Re: Ankoku Prologo

Modo nocturno

Prologo

Era de noche. Las estrellas brillaban alegremente en el cielo. Algunas estrellas fugaces brillaban intensamente mientras viajaban por el dosel nocturno. Una persona estaba de pie en la oscuridad, completamente envuelto en una armadura negro azabache. Llamas negras salían a borbotones de su cuerpo.

Era el Caballero Oscuro.

Las llamas negras se extendieron alrededor creando un área oscura. Parecía como si hubiera un agujero en el cielo. Las estrellas que caían se dirigían directamente a la oscuridad como si fueran absorbidas por ella.

La verdad es que no eran estrellas fugaces. Eran ángeles con alas brillantes.

Los ángeles eran seres creados por los Dioses de la Luz. Su contraparte era el Caballero Oscuro que servía al Rey Demonio.

Vestidos con su brillante armadura blanca, los ángeles levantaron sus espadas y desafiaron al Caballero Oscuro. El cielo fue testigo de una batalla entre la Luz y la Oscuridad.

[IMPOSIBLE! NO HAY MÁS QUE UN SOLO ENEMIGO Y AÚN ASÍ, NUESTROS CABALLEROS SAGRADOS NO PUEDEN NI SIQUIERA DERRIBARLO!]

Un ángel con una espada de fuego gritó con indignación. La mitad de sus camaradas habían sido derribados por un solo Caballero Oscuro. Sólo quedaba un puñado de ángeles.

Había pasado algún tiempo desde que los ángeles descubrieron al Caballero Oscuro. Tan pronto como escucharon la noticia de que un Caballero Oscuro había profanado un templo de la Diosa en el mundo de la superficie, reunieron sus fuerzas tan rápido como pudieron.

Sin embargo, no fueron lo suficientemente rápidos. Una vez que llegaron al templo, descubrieron que el Caballero Oscuro ya se había ido. Lo persiguieron y la situación termino en una pelea.

La verdad es que habría sido extraño si las cosas no se hubieran intensificado. El ángel con la espada de fuego recordó cómo el batallón de ángeles perdió tantos soldados.

Mientras atacaban, los ángeles cayeron, uno tras otro, bajo el poder del Caballero Oscuro. La forma en que atacó fue como si simplemente estuviera matando algunas molestas plagas.

Ni siquiera se podía llamar una pelea.

Ningún espíritu de lucha podía ser percibido en el Caballero Oscuro. Probablemente ni siquiera consideraba a los Caballeros Sagrados como enemigos.

El hombre en cuestión sacudió la cabeza ante los ángeles, exasperado.

[¿No te dije antes que te quitaras de mi camino?]

Su voz era tan baja que cualquiera la pasaría por alto si no se esforzara en escuchar.

[EN TUS SUEÑOS! COMO SI PUDIÉRAMOS PERDONAR A UN SER MALVADO COMO TÚ, BASTARDO QUE ASALTÓ EL TEMPLO DE LA DIOSA! TODOS! MATENLOOOO!]

El Caballero Oscuro delante de ellos era el que cometió el gran pecado de asaltar el Templo de la Hermosa Diosa de la Luz, Alrena.

No tenían intención de perdonar al Caballero Oscuro.

[Ser malvado… ya veo. No se puede evitar entonces, vengan a mí.]

Mientras decía eso, el Caballero Oscuro levantó su mano.

Una gran espada apareció de la nada y la agarró con fuerza. En el cuerpo negro de la espada había líneas rojas de sangre, el patrón se asemejaba a los vasos sanguíneos. Esas líneas pulsaban en color carmesí, dando a la espada un sentimiento ominoso.

Sólo se necesitó un golpe de esa temible espada negra para que los ángeles fueran golpeados por una onda expansiva, dejándolos completamente inmóviles.

[Tal poder…]

Los ángeles murmuraron conmocionados.

Hasta hace un tiempo, el Caballero Oscuro ni siquiera había usado una espada. Después de sacarla, la diferencia de poder era tan grande que se dieron cuenta de que no había estado luchando en serio antes.

No pudieron ocultar su sorpresa ante ese descubrimiento.

[NO VACILEN! TODOS, CARGUUEEEEENNNNNN!]

Con su coraje aumentado por esa orden, los ángeles extendieron sus alas y volvieron a atacar al Caballero Oscuro. Sus alas brillaban con fuerza en el cielo nocturno, como las estrellas fugaces.

Llamas negras aún más poderosas salieron del cuerpo del Caballero Oscuro, corriendo para repeler a los ángeles. Las llamas negras se extendieron por la zona, haciendo que pareciera que la oscuridad estaba pintando sobre una lluvia de meteoritos.

Los ángeles se acercaron a la oscuridad y, tan pronto como se acercaron lo suficiente, la oscuridad se los tragó, con alas brillantes y todo… sólo para escupirlos violentamente de nuevo.

Todos y cada uno de los ángeles cayeron a la tierra. Su brillo creó un rastro en el cielo, parecido a una lluvia de meteoritos.

El ángel de la espada de fuego miró fijamente al cielo mientras caía con sus hermanos.

[Tú… Monstruo…]

Flotando tranquilamente bajo el cielo nocturno estrellado estaba la figura del Caballero Oscuro.