Soudouki V1 Prologo

Modo nocturno

Prólogo – Alma reencarnada

—Esa era una espada de madera muy gruesa.

Estaba desgastada hasta el punto de que al menos se vería como una espada en forma, pero era tan gruesa que, si un hombre adulto la sostenía, no sería capaz de tocar sus dedos pulgar e índice juntos.  El chico había estado balanceando esa espada de madera continuamente durante una hora.

La fuerza de su agarre ya se había ido hace tiempo.  En este momento, apenas estaba sosteniendo la espada usando sólo la fuerza de sus dedos.

Reunió la última parte de su fuerza restante y bajó la espada de madera con fuerza, luego el chico cayó al suelo boca arriba.

Finalmente terminó su entrenamiento diario.  2000 columpios de práctica.

[Me estoy muriendo…]

Esas palabras se le escaparon de la boca. No sabía cuántas veces había dicho esas palabras hasta este momento. Miró al cielo mientras jadeaba para respirar.

El chico pensó para sí mismo. Incluso en todo el continente, su Casa Cornelius debe ser la única que hizo que un niño de once años balanceara una espada de madera hasta que no pueda moverse más.

Conocía a otros niños que eran nobles como él. Le fueron presentados a través de las conexiones de su padre. En este momento, probablemente recibirían lecciones de su tutor privado, o recibirían un entrenamiento que se sentiría como un juego liviano en el mejor de los casos.

[Ya veo, te estás muriendo. Realmente tuviste una vida corta, hijo mío… mantente en buena salud en el otro mundo también.]

[Eso no es algo que una madre diría! Maldita sea!]

Una lanza descendió del cielo como una flecha. El chico llamado Baldr se retorció y apenas la esquivó.

Hubo un sonido penetrante. El suelo sobre el que estaba tumbado hace un momento fue atravesado por la punta de la lanza.

Al ver eso, el instinto de supervivencia de Baldr le ordenó ponerse de pie.

Ese ataque seguramente le causaría una herida mortal si no esquivaba. Baldr apretó los dientes y dio un grito de enfado al sentir algo frío en la espalda.

[¿Intentas matarme?]

[¿Qué sucede? En realidad, todavía puedes moverte. No es bueno holgazanear, aunque todavía eres joven.]

[Habría muerto si no me hubiera movido de allí!]

Su madre — Maggot se río de la furia de su hijo como si fuera sólo una brisa. Sacudió su característico cabello plateado del mismo color que la luna y se río sin miedo.

Definitivamente había afecto hacia Baldr dentro de esa sonrisa feroz, pero el que podía percibir eso era sólo su marido Ignis en el mejor de los casos, y eso era sólo porque él la conocía muy bien.

Por supuesto, para Baldr, esa sonrisa sólo parecía el presagio de pruebas aún más duras para él.

[Vamos! ¿Qué es lo que pasa? Voy a ir a por ti sin contenerme, así que mejor que te pongas en posición rápidamente, ¿Sabes?]

[Morireeee! Esta vez moriré seguro!]

Baldr estaba completamente agotado por los columpios de práctica. Maggot, que había cambiado su lanza por una espada de madera, lo atacó.

La gruesa espada de madera era la misma que la de Baldr. Era un arma brutal que podía matar a un humano si golpeaba en el lugar equivocado.

Baldr sintió que quería llorar. Aun así, para sobrevivir, tuvo que soportar los ataques consecutivos de su madre, que eran muy difíciles de predecir…

Sin que le quedara ninguna fuerza en el agarre, la gruesa espada de madera era difícil de usar.

No podía agarrar la espada con firmeza. Si perdía la concentración, la espada se le escapaba inmediatamente de las manos. Pero si eso sucedía, entonces el ataque de Maggot golpearía su cuerpo directamente.

El ataque fue despiadado, aunque sólo se trataba de un entrenamiento. Baldr había experimentado ser golpeado o tener sus huesos fracturados muchas veces hasta ahora.

Pensando en el pasado, era un misterio cómo seguía vivo ahora.

Usaba intencionadamente una gruesa espada de madera para acostumbrarse al peso y al impacto de una espada real.  Pero para soportar la carga, tenía que soltar perfectamente la tensión de su cuerpo en el momento del impacto.

Era porque le sería imposible mantener un fuerte agarre todo el tiempo, incluso si le quedaba algo de resistencia.

