Dokuzetsu Kuudere V1 C1

Modo Noche

Capítulo 1: La belleza de lengua venenosa y el talento para adivinar

La temporada era primavera. Conocida como la estación de los nuevos encuentros, estos dos se conocieron durante esta fatídica época.

[Um, creo que ella está un poco preocupada, así que ¿Podrías dejarlo así?]

[¿Q-Quién eres? ¿Qué es lo que quieres?]

[…!]

El lugar estaba justo a las afueras del distrito comercial, mientras el sol se ponía. El paisaje de la ciudad era de color naranja, mientras Naoya se interponía entre un hombre y una chica. ¿Cómo terminaron las cosas de esta manera? La explicación es simple. Naoya estaba limpiando la parte delantera de la tienda en la que trabajaba a tiempo parcial, cuando vio a estos dos juntos.

La chica llevaba el uniforme de la escuela a la que asistía Naoya. Tenía el cabello plateado brillante, que le llegaba hasta las caderas. Naoya no podía decirlo porque sólo podía verla de espaldas, pero desprendía un ambiente bastante problemático.

La otra persona era un hombre que llevaba un traje. Sin embargo, su cabello estaba teñido de un color llamativo, con un piercing colgando de sus orejas. Parecía estar hablándole a la chica, quien a cambio le devolvía una respuesta tímida, su voz daba atisbos de miedo y perplejidad.

Claramente le está tirando los tejos*, ¿Verdad? (NT: Insinuarle a alguien el interés que se tiene puesto en él. ¿Qué tipo de interés? El interés amoroso y sexual.)

En el momento en que Naoya llegó a esa conclusión, se interpuso entre los dos. Se dio cuenta de que la chica de repente se puso aún más tensa que antes, pero la ignoró por ahora.

[¿Podrías dejar de hacer este tipo de cosas frente a nuestra tienda? Se más persistente que eso, y llamaré a la policía.]

[Hahaha… no sé qué clase de malentendido tienes en el cerebro, pero no estoy haciendo nada sospechoso.]

Naoya miró al hombre lo mejor que pudo, quien extrañamente le devolvió una sonrisa maliciosa. Justo después, le dio a Naoya una tarjeta de presentación. A juzgar por la tarjeta, parecía ser una especie de productor de negocios de entretenimiento.

[Estoy buscando una nueva modelo para mostrarla en nuestra próxima revista. Si es esta chica, definitivamente lo hará a lo grande.]

[Menuda mentira se te ocurrió.]

[… ¿Eh?] — El hombre frunció el ceño, pero a Naoya no le importó demasiado.

Miró directamente a los ojos del hombre y le explicó sus palabras.

[En realidad no estás reclutando a nadie. Sólo estás intentando ligar con chicas.]

[¿Qué pruebas tienes de eso—?]

[Puedo decirlo con sólo mirarte. No importa cuánto trates de actuar, la gente no puede ocultar sus reacciones físicas.]

Para Naoya, las reacciones del hombre fueron muy simples de observar. Sus pupilas estaban más abiertas de lo normal, y su respiración era más rápida. Su voz tenía pausas aquí y allá, sus labios temblorosos, y las pequeñas gotas de sudor en su frente lo hacían demasiado obvio. Teniendo en cuenta toda esta información, Naoya no tuvo problemas para llegar a la verdad.

[Sólo eres un estudiante universitario, ¿Verdad? Si tuviera que adivinar, eres de la región de Kansai. Como sólo pasas tus días tonteando en lugar de estudiar, tus padres te han cortado la paga, huh.]

[C-Como…!] — La cara del hombre se puso pálida.

Naoya adivinó su origen por el acento del hombre. Además, el débil olor a alcohol le llegaba a la nariz, y el aspecto gastado del traje decía otras mil palabras. Aparentemente, Naoya estaba en lo cierto, cuando el hombre visiblemente comenzó a entrar en pánico. Por eso Naoya no se rindió todavía, y se puso a la ofensiva.

[Llegarías tan lejos sólo porque ninguna chica cae ante tus otros intentos de ligar… ¿Por qué no trabajas en tu apariencia general y actúas antes de prestar atención a esa falsa tarjeta de presentación?]

[¿Qu… Qué dijiste, bastardo?] — El hombre grito, agarrando a Naoya por el cuello.

Escuchó un débil chillido detrás suyo, pero eso no molestó mucho a Naoya.

[No actúes tan alto y poderoso, mocoso! Te harás daño.]

[No me gusta eso… Además, ¿Sabías esto?]

[… ¿Saber qué?]

[Estoy trabajando a tiempo parcial en esta vieja librería, ves. Recientemente, tuvimos muchos problemas en la zona, así que pusimos cámaras de seguridad.] — Naoya movió su barbilla para señalar la librería Akaneya.

