Kuma 32

Modo nocturno

Capítulo 32: Fina le pide algo al Oso

 

—Punto de vista de Fina—

Cuando me desperté por la mañana, mamá estaba sufriendo. Normalmente tiene dolor, pero esto era diferente. No estaba consciente. No importaba cuántas veces la llamara, no respondía. Intenté una y otra vez que tomara su medicina, pero incluso después de que finalmente la tomó, nada cambió. Había una tonelada de sudor corriendo por su frente.

Mi hermana menor Shuri estaba muy preocupada. Se quedó junto a la cama, llamando a mamá. No podía dejar que las cosas se quedaran así.

[Shuri, cuida de mamá.]

[¿Hermana?] — me miró con preocupación.

[Voy a ver al Señor Gentz. Estará bien. El Señor Gentz podrá hacer algo.]

Le di una palmadita en la cabeza y corrí a la casa del Señor Gentz. Él no estaría en el trabajo todavía. Fue bueno que no hubiera mucha gente en la calle todavía. Cuando llegué allí, golpeé la puerta muy fuerte.

[Señor Gentz! Señor Gentz!]

El Señor Gentz salió cuando llamé.

[¿Qué pasa? ¿Por qué estás aquí tan temprano en la mañana?]

[Es mamá.]

[¿Qué le pasó a Tiermina?]

[Está sufriendo. Peor que antes.] — no podía dejar de llorar — [No está mejorando.]

[Ahora mismo voy.]

El Señor Gentz empezó a correr. Yo también corrí tan rápido como pude. Cuando llegué a mi casa, ya no podía ver al Señor Gentz, ya que corría delante de mí. Dentro, vi al Señor Gentz llamando a mamá. Ella no respondió.

El Señor Gentz se volvió hacia mí y Shuri.

[Voy a buscar medicina. Tú cuida de tu madre.]

Shuri y yo tomamos las manos de mamá. Pensé: “Por favor, salva a mi madre.” Haría todo lo que pudiera. Por favor, no nos la quiten. Por favor…

[Mamá…]

[Fina, Shuri…]

[Mamá!]

Mamá estaba despierta de nuevo. Mis oraciones habían llegado a alguien.

[Fina, Shuri, lo siento.]

¿Por qué se estaba disculpando? No había hecho nada malo. Sus ojos estaban llenos de lágrimas.

[Mamá…]

[Esto podría ser por mí. Si muero, mira a Gentz. Estoy seguro de que te ayudará.]

Parecía que le dolía hablar. ¿Iba a morir? No quería pensar en ello.

[Lo siento, ustedes dos. Siento mucho que tuvieran una madre así.]

Nos cogió las manos con su débil agarre. Me preguntaba cuánto tiempo había pasado desde que el Señor Gentz se fue.

No había vuelto. Podrían haber sido sólo unos minutos, pero parecía que ya habían pasado horas. Por favor, apúrate en regresar, oraba de nuevo.

[Ugh.]

El dolor debe haber sido cada vez más fuerte. Que alguien me ayude. La manita de Shuri apretó la mía con fuerza. No podía rendirme.

[Shuri.] — miré a los ojos de Shuri. Se veía inquieta — [Sigue cogiendo la mano de mamá.]

Tomé la mano con la que ella sostenía la mía y la acerqué a la de mamá.

[¿Hermana?]

[Tal vez Yuna pueda hacer algo.]

Dejé a Shuri para que la cuidara y corrí a la casa de Yuna. No se me permitía estar cansada todavía. Pude ver la casa de oso. Abrí la puerta sin llamar.

[Yuna!]

Yuna estaba allí.

[¿Qué pasa?]

[Y-Yuna, m-mi mamá…]

No pude hacerlo. Mi voz no salía.

[Cálmate.]

[Mi mamá está muy enferma… y ni siquiera darle medicina… no ayuda… trate de ir con el Señor Gentz, pero… dijo que iría a buscar medicina y no ha regresado… ¿-Q-Qué debo hacer?]

Cuando vi la cara de Yuna, no pude dejar de llorar. Vine hasta aquí, pero Yuna no era ningún tipo de médico. Aun así, pensé que como era Yuna, podría ser capaz de hacer algo.

Yuna puso suavemente su mano sobre mi cabeza.

[Bien, entiendo. ¿Podrías llevarme a tu casa?] — dijo con una sonrisa amable.

Y lo hice.

 

▼▼▼▼

Cuando llegamos allí, el Señor Gentz había regresado. ¿Tal vez había conseguido la medicina?

[¿Señor Gentz?]

[Siento haber llegado tan tarde.]