Si se enfrentaba a Maggot en un concurso de fuerza, su espada sería enviada inmediatamente a volar — Baldr entendía eso, así que no ejerció más fuerza de la necesaria y se esforzó mucho en detener los ataques con la cantidad adecuada de fuerza.

Si Baldr cometía algún error aquí, un golpe que no encontraría resistencia alguna le caería encima.

[Así es. Usando tu meñique como base, transforma tu fuerza de agarre en la fuerza para tu bloqueo.]

[No hay nada de persuasión en ello si te ves tan alegre mientras hablas!]

[Fuhaha! No digas eso. Este es un alegre skinship entre madre e hijo.]

[¿En qué mundo el skinship es algo donde el hijo está a una pulgada de la muerte?]

Sólo un instante de descuido podría convertirse en algo mortal — era un entrenamiento peligroso, constantemente acompañado por el espectro de la muerte, era sólo el escenario de la mañana que se había convertido en costumbre en la Casa Cornelius.

Finalmente, no pudo poner más fuerza en las yemas de sus dedos, que apenas sostenían la espada. Fue entonces cuando el entrenamiento finalmente terminó.

[Aa, estar vivo es maravilloso…]

Hoy también, se las arregló para salir vivo del entrenamiento de alguna manera. Baldr miró al cielo mientras se sentía emocionalmente conmovido por ello.

[Aquí está su bebida, joven maestro.]

[Gracias, Sey-nee.]

Una hermosa sirvienta de cabello castaño que reflejaba la luz del sol, ofreció un poco de limonada a Baldr. Se perdió bebiéndola a grandes tragos.

La refrescante acidez del limón frío penetraba en su cuerpo extremadamente exhausto.

Baldr soltó un suspiro ‘puhaa’ como un anciano. Se avergonzó un poco y devolvió la copa a la sirvienta, Seyruun, que era su amiga de la infancia, dos años mayor que él.

Seyruun se río y recibió la copa. Miraba a Baldr con los ojos de una hermana mayor que cuidaba a su lindo y travieso hermanito.

[¿Quieres beber un vaso más?]

[Sí, por favor.]

Maggot entrecerró los ojos hacia la cálida conversación de los dos, pero para los que no sabían de la profundidad de su amor, sólo parecía que estrechaba los ojos peligrosamente.

—Pero sería mejor no señalarle eso a ella. El silencio es oro.

Su amado hijo estaba creciendo ante sus ojos. Es más, ese crecimiento fue causado por sus propias manos en la dirección que ella prefería. Nunca pensó que algo así le traería tanta diversión.

Maggot los observo mientras recordaba la mitad de su vida que estuvo llena de altibajos, en la que viajó por muchos campos de batalla como mercenaria y terminó siendo la esposa de un Conde.

 

▼▼▼▼

En la región oriental del Reino Mauricia, que se extiende a lo largo de la frontera compartida con el Reino Haurelia, había una amplia zona de bosques. Toda la zona era propiedad de la Casa del Conde Cornelius.

Esta área tenía pocas tierras de cultivo, pero a cambio fue bendecida con inagotables recursos forestales y minerales. También era abundante en fuentes de agua.

Sin embargo, debido a su destino geopolítico por estar situada en la frontera, el gasto militar consumió completamente la situación financiera de la Casa del Conde. La Casa era pobre y no tenía ningún margen financiero.

El actual jefe de la Casa Cornelius, Ignis, tenía 35 años. Estaba en la flor de la vida.

En su juventud, obtuvo una reputación de mujeriego debido a su buena apariencia. Era muy conocido incluso en la capital real debido a sus aventuras amorosas. Sin embargo, encontró su destino cuando tenía 23 años.

El nombre de ese destino era Maggot — una mercenaria de entre todas las cosas.

En ese momento la relación con el Reino Haurelia empeoró. Un choque militar a gran escala ocurrió en la frontera. Maggot fue contratada para luchar junto al ejército del territorio Cornelius en esa batalla.

Con su cabello plateado, sus ojos violetas y, sobre todo, su técnica de lanza y su anormal magia de fortalecimiento del cuerpo, que no tenía rival, destacó más que nadie en ese campo de batalla, como si fuera una flor floreciente.

Ignis fue capaz de levantar los logros de la destrucción del ejército del Marqués Selvi, que debe ser llamado la fuerza principal del ejército de Haurelia, así como de derribar al veterano comandante en jefe del enemigo, todo gracias a ella.

Luz Plateada Maggot.

Con sólo escuchar ese nombre, el ejército del Reino Haurelia temblaría de miedo como si se encontrara con el mismísimo demonio.