Allí, se podía ver la lente de una cámara de seguridad junto a la valla publicitaria, apuntando directamente a ellos. En el momento en que el hombre vio eso, su color facial cambió una vez más. En respuesta, Naoya mostró una sonrisa.

[Si me golpeas aquí, la grabación de esa cámara irá directamente a la policía. Si no te molesta eso, por favor, adelante.]

[…Tsk!] — El hombre apartó a Naoya, y siguió su alegre camino.

Naoya lo vio pisotear y se arregló el cuello.

[Uf, es sólo una falsificación, pero aun así me alegro de que lo tengamos.]

Naoya se alegró de haber molestado al gerente de la tienda por ello.

[U-Um…]

[Ah, ya está bien.]

Escuchó a alguien tragar saliva a sus espaldas. Quiso darse la vuelta y tranquilizar a la chica, pero una voz ronca lo llamó desde dentro de la tienda.

[Sasahara-kun! Es un poco repentino, pero ¿Podría encargarte una entrega? No puedo ir ahora mismo!]

[Oh, sí! Voy ahora mismo! De todas formas, mejor ten cuidado en tu camino a casa!]

[Ah…!]

Al final, Naoya no pudo confirmar la cara de la otra persona, y rápidamente volvió a la tienda. Estaba de buen humor, después de haber hecho algo por la sociedad.

[Sasahara-kun… huh.]

Por eso nunca se habría imaginado a la chica que acaba de salvar murmurar su nombre así, poniendo sus manos juntas delante de su pecho.

Su primer cara a cara real sólo ocurrió el día después, durante el descanso del almuerzo. Naoya caminó por el pasillo con su amigo, mientras cierto individuo bailaba un vals delante de él.

[Así que tú eres Sasahara Naoya-kun, ya veo. Muchas gracias por lo de ayer.]

[Hm.]

La persona que disparó estas palabras con un tono bastante arrogante fue una gran belleza. Su cabello plateado llegaba hasta su cintura, y sus ojos brillaban tan hermosamente azules como las gemas. Sus rasgos faciales en general se veían lo suficientemente bien como para salir directamente del CG de un juego, y su piel era lo suficientemente blanca como para parecer transparente. Sin embargo, la mirada que dirigió a Naoya fue lo suficientemente aguda como para arruinar su imagen.

Una presión abrumadora emitida por su pequeño cuerpo, a un nivel en el que se podría llamar intento de asesinato, y la forma en que cruzó sus brazos ciertamente se sumó a eso. Incluso los estudiantes que no estaban relacionados con esta situación se dieron cuenta de su presión opuesta, y comenzaron a susurrar entre ellos. En cuanto al chico de aspecto más bien llamativo junto a Naoya — Kouno Tatsumi — sus ojos se abrieron de par en par, en estado de shock.

[Naoya… ¿Pasó algo entre tú y la “Blancanieves venenosa”?]

[Ah, sí. Ayer, ya ves…] — Naoya asintió, ligeramente desconcertado.

No pudo ver su cara en ese momento, pero la chica que tenía delante de él tenía un cabello plateado similar al de la chica de ayer.

Honestamente no pensé que me encontraría con ella de esta manera.

El nombre de la chica era Shirogane Koyuki. Al igual que Naoya, es una estudiante de segundo año en la Preparatoria Ootsuki. Tenía una hermosa apariencia, así como un cerebro bendito que la apoyaba, añadiendo habilidades atléticas abrumadoras que la hacían parecer una superhumana. Y aun así, ese apodo suyo claramente tenía una naturaleza malvada.

[Muchas gracias por lo de ayer. Quería darte las gracias, así que fui a buscarte. Como ayer llevabas el uniforme escolar, sabía que también eras estudiante aquí.]

[Ya veo. Pero, no tenías que salirte de tu camino de esa manera.]

[Eso no servirá, ya sabes.] — Koyuki pasó sus dedos por su cabello plateado, y soltó un resoplido — [No quería quedarme en deuda contigo. Si no, no llamaría a un chico aburrido como tú, ¿No crees?]

[Eh.]

Había un defecto fatal que esta belleza perfecta llamada Kurogane Koyuki poseía. Brevemente, su lengua venenosa. Pasó bastante tiempo desde que se convirtieron en estudiantes de esta escuela, ya que muchos chicos se enamoraron de su belleza, intentando una confesión, pero todos y cada uno de ellos habían sido eliminados del ring debido a su intenso y severo tono. Esto le valió ser llamada “Blancanieves venenosa”.

Como resultado, el público se había reunido alrededor de ellos, susurrando entre ellos.

[Esa Blancanieves venenosa es tan dura como siempre…]

[No sé qué pasó, pero ¿Necesita decirlo así?]

Por extraño que parezca, a Koyuki no le molestó esto en lo más mínimo. Más bien, su mirada se hizo aún más aguda, mientras continuaba con palabras frías.

