada conmigo?]

Hermano, ¿Te escuchas a ti mismo ahora?

[GraAaAAgh!]

[Prometo que seré un buen chico. Empezaré a ir a la preparatoria de nuevo! ¿Eso te hará feliz?]

[GraAAaAgh!]

[Dejaré los juegos, lo juro! Por favor, por el amor de Dios, vuelve a ser mi madre!]

Mis súplicas cayeron en oídos sordos. Ella siguió acercándose sigilosamente, haciendo esos horribles gritos guturales. En pocos momentos, tenía mi espalda presionada contra la pared.

[Retrocede o te arrepentirás!] — grité, agarrando el mando de mi arma.

No hay forma de que esto sea real. Todavía debo estar en el juego.

En el mundo virtual, un solo tirón del gatillo habría sido suficiente para poner fin a este tormento. Pero este no era el mundo virtual, ni tenía un arma real a mi lado. Por muy bien hecha que estuviera la réplica, no podía disparar balas.

Aguanté las lágrimas lo mejor que pude y amenazantemente sostuve la SCAR-H. Ni siquiera se inmutó. Esos ojos lechosos suyos ni siquiera me miraban; miraban a través de mí.

[No te atrevas a acercarte más!]

Aun así, mis lamentables intentos de intimidación no llegaron a ninguna parte.

No podía obligarme a golpear a mi propia madre con un arma de cinco kilos de peso, así que la balanceé sin rumbo en el aire, esperando que se fuera.

No lo hizo. De hecho, se lanzó directamente hacia mí.

Me perdí por un segundo y lo siguiente que supe fue que mi SCAR-H había hecho un contacto sólido con su cráneo, produciendo un golpe húmedo. La bandeja se le cayó de las manos y su contenido descompuesto se esparció por todo el suelo.

[No quise hacerlo, lo juro… ¿Huh?]

Todavía estaba de pie, aunque encorvada con el cuello doblado de forma poco natural hacia un lado. El impacto había dejado la mayor parte de su cuerpo momentáneamente congelado, excepto sus brazos, que parecían capaces de operar por sí mismos. Con una fuerza inhumana, intentaron arrancarme el mando arma de las manos.

[Oh no, no lo harás!] — dije eso mientras me las arreglaba para alejarlo de ella.

Si hubiera sostenido el arma correctamente, mi dedo índice probablemente se habría aplastado contra el gatillo. La fuerza fue así de intensa.

[GraAagh!]

No podía pronunciar otra palabra. El verdadero miedo se llevó mi voz; no hubo gritos, sólo silencio ensordecedor.

Con la mandíbula trastornada, volvió a moverse hacia mí. Le faltaba la mitad de los dientes, mientras que la otra mitad se estaba pudriendo, lo que añadía una capa extra de credibilidad a todo el asunto.

Me van a comer vivo, me van a comer vivo!

Mi respuesta de ‘lucha o huida’ se puso en marcha, diciéndome que escapara. El problema era que no tenía una verdadera ruta de escape. Mamá estaba bloqueando la salida y no tenía ganas de saltar por la ventana de un segundo piso. Teníamos clavos en la parte superior de la valla como medida contra la intrusión. Si yo iba a torcer mi caída, había una posibilidad muy real de que me empalara por accidente.

Todo esto debe ser una gran pesadilla. No hay otra explicación posible. Pero espera, ¿Y si realmente sigo en el mundo virtual? Como si hubiera estado absorto por un nuevo FPS zombi que está de moda. Solo tengo que quitarme el casco y todo volverá a la normalidad.

[GraAaAagh!]

[Aléjate de mí!]

Vacié rápidamente mi bolsa táctica, donde había guardado mi HK VP9 y los cargadores de repuesto, luego se las tiré uno por uno. Una vez que se agotaron, recurrí a tirar libros, botellas de plástico e incluso pedazos de basura más grandes. Fue lo mejor que pude hacer, dadas las circunstancias.

[Aléjate, aléjate, aléjate!]

Una de las botellas de plástico que tiré aún tenía algo de líquido dentro y se esparció por toda mi habitación. Se iba a manchar si no la limpiaba, pero no tuve exactamente el tiempo o la paciencia para hacerlo ahora.