Esa mujer iría a un nuevo campo de batalla cuando la disputa llegara a su fin. Cuando el bando de Haurelia escuchó eso, recibieron la noticia con las manos levantadas en señal de alegría. Incluso hubo gente que quiso usar esta oportunidad para invitarla a su propio ejército.

Por el contrario, el Reino Mauricia también deseaba de alguna manera mantenerla en su propio ejército regular, pero la acción de Ignis fue más allá de las expectativas de los alrededores.

 

[Por favor, cásate conmigo.]

 

Maggot dudó de la cordura de Ignis cuando oyó lo que dijo.

Ciertamente confiaba en su propia apariencia, y en el pasado también tenía nobles tiranos que le exigían que les atendiera por la noche como una mujer en lugar de como una mercenaria.

Aunque no hace falta decir que esa clase de nobles perderían su vida o su hombría después de hacer tal demanda.

Sin embargo, nunca soñó que un noble le pidiera su mano en matrimonio tan descaradamente. Incluso para la fuera de lo normal Maggot, esta propuesta fue totalmente inesperada.

El Reino Mauricia era un país que respetaba los derechos de los plebeyos, pero aun así existía un muro inviolable entre los nobles y los plebeyos.

Sin mencionar el sangriento camino de un mercenario que había recorrido hasta ahora. Ni en sus sueños más salvajes pensó que habría un noble idiota que le pidiera la mano en matrimonio.

Pero en realidad, era un hecho indudable que Ignis estaba enamorado de Maggot.

Se había enamorado de ella desde el momento en que vio la figura de Maggot corriendo por el campo de batalla.

Además, en ese momento había nacido la necesidad de mantener a Maggot en el territorio Cornelius, por lo que Ignis también se aprovechó de esa situación.  Esa era la verdad del asunto.

Por supuesto, como consecuencia, sus parientes y sirvientes lo criticaron duramente por su decisión. No sólo eso, la reputación de la Casa Cornelius en la sociedad noble también se había convertido en la peor.

La sangre de la nobleza exaltada iba a mezclarse con la sangre de una mercenaria de origen desconocido. Con este estado de cosas, en el futuro la Casa Cornelius se mantendría definitivamente en una posición baja dentro de la alta sociedad del Reino Mauricia.

Y aun así Ignis propuso un matrimonio a Maggot, aunque tuviera que afrontar tal peligro. Tal hecho hizo que Maggot sintiera algo también. Sin embargo, era completamente incapaz de imaginarse a sí misma estableciéndose como la esposa de un noble.

Allí, hizo una sola propuesta a Ignis.

Era lo que más tarde se llamaría ‘La Caza de la Pareja Cornelius’.

Era un concurso de habilidad de caza. El que cazara menos caza tendría que hacer lo que el ganador le pidiera.

La fuerza irreal de Maggot eclipsó a Ignis, pero él mismo era también un militar muy conocido por su valentía. Se decía que no había nadie en la orden de los caballeros que pudiera rivalizar con él.

Los dos llevaban a cabo la caza con un nivel de ferocidad que exterminaba casi todos los animales del bosque, pero algo inexplicable sucedió al atardecer justo cuando el sol estaba a punto de ponerse.

La flecha de Maggot, que nunca había fallado hasta entonces, no había dado en el blanco.

Hasta ese momento el número de animales que ambos habían cazado era el mismo. No había duda de que obtener una ventaja en número en este momento era ventajoso con el poco tiempo que quedaba

Ignis disparó su flecha con gran entusiasmo. Pero su flecha apenas falló y cayó en la hierba.

Dispararon de nuevo, una flecha cada uno. Pero increíblemente, esta vez sus flechas se desviaron lejos una de la otra y volaron en la dirección equivocada…

Esto era algo que, por supuesto, debería ser imposible para estos dos que se jactaban de su gran destreza militar.

Maggot e Ignis sintieron que este suceso era una revelación divina. Después de todo, los animales a los que apuntaban eran una pareja de pájaros.

Los cielos les estaban diciendo a los dos que se casaran — ellos inconscientemente creían eso.

Una vez que tomaron su decisión, la llevaron a cabo con una decisión que se ajustaba a su naturaleza militarista.

Suprimieron a los parientes que se opusieron, prácticamente amenazándolos. Trajeron, o mejor dicho secuestraron, a un arzobispo de la capital real y celebraron una gran boda.

