Kuma C29

Modo nocturno

Capítulo 29: El oso termina su misión

 

Nos mudamos a un lugar que pensé era la parte de atrás de los jardines. Los jardines eran espaciosos, como se espera de la residencia de un Lord. Aparentemente, los guardias también lo usaban como campo de entrenamiento, aunque estaba vacío en ese momento.

[Yuna, ¿Hay suficiente espacio?]

[Esto servirá. Voy a convocarlos, ahora. Vengan, Kumayuru, Kumakyu.]

No era una frase fija para convocarlos, pero traté de encontrar algo que me pareciera apropiado. Dos bolas de pelo gigantes, una negra y otra blanca, salieron de las marionetas de oso. Empezaron a moverse, lentamente, girando para mostrarnos sus caras.

[Kumayuru, Kumakyu, vengan aquí.]

Cuando los llamé, trotaron felizmente hacia mí. Se veían muy lindos cuando lo hicieron, pero todos los que estaban detrás de mí empezaron a hacer un escándalo.

[Son osos. Hay osos! Yuna, ¿Puedo tocarlos?] — Noa estaba saltando.

[Señorita Noir, es peligroso! Por favor, no se acerque!] — Lala agarró el brazo de Noa, protegiéndola con su cuerpo.

[Lala, por favor, déjame ir! No puedo ver a los osos! Quiero tocarlos!]

Pero la sirvienta la sostuvo con firmeza — [Por favor, diga algo, Maestro Cliff!]

[Creo que debería estar bien.]

[¿Maestro Cliff?]

Como su patrón le había dado el visto bueno, Lala retrocedió. Liberada de las garras de la sirvienta, Noa se acercó lentamente a los osos.

[¿Puedo realmente tocarlos?]

[Está bien. Dales una palmadita suave.]

Noa tocó suavemente a Kumayuru. Le dio una palmadita a Kumakyu con su otra mano. Los dos osos entrecerraron los ojos hacia ella, pareciendo satisfechos.

[Son tan cálidos. Y suaves!] — Noa abrazó el cuello de Kumakyu.

[¿Quieres montarlos?]

[¿De verdad puedo?]

[Kumakyu, ¿Está bien?]

Kumakyu se bajó al suelo a modo de respuesta, facilitando a Noa la subida. Noa empezó a subirse con cautela a la espalda de Kumakyu.

[Está bien, no te caerás.]

Le eché una mano y la monté. Una vez que Kumakyu se aseguró de que Noa estaba a salvo, el oso se puso de pie lentamente.

[Whoa! Está muy alto.] — parecía estar disfrutando — [Yuna, ¿Podemos dar un paseo? ¿Sólo una vez alrededor de la casa?]

[Sí, está bien. Kumakyu, por favor cuida bien de Noa.] — no sabía lo grande que era la casa, pero supuse que dar una vuelta por ella una vez no haría daño.

Kumakyu arrulló en silencio en respuesta. Con Noa a horcajadas, el oso comenzó a caminar lentamente.

[S-Señorita Noir!] — Lala corrió tras ellos en un ataque de nervios.

Cliff vio a Noa, la sirvienta, y al oso irse. Una vez que estuvieron fuera de la vista, se acercó a mí.

[Perdóname, pero ¿Puedo tocar uno también?] — preguntó.

[Supongo.] — dije. No es como si pudiera negarme.

Cliff acarició lentamente a Kumayuru — [Oh, la piel se siente bien. Una gran textura, también.]

[¿Quieres montarlo?]

[¿Puedo?]

[Solo una vez alrededor de la casa, como Noa.]

[Bien, entiendo.]

Tan pronto como Cliff se montó en Kumayuru, instó al oso a seguir adelante, tratando de alcanzar a Noa. Pasó un poco de tiempo antes de que los dos regresaran, uno al lado del otro en sus respectivos osos.

[Yuna, muchas gracias. Fue muy divertido!]

[Sí, fue una experiencia muy valiosa para mí también.]

Lala siguió la estela de los osos, con un aspecto demacrado. No fue mi culpa, así que decidí no prestarle atención.

[Bien entonces.] — dijo Cliff mientras desmontaba — [Tengo trabajo, así que voy a volver a la casa. Dejaré a Noa contigo. Por favor, vuelve a verme antes de irte.]

A Noa debió gustarle Kumakyu, ya que no daba señales de bajarse — [Esto se siente tan bien…]

La niña estaba tumbada encima de Kumakyu. Acarició al oso durante un rato antes de que su mano dejara de moverse; me pareció raro lo tranquila que estaba, así que me acerque para echar un vistazo. Noa estaba profundamente dormida, roncando tranquilamente. Le dije a Kumakyu que caminara tranquilamente a la sombra de un árbol. No podía dejarla dormir al sol. Lala miraba a Noa con preocupación.

[No hay necesidad de preocuparse.] — le dije — [Aun así, no queremos que se resfríe. ¿Tienes algo que ponerle?]

Lala corrió a la casa y trajo una manta, pero como Kumakyu era muy alto, no pudo cubrir a Noa.

[Kumayuru, ¿Podrías ayudarla?]

Kumayuru puso sus patas delanteras bajo los brazos de Lala y la levantó para que pudiera arropar a Noa.

[Muchas gracias, Maestro Kumayuru.]

Parecía que finalmente había dejado de enloquecer. Lala y yo nos sentamos con Noa en la sombra mientras dormía. Saqué un pequeño barril de zumo de bayas oran — me había encariñado con el producto, ya que sabía a zumo de naranja — y dos vasos de madera de mi almacén de oso. Cogí un poco de hielo y lo serví en los vasos; Lala tomó un largo trago del suyo.

[Esto es delicioso.]

[Me alegra oírlo.]

[Necesitaba el estimulante. Gracias.]

[Tengo más, así que bebe todo lo que quieras.]

[Son mucho más dóciles de lo que esperaba.] — Lala miró a Kumayuru y Kumakyu.

[Bueno, son invocaciones, después de todo. No son como los osos salvajes.] — por otra parte, no era como si hubiera visto un oso salvaje antes.

[Sí, por supuesto. La Señorita Noir parece disfrutar de su compañía. Le agradecemos su servicio.]

[No necesitas agradecerme. Se supone que esto es un trabajo.]

Lala explicó que había sido la cuidadora de Noa desde que la niña tenía cinco años, y su cargo era muy valioso para ella. Después de que habláramos un rato, Noa comenzó a moverse.

[Buenos días. ¿Estás despierta?]

[Eh, ¿Dónde estoy…?] — Noa se frotó los ojos mientras miraba a su alrededor.

[Te dormiste rápido, Noa.]

[Lo hice. Kumakyu se sintió tan bien que me quedé dormida.]

[Señorita Noir, ¿Podemos entrar pronto? No queremos que se resfríe.]

[Quiero quedarme con Kumakyu.]

Noa estaba claramente decidida a quedarse con el oso. Eso no funcionaría, así que le hice una sutil señal a Kumakyu mientras le decía — [Kumakyu está cansado. ¿Lo dejarás descansar?]

En ese momento, el oso se arrulló en silencio, fingiendo tener sueño.

[Sí, así es.] — dijo Lala — [Señorita Noir, el Maestro Kumakyu se aseguraba de que no se cayera mientras dormía. Por favor, deje que el Maestro Kumakyu descanse.]

Kumakyu giró ligeramente la cabeza hacia la casa de Noa y la miró con ojos llorosos. Noa miró hacia atrás. Podía ver los engranajes de su cabeza girando.

[… De acuerdo, entiendo. Lo siento, Kumakyu.] — se bajó del oso y lo palmeó suavemente — [Descansa bien.]

[Kumakyu, Kumayuru, eso es todo por ahora.] — retire a los osos, enviándolos de vuelta a los guantes.

[Entonces, Señorita Noir, ¿Volvemos a su habitación?]

[Voy a visitar a Cliff.]

[Oh, ¿Yuna? ¿Ya te vas a casa?]

[Bueno, mi trabajo aquí está hecho.] — estaba bastante segura de que había cumplido con la misión.

[Yuna.] — dijo Noa — [Por favor, cena con nosotros!]

Ella agarró mi guante de oso. Traté de rechazarla, pero ella me arrastró de la mano de vuelta a la mansión, donde nos encontramos con Cliff y empezamos a hablar de la cena. Finalmente, Cliff también me invitó a quedarme a comer con ellos, así que lo hice.

Me excusé después de la cena. Me pidieron que me quedara a pasar la noche, pero yo los rechacé amablemente.

[Yuna, tienes que venir a visitarme de nuevo, ¿De acuerdo?]

Noa y Lala me vieron en la puerta. Después de prometerle a Noa que volvería, nos separamos.