Me he quedado sin munición!

Juego, set, partida… o eso pensaba.

[Oh mierda!]

Vi chispas que salían del enchufe de la pared y me alejé de inmediato. Un segundo después, el cuerpo de mi madre comenzó a convulsionar violentamente.

[Imposible.] — murmuré.

Al examinarla más de cerca, noté que estaba parada en la parte superior de un enchufe empapado en un charco de agua. Se estaba electrocutando.

[GraAA—grggh—aAar—rgh!] — la corriente era tan fuerte, que no podía ni siquiera mantener un rugido apropiado por más de un momento.

El hecho de que estuviera plantada en su lugar no tenía nada que ver con el dolor; la corriente eléctrica que pasaba por su cuerpo le estaba haciendo zapping a su sistema nervioso y la asaltaba con espasmos musculares, impidiéndole moverse voluntariamente.

Unos momentos más tarde, la extensión estalló en llamas.

Este parecía ser el último clavo en el ataúd, ya que justo en ese momento cayó de bruces, desequilibrando la estantería cercana. Bueno, había sido una estantería hace dos años, de todos modos. Desde entonces, se había convertido en mi vertedero para todo tipo de cajas.

[¿Mamá?]

Fue golpeada por todas las cajas mientras se deslizaban de los estantes hasta que todo el mueble cayó con toda su fuerza.

[… ¿Mamá?]

Hubo una salpicadura audible, seguida de silencio.

[Mamá, ¿Estás bien?]

Un charco de sangre gruesa y rancia empezó a salir de debajo de la estantería. Eso realmente hizo que el asunto se centrara.

Ella está muerta. No hay duda de ello. Su cabeza se abrió de par en par. No hay manera de que se recupere de eso. Aun así, se siente mal llamarla ‘muerta’ en primer lugar. Parte de mí se siente como…

[Para empezar, ni siquiera estabas viva.]

Cualquier ser humano normal y en pleno funcionamiento ya habría visitado al médico o al menos se habría abstenido de servir a su propio hijo alimentos descompuestos. Los zombis no solían gruñir en una tormenta, pero tenían esos característicos movimientos de marioneta que parecían un intento de imitar a los humanos reales.

[Todo esto es sólo un mal sueño febril, ¿Verdad?]

No hubo respuesta.

[Si hay alguien ahí fuera, envíen ayuda! Por favor, se los ruego…]

Después de Dios sabe cuánto tiempo, finalmente volví a mis sentidos.

Decidí bajar las escaleras en busca de ayuda.

Aunque pude haber evitado encerrarme en los más profundos recovecos de mi mente, no estaba exactamente estable. Desde la perspectiva de un extraño, no era más que un hikikomori antisocial que había arremetido contra su propia madre por razones innegablemente mezquinas. Nadie iba a devolverla a la vida, así que pedir ayuda sólo conseguiría una cosa: meterme en la cárcel por matricidio. No hace falta decir que no estaba pensando con claridad.

Si hubiera controlado mis facultades mentales, habría notado una pequeña discrepancia: ¿Cómo pasó desapercibida la condición de mamá? Es gracioso ahora que lo pienso, de una manera oscura y retorcida.

[Papá, ¿Eres tú?]

Como mencioné antes, mi familia era un grupo de estirados. Antes de salir a trabajar, papá siempre se tomaba el tiempo de lustrar meticulosamente sus zapatos. Tal vez si el tacaño comprara un nuevo par en lugar de guardar los gastados, no tendría que perder el tiempo haciendo eso.

¿Y no lo sabrías? Ahí estaba, lustrando sus zapatos como cualquier otra mañana…

[Grarrrgh.]

… Excepto por el hecho de que hacía los mismos gruñidos raros de mi madre.

[Tienes que estar bromeando.]

Por suerte, no se fijó en mí. Pasé a hurtadillas junto a él y entré en la sala de estar, donde mi querido hermano menor, Yoshiaki, estaba viendo la TV.

[¿Qué demonios estás haciendo?]

No hay respuesta. No dejaba de reírse y reírse, presumiblemente, de algún programa de comedia.

[Mamá y papá están actuando de forma extraña y tú estás ahí sentado mirando… ¿TV…?] — mi voz se apagó cuando me di cuenta.