Además, debido a los contactos de Maggot en su época de mercenaria, incluso el propio rey asistió a la boda. Esto hizo imposible que alguien se opusiera al matrimonio de los dos.

Así, Maggot se convirtió oficialmente en la esposa del Conde Cornelius y dio a luz a un niño al año siguiente.

Era un chico guapo que se parecía a Ignis (que ahora mismo estaba completamente dominado por Maggot) en que podría hacer llorar a muchas mujeres en el futuro. Se llamaba Baldr—

 

▼▼▼▼

Por mucho que Maggot fuera una ex mercenaria, había una razón para que Baldr se entrenara tan duramente a los once años.

Normalmente sería difícil asignar este tipo de entrenamiento a un niño que aún no puede entender completamente la lógica.

Era difícil para un niño interesarse en algo que no podía comprender. En la mayoría de los casos, no serían capaces de aprender nada cuando ni siquiera entendían el significado del entrenamiento.

Aunque se sabía que el entrenamiento desde la primera infancia sería efectivo porque los niños podían absorber nuevas cosas rápidamente, era difícil practicarlo en la realidad por esa razón.

Sin embargo, no había necesidad de preocuparse por eso cuando se trataba de Baldr.

Lejos de tener que preocuparse, su cantidad de conocimientos superaba con creces incluso al adulto promedio en algunos aspectos.

Una historia tan imposible tuvo lugar de repente en la Casa Cornelius hace unos seis años.

El crecimiento de Baldr era bueno comparado con el de un niño normal, pero le costaba mucho aprender a hablar.

Por eso, a veces parecía que recordaba algo y soltaba alguna voz incomprensible.

Normalmente no era gran cosa, pero ese comportamiento excéntrico era especialmente llamativo cuando no se sentía bien o cuando recibía una gran conmoción.

Y luego, en primavera, cuando tenía cinco años, Baldr contrajo una grave infección por una lesión que recibió mientras caminaba.

Baldr fue atormentado por una fiebre alta y cayó inconsciente. Durante ese tiempo tuvo un sueño muy largo. Fue un sueño muy, muy largo que equivalía a la vida de una sola persona.

Baldr estuvo vagando en el punto entre la vida y la muerte durante unos dos meses. Las primeras palabras que dijo cuando abrió los ojos fueron—

 

(Mierda)

 

Esas palabras no estaban en el vocabulario del idioma oficial del continente Aurelia (el Reino Mauricia también era parte de este continente) que Maggot y otros utilizaban. Estaba compuesto por el idioma japonés que no debería ser conocido por nadie en este mundo.

Oka Masaharu, ese era su nombre en la vida anterior de Baldr.

Era un estudiante que se inscribió en una institución educativa llamada preparatoria. Un día su actividad vital se interrumpió repentinamente.

Por lo que él entendía, su último recuerdo de su vida era él caminando por una calle para dirigirse a un lugar de examen para una institución de educación superior llamada universidad.

Quizás fue asesinado por un atacante al azar, quizás tuvo un repentino ataque al corazón y murió, o quizás fue el cliché de que fue atropellado por un camión… aunque Maggot no entendía qué podía ser este ‘camión’, al menos lo único cierto era que murió antes de saberlo.

Pero el problema no se detuvo ahí. Aparte de Masaharu, otra personalidad también resucitó.

Desde que Baldr perdió el conocimiento, los recuerdos de tres personas se entremezclaron dentro de su cerebro todo ese tiempo. Fue casi un milagro que Baldr pudiera despertar en la normalidad a pesar de la gran cantidad de información que cargaba su mente.  Eso fue lo que dijo el médico que examinó a Baldr.

Baldr pudo de alguna manera mantener la identidad de su cerebro exactamente porque era un niño pequeño con un ego aún débil.

Maggot que aprendió ese hecho resolvió entrenar a Baldr tanto en cuerpo como en mente.

La personalidad llamada Baldr se había fracturado. Para poder volver a combinarla en una sola, Maggot juzgó que la mejor manera sería estimular a Baldr con la sensación de vida que los humanos podían sentir, como dolor, angustia, fatiga, etc., y sobre todo estimular su instinto de ser un ser vivo que quiere vivir.

Pero, este entrenamiento infernal trajo un resultado inesperado.

Fue la influencia del recuerdo que despertó por última vez, el recuerdo de alguien que fue un soldado en otro mundo.

Al ver que la habilidad de su hijo mejoraba rápidamente hizo que el corazón de Maggot latiera de emoción.