[Ayer estaba un poco aterrorizada, pero yo misma habría sido capaz de lidiar con eso muy bien. ¿Puedo pedirte que dejes de actuar como el Príncipe Azul? No me gusta tener deudas, ¿Ves?]

[Ohh, entiendo, entiendo.] — Naoya asintió.

Entendió claramente lo que la chica estaba tratando de decir.

[Básicamente, quieres agradecerme, así que me invitas a salir hoy después de las clases, ¿Verdad?]

[… ¿Huh?]

[… ¿Huh?]

No sólo Koyuki, sino toda la audiencia que los miraba estaba desconcertada. Todos tenían una mirada de “¿De qué diablos habla este tipo?” en sus caras. Sin embargo, la reacción de Koyuki fue diferente a la de ellos. Ella se sonrojó brillantemente, tartamudeando durante su respuesta.

[¿Qué… Qué estás diciendo? Cómo llegaste a esa conclusión!]

[Quiero decir, es obvio.] — Naoya habló de forma diferente — [El hecho de que estabas “aterrorizada” es probablemente cierto. El resto es sólo tú actuando con dureza.]

[…!]

[Además de eso, dijiste que no querías tener deudas, pero que sólo querías devolver el favor, ¿Verdad?]

La expresión y la voz de Koyuki eran honestas. Tomando la información que obtuvo de eso, Naoya no tuvo problemas para entender sus verdaderos sentimientos. Como a Koyuki le faltaban palabras, Naoya siguió presionando.

[Hoy no tengo ningún trabajo a tiempo parcial. Tampoco tengo que preocuparme por ningún club, así que estoy libre después de las clases. Shirogane-san, ¿Qué deberíamos hacer?]

[P-Por segunda vez, no quise decir eso…!] — Koyuki empezó a temblar, y bajo la cabeza.

Después de un breve silencio, habló con una voz temblorosa.

[Um… si estás de acuerdo con esto, entonces… yo… estaré esperando…]

[De acuerdo, entiendo. Nos encontraremos en la puerta de la escuela.]

[…! ¿Por qué lo has oído bien? Normalmente actuarías como si no escucharas y me preguntarías!]

[Bueno, mis habilidades auditivas siempre han sido bastante desarrolladas, así que lo escuché todo bien.]

[Ugh…! Tú…!]

[¿Yo?]

[Tú… joven perfectamente saludableeeee!!] — Koyuki dejó atrás estas palabras que sólo podían ser interpretadas como un elogio, y huyó con la cara roja.

[Eh, ¿Esa era realmente Shirogane-san justo ahora…?]

[No puedo creerlo…]

[Supongo que tiene una parte linda después de todo…]

En el momento en que desapareció, el público dio sus impresiones, mientras la miraban con ojos cálidos. En medio de eso, Tatsumi tocó a Naoya en el hombro.

[Tu habilidad para leer la mente es tan impresionante como siempre. Pero, tengo que decir…] — Tatsumi estrechó su voz, y continuó como si estuviera molesto por algo — [¿En serio vas a darle a Shirogane-san la misma advertencia que siempre haces?]

[Bueno, probablemente se reduzca a eso.]

[Qué desperdicio, hombre. No mereces ser popular.]

Naoya sólo se encogió de hombros.

Así, las clases llegaron a su fin, y Koyuki estaba esperando en la puerta principal. Ella sobresalía muy bien en medio de los confundidos alumnos, ya que tenía los brazos cruzados con la espalda recta, con un fuerte resplandor en los ojos.

[Lo siento, ¿Esperaste mucho tiempo?]

[En realidad no. Te lo dije, no me gusta tener deudas.] — Koyuki mostró una expresión irritada.

A diferencia de este mediodía, sus mejillas ya no estaban rojas. Señaló a Naoya con su dedo índice, mirándolo como un león cazando a su presa, y envió una ola de presión.

[Tal y como dijo hoy, quiero darte las gracias. Pero, no hay nada más ahí, ¿De acuerdo? No te hagas una idea equivocada.]

[¿Ehhh? Ahora estás pidiendo lo imposible.] — Naoya aceptó honestamente esta presión, y mostró una sonrisa irónica — [Quiero decir, voy a tener una cita después de la escuela con una chica muy linda, así que, por supuesto me haría una idea equivocada de esto, ¿Sabes? Sólo soy un chico normal de preparatoria.]

[¿Lin-Cita?] — La cara de Koyuki se puso tan roja como la punta de un cigarrillo.

Sin embargo, esta vez no se quedó callada. Su pequeño cuerpo se agitó agresivamente, y desvió la mirada.

[H-Hmpfh… Halagos como esos no funcionarán conmigo. Me sorprende que puedas decir algo tan vergonzoso como eso.]

[Bueno, soy malo para expresarme sin usar palabras. Sólo digo lo que me viene a la mente.]