No había nada. La pantalla estaba a oscuras, excepto por un pequeño mensaje de ‘no hay señal’ escondido en la esquina.

[En ese caso…] — reuní el coraje para escabullirme detrás de él.

Me asomé por encima de su hombro y noté que sus manos estaban llenas de trozos de carne. Me tomó unos segundos de procesamiento mental para darme cuenta de que eran sobras. Mientras trataba de que mi cabeza procesara todo, noté que el cuello de nuestro Shiba Inu descansaba a sus pies.

[Esto tiene que ser una especie de broma pesada…]

Dicho esto, este tipo de cosas eran de esperar. Con ambos padres afectados, sólo tenía sentido que su hijo en edad de escuela media también hubiera sido víctima.

Decidí dejarlo en paz y me dirigí a la cocina. Tenía la intención de salir de la casa por la puerta trasera. No podía soportar este lugar ni un segundo más. No sabía a dónde ir, pero necesitaba estar en cualquier lugar menos aquí.

[¿De dónde viene ese hedor asqueroso?] — me preguntaba en voz alta mientras mis fosas nasales eran asaltadas por un olor horrible. Su poder me hizo cerrar los ojos por reflejo.

Cuando los abrí de nuevo, vi nuestra cocina profanada. Sangre, trozos de carne y tripas se derramaron por todas partes; ni una sola pulgada del azulejo había tenido la suerte de escapar del caos. El fétido olor que salía del frigorífico abierto estaba un nivel por encima de todo eso. No había ni un solo objeto dentro que no se hubiera estropeado hasta cierto punto.

[Aquí no hay nada.] — me tapé la nariz, entrecerré los ojos y busqué en la habitación cualquier cosa de interés.

Noté un cuchillo de cocina, así que fui y lo tomé. Trozos sueltos de carne cayeron al suelo con un golpe. Lo que supuestamente era un cuchillo de acero inoxidable ahora estaba salpicado de manchas de óxido. Debe haber estado sin lavar durante más de un día. ¿Tres días? ¿Cinco tal vez? No podría decirlo con seguridad.

[Creo que estoy a punto de vomitar…] — antes de tener la oportunidad de hacerlo, escuché a alguien detrás de mí.

[GraAaagh!]

Mierda! Me encontraron!

Me di la vuelta y vi a mi padre y a mi hermano entrando en la cocina, con los brazos extendidos.

¿Quizás sólo quieren darme un gran abrazo por haber salido finalmente de mi habitación? Oh, cómo desearía que ese fuera el caso.

[Quédense atrás o si no!] — apunté el cuchillo en su dirección, pero ellos siguieron viniendo.

Al igual que mi madre no sentían dolor o eran incapaces de procesar el lenguaje, o ambas cosas. De cualquier manera, eran una fuerza a tener en cuenta, si no fuera por…

[Grrrgh… Grrrr.]

[Grgh, grgh, grgh.]

… sus limitadas capacidades intelectuales.

Mientras intentaban irrumpir en la cocina a la vez, ambos se quedaron atascados en la puerta. No se trataba de quién se quedaría con la carne humana fresca, sino que eran tan ajenos a su entorno, como una mosca que se golpea repetidamente contra una ventana para salir.

[Haha… Hahaha! Mírense, son patéticos! Patéticamente estúpidos, así es!] — no pude evitar reírme del inesperado giro de los acontecimientos.

Esto no es real, esto no puede ser real, dime que no es real, ¿Por qué nadie me dice que no es real?

[Ustedes me están matando! Ahaha…haha… Espera, ¿Qué…?]

Empezaron a hacer mucho ruido, así que miré hacia arriba y vi que intentaban romper las paredes golpeándolas repetidamente. Incluso después de romperse cada hueso de sus dos brazos, persistieron, sus piernas se movieron constantemente para no perder la oportunidad de pasar.

Sean lo que sean esas cosas, no son humanas. Ningún humano cuerdo consideraría seriamente la posibilidad de destruir su cuerpo para cumplir una tarea tan insignificante como atravesar una puerta. Al menos, no en lo que a mí respecta.

[No puedo… Esto es demasiado.]

Salgo de mi habitación un día y resulta que toda mi familia ha sido zombificada. Suena como la premisa de una película B desechada.

