Kuma C38

Modo nocturno

Capítulo 38: El oso recibe la gratitud del Maestro del Gremio

 

Fui al gremio para encontrar algo que me mantuviera ocupada. Hice contacto visual con Helen en la recepción, pero pasé directamente al tablero donde se colocaron las misiones.

[Yuna!] — Helen me llamó. Deseé que no gritara en cuanto me viera. Los aventureros en el salón estaban mirando, pero supongo que lo harían, aunque ella no hubiera gritado; aún no estaban acostumbrados al traje.

[¿Qué?] — probablemente me llamaría otra vez si la ignoraba, así que decidí escucharla.

[¿Qué has hecho esta vez? El maestro del gremio me dijo que te llamara cuando vinieras.]

¿Qué le pasaba a esta chica?

[No he hecho nada. Esta vez. Creo…]

[¿Estás segura?]

Estoy segura de que no recuerdo haber hecho nada, incluso cuando me miró de forma dudosa. De todas formas, no había estado haciendo misiones los últimos días y no recordaba haber causado problemas a alguien.

 

Sin importar cómo me sentía, Helen me llevó a la habitación del maestro del gremio. El maestro del gremio trabajaba en un escritorio en la parte de atrás, lo que no encajaba para nada con su imagen de musculoso.

[Por favor, siéntate.] — hizo un gesto hacia una enorme mesa rodeada de sillas. Tomé el asiento más cercano a la puerta. — [Se trata de Gentz. Quería darte las gracias.]

[¿Agradecerme?]

[Curaste la enfermedad de Tiermina y la animaste a casarse con Gentz, ¿Me equivoco?]

[Lo hice, pero ¿Por qué me lo agradeces?]

[Primero, parece que usaste una valiosa medicina de tu ciudad natal para curar la enfermedad de Tiermina.]

Como podría ser malo que se supiera que la había curado con magia, le pedí a Gentz y a los demás que dijeran que la había curado con medicamentos caros.

[Tiermina era una antigua aventurera, así que me preocupaba su enfermedad.] — continuó el maestro del gremio.

[¿Estás diciendo que también estabas involucrado en que Fina trabajara en el gremio?]

[Pensé que era lo menos que podía hacer. Todavía no podía contratarla públicamente, así que sólo la trajimos cuando teníamos mucho trabajo. Por eso estaba agradecido de ver que trajeras tantos lobos. Todavía le estás dando trabajo, ¿No?]

[Sólo porque yo quiero.]

[No es lo único. Me preocupaba que Gentz suspirara por esa mujer hasta la tumba. Entre Roy, su enfermedad y las niñas, necesitaba que lo empujaras para sentir que tenía un lugar con ella. Quería decirte eso. Gracias.]

[No te preocupes por eso. Los obligué a casarse por el bien de Fina.]

[Fue una coacción de buen corazón. En cualquier caso, ya no tenemos que preocuparnos por él, y ahora puede dedicarse a su trabajo.]

Era posible que Gentz y el maestro del gremio no sólo tuvieran una relación jefe-subordinado. Aunque no parecía que estuvieran juntos en el mismo grupo.

[Si es todo lo que necesitas, me voy.]

En el momento en que intenté levantarme de mi asiento, llamaron a la puerta.

[¿Qué pasa?]

[Discúlpeme.]

Una empleada del gremio movió la cabeza.

[Maestro del gremio, Lord Cliff Fochrosé ha llegado. ¿Puedo traerlo?]

La empleada me miró. Supuse que no podía hacer esperar a un aristócrata, aunque el maestro del gremio estuviera ocupado conmigo. ¿Qué clase de negocios tiene Cliff con el maestro del gremio? Pensé.

[Acabamos de terminar.] — dije — [Así que está bien.]

La empleada miró al maestro del gremio. Hizo un pequeño asentimiento.

[Entonces lo llamaré.]

La empleada dejó la habitación.

[Yo también saldré.]

[Sí, siento haberte llamado.]

Me levanté de mi asiento y, en el momento en que intenté salir de la habitación, la puerta se abrió.

[Siento haber entrado tan pronto.]

Cliff entró por la puerta. Nuestros ojos apenas se encontraron.

[¿Un oso? Oh, Yuna.]

Hice una pequeña inclinación que usas cuando quieres hacer lo mínimo para saludarles educadamente. En el momento en que traté de pasar junto a él, me llamó para detenerme.

[Este es el momento perfecto. ¿Podrías escucharme también, Yuna?]

Me agarró del hombro, me llevó de nuevo a la habitación, y me hizo sentar.

[Entonces, ¿Qué es lo que lo trajo aquí tan temprano en la mañana, Lord Cliff?]

[Puedes ser informal como siempre.]

El maestro del gremio me miró.

[No tienes que preocuparte por Yuna.]

[Bueno, si tú eres el que lo dice, entonces lo entiendo. ¿Qué te ha traído al gremio de aventureros?]

El tono del maestro del gremio se relajó.

[Tenía algo que necesitaba preguntarte. Sabes que el rey celebra su cuarentavo cumpleaños el mes que viene, ¿Verdad?]

[No creo que haya persona alguna en todo el país que no lo sepa.]

No lo sabía. De todas formas, parecía que eso estaba pasando.

[No tengo nada bueno que ofrecerle para la ocasión.]