Si su hijo seguía creciendo así, ella creía que no sería imposible que se convirtiera en el guerrero más fuerte del reino.

(Casi nunca sale a la superficie desde que Baldr creció… pero ese chico tiene una personalidad bastante interesante. Se llama… Sanai Sadatoshi, ¿Verdad?)

El recuerdo de este guerrero que murió pacíficamente a los 70 años de edad, sin duda, dio una gran influencia al talento marcial de Baldr. Parecía que este viejo guerrero tenía conocimientos de artes marciales de un país donde la magia no existía. Su movimiento era completamente lógico y adecuado para la batalla real.

Al final, parecía que había muerto de viejo. También era el hombre más maduro y el que menos se afirmaba entre las tres personalidades.

Sin embargo, Maggot aún no sabía que el ansia de Sanai, que también podría describirse como su instinto, estaba dando no sólo una pequeña influencia en la vida de Baldr.

Por otro lado, Masaharu tenía esta enfermedad llamada chuunibyou. Era una enfermedad que cualquier hombre debía sufrir al menos una vez, pero en el caso de Masaharu había que decir que su enfermedad era un poco demasiado pesada.

[Si me reencarno, entonces, como es de esperar, un cheat de conocimiento es el camino a seguir.]

Incluso en todo Japón, un estudiante de secundaria que ha leído todo, desde la Wikipedia hasta las enciclopedias, por tal razón debe ser sólo Masaharu.

No es que estuviera tan insatisfecho con su vida que quisiera escapar de la realidad.

Mantenía sus notas por encima de la media, su capacidad física tampoco era tan escasa como para que se le pudiera llamar poco atlético. Más bien, tenía la capacidad de luchar por un lugar como un habitual en el club de baloncesto.

No estaría mal decir que tenía una vida estudiantil satisfactoria.

Sin embargo, si tenía la oportunidad de ir a otro mundo… sí había un momento en que despertaba algún tipo de poder… no podía evitar tener esa ilusión, sin importar qué.

[La mayonesa es el estándar, pero… aa, si al menos pudiera llevar mi PC allí conmigo.]

Se almacenaron muchos datos dentro de la carpeta secreta del PC de Masaharu. La mayoría de ellos consistían en información sobre la ciencia, el tratamiento médico, así como la cocina que era posible reproducir sin necesidad de requisitos especiales.

Sin embargo, Masaharu tenía la conciencia de que un día tendría que decir adiós a su juventud que estaba inmersa en una ilusión tan inútil.

Sus opciones para el futuro se reducirían cuanto más se acercará el examen de la universidad. Y cuando llegara el momento de encontrar un empleo, una feroz competencia le esperaría.

No habría ningún motivo para que un ‘qué pasaría si’ interviniera allí.

En realidad, Masaharu también sabía lo dura y carente de sueños que era la realidad.

Por eso quería abandonarse al dulce sueño, sólo por ahora.

Las orejas de animal eran la justicia, un cheat era el romance. Y si había una aventura que hiciera hervir la sangre y bailar la carne acompañado de un amigo al que pudiera confiar su espalda, entonces no pediría nada más.

[Orejas de perro y orejas de gato es justicia…]

Los perros tenían un encanto indescriptible y la nobleza de lo leal que eran a su amo. Los gatos tenían una elegancia que ningún otro animal poseía y una ambivalencia como la de una chica hermosa.

Masaharu caminaba con los ojos cerrados incluso cuando era consciente de lo depravados y chuunibundos que eran sus pensamientos.

Podía oír el ajetreo de la calle.

Los pasos apresurados de los asalariados, el sonido electrónico de los semáforos, y luego el brusco sonido de los au—Masaharu intentaba completar la imagen del oído animal ideal dentro de tal realidad. Fue exactamente en ese momento.

*Pshew* El pensamiento de Masaharu se detuvo para la eternidad, junto con un impacto que sonaba como cuando se apagaba el botón de encendido de un televisor.

 

▼▼▼▼

Vibrantes pétalos de sakura bailaban ante los ojos de un anciano que estaba acostado en su cama.

Su mirada se movió desde la sakura que estaba plantada bajo la torre del castillo Inawashiro hacia el oeste. Allí estaba la superficie del lago Inawashiro, que tenía un tamaño prominente incluso en todo Japón.

Esta región era el centro del gobierno de Sendo, situado en Aizu bajo el gobierno del Clan Gamou.  Fue confiada a la mano de un viejo general del período de los Estados Guerreros.