[Al diablo con todos ustedes!] — grite.

Me di la vuelta por última vez y después de echar una buena y dura mirada a lo que una vez consideré mi familia, salí por la puerta trasera al mundo exterior.

Ser arrestado era ahora la menor de mis preocupaciones.

Decidí ir a la comisaría más cercana.

Si la memoria no me falla, debería estar a sólo tres minutos a pie. Marcaría el 110, pero tardaría demasiado y el tiempo es esencial.

[Eso es… extraño.] — mientras caminaba por el vecindario, noté una sorprendente falta de gente. No había ni una sola alma a la vista.

De hecho, todavía es muy pronto… Espera, no, ese es un gran problema! Es la hora punta ahora mismo y no hay nadie fuera! Nada! Nada de nada! Eso sólo puede significar una cosa…

[Mantén la calma, hombre.] — corté mis pensamientos de raíz y seguí corriendo. No podía soportar perder toda la esperanza todavía.

Pronto, llegué a la estación de policía local.

[Ha habido un accidente. Necesito ayuda, pronto!] — me paré en la puerta y pedí ayuda a gritos… pero nadie respondió.

Probablemente estén patrullando las calles. No entiendo por qué pensaron que era una buena idea cuando alguien puede necesitar su ayuda en cualquier momento.

Por lo que entiendo, las tiendas 24/7 son el lugar ideal para esconderse de cualquier individuo sospechoso… Pero en este caso, los mendigos no pueden elegir.

[Debería ser seguro aquí.] — me dije a mí mismo mientras cerraba la puerta.

Ni siquiera un segundo después, escuché un golpe lejano.

[¿Y si hay alguien durmiendo ahí dentro?] — me pregunté en voz alta, mirando hacia la otra puerta de donde había salido el sonido.

Una vez escuché que las estaciones de policía tenían sus propias salas de siesta donde se turnaban para recuperar energía.

Di vueltas alrededor del mostrador y me acerqué a la puerta. Esta área estaba probablemente fuera de los límites de los civiles, pero honestamente no podría haberme importado menos.

Haz lo que quieras conmigo; sólo quiero un poco de tranquilidad.

Desafortunadamente, el destino tenía algo más reservado para mí.

[Ugh, ahí está ese desagradable hedor de nuevo.] — había abierto la puerta sólo un poco, sólo para ser saludado por un familiar olor fétido.

Debí haberla disparado en ese mismo momento. En cambio — ya sea que estaba insensibilizado o totalmente loco — decidí hacer exactamente lo contrario y entrar.

Un oficial de policía uniformado estaba de rodillas, masticando celosamente algo que tenía en sus manos.

*Nom. Nom. Nom. Nom.*

Masticaba y saboreaba sin ninguna preocupación en el mundo.

A su lado yacía el cadáver de una chica, vestida con el uniforme estándar de mi antiguo instituto. Ya me has oído, un cadáver, sin ninguna duda. El enorme y profundo agujero en su estómago era toda la prueba que necesitaba. Juzgando por la ausencia de sangre, era seguro asumir que su corazón había dejado de funcionar hace tiempo.

La mitad de los órganos internos descansaban en las pequeñas y sucias manos del oficial, mientras que la otra mitad, presumiblemente, se estaba calentando y acogiendo dentro de su vientre.

Ese podría haber sido yo.

Al mirar más de cerca, noté otros dos cuerpos esparcidos por el suelo. Uno de ellos tenía el estómago excavado, como la chica y al otro le faltaba un buen trozo de su cuello. El sentido común dictaría que estaban muertos y habría sido lo correcto en un mundo normal, pero sus mandíbulas temblaban, indicando vida.

[S-Son…]

Viven. Todos ellos! Bueno, en realidad, están muertos, pero tampoco lo están… Tío, esto es demasiado confuso.

De todos modos, creo que es bastante seguro asumir que estos chicos buscaron al policía, esperando que hiciera desaparecer a los grandes monstruos malos, sólo para descubrir que él había sido uno todo el tiempo.

Esta línea de razonamiento me hizo darme cuenta de algo más.

Espera, yo he estado haciendo lo mismo. ¿No significa eso que, si no cambio mi curso de acción, mis intestinos o mi cuello también se convertirán en la cena y entonces me convertiré en un zombi descerebrado y carnívoro como ellos?