[Es así… Odio tener que decírtelo, pero como la perfecta belleza que soy, estas alabanzas son algo que escucho todos los días. Por eso, puedes continuar tanto como quieras.]

[Ya veo…]

Sonaba apática, pero su expresión estaba llena de alegría. Su boca sonreía, y su cuerpo temblaba de forma poco natural. Sin embargo, antes de que Naoya pudiera señalarlo, Koyuki ya se adelantó.

[Vámonos ya! Y, además, no hables antes de que lleguemos a la tienda, ¿De acuerdo?]

[Esa es una condición complicada para una cita.]

[Esto no es una cita! Sólo cállate y sígueme!] — Los puños de Koyuki temblaron de rabia, y Naoya no vio otra opción que seguirla en silencio.

Los otros estudiantes alrededor observaron esto con gran interés. El hecho de que la “Blancanieves Venenosa” invitara a un aburrido chico a una cita ya se convirtió en un rumor.

Después de un poco de caminata, llegaron a la calle comercial frente a la estación de tren. La Preparatoria Ootsuki, a la que asistieron, estaba en medio del distrito residencial. Gracias a ello, la cadena de tiendas que les rodeaba se llenó de estudiantes, y Koyuki entró en una de ellas. Naoya no tenía ninguna queja, así que pidieron unas rosquillas y un café, y se sentaron en una mesa, uno frente al otro.

[………]

Koyuki mantuvo su mirada pegada a una rosquilla, sin abrir la boca en absoluto. Naoya sabía que debía estar nerviosa, así que tomó la iniciativa.

[Um, ¿Puedo comerme una?]

[……] — Koyuki asintió en silencio.

Tras recibir el permiso, Naoya cogió una rosquilla y le dio un mordisco. Justo cuando llegó a saborear el sabor…

[Um…] — Koyuki abrió la boca.

[¿Hm?]

[Parece que eres bueno adivinando los sentimientos de los demás…] — Koyuki miró a Naoya — [Probablemente… ya sabes lo que estoy tratando de decir, ¿Verdad?]

[Sí, lo entiendo perfectamente.] — Naoya dejó la rosquilla y se limpió los dedos con la servilleta de papel — [Pero, probablemente quieras decirlo con tus propias palabras, ¿Verdad? Por eso estoy esperando.]

[Así que sabías… ¿Puedes leer mi mente o algo así?]

[No, en absoluto. Sólo soy bastante bueno adivinando.]

]”Bastante”, eh… Bueno, de cualquier manera.] — Koyuki entrecerró los ojos, y dejó escapar un suspiro.

Después de eso, bajó la cabeza.

[Muchas gracias por lo de ayer. Realmente me salvaste.]

[De nada.] — Naoya aceptó sus honestas palabras.

Koyuki parecía aliviada, ahora que finalmente logró decir lo que quería. Finalmente tomo una rosquilla, y comenzó a masticar.

[Eres realmente extraño.]

[Ah, bueno… escucho mucho eso.]

[Sí, me lo imaginaba.] — Koyuki levantó sus labios para sonreír burlonamente — [Un chico raro como tú normalmente nunca tomaría el té con alguien como yo, así que piensa en esto como un honor.]

[Quiero decir, realmente lo es. Pensar que dirías “Quiero tomar el té con Sasahara-kun” de esta manera.]

[¿De dónde ha salido eso? Nunca dije nada ni remotamente cercano a eso!] — Koyuki trató de negarlo, pero su cara estaba roja como la remolacha, revelando todo.

Mientras gritaba, atrajo la atención de los demás clientes, lo que la llevó a quedarse callada, mirando a Naoya quien tomó un sorbo de su café.

[Realmente, algo está mal en tus oídos… retorciendo mis palabras de esa manera…]

[Quiero decir, puedo adivinar fácilmente lo que estás pensando, Shirogane-san.] — Naoya respondió con indiferencia.

En realidad, adivinar los honestos sentimientos de Koyuki no era tan difícil como parecía. Ya sea por el tono de su voz o el movimiento de sus ojos, el gesto de cepillarse el cabello, observar todos estos pequeños detalles ayuda a revelarlo todo.

[¿En serio…? Me suena sospechoso.] — La mirada de Koyuki estaba pegada a Naoya, sólo para que ella mostrara una sonrisa burlona.

Sacó una moneda de 100 yenes de su cartera, y empujó sus puños hacia Naoya.

[Entonces, adivina qué mano está sosteniendo la moneda.]

[Está en la parte superior de tu regazo, ¿Verdad?]

[… Correcto.] — Koyuki abrió sus manos a regañadientes, revelando el aire vacío.

Tomó la moneda de su regazo, y miró a Naoya como si acabara de ver un milagro.

[Eres realmente agudo… Eso me recuerda que te diste cuenta de que ese hombre no era en realidad alguien que trataba de reclutarme, ¿Verdad? ¿Eres un detective o algo así?]