El nombre de este general era Oka Sanai Sadatoshi.

Era un viejo general que luchó en los campos de batalla como si fuera su segundo hogar hasta que pasó de los 70 años.

Sanai pasó la mayor parte de su vida en la guerra. Pensó que el ataque al castillo de Osaka sería su última gran batalla. Estaba decidido a hacer de esa batalla su lugar de muerte.

Sin embargo, debido a las interminables discordias internas, el Clan Gamou al que servía, fue nombrado cuidador de Edo (guardia del Castillo de Edo). El viejo general perdió su único gran momento como samurái por la eternidad.

La cosa que lo había apoyado hasta ahora se rompió. Al darse cuenta de eso, Sanai siguió la orden del destino y dejó su viejo cuerpo para descansar.

Incluso sus gruesos brazos, que podían empuñar fácilmente una lanza como si fuera una pluma, se habían consumido. Las numerosas historias de heroísmo que adornaban la vida del viejo general se convertirían en cosas del pasado.

Sanai ya no tenía lugar para pertenecer a este mundo pacífico y sin guerra.

Sintiendo su próxima muerte, Sanai distribuyó todo lo que poseía a su señor y a sus conocidos.

La fortuna de Sanai, que era famoso por ser un avaro, superó fácilmente los 30000 ryo. Era una cantidad que podía rivalizar con el presupuesto anual de una pequeña prefectura, pero con la presencia de la muerte cerniéndose sobre él, Sanai lo repartió todo sin ningún pesar.

Aquellos que sabían lo avaro que era con el dinero eran completamente incapaces de creer lo amable que era.

(Acumulé riquezas sin otra razón que la guerra. Preservar la fortuna para poder enfrentar la guerra en cualquier momento es la forma de pensar de un guerrero. Sin embargo, la era a partir de ahora se convertirá en una en la que se regirá por el principio de un mundo sin guerra.)

Cuando cerró los ojos, se formó en el fondo de su mente una visión que no podía olvidar.

Detrás de la escena de la fatídica batalla de Sekigahara, otra batalla que disputaba el derecho a gobernar Oushuu se estaba desarrollando con una pequeña aldea en Tohoku como escenario.

Fukujima, que era gobernada por Kagekatsu, el sucesor del dios de la guerra Uesugi Kenshin, fue atacada por el dragón tuerto Date Masamune. Esa batalla se llamó la Batalla de Matsukawa.

El ejército de Uesugi, que era inferior en número, empleó un gran número de valientes ronin. Fueron audazmente a enfrentarse al ejército de Date.

La figura de Sanai en sus días de antaño también se encontraba entre las caballerías que estaban blandiendo su lanza y derrotando al ejército de Date.

[Oho, así que aquí hay un digno oponente.]

Había un guerrero montando un buen caballo. Era claramente un caballo espléndido para aquellos con un ojo perspicaz. El guerrero empuñaba su lanza ante los ojos de Sanai.

Delante del guerrero que llevaba una armadura sencilla que contrastaba con su fino caballo, Sanai estaba convencido de que había encontrado una buena presa que se convertiría en la prueba de su acto de armas.

Jinete y caballo como un solo cuerpo, como decía el dicho, un caballo era mucho más valioso que una armadura para un jinete. En el campo de batalla, el caballo era la otra mitad del guerrero, que era más valioso que cualquier otra cosa.

Un guerrero que montaba un caballo tan fino debe ser un general de renombre, sin duda.

[UOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOHH]

Sanai hizo correr a su caballo con un fuerte grito.

Este fue un recuerdo extremadamente frustrante que Sanai fue incapaz de olvidar durante toda su vida.

El dueño de este magnífico caballo no era otro que el propio Masamune. Sanai sólo se enteró de ese hecho más tarde y sólo pudo apretar los dientes por resentimiento.

Si lo hubiera sabido, no habría dejado escapar a ese enemigo.

[Masamune-dono, prepárate!]

Exactamente, esta vez no lo dejaría escapar. Incluso si tuviera que dar su vida, la cabeza de Masamune definitivamente vendr—

[… Mi señor, ¿Cómo se siente? ¿Mi señor?]

Cuando el sirviente de Sanai vino a traer la medicina para su señor, el superviviente del período de los Estados Guerreros, Oka Sanai dejó de respirar tranquilamente con una sonrisa de satisfacción.

El viejo general que dedicó la mayor parte de su vida a la guerra seguía viendo un sueño suyo corriendo por el campo de batalla, hasta el momento de su muerte.