Tengo que salir de aquí, inmediatamente.

Me arrastré cuidadosamente hasta la puerta.

Mientras el oficial no se dé cuenta, estaré a salvo. Los zombis nacientes están demasiado ocupados convulsionando violentamente como para representar una amenaza tangible. No te atrevas a darte la vuelta. Sí, eso es lo que pensé. Buen chico.

Un intercambio imaginario más tarde, yo estaba apenas a un metro de la puerta.

Sin moros en—

[Eek!]

Estaba tan seguro de que estaba a salvo, hasta que el tema de apertura de Field Battle empezó a sonar de la nada, causándome un chillido.

Olvidé apagar mi alarma!

Mis amigos y yo teníamos una hora fija para cuando nos reuniéramos y nos relajáramos en el reino virtual. Tenía la alarma puesta como recordatorio… y ahora estaba a punto de señalar mi hora de muerte. Habría intentado apagarla, pero ya era demasiado tarde.

[¿Grrrgh?] — el policía levantó la cabeza y se dio vuelta lentamente.

Con cuidado.

Intenté retroceder con calma, sólo para tropezar inmediatamente con una silla de acero plegada.

Oh, dame un respiro.

Intenté volver a ponerme de pie, pero no sirvió de nada. Mi cuerpo no —  no podía moverse.

Maldita sea, maldita sea, MALDITA SEA!

[Quédate atrás! Dije que te quedaras atrás!]

Se acercó cada vez más hasta que pude sentir el calor de su aliento podrido mientras su cara se acercaba a la mía.

[Grargh…]

¿Se ha acabado el juego? ¿Estoy acabado? No puede terminar así!

[GraaAar—hrk!] — lo siguiente que supe, es que el incesante gruñido se había detenido.

[¿Hm?] — abrí los ojos y vi que la cabeza del zombi se había fusionado con la hoja de una pala. Bueno, no exactamente ‘fusionado’… Más bien la cosa sobresalía de su cráneo.

Esto fue lo que le pasó a la mente bajo una copiosa cantidad de estrés.

Una vez que empecé a volver a mis sentidos, evalué la situación un poco más objetivamente. La hoja de la pala había entrado en el cráneo del zombi a través de su sien izquierda y lo había perforado hasta la mitad antes de perder impulso y detenerse.

[Eep!]

Justo cuando terminé mi evaluación, se deslizó del cráneo, salpicando por sangre todo el lugar. El renegado con la pala debe haberla sacado.

Habiendo sufrido un golpe fatal en la cabeza, el zombi cayó al suelo, revelando a la persona detrás del acto.

[¿Es esa… una chica?]

Así es. Parecía estar en su adolescencia, más o menos de mi edad.

Su cabello era corto… ¿Cómo se llama?… bob, ¿Creo? De todas formas, tenía una vibración andrógina, pero no del tipo de exterior. Bueno, no con esos armazones de plástico rojo apoyados en su nariz, en cualquier caso.

El pasador rosa era bastante lindo… hasta que me di cuenta de que estaba llorando grandes lágrimas negras y que le faltaba un ojo y un pedazo de su cráneo. No era un adorable cerdito como pensé inicialmente; en realidad se parecía a un zombi de los dibujos animados.

Gusto cuestionable, pero hey, todo sirve.

Los rasgos faciales bien redondeados, la mandíbula afilada, la expresión de sus ojos saltones… Esta chica era muy linda.

Se colocó la pala sobre su hombro y luego hizo un magistral golpe horizontal, cortando la cabeza del oficial zombi.

Su cabeza rebotó en la pared y aterrizó a mis pies, miré fijamente la materia gris que se asomaba a través de trozos sueltos de cráneo. Pensé que ya me había insensibilizado a este tipo de exhibiciones horribles, pero la vista era tan perturbadora que ni siquiera pude reunir las ganas de gritar.

La chica se acercó a los cadáveres restantes y les cortó cada una de sus cabezas con precisión mecánica, completamente imperturbable. Fue extrañamente satisfactorio ver fuentes de sangre que se disparaban a un ritmo casi rítmico con carne desgarrada en el fondo.