[¿Encontró la medicina para mi madre?]

[Lo siento.] — el Señor Gentz bajó la cabeza. Si fuera una medicina fácil de conseguir, entonces el Señor Gentz probablemente ya la habría tenido. Ya había hecho muchas cosas. No podía enojarme con él.

Me dejé acercar a la cama. Mamá parecía tener tanto dolor que casi no podía mirarla.

[Gentz, si algo… me pasa… por favor… cuida de mis hijas.]

[¿Q-Qué estás diciendo? ¿Qué se supone que te va a pasar?] — el Señor Gentz gritó.

[Gentz… te he molestado… tanto. Muchas gracias por la medicina y por lo que hiciste por Fina.]

[Está bien. Si descansas, te pondrás mejor. Deja de intentar hablar. Cuidaré de estas dos, así que concéntrate en curarte.]

[Shuri… Fina… déjenme ver sus caras.]

[Mamá!] — ambas lloramos.

No podía ver la cara de mi madre a través de mis lágrimas. Ella nos abrazó de cerca con sus débiles brazos.

[Siento mucho no haber podido hacer nada por ustedes. Y gracias, Fina, Shuri.]

Cerró los ojos.

[Gracias, Gentz.]

Parecía que ya no podía abrir los ojos. Le cogí la mano, pero ya no podía volver a responderme. Ya no podía abrir los ojos. Tal vez no volvería a decir mi nombre.

Mamá, mamá, mamá.

No podía dejar de llorar.

Escuché un sonido extraño detrás de mí. Cuando me di la vuelta, Yuna estaba aplaudiendo.

[¿Yuna?]

[No sé si puedo ayudar, pero voy a echarle un vistazo, así que hazte a un lado.] — Yuna nos apartó de la cama — [Por favor, aguanta un poco más.] — le dijo a mi madre.

Yuna puso sus manos de oso sobre mi madre.

[Cura.]

Su cuerpo se iluminó. El resplandor de la magia era bonito, y me sentí cálida, como si, sólo por el momento, sintiera la presencia de un dios allí. La respiración de mi madre se calmó. No podía creerlo. Hasta ese momento, sonaba como si se estuviera asfixiando, pero ahora su respiración se estaba equilibrando.

[Recuperación.]

Esta vez Yuna cantó un hechizo diferente. Los ojos de mamá se abrieron lentamente, y como si nada hubiera pasado, se levantó de la cama.

[… ¿Ya no duele?]

[Mamá!]

[Parece que funcionó.]

[Señorita, ¿Qué has hecho? Parecías una especie de poderoso sacerdote o clérigo — no, eso no importa ahora. Lo que sea que hayas hecho, gracias.] — el Señor Gentz agradeció a Yuna. Es cierto, aún no le había dado las gracias!

[Yuna, gracias!]

El Señor Gentz y mi madre empezaron a preguntarle a Yuna cómo devolverle el dinero. Recordé que el Señor Gentz me dijo que la única forma de curar la enfermedad de mi madre era pagar mucho dinero a un sacerdote. No teníamos esa cantidad de dinero.

Yuna salvó a mi madre. Arriesgaría mi vida para pagarle, si tuviera que hacerlo — pero Yuna dijo algo que no esperaba.

[No necesito dinero. Sólo quería proteger la sonrisa de Fina.]

Casi empecé a llorar de nuevo. ¿Sería capaz de pagar mi deuda con Yuna mientras estuviera viva?

[Pero…]

[Bien, si hay algo que pueda hacer por ti, sólo dímelo.]

[Haré cualquier cosa una vez que recupere mi energía.]

Bien. No podíamos dejar las cosas como están, aunque Yuna dijera que no quería nada a cambio. Si tuviera algo que pudiera hacer, lo haría.

Noté que en el momento en que mamá y el Señor Gentz dijeron “cualquier cosa”, la comisura de la boca de Yuna se movió.

[En ese caso, me gustaría que los dos hicieran algo que sólo ustedes pueden hacer.] — dijo ella.

El aire en la habitación se puso pesado. ¿Qué iba a decirles Yuna que hicieran? Ella miró alrededor de la habitación antes de decidirse por mí y Shuri.

[Fina, ve a comprar algo delicioso con tu hermana. Asegúrate de que tu madre coma algo que la alimente.]

Me dio dinero. ¿Planeaba Yuna decirle a mi madre y al Señor Gentz que hicieran algo que no quería que oyéramos? Quería saber qué estaba pasando, pero… también quería urgentemente darle a mi mamá algo nutritivo para comer, como Yuna había dicho, me fui con Shuri.