Kuma C43

Modo nocturno

Capítulo 43: El oso se moviliza por el orfanato

 

Volví a la casa de oso y pensé en las tres necesidades básicas del orfanato. La ropa podía esperar; la comida se convertiría en un problema de nuevo en unos pocos días; estaban bien para refugiarse por un tiempo.

El mayor problema era definitivamente la comida. Como decía el tipo del puesto, no podía reponerla todos los días, pero tampoco podía retirar lo que ofrecía. Mientras reflexionaba, oí que llamaron a la puerta y que Fina me llamaba.

[Fina, ¿Has terminado el desollado?]

[Sí, y el maestro del gremio te está llamando.]

Como no estaba haciendo ningún progreso con el orfanato, me dirigí al gremio con Fina a cuestas.

[Oh, estás aquí.] — el propio maestro del gremio me dio la bienvenida.

[Entonces, ¿Cómo está la víbora negra?]

[Sí, la tenemos guardada en una cámara frigorífica.]

Entramos para echarle un vistazo; la masa de piel, carne y colmillos estaba apilada como una montaña.

[¿Cuánto querría el gremio?]

[No hay tal cosa como demasiado.]

[¿Qué tal la mitad?]

[Un poco más.]

[Entonces, ¿Qué tal si me llevo un tercio?]

[Hmm, supongo que estaría bien.]

El maestro del gremio firmó el papeleo, y tengo mi parte garantizada en el almacenamiento de oso.

[Aquí está la gema de maná. De hecho, hubiera preferido que vendieras esto también.]

Como necesitaba gemas de maná para hacer un montón de cosas, las había guardado para mí últimamente. No tenía ni idea de lo que haría con esta, pero no tenía intención de venderla.

[Llevará un tiempo pagarte el dinero con este volumen.]

[Me parece bien tenerlo cuando sea.]

Cuando me fui, el sol estaba empezando a ponerse. Me dirigí directamente a la casa de oso, terminé de cenar y me baño, me acosté en mi cama.

No se me ocurrió cómo ayudar al orfanato con los materiales que tenía de la víbora negra. Podría venderlo todo y canalizar el dinero a ellos, pero entonces eso sería todo.

Saqué mi pantalla de estado. Últimamente sólo había estado luchando contra monstruos de bajo rango, así que no había estado subiendo de nivel. La víbora negra debe haberme hecho subir; había subido un nivel y adquirido una nueva habilidad.

 

Puerta de Transporte de Oso
 

Al establecer una puerta, puede moverse entre puertas.

 

Cuando hay más de tres puertas en su lugar, puede viajar a un lugar específico imaginándoselo.

 

Esta puerta sólo puede abrirse con el guante de oso.

 

Oooh, pensé, eso de ahora es útil.

Aun así, tendría que hacerlas funcionar. Hubiera sido muy conveniente si pudiera imaginarme un lugar en mi cabeza y hacer una curvatura allí. Aun así, esto ya era más que útil, así que estaba agradecida. Quería probarla inmediatamente, así que me levanté de la cama y puse una puerta en mi habitación. Una puerta doble con relieves de oso se instaló en la pared desnuda. Era mucho más grande de lo que esperaba, lo suficiente para que Kumayuru y Kumakyu la atravesaran y tuvieran espacio de sobra. Me dirigí a una habitación en el primer piso, puse una segunda puerta y la abrí en mi habitación de arriba.

Si iba a poner puertas afuera, necesitaba encontrar lugares que no me preocuparan para ponerlas. No era como si desaparecieran después de que usara la habilidad. Tenía que tener en cuenta las veces que iba a andar en el lugar, o si iba a viajar con mis osos, y había muchos más inconvenientes que considerar de lo que esperaba. No habría tenido que pensar tanto en la logística si sólo fuera teletransportación, y habría sido bueno para poder escapar de las peleas, pero bueno.

De todas formas, quite la puerta de transporte de oso, pensando en cuando vendría Fina.

Hmm, pensé. La puerta de transporte de oso es muy larga. Tal vez use puerta de oso para abreviar.

Por un momento, sentí un escalofrío. Tal vez me había resfriado. Decidí dejar el nombre para más tarde y me acosté temprano por el día.

 

▼▼▼▼

Esa mañana, hice otro sándwich de huevo frito y verduras para el desayuno. Mientras mordisqueaba el pan, el dios de las buenas ideas me bendijo.

Cierto, pensé, tengo esto guardado. Le di un mordisco decisivo.

Huevos. Si pudiera producir huevos y venderlos…

 

▼▼▼▼

Después de desayunar, me dirigí al gremio de comerciantes. Sentí que había mucha más gente allí que cuando había estado antes. No, definitivamente había mucha más gente que antes. Estaban inundando la entrada. Me preguntaba si podría entrar, con todo el alboroto.