[Así se hace!]

Me alegro de no haber tenido la oportunidad de apagar la música; hace que todo esto se sienta como una loca película de terror.

Una vez que terminó, se dio la vuelta y comenzó a dirigirse hacia mí. Al acercarse, trajo la pala por encima de la cabeza en un movimiento fluido.

¿Está pensando lo que creo que está pensando?

[Whoa, whoa, whoa. Tranquila, tranquila!]

La chica se congeló a mitad de su balanceo. Podía sentir la hoja haciéndome cosquillas en el cabello.

Uf, demasiado cerca para la comodidad. ¿Quién es esta chica de todos modos? ¿Y por qué es tan… profesional? Es casi como si hubiera estado haciendo esto para ganarse la vida. ¿Haciendo qué exactamente? De eso no estoy tan seguro.

[¿Eres un tipo único de zombi?] — preguntó, inclinando su cabeza a un lado.

[Uh, ¿’Tipo’?]

Qué extraña forma de clasificar a los otros humanos… o lo que queda de ellos de todas formas.

[No es que no haya habido casos de zombis parlantes en el pasado, pero sus patrones de habla eran claramente diferentes a los tuyos en eso…] — bajó la pala, apoyó su mano contra su mejilla y se arrastró a un monólogo incoherente como si nada hubiera pasado.

Y yo pensaba que los zombis eran malos, pero esta chica se lleva las palmas.

[Así que eso es todo.] — concluyó — [Creo que te golpearé la cabeza sólo para estar segura. No hay razón para no hacerlo.]

[Soy humano! ¿Qué más quieres?] — grite, tratando de apelar a su humanidad.

Se detuvo en seco.

[…Bien.] — después de un intenso ataque de miradas, a regañadientes eligió perdonarme la vida.

[¿Estás bien?] — añadió sin querer.

Llámame irrazonable, pero a algo en su inexpresiva pregunta le faltaba sinceridad.

[¿Estoy bien? Casi me matas hace un rato! Y baja esa cosa, ¿Quieres?]

Ella bajó de mala gana su pala después de alguna deliberación.

[No sabía que había otros sobrevivientes.]

Qué intento de excusa a medias. Pero si lo que dice es verdad, entonces eso significa…

[Así que de ahí es de donde venía la odiosa melodía.] — apuntó hacia mi bolsillo.

[Oh, umm, lo siento; lo apagaré enseguida.] — saqué mi teléfono y lo apagué. Dejarlo encendido me hubiera puesto en riesgo de recibir llamadas y mensajes no deseados. Al menos las alarmas eran algo predecible; las llamadas y los mensajes podían llegar en cualquier momento.

[Sostén esto.] — me entregó la pala manchada de sangre, que mis manos alejaron por reflejo. Considerando lo pesada que era, me sorprendió que la hubiera podido manejar con facilidad, pero no parecía que fuera un gran problema para ella.

No entendí bien por qué me había dado la pala, pero tenía la sensación de que no estaba haciendo nada bueno. Observé de cerca mientras sacaba el arma de la funda del oficial.

[¿Qué estás haciendo? Nos meterás a los dos en problemas.]

[¿Cómo así?]

[La ley de control de armas de Japón prohíbe a los civiles llevar armas. Nos arrestarán en el acto!]

[¿Quién?]

[¿Qué quieres decir con quién? La policía, ob…viamente…] — lentamente me di cuenta de que el estatus de zombi de este policía tenía implicaciones de gran alcance.

[¿Crees que esta cosa está cargada?] — preguntó, mirando fijamente el barril. Tiré la pala e inmediatamente se la arrebaté de sus manos.

[¿Tienes ganas de morir o algo así?]

[Hey, yo la tome.]

[Ahora no es el momento para jugar! Podrías haberte matado tu misma!]

[Mi dedo estaba fuera del gatillo.]

[Hay tanto mal en esa declaración que fingiré que no la he oído. Así es como se comprueba si esta pieza en particular está cargada o no.] — miré el arma.

Veamos aquí…

Era una S&W M360J. Los modelos de la policía eran marca ‘SAKURA M360J’. Esta arma era una variante del Modelo 36 — también conocido como el ‘Especial del Jefe’, con una anilla de cordón para las fuerzas de seguridad japonesas.

