Kuma C27

Modo nocturno

Capítulo 27: El rumoreado oso

La calle donde me instalé se hizo infame en cuestión de días. Tenía sentido; una casa en forma de oso con una misteriosa habitante vestida de oso que apareciera en el terreno vacío de la nada haría que cualquiera se detuviera a mirar. Toneladas de personas comenzaron a venir a mirar la casa de oso desde lejos. Como resultado, no salía mucho. Salí a comer al día siguiente de instalarme, pero desde entonces, me había acostumbrado a cocinar en casa.

[Yuna, terminé el desollado por hoy.]

Como Fina venía todos los días después de que le pedí que hiciera el desollado, decidí que, como regla, tenía que descansar un día después de tres días de trabajo. También decidí que limitaría el desollado a cinco monstruos por día. De lo contrario, Fina sólo mantendría la cabeza gacha y trabajaría hasta los huesos. Si lo mantenía en cinco, terminaría su trabajo en medio día.

[Gracias. Ten cuidado en tu camino a casa.]

[Lo tendré. ¿No vas a trabajar, Yuna?]

[Iré alguna vez…]

Si estuviera en mi mundo anterior, convertirme en una reclusa no sería un problema, pero no podría quedarme así para siempre aquí. Decidí ir al gremio a primera hora de la mañana. Necesitaba matar algunos monstruos para que Fina los desollara, de todos modos.

 

▼▼▼▼

A la mañana siguiente, seguí con mi decisión.

[Oh, Yuna! Por fin has vuelto.] — me gritó Helen cuando entré en la sala.

¿Por qué el gremio tenía que ser tan molesto?

[Buenos días, Helen.] — la saludé, dirigiéndome a su escritorio.

[Ahora en serio, ¿Dónde has estado últimamente? Te hemos estado esperando.]

[¿Esperándome?]

[Sí. Tenemos una misión para la que has sido nominada.]

[¿Yo? ¿Nominada para una misión?]

[Vino del Lord Cliff Fochrosé.]

[¿Quién es ese?]

Nadie que yo conociera se llamaba así. Fue la primera vez que lo escuché.

[¿No sabes quién es? El Conde Fochrosé preside este pueblo.]

[¿Es el Lord?]

Si era un Conde y un Lord, eso lo hizo parte de la aristocracia. ¿Alguien así me había enviado una misión? En los mangas y las novelas, la aristocracia siempre fue tan problemática como la realeza. Prefiero mantener mi nariz limpia. Por eso…

[Paso.]

[¿Huh?]

[Me niego.]

[¿Huh?]

[Me voy a casa.] — me di la vuelta.

[E-Espera un momento, por favor.] — Helen se asomó por sobre el escritorio y agarró mi traje de oso.

[¿Qué?]

[¿Por qué te vas a casa?]

[Me voy a casa a dormir.]

[Todavía es por la mañana.]

[A qué hora vaya a dormir no tiene nada que ver contigo, ¿Verdad, Helen?]

[En ese caso, por favor escúchame antes de irte a dormir. No has venido mucho últimamente, y el enviado de Lord Fochrosé ha pasado por aquí varias veces.]

[No es mi problema.]

[Por favor, sólo escucha lo que tengo que decir.]

[Ni hablar!]

[Por favor.] — Helen fortaleció su agarre.

[Una vez que te escuche, ¿Puedo rechazarlo?]

[¿Por qué estás tan en contra de hacer esto?]

[El último deseo de mi abuela fue que no me involucrara con la aristocracia o la realeza.]

[¿Qué clase de último deseo es ese?]

[Bueno, los aristócratas y la realeza matarán a la gente de inmediato cuando no les guste alguien, o los encarcelarán. O si encuentran una chica bonita, codiciarán su cuerpo y la amenazarán si los rechaza. Acusarán a la gente de crímenes que no cometieron, tomarán el dinero de la población y lo usarán para salirse con la suya. Esa es la clase de gente que son. Además, tienen niños arrogantes y testarudos que esperan que todo salga como ellos quieren y ni se esfuerzan por conseguirlo.]

[¿Qué clase de pensamiento es ese?]

[¿Estoy equivocada?]

[Ciertamente hay algunos aristócratas así. Pero Lord Fochrosé es diferente. Es una persona amable y decente.]

[¿Lo has conocido antes?]

[Lo he visto. Y no he escuchado ningún rumor terrible sobre él, así que está bien.]

[Pero, por otro lado, si él los matara, nadie lo sabría. Los muertos no cuentan cuentos, como dice el dicho.]

[¿Por qué es eso a lo que va tu mente?]

No podía decirle que había sido influenciada por el manga y las novelas.

[Hey, ¿Qué es todo este alboroto por la mañana?]