[Los detectives de Preparatoria sólo existen en el anime y los juegos. No soy más que un humilde chico de preparatoria.]

[Un humilde chico de preparatoria no puede hacer trucos como ese.] — Koyuki le dirigió a Naoya una mirada dudosa.

Esta no era realmente la postura a tomar hacia alguien que te salvó, pero a Naoya no le importó mucho, encogiéndose de hombros.

[Bueno, escucho mucho eso. Me preguntan qué clase de habilidad tengo.]

[Eso tiene sentido, ¿No crees? ¿Cómo es que tienes una habilidad como esa?]

[No es para tanto.] — Naoya mostró una sonrisa irónica.

No vio nada que valiera la pena ocultar.

[La cosa es que cuando era más joven, mi madre estaba enferma, así que estuvo postrada en cama durante un tiempo.]

[… ¿Eh?] — Koyuki se tragó su aliento, reaccionando como si no lo esperara.

Sin embargo, a Naoya no le molestó, y continuó. Sucedió cuando Naoya tenía alrededor de seis años. Su madre se había enfermado repentinamente un día, y fue hospitalizada. Terminó postrada en la cama, conectada a un ventilador y otras máquinas, lo que la llevó a una situación en la que encontró problemas para expresar claramente sus deseos.

Sin embargo, Naoya siguió visitándola todos los días, cuidando de su madre. Se concentró en la expresión de su madre, y un día logró leer lo que ella pensaba. Sólo con la mirada, se puede saber cuándo alguien quiere algo. Eso permitió a Naoya disminuir su carga al menos un poco.

[Bueno, eso es lo mejor que pude hacer en aquel entonces. Eventualmente, mejoré en la comprensión de los pensamientos y deseos de otras personas.]

[Ya veo… así que lo hiciste por tu madre…]

Naturalmente, la siguiente pregunta que haría es…

[Entonces… ¿Qué… está haciendo tu madre ahora…?]

[… Se fue a un lugar lejano.]

[……!] — La cara de Koyuki se puso pálida.

Al mismo tiempo, Naoya continuó tranquilamente.

[Probablemente esté en algún lugar cerca del Mar Caribe.]

[… ¿Eh?]

[Ella siguió a mi padre a un viaje al extranjero.]

Su madre había alcanzado un estado crítico en ese entonces, pero se recuperó milagrosamente, y ahora está aún más enérgica que antes de haber sufrido un colapso. Gracias a eso, sus padres están disfrutando de su encantadora vida de casados en el extranjero. Desde que Naoya se convirtió en un estudiante de preparatoria, básicamente se olvidaron de él.

Le enviaban correos cada mes para preguntarle cómo estaba, pero las fotos que le enviaban les hacían parecer tan cariñosos como siempre. Habiendo escuchado el final, Koyuki mordió la rosquilla con frustración.

[¿Por qué tuviste que hacerlo tan dramático…?]

[Ahaha, lo siento. Simplemente sucedió.]

Fue ridiculizado por tener nervios de acero. Naoya mostró una sonrisa burlona, pero Koyuki no apreció demasiado eso.

[Hmpf. Al menos ahora lo entiendo. Tiene sentido que te hayas convertido en un bicho raro.]

[Al menos llámame especial.]

[No hay diferencia en eso, ¿Verdad?] — Koyuki tomó un sorbo de su café mientras respondía.

Luego, mostró una sonrisa arrogante.

[Qué lástima, ¿No? Tu habilidad no funcionará en mi contra.]

[Eh, ¿En serio?]

[En serio. ¿Por qué estaría tan feliz de tomar el té contigo? Preferiría escuchar las noticias del tráfico en la radio mientras bebo agua del grifo en casa.] — Koyuki se encogió de hombros, y miró a Naoya — [Sin embargo, ya que estoy aquí, podría preguntar… ¿Hay más cosas que entiendas de mí?]

[Hmm… Bastante, supongo.] — Naoya asintió.

A juzgar por su personalidad, era la hija mayor. Su mano prominente era la derecha, pero podría ser capaz de escribir con la izquierda. Es de las que trabajan duro en las sombras, pero odia mostrar su debilidad frente a los demás. Se está forzando a sí misma a beber café negro ahora mismo, pero probablemente prefiere el kakao con mucha crema.

Mientras Naoya recogía esta información, la expresión de Koyuki se endureció.

Oh, creo que ya era hora…

Naoya decidió clavar el clavo en el ataúd. Hay algo muy interesante en la información que obtuvo al observarla.

[Por ejemplo… ¿Qué te enamoraste de mí?]

[Pfffffffffffffffffft!] — Koyuki escupió su café.

Su espalda se contrajo mientras jadeaba buscando aire, pero Naoya sólo podía observarla. Lo que siguió después fue Koyuki mirando a Naoya con la cara roja como un tomate.

]*Tose, tose*… Ugh… Un gran chiste, realmente… ¿Quién se supone que me gusta, hm?]

[Eh, ¿Me equivoco?]

[Claro que sí!] — Ella gritó con una voz temblorosa.

No sólo se le enrojeció todo el cuerpo, sino que se le acumularon pequeñas lágrimas en las esquinas de sus ojos azules. Sin embargo, ella continuó resistiéndose.

[Sé que me salvaste de una situación peligrosa, pero… una belleza perfecta como yo nunca se enamoraría de un bicho raro como tú! No seas tan engreído!]

[Quiero decir, si me equivoco, entonces es aún mejor…]

[… ¿Eh?] — Los ojos de la chica se abrieron de par en par.

Naoya se rascó la cabeza y suspiró.

[La cosa es que tengo una razón para venir aquí contigo, Shirogane-san.]

[¿Una razón…?]

[Sí, es bastante simple.] — Naoya fijó su postura para mirar directamente a Koyuki.

Respiró profundamente, y habló con una voz tranquila.

[Permíteme ser directo contigo, Shirogane-san. Lo siento… pero, no puedo salir contigo.]

[……]

Allí, el hermoso rostro de Koyuki se rompió en pedazos. Ella lanzó su careta hacia abajo, y preguntó con una voz a punto de desaparecer.

[¿Es eso… porque tienes a alguien más que te guste?]

[No, nunca he tenido una novia en toda mi vida, y no estoy interesado en nadie.]

[Entonces, ¿No quieres a alguien con tanta fuerza de voluntad como yo?]

[Tampoco es eso.] — Naoya sacudió lentamente su cabeza,

No odiaba a Koyuki de ninguna manera. En todo caso, disfrutaba mirándola, y le tenía un afecto positivo. Sin embargo, Naoya tiene ciertas circunstancias que le impiden aceptarla.

[No es que no seas lo suficientemente buena, Shirogane-san. Simplemente no tengo intención de salir con nadie.]

[… ¿Qué quieres decir?]

[Quiero decir, ya sabes cómo soy. Sólo empiezo básicamente a investigar los sentimientos de otras personas. Por eso, a la larga, será agotador.]

Esta no era la primera vez que Naoya ofrecía una mano a una chica necesitada, y recibía un afecto positivo a cambio. Y, cada vez, se quedó sin fuerzas. ¿Qué está pensando la otra persona? ¿Qué está deseando? Naoya lo ha averiguado todo. Naturalmente, también vio a través de las mentiras.

Estar en el extremo receptor de las fuertes emociones de alguien todo el tiempo, ya sea afecto u odio, desgarra enormemente su propia condición. Tanto que incluso podría romper su corazón. Es por eso que, desde la escuela media, cuando se le confesaba una chica con la que se llevaba bien, inmediatamente las interrumpía, diciendo que no podía salir con ellas.

La reacción siempre fue similar. Se enfadaban y le gritaban, hervía en silencio, empezaba a gritar y finalmente se alejaba de Naoya. Naoya sabía que esto estaba mal, pero…

Ser sacado de la ilusión temprano deja heridas más leves.

No quería poner a estas chicas tristes. Sin embargo, decidió que sería mejor para ellas ser rechazadas, seguir adelante y encontrar a alguien más digno. Con este tipo de pensamiento, llegó a donde estaba ahora. Naoya miró su café, y se vio reflejado, dando una extraña y amarga sonrisa.

[Por eso, aunque yo te gustara, Shirogane-san, no puedo responder a tus sentimientos. Quiero que te rindas conmigo tan pronto como sea posible. Y, si no te gusto, entonces quédate como estás.]

[……] — Koyuki respondió en silencio.

O, mejor dicho, probablemente no tenía palabras. Para sobrevivir al silencio, Naoya tomó un sorbo de su café. Sin embargo, sabía mucho más amargo que antes. Naoya quiso tomar el azúcar de la mesa, cuando—

[… Qué pasa con eso.]

[¿Eh?] — Naoya levantó la cabeza sorprendido.

Vio a Koyuki claramente haciendo pucheros, mientras lo miraba fijamente. Gracias a eso, Naoya parpadeaba confundido. Tenía sentido que se enfadara con él. Sin embargo, dentro de la mirada que ella le dirigió, él no pudo percibir ningún tipo de disgusto u odio.

Eh, ¿Por qué? Normalmente, odiarías a la otra persona después de escuchar esto, ¿Verdad? ¿Por qué no me odia?

Koyuki ignoró completamente al Naoya congelado, y habló sin siquiera intentar ocultar su descontento.

[Hmpf. Sin embargo, no me gustas en absoluto… No pienso nada especial de ti. Y, tengo el derecho de decidir sobre mis propios sentimientos.]

[Q-Quiero decir, es verdad, pero… Debes odiar a un hombre como yo, que siempre dice lo que quiere, ¿Verdad?] — Naoya dijo, casi esperando una respuesta positiva.

Por eso continuó.

[No son sólo tus pensamientos, por cierto. Puedo adivinar tu peso y tres tallas con sólo mirarte.]

[Oh, ¿En serio? ¿Qué pasa con eso? Puedes averiguarlo con una balanza y una cinta métrica, ¿Sabes? ¿Crees que eres mejor que estas herramientas de medición?]

[Eh… quiero decir, no realmente, pero…] — Naoya tartamudeó ante este repentino desarrollo.

Koyuki se enamoró de la cara que Naoya mostraba en el exterior. Ahora que se enteró del verdadero Naoya, se sentirá decepcionada, o así debería haber sido.

¿Por qué no desaparece su afecto hacia mí…?

Esta fue la primera vez que algo así sucedió. Naoya se confundió más, especialmente porque aprendió más sobre la persona.

[Hmpf. Así que estás intentando forzarme a rendirme, ya veo. Si vas por ese camino… entonces tengo mis propios planes, Sasahara-kun.]

[¿Q-Qué quieres decir?]

[Escucha atentamente.] — Koyuki respiró profundamente, y lo señaló. [Yo… haré que te enamores de mí!]

[¿Eh…?] — Naoya parpadeó confundido.

Justo después, Koyuki mostró una brillante sonrisa.

[Entiendo tu postura. Pero, no me rendiré con un simple “De acuerdo, lo entiendo”.] — Koyuki no dio ni un solo paso atrás.

En todo caso, su presencia rebosaba de presión, mientras se ponía de pie.

[No me asusta para nada lo mucho que intentas leer mi corazón. No me dolerá sólo por tu terquedad. En cambio, me aferraré a ti, y haré que caigas enloquecido por mí! Sólo para que sepas, no es que sienta algo por ti, así que no te hagas una idea equivocada.]

[Como si fuera a creerlo! Te gusto mucho, ¿Verdad?] — Naoya ni siquiera necesitó leer su corazón para entender eso.

Básicamente, no planeaba rendirse. La pasión transmitida por ella era verdadera, dejando incluso a Naoya confundido.

[Um… entiendo tus sentimientos, pero… ¿No podrías conseguirte un novio mejor?]

[Va contra las reglas decirle a la chica que intenta enamorarte que busque otro novio.] — Ella miró a Naoya, y dejó escapar un suspiro — [Por no mencionar… que yo también soy un bicho raro…]

[¿Tú? ¿Por qué?]

[¿No lo sabes? Me llaman “Blancanieves venenosa”…] — Koyuki se encogió de hombros.

Aparentemente, ella se había dado cuenta de esto.

[Puedes ver mi personalidad por ti mismo. No tengo amigos, ni gente que se preocupe por mí. Soy bastante rara, no pierdo ante ti.]

[Bueno, he oído los rumores…]

[Claro que sí. Bueno, una de las razones es probablemente porque soy una belleza. Esos ciudadanos humildes sólo están celosos.]

[¿De acuerdo…?]

Alrededor del 60% era la verdad, pero un sólido 30% era su actuación dura. Naoya fácilmente captó su vergüenza hacia sus propias palabras. No es que tuviera que decir algo así si realmente estaba tan avergonzada. Naoya decidió ignorarlo, cuando Koyuki aclaró su garganta.

[De todos modos, así es como es. Para equilibrar las cosas, necesito a alguien que sea tan raro como yo. Apenas estás en el rango aceptable, así que te elegí a ti. Será mejor que me agradezcas.] — Entrecerró los ojos y se lamió la lengua.

Su lengua poseía un tono calmado y rojo, que recordaba a Naoya una araña venenosa, apuntando a los hombres.

[Definitivamente haré que te enamores de mí. Haré que enloquezcas tanto por mí que serás tú quien se confiese. Fufu… Alguien como tú debería arrodillarse ante mí.]

[Eh… Um… ¿D-De acuerdo?] — Naoya desvió torpemente su mirada.

No es porque el corazón de Naoya estuviera latiendo más rápido o algo así. Más bien, captó el significado de las palabras de Koyuki, lo que lo dejó desconcertado.

Ella quiere estar con Naoya. Quiere saber las cosas que le gustan y las que no le gustan. Quiere ir y venir caminando de la escuela, y pasar tiempo juntos en sus días libres. Ir a una cita en un parque de atracciones juntos… y así sucesivamente.

Al encontrarse con estos sentimientos puros, Naoya se envolvió de un modo audible.

Ella va en serio…! ¿Ella realmente me ama?

Sin mencionar que estos sentimientos son más fuertes de lo que Naoya había visto nunca. Se dio cuenta de que no se sacudirían o romperían tan fácilmente. Naoya sólo pudo responder con silencio, cuando Koyuki mostró una respuesta arrogante, sonando como si estuviera segura de su victoria.

[Hehe, mejor que estés listo. A partir de mañana, jugaré contigo hasta que mi corazón esté satisfecho.]

[Jugar conmigo, eh…] — Naoya pensó en estas palabras por un segundo — [Si hablas en serio, entonces… eso sería bastante problemático.]

[Cierto, ¿Cierto? Todos vacilarían al ser perseguidos por una chica tan guapa como yo—]

[Sí. Puede que me enamore de verdad de ti.]

[Lo sé bien — ¿Eh?] — Koyuki soltó un chillido ante la repentina confesión de Naoya.

La gente que la rodeaba parece haberse acostumbrado a su respuesta, ya que sólo observaban el paisaje con miradas cálidas. A Koyuki no le importó en absoluto, temblando en silencio.

De repente, apuntó con su dedo índice a Naoya.

[Q-Qué estás soltando de repente! Acabas de decir que no tienes intención de salir con nadie… ¿Puedes parar con los chistes malos?]

[Lo siento, pero hablo muy en serio.] — Naoya se encogió de hombros.

Hasta ahora, Naoya nunca había pensado mucho en salir con una chica. La razón de eso es simplemente porque le cansa pensar en la otra parte, y adivinar sus pensamientos todo el tiempo. Sin embargo…

[Por alguna razón… no creo que me importe leer tu corazón todo el tiempo, Shirogane-san… Es muy divertido observarte, o algo así. Esta es la primera vez que me sentí así…]

Hasta ahora, cada vez que Naoya recibía afecto positivo, le hacía sentir como si tuviera el estómago agrio. Sin embargo, nada de eso era el caso de Koyuki. En todo caso, le apetecía estar más con ella, viendo todo tipo de expresiones que nadie más veía. Para él, se sentía como si su mundo se hubiera puesto patas arriba.

[Sin mencionar que no me alejas, aunque sea un bicho raro, e incluso te sigo gustando. Además, eres linda, y estar contigo es divertido. En todo caso, sería raro que no me enamorara de ti, ¿Verdad?]

[Eek… ¿Por qué eres tan insistente de repente?]

[Quiero decir, sólo digo lo que me viene a la mente, mira.]

[Tiene que haber un límite para eso!] — Koyuki respondió mientras gritaba.

Sin embargo, a Naoya no le molestó esto, y continuó mostrando lo que había dentro de su corazón.

[Si me atacaras aún más que esto, podría enamorarme de ti. Sólo por curiosidad, ¿En qué tipo de patrón de ataque estabas pensando?]

[¿E-Eh? U-Um…] — Koyuki apartó la vista y empezó a murmurar — [¿Encontrarse contigo por la mañana… ir juntos a la escuela… ir juntos a casa… beber té juntos así… por ejemplo?]

[Oh hombre, definitivamente me enamoraré de ti de esa manera.]

[¿En serio?]

[Sí. Desarrollaré sentimientos al mismo nivel que tú tienes por mí, si no más.]

[Otra vez… no es que me gustes! No me hagas repetirme!]

Por un segundo, el rostro de Koyuki se iluminó de felicidad, sólo para que se convirtiera en un ceño fruncido. Después de eso, ella evitó su cara.

[Hmpf! Puedes intentar burlarte de mí así, pero no soy tan fácil. Más que eso, y me enfadaré de verdad.]

[De nuevo, hablo en serio… Ahh, entiendo.] — Naoya aplaudió.

A Koyuki le gusta Naoya. Si a Naoya le empezara a gustar Koyuki, llegarían a un amor mutuo. Sin embargo, ¿Por qué es tan cuidadosa? Naoya no estaba seguro de la respuesta, pero ahora estaba tan claro como el día.

[Estás preocupada porque lo digo sin ninguna prueba, ¿Verdad? Preocupada si soy serio o no.]

[Ugh… no estás… exactamente equivocado, pero aun así!]

[Está bien, entonces las cosas son simples.] — Naoya empujó su cuerpo hacia adelante, agarrando la mano de Koyuki en la mesa.

Dejó escapar un chillido, y comenzó a sonrojarse. Naoya sin embargo no se molestó con eso, y agarró su pequeña mano con la de él.

[Por favor, trátame bien de ahora en adelante, Shirogane-san. Me aseguraré de enamorarme de ti también.]

[Otra vez con eso…!] — Koyuki temblaba de rabia, levantando la voz — [No pienso nada de ti, así que no actúes tan consentido!]

[Te muerdes la lengua en un momento tan crucial, qué linda.]

[Gaaaahh…!] — Koyuki empezó a llorar por las burlas de Naoya.

Así, las cortinas se levantaron en su batalla.

¿Te gusta? Apóyanos en Patreon!