Un cañón de dos pulgadas, un cargador de cinco balas, como el típico revólver de policía.

Ya había practicado antes con el ‘Especial del Jefe’ en un juego FPS de temática policial que había jugado en su día, así que probablemente estaba bien. Este era un modelo diferente, pero en realidad había muy poca variación entre ellos, ya que fueron hechos por el mismo fabricante. Dicho esto, esta sería mi primera vez manejando una verdadera, así que decidí poner un aire de confianza para que esta chica no cuestionara mi autoridad.

[Mira y aprende, novata. Primero, empuja el cilindro de liberación hacia abajo.] — sostuve el pestillo y suavemente moví mi muñeca hacia un lado. El cilindro salió sin ningún problema.

[Ya veo.] — la chica estaba asombrada. Aunque ella podría haber tenido una gran ventaja sobre mí en términos de conocimiento de zombis, yo también tenía mi propio dominio.

[Entonces, ¿Está cargada?]

[Cierto. Déjeme darle una mirada… Uh, sí, completamente cargada.] — estaba claro por el estado del estuche que aún no había sido disparada. El pobre policía debe haber sido sorprendido con la guardia baja.

[Bien.] — me quitó el arma de las manos sin darme tiempo a reaccionar.

Mi mente se enloqueció con todo tipo de delirios paranoicos, pero el único disparo que hizo a continuación salió de sus labios.

[Zapatos.] — ladró, señalando a mis pies.

[¿Qué pasa con ellos?]

[Los perdiste.]

[Ha! Crees que caería en—]

Miré hacia abajo y me di cuenta de que estaba, de hecho, sin zapatos.

Vaya, estaba tan asustado en casa que me olvidé por completo de ponerme los zapatos. Pero, ¿Quién no se habría asustado si estuviera en mis zapatos… o a falta de ellos? Toda mi familia se convirtió en zombis y luego se turnaron para tratar de darse un festín con mi carne. Nuestro perro mascota fue comido vivo por mi hermano menor. Sí, creo que tengo derecho.

Para ser justos, nunca nos llevamos bien de todas formas, así que no puedo decir que me sienta muy angustiado por esto. Por otra parte, eso podría ser sólo la insensibilización hablando.

[Sólo toma un par. Son básicamente nuestros ahora.] — con eso, empezó a escarbar en los casilleros de la policía como si no fuera gran cosa.

Juro por Dios que está haciendo eso que hacen los jugadores de RPG cuando entran en la casa de algún NPC al azar e inmediatamente van por ahí machacando furiosamente el botón de acción en cualquier cosa que se parezca a un objeto interactivo, robando la poca comida que el pobre NPC tiene para usar como objeto de curación para sus propios propósitos egoístas.

[Es la supervivencia uno-a-uno. Adecúate a los tiempos.]

[Sabes qué, lo haré.]

Si es la única alternativa a quedarse descalzo como un buen chico, la aceptaré con gusto.

Yo mismo empecé a hurgar en las taquillas. Al darse cuenta de esto, mi compañera se deshizo de mi recién establecido terreno y comenzó a hurgar en algunos cajones.

[Agarra cualquier cosa útil.] — dijo de plano — [Municiones de repuesto, comida, ya sabes lo que hay que hacer.]

[¿Municiones de repuesto? Como si encontraras algunas.]

[¿En serio?]

[Estas burlándote de mí, ¿Verdad?]

Esperaba que esto fuera una broma realmente mala. Un oficial de policía, de todas las personas, nunca dejaría municiones a la vista.

[Así es como funciona en las películas.]

[Uh, eso es porque esas películas fueron hechas por americanos.]

Después de unas cuantas idas y venidas, finalmente encontré un par de zapatos que me quedaban bien y humildemente los ‘tomé prestados’.

[¿Podría preguntarte algo?] — dije mientras me ataba los cordones.

[Adelante.]

[Sería bueno saber tu nombre. El mío es Hiroaki Dewa. ¿El tuyo?]

[Otoha. Otoha Judou.] — jugó con una porra que había cogido del cuerpo del policía — [Sólo Otoha servirá.]

Qué carácter…

Y así fue como conocí a la autoproclamada gurú zombi, Otoha Judou.