Mientras Helen y yo discutíamos, el grupo de músculos (el Maestro del Gremio) vino de la parte de atrás.

[Maestro del Gremio!]

[Helen, sabes que por las mañanas está muy ocupado. ¿Qué estás haciendo?]

[Esto no es mi culpa. Quiero decirle a Yuna sobre la misión designada para la que la nominó Lord Fochrosé, pero tiene extraños prejuicios contra la aristocracia y ni siquiera quiere oír de qué se trata el trabajo.]

No eran prejuicios. En el manga y en las novelas, eran hechos.

[¿Prejuicios?]

[Ella dice todas estas cosas sobre cómo la aristocracia mata a la gente que no le gusta y exige los cuerpos de mujeres hermosas, y cómo sus hijos son arrogantes y obstinados.]

[Bueno, eso es cierto.] — dijo el Maestro del Gremio.

[Maestro del Gremio!]

[Bien, lo siento. Definitivamente hay aristócratas así, pero Cliff es diferente, así que puedes estar tranquila.]

¿Cliff? Pensé. ¿Realmente se le permite usar un nombre de pila con la aristocracia de esa manera?

[¿Estás completamente seguro?]

[Sí. Además, conozco al tipo.]

Supuse que tenía sentido que el Maestro del Gremio conociera al Lord.

[Por favor, hazlo.] — dijo Helen — [Si lo rechazas, pondrás su confianza en el gremio en peligro.] — ella se convirtió en una feroz empuñadora de dos manos. Me dio la impresión de que no me dejaría ir hasta que yo aceptara.

[Ummm. De acuerdo, entiendo. Te escucharé.]

[Muchas gracias. Pero en realidad, no hay nada que decir. Acaba de ordenar que vayas a su casa.]

[¿Y ahora qué?]

Eso fue cien veces más impreciso. Si él trata de hacer algo mientras nadie estaba cerca para verlo…

[No tienes nada de qué preocuparte. Creo que sólo quiere conocer al oso del que todos han estado hablando.]

[¿Del que todos han estado hablando?]

[Te has convertido en una celebridad en este pueblo, Yuna.]

Bueno, pensé, supongo que una persona se haría famosa caminando por la ciudad en un traje de oso, pero no creo que sea suficiente razón para llamarme.

[Sólo cede esta vez.] — dijo el Maestro del Gremio — [Has matado hordas de lobos y goblins, incluso mataste un Rey Goblin sola, en un traje de oso. Eso ignorando el hecho de que construiste esa casa de oso e invocaste osos para que se movieran y aplastaran a tus enemigos. Eso te va a llevar al molino de los chismes. Ni siquiera un Lord podría evitar querer conocerte después de oír eso, ¿Verdad?]

[¿Qué fue eso de la casa de oso?] — parecía que Helen no estaba al día en mis asuntos.

[¿No lo sabes? Alquiló un terreno y construyó una casa en él. Parece un oso desde el exterior. Además, supuestamente la construyó sin que nadie se diera cuenta, así que ha sido el tema de moda en el pueblo.]

[No tenía ni idea. Iré a echar un vistazo alguna vez.]

No, no tienes que hacerlo, pensé.

Todo lo que estaba haciendo era completar las misiones como un aventurero normal, hacer una casa (de oso) como alguien normal con magia, ir a cazar en mis monturas (de oso), y usar mi ropa (de oso) normal mientras caminaba por el pueblo.

[¿No puedo decir que no?] — no quería conocerlo. Sólo quería ir a casa.

[¿Quién sabe?] — dijo el Maestro del Gremio — [Los aventureros no suelen rechazar las misiones de la aristocracia. Si vas a rechazarlo, tu única opción podría ser abandonar el pueblo.]

[Qué molestia.] — eso fue todo lo que pude decir.

[No digas eso. Solo llamaste su atención. Si es sólo una reunión, podrías ir a verlo.]

[Bueno, sí lo conociera, ¿Cuándo lo haría? Un Lord no va a tener exactamente tiempo libre.]

[Sí, nos ha informado de unos días que funcionarían. Lo ideal sería mañana o la tarde dentro de tres días.]

Si estaba tan ocupado, no tenía que salir de su camino para encontrarse conmigo.

[No te dejaré ir hasta que te oiga decir que aceptarás la misión.] — Helen todavía tenía mi traje en sus garras inamovibles.

[Entiendo. Iré a su encuentro. Es todo lo que tengo que hacer, ¿Verdad?]

[¿En serio lo harás? Muchas gracias.]

Finalmente me dejó ir. Sin ninguna otra opción, terminé decidiendo ir a su encuentro la tarde siguiente.

Qué molestia, pensé de nuevo.