Kuma C37

Modo nocturno

Capítulo 37: Fina obtiene un nuevo papá

 

—Punto de vista de Fina—

Cuando volví de comprarle a mi madre algo bueno para comer, Yuna ya no estaba allí. Aparentemente, se fue a casa. No le había agradecido lo suficiente, y aunque compramos la comida con el dinero de Yuna, tampoco le había agradecido por eso todavía.

Cuando miré a mi madre y al señor Gentz, se sonrojaron por alguna razón. Me pregunto qué pasó.

[Um, Fina, Shuri. Bueno — ¿Cómo decirlo? — ¿Les gustaría tener un nuevo papá?]

[Un papá?]

Era una pregunta extraña. Mi padre estaba muerto.

[No estoy segura. No recuerdo realmente a mi padre, así que no sé qué pensar de uno nuevo…]

[No sé.] — dijo Shuri.

El señor Gentz se rascó la cabeza y nos miró.

[Tu madre y yo nos vamos a casar. Fina, Shuri, ¿Nos darían su bendición?]

[Casar?]

[Quiero ser su padre. Quiero protegerlas a las tres. No creo que sea tan bueno como esa chica oso, pero ¿Me dejarían protegerlas?]

[Señor Gentz?]

[Fina, Shuri, ¿Estarían de acuerdo con que Gentz sea su padre?] — nos preguntó mi madre.

En realidad, no lo entendí. Pero…

[Si eso te hace feliz, mamá.]

Shuri también asintió.

[Sí, lo haría. Y me aseguraré de que ustedes dos sean felices también. Um… gracias, Fina y Shuri.]

El señor Gentz nos abrazó. Él y mamá parecían felices.

 

▼▼▼▼

Todo lo que siguió fue un desastre. Mi mamá trató de salir de la cama ahora que estaba mejor, y tuve que hacer que se acostara, y luego seguir haciéndolo cada vez que trataba de hacer comida, limpiar o salir. Yuna me dijo que me asegurara de que descansara un rato. Hice que Shuri vigilara a mamá. Parecía feliz de pasar tiempo con ella.

Papá Gentz estaba buscando una casa donde los cuatro pudiéramos vivir juntos. Tenía que prepararme para mudarme, poco a poco.

 

▼▼▼▼

Unos días después de que mamá se curara, encontramos una nueva casa y decidimos mudarnos. Conseguí la aprobación de Yuna para que mi madre dejara la cama. El día que nos mudamos, Yuna también iba a ayudar.

Normalmente, mudarse toma mucho tiempo y dinero. Hubiéramos tenido que alquilar una carreta o remolque y hacer un montón de viajes de ida y vuelta, pero Yuna podía meter cualquier cosa en su bolsa sin fondo, sin importar lo grande o pesado que fuera. Cuando fuimos a la cacería de tigerwolf, me sorprendió verla sacar y volver a meter su casa ahí.

Como teníamos las cosas de la casa listas de antemano, terminamos con todo antes de la tarde. Luego fuimos a la casa del señor Gentz. Fue ridículo. No sé si alguna vez la limpió. Mamá estaba súper disgustada. Nos pidió a Shuri, Yuna y a mí que fuéramos a la casa nueva antes que ella y limpiáramos.

Cuando llegamos a la casa, le pedí a Shuri que limpiara. Hice que Yuna trajera los muebles y las camas. Normalmente necesitaríamos mucha gente para llevar las camas del primer piso al segundo, pero Yuna las sacó de su guante de oso y luego terminamos. Después de que Yuna terminó de sacar las cosas, se fue a la casa de papá.

Shuri y yo nos dedicamos a limpiar la nueva casa. Cuando el sol comenzó a ponerse, mi mamá regresó con los otros dos, y empezamos a hablar de comida. La casa aún no estaba limpia, y no podíamos hacer comida allí. Cuando papá dijo que podíamos salir a comer, mi mamá se enojó con él porque era un desperdicio de dinero.

Al final, Yuna nos invitó y fuimos a su casa. Me pregunto por qué Yuna es tan amable.