[En ese caso, pregunta al gremio de comerciantes.]

[Ya fui al gremio de comerciantes, pero no tenían nada que le gustara al rey. No tiene sentido ofrecer algo que pueda comprar con dinero. Me preguntaba si tenía espadas, armaduras o herramientas raras.]

[Pasamos todos nuestros bienes al gremio de comerciantes. Ya lo has visto todo.]

[Por supuesto. Sólo vine a asegurarme. Así que, como mi segunda idea, Yuna, quería preguntarte…]

[¿Preguntarme qué?]

Tengo un mal presentimiento de esto.

[¿Tienes algo raro? ¿Algo como esa bolsa sin fondo que tienes? ¿O un objeto que pueda convocar monturas?]

[Lo siento, pero no tengo. No tengo intención de entregar las mías, obviamente.]

Si me obligaba, todo lo que podía hacer era huir.

[En ese caso, ¿Podrías hacer algo? Como la casa de oso. Le di una mirada hace un tiempo… es bastante impresionante. Por supuesto, no podemos mover algo tan grande, pero sería maravilloso si pudieras hacer una pequeña.]

Ummm, pensé, no es que no pueda hacer una.

Podría volver al pozo de las comodidades de la Tierra y hacer algo como el secador de cabello. Por otra parte, tal vez ya habían descubierto todos los aparatos que sabía que podía hacer, o tal vez no. No tenía nada, y tampoco quería sobresalir haciendo algo malo.

Por el momento, miré en el almacén de oso para ver si podía encontrar algo bueno.

………

……

¿Sí? pensé. Me gustaría encontrar algo prometedor.

[Viniste al gremio de aventureros por algo raro, ¿Verdad?]

[Sí.]

[En ese caso, ¿Qué tal esto?]

Saqué la espada que le quité al rey goblin de mi almacén de oso.

[¿Y esto es?]

Cliff y el maestro del gremio la revisaron.

[Es la espada del rey goblin.]

[En serio!]

No había ningún error mientras tuviera ‘identificación de oso’ de mi parte.

[Me enteré de la aventura con el rey goblin, pero tomar su espada… Es inaudito.]

Su reacción fue mucho mejor de lo que esperaba.

[De todos modos, tenemos que comprobar si es real.]

El maestro del gremio trajo a un empleado que podía evaluarla. Un anciano se acercó inmediatamente y le dio vuelta en sus manos, sintiendo la hoja y la empuñadura.

[No hay ninguna duda al respecto.]

[Ya veo, gracias. Ya puedes irte.]

El tasador bajó la cabeza y salió de la habitación.

[¿Puedes presentarle esto al rey?]

[Sí, es más que raro.]

[¿Qué tan raro puede ser? Los reyes goblin no son tan difíciles de derrotar.]

[No todos tienen espadas como esta. No conozco los detalles, pero aparentemente comienzan como espadas normales; el maná del rey goblin que la lleva atraviesa la espada y la altera con el paso de los años. Si el rey es joven, o su maná es débil, su espada no tiene nada de especial.]

Supuse que tenía sentido; en el juego, las espadas de rey goblin eran un drop bastante raro. Al mismo tiempo, el concepto de los reyes goblin creciendo no existía en el juego.

[Entonces, ¿Me dejarás tener esa espada?]

[No me importa.]

No la necesitaba, y lo más importante, tenía un nombre poco convincente. Si iba a tener una espada, quería una buena.

[Entonces, ¿Por cuánto me dejarás tenerla?]

[¿Cuánto suele cobrar la gente?]

[Para ser honesto, no lo sé. No es algo que puedas conseguir, incluso si vas a buscarla. Di un precio. Si puedo pagarlo, entonces lo haré.]

[Eso sigue siendo bastante desventajoso para mí. Podría cobrar menos sin siquiera saberlo.]

Bueno, no era como si tuviera problemas de dinero, así que no me importaba cuánto valía. Pero eso no fue nada divertido.

[Te lo daré gratis si aceptas deberme un favor.]

 

[¿Un favor?]

[Debes estar haciendo todo tipo de cosas terribles ya que eres un Lord, ¿Verdad? Así que quiero que me ayudes cuando algún día esté en problemas.]

[Seguro que tienes una mala opinión de mí. Soy una persona decente.]

[Bueno, dejando a un lado las bromas, si tengo algo que necesite de ti en el futuro, me gustaría que escucharas mi petición.]

[¿Puede darme un ejemplo de lo que querría?]

[¿Como forzar a un maestro del gremio a dejar su trabajo?]

[H-Hey.] — el maestro del gremio se puso de pie.

[Esa fue una broma. No tengo nada ahora mismo. Si algo pasa en el futuro, te lo pediré. Y si es imposible, puedes rechazarme.]

[¿Estás segura de eso?]

[Sí. Parece que sería más interesante.]

[Entonces, aceptaré esto amablemente. Prepararé un acuerdo por escrito más tarde.]

[No necesito uno. Si rompes tu promesa, entonces está bien si eso es todo.]

Le sonreí. Prácticamente, no necesitaba la espada. No tuve ningún problema en separarme de ella. Que me debiera un favor era pura ganancia.

[Juro que te ayudaré si es algo en lo que pueda ayudar.]

El juramento fue algo dramático.

[En ese caso, por favor hazlo cuando llegue el momento.]