Kuma C50

Modo nocturno

Capítulo 50: Fina le agradece al oso

 

—Punto de vista de Fina—

Recientemente, papá llegó a casa muy triste. Me pregunto por qué.

Escuché que aparentemente apareció una víbora negra y estaba atacando una aldea cercana. Fue algo muy importante para el gremio. Aparentemente papá tuvo que volver de su trabajo de carnicero y comerciante, pero los otros empleados no pudieron cambiar de turno.

Se supone que la víbora negra es una serpiente enorme. Nunca había visto una antes. Dicen que se necesita un grupo de aventureros de rango C para vencerla, como mínimo. Yuna y el maestro del gremio fueron a vencerla solos. Mi padre parecía preocupado. Estaba murmurando, ‘no hay manera de que puedan derrotarla’.

Unos días después, Yuna y el maestro del gremio regresaron a casa sanos y salvos. Cuando mi papá llegó a casa, estaba tan feliz de contarme sobre ello. Como mañana van a desollar la víbora negra, me llamaron para ayudar.

 

▼▼▼▼

Fui al gremio con papá temprano en la mañana, pero parecía que Yuna no estaba allí todavía. Como estaba muy cansada de salir a cazar, no iba a venir a una hora específica. Decidí ayudar al gremio como en los viejos tiempos hasta que ella llegó, pero entonces Yuna llegó al gremio con mucha energía. No podía saber qué tan fuerte se suponía que fuera una víbora negra.

Esperé en la cámara frigorífica a que me dijeran qué hacer para desollar la víbora negra, pero luego llamaron a todos para que salieran. Dijeron que era tan grande que ni siquiera podíamos desollarla dentro de la cámara frigorífica. Terminamos desollándola fuera de la ciudad. Cuando Yuna sacó el cuerpo de la víbora de la boca de su marioneta de oso, me pregunté cómo podía vencer a algo tan grande por su cuenta.

Una vez que recibí mis instrucciones, me puse a hacer el desollado. Me emparejé con papá. Primero lo desollaría; luego cortaría los trozos de carne de donde lo desollé y los pondría en una bolsa sin fondo. No estaba segura de que pudiéramos terminar todo en un día. De todos modos, decidí trabajar duro.

Muchas horas después, no quedaba ninguna víbora para procesar. Me sentí muy aliviada. Dejé que otras personas llevaran los materiales y traje a Yuna de vuelta al gremio desde su casa como el maestro del gremio pidió. Entonces terminé con todo un día de trabajo. Decidí que hoy me iría a casa y me acostaría temprano. Estaba cansada, pero me alegré de poder ayudar a papá.

Últimamente, hemos estado en las nubes.

Mamá mejoró, y papá trata de hacernos reír cuando comemos. Mamá siempre dice: ‘Eso no es gracioso’, pero se ríe cuando lo dice. No estoy segura de cuánto tiempo ha pasado desde que nos hemos vuelto alegres en la mesa. Tal vez fue la primera vez que fue así para Shuri.

Entonces, uno de esos días, mi madre dijo algo que no esperaba.

[Tal vez trabaje como aventurera.]

Todos la detuvimos. Especialmente papá no lo permitió.

[¿Planeas morir y dejar a tus hijas atrás? ¿Es tan poco lo que confías en mí para ser el sostén de la familia?]

Tenía miedo de imaginar a mamá luchando con una víbora negra, pero podía imaginar a Yuna venciéndola sin sudar. Me pregunto por qué fue eso. La única vez que la vi pelear fue cuando nos conocimos.

Shuri también abrazó a mamá, y sacudió su cabeza tan fuerte que todo su cuerpo tembló. Al final, llegamos a un acuerdo para que ella consiguiera trabajo a través del gremio de comerciantes.

… Me pregunto por qué terminó trabajando para Yuna en su lugar. Aparentemente su trabajo era comerciar con huevos de pájaros. ¿Qué hacía Yuna? ¿Tal vez iba a dejar de ser una aventurera para poder ser una comerciante?

 

▼▼▼▼

Un día Yuna me dijo, ‘Ven a mi casa con Shuri mañana’.

Dijo que quería que probáramos algo de comida. Estaba un poco preocupada, pero estaba entusiasmada. Después de desayunar a la mañana siguiente, fui con Shuri a la casa de oso y Yuna sacó un dulce llamado ‘pudín’. Era amarillo. Se suponía que estaba hecho de huevos. ¿Estaba realmente bien que comiera algo tan elegante?

Pero, de nuevo, Yuna lo hizo para mí. Agradecidamente tomé una cucharada. Era suave y dulce. Nunca había oído hablar de ello antes, y mucho menos probado algo parecido. Terminé de comerlo todo antes de darme cuenta.

La taza de Shuri también estaba vacía. Cuando ambas parecíamos decepcionadas, Yuna sonrió y sacó una más para cada una de nosotras. Esta vez, lo comí lentamente.

Mmhmm, estaba muy bueno.

Yuna ya es increíble ya que es una aventurera muy fuerte, pero ser capaz de hacer comida como esta es bastante increíble. Estaba tan feliz que daba miedo.

 

▼▼▼▼

Mientras estaba enseñando a Shuri el alfabeto en casa durante la tarde de ese día, Yuna se acercó. Me pregunté si ella quería algo. Cuando le preguntamos, dijo que estaba acompañando a alguien a la capital. Vino a pedirle a mi madre que cuidara el orfanato.

[Me gustaría poder ir.]

Cuando dije eso, ella terminó decidiendo llevarme a mí también. ¿Está bien que vaya? Averiguaremos si puedo ir mañana después de que ella lo compruebe con su cliente. No sé si puedo ir, pero estoy deseando ir mañana.