Mientras esperaba a que se despejara la congestión, escuché frases familiares.

[Es el oso.]

[¿No te refieres a ese oso?]

[El oso víbora negra.]

Cuando di un paso adelante, un camino se abrió para mí. Era casi como Moisés separando el mar rojo. Entré sin dudarlo y busqué a Milaine, que me había ayudado la última vez. La vi, pero parecía que estaba ocupada con otra persona. Justo cuando empecé a quejarme en voz baja, ella terminó y se fijó en mí.

[Yuna!] — gritó — [¿Pasa algo?]

[Había algo que quería preguntarte, Milaine.]

Miré la fila de gente que esperaba en su mostrador y me pregunté si le permitían hablar conmigo.

[Te escucharé.]

[¿Está segura?]

[Está bien. Me cambiaré con alguien. Hablemos aquí.]

La gente de la cola me miraba aterradoramente. No pude evitarlo porque me adelanté, pero no fue mi culpa, ¿De acuerdo? Milaine hizo señas a una empleada para que ocupara su lugar y me llevó a otra habitación.

[Está un poco lleno de gente aquí. ¿Ha pasado algo?]

[¿Me lo preguntas a mí, entre toda la gente?]

Me miró exasperada.

[…]

¿Cómo iba a saber lo que estaba pasando en el gremio de comerciantes?

[Ahh…]

¿Por qué estaba suspirando?

[Parece que hablas en serio. Todos están aquí para comprar los materiales de la víbora negra que mataste. Ha sido una locura desde ayer. Sólo tenemos un poco, pero todos quieren toneladas.]

[¿En serio?]

[La piel y los colmillos son muy populares. La carne también es de alta calidad, así que hay comerciantes que la llevan a la capital real para venderla.]

[¿Es realmente tan popular?]

[Sí, y es todo gracias a ti. Estamos haciendo un loquerio por tu culpa.]

Inclinó ligeramente la cabeza.

[Entonces, ¿Qué necesitabas preguntar? Haré todo lo posible si necesitas algo.]

Estaba agradecida por eso. No dudé en preguntarle.

[Sabes del orfanato, ¿Verdad?]

[¿Te refieres al que está en las afueras de la ciudad?]

[Sí. ¿Podrías venderme el terreno cerca de allí?]

[¿El terreno cerca del orfanato? Iré a buscar algunas cosas, así que por favor dame un momento.]

Milaine salió de la habitación y volvió con los documentos en un instante, como siempre.

[Sí, debería estar bien. Nadie usa ese terreno.]

[¿La gente no puede usarla por el orfanato?]

[Para decirlo tal vez demasiado claramente, son niños sin educación. Incluso si alguien quisiera construir allí, se preocuparían de que causen problemas. Y como está en las afueras de la ciudad, no hay mucha gente alrededor de esa tierra tal como está.]

Supuse que algunas personas considerarían la posibilidad de tener niños sucios alrededor arruinando el ambiente.

[Entonces, eso significa que puedo comprarlo, ¿Verdad?]

[Sí, no hay problema con eso.]

[En ese caso, véndeme un pedazo de ese terreno.]

[Disculpa, pero ¿Para qué planeas usarlo?]

[Hmmm, es un secreto.]

[¿Un secreto?]

[Ya que no estoy segura de sí tendré éxito todavía.]

Pagué la cantidad que ella indicó y recibí la escritura del terreno alrededor del orfanato. Volví a la casa de oso y puse una puerta de transporte en el almacén. Una vez que la instalé, dejé el pueblo y llamé a Kumayuru. Si voy ahora, podría llegar allí al final del día.

Regresé a la aldea donde había vencido a la víbora negra. Era un viaje más rápido con un solo pasajero. Me di una palmada por no comprobar mi estado antes de salir la primera vez; podría haberme ahorrado el viaje de hoy y haber puesto la puerta en este extremo. No es que tuviera sentido quejarse ahora.

Esta vez, no entré a la aldea; me dirigí a las montañas un poco más lejos. Se me estaba acabando la luz del día.

[Me pregunto si hay un buen lugar.]

Después de unos minutos de búsqueda, encontré el lugar perfecto bajo un acantilado.

¿Quizás esto funcione? pensé. Probablemente nadie pasaría por aquí tampoco.

Bajé por el acantilado y cavé un túnel. Lo hice lo suficientemente ancho para que Kumayuru y Kumakyu pasen y formen una cueva en la parte de atrás. Hice un par de luces de oso para poder seguir trabajando en la oscuridad.

Decidí dejar los detalles para un día posterior, bloqueé la entrada con un hechizo de tierra, y establecí una puerta de transporte.

[Estoy en casa.]

Volví al almacén de la casa de oso instantáneamente. Esta era definitivamente una habilidad práctica para tener.