 

▼▼▼▼

Comimos y terminamos quedándonos en casa de Yuna. Como nos quedamos a dormir y estábamos sucias por la mudanza, Yuna nos dejó bañarnos. El baño de Yuna era tan grande que incluso nosotras cuatro podíamos entrar juntas. Hicimos que papá esperara afuera.

Yuna era delgada y delicada, y muy bonita, especialmente su cabello, que era negro y le llegaba hasta la espalda. Me preguntaba si el mío sería tan bonito si lo dejaba crecer también.

Cuando nos metimos en la bañera, empezamos a hablar de los pechos. Yuna dijo que terminaría bam, shwoo, bam. Me pregunto qué quiso decir con eso. Quería que mi pecho fuera tan grande como el de Yuna. Vi a muchos adultos con grandes pechos, pero parecía que se interpondrían en el camino.

Miré mi propio pecho y le pregunté a mi madre: [Crees que el mío se hará más grande?]

Por alguna razón, Yuna miró los pechos de mi madre, y luego los míos.

[Eres libre de soñar.] — dijo.

Mi mamá se enojó un poco cuando Yuna dijo eso. [No tienes que preocuparte. Los tuyos se harán más grandes, a diferencia de los míos.]

[Me gustaría que el mío fuera del mismo tamaño que el de Yuna.]

En el momento en que dije eso, Yuna me abrazó. Por alguna razón, la había hecho feliz.

Papá se metió en la bañera después de nosotros. Mientras lo hacía, nos secamos el cabello. El cabello de Yuna era largo y parecía que sería difícil de secar. Cuando estaba secando mi cabello con una toalla, Yuna sacó una herramienta redonda y larga que tenía una forma extraña. Yuna me dijo que me diera la vuelta, así que fui obediente y lo hice. Sentí el viento caliente soplando sobre mí por detrás. Me sorprendió e hizo un sonido extraño.

Yuna me dijo que era una herramienta para secar el cabello soplando viento caliente. El viento era agradable, y mi cabello estaba seco antes de que me diera cuenta. Mi hermana se secó el cabello, y luego mi madre, y Yuna se secó el suyo al final. Yuna es muy sorprendente por tener una herramienta tan útil como esa.

Justo cuando terminamos de secarnos el cabello, papá salió de la bañera, así que decidimos dormir, ya que estábamos cansados por la mudanza. Mi papá durmió solo, y yo dormí con Shuri y mi mamá.

Yuna hablaba de cosas que yo no entendía. Como mamá y papá ensuciaban las sábanas si dormían juntos, dijo que no podían estar juntos. ¿Supongo que no ensuciarían las sábanas si estuvieran separados?

Le preguntaré a mamá sobre eso la próxima vez.

 

▼▼▼▼

A la mañana siguiente, me levanté sola. Mamá y Shuri estaban durmiendo. Bajé al primer piso tan silenciosamente como pude. Cuando estaba haciendo el desayuno, papá bajó al primer piso. Comió antes que todos y se fue al gremio; el trabajo allí comienza temprano en la mañana.

Yuna bajó para reemplazarlo. Como ya había terminado de hacer el desayuno, fui a despertar a las demás. Mientras las cuatro desayunábamos juntas, Yuna me preguntó algo extraño.

[Sabes dónde venden huevos?]

¿Se refería a huevos de ave? Cuando le dije que no podía conseguirlos en una tienda normal, parecía decepcionada. ¿Realmente quería tanto los huevos?

Después de terminar de desayunar, volvimos a nuestra nueva casa para terminar de limpiar. Shuri recogió las cosas pequeñas, y mamá y yo recogimos las grandes. Hubiera sido bueno tener a papá cerca para ayudar, pero no pudimos hacer nada al respecto. Terminamos de guardar todo lo que habíamos traído de nuestra antigua casa, pero nos costó mucho trabajo recoger las cosas de papá porque estaban todas metidas en las cajas que cabían.

Todos estos cambios — mamá siendo saludable, comiendo buena comida, teniendo un nuevo papá — fueron gracias a Yuna.