Kuma C30

Modo nocturno

Capítulo 30: Fina trabaja

—Punto de vista de Fina—

Hace unos días, fui con Yuna a la cacería de tigerwolf.

Mientras Yuna iba a trabajar, yo me quedé en su casa de oso y trabajé en el desollado de sus anteriores presas. En un momento dado, salí a buscar hierbas para mamá, pero casi me pierdo. Sólo logré regresar gracias a Kumakyu.

Le pedí a Kumakyu que esperara fuera, fui al almacén y saqué un lobo de la cámara frigorífica. Era pequeño para ser un monstruo, pero era grande para mí, y me costó mucho ponerlo sobre la mesa. Yuna había preparado un taburete para mí, así que no tuve que ponerme de puntillas.

Usé mi cuchillo de desollar para limpiar la piel y separar la carne en cortes. También saqué la gema de maná y la puse a un lado. Las partes que no necesitamos van al cubo de basura. Aparentemente, el cubo de basura es un agujero muy profundo; Yuna me dijo que me asegurara de no caer en él.

Da miedo, así que me aseguré de tener cuidado a su alrededor.

Después de desollar algunos lobos, la puerta del almacén se abrió. Yuna regresó. Me preguntaba si ya había vencido al tigerwolf. Ni siquiera había terminado con la primera tanda todavía. Yuna me dijo que quería que sacara la gema de maná del tigerwolf. Era parte de mi trabajo, así que le dije que lo haría, por supuesto.

Me sorprendió lo enorme que era el tigerwolf. Yuna era muy genial!

Un tigerwolf es el mismo tipo de monstruo que un lobo, así que su gema de maná está en el mismo lugar, entre el corazón y el hígado. Tenía el doble de tamaño que el lobo y tenía un brillo diferente. La lavé con agua hasta que estuvo limpia y se la di a Yuna.

 

 

Almorzamos, y volví a desollar lobos. Yuna dijo que iba a dormir un rato. ¿Tal vez estaba cansada de luchar contra el tigerwolf?

También decidí esforzarme. Trabajaría duro para hacer todo el desollado.

Una vez que terminé, fui al segundo piso para ir a despertar a Yuna. No sabía en qué habitación estaba durmiendo, así que llamé a la puerta de la habitación más cercana y entre dentro cuando no escuché nada. Allí estaba ella. Se veía muy cómoda.

La desperté.

[Yuna, Yuna.]

Se despertó.

Cuando se levantó de la cama, sus ropas eran blancas, exactamente como las de Kumakyu. Se veía linda en su traje de oso negro, pero también se veía linda como un oso blanco. Supongo que puede voltear su ropa para cambiar entre ser un oso negro o un oso blanco.

Después de que le dije que había terminado mi trabajo, terminamos yendo a casa. Yuna hizo desaparecer la casa de oso. La magia es increíble. Volvimos en Kumayuru. Aparentemente si ella usa sólo uno de los osos, el otro se pone gruñón. Creo que entiendo cómo se sienten.

El guardia de la puerta estaba muy sorprendido. Cualquiera lo estaría, viéndonos a los tres, pero el oso era lindo, así que no pensé que debía preocuparse demasiado.

 

▼▼▼▼

Como yo también iba a trabajar al día siguiente, fui a la casa de Yuna en la posada, pero aparentemente no tenía donde procesar los cuerpos. Como sería una molestia tener que dejar el pueblo cada vez que necesitáramos un lugar para el desollado, visitó el gremio de aventureros para preguntarles sobre conseguir un espacio propio. Nos dijeron que fuéramos al gremio de comerciantes, así que terminamos yendo allí.

Se estaba convirtiendo en algo muy importante. Empecé a sentirme nerviosa.

Cuando llegamos al gremio, todos miraron a Yuna. Ese traje de oso seguro que se destaca. Yuna habló con la recepcionista en el escritorio por un par de minutos y eligió una parcela de tierra. La señorita nos llevó a la parcela vacía, y Yuna dejó caer la casa de oso allí.

No importa cuántas veces lo haya visto, fue increíble.

Me puse a trabajar de inmediato. Ese día, desollé a los tigerwolf. Se suponía que era muy similar a trabajar con lobos, pero incluso una niña como yo sabe que las pieles de los tigerwolf son caras. Tuve que tener mucho cuidado al quitarlas, o no tendrían ningún valor. Aun así, me esforcé al máximo, y cuando terminé el día, sentí que había hecho un buen trabajo.

Durante unos días seguidos, fui a la casa de Yuna y me desgasté con la pila de cuerpos.

Entonces, un día mientras estaba en medio de la limpieza y la separación de la carne, me sentí mareada por un segundo. Justo cuando pensé que podría estar en problemas, me desmayé.

Desafortunadamente, Yuna lo vio y corrió hacia mí. Me miró la mano y puso una mirada muy preocupada. Estaba sangrando. Debo haberme cortado un poco la mano cuando caí. Me dolió un poco. No tanto.

Yuna tocó el lugar donde estaba sangrando. Creo que hizo algo mágico. Se sintió caliente, y luego dejó de doler, e incluso mi corte desapareció. Fue increíble.

Se quitó el guante de oso y puso su mano en mi frente. Aparentemente, tenía fiebre. Me dijo que subiera y durmiera en una cama en una de las habitaciones por ahora. Cuando estaba en la cama, me tocó la frente otra vez. Esa vez, no se quitó los guantes de oso. Se sintió tan agradable y suave, y esa sensación se hizo cada vez más fuerte, hasta que terminé quedándome dormida.

Estaba oscuro cuando me desperté. Me dijo que me había hecho la cena, y que debía llevármela a casa y comerla. Luego me dijo que debería tomarme el día libre mañana. Yuna dijo que podía ir a su casa dos días después. Me dijo que, a partir de ahora, me tomaría un día libre del desollado cada tres días.

Si hacía otro trabajo en un día libre, me dijo que no me dejaría seguir haciendo el desollado. Estaba preocupada por mi salud, así que decidí hacer lo